Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Perú: para crecer y vivir, todas las sangres

En este artículo: América Latina, Ollanta Humala, Perú
| 2

Por Susadny González Rodríguez

La asunción presidencial de Ollanta Humala Tasso abre un proceso nuevo en el Perú, conforme al criterio del poeta y pensador de izquierda Hildebrando Pérez Grande, expresado en La Habana, durante el reciente encuentro-taller de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad, que aglutina a los militantes progresistas del continente para abogar por un mundo mejor.

Los entendidos afirman que este hacedor, promotor de poetas, es escritor de un solo libro, Aguardiente, el cual le valió el Premio Casa de las Américas 1978, con un jurado de lujo que incluyó a Mario Benedetti y Juan Gelman. A estas alturas, el texto constituye una especie de antología personal en la que a ratos renueva su escritura y en la cual “hallamos la conciencia milenaria del hombre de los Andes”, a juicio de Raúl Hernández Novás, otro bardo destacado.

Pérez Grande, quien en la actualidad se desempeña como director académico de la Revista de Arte y Literatura Martin y de la Escuela de Literatura de la Universidad de San Marcos, en Lima, es un viejo conocido de BOHEMIA, publicación en la que estampó su firma en la década de los ochenta, con artículos donde confluyen el imaginario y el anhelo de justicia social. Ahora accedió a conversar con ella sobre los desafíos y la esperanza que representa el Gobierno del comandante nacionalista.

-Tras la asunción del nuevo presidente, ¿cuál es el clima que prevalece hoy en el Perú?

-De mucha esperanza. Se avecinan años de crecimiento económico, porque se está fortaleciendo el precio del oro y la plata, y de apertura hacia el universo social más necesitado, donde las universidades y los intelectuales debemos apoyar.

-¿Cuál fue el papel de ustedes durante la campaña electoral?

-Atendimos hace algunos meses esta lectura política frente a los candidatos que entonces existían. Vimos con mayor simpatía la candidatura de Humala. En cierta forma respondía a las inquietudes sociales imperantes. Unos 15 días antes de las elecciones los intelectuales y artistas nos adherimos a la expectativa nacional, que lo colocaba como un punto de inflexión interna y política de lo que podría propiciar su oponente, la hija de Fujimori. También fue un modo de comprometerlo con las necesidades urgentes de los movimientos sociales y el universo indígena, para que se reformule la política inclusiva de educación y salud de la que habló.

-Usted afirma que fueron los pueblos andinos y originarios quienes contribuyeron a la victoria de Humala y que son ellos quienes sostienen el espacio político actual. ¿Podrá ese universo de actores asumir nuevos lenguajes, crear otra manera de contar el relato del Perú?

-En su novela Todas las sangres, José María Arguedas asevera que en el Perú se viven todas las patrias. Es el momento de agrupar las identidades. Uno de los proyectos culturales más sensibles es el apoyo a las minorías étnicas de la selva. Estamos incorporando el universo andino a una realidad social muchas veces postergada e invisibilizada. Lo que debe cambiar no es el lenguaje, sino el discurso en sí, por uno de inclusión que  involucre a todas las clases sociales en el destino y la administración de nuestro país. Obviamente, eso lleva un discurso más complejo, con un tejido social e ideológico distinto.

“La inteligencia del nuevo ejecutivo estará en adoptar estos lenguajes y crear canales de expresión. No es bueno tampoco que uno hable en nombre de… Se trata de acabar con la política de exclusión y las actitudes racistas. Un gesto apreciable fue el nombramiento como ministra de Cultura de la cantante Susana Vaca, que es además la primera persona negra en ocupar una cartera en el Gobierno. Esperamos que no se quede en eso.

-Sin embargo, en contraposición, Humala tendrá que lidiar con figuras heredadas del antiguo gabinete, de Alan García…

-Esas son las señales que nos inquietan y ensombrecen el panorama del futuro, pero que el ministro de Economía, el de Comercio y Turismo, y el presidente del Banco Central de Reservas del Perú no sean personalidades de su agrupación política pudiera ser un gesto para atemperar las críticas, las inquietudes de la derecha, de los inversionistas extranjeros y nacionales. Prefiero pensar que es un punto estratégico de Humala para calmar las aguas.

-Coincidimos entonces en que no deja de ser un riesgo.

-Por supuesto, porque cómo atender las demandas de inclusión social si el presidente del Banco, que es de derecha, te dice que no hay dinero. Por otro lado, está el impuesto nuevo, que debe aplicar  en función de la sobreganancia de las transnacionales mineras para atender las necesidades urgentes de los universos urbanos, indígenas y amazónicos.

“De no cumplir su palabra, creo que en pocos meses se convertiría en el foco de reclamo de esos pueblos que, decepcionados una vez más, comenzarían a pronunciarse a través de huelgas e impedirán el desarrollo y la profundización de las propuestas políticas.”

-Analistas avizoran que Perú se abre hacia una época de gobiernos progresistas. ¿Se traduce eso en un cambio en su política exterior que permita hacer efectiva su participación en reuniones de integración regional, donde es común su ausencia?

-Creo que esa es otra de las expectativas que se están creando. Esperamos que nuestro país sostenga un diálogo mucho más abierto, y sobre todo de intercambio de comercio y de relaciones culturales con naciones como Cuba y Venezuela, a las cuales la derecha ha satanizado al punto de que muchos sectores temen que, bajo la influencia de estas, nos convirtamos en un país comunista. La política exterior del Perú debe ser más propicia al intercambio desde el respeto a la identidad y la posición política de sus vecinos.

-La cercanía política de Humala con Chávez ha sido objeto de manipulación por la prensa, algo que, para algunos, lo ha hecho variar un tanto su estrategia. Según el sociólogo James Petras, Humala ha asumido la línea del centro izquierda brasileño y argentino. ¿Qué usted opina?

-Me pareció inteligente quitarse ese sambenito que le habían colgado por ser muy cercano, muy proclive, muy hijo de Chávez. Eso le dañó mucho las elecciones anteriores. Distanciarse un poco de ese discurso es una cuestión de táctica. Sin embargo, su gira por todos los países periféricos del Perú terminó en Cuba, donde se entrevista con el presidente venezolano. Él lo ha dicho: su intención es tener una concepción de América como un todo, dirigida en primer lugar a crear una política que corresponda al Perú.

-A propósito de los medios, en ellos tiene Humala otro de sus grandes opositores…

-Los medios escritos y televisivos están en manos de la vieja aristocracia. Le hicieron una guerra feroz a su candidatura, desfigurando sus propósitos, ironizando sobre su familia y exagerando su cercanía con el universo político de Chávez. Están ligados a la derecha y a los intereses de Estados Unidos. En estos momentos, El Comercio, el diario más derechista del país, da señales de algún acercamiento, lo cual hay que ver con cierta desconfianza. Después de haber tergiversado todo, uno se pregunta a qué viene tanto interés. Con los medios en manos de la derecha no hay una ventana en la cual pueda exponer sus ideas un intelectual. Nos ponen el sambenito de que estamos vigilando la democracia, la libertad y con ese pretexto siempre nos está apuntando.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • JESUS dijo:

    Bueno, antes de ir hacia la chamba, un esfuercito para este comentario.

    Desafortunadamente (para mi, que tengo el “infortunio” de no conocer a todos nuestros poetas, escritores y otros intelectuales, porque en general los trabajadores casi no tenemos acceso a la cultura en general) no había escuchado ni leído algo de don Hildebrando Pérez Grande.
    Dice este mi desconocido poeta y pensador de izquierda, Hildebrando Pérez Grande, que la asunción presidencial de Ollanta Humala Tasso abre un proceso nuevo en el Perú.

    NO CREO QUE SEA ASI.

    Y lo iré diciendo conforme avanzo en la lectura de la entrevista:

    Se pregunta:

    -Tras la asunción del nuevo presidente, ¿cuál es el clima que prevalece hoy en el Perú?

    Y responde:

    -De mucha esperanza. Se avecinan años de crecimiento económico, porque se está fortaleciendo el precio del oro y la plata, y de apertura hacia el universo social más necesitado, donde las universidades y los intelectuales debemos apoyar.

    Y comento:

    Yo digo que el clima que mayoritariamente reina en el Perú, y sobre todo en los sectores de los trabajadores, es de incertidumbre, no de esperanza, esperanza, sino mas bien de una especie de subjetiva esperanza.

    Pero además, SUBRAYO, eso de apoyar su esperanza en el “crecimiento económico y porque se está fortaleciendo el precio del oro y la plata, eso no nos lleva a pensar sino en que el poeta y pensador de izquierda, don Hildebrando Pérez Grande, esté de lado de la política de crecimiento económico de las grandes empresas, de las transnacionales y de apoyar la subida de los precios de los metales preciosos.

    Se pregunta:

    -¿Cuál fue el papel de ustedes durante la campaña electoral?

    Y responde:

    -Atendimos hace algunos meses esta lectura política frente a los candidatos (…). También fue un modo de comprometerlo con las necesidades urgentes de los movimientos sociales y el universo indígena, para que se reformule la política inclusiva de educación y salud de la que habló.

    . Y comento:

    Como todo “izquierdista” en el Perú, don Hildebrando Pérez Grande no concibe la idea, y por tanto no lo asume en la práctica, sobre la necesidad de la ORGANIZACIÓN POLÍTICA del pueblo; como tantos izquierdistas, se apoya en los caudillos que de cuando en cuando aparecen sembrando “esperanzas”, y asumen conceptos “de moda” como eso de la INCLUSIÓN.

    Se pregunta:

    -Usted afirma que fueron los pueblos andinos y originarios quienes contribuyeron a la victoria de Humala y que son ellos quienes sostienen el espacio político actual. ¿Podrá ese universo de actores asumir nuevos lenguajes, crear otra manera de contar el relato del Perú?

    Y responde:

    -En su novela Todas las sangres, José María Arguedas asevera que en el Perú se viven todas las patrias. Es el momento de agrupar las identidades. Uno de los proyectos culturales más sensibles es el apoyo a las minorías étnicas de la selva. Estamos incorporando el universo andino a una realidad social muchas veces postergada e invisibilizada. Lo que debe cambiar no es el lenguaje, sino el discurso en sí, por uno de inclusión que involucre a todas las clases sociales en el destino y la administración de nuestro país. Obviamente, eso lleva un discurso más complejo, con un tejido social e ideológico distinto.

    Y comento:

    Primero dire: que efectivamente fueron los electores de los pueblos andinos los que dieron el triunfo a Humala, triunfo tan escaso en diferencia de votos. Por decir, prácticamente Puno fue el que lo eligió, porque ahí se dio el mas de medio millón de votos que lo diferenció de la fujimorista.

    Segundo: Vaguedades y vaguedades, no se trata de TODAS LAS SANGRES, se trata simplemente de la organización del trabajo, de llevar al trabajo a construir país construyendo socialismo, desechando al capital, alejando y despareciendo al capitalismo.

    Como en todos los países, en el Perú tenemos una gran diversidad de expresiones culturales, producto de la territorialidad en que ocupamos las gentes, producto de nuestras costumbres ancestrales que se desarrollan y se modifican, producto de los mensajes y las costumbres nefastas del capitalismo.

    ¿AGRUPAR A TODOS POR SUS COSTUMBRES O HÁBITOS?, no, de lo que se trata es de AGRUPARNOS en razón al trabajo, es decir, en razón a nuestra clase social del trabajo, en una organización política ideológicamente afin, que nos identifique en nuestros proyectos de construir país.

    Nuestras expresiones culturales (que hasta ahora nos dividen y a eso contribuyen nuestros izquierdistas) deben ser respetadas y desarrolladas y hasta mantenidas para no ser, al final, un país monótomo e insulso.

    Y es desde nuestra inteligencia como clase, no de la inteligencia de un tal Ollanta o de lo que aparezca como novedad. ¿Qué una persona negra en el gabinete ministerial?, ¿Qué de novedad e importancia?, ya tuvimos al “arquitecto”, al “chinito”, al “cholo”, y ahora al comandante “nacionalista”; y claro que nos falta el “indígena” y no se que mas.

    Además no se trata tampoco eso de: “…gesto para atemperar las críticas, las inquietudes de la derecha, de los inversionistas extranjeros y nacionales. Prefiero pensar que es un punto estratégico de Humala para calmar las aguas”.

    Las reformas no necesariamente tienen que ahuyentar a los inversionistas, como que no es nuestro afán el de ser sus representantes o sus subalternos como hasta ahora. En política, las cosas claras frente al pueblo.

    Se pregunta:

    -Coincidimos entonces en que no deja de ser un riesgo.

    Y responde:

    -Por supuesto, porque cómo atender las demandas de inclusión social si el presidente del Banco, que es de derecha, te dice que no hay dinero. Por otro lado, está el impuesto nuevo, que debe aplicar en función de la sobreganancia de las transnacionales mineras para atender las necesidades urgentes de los universos urbanos, indígenas y amazónicos.
    “De no cumplir su palabra, creo que en pocos meses se convertiría en el foco de reclamo de esos pueblos que, decepcionados una vez más, comenzarían a pronunciarse a través de huelgas e impedirán el desarrollo y la profundización de las propuestas políticas.”

    Y comento:

    “¡Oh dios mio, que Ollante no nos decepciones!”, le faltó decir a nuestro poeta y pensador de izquierda, don Hildebrando Pérez Grande.

    Dejo del comentario sobre el contenido progresista de este gobierno y su política exterior, será cuando la oportunidad me lo permita.

    Y no voy a comentar con respecto a que los medios escritos y televisivos que “… están en manos de la vieja aristocracia”, solo diré que en el Perú también se cambia, se amoldan los intereses económicos, que los viejos se “rejuvenecen” ante el avance del capitalismo, porque se ponen al dia en sus negocios acorde a la “modernidad”.

    Desde Perú escribo

  • César dijo:

    Precisiones de concepto al artículo de CUBADEBATE,

    Para muestra un botón.
    Escriben: “…abre un proceso nuevo en el Perú…”
    Deben escribir:”…abre un proceso nuevo en Perú…”

    Imposible escribir: el Cuba, al Cuba o del Cuba, menos escribir: el Fidel, al fidel o del Fidel.

    En el habla real quizás podemos expresar de esa manera, por diferentes motivos, pero, en los escritos no es aceptable.

    Decir “el Perú” es considerarlo como una aldea. El nombre de Perú es Perú, como país, como nación, y como Estado si quieren. Por favor, quítenle ese despectivo “el”, porque nos denigra, nos convierte en tribu; con territorio (geografía), pero sin nación.

    ” El lenguaje es el único instrumento que hace racional al hombre. Su dominio es el primer problema que debemos resolver.” C. Torres G.
    Gracias por permitir lo que pienso.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también