Imprimir
Inicio » Especiales, Sociedad  »

Masacre en Gaza y antisemitismo

| 6

ninos-judio-y-palestinoPor Pedro Miguel

No faltan, entre las expresiones de horror e indignación por lo que sucede en Gaza, las acusaciones y los insultos en contra de los judíos en general. Lo más triste es que con frecuencia tales expresiones provienen de personas que se dicen de izquierda y que al obrar de esa manera se situán, por ignorancia o por mala fe, no en el bando de la solidaridad con los palestinos, sino en los rescoldos del Santo Oficio. Y es que en las sociedades de matriz cultural predominantemente cristiana –es decir, en Occidente– la que enseñó a odiar a los judíos no fue Hamas ni los árabes ni los islámicos sino la iglesia –católica y ortodoxa, para empezar– que forjó parte de su identidad con base en una judeofobia arcaica y calumniosa.

Pero los símbolos son muy poderosos y sirven por igual a los antisemitas que a los criminales que gobiernan en Israel: cuando los segundos mandan aviones decorados con la Estrella de David a descuartizar a niños inermes, en algún lugar de la cabeza de los segundos se activa el viejo libelo de sangre según el cual los judíos secuestraban a infantes goyim para sacrificarlos en sus rituales del sabath. Y cuando Netanyahu y su caterva escuchan a sus detractores recitar la impresentable consigna “judíos asesinos”, se frotan las manos de gusto porque han logrado desvirtuar la empatía humana hacia los palestinos masacrados y convertirla en una fobia racista y ancestral que los justifica y refuerza el sitial que se han arrogado de representantes por excelencia de las colectividades hebreas de Israel y del mundo, como si tales colectividades fueran una cosa homogénea, monolítica y, lo peor, asesina.

El asesino es el Estado de Israel, no los judíos. Raphael Lemkin, el hombre que acuñó el término y el concepto de genocidio, lo definía así a mediados del siglo pasado: la puesta en práctica de acciones coordinadas que tienden a la destrucción de los elementos decisivos de la vida de los grupos nacionales, con la finalidad de su aniquilamiento. De 1948 a la fecha, en la vieja Palestina se suceden casi siete décadas de ocupación militar, cientos de miles de árabes asesinados y de casas palestinas demolidas, cerca de 5 millones de refugiados, miles de prisioneros –muchos de ellos, encarcelados largos años sin ninguna clase de proceso legal– y el ejercicio de una limpieza étnica que incluye la negación sistemática a los árabes de adquirir tierras y construir viviendas, en tanto que a los judíos el Estado les concede terrenos gratuitos y servicios subsidiados; por lo demás, la ocupación de Cisjordania y el cerco a Gaza incluye con frecuencia la negación a los pobladores palestinos de agua y electricidad, así como la imposibilidad de desplazarse y, con ello la negación fáctica de educación, trabajo, servicios médicos, comercio o visitas familiares.

El episodio más reciente está escrito con miles de toneladas de bombas arrojadas desde aviones, helicópteros, embarcaciones y tanques sobre un territorio diminuto y sobrepoblado al que, en cosa de semanas, se le ha asesinado a uno de cada 900 habitantes, o así: es como si todas las muertes provocadas en México por el gobierno de Felipe Calderón hubieran ocurrido no en seis años sino en un mes.

Con estos datos a la mano se requiere de mucha mala entraña para negar que lo experimentado por el pueblo palestino cuadra a la perfección con la definición de genocidio enunciada por Lemkin, y de una dosis adicional de perversidad o de ignorancia para descartar cualquier crítica al régimen israelí con el argumento de que es, en automático, una expresión de antisemitismo. Tachar de judeofobia la justa indignación internacional contra el régimen israelí es hacerse cómplice de una distorsión fascista de la verdad. ¿Palabras fuertes? Sí, sin duda. Pero quienes alertaron en fecha temprana de que el germen del fascismo se incubaba en el Estado de Israel no fueron precisamente antisemitas, sino judíos como Albert Einstein, Hanna Arendt, Isidore Abramowitz, Herman Eisen, Ruth Sager, Irma Wolfe y otros.

El régimen israelí arguye que si los civiles palestinos se están muriendo por centenares la culpa es de Hamas por usarlos como escudos humanos. Cierto o no (habría que ver cómo puede desarrollarse una resistencia nacional lejos de los civiles en un territorio de 150 kilómetros cuadrados, una décima parte del Distrito Federal, sometido a un férreo bloqueo por aire, mar y tierra, y saturado de gente). Es precisamente eso, en todo caso, lo que han hecho por décadas Netanyahu y sus compinches (y antes que él, Ariel Sharon, y antes, Yitzhak Shamir, y antes, Menajem Begin) con las juderías de Israel y del mundo: pretender que perpetran en representación de ellas un genocidio tan repugnante como cualquier otro y usarlas, en consecuencia, como parapeto para defender su impunidad. El deslinde entre el judaísmo y los gobernantes genocidas de Israel es, hoy, más pertinente que nunca.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Horeb dijo:

    No al antisemitismo contra Israel!!

  • Anahuac dijo:

    Horeb te la pasas defendiendo a Israel como si Israel necesitase tal cosa, este articulo esta muy bueno y objetivo, el problema no es el pueblo judio (al menos no la mayoria) que de seguro anhela la paz para poder vivir, el problema es el gobierno derechista y fasistoide que rige los destinos de ese estado, ese gobierno criminal ha asesinado miles de inocentes, hamas es un mero pretexto (pues el peligro que representa para Israel es verdaderamente ridiculo) no existen miles de judios masacrados por los palestinos, no hay tanques ni aviones palestinos, no hay artilleria palestina capaz de hacer un daño serio a Israel, entonces que motivo tienen para cometer este GENOCIDIO, es simple los numeros no mienten saque usted las cuentas, 2 y 2 son 4, mas de 2000 palestinos muertos la mayoria civiles y de los Judios solo 67 militares, usted podra engañarse a si mismo y creer que el pueblo judio es el pueblo elegido, y que le van a dar un lugarsito en su parnasso… siga alucinando!

  • Horeb dijo:

    Si te pude entender correctamente me dices que el pueblo judio desea la paz y no esta de acuerdo con sus gobernantes, pero debes saber que las diferentes administraciones de Israel han tenido grandes presiones sobre si de parte de su pueblo, que les ha pedido que tome medidas con respecto a los atentados perpetrados por las facciones palestinas que seguro debes conocer. Hablando sobre estadisticas, no vas a comprender; por supuesto Israel lleva la supremacia absoluta en el conflicto, lo que como es logico añade a las filas palestinas el mayor numero de bajas. Israel enfrenta grandisimos peligros para su existencia como estado judio como tambien debes de estar de acuerdo conmigo, y realmente la genesis del odio no es infundado por cualquier represalia grande o pequeña por parte de los sionistas, estoy seguro que conoces también la historia moderna de Israel. Para aclarar otra cosa, si creo que Israel es el pueblo elegido por Hashem para traer shalom a todos los hombres, incluidos los arabes, pero estos como bien conoces vieron aborrecible la creación del moderno estado de israel en el 1948. Hablando de estadistica, Sabes cuantos Qassam golpean vidas inocentes??, es como si le estuvieran tirando piedras a tu fmailia. MIs saludos!!

    • Anahuac dijo:

      Mis saludos tambien para usted, mire no hay terrorismo bueno, nunca estare de acuerdo con el terrorismo pues se basa en el supuesto de que el fin justifica los medios, Israel no necesita para defenderse asesinar a tantos inocentes, eso solo genera mas antisemitismo, como me exprese anteriormente no soy antisemita en lo absoluto, pero para mi el pueblo judio vale tanto como cualquier otro pueblo de la tierra, todo eso de pueblo elegido lo unico que genera es fanatismo e intolerancia entre los hombres, solo tienes que mirar el planeta tierra desde el espacio para darte cuenta de que no existen fronteras, los seres humanos somos un solo pueblo, lo demas es pura fantasia, generalmente las religiones exaservan el odio al pensamiento divergente, al igual que el deseo de predominar sobre otros, si vamos a la raiz de este conflicto alli subyace el tema religioso y el tema del reparto territorial, le repito que para mi la vida de un judio vale tanto como la de un cubano o un chino, no creo en la exepcionalidad de ninguna nacion, habran sido perseguidos los judios pero tienen culpa de eso los palestinos inocentes que mueren bajo sus bombas? cree usted que es justo que paguen los inocentes por los crimenes de algun grupo terrorista? la inmensa tragedia humana que genera esta guerra irresponsable caera sobre Israel con el juicio de la historia, si la vida humana es sagrada debe ser sagrada la vida de todos los seres humanos no solo la de alguna nacion “elegida”.

    • Manuel Mercado dijo:

      Este articulo trata de ser imparcial en el analisis del facista y genocida gobierno de Israel y creo que lo logra en parte, aunque deseo senalarle a sus senorias, si me lo permiten, que en el caso de Israel, el pueblo de Israel no es tan inocente como se le quiere presentar en este articulo, pues han existido masacres y genocidio por parte de los senores facistas del gobierno de Israel contra los palestino, asesinatos que solo se pueden comparar con los realizado por los hitlerianos en la segunda guerra mundial y los que ha cometido el Gobierno de los Estados Unidos contra el mundo en general, cosa que los senores facistas gobernantes de Israel han aprendido muy bien.

      En la poblacion de Israel, que nosotros conozcamos, tanto a traves de los medios corporativos de informacion como de los medios alternativos, no se ha realizado una sola manifestacion de protesta contra el genocidio Israeli, dejando aclarado que las excepciones no constituyen regla en ningun lugar del mundo, es decir si han existido un grupo de personas que ha sido critica de el gobierno de Israel, eso no constituye un hecho para no criticar y senalar al pueblo de Israel como un agente mas en el genocidio.

      Alguien pudiese decir, bueno eso mismo ocurre en los Estados Unidos de America, y es cierto, pero el numero de norteamericanos que han protestado y protestan contra la politica de su gobierno en el mundo, es mucho mayor que el grupito de personas que pudo haber realizado alguna senal de desacuerdo con el genocidio israeli. No obstante, consideramos que el pueblo norteamericano es tan responsable de las acciones de su gobierno como lo es el pueblo de Israel en su genocidio contra los palestinos, mucho mas cuando ese genocidio se comete por el apoyo incondicional del gobierno de los Estados Unidos al genocida gobierno de Israel.

      Se puede ser imparcial, lo que no se puede es tratar de tapar el sol con un dedo para aplicar la politica de Poncio Pilatos, eso tiene un nombre y es tergiversar las verdades y los hechos con relacion al pueblo de Israel, eso no ayuda a lograr algo en este mundo, pues esa politica la llevo a cabo el gobierno de Hitler y causo una hecatombe en el mundo con mas de 40 millones de seres humanos asesinados en diferentes formas, no nos puede temblar las manos y el pensmiento pues en esta lucha de clases, solo la verdad nos pondra la toga viril. No somo ni estamos en contra de ningun pueblo, pero ver cometer un crimen y no combatirlo en toda su extension es ser coparticipe del mismo.

  • Roberto Dante Di Benedetto dijo:

    LA SOLUCIÓN DE DOS ESTADOS ES UN LAVARSE LAS MANOS DIPLOMÁTICO
    roberto dante – Lanús, Argentina –

    PEDRO MIGUEL acierta al afirmar que “Tachar de judeofobia la justa indignación internacional contra el régimen israelí es hacerse cómplice de una distorsión fascista de la verdad”.

    Me pregunto: ¿cómo se puede sostener la propuesta de “dos estados” sin sufrir alguna picazón en la boca del estómago?

    Recientemente el Presidente Mújica hizo malabares verbales para defender al pueblo Palestino sin que pudiera ser “tildado” de antisemita y/o antiisraelita”. Olvidó la diferencia más clara: UNA cosa es ser judío; y, OTRA cosa, es ser judío sionista.
    La Presidenta Cristina expresó que “los misiles financieros también cuestan vidas y sueños”; fue un acierto. Pero no alcanza para leer la compleja realidad de Oriente Medio.
    Donde el fundamentalismo de Netanyahu es tal, que ya le impidió ver “la salida” que le estaban ofreciendo Mahmoud Abbas y John Kerry.
    – ¿A quiénes representan…?
    Creo que buscan un “Sello” de goma que certifique un estado de límites tan comprimidos que solo sea ocupado por la “Nueva Burguesía de Palestina”, que negocia con Israel.

    – ¿Por qué Negocio y Traición son siempre amantes inseparables?
    Porque están en las bases de la reproducción capitalista. Se necesitan.

    La mal llamada “cuestión palestina” no es tal. Los palestinos no fuero consultados sobre la división de su territorio, son los agredidos enfrentados con la “cómplice” diplomacia de la ONU. Se debería decir la “cuestión sionista”; porque son los agresores que impusieron su proyecto colonialista bajo el ala protectora de Inglaterra.
    No fue sorprendente leer, semana a semana, que en Israel se aprobaba la construcción de viviendas para colonos en territorios palestinos. A este disparate (como expresión de poder), sumemos el de la permanente demonización de Irán y los últimos bombardeos israelíes sobre el territorio de Gaza.
    Este tortuoso accionar aprobado por Netanyahu parece indicarnos una gran desorientación en la política internacional de Israel.
    Para el sionismo, la actualidad de Oriente Próximo le es tan adversa que los asusta; por lo cual se comprende el , ya manoseado artículo publicado en “e-Periódico.com” firmado por ALON LIEL (Ex Director General del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel). En él, Liel, expresa su desacuerdo con Netanyahu, y pide por un estado palestino (concuerda con La Liga Árabe y la -claudicante- Autoridad Palestina), y sostiene que la política actual de Israel los “deja sin proceso de paz,…, sin visión de futuro y sin esperanzas”.

    Además la Presidenta Cristina afirmó: “Nadie puede eliminar a los pueblos. Por eso es importante que la razón pueda estar por encima del odio de la irracionalidad, para que haya paz y unidad”.
    No puede haber “paz y unidad” si dividimos en 2 (DOS) un territorio que antes de 1948 era, fácticamente, 1 (UNO).

    – POR UN ESTADO ÚNICO PALESTINO JUDEOCRISTIANO

    Por lo leído en innumerables medios europeos, estadounidenses, árabes e israelíes; “la mayoría de los Palestinos no aceptarían un estado con fronteras de 1967″. Mal que le pese a Alon Liel, “los cándidos” Laboristas de Israel y John Kerry. Esta RAZÓN es el motivo del miedo que está resquebrajando la solidez que siempre manifestó el sionismo.
    Si en Oriente Próximo (más Próximo que nunca) no borran lo hecho desde 1948, no tienen futuro de paz. Es vivir en convivencia, aceptando las diferencias culturales o es morir por los fundamentalismos que sostienen los Grandes Poderes Internacionales.
    – Para ellos “la guerra” siempre fue un gran negocio.

    Lamento la dureza del pronóstico, pero mucho de lo que se diga fuera de este encuadre, puede ser “pescado prohibido”.

    – (*) Comparto el análisis de Pedro Miguel que establece que fue en Occidente donde se “…enseñó a odiar a los judíos no fue Hamas ni los árabes ni los islámicos sino la iglesia –católica y ortodoxa, para empezar– que forjó parte de su identidad con base en una judeofobia arcaica y calumniosa”.

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también