Imprimir
Inicio » La Coletilla, Sociedad  »

Insólito mea culpa a lo sueco

Por: Hugo Ríus
En este artículo: Europa, Gitanos, Racismo, Suecia
| 4
A lo largo del último siglo, Suecia esterilizó, persiguió, arrebató niños y prohibió la entrada en el país a los gitanos y las personas de esa minoría étnica fueron tratadas durante décadas por el Estado como “incapacitados sociales”. (Fuente: El país)
Guillermo Tell
Gitanos en Suecia. Foto: Agencias.

Gitanos en Suecia. Foto: Agencias.

En un gesto inédito en Europa, el gobierno conservador sueco acaba de publicar en un llamado Libro Blanco una rara suerte de lavado de conciencia histórica sobre una responsabilidad compartida por todos los reinos del continente desde hace siglos.

Los procedimientos aplicados comenzaron con los censos en los que se describían a los gitanos como “grupos indeseables a la sociedad”, o “carga” y de ahí siguieron las políticas oficiales de abortos y esterilización forzosa, la prohibición de asentarse, la segregación en las escuelas, hasta el exterminio masivo en las cámaras de muerte bajo el nazismo.

Pero el aparente “mea culpa” no significa que se haya cerrado el oscuro capítulo porque la gitanofobia se extiende con fuerza por Francia, Gran Bretaña y Alemania, con severas medidas de desalojos de comunidades romaníes y prohibiciones de entrada al territorio pese a los supuestos derechos para todos los europeos. Mientras el panorama es desolador en Hungría, Eslovaquia y la República Checa con picos de odio racial.

Tampoco la “civilizada” Suecia en pose de arrepentimiento tiene la intención de compensar a las víctimas e inclusive una de las mujeres gitanas citadas por los autores del libro para recoger sus testimonios vio como el personal del hotel Sheraton le prohibía la entrada al desayuno.

Dice la fuente periodística que la coalición de centro-derecha en el poder vigila el fuerte ascenso en los sondeos de la extrema derecha que disfruta de un 10 por ciento de intención de voto y se ha propuesta combatir los mensajes xenófobos con una firme defensa de la afamada tradición progresista sueca.

¿Será el Libro Blanco un sincero aporte a la buena causa o solo una coyuntura electoral?

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rene dijo:

    se ha idealizado a los suecos, Zuisos, Finlandes, Daneses…. esos son tan rasistas y discriminadores como el resto de europa … o aun mas

  • LIBORIO dijo:

    Rene, mire que usted habla MI..DA

  • Roberto dijo:

    Recuerdo que en 1986, cuando visité Estocolmo me reuní con un grupo de latinoamericanos (uruguayos y chilenos) que hacían un boletín de noticias de Nuestra América, bilingüe, para informar a los suecos y a sus compatriotas. La mayoría de ellos blancos, de descendencia europea, pero se pintaban su pelo negro de rubio. ¿Por qué?, pues porque los suecos les llamaban Cabecitas negras, un despectivo, y necesitaban seguir viviendo allí.

  • Bernabeu dijo:

    Pero no pasa nada mas en Suecia en Cuba tambien pasa q me dicen de como tratamos a las personas del oriente del pais q no los dejamos acentarse en la habana o donde quiera, no creo q ningun pais este libre de la mea culpa.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Hugo Ríus

Hugo Ríus

Periodista de Prensa Latina. Msc profesor titular de la Facultad de Comunicación. Premio Nacional de Periodismo José Martí.

Vea también