Imprimir
Inicio » Especiales, Medios  »

El libro de La pupila insomne, un blog de verdad

| 8
De izquierda a derecha, Daniel Chavarría, Iroel Sánchez, Rosa Miriam Elizalde y Diana Lio. Foto: Cubahora.

De izquierda a derecha, Daniel Chavarría, Iroel Sánchez, Rosa Miriam Elizalde y Diana Lio. Foto: Cubahora.

Notas para la presentación del libro Sospechas y disidencias: una mirada cubana en la red, de Iroel Sánchez.

Para Cuqui, Javi y Rubén, ellos saben por qué.

Aunque la palabra empezó a escucharse fuera de los círculos entendidos desde hace poco más de una década, con el término blog ocurre lo que decía Manuel Vázquez Montalbán de ciertas conveniencias: terminan siendo pasto de los estereotipos, al estilo del machista convencido de que feminista es una mujer que llega desvistiéndose, mientras pregunta cómo anda el conflicto serbio-croata.

Lo cierto es que el blog vive hoy todos los equívocos posibles: el de los incautos y el de los cautos, el de los expertos y el de los ignorantes. Cada cual lo arrima a su brasa, y no solo en Cuba, donde nos empeñamos más de lo que deberíamos en tratar de meter en una plantilla digital el plomo fundido de un linotipo, con la ilusión de que el diario en la web garantice todas las ventajas de la prensa y esquive todos sus riesgos. Del otro lado están los que no dejan piedra sobre piedra o les encanta la pornografía, y no me refiero solo aquella que banaliza la sexualidad. O como dice un entendido, no pocas veces adoptar el estilo de vida blogger es el equivalente literario de colocarle adornos brillantes al manubrio de la bicicleta.

Pero hay blogs de verdad, como La pupila insomne, que son ante todo un objeto tangible, un diario de marca personal que no renuncia a comunicar, a hacerse entender, que no disfraza su intencionalidad política y cuyo compromiso no es un desideratum presente en solemnes declaraciones, sino una construcción en la que se involucra quien escribe y quien lee, que dialoga y que habla tanto como escucha, apoyado más que en una plataforma tecnológica, en una fe revolucionaria. De las madrugadas y las obsesiones de Iroel Sánchez, uno de los blogueros más consistentes y populares de la web de este país, nació el libro que presentamos hoy: Sospechas y disidencias: una mirada cubana en la red, de la Casa Editora Abril.

De izquierda a derecha, Daniel Chavarría, Iroel Sánchez, Rosa Miriam Elizalde y Diana Lio. Foto: Daylen Vega

De izquierda a derecha, Daniel Chavarría, Iroel Sánchez, Rosa Miriam Elizalde y Diana Lio. Foto: Daylen Vega

GRATITUD

Tengo una terrible manía heredada del diarismo en Juventud Rebelde: siempre escribo contra cierre y con más gusto si siento el sonido de las máquinas de la rotativa cuando comienzan a salir del letargo del día. Al terminar de releer los post de Iroel esta mañana -me los leí todos desde que a mediados de 2010 comenzaron a salir en el blog La pupila insomne, y luego, cuando reproducíamos muchos de estos en Cubadebate-, la impresión que tuve ahora fue de gratitud. Pocas veces se encuentra una aproximación apasionada, inteligente y de fácil lectura a temas de tanta complejidad como los que se abordan en este libro. Me fascinó, por ejemplo, el modo en que el autor avanza como un malabarista entre las nociones del bien y el mal, de lo justo y de lo injusto que, ya se sabe, suelen ser formas de un mismo principio, como la piedra que cae y la Luna, que no cae, manifestaciones de una misma ley, algo que descubrió Newton el día aquel de la manzana.

Es fascinante cómo Iroel hilvana un discurso que trasciende la coyuntura, tomando como arsenal fragmentos de realidad, entrevistas insólitas -como la que le hizo a Silvio Rodríguez para que hablara de su experiencia bloguera- y noticias destinadas a morir al otro día. Les recomiendo especialmente los artículos dedicados a las nuevas tecnologías. Mucha de la literatura actual sobre el tema está impregnada de nortecentrismo o de eurocentrismo, y erige en categorías absolutas lo que pasa en el mundo industrializado, como si ese fuese lo único que contara. Iroel nos advierte que debemos tener en cuenta esto para no caer en espejismos que nos ignoran. Nos sugiere que admitamos que los cambios debido al impacto de las tecnologías de la comunicación y la información no son ni una moda ni un esnobismo y que es suicida darles la espalda, pero no deberíamos olvidar que muchas veces se soslaya con apariencias científicas e ídolos falsos otros factores que intervienen en este entorno marcado a fuego por las iniquidades, como el orden económico mundial, la concentración de los medios, el divorcio y oposición crecientes entre la propiedad y la gestión profesional de estos, y, en particular, el efecto de la mercantilización neoliberal sobre la información y el pensamiento, domesticados una y otro por la cultura del espectáculo.

Esta semana Iroel y yo nos encontramos muy cerca de aquí con un amigo que vive en permanente guerrilla cibernética por esos mundos solidarios de Dios. Nos decía, no sin cierta amargura, que lo que más le preocupa es que muchos adoran la tecnología per se, sin darse cuenta de que en el escenario digital, si usted no es el cliente, simplemente es el producto, y que sin ética ni solidaridad una red no es un lazo que nos une sino un vacío que nos aísla. Cambiar tal regla del juego solo es posible desde el conocimiento, la voluntad política, la participación ciudadana y la creatividad, horizontes posibles para Cuba, que lleva remando hace más de medio siglo contra el aislamiento -hoy diríamos la desconexión- y que sigue recibiendo altas dosis de castigo por su herejía revolucionaria, mientras ciertos fantasmas del Twitter y patéticos rebeldes de cartón piedra, son mimados por transnacionales mediáticas y financieras, y viven a costa del pobre al que insultan, como hicieron otros cuando ni se hablaba de Internet y a los que ya nadie recuerda.

RUBÉN

Este es el escenario que registra Iroel en Sospechas y disidencias…, un libro donde las personas se conocen por sus nombres y donde los hechos tienen una historia. Los artículos de esta colección aparecieron primero en la web, una palabra que a muchos sonará todavía a guión de la película La Guerra de las Galaxias, pero les garantizo que la manera en que él nos habla no se amolda servilmente a la civilización posindustrial, esa sociedad impersonalizada en la que mucha gente se comunica solo por intermedio de las cosas.

Es verdad que hay bastante de política y de tecnología en estas páginas, de Nokia y Ecured, de Wikileaks y virtualidad, de cibernautas y otras “armonías difíciles”, pero estos son apenas los nuevos nombres de los lugares conocidos: así se llaman ahora la vanidad y la generosidad, el compromiso y el egoísmo, la verdad y la mentira, el fetiche y la grandeza. Nada está aquí pre-determinado, ni caerá como una lápida sobre nuestras cabezas, porque lo que nos dice Iroel es que todo está por hacerse o haciéndose, y se tiene la impresión estimulante leyendo el libro de que quien nos habla, lo hace desde la sala de su casa, sentado en su sillón desencolado y mirándonos a los ojos, con un contacto cálido, inmediato, próximo, sentido, de cosa nuestra, muy lejos de esa violencia solapada e institucionalizada en leyes contra la que no hay defensa porque carece de cuerpo y de cara, esa violencia dispuesta siempre a levantar el dedo acusador o el garrote contra Cuba.

El autor de este libro es, efectivamente, un bloguero, pero eso solo quiere decir que es uno de nosotros. Y ser uno de nosotros era el único premio que deseaba ostentar en vida Rubén Martínez Villena, el poeta de “La pupila insomne”. Y así se lo confesó a su amigo Raúl Roa:

“Mi visión del mundo ha cambiado. Sin embargo, amo la belleza aún más que antes. Pero ahora sé que sin justicia y pan, la belleza es un remordimiento, un gravamen de conciencia… Por eso he consagrado mi vida a luchar por la justicia, el pan y la belleza… No haré un verso más como esos que hice hasta ahora. No necesito hacerlos ¿Para qué? Ya yo no siento mi tragedia personal. Yo ahora no me pertenezco. Ya ahora soy de ellos (de los obreros, de los humildes) y de mi Partido.”

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • José Gilberto dijo:

    Agradezco salida a la luz de ese libro. La pupila insomne ha sido referencia en muchos de mis trabajos en blog. En guardia para adquirirlo cuando llegue a la provincia. Felicidades. Gracias nuevamente.

  • Paquita dijo:

    Leeré con calma el libro de Iroel. Pero su esencia la conozco. Lo sigo en su blog. Una vez más este hombre por momentos implacable y hasta ríspido, me ha demostrado que la honestidad a toda prueba es recompensada. En la presentación de su libro como el, dentro de su nerviosismo dijo, había personas “de todos los partidos”. ¡Qué bien, ojalá todas las ofertas literarias logren esa unidad en torno a un autor y una obra!!!
    Fui su subordinada, discutí con él no se cuantas veces, pero Iroel Sanchez tiene un gran mérito: ser hombre de un solo discurso, por eso en la presentación de su libro La pupila insomne estuvimos todas y todos los que desde matices e incluso propuestas diferentes, amamos la revolución y como Iroel luchamos por una pupila insomne.

  • Rosa C. Báez "La Polilla Cubana" dijo:

    Qué bueno que compartiste tus palabras de presentación al libro, una “tablet” de papel para tener La Pupila bien cerca de todos…
    Fue como bien dice Paquita, una hermosa tarde!

  • EL GUAJIRO dijo:

    estos son libros que deben llegar a todas las librerías del país, a todos los rincones de esta isla. la politica editorial de este país debe estar más cerca de las necesidades reales de los lectores y de la revolución. duele ver como vegetan en las librerías ejemplares de todo tipo de literatura que a casi nadie interesa. !! Y para más horror, muchos de estos libros se reimprimen!!. !! Y eso que tenemos problemas con el papel!!

  • OsoMichuacano dijo:

    Me pregunto cuantas personas en Cuba tienen acceso al blog de Iroel y por que con tan escaso publico y falta de papel para publicar, tenemos esta tirada, habiendo otros a los que no se le publica y se aduce falta de recursos, periodo especial, bloqueo, etc.

  • Reynaldo dijo:

    OsoMicchuacano
    Si el blog de Iroel tuviera escaso público no hubiera asistido a la presentación del libro la multitud que asistió. Yo no estuve, pero me lo contó un amigo que fue y me compró el libro, él me dijo que jamás se había visto una presentación de un libro con tanta gente y entre ellos tantos intelectuales de primera línea. Además vi las imágenes en el Noticiero de la TV que dan fe de ello.
    No tengo acceso a Internet pero he leído muchos de sus textos en Cubadebate, además de que circulan profusamente por correo electrónico.
    Las palabras de los foristas que te anteceden dan fe de cuán necesario es un libro así.

  • José Antonio Gell Noa dijo:

    He podido leer trabajos de fondo realizados por Iroel Sánchez en cubadebate y su blog la pupila insomne y sobre la presentación del libro Sospechas y disidencias: una mirada cubana en la red, de la Casa Editora Abril el pasado día 18 de diciembre.
    Destaco en mi consideración una virtud que aprecio en Iroel; no siempre posible de lograr; la que aplica en la redacción de sus textos para que se pueda entender claramente el mensaje que trasmite en los temas que aborda en la lucha ideológica que lleva a cabo nuestro país contra las agresiones imperiales.
    José Antonio Gell Noa

  • Now dijo:

    Si es un blog tan de verdad porque no lo veo, mira que pongo la url y me sale esto:

    ERROR
    El URL solicitado no se ha podido conseguir

    Ha ocurrido el siguiente problema:

    Acceso Denegado.

    Las reglas de control de acceso impiden que su petición sea permitida en este momento. Contacte con su proveedor de servicios si cree que esto es incorrecto.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosa Miriam Elizalde

Rosa Miriam Elizalde

Periodista cubana. Vicepresidenta de la UPEC y la FELAP. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros. Ha recibido en varias ocasiones el Premio Nacional de Periodismo “Juan Gualberto Gómez” En twitter: @elizalderosa

Vea también