Imprimir
Inicio » Opinión  »

Aprender, aprender y aprender sobre las redes sociales de Internet

| 50 |
La contradicción entre la socialización cada vez mayor del trabajo y la concentración creciente del capital propia de la sociedad contemporánea se expresa ahora entre la expansión imparable del tiempo de permanencia en la red de redes. Ilustración: Brady Izquierdo.

La contradicción entre la socialización cada vez mayor del trabajo y la concentración creciente del capital propia de la sociedad contemporánea se expresa ahora entre la expansión imparable del tiempo de permanencia en la red de redes. Ilustración: Brady Izquierdo.

El primer capítulo de la primera temporada de la distópica serie británica Black Mirror, que la televisión cubana transmitió hace ya más de un año en un horario cercano a la madrugada, cuenta cómo el primer ministro del Reino Unido es obligado desde presiones en las redes sociales de Internet a tener sexo con un cerdo, a cambio de la libertad de la princesa de Gales que ha sido secuestrada.

Al final sabremos que el secuestrador solo pretendía documentar un performance a presentar en la Bienal de Venecia y ahí termina todo: con la princesa liberada, incluso antes de que se cumpla el plazo del ultimátum dado al premier; pero nadie se percata porque el país entero contempla por televisión e Internet a su líder humillándose ante el mundo con los pantalones abajo.

Ese no es el único problema que desde la distopía tecnológica nos plantea inquietantemente Charlie Brooker, el guionista de Black Mirror: el de la intervención de la realidad desde el mundo virtual y la imposición en ella de un objetivo minoritario que —manejando hábilmente la psicología social— logra convertirse en pasión de masas y conflicto político.

Hay al menos dos capítulos más que abordan ese impacto: uno sobre el modo en que el linchamiento desde las redes de una periodista afecta profundamente su vida y la de su entorno, y otro sobre el control del comportamiento y su relación con la estratificación social aparentemente basada en la premiación virtual por hacer lo que se percibe como correcto, pero castiga lo justo y produce la paradoja de que el único lugar donde las personas se sienten realmente libres es en la cárcel, despojadas de sus dispositivos móviles y el acceso a Internet.

Son distopías pero, como buenas distopías, iluminan el aquí y el ahora de nuestro mundo. Lo sorprendente es que en un país como Cuba, que se propone una sociedad alternativa a la dominante en este planeta, un país sometido a una estrategia en la que se intenta utilizar la Internet como herramienta de agresión externa, una serie como Black Mirror pase sin penas ni glorias, sin análisis en los medios de comunicación, sin debate entre quienes integran y dirigen sus instituciones y sin aprovechamiento en su sistema educacional.

Y no es que la serie sea la Biblia del tema ni mucho menos, sino que su recepción entre nosotros sirve para iluminar el nivel en que nos encontramos en una de las tareas más importantes que debería tener todo nuestro sistema educativo, mediático y cultural: convertir al pueblo cubano en el mejor preparado para analizar críticamente los contenidos y el funcionamiento de Internet, a la vez que fomentar sus capacidades para su participación activa en ese escenario, creando y posicionando masivamente productos mediáticos de calidad, aprovechando el enorme potencial que abre la red de redes para el acceso prácticamente infinito al conocimiento, la facilitación del trabajo y el aprendizaje, así como la elevación de la calidad de vida de los ciudadanos.

Aunque solo en estos tiempos de uso cada vez más generalizado de Internet se ha popularizado el término que antes era únicamente común entre sociólogos y otros profesionales de la Ciencias Sociales, las redes sociales existen desde que existen los colectivos humanos. Incluso, otros colectivos no humanos funcionan también como redes; para percatarnos basta observar un hormiguero, un panal de abejas, el modo en que caza una manada de lobos o leones, o el desplazamiento de los delfines y las aves migratorias. Su funcionamiento resulta decisivo en el acceso a la alimentación, la protección contra otras especies, la reproducción y para compartir información imprescindible relacionada con esas actividades vitales.

En las sociedades humanas cada individuo pertenecía ya a redes familiares, de amistades, de vecinos, de compañeros de trabajo o de estudio, de profesionales, muchas veces superpuestas, desde muchísimo antes que espacios como Facebook o Twitter se volvieran cotidianos.

Sin embargo, la llegada de Internet ha vuelto tangible, e incluso capitalizable, lo que antes era invisible. Al quedar registrados en las memorias de potentes computadoras llamadas servidores cada búsqueda, cada intercambio, cada publicación de texto, video o fotos y los que interactúan con ellas, así como los metadatos que las acompañan (fecha, hora, sexo, tema y ubicación geográfica de los participantes, entre otros), en un espacio donde cada minuto se producen miles de millones de esas acciones, el desarrollo actual de herramientas informáticas para correlacionarlos permite encontrar y conectar afinidades a una velocidad antes impensable.

Así han surgido las empresas conocidas como “gigantes de Internet” o de la tecnología, cuyo potencial se apoya precisamente en capitalizar esos intangibles. Ofreciendo a sus usuarios como mercancía para la publicidad de otras empresas, con una efectividad que hace pocos años no era posible imaginar, Facebook y Google han llegado a cotizarse en bolsa por cientos de miles de millones dólares.

Ya son cada vez menos los que llegan a una información tecleando la dirección en el navegador, lo más común es que se navegue a través de lo que un buscador como Google o el algoritmo de Facebook nos ponen delante. Más que navegar nos relacionamos con aplicaciones de Internet que seleccionan para nosotros respuestas virtuales a partir de hegemonías del mundo real que pagaron por ello.

Para la mayoría de los internautas que usan esas dos herramientas la mayor parte de su tiempo de conexión, Internet es Facebook y Google, al igual que sistema operativo es sinónimo de Android o Windows.

El 18 de mayo de 2012 una declaración conjunta de un grupo de organizaciones de la sociedad civil de cara a la reunión de Naciones Unidas en Ginebra para la “Cooperación mejorada sobre cuestiones de políticas públicas relativas a Internet” apuntaba que “lo que fue una red pública de millones de espacios digitales, ahora es en gran medida un conglomerado de espacios de unos pocos propietarios”. Seis años después, muchos hablan de GAFAM (Google, Amazon, Facebook, Apple y Microsoft) como el gigante que controla desde un solo país el espacio digital global.

Más allá de las denuncias sobre su uso con fines de dominación política y militar en consecuencia con lo que ya reveló el exanalista de la National Security Agency, Edward Snowden, la efectividad que adquieren en los mercados nacionales las empresas transnacionales que pueden pagar por ser publicitadas, microlocalizando los públicos de acuerdo a sus características, gustos y necesidades, traspasando las fronteras nacionales, es arrasadora.

Con más de 4000 millones de usuarios de Internet, la batalla que se libra entre Google y Facebook por gestionar la conexión de los 3000 millones de terrícolas restantes con “internet.org” (entiéndase acceso gratuito a los servicios de esas empresas pero cobrado al salir de esos espacios) está en pleno auge.

Las políticas que penalizan en la corporación de Mark Zuckerberg los enlaces externos, volviéndolos prácticamente invisibles, mientras premian el contenido que no obliga a salir de la red social para accederlo, son una manifestación de esa obsesión por tener a los usuarios todo el tiempo en el espacio donde cada acción produce metadatos para la empresa.

Indiscutiblemente la brecha digital se ha venido cerrando a una velocidad mucho mayor que la radial o televisiva pero eso, lejos de significar una diversificación del consumo cultural, ha profundizado el abismo entre el núcleo de producción de contenidos y servicios en poder de unas pocas empresas estadounidenses y el resto del planeta, provocando una creciente homogeneización.

En América Latina, de los 100 sitios más populares solo el 26 % es de origen local y menos del 30 % está en idioma local; incluso buena parte de este último, aunque esté en castellano, es de procedencia estadounidense.

Es un hecho cotidiano que un anunciante puede hoy microlocalizar en una red como Facebook o en los resultados de un buscador como Google el destinatario de un mensaje a partir de la edad, el sexo, la ubicación geográfica y perfil profesional, ya sea para posicionar un producto o una noticia, sin importar si esta es veraz o no, solo tiene que tener el dinero para pagar por ello. Se trata de algo absolutamente legal y de uso muy común que nada tiene que ver con los recientes escándalos por la utilización de datos derivados de la actividad personal en Facebook para crear perfiles políticos de los usuarios, asociados a la empresa Cambridge Analytica.

Son pocos los países cuya masa crítica demográfica y lengua propia les permite desarrollar alternativas, como es el caso de China y Rusia. El experto y profesor de la Universidad de Stanford, Evgeny Morozov, para nada sospechoso de admiración por algunos de esos dos países, apuntaba con ironía en 2015 : “Noten la diferencia crucial: Rusia y China quieren poder acceder a los datos generados por sus ciudadanos en su propio suelo, mientras que los EE. UU. quieren acceder a los datos generados por cualquier persona en cualquier lugar, siempre y cuando las empresas estadounidenses los manejen”.

Es una perogrullada recordar que procesos como el Brexit, la elección de Donald Trump o la respuesta al referéndum sobre la paz en Colombia han sido impactados por estas realidades. Las guarimbas del primer semestre de 2017 en Venezuela, la derrota de la consulta para la reelección de Evo Morales en Bolivia, el despliegue instantáneo de la violencia en Nicaragua (), o el reciente intento de golpe blando en Cuba han contado con millones de dólares invertidos en las redes sociales de Internet.

Ya no se puede decir que la mentira tiene las patas cortas, sería más apropiado plantear que viaja a la velocidad de la luz en la fibra óptica que enlaza los servidores de Internet. En los tiempos en que Joseph Goebbels se ocupaba de la propaganda hitleriana solía decir que una mentira repetida muchas veces puede convertirse en verdad, pero debía esperar a que saliera al aire el próximo noticiero radial, se proyectara el siguiente resumen cinematográfico de noticias, o se imprimieran los periódicos matutinos o vespertinos para hacerlo.

Hoy en un segundo los tuits del presidente de los Estados Unidos alcanzan millones de reiteraciones. Un poderío que el silencio impuesto a Donald Trump por la concertación corporativa de Facebook y Twitter en los días finales de su mandato no ha hecho más que confirmar.

Internet no es el problema, sino la asimetría económica y social con que las hegemonías del mundo real se trasladan al espacio virtual, dinero mediante. Tim Berners-Lee, creador de la world wide web, expresaba en ocasión de cumplirse 28 años de su invención en marzo de 2017 sentirse “cada vez más preocupado por tres nuevas tendencias” de la web: Hemos perdido control de nuestra información personal, es muy fácil difundir información errónea en la web y la publicidad política en línea necesita transparencia y entendimiento.

En 2016, Jonathan Albright, profesor de la Universidad de Elon en Carolina del Norte, publicaba un mapa en el que mostraba cómo a partir del dominio del algoritmo de las búsquedas de Google la extrema derecha estadounidense colonizó el espacio digital mucho más efectivamente que la izquierda liberal. El mapa de Albright, que siguió un millón trecientos mil hipervínculos, muestra cómo un sistema “satelital” de noticias y propaganda de derecha rodeó el sistema de medios de comunicación dominantes justo en el año en que Donald Trump llegó a la Casa Blanca.

Preguntado por el diario The Guardian acerca de cómo detener ese proceso, Albright respondió: “No lo sé, no estoy seguro de que pueda ser, es una red, es mucho más poderoso que cualquier actor”. “¿Entonces casi tiene vida propia?”, le preguntaron. “Sí —respondió el científico— y está aprendiendo. Todos los días se hace más fuerte”.

Apliquémonos un mapa similar donde estén todas las fuentes que generan fake news hacia Cuba y la prensa cubana, que recibe un dólar de presupuesto por cada cuatro que invierten los primeros. ¿Qué solución hay ante eso para un país pequeño que pretende no ser dominado por la hegemonía estadounidense? ¿Huir de las redes sociales de Internet, que ya forman parte de la vida cotidiana de miles de millones de personas, de la mayoría de los jóvenes y de un creciente número de cubanos? ¿Crear, sin masa crítica demográfica, espacios nacionales excluyentes como hace China, que tiene más internautas que Estados Unidos y Europa juntos? ¿Hacer como Vietnam, que acaba de sancionar a penas de cárcel a varios de los que aquí se hacen llamar “periodistas independientes”, sin que la política de Estados Unidos haya respondido con amenazas de sanciones?

No parece ser viable, nuestra alternativa pareciera estar en poner en red nuestros valores, en preguntarnos si los cubanos portadores de ellos son los que más facilidades tienen para acceder a Internet, en hacer que nuestros medios de comunicación y nuestras escuelas fomenten una cultura del uso de esas tecnologías que permita no ser manipulado y que los liderazgos institucionales, académicos, políticos y sociales estén presentes y se articulen en la red a partir de una información oportuna y de calidad que guarde relación con las expectativas y necesidades de los cubanos. Tal vez por ahí haya un camino consecuente con aquello que tanto se repite y una vez nos dijo Fidel: “Internet parece inventada para nosotros”.

¿Somos hoy ese “nosotros”, dicho en aquel contexto de lo que él llamó “Batalla de ideas”, en lucha por el fomento de una “cultura general integral” y por convertirnos en el “pueblo más culto del mundo”? ¿Propicia esos objetivos una articulación de medios de comunicación, escuela, organizaciones e instituciones de todo tipo presentes en nuestra sociedad en un entorno como el actual?

¿Qué puede hacer un país pequeño, con una cultura joven y agredido por el país hegemónico en Internet, con las redes sociales digitales si quiere seguir siendo independiente y a la vez desarrollarse, sino aprender, aprender y aprender sobre las redes sociales de Internet? ¿Y cuáles son los medios para eso sino su extendido sistema educacional, universal y gratuito, su sistema de medios de comunicación públicos y el tejido institucional y comunitario que abarcan sus organizaciones sociales?

Aprovechar todas las oportunidades posibles para el aprendizaje masivo, dar respuestas más culturales que administrativas, contar siempre con la inteligencia y la cultura política del pueblo cubano y movilizarlas desde el conocimiento es lo que está en la tradición de las victorias revolucionarias en Cuba; vale que sea también nuestra guía en esta guerra que es tecnológica, pero primero que todo cultural.

(Tomado de La Jiribilla)

Se han publicado 50 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • sachiel dijo:

    Las redes sociales son un peligro para la soberanía e integridad territorial.Erradiquemoslas!

    • Dany. dijo:

      No se puede tener miedo a la mentira. Erradicar las redes sociales no es la solución. No seas EXTREMISTA.

      • sachiel dijo:

        No fue mi opinion, ese es un falso nick, Dany, deberias conocerme mejor.... desde el dia 24 lo desmenti, y hoy 26 es que aparece una sola de mis contrarreplicas...

    • jpuentes dijo:

      NO y mil veces no, la energia nuclear es un peligro para la humanidad y nadie ha concluido que hay que erradicarla. Lamentable posición anti-cultural, esta.

      • enigma dijo:

        la energia nuclear es mas segura que la que se obtiene de la extraccion y procesamiento del petroleo lo que es como los aviones que son el medio de transporte mas seguro pero cuando ocurre un accidente es catastrofico con la energia nuclear es igual si no se usa para producir bombas y si se utilizan las medidas de seguridad adecuadas porque incluso es hasta una de las mas llimpias ya que lo unico que expulsan a la atmosfera es el vapor de agua que producen las calderas.

    • Gabriel Torres dijo:

      No senor . El hecho de que estemos rezagados con las nuevas tecnologias , ni debemos de erradicarlas.

      Por hay salen muchas cosas ciertas ( y otras no tanto ) de la Cuba profunda. Cosas que no va a haber por los canales oficiales.

    • jpuentes dijo:

      luchemos contra el corporativismo, no contra las redes. Contenido diverso es cultura, contenidos con cultura es diversidad. La brecha digital está dada por la falta de cultura en el uso de las tecnologias y por el corporativismo, mas que por la cobertura de acceso. Fomentese una cultura en el uso de las TICs. Mas a los grupos etarios mayores de 60 años, que va en aumento. Hay que fomentar leyes que sean vinculantes con empresas-redes sociales; medios-redes sociales.La brecha digital genera desigualdad social, por lo tanto ya no es posible prescindir de las redes sociales, mas bien hay que fomentar patrones de uso. Si se quiere comprender mejor el fenómeno de la brecha digital busquese en los patrones de uso, en las corporaciones y en las politicas.

    • Luisma84 dijo:

      No estoy de acuerdo con su opinión. Las redes sociales son la forma en que en este siglo se comunican y expresan las personas. No es perfecta y es debatible las muchas aristas y uso q tienen, pero primeramente las personas tienen que aprender cómo y dónde se informan y verificar la veracidad de una noticia o contrastarla con varios medios.
      Es decir: No porque alguien diga o dé una información en redes sociales, significa que sea cierto, o q tiene la razón absoluta. Hay muchas valoraciones personales y de puntos de vistas en redes sociales, eso es parte de la libertad individual de las personas. También existen mecanismo para reportar cuando estos no cumplen con las normas éticas y morales de la red social. Como puede ver hasta el mismo Expresidente de EEUU fue sancionado por hacer un mal uso.

    • Rafael dijo:

      Lo más preocupante de las redes sociales es su vulnerabilidad a las mentes débiles que se dejan engañar y manipular, debemos ser firmes y no dejarnos engañar como le han hecho a muchos, tal es el colmo que muchos intenutas piensan que porque vieron algo en internet es real y no se dan cuenta que esta vía se está utilizando mucho para manipular las mentes débiles, nuestro llamado está en rebatir las mentiras y difundir la verdad. Muchos como esos artistas formados por la Revolución que utilizan a Martí en las redes sociales deberían saber que Martí nunca se humilló ante el norte por eso dijo viví en el moustro y le conozco sus entrañas, Martí siempre fue valiente con suficiente valor y no un vende patria por dinero. los verdaderos Revolucionarios no venden a su patria, a su madre Patria , quien no locha por su patria no quiere ni a su madre, por eso nuestra consigna es Patria o Muerte

    • Holos dijo:

      Lo digo y lo repito: lo que define y decide un uso responsable, útil, constructivo de las redes es tu cultura. Tal y como lo define con quien te reúnes, a quien escuchas, con quien hablas, compartes proyectos, sueños y hasta tu propia vida, en la vida real... todo ello lo hace y lo modela tu cultura y nada más que tu cultura.

    • sachiel dijo:

      Vaya, volviste a aparecer en escena, ya me parece que a quien hay que erradicar es a ti, por tus suplantación de perfil indebidamente aquí en Cubadebate... compadre, o comadre, use un nick propio y deje de estar trolleando a los demas, o es que eres tambien de los vende patria y oportunistas..??

  • Ana R Quico dijo:

    Va siendo hora que ETECSA le dé una revisión a los precios de los paquetes de datos,es la única vía q tenemos muchos para acceder a internet....ah..la revisión sería para que los baje...

    • Jorge R 09 dijo:

      Actualmente el acceso a internet en Cuba depende más del acceso a divisas que del nivel cultural. Hay sectores que tienen internet gratis en sus casas como los periodistas pero los demás escritores tienen que pagar de sus bolsillos, generalmente escasos de dinero. Y una hora en internet se va como nada, gastar los mega es un devorador de salarios. Se planteó en la UNEAC y nada.

  • Ariel NM dijo:

    Iroel, este artículo está para imprimirlo y pegarlo en todos los postes.

  • Alejandra Zayda González Amador dijo:

    Excelente análisis, el cual comparto plenamente. Gracias

  • Gonzalo dijo:

    Ok, y por qué no se hace!?

    • ernesto dijo:

      Puedes hacerte mejor dos preguntas ¿por qué no lo hacemos? ¿qué puedo aportar yo para que se haga? Esperando que otros lo hagan no vamos a lograr nada, cada uno de nosotros tiene valores que compartir, aunque las instituciones también tienen que jugar su papel, no hay que esperar por ninguna respuesta institucional para promover nuestros valores

  • Omar Gómez barquin dijo:

    Su articulo me ha provocado deseos de botar mi movil

  • Francisco dijo:

    De acuerdo, pero el método no puede ser la misma rutina del resto de los informativos, teque, demagogia, triunfalismo y culto a la personalidad porque produce el efecto contrario, sale un teque y automáticamente se va a buscar que respuesta, meme o réplica provoca...seriedad, oportunidad, lenguaje natural y comunicadores creíbles..

  • Ale dijo:

    A los cubanos nos ha permitido informarnos mejor de lo que pasa en el mundo e incluso en Cuba. No depender de un solo periódico ni un noticiero donde muchas veces las noticias o no se dicen o se escoge lo que debemos saber. Contrastar directamente a fuentes de información y uno mismo conocer lo que sucede.

  • williamsf dijo:

    Felicidades a todos los trabajadores de la Electronica, la Informatica y las Telecomunicaciones en su dia!!!!!.. Somos muchos y llevaremos adelante la revolucion tecnologica que nos pide nuestro presidente...Que las pasen bien, colegas!!!!

  • Luxardo dijo:

    Vivimos en una época en que internet es el amo de nosotros si no tenemos datos nos agobiamos es como un encantamiento y después que estamos conectados nos hacen un fuego de información verídica o falsa ( como dice Iroel en este artículo) que somos manipulados a antojo de las empresas políticos gobiernos hay que tener mucha consiencia para darse cuenta cuando nos están manipulando o cuando nos quieren manipular
    Tema en la actualidad infinito pero a esta cuba soñada por los EEUU como una quimera le va costar trabajo de verdad le va costar trabajo optener si algún día lo logran

  • Sergio dijo:

    Las REDES SOCIALES son un "MAL NECSARIO", y ha dejado, en muchos, en evidencia, el tradicional periodismo de antaño, no sólo en CUBA sino en todo el MUNDO.

    Aprender a lidiar con ella es complejo, pero se haciendo camino al andar, como dijera el poeta.

  • Alain dijo:

    WILLIAMSF:No se esta hablando de la electrónica, si se habrá dado cuenta aquí se esta blando de los precios de etecsa

  • manuel dijo:

    Segunda causa del desmoronamiento de los gobiernos de izquierda en América Latina. Argentina,Bolivia,Ecuador,Brasil, los problemas en Venezuela. Problemas en Nicaragua. fueron las Redes Sociales. mucho cuidado con esto. no nos confiemos

  • Luisma84 dijo:

    No estoy de acuerdo con su opinión. Las redes sociales son la forma en que en este siglo se comunican y expresan las personas. No es perfecta y es debatible las muchas aristas y uso q tienen, pero primeramente las personas tienen que aprender cómo y dónde se informan y verificar la veracidad de una noticia o contrastarla con varios medios.
    Es decir: No porque alguien diga o dé una información en redes sociales, significa que sea cierto, o q tiene la razón absoluta. Hay muchas valoraciones personales y de puntos de vistas en redes sociales, eso es parte de la libertad individual de las personas. También existen mecanismo para reportar cuando estos no cumplen con las normas éticas y morales de la red social. Como puede ver hasta el mismo Expresidente de EEUU fue sancionado por hacer un mal uso.

  • rafael emilio cervantes martínez dijo:

    Creo comprender la dimensión del desafío de pensamiento filosófico, social y científico en general que mueve la reflexión de Iroel. No estamos solamente en presencia de una nueva y poderosa tecnología que permite infinitas prestaciones, estamos en la ampliación exponencial de formas de las relaciones sociales con múltiples connotaciones y sentidos determinados por conjuntos de intereses. ¿Cómo pensar por ejemplo que las relaciones de las clases sociales o grupos no encontrarán su correlato en el ciberespacio? Sería ingenuo pensarlo. ¿Cómo pensar que las relaciones políticas de diferentes signos, de dominación, hegemonía o emancipación no se expresarán en la virtualidad?¿Cómo no comprender que la producción espiritual, la que no depende de materias primas y materiales físicos, no tendrá una explosión infinita en internet?¿Porqué asombrarnos si se llenan de vilezas y banalidades los mensajes en las redes cuando asistimos a una profunda crisis de valores impuesta por la decadencia moral del sistema burgués imperialista mundial? Hace unas décadas cuando el debate sobre la globalización estaba de moda y se discutía su fundamento tecnológico e histórico, uno de los temas que acompañaron ese debate fue el de la relación entre la economía real y especulativa, viéndose como opciones de respuesta, la existencia en paralelo, la aceptación de la interacción entre ambas o la absolutización de una de ellas en detrimento del papel de la otra. Yo pensaba entonces y pienso en el todo donde lo especulativo es la solución irracional y negativa a la crisis antagónica de la economía real productiva del capitalismo. Ahora en este plano de internet pienso que sucede algo similar, el ciberespacio no es algo externo a las relaciones sociales que han existido y hemos pensado desde que somos capaces de hacerlo. Pero no es una cuestión más. Es una revolución incompleta, en ciernes, en esas relaciones sin que automáticamente transforme el status quo del orden existente, se incorpora como herramienta de las relaciones políticas y amplía sus contradicciones al ciberespacio. Los explotadores de los trabajadores y los pueblos oprimidos lo han aprendido primero para reproducirse, los que aspiramos a el otro mundo posible en defensa de la humanidad tenemos que seguir la indicación de Fidel,internet está inventada para nosotros y en ella y fuera de ella la batalla es de ideas.

  • Tranquilino dijo:

    Interesante artículo que reafirma un día como hoy 24 de febrero la máxima martiana que ser cultos es el único modo de ser libres. Aunque es una gran responsabilidad estatal y gubernamental la educación de sus ciudadanos es también una gran responsabilidad individual la autopreparación para no ser manipulados. Eso también hay que sembrarlo en la gente, principalmente en la juventud. En eso le va la vida a la Revolución.

  • manuel dijo:

    escrito este debería de Publicarse por el periodico Granma. crear desde la primaria una asignatura. buscar ,preparar buenos profesores e impartir. estos temas. hay que darle importancia. algo parecido con la asignatura de historia. todavía estamos a Tiempo. lo que pasa del uso del Internet en nuestro país. es que al parecer estamos pagando el uso tardío de esta. es mi opinión. seguimos en Combate.

  • Yerandy dijo:

    No creo que exista una manera de controlar las noticias falsas en las redes sociales o la tergiversación de información sino es tarea de cada cual comprender lo que está bien y lo que está mal y ahí cada cual tiene su criterio . Que publican cosas que no vienen al caso con la situación que vive el país es verdad pero eso no es un delito cada cual es libre de pensar a su manera y decir lo que piensa . Yo hago uso de las redes sociales y tomo lo que necesito saco mis conclusiones y mis criterios , pero es el mío no el de todos . Cada cual tiene su punto de vista y eso no se controla

    • Juan Manuel dijo:

      Muy bueno su comentario Yerandi, la información veraz y completa de muchos temas en la sociedad ha sido objeto de controversias y reclamos dentro y fuera del país. Hagamos de la información y la opinión personal un puente hacia el entendimiento y el desarrollo..........

  • Alejandro Fernández Costa dijo:

    Muy sabio ,como siempre,Iroel.Ahora habría que poner en marcha todo lo sugerido por usted.

  • facebookcero dijo:

    ¿QUIEN tiene la Verdad?

    Después de leer de arriba pa' abajo

    De abajo pa' arriba
    (el texto como que esta un poco pesado, mucha paja donde buscar algo que conecte, hay que aprender un poco como escribir en Internet )

    Me quedo con una sola frase:

    “Internet parece inventada para nosotros”...

    Nosotros: los que queremos Desarrollo, Prosperidad, conexión con otros que muestren empatia con nuestros intereses

  • enrique dijo:

    leyendo comentarios me rio d lo que supongo sean ironías. la solución no es botar el teléfono, no entrar a las redes o bajar los megas.
    el reto es grande. y la única forma de enfrentarlo es preparar desde YA a las nuevas generaciones. los q no estén en etapa escolar deberían ser autodidactas? universidad para todos?

  • Virgen dijo:

    Magnífico artículo.
    Que vale la pena leer varias veces.
    Muy bien.!!!!!.

  • Miguel dijo:

    Podemos empezar por bajar los precios para q todos puedan disfrutar de la internet.

  • Eugenio dijo:

    Cría fama y acuéstate a dormir.
    Lo dijo Radio Reloj: sinónimo de veracidad indiscutible.
    Lo vi, lo descargue de internet: sinónimo de incertidumbre y dudas absolutas.
    Internet está creciendo a pasos desesperados con muy mala fama en todo tipo de información, tanto en la social, política, económica como incluso en las ramas de la técnica y las científicas.
    Los que reconocen las enormes potencialidades de comunicación, información y aprendizaje de este tipo de red informática, pudieran ir ya pensando en otra alternativa que elimine tanta mal sanidad.
    Mientras eso ocurre, quizás dentro de muchos muchos años, debemos aprender sin perder tiempo a navegar en esas redes para sacarles el indiscutible excelente provecho, sin olvidar en ningún momento, que esas redes sociales y los propios contenidos técnicos están llenos de muchas falsedades.
    En buen lenguaje cubano, el consejo es que antes de entrar en Internet hay que guardar la ingenuidad en una gaveta y encender la chispa.

  • Orestes Sandoval dijo:

    “¿Somos hoy ese “nosotros”, dicho en aquel contexto de lo que él llamó “Batalla de ideas”, en lucha por el fomento de una “cultura general integral” y por convertirnos en el “pueblo más culto del mundo”? ¿Propicia esos objetivos una articulación de medios de comunicación, escuela, organizaciones e instituciones de todo tipo presentes en nuestra sociedad en un entorno como el actual?”
    Mi respuesta: No, definitivamente no. Y agrego: Para desgracia nuestra. Voy a poner un ejemplo a primera vista inocuo pero muy significativo. Nuestros medios se dedican sistemáticamente a ensalzar y a hablar de la liga española de fútbol en detrimento de todas las demás, las cuales solo de vez en cuando se mencionan. De hecho es la única liga cuyos juegos trasmite actualmente la TV, a veces por tres canales a la misma vez. Pero en el NTV, en Granma, etc. casi se habla solo de esa liga y se ignora a las otras. Es un bombardeo constante y una sumisión a valores foráneos, y todo ello de manera unilateral. El resultado es obvio: se fabrica un público fanático, mal informado, intolerante, manipulable. En ese sentido nuestros medios se muestran como parte del problema y no de la solución. Y eso que estoy hablando de fútbol nada más. Si entramos en otros temas (programación televisiva en general, por ejemplo) no tendríamos para cuando acabar.

  • Criollov dijo:

    Muchas interrogantes al finalizar el artículo y pocas propuestas concretas. Desafortunadamente la brecha que existe entre la información a la que se accede por vía digital (incluyendo Cubadebate) y la que se emite por TV o Radio es abismal. Lo que no entiendo es como con tantas ideas y propuestas serias de profesionales de los medios, economistas y sociólogos de como ser proactivos, y no seguir reaccionando ante la avalancha contraria, no se acaban de implementar medidas efectivas. Convoquen a participar, seamos inteligentes. No creo que prohibiendo o dilatando se solucionen los problemas. Cuando se hizo Para Bailar o Todo el mundo canta! Que había que no hay ahora?

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Magnifica y oportuna narrativa para entender mejor los actuales retos que enfrentamos, reflexiono apoyándola. El desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones potencian en la sociedad dos variables muy claras; la espontaneidad de las masas y el empoderamiento individual cada vez mayor, una disruptiva revolución en sociología. Esas variables en la actual contemporaneidad no se pueden maniatar o limitar, se expresan de forma libre e infinita. Un fenómeno que supera las actuales fronteras de todo tipo, generacional, territorial, de género, de razas y más. El internet es una herramienta, que como herramienta al fin depende exclusivamente de quien la use. El internet y las redes sociales no son un fin como tal, son el medio para lograr un objetivo.
    En ese camino tenemos muchas ventajas construimos el socialismo, podemos y es nuestro deber concentrarnos científicamente en FORMAR a ese destinatario de esa revolución tecnológica. Concentrándonos así en lo principal, el destinatario. Este reto lo vencemos, no hay que tener miedo o preocupación alguna, todo lo contrario se impulsará más nuestro desarrollo. La paciencia y la confianza deben ser una actitud en esta batalla, siempre y cuando estemos debidamente concentrados en lo principal, en preparar más y mejor a ese destinatario. Las grandes empresas globales actuales sobre la marcha también chocaran contra ese muro que aporta la fuerza del sentido común de la sociedad, equilibrándose, no es nada nuevo, la historia lo confirma. Paulatinamente esa dictadura global se disipara reordenándose como mismo ha sucedido con otros grandes y globales monopolios en otros momentos, no podemos dejar de poner este fenómeno en perceptiva, vivimos hoy su momento boom, pero ese momento en materia de desarrollo se superará, es siempre transitorio, un proceso lógico y natural de crecimiento desmedido en forma de flecha, su punto cumbre que será siempre superado por otro nuevo estadio de desarrollo, ya hoy se avistan las primeras señales de ese nuevo relevo. Ese proceso de superación de un estadio de desarrollo por otro lo ha vivido con regularidad la humanidad muchas veces; cuando el boom del alcohol en los Estados Unidos, muchos estudiosos en ese entonces pensaron que el alcohol y su boom económico y de adicciones derrumbarían las economías y las democracias, al punto de llegar a prohibirlo, algo que quedo resuelto y hoy se gestiona con normalidad, pero en aquellos entonces la prensa y los estudiosos veían en el alcohol el fin de la sociedad, de igual forma sucedió con el tabaquismo. El poder global de esas empresas de cigarro en el mundo, como una dictadura que parecía en ese momento imposible de derrumbar, dueños del mundo por encima de las leyes, también se derrumbó, el sentido común de la sociedad lo logro. Sucedió de igual forma con Hollywood como monopolio, que domino todo el siglo 20, que nos dijo cómo debíamos comportarnos, nos vendió una forma de vivir, un patrón perfecto que todos aceptábamos y por medio del cual intentaban dominarnos. Pero también quedo atrás, ya no es noticia su influencia, la sociedad lo supero.
    Los monopolios del internet también perderán el actual protagonismo, quedando al descubierto su principal ARMA en esta red de redes para reclutarnos, que no son los contenidos, el contenido es un segundo plano en importancia en esta guerra, el contenido es realmente el vehículo motriz para exaltar y potenciar nuestro ego. El ego es el arma con que nos manipulan, nos motivan al construir en nosotros una percepción de verdad, una percepción de que defendemos siempre nuestras verdades, porque al accionar en las redes sociales, digamos lo que digamos, sin importar el contenido, nos hacen creer que somos mejores personas, manipulan agresivamente nuestro ego potenciándolo. Centrarnos más en el sistema educacional formando actitudes, que priorizando contenidos es la clave para estar a la altura de la VELOCIDAD que vive la espontaneidad de las masas y el brutal empoderamiento individual que hoy logran esos destinatarios, como es el caso de un adolecente, al disponer ahora de un dispositivo inteligente en sus manos. Alemania al igual que otros países europeos viene modificando sus programas de estudios más enfocados en preparar a ese destinatario del desarrollo tecnológico.

  • RMG dijo:

    Yo creo que se debería en las escuelas, en la asignatura de computación, dar un capitulo bien amplio sobre las redes sociales, ya q es importante y fundamental preparar desde la niñez a entender y analizar este complejo escenario.

    • Juan Manuel dijo:

      No hay que exagerar RMG, no es para llevar las redes a las escuelas, las redes constituyen una nueva asignatura a la cual no estabamos preparados los cubanos y nuestros gobernantes. Antes teniamos solamente los medios oficiales y las opiniones en sentido general estaban mas o menos en una frecuencia, hoy a traves de las redes se ofrecen otras noticias y opiniones que no necesariamente coinciden con la opinión gubernamental o incluso algunas inciertas pero estamos en otra epoca, las redes son necesarias y utiles, es mi opinión....................

  • Elio Antonio dijo:

    Hola :-)

    La Intranet Desde Guantánamo —una de las 15 células de la Intranet Cuba—, con centro de gestión en la Editorial Digital Guantánamo, es precisamente una propuesta a esta solución sugerida por Iroel:

    "...nuestra alternativa pareciera estar en poner en red nuestros valores, en preguntarnos si los cubanos portadores de ellos son los que más facilidades tienen para acceder a Internet, en hacer que nuestros medios de comunicación y nuestras escuelas fomenten una cultura del uso de esas tecnologías que permita no ser manipulado y que los liderazgos institucionales, académicos, políticos y sociales estén presentes y se articulen en la red a partir de una información oportuna y de calidad que guarde relación con las expectativas y necesidades de los cubanos. Tal vez por ahí haya un camino consecuente con aquello que tanto se repite y una vez nos dijo Fidel: “Internet parece inventada para nosotros”.

    Saludos #DesdeGuantánamo. ;-)

  • José David dijo:

    Uno de los ejes centrales del artículo puede constituir una de las estrategias mas efectivas para contrarrestar la avalancha de desinformación que hoy recibimos en Cuba. Es una verdad más que demostrada que el hombre piensa de acuerdo a como vive. Y la gran masa de los que tenemos los valores morales y revolucionarios en nuetro país se encuentra en el pueblo de a pie. Sin embargo el acceso a las tecnologías, tanto estatales como privadas, se encuentra casi fuera del alacance de esta gran masa. En las empresas el acceso a internet se les garantiza a los principales jefes y se les prohibe a aquellos que, aún disponiendo de las tecnologías, ocupan cargos de menor jerarquía. en cuanto al acceso privado resulta demasiado costoso y los pocos que pueden tenerlo a base de mucho esfuerzo y en ocasiones prescindiendo de otras necesidades, solo lo pueden usar para la comunicación con sus familiares. Es necesarfio abaratar los costos y así podremos cada uno de nosotros defender a nuestro país, sin necesidad de convocatoria o representando tal o mas cual institución. Y he visto en estos días como ha reaccionado el pueblo ante las provocaciones de los mercenarios y vendepatrias. Cuanto más hubiese sido si el acceso fuera mas asequible?.

    • Juan Manuel dijo:

      De acuerdo 100% con usted Jose David, la batalla de ideas debe ser así, usted tiene el derecho de expresar su pensamiento en las redes sociales y a través de internet en sentido general y los demás que no estan de acuerdo con su ideología poder también expresar sus ideas sin que eso conlleve a ofensas, malas palabras o insultos.
      La batalla de ideas debiera contribuir al desarrollo y al mejoramiento de la sociedad pero ella no puede ser en un solo sentido porque si es así se pierde el verdadero ideal democrático, ¿coincidimos o no ?, mis saludos,

Se han publicado 50 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Iroel Sánchez

Iroel Sánchez

Ingeniero y periodista cubano. Trabaja en la Oficina para la Informatización de la Sociedad cubana. Fue Presidente del Instituto Cubano del Libro. En twitter @iroelsanchez

Vea también