Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Mayte Martín: “Lo que no duela no me interesa para nada” (+ Fotos)

| 4
Mayte Martín (1)

Mayte Martín en el Teatro Mella durante el festival Les Voix Humaines. Foto: Ivan Soca.

Hasta no escucharla cantar, es difícil imaginar toda la sensibilidad que late tras la presencia austera y medidamente seria de Mayte Martín. Tampoco es fácil predecir que será capaz de conmoverte hasta las lágrimas, en un acto que parece ser a cada momento un redescubrimiento de la música, de los sentimientos humanos más viscerales, compartidos con un público tempranamente convertido en cómplice del desgarro.

Solo entonces puede darse por sentado que Mayte nació para cantar fandangos, bulerías, tango… Más allá del origen catalán y del árbol genealógico diverso, solo puede cantar música que rompa, transforme, desgaje, duela. Como el flamenco. Como los boleros.

Ha cantado desde niña. El flamenco fue su primera palabra musical, su primer vuelco al corazón, sus primeras lágrimas por un dolor y un amor que solo estaba en canciones.

Pasados los años, descubrió que ha sido justamente el amor lo que ha puesto cada nota en su garganta. Primero de la mano de su padre, un andaluz emigrado a Catalunya, que trajo desde la tierra natal las letras y armonías del sentir gitano. De ese padre recibió como herencia la emoción del cantaor. Luego, de su hermano, compañero musical durante varios años, se contagió con el sentimiento del bolero.

“Yo había descubierto las canciones del cubano Antonio Machín apenas a los 14 años. Un poco más tarde, mi hermano se dedicó también a cantar y escribir boleros y eso me llevó a introducirme más en ese mundo. A través del amor que mi hermano sentía por el bolero, y a través del amor que yo sentía por mi hermano, conseguí comunicarme con una música que era nueva para mí. Ahora me percato de que yo a las músicas he llegado siempre por amor.

Es que me gustan las músicas de raíz, las músicas hirientes. Yo no he escuchado nunca ninguna tontería, desde chiquita me gustaron las músicas de adultos. A mí me gustaba llorar con lo que escuchaba y aún me gusta: si no me hace llorar, no me interesa. Y el bolero tiene eso, el tango también tiene eso… como el flamenco… A mí lo que no duela, no me interesa para nada”.

Antes de convertirse en la primera cantante en estremecer “como nadie” a Paco de Lucía, Martín tuvo que triunfar en el mundo del flamenco, para muchos, un camino harto difícil para las mujeres. Aunque para ella lo difícil no ha sido luchar contra el machismo o la segregación, sino enfrentarse a los obstáculos que encuentra la gente con objetivos.

“Las personas que sabemos lo que queremos y lo perseguimos, mirando de frente y sin distraernos de nuestro camino, nunca tenemos las cosas fáciles. Siempre es más fácil para quien tiene menos claro lo que quiere y puede cambiar un poco el rumbo según las modas o el interés del mercado. Para mí lo difícil es ir en contra de mis principios, mis voluntades, ir en contra de lo que quiero y de lo que me gusta. Por eso, dentro del mercado nunca lo he tenido ni lo tengo fácil”.

En esta lucha contra las lógicas mercantilistas, nació Cosas de dos, una producción discográfica independiente, cuyos temas los cubanos pudimos disfrutar durante una de sus presentaciones en el recién finalizado Festival Las Voces Humanas, organizado por la Oficina Leo Brouwer. La elección de alejarse de las tradicionales discográficas, ha dicho Mayte, se debió a la necesidad de acercarse a la libertad creativa y al arte en estado más puro.

“Es esto lo que determina todo cuanto hago. Si lo que haces no nace de la libertad, no es arte, es otra cosa y debe llamarse de otra manera. El arte es un impulso, un reflejo del alma. Algo que debe ser puro, no debe estar manipulado por el interés ni por otros razonamientos. Entonces, Cosas de dos fue un acto de rebeldía o quizás una revelación ante la industria discográfica. Fue quitar de el medio a todo aquel a quien no le interesa realmente la música. Porque la verdad es que el arte solo interesa a quien la crea y a quien la recibe. Fuera de eso, a los otros solo les interesa el dinero.

Y la verdad es que así quiero seguir. Hace tiempo dejé de creer en managers, en las discográficas… no voy a dedicar ni un gramo más de mi energía o mi ilusión en creer que hay alguien aparte del artista y del público a quien le interesa el arte”.

Con la misma intensidad con que defiende la pureza casi ingenua del proceso creativo, Mayte Martín hace saber lo que piensa. Es buena comunicadora, es pasional, es temperamental y transmite un estado de necesidad con lo justo, que hace comprender por qué lleva junto al trabajo de la interpretación, la práctica de promotora cultural.

“Esa es una labor importante en mi vida. Yo creo que es necesario dar a conocer gente que está en las sombres y que son en realidad maestros. Yo conozco personas con un trabajo muy bueno y que cuando se habla de flamenco, nadie les conoce. ¡Y eso no puede ser! Siento la obligación de sacar a la luz, dentro de mis poquísimas posibilidades, a gente que son punteros en el mundo del flamenco. Y que te digo, nos quedan pocos, porque haciendo flamenco clásico, flamenco puro, quedan solo dos artistas. Todos los demás han derivado hacia las modas, hacia nuevas tendencias, a lo que piden las discográficas.

¡Esos pocos, no se pueden morir en su casa, en las sombras, sin que nadie los conozca! Entonces lo menos que puedo hacer yo es ayudar a visibilizar esa esencia”.

La tarde-noche de esta entrevista, Mayte esperaba –como todos– que la lluvia dejara de caer sobre las sombrillas amontonadas y expectantes en la Plaza Roja del municipio 10 de Octubre en La Habana. Silvio Rodríguez llegaba casi al septuagésimo concierto en su Gira interminable por los barrios y el valor agregado de esta edición, era la poderosa voz de la cantante española. Era también la clausura del Festival que la había traído a Cuba. En sumatoria, un concierto imposible de suspender, la cima de un cúmulo de sentimientos, según comentó la artista.

“La verdad es que este proyecto de Silvio por los barrios me parece algo muy bonito. Conseguir que la música llegue tal cual es, a gente que no tiene acceso a ella normalmente pagando una entrada de un teatro, es algo sumamente importante. Es necesario que los pueblos tengan acceso a la cultura, aunque no tengan dinero. La cultura no puede tener que ver con si tienes poder adquisitivo o no. Ese tipo de cosas empobrecen el espíritu de los países, pero este es un acto digno de admirar.

“Ahora, venir a Cuba de manera general, ha sido inigualable. Cuando Leo Brouwer vino a Barcelona y me contó acerca de este proyecto del Festival y me invitó a participar de él, fue uno de esos momentos en que una no se lo puede creer: ¿que me estaban invitando a La Habana a cantar, pero sobre todo, a cantar boleros? No me lo podía creer, simplemente.

Para mí había algo como muy emocionante. Se trataba de venir a cantar esto a donde mismo lo parieron. Esa es la frase que lo resume todo. Es una sensación de compromiso, pero bonito. No me ha creado ni por un segundo una tensión fea. Todo lo contrario. Ha sido la necesidad de decir: “mira, esto va de vuelta”. Lo que Cuba me ha dado, la música maravillosa que Cuba me ha dado a mí y al universo, va de vuelta. Pasado por un filtro de atención, respeto, dedicación… una sensación que más bonita no puede ser.

“En cuanto a las expectativas, he dicho que están todas cumplidas ya. Se cumplieron cuando me paré en el escenario (del Teatro Mella) y sentí esa ovación del pueblo cubano. Ya me llevo en mi alma lo que quería de este pueblo y he dejado aquí mucho de mí. La verdad es que me llevo todo y dejo todo. Ha sido un intercambio de amor y de música. Increíble. Y si se pudiera pedir más, mis expectativas son volver, claro. Volver a dar todo y a recibir todo”.

Mayte Martín (6) Mayte Martín (5) Mayte Martín (4) Mayte Martín (3) Mayte Martín (2)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • pomadi tachina dijo:

    sin palabras

  • Alex Green... dijo:

    Excelente cronica!! me he quedado con todas las ganas de escucharla, estoy seguro que seria todo un placer. Felicidades para Iván Soca y Rosana Berjaga su objetivo esta muy bien cumplido.

  • yo dijo:

    Oriunda de que lugar de España es Mayte, mucho la admiramos

  • lrm dijo:

    De que lugar de España es Mayte, la admiro mucho

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Iván Soca

Rosana Berjaga

Rosana Berjaga

Periodista Cubana. Trabaja en La Calle del Medio. En twitter: @RosydCuba

Vea también