Imprimir
Inicio » Especiales  »

La OIT debe adaptarse a la actual coyuntura mundial

| +

INTERVENCIÓN  DE LA MINISTRA MARGARITA GONZALEZ FERNÁNDEZ EN LA INAUGURACIÓN DE LA REUNIÓN DE MINISTROS DE TRABAJO DEL MOVIMIENTO DE PAÍSES NO ALINEADOS EN LA 98ª CONFERENCIA INTERNACIONAL DEL TRABAJO.

Ginebra, Suiza, 15 de junio de 2009.

Estimados Ministros de Trabajo del Movimiento de Países No Alineado:

Representantes y observadores del Movimiento:

Ante todo, permítanme expresarles nuestra satisfacción por encontrarnos nuevamente, por tercer año consecutivo, para analizar temas de nuestra agenda en el ámbito de la Organización Internacional del Trabajo.

Tal como anunciamos previamente, tienen en su poder los proyectos de declaraciones que proponemos adoptar en esta reunión.

Hoy contamos con un Movimiento más activo y de revitalizada  capacidad de convocatoria, como lo demuestra esta iniciativa de concertación política que hemos abierto en el seno de la OIT desde hace tres años.

Ello ha sido posible a partir del mandato que nos dieran nuestros Jefes de Estado y Gobiernos en la XIV Cumbre del Movimiento celebrada en La Habana, en septiembre de 2006, para concentrar nuestros esfuerzos en la reforma de los métodos de trabajo de la Comisión de Aplicación de Normas y la ampliación de la membresía del Comité de Libertad Sindical.

Respecto a la Comisión de Aplicación de Normas hemos avanzado. Por ejemplo, ya se da a conocer la lista preliminar de países a comparecer ante la Comisión  con 15 días de antelación al inicio de sus trabajos, lo que permite contar con un marco prudencial de tiempo para que los gobiernos preparen el eventual análisis de sus respectivos casos.

Se ha logrado un mejor balance geográfico en la confección de esa lista y un mayor equilibrio entre convenios fundamentales y técnicos.

No obstante, en el contexto de las reuniones de la Conferencia, los trabajos de la Comisión de Aplicación de Normas aún resultan controversiales. Persiste la falta de transparencia y la ausencia  de criterios claros para la selección de los casos que integran la referida lista.

En ocasiones, pareciera que en la selección permanente de países para integrarla priman criterios políticos preconcebidos. Vemos con preocupación, que aún prevalece el enfoque punitivo en las labores de este órgano.

En el caso del Comité de Libertad Sindical, se han sostenido  reuniones informales con los portavoces de los grupos de Empleadores y Trabajadores, pero no se ha logrado un consenso para continuar progresando en este asunto. El Comité es antidemocrático y no cumple siquiera las normas y procedimientos utilizados por otros órganos del sistema de Naciones Unidas. Su injusta, discriminatoria e inequitativa membresía no ha podido ser revisada, afectándose directamente a un grupo regional.

Son estos los actuales desafíos a vencer por el Movimiento para  preservar sus intereses estratégicos  en la OIT. Debemos continuar promoviendo la evaluación de estos asuntos en un ambiente sereno y de buena voluntad política, apelando al diálogo tripartito, que es la esencia de esta Organización, sin que ello signifique cruzarnos de brazos ante las malas prácticas.

Estimados colegas y representantes:

La OIT arriba este año a su 90 aniversario. Muchos han sido los esfuerzos desplegados por la Organización durante estas 9 décadas en la consecución de sus objetivos a escala universal. Sin embargo, la OIT debe adaptarse a la actual coyuntura mundial, aprovechando las nuevas oportunidades abiertas y enfrentando los desafíos globales, entre ellos,  la actual crisis económica y social que afecta a todos, en especial,  a los países del Movimiento.

La crisis agrava aún más la pobreza, el desempleo, el hambre y la marginación. Se corre el riesgo de que desemboque en una crisis social y humana de incalculables consecuencias.

Se requiere un análisis riguroso y profundo de sus impactos, en el marco de la ONU y no en círculos restringidos y discriminatorios. Las acciones deben estar encaminadas no a  preservar  las graves deficiencias de un sistema de producción y distribución que ha demostrado ser injusto, ineficaz e insostenible, sino a  rediseñar el orden económico internacional y reestructurar su arquitectura financiera.

La OIT debe continuar  participando de los esfuerzos encaminados a solucionar la crisis y minimizar sus efectos negativos, a través de propuestas para generar empleos, reforzar la estructura de protección social, aumentar la inversión pública, los salarios, la protección de los principios y derechos fundamentales en el trabajo y fomentar el diálogo social.

Para ello resulta necesaria nuestra unidad y solidaridad,  que haga más efectiva la participación del Movimiento en los complejos escenarios, para que nuestras voces sean escuchadas y sigamos siendo un actor clave en los principales debates de la agenda internacional.

Puedo asegurarles que Cuba continuará promoviendo la unidad y la cooperación entre los Países No Alineados y realizará todos los esfuerzos a su alcance para fortalecer la labor del Movimiento en el ámbito del mandato de la Organización Internacional del Trabajo.

Estamos seguros que,  tras la celebración de la XV Cumbre de los No Alineados, Egipto continuará conduciendo con éxito al Movimiento en la realización de las metas acordadas.

Permítanme concluir expresando nuestro voto de apoyo al próximo presidente. Desde la Troika, y como activo miembro del Movimiento, Cuba mantendrá su incondicional solidaridad y continuará luchando por la reivindicación del progreso, el pleno empleo y el bienestar de nuestros pueblos.

Muchas gracias.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Margarita González Fernández

Margarita González Fernández

Ministra del Trabajo y Seguridad Social de Cuba.

Vea también