Crónicas de Amaury  »

| 154
cabezal amaury perez columna cronica de amaury p

“¿Tu viste la película "Meet Joe Black" en la que trabajan Brad Pitt y Anthony Hopkins?” “Sí”, le respondí. “Bueno, pues nosotros le rentamos parte del apartamento a los productores del film”. “¿El Penthouse, el de la cúpula azul turquesa?”, “Ese mismo, me dijo. ¡Ya sabes donde encontrarnos!. Dejaremos tu nombre en recepción para que no tengas problemas de ningún tipo. ¡Nos vemos mañana!”. Sucedió un simple apretón de manos y desaparecieron dentro de la limosina que partió velozmente.

Crónicas de Amaury  »

| 149
cabezal amaury perez columna cronica de amaury p

Cuando me presento con músicos en los conciertos me acompaña, casi siempre, en las percusiones, un amigo entrañable que se llama Marcelo Fernández Badías. El negro Marcelo como prefiere que lo identifiquen, ¡Marcelos hay muchos, pero negro solo yo! me señaló alguna vez, tiene una mezcla de candor y astucia en su carácter, además de ser un bello ser humano y un gran amigo hasta los días que corren.

Crónicas de Amaury  »

| 210
cabezal amaury perez columna cronica de amaury p

El celular se me cayó de las manos, los ojos se me cuajaron de lágrimas y salí, sin despedirme de Jorgito, hacia donde me esperaba el carro que me llevaría a la actuación. Mientras cantaba no podía dejar de pensar que esas cosas solo ocurren en Nueva York, y en que el olvido no existe si algo aún palpita en lo profundo de aquellas despedidas que creímos definitivas.

Crónicas de Amaury  »

| 111
cabezal amaury perez columna cronica de amaury p

Corrían los primeros años de la década del ochenta y, por razones que no vienen a cuento revivir, mi popularidad nacional crecía en la misma medida en que los espacios para presentarme en conciertos o pequeñas actividades menguaban. Mi madre, viendo como el tiempo pasaba por mi lado y lo dejaba correr sin exprimirlo, me dijo: “Tienes un momento de popularidad que debes aprovechar, puede no repetirse. La fama es un escudo que estás necesitando”.

Crónicas de Amaury  »

| 55
cabezal amaury perez columna cronica de amaury p

Años atrás, cuando el Café Cantante del Teatro Nacional de Cuba era una maravilla donde se podía escuchar trova, rock y jazz nacional de primera línea, era frecuente que lo visitara, porque, además, estaba cerca de donde residía por entonces y eso hacía que pudiera ir caminando. Habitualmente me sentaba en la barra con algún amigo, me tomaba un par de tragos, y me entregaba por entero al disfrute de una música que me es afín.

Crónicas de Amaury  »

| 103
cabezal amaury perez columna cronica de amaury p

En otra época, tan lejana que ya no la puedo precisar, estuvimos de gira un grupo de artistas durante todo el mes de julio por las provincias centrales del país. El elenco lo integraba la crema y nata de la farándula de aquellos años: Alfredito Rodríguez, Mirtha Medina, Annia Linares, Maggie y Luis, José Valladares, Osvaldo Rodríguez y los 5u4, Héctor Téllez, Alberto Herrero… En total éramos más de veinte intérpretes.

Crónicas de Amaury  »

| 127
cabezal amaury perez columna cronica de amaury p

Anoche, estuve recordando a mi tía política, la esposa de nuestro único tío y madre de mis primos hermanos Alejandro y Eduardo, porque pensaba en la primera avalancha que recibimos de “La comunidad cubana en el exterior”. Se llama Isabel, pero todos en la familia, y fuera de ella, le llaman con cariño La Gallega, por sus orígenes y su ceceo. Es, o era, una rubia bella, simpática y elegante. Hace siglos que no nos vemos.

Crónicas de Amaury  »

| 98
Cenando con Aznavour

Hace unos pocos años nos visitó el cantante y compositor francés Charles Aznavour. Vino a Cuba a grabar un disco con el Maestro Chucho Valdés, lamentablemente no a ofrecer conciertos. Un día antes de su partida fuimos invitados a cenar con él Silvio Rodríguez y su esposa, la imponente flautista Niurka González, José María Vitier y su señora, la escritora y pintora Silvia Rodríguez Rivero, mi esposa Petí, y yo, y para completar el cuadro, la extraordinaria y talentosa artista plástica ZDR.

Crónicas de Amaury  »

| 82
cabezal amaury perez columna cronica de amaury p

En España se habían editado ese año los fonogramas iniciáticos de Silvio “Días y Flores”, mi disco “Acuérdate de Abril” y el de Pablo, “La vida no vale nada”, que incluye su bella canción "Para vivir", pero en la edición europea apareció en la carátula de los tres LPs un dibujo a plumilla de Silvio, una foto verde y difusa de Pablo y en el mío la reproducción de una obra plástica de nuestro patrimonio cultural. Ni una fotico.

Crónicas de Amaury  »

| 94
cabezal amaury perez columna cronica de amaury p

Me fascina la franqueza de los cubanos, la a veces impertinente, e irreverente manera que tenemos de conducirnos, preguntar, reclamar con razón, sin ella, y a como de lugar. Alguna leve insolencia nos protege de "coces y de inquinas y las torpes promesas de las rosas". Un día de finales de los años setenta estaba en casa con mi amigo Javier Iglesias y de repente recordé que tenía que presentarme en televisión. Le pedí que me acompañara.

Crónicas de Amaury  »

| 91
cabezal amaury perez columna cronica de amaury p

Un domingo, tarde en la noche —cerca de las doce—, hace unos catorce años, después de haber tenido una fiesta aquí en casa, totalmente intoxicado de alcohol y puros, recogiendo como podía vasos y botellas vacías, recibí una inesperada llamada telefónica. Dando traspiés salí al teléfono. Al otro lado de la línea alguien que se identificó (o creí identificar) como el “General San Martín” »

Crónicas de Amaury  »

| 112
cabezal amaury perez columna cronica de amaury p

Subimos las escaleras. Su apartamento, creo recordar, estaba en un cuarto piso. Ivonne encendió velas para iluminarnos antes de ir a arropar al niño. Me dejó solo en un espacio desconocido. Las penumbras me pusieron nervioso porque no soporto la oscuridad, y claustrofóbico como soy, decidí salir a la terraza a tomar un poco de aire fresco. Desde la sala y a través de la noche se alcanzaba a ver a lo lejos el esplendoroso maridaje de la ciudad y el crepúsculo.

Destacadas