Opinión  »

| +

Hasta el 8 de octubre de 1967 se podía dudar que haya seres capaces de pelear por los otros, hacer una revolución, alcanzar el poder, abandonarlo todo y comenzar de nuevo: renunciar a lo temporal, que es lo mismo que negar el tiempo. Elegir y acatar un destino. Quién, con qué argumentos y sobre todo con qué ejemplo, puede hoy destruir esa mística. Digo mística y quiero decir mística. Hasta el 8 de octubre cualquiera podía pensar: es mentira, es Cuba que necesita inventar un fantasma para sobrevivir. Ahora se sabe que el Che está. Y no precisamente enterrado en »

Opinión  »

| +

Editorial de Castillo que formó parte de la revista El escarabajo de Oro de noviembre de 1967, en la que habla sobre el asesinato del comandante Ernesto Che Guevara. Señor, concede a cada cual su propia muerte. Rilke. Le cortaron las manos y aún golpea con ellas.Lo enterraron y hoy viene cantando con nosotrosNeruda El 8 de octubre, en Vallegrande, mataron al Che. Los generales bolivianos lo dicen, y debe de ser cierto. La muerte, al fin de cuentas, es la menos inesperada anécdota de la vida: la cuestión es no morir de muerte ajena, »