Imprimir
Inicio » Especiales, Medios  »

Hasta pronto amigo

| 2

Tristeza, mucha tristeza he sentido en las últimas horas al conocer en Caracas de la muerte del periodista y amigo Luis Báez.

Luis Baez, durante la presentacion de su libro FIDEL por el Mundo, Feria del Libro. Foto: Ismael Francisco

Luis Baez, durante la presentacion de su libro FIDEL por el Mundo, Feria del Libro. Foto: Ismael Francisco

Se murió Luis Báez, así me dijo en la mañana un amigo. Era noticia la muerte de un hombre que vivió por y para el periodismo. El colega que siempre buscó el “palo periodístico”, como se le dice en el gremio a las informaciones de impacto, el cubano que por más de 60 ejerció el mejor de los oficios. En ese instante, en que Edy de la Pera, uno de nuestros camarógrafos aquí, me dio la noticia lamenté mucho estar del lado de acá del Caribe, en la Venezuela que tantas veces visitó. El mar que nos separa impide que esté en sus funerales en La Habana, pero no que escriba mis recuerdos de Luis.Los azares de la vida hicieron que conociera de su muerte en la tierra de su amigo Hugo Chávez. Fue aquí que supe hace ya algunos meses de la enfermedad que se lo llevó para siempre. Confié en que a mi regreso a Cuba lo volvería a ver, pero lo ha impedido la muerte caprichosa.

Mi amistad con Luis se remonta al año 2005. Entonces ya me había leído algunos de sus libros. Por él conocí los Secretos de Generales, las actuaciones de Los Disidentes devenidos en agentes secretos de la Seguridad Cubana y que estar vivo era el mayor mérito de Fidel. Hablé con Luis por vez primera en las Oficinas Adjuntas del Consejo de Estado entre editores, correctores y diseñadores de sus obras. Allí lo veía, preocupado por el más mínimo detalle de las historias que contaba. Después me regaló en una Feria del Libro de La Habana la nueva edición de su libro “Los que se fueron” y “Los que se quedaron”. Más tarde leí Así es Fidel, Chávez nuestro, La Caravana de la Libertad y otros.

Entonces yo tenía 20 años, y Luis más de 65. Me iniciaba en el periodismo, y él ya era todo un consagrado en el oficio de la palabra y la escritura. Un día en su casa, sentados en el despacho donde nacieron tantas historias publicadas y otras que tal vez nunca se editen, me invitó a escribir con él un libro de entrevistasa dirigentes estudiantiles, historiadores y políticos cubanos vinculados a la Federación Estudiantil Universitaria. Y así empezamos a perfilar los cuestionarios, y él a contarme detalles poco conocidos de esos tiempos pasados.

Por Luis conocí a Liborio Noval, el fotógrafo que nos acompañó en aquel empeño de escribir un libro juntos; también a Juan Nuiry Sánchez, el veterano luchador clandestino, guerrillero, e intelectual que después de aquellos diálogos se convirtiera en mi mejor amigo, a Alfredo Guevara, José Rebellón y muchos otros ex dirigentes estudiantiles. Gracias a aquella idea de Luis está listo para imprenta Tiempos de Definiciones…
De Luis Báez aprendí mucho, sobre todo a darle valor a todo tipo de información y buscarla por todas las fuentes posibles, y hasta por las imposibles. Aunque tituló uno de sus 30 libros Preguntas Indiscretas, me decía que indiscretas no eran las preguntas, sino las respuestas. También me enseñó que la noticia puede estar en cualquier parte, pero hay que ir tras ella.

Ya de reportero en la televisión conozco a otros amigos de Luis, entre ellos el camarógrafo Antonio Gómez, Loquillo. Junto al Loco lo entrevisté en varias ocasiones. En una nos contó sus recuerdos de los días en que fue corresponsal de guerra durante la invasión a Girón, y en otra habló de su amistad con Hugo Chávez, exactamente al día siguiente del fallecimiento del presidente venezolano. Ese día Luis estaba triste, muy triste por la muerte del amigo.

Siempre que veía en los noticieros uno de mis reportajes o crónicas que le gustara me llamaba a la casa, y si no le parecía bien me aconsejaba o recomendaba otras aristas del tema. Cuando hablábamos no dejaban de preguntar. Lo hacía con el único fin de tener mucha, pero mucha información. Cuenta que ello era práctica recurrente con todos sus interlocutores. Él lo sabía todo o casi todo, pero nunca revelaba la fuente. Decía que un buen periodista no “quema” a quien le ofrece información.

Pero Luis siempre hablaba con mucho cariño de Fidel. Me contó en más de una ocasión que en los primeros días de enero de 1959 el periódico para el cual trabajaba entonces lo envía a la ciudad de Santa Clara para que esperara allí la Caravana de Rebeldes, que viajaban victoriosos a La Habana. Y allí se unió a Fidel hasta siempre. En ese mismo mes, acompañó al líder guerrillero a Caracas, en la primera visita al exterior después del triunfo de la Revolución. Era este el inicio de sus cientos de viajes al extranjero como periodista junto al Comandante en Jefe. Historias que también nos dejó escritas en el volumen Fidel por el mundo.

Y ahora desde Venezuela vuelvo a ver a Luis, pero en la pantalla de la televisión cubana, en las imágenes de una crónica donde el periodista Boris Fuentes honra a su memoria. En la voz de Luis, escuché de nuevo que su más alto honor en la vida fue conocer a Fidel y Raúl, y su mayor sueño – nunca cumplido por la imposibilidad lógica – era presenciar una conversación entre José Martí y Fidel Castro.

Contar con la amistad de Luis ha sido uno de mis mayores honores. Nose me olvidaran sus consejos y críticas de experimentado periodista.

La última vez que lo vi fue acompañado por uno de sus hijos en los pasillos del Hotel Nacional, histórico lugar al que también le escribiera un libro. Pero no se me olvida tampoco cuando por teléfono nos despedimos unos días antes de mi viaje a Venezuela y me aseguró que esta sería una excelente experiencia en lo profesional y personal. Sin saberlo sería aquella la última de las tantas conversaciones con Luis. Entonces tampoco imaginé que ocho meses después escribiría mis recuerdos del maestro en una tarde gris de Caracas, mientras en La Habana familiares, amigos y colegas lo despedían.

Y desde esa Habana me llega el aliento de muchos, entre ellos el deMariuska Díaz, presentadora de la televisión cubana y vecina de Luis, y el mensaje alentador de la amiga Daily Sánchez Lemus: “Las primeras flores que tuvo Luis fueron las nuestras…le puse en la cabecera una pucha de bugambilias acabaditas de cortar de un árbol del camino……….luego empezaron a llegar las coronas hermosas, pero las flores que le puse en tu nombre y en el mío, aún estaban allí……..Katiuska y El Loco te mandan un abrazo… “. Y desde este lado de la costa del Caribe, las gracias amDaily por llevarme en sus recuerdos hasta Luis, no para despedirlo sino para decirle hasta pronto amigo.

*Katiuska Blanco Castiñeiras, periodista y escritora cubana. Autora de varios libros sobre la vida del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Vila dijo:

    Hermoso comentario amigo. Yo también tuve el placer de conocerlo en mis quehaceres tributarios. Siempre muy interesado en tener todo “en regla”. En una ocasión tuve el privilegio de visitarlo en su casa y sentados en la biblioteca me hizo la historia de algunos de sus libros, los que mencionas, los eternos. Me obsequió los que no había tenido el placer de leer, compartimos la historia de cómo fue que “adquirí” Secretos de Generales y todos y cada uno de ellos los que guardo y releo con frecuencia. Periodismo y enseñanza, historia viva de un tiempo pasado, presente y futuro. Luis por siempre.

    • Tell dijo:

      Bueno, de que esta noticia nos conmovió a todos, es cierto, se ha perdido un buen periodista, tan bueno, que no se permitía las chapucerías, como otros. Fíjense este artículo tiene varios errores, Cito: “el cubano que por más DE 60 EJERCIÓ el mejor de los oficios.” Debió decir: 60 años. Además, que inmodestia, que un periodista, diga que el periodismo es el mejor de los oficios, cuando si de oficios buenos se trata, me quedo con el de salvar vidas.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Wilmer Rodríguez Fernández

Periodista de la TV Cubana

Vea también