Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Estados Unidos en 2020: La más seria fractura social desde la Guerra Civil

| 130 |

Una caravana de partidarios de Trump avanza hacia el centro de Portland, Oregón, donde ha habido grandes protestas por 100 días consecutivos. Intimidar es la orden de Trump a sus seguidores: Foto: AFP.

Se viven días muy graves para la sociedad estadounidense. Una gran cantidad de problemas internos que han sido ocultados durante mucho tiempo por el así llamado “estado de bienestar” en algunos países capitalistas altamente desarrollados, no han progresado en Estados Unidos (en muchos casos, ni empezado a tratar de mejorarlos), como ha ocurrido en mucha mayor proporción en los países escandinavos, o en Canadá, por ejemplo.

Esto se agrava extraordinariamente con la presencia de Donald Trump en el sillón presidencial, encabezando el más ultraderechista Gobierno que se recuerde en ese país. Con una pobrísima administración pública, además.

El contrato social –siguiendo el concepto de Jean-Jacques Rousseau– actualmente vigente en Estados Unidos, se originó y estableció principalmente en la época presidencial de Franklin D. Roosevelt (1933-45). Ha llegado en la actualidad a formas extremas de obsolescencia y distanciamiento de la práctica generalizada, y en vez de ser mejorado (en lo posible dentro de una sociedad clasista e inherentemente injusta), ha retrocedido con respecto al New Deal de los años treinta. Sin mencionar que este contrato social no incluyó –o lo hizo solo limitadamente– a minorías, mujeres y otros sectores de la población.

La desigualdad actual no solo se expresa en la incongruente distribución económica, sino que en muchos casos incluye el rechazo social, discriminación racial y de género, menores oportunidades de desarrollo personal o de acceso al sistema de salud para las minorías. La desigualdad con respecto al 1% de la población que posee el 36% de la riqueza es, en muchos casos, menos evidente e insultante, porque no hay “contacto visual” frecuente con los miembros del “selecto club” Forbes 500, ni tampoco los menos favorecidos requieren de mansiones o de jets privados. El 20% de la población estadounidense posee aproximadamente el 75% de la riqueza, mientras que el restante 80% posee el 25%. Esa es la medida de la desigualdad, evidente y humillante, en una nación de tan grandes recursos.

El índice de Gini para los Estados Unidos en la ACS de 2019 (0.485) fue significativamente más alto1 que la estimación de la ACS de 2017. EE.UU. ocupa el lugar 109 entre 159 países, siendo más desigual que Turquía, Catar, Costa de Marfil, Filipinas o El Salvador, por poner unos pocos ejemplos cercanos al índice estadounidense. Solo Israel y Hong Kong están reportados como de más desigualdad que Estados Unidos entre los países desarrollados. Cinco estados (California, Connecticut, Florida, Luisana y Nueva York), el Distrito de Columbia (la ciudad de Washington) y Puerto Rico tuvieron índices de Gini más altos que el de todo el país, y 36 estados tuvieron índices más bajos que el promedio.

Está claro que en los sectores que tienen ingresos mucho menores o que poseen significativamente menor riqueza en los Estados Unidos están masivamente representados las minorías étnicas y otros sectores populares mencionados arriba.

Datos de la Oficina del Censo (julio, 2019). La tabla muestra la desigualdad de ingresos entre algunos grupos poblacionales de los Estados Unidos.

Estos datos muestran la desigualdad, pero de una forma engañosa y, de hecho, la reducen en medida considerable. En realidad, la desigualdad en la distribución de la riqueza es mucho mayor. Entre los factores de ese incremento están:

–Un porcentaje muy alto de la población no blanca carece de propiedad sobre sus viviendas (inquilinos) u otras propiedades y no tienen negocios propios. Dedican una parte significativa de sus ingresos, ya de por sí  mas bajos, a pagar alquileres de viviendas y arriendos de autos.

–Considerables diferencias intragrupales. Por ejemplo, entre negros e hispanos ricos y pobres. De nuevo no es solo en ingresos, sino en no tener seguros de salud, peor acceso a la educación, etc.

–La desigualdad se refuerza cuando vamos más allá de los factores tangibles o cuantificables, incluyendo el rechazo social, la observación y abuso policial, entre otras manifestaciones “invisibles” o invisibilizadas.

Las capas de la población más afectadas por la desigualdad son relegadas a una posición marginal en la sociedad estadounidense, a un bajo nivel educativo y a un estándar de salud más bajo; su poder de contribución al conjunto de la sociedad queda limitado y, por lo tanto, sus posibilidades de crecimiento en etapas subsiguientes permanecen cada vez más restringidas. Todo un círculo vicioso que les coloca en una situación de desventaja cada vez mayor.

Economistas han argumentado que el origen de este problema podría radicar en que una parte creciente del beneficio captado por rentas extremadamente altas es utilizada para operaciones financieras improductivas (comúnmente especulativas) y, por lo tanto, no es reinvertida en la economía productiva o en sectores estratégicos como educación, sanidad e infraestructuras, fundamentales para la mejora de la renta real.

Esta especialización de la economía hacia las finanzas ha sido relacionada por esos autores con una mayor desigualdad, reducción de rentas de trabajo y un menor crecimiento económico. En parte tienen razón, aunque la causa esencial de la desigualdad es obviamente la sociedad clasista en sí misma.

Las desigualdades se han incrementado desde el inicio del Gobierno ultraderechista de Donald Trump en 2016, sobre todo en los elementos invisibilizados o poco visibles antes mencionados, y han tenido un reflejo en las estadísticas durante la pandemia de COVID-19.

La pandemia como factor de incremento de la desigualdad

La vulnerabilidad de los sectores humildes de la población en muchos países, incluso los muy desarrollados económicamente, ha sido evidenciada dramáticamente por la pandemia de COVID-19.

El contagio y los fallecimientos han sido significativamente más altos entre los pobres y las minorías. El índice de desempleo ha explotado entre los trabajos menos remunerados, y las quiebras masivas de cadenas de tiendas, restaurantes, bares y otros centros del sector de los servicios han hecho que estos índices de desempleo estén pasando de temporales a permanentes. Esto ha sido particularmente evidente en Estados Unidos, que sufre dos pandemias: la generada por el SARS-CoV-2 y la que representa la Administración Trump en el poder.

La pandemia ha evidenciado que la desigualdad no es solo económica. Imagen con datos de APM RESEARCH.

Enjuiciar la desigualdad, en definitiva, nos permite discurrir en qué medida los modelos económicos adoptados por la sociedad estadounidense en las últimas décadas responden a progresos sociales, aunque sean limitados, o a retrocesos destinados a incrementar la desigualdad y a perpetuar los privilegios de los pudientes, lo que resume de una manera simple toda la “doctrina” económica de Trump. Cuando él dice “Hagamos a América grande de nuevo”, se refiere a quienes tienen más de lo que necesitan y no a quienes carecen de ello.

Trump, promotor del miedo y la fractura social

No hay una forma racional para negar la necesidad de hacer cambios que reduzcan la desigualdad en Estados Unidos, desde el punto de vista económico, político, social, ético o incluso religioso. Por ello, el Gobierno de Donald Trump y quienes le apoyan acuden a un arma terrible: el miedo, muchas veces apoyados en fake news y rumores, afirmaciones o teorías sin sustento que echan a volar en discursos, declaraciones y redes sociales sin la más mínima responsabilidad política y con total desparpajo.

Por ejemplo, Trump y sus seguidores pretenden inculcar a los granjeros blancos de menor educación que los miembros de las minorías y masivas olas de inmigrantes van a afectar su status, o hacer creer que los profesionales anglosajones que tuvieron que pagar en las universidades estadounidenses enormes sumas en educación se van a ver suplantados por médicos hindúes o ingenieros latinos; que la fuerza de trabajo hispana o negra va a estar bien retribuida y con seguros de salud, mejores pensiones y otros beneficios que harían que los pequeños negocios se vuelvan inviables. Buscan que los policías teman que no van a recibir suficiente presupuesto para su trabajo, y que, por consiguiente, la población suburbana tema que no tendrá protección frente a minorías “violentas y vengativas”.

Para el complejo militar-industrial el mensaje es claro: el presupuesto militar tendrá que ser amputado en 20% o más para poder pagar mejoras sociales. Y es indiscutible el peso de esa industria en la economía y la política estadounidenses. En otras palabras, se busca inculcar miedo a cualquier acción que tenga como fin reducir la desigualdad social. Como se busca hacer creer que con Biden y los demócratas entrará en crisis la ley y el orden, o que llegará a EE.UU. el socialismo, un término que acumula décadas de propaganda contraria y manipulación política y mediática en ese país.

El miedo al “socialismo” es otra de las fobias en que se insiste a diario, para crear pavor entre personas que han oído por décadas que el socialismo es “lo peor”, aunque no sepan absolutamente nada del socialismo.

Franklin D. Roosevelt, el presidente (1932-1945) más progresista de Estados Unidos desde la época de Abraham Lincoln (1860-1865), dijo el 4 de marzo de 1933, en medio de la Gran Depresión (una crisis que con frecuencia comparamos con la pandemia), que “a lo único que hay que temer es al miedo”. Lo repitió en su famosa alocución de enero de 1941, conocida como el “discurso de las cuatro libertades”. Los fascistas odian patológicamente a FDR.

Es un hecho que los líderes progresistas (o simplemente responsables) trabajan contra el miedo, lo exorcizan. En cambio, la ultraderecha y el fascismo lo alimentan hasta niveles irracionales y criminales. Así lo hace Donald Trump, por supuesto.

La intimidación física directa, complementando el miedo subliminal

La brutalidad policial está destinada a provocar miedo, tanto a los discriminados como a los que los discriminan, diciéndoles que si la policía no fuera brutal, entonces no se podría vivir por la violencia de quienes los “envidian y odian”, quienes quieren quitarles lo que poseen y hasta violar a sus hijas. A cualquier exageración y desfachatez puede llegar esa propaganda.

Es otro caso de intento de invertir la relación causa-efecto: decir que la brutalidad policial es consecuencia de la violencia popular (sobre todo, la de los negros). Sin embargo, históricamente, y durante la ola de protestas contra el racismo y la brutalidad policial, ha quedado demostrado con hechos y números que la violencia en las calles –y en manifestaciones que comenzaron siendo pacíficas– ha sido consecuencia, y no causa, de la brutalidad y la agresividad de los cuerpos policiales. Una tendencia estimulada y justificada en numerosas ocasiones por Donald Trump.

Es todo un círculo vicioso del miedo y la violencia, dirigido a entronizar aún más la desigualdad.

Las caravanas de partidarios de Trump (armados muchos de ellos), ensalzados, incitados y protegidos por la policía y nada menos que por el propio presidente, constituyen un factor de una importancia profunda, que no se debe omitir de ninguna manera.

Utilizar el arma del miedo –a la par de la división– es consecuencia del entendimiento por parte de Trump y el fascismo estadounidense de cuán grandes son sus posibilidades de perder las elecciones el 3 de noviembre y ver surgir un Gobierno con una cierta responsabilidad social, que tomaría medidas en campos como la salud, educación y el acceso a oportunidades, entre otros, prácticamente imposibles de retrotraer en el futuro. También en el campo de la política internacional o incluso en temas medioambientales.

Toda la propaganda, las fake news y los rumores infundados que propagan a diario Trump y quienes lo apoyan parecen fácilmente refutables, son endebles –muchas veces al nivel del absurdo– y cualquiera pensaría que basta una negación. Pero es más complejo en medio de la polarización política, en un escenario en que se mezclan el pensamiento de derecha y sus expresiones extremas con la confusión, la desinformación, los prejuicios políticos y sociales y hasta el más rampante egoísmo. A pesar de todos sus desmanes, ilegalidades y mentiras, Donald Trump dispone aún de decenas de millones de partidarios.

Una de las características del miedo es que limita nuestra capacidad de pensar y analizar. Y eso es lo que busca Trump, como lo quiso Hitler.

El 3 de noviembre es el momento de la verdad. Hasta ahora todo indica que Joe Biden aventaja a Trump. Todas las acciones contra las minorías harán mayor esa brecha. Es muy probable que, aun siendo derrotado, Trump se niegue a entregar el poder o descalifique el resultado. En ese caso, la “fractura social” en Estados Unidos puede acarrear consecuencias imprevisibles.

 

Nota:

  1. El índice Gini es una medida económica que trata de expresar la desigualdad de ingresos. Un puntaje de 0.0 equivale a la igualdad perfecta en la distribución de ingresos. Un puntaje de 1.0 indica una desigualdad total, donde un hogar tiene todos los ingresos de un país. Siempre se ha argumentado que el índice Gini muestra más bien la desigualdad de ingresos, no de riqueza. El índice Palma, desarrollado por el economista chileno José Gabriel Palma, más moderno y abarcador, muestra mejor la desigualdad, a juicio de los expertos. Uno de los valores más altos del índice Palma entre los países de alto desarrollo lo “ostenta” EE.UU., con 1.75. Ello indica que el 10% más rico supera en 75% la riqueza del 40% más pobre.

Se han publicado 130 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Gerardonolivs dijo:

    Esta fenomenal este análisis, de hecho estoy confeccionado un trabajo en mi tiempo libre del porque Trump no debe ser reelegido Presidente por el pueblo de EEUU.

    Deben continuar dibulgando este y otros análisis similares y si es posible tambien en idioma ingles para que llegue a todo el pueblo de EEUU

    • Manzanillero dijo:

      Muy de acuerdo con su comentario Sr. Gerardonolivs . Este trabajo de Pepe Oro es realmente muy bueno. Con respecto al ingles, por favor, haga click del lado derecho del mouse y saldra la opcion de verlo en ingles. Muchos saludos!

    • Combatiente Internacionalista dijo:

      Magnifico y pormenorizado analizado de este cubano residente en Estados Unidos que siempre nos complace con sus aportes certeros acerca de la actualidad de Cuba y Estados Unidos.
      Muchas felicidades y muchas gracias y mantenga la bandera de la estrella solitaria en alto.

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado combatiente internacionalista. Muchas gracias por su comentario. Mantendremos la bandera de la estrella solitaria en alto!

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Gerardonolivs. Un dato que creo interesante. Los demócratas están batiendo récords de recaudación de fondos tras la muerte el viernes de la jueza progresista del Tribunal Supremo de Estados Unidos Ruth Bader Ginsburg, anunció este domingo ActBlue, la plataforma virtual más popular entre los candidatos y causas progresistas de Estados Unidos. Todo para poder ganarle en noviembre a Donald Trump.
      ActBlue anunció en un comunicado que los donantes habían aportado más de 91 millones de dólares a grupos progresistas en las 28 horas siguientes al anuncio de la muerte de Ginsburg, que se produjo el viernes poco antes de las 20.00 hora local (00.00 hora GMT del sábado).
      La plataforma indicó que el fallecimiento de la jueza ha originado un aumento sin precedentes: los donantes dieron 6,3 millones de dólares en solo una hora el viernes, y 70,6 millones de dólares el sábado, ambas cifras récord.
      La cifra más alta que ActBlue había alcanzado en el pasado en una hora era de 4 millones de dólares, y en un día de 42 millones.
      Ya la ventaja en recaudacion por parte de Biden/Kamala excede los 120 millones de dolares, sin contar los 100 millones para la accion por Biden en la Florida, prometidos por Bloomberg
      Un abrazo!

      • Salomon Shiffman dijo:

        Este aspecto de la recaudacion es muy interesante y se mantiene en ventaja de los opositores de Trump. Hillary Clinton recibio mucho dinero de millonarios en el 2016, pero muy poco del pueblo, como hace ahora Biden.

  • CRRM dijo:

    Muy buen análisis. Gracias Dr Oro

    • Jose R Oro dijo:

      Muchas gracias a usted, estimado CRRM. Lo escribi sobre todo para mostrar que en Estados Unidos hay una situación social muy desunida y que el neoliberalismo mas brutal, pretende destruir lo que queda del New Deal, como ha hecho en la practica cada gobierno republicano y algunos demócratas tambien. Entre los gobiernos demócratas se trató a veces de parar la fractura social, pero de forma timorata y mas que todo simbólica. Los republicanos, sobre todo Nixon, Reagan y ahora Trump han acudido a muchas medidas para acabar con ese "contrato social". En el caso del fascista Trump no son sólo las politicas neoliberales, sino su desagradable al extremo personalidad y su desprecio por el pueblo, lo hacen mucho mas exteriorizado y evidente, y por supuesto bien rechazado, como nunca antes.

    • Quirino dijo:

      Coincido con usted. Este es un escrito importante e ilustrativo. Lo que me gusta mas del autor es separarse de los caminos trillados y escribir con originalidad e informacion cuantitativa, no con frases hechas.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Una vez más el respetado ingeniero José R. Oro comparte una publicación basada en datos confiables y razonamientos que contribuyen al debate culto y virtuoso.

    • Jose R Oro dijo:

      Muchisimas gracias, estimado Profesor Nestor! La situacion politica y social de los Estados Unidos de la era Trump solo puede catalogarse de fractura social! Un abrazo!

    • Lilita dijo:

      Cuando FDR trato de organizar un "estado de (relativo) bienestar" dentro del capitalismo estadounidenses recibio mucha oposicion de las clases pudientes. Si esas leyes pasaron fue porque estaban en la Gran Depresion y se podria producir una incontrolable explosion social. Como esta pasando ahora. Si biden/Kamala salen electos deben cumplir con lo prometido, mejor que lo hagan, porque el pais esta en ebullicion.

  • Catalina dijo:

    Gracias Oro otra vez más por ayudarnos a comprender la realidad de ese país que se jacta de ser el campeón en el mundo de la democracia y de los derechos humanos.
    Cuánta mentira!! Y el peligro latente para ese pueblo y el mundo de seguir ese demente e inepto al frente del mismo.

    • Johanna dijo:

      El peligro de que Trump se apodere de las elecciones por las buenas es no muy grande, por las malas, si es un gran peligro, y la crisis en los Estados Unidos va a llegar en esa eventualidad a niveles que muy pocos esperan. Pero hay una mayoria de votantes que lo van a hacer contra Trump, incluso millones que lo van a hacer con la boca cerrada, lo que pasó a favor de Trump en el 2016, esta vez y por millones, será contra el.

    • Pelayo dijo:

      Trump esta llevando a los Estados Unidos a una crisis generalizada, tanto desde el punto de vista nacional como internacional. Crece por dias la necesidad de derrotarlo, quiere instaurar una dictadura fascista en el pais mas poderoso del mundo y eso no se le puede permitir!

      • Jose R Oro dijo:

        Creo que su acertado comentario, estimado Pelayo, implica algo claramente. Trump es una desgracia y un terrible peligro contra la humanidad. Unámonos todos contra su reelección!

    • Arango dijo:

      Catalina tienes razon, por mucho tiempo ha existido el imperialismo yanqui, pero ahora tiene un lider como Trump que es como bien dices "demente e inepto" y muchas cosas mas. Un gran peligro para todos en el mundo.

  • Amaya dijo:

    Excelente análisis con datos irrefutables e irrebatibles amigo Oro, cuanto quisieramos que todo esto influya en una victoria electoral de los demócratas, pero no hay nada decidido y habrá que esperar a las elecciones presidenciales de noviembre, saludos

    • Jose R Oro dijo:

      Muy estimado amigo Amaya. Hay aun mucha incertidumbre. En realidad no es tanto que sea incierto de Biden gane la votacion (voto popular y de colegio electoral) como de hecho que se produzca un escamoteo de los resultados. Esa preocupacion crece con el lamentable gallecimiento de la magistrada de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg y el hecho insolito, pero no menos probable que Trump trate de forzar la eleccion de uno de sus partidarios para tener mayoria en ese supremo tribunal de los Estados Unidos. Un abrazo!

    • Baquero dijo:

      Creo lo mismo que usted, Sr. Amaya. este y otros trabajos semejantes son muy importantes, porque no le dejan mentir impunemente a los partidarios de Trump, y usan las mejores informaciones y datos cuantitativos. No es que vayan a determinar que Trump no vaya quizas a ganar, pero no los deja mentir diciendo que estan ganados de calle , lo que es muy falso. El sentimiento de que todo era facil, fue uno de los principales factores de la derrota de Hillary. Pero si la gente se convence de que Biden no tiene oportunidades, entonces no concurren a las urnas y esa es la que creo la unica forma de que Biden pierda, que mucha gente no vote. Pero estoy seguro que no va a pasar.

    • Liliana dijo:

      Completamente de acuerdo con Amaya y con Catalina. Este es un trabajo que no se puede leer en ningun lugar que no sea Cubadebate, donde el nivel de calidad y de ideas es muy alto.

  • David dijo:

    Excelente. Gracias

  • raiko dijo:

    todo muy bien explicado pero a mi juicio y por lo q leo sobre ese capitalismo salvaje y lo q se puede observar desde q tengo uso de razon se veran horrores. No tenga duda q el DT va a hacer lo q nadie se imagina para ser reelecto. El bloqueo a cuba sea un presidente o congreso con mayoria demócrata o republicana nunca lo van a eliminar. Se ha convertido en un negocio de una minoría con mucho poder e influencia en ese pais.

  • Lujan dijo:

    Excelente análisis José Oro. Por caso, lingüista Naom Chomsky brindó este viernes la conferencia magistral "Internacionalismo o extinción" en el marco de la primera cumbre (virtual) de la Internacional Progresista, que emergió en mayo para unir, organizar y movilizar a las fuerzas progresistas en un frente común y así frenar el avance de la derecha en el mundo. Este es un momento "remarcable, único, importante", describió Chomsky. "Difícil" pero a la vez "lleno de esperanza para un mejor futuro". Es un momento de "confluencia de distintas crisis muy fuertes" y sin fronteras."La Internacional Progresista tiene un papel crucial para determinar qué curso va a seguir la historia. La vida humana está en peligro directo y los grandes poderes imperialistas del momento están enfrentándose. Para la significación del futuro es importante ver qué pasa en la hegemonía global", reflexionó Noam Chomsky.

    El lingüista brindó este viernes la conferencia magistral "Internacionalismo o extinción" en el marco de la primera cumbre (virtual) de la Internacional Progresista, que emergió en mayo para unir, organizar y movilizar a las fuerzas progresistas en un frente común y así frenar el avance de la derecha en el mundo.

    LEER MÁS
    Murió Ruth Bader Ginsburg, jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos | La magistrada de 87 años era un ícono del progresismo
    LEER MÁS
    "Crímenes de familia" elegida para los Premios Goya | El film de Sebastián Schindel fue votado por la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina
    Este es un momento "remarcable, único, importante", describió Chomsky. "Difícil" pero a la vez "lleno de esperanza para un mejor futuro". Es un momento de "confluencia de distintas crisis muy fuertes" y sin fronteras.

    PUBLICIDAD

    Son "las mismas de siempre": la amenaza de una guerra nuclear, la catástrofe ecológica, la destrucción de la democracia. "Desde enero pasado estas tres amenazas han ido en aumento gracias a las políticas de Trump. Ha ido desmoronando las políticas de control de las armas y desarrollado armas más peligrosas, ha disminuido las protecciones contra las amenazas de una guerra nuclear. Se ha dedicado a destruir el medio ambiente y cualquier sustento de la vida."

    El pensador norteamericano, de 91 años, determinó desde un principio el rol de la Internacional Progresista: "No paniqueemos ahora y actuemos en función de esto. Las crisis que estamos enfrentando en este momento único son internacionales. Las catástrofes ambientales, la guerra nuclear, la pandemia... no tienen frontera ninguno de estos peligros. Puede haber diferencias entre países, pero hay troncos comunes".

    "Trump empezó a decir que si no le gusta el resultado de las elecciones no va a dejar su puesto. Es una amenaza directa", alertó. "En ausencia de una victoria de Trump muy clara hay riesgos inminentes de guerra civil. Son palabras fuertes, que no habíamos escuchado nunca en voces públicas. No lo digo yo; lo dicen otras personas. Mucha gente tiene ese miedo. Nada de este estilo había pasado en la compleja historia de la democracia parlamentaria. La megalomanía que domina el mundo, la de Trump, para él ya no es suficiente."

    • Baquero dijo:

      Amigo Lujan, te la comiste con ese comentario, que de verdad da en el clavo! Se estan escribiendo muy buenos articulos en Cubadebate como este de Oro y otro que acaba de salir de Abel Gonzalez Santamaria, pero tambien se estan escribiendo muchos y muy buenos comentarios. Podria existir mucho mas debate pero se meoran mucho en poner los comentarios y por eso no conectan a veces a tiempo.

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Excelente abordaje de la realidad social de los Estados Unidos de América y de la pésima gestión de la actual administración de Donald Trump frente al que hay que estar alertas ante sus maniobras engañosas para lograr la reelección. Coincido en que hay que cerrar el paso a Trump, a la barbarie.

    • Lenia dijo:

      Ya Trump esta desesperado por completo. El presidente estadounidense Donald Trump declinó el miércoles comprometerse a una transferencia pacífica del poder si pierde la elección del 3 de noviembre.
      “Veremos qué pasa”, dijo Trump en una conferencia de prensa, en respuesta a una pregunta sobre si se comprometía a una transferencia pacífica del poder. “Saben que me he estado quejando muy fuertemente sobre las boletas, y las boletas son un desastre”.
      Trump ha estado manteniendo una campaña contra la votación por correo, tuiteando y hablando críticamente sobre el sistema. Más estados están alentando la votación por correo para mantener a salvo a las personas en medio de la pandemia.
      El presidente, quien vota por correo, ha tratado de establecer una distinción entre los estados que envían automáticamente boletas a todos los votantes registrados y aquellos que, como Florida, las envían solamente a los votantes que las solicitan.
      Trump ha dicho sin evidencia alguna que las votaciones masivas por correo llevarían a un fraude enorme. Los cinco estados que usualmente envían boletas a todos los votantes no han registrado fraude significativo, lo que demuestra una vez mas que Trump es un charlatan.
      Pero el candidato presidencial demócrata Joe Biden respondió con toda fuerza y claridad: “El pueblo estadounidense decidirá esta elección. Y el pueblo de Estados Unidos es perfectamente capaz de sacar de la Casa Blanca a cualquier intruso”.

  • tony22 dijo:

    Coincido con Oro en que gran parte del pueblo americano no sabe nada del socialismo sobre todo entre los seguidores de Bernie

  • tony22 dijo:

    Coincido con Oro en que gran parte del pueblo americano no sabe nada del socialismo sobre todo entre los seguidores de Bernie

  • Mary Louise dijo:

    Como siempre José R Oro, llega a los lugares más recónditos de la sociedad estadounidense y lo hace con cifras, elementos claros. Cuando en el 2016 muchos esperábamos la victoria de Hillary Clinton, Donald Trump se convirtió en presidente. "Todavía no sabemos con cien por ciento con seguridad", dijo Sean Trende, un analista electoral superior cuando se le preguntó qué sucedió hace cuatro años. Pero la mayoría de los expertos señalan la falta de representación de los votantes blancos sin títulos universitarios como el mayor problema de 2016, un error que resultó en una subestimación bruta del desempeño de Trump a lo largo de la campaña. El estatus educativo sólo se convirtió en un problema de sondeo importante alrededor de 2012. Antes de eso, los votantes blancos con o sin títulos universitarios votaron republicanos aproximadamente al mismo ritmo. Ahora, los votantes blancos educados en la universidad son más demócratas, mientras que los votantes blancos no educados en la universidad son republicanos. Para 2016, la brecha era tan grande que, si los encuestadores no ajustaban su método de muestreo, lanzaría una encuesta completa en varios puntos.
    "Eso es algo que las encuestas han perfeccionado", dijo Patrick Murray, director del Instituto de Votación de la Universidad de Monmouth. "Lo hemos hecho aquí en Monmouth, y la mayoría de las otras encuestadoras lo han hecho, pero no todo el mundo."
    Lee Miringoff, el director del Instituto del Colegio Marista para la Opinión Pública, no comparte la opinión de que el estatus educativo es el culpable. El instituto, que fue uno de los encuestadores más precisos de la carrera de 2016, no ha cambiado su enfoque para 2020.
    El verdadero problema con las elecciones de 2016, dijo Miringoff, fueron los pronosticadores que predijo una victoria de Clinton. Casi todos los modelos electorales mostraron a Clinton afianzada el Colegio Electoral por un amplio margen.
    Hoy en día, la mayoría de los pronosticadores dicen que el candidato demócrata Joe Biden es muy probable que venza a Trump en el Colegio Electoral. The Economist actualmente le da a Biden un 86 por ciento de posibilidades de ganar el colegio electoral. FiveThirtyEight encontró a Biden ganando 77 de 100 resultados electorales simulados.
    Las elecciones de 2016, tuvieron un nivel de incertidumbre que fue más allá de lo que las encuestas son capaces de proporcionar. Esos factores incluían un alto número de votantes indecisos que iban a las últimas semanas de las elecciones, un número irregularmente alto de votantes que consideraban a un candidato de terceros partidos, y un alto número de simpatizantes de Clinton que terminaron quedándose en casa.
    Ahora, 2020, las cosas no son tan inciertas como en el 2016. Los encuestadores esperan que la porción móvil o persuadible del electorado sea menos de la mitad del tamaño que era hace cuatro años, una posible explicación por el hecho de que las cifras de las encuestas para Biden y Trump son aproximadamente las mismas hoy que hace varios meses.
    A pesar de lo cual, las encuestas nunca serán completamente precisas. Pero por lo mejor que sabemos Biden esta a la cabeza con mucha mayor certeza que Hillary Clinton hace cuatro años.
    El trabajo de José R Oro, muestra cifras que son concretas y que refieren con cabalidad lo mejor que sabemos hoy. La fractura de la sociedad estadounidense se ha profundizado y varios millones de votantes que “ni se peinaban ni se hacían papelillos” están hoy mucho mas motivados a ir a votar contra Trump por las incrementadas desigualdades. La Pandemia por todo lo alto como factor del voto contra Trump.

  • Abel González dijo:

    Muchas gracias al destacado intelectual José R. Oro por regalarnos excelentes análisis sobre la realidad estadounidense. Sembrar el miedo y el terror ha sido una estrategia del conservadurismo más extremo para neutralizar las posiciones liberales y progresistas.

    • Jose R Oro dijo:

      Muy estimado Abel Gonzalez. Le agradezco sobremanera su comentario, sobre todo porque procede de un gran pensador cubano, con un aguda percepción del complejo mundo en que vivimos hoy. En espera de sus próximos trabajos que estoy seguro seran de significativa importancia y elevado nivel de elaboración.

  • Leonides Almaral dijo:

    Muy claro y sustanciado con datos y cifras lo escrito por Oro. Por un amplio margen, votantes de los estados Unidos dicen que la discriminación contra los afroamericanos es un problema grave, según una encuesta nacional de la Quinnipiac University de Connecticut, donde Oro ha impartido varias conferencias para post - graduados
    Los votantes también apoyan las protestas nacionales en respuesta al asesinato de George Floyd por un 67 ante un 28 por ciento. Casi el 60 por ciento de los votantes tiene una opinión favorable del movimiento Black Lives Matter.
    La encuesta también reveló profundas divisiones políticas, pues el 96 por ciento de los demócratas afirmó que la discriminación contra las personas de color es un problema, pero solo el 34 por ciento de los republicanos sostuvo lo mismo.
    "Dos puntos de vista muy contrastantes sobre Estados Unidos saltan de las páginas de esta encuesta. Para los demócratas e independientes, la población afroamericana está bajo asedio. Los republicanos tienen una visión muy diferente de lo que se está desarrollando en nuestras calles", djo el Analista de Encuestas de la Quinnipiac University Tim Malloy.
    Ese es un ejemplo de la fractura que se expresa en este destacado articulo.

  • Jaime dijo:

    La fractura es evidente. Con su mascara contra la Pandemia, Zachary Greenhoward observaba a los cientos de manifestantes pacíficos, afroamericanos y latinos juntos, que en la ciudad tejana de El Paso, se enfrentaban a los tensos policías del equipo antidisturbios, en su mayoría latinos.
    "Todos somos vidas morenas. No hay razón para asustarnos de estar justo delante de ellos, de mirarlos a los ojos", dijo Greenhoward, de 21 años, quien es afroamericano. En este día reciente, él, como muchos otros en todo el país, se manifestó para condenar el racismo. Y también para difundir un mensaje sobre la unidad de afroamericanos y latinos. "Aquí no somos el enemigo".
    Además de los llamados a una reforma jurídica fundamental, los politólogos y los activistas comunitarios afirman que la horrible y violenta muerte de George Floyd a unas mil 800 millas de distancia en Minneapolis abre una gran oportunidad para que las comunidades afroamericana y latina se unan en un año electoral para hacer cambios.
    Muchos ven esto como un momento fundamental en la historia, una oportunidad para que las nuevas generaciones de las dos minorías más grandes y poderosas de la nación curen viejas heridas y forjen alianzas.
    Es una tarea difícil: Encontrar una voz unida que continúe conjuntamente el legado del líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr. y el líder de la Unión de Trabajadores Agrícolas, César Chávez. En el pasado, la construcción de alianzas entre afroamericanos y latinos ha resultado ser cualquier cosa menos fácil.
    "Ha habido divisiones; personas que competían por puestos o que comperían por poder político que frenaron esas coaliciones", explicó Domingo García, residente de Dallas, presidente de la League of United Latin American Citizens, LULAC, el grupo latino de derechos civiles más antiguo de la nación.
    "Estamos viendo que esas divisiones han quedado en el camino mientras literalmente miles de latinos se unen a los afroamericanos en marchas por todo Estados Unidos", dijo García en una entrevista vía telefónica esta semana mientras viajaba de regreso a su casa en Dallas después de asistir al funeral de Floyd en Houston. "Estamos en un punto de inflexión".
    En temas clave, ambos grupos han tenido desde hace mucho tiempo diferencias clave. Un estudio realizado en 2008 por el Pew Research Center considerado un punto de referencia sobre estas cuestiones, mostró que ambos grupos estaban divididos en asuntos que iban desde la inmigración hasta el progreso general en materia de discriminación racial.
    Pero Richard Pineda, director del Sam Donaldson Center de la Universidad de Texas en El Paso, está entre muchos analistas que indican que las diferencias son modestas, muy a menudo "excesivamente exageradas" y explotadas por la retórica nacionalista blanca para "enfrentar a los afroamericanos contra los latinos".
    "Literalmente nos faltan las palabras para poder explicar el impacto y la diferencia" entre las agendas políticas y económicas de los latinos y los afroamericanos, comentó Pineda. "Es fácil caer en la trampa de cómo la raza nos es descrita".
    Pineda y otros creen que este momento crea una oportunidad para que una nueva generación conduzca la conversación y "se asegure de que la gente realmente se registre y vote. Hay que probar".
    Los hispanos están muy por detrás de los afroamericanos en cuanto a participación electoral. En las elecciones de 2016, solo el 12 por ciento de los votantes latinos elegibles votaron. Y cuando se trata de sus puntos de vista políticos, los latinos están lejos de ser monolíticos.
    La participación entre los afroamericanos, sin embargo, fue de casi el 60 por ciento en las elecciones presidenciales más recientes. Los afroamericanos, una fuerza crítica del Partido Demócrata, apoyaron al Presidente Barack Obama en 2012 en un 93 por ciento.
    Reunir a ambos grupos en un frente unido crearía una fuerza muy poderosa. Y los expertos señalan que también tienen mucho en común, incluyendo el hecho de que muchos están en la línea del frente de la fuerza laboral estadounidense, ocupando a menudo empleos mal pagados pero esenciales durante la pandemia de COVID-19.
    Todo lo que quiero decir que lo que es "fractura" a nivel nacional, es "unidad" a nivel de las minorias.

  • Leandro dijo:

    Muy buenos razonamientos sustentados en datos y hechos irrefutables, como aquellos a los que siempre nos tiene acostumbrados el distinguido forista y colaborador de Cubadebate Oro. Ojalá: "Todas las acciones contra las minorías harán mayor esa brecha" existente entre Biden y Trump a favor de Biden; pero por lo que conozco, después de la Convención Republicana la brecha ha disminuido y Trump es un especialista en el empleo de los medios y del lenguaje que gusta a muchos en ese país "elegido por la Providencia" para reinar sobre el mundo. Pienso que el primer paso es derrotar a Trump en las elecciones, algo que aun, a mi juicio, aunque necesario para el propio pueblo estadounidense y para la Humanidad, es incierto y después sacarlo del poder que intentará retener aun derrotado. Por cierto, si se lograra derrotar con un amplio margen, en mi criterio serían menores los peligros del segundo momento. Lo cierto es, que con Trump en el poder, como asegura Oro, la sociedad estadounidense está sufriendo "La más seria fractura social desde la Guerra Civil" y ello resulta extremadamente peligroso y es un faldo pesado con el que tendrá que lidiar el futuro Presidente.

  • Elizabeth Franco dijo:

    A tenor de que Trump trate de escamotear los resultados legitimos de las elecciones, acrecentados por el fallecimiento de la miembro del Tribunal Supremo, Ginsburg y su presunta sustitucion por un magistrado ultraderechista, el candidato Biden esta tomando medidas para enfrentar eso que seria un golpe de estado "disimulado". El candidato demócrata a la Presidencia de EE.UU., Joe Biden, creó un equipo legal con cientos de abogados y expertos para hacer frente a la posibilidad de que el resultado de las elecciones del 3 de noviembre tenga que disputarse en los tribunales.
    El "cuarto de guerra" está dirigido por dos expertos legales que han trabajado para el expresidente demócrata Barack Obama y, según la campaña de Biden, será "el mayor programa de protección electoral en la historia de las campañas presidenciales".
    La intención de este numeroso equipo es salvaguardar la integridad de las elecciones e iniciar litigios cuando consideren que se vulnera el derecho al voto o sobre el recuento, que puede complicarse debido a que la pandemia llevará a un récord de votantes a votar por vía postal, algo que el presidente Donald Trump, aspirante a la reelección, ha señalado de ser fraudulento.
    El equipo estará dirigido por Dana Remus, asesora legal de la campaña de Biden y exresponsable de asuntos jurídicos de la Fundación Obama, y Bob Bauer, asesor legal durante el mandato de Obama y que desde el verano trabaja como asesor de Biden.
    Ambos están encargados de establecer una unidad de "litigios especiales" que contará con el liderazgo de dos exabogados del Estado y que supervisarán a cientos de abogados distribuidos en todo el país con el objetivo de plantear posible demandas a nivel estatal o local en material electoral.
    El equipo contará con la ayuda del primer fiscal general de la ´Presidencia de Obama, Eric Holder, quien coordinará acciones legales entre la campaña y grupos independientes progresistas o vinculados a los demócratas que disputen aspectos del proceso electoral.
    En entrevista con el diario The New York Times, Bauer aseguró que hay temores de que Trump está utilizando los poderes del Gobierno federal para su beneficio político.
    Las dimensiones de esta gran operación legal dentro de la campaña de Biden demuestran que los demócratas tienen temor real de que el resultado de las elecciones del 3 de noviembre pueda ser disputado en los tribunales y que no se pueda aclarar el ganador de los comicios hasta después de la fecha electoral, similar a como ocurrió en el año 2000, cuyo resultado tras el recuento fallido de Florida decidió el Tribunal Supremo.
    En los últimos meses, Trump ha elevado sus crítica al voto por correo, porque en su opinión puede permitir que personas no registradas voten, al mismo tiempo que pidió que se vote dos veces si se vota por correo, para asegurarse de que la papeleta queda registrada, algo que es considerado fraude electoral.
    Asimismo, el mandatario ha dicho que los demócratas solo podrán ganar si manipulan las elecciones, elevando el fantasma de la legitimidad de las elecciones.
    En el Congreso, los demócratas han indagado en las medidas tomadas por el nuevo responsable del servicio postal, Louis DeJoy, un importante donante republicano, que ha iniciado una campaña de recortes que para algunos legisladores responde a una intención de afectar al voto por correo, algo que el funcionario ha negado.
    Oro esta muy claro de la tremenda fractura y de que Trump, un fascista evidente. tiene un desprecio absoluto a las leyes. pero Biden se esta prepoarando bastante bien!

  • Carmencita dijo:

    Lo de la fractura que ecribe Jose R Oro es completamente cierta, y lo que siempre existio, ha sido levado al los extremos mas grandes por Trump. Una de las primeras fobias que dio a conocer Trump tras jurar su cargo fue el odio a "lo español": anunció la construcción de un muro en la frontera de México y eliminó el enlace al español en la web de la Casa Blanca. Su agradecimiento a los supremacistas blancos que contribuyeron a alzarle al poder incluyó otra ofensiva importante, cerrar la puerta a los inmigrantes procedentes de varios países de mayoría musulmana. Pero faltaba otro colectivo relevante y molesto.
    Todo en uno, y conseguidos no sin problemas algunos de sus objetivos, le ha tocado el turno a centenares de miles de jóvenes que llegaron de niños a Estados Unidos con sus padres, pero que han alcanzado la mayoría de edad sin tener sus documentos en regla al no ser hijos de norteamericanos de pura cepa. Se les conoce como los "dreamers" (soñadores). Ahora están en la veintena y el paquete incluye a más de 600.000 mexicanos, 60.000 centroamericanos, 9.000 peruanos y 7.000 colombianos. Después de toda una vida allí su idioma principal es el inglés y se sienten cómodos en el que consideran "su país". Pero el nuevo gran jefe blanco no piensa lo mismo. Donald Trump ha ordenado que se ponga fin al programa de la era Obama que les salvaba de ser deportados durante cinco años, el DACA, mientras se buscaba para ellos una salida definitiva encaminada a la integración total en el país. Sueño truncado. A partir de marzo todos ellos serían forzados a iniciar el camino de vuelta a unos países que no conocen y a un futuro incierto en lugares mucho más complicados para salir adelante. Por los suelos, de golpe, la posibilidad de prosperar, de llegar algún día al lugar que ocupa Trump que les han enseñado en las escuelas norteamericanas.
    Somos mas de 60 millones de hispanoparlantes los que molestamos a Trump
    En la "América primero" de Trump tampoco hay hueco para el español. Si lo primero que hizo fue arremeter contra él debió ser por temor a que el idioma de Cervantes ocupe más espacio del que el presidente considera adecuado. Motivos tiene: En Estados Unidos hay más de sesenta millones de hispanohablantes, más que en España.

  • Carmencita dijo:

    Lo de la fractura que escribe Jose R Oro es completamente cierta, y lo que siempre existio, ha sido levado al los extremos mas grandes por Trump. Una de las primeras fobias que dio a conocer Trump tras jurar su cargo fue el odio a "lo español": anunció la construcción de un muro en la frontera de México y eliminó el enlace al español en la web de la Casa Blanca. Su agradecimiento a los supremacistas blancos que contribuyeron a alzarle al poder incluyó otra ofensiva importante, cerrar la puerta a los inmigrantes procedentes de varios países de mayoría musulmana. Pero faltaba otro colectivo relevante y molesto.
    Todo en uno, y conseguidos no sin problemas algunos de sus objetivos, le ha tocado el turno a centenares de miles de jóvenes que llegaron de niños a Estados Unidos con sus padres, pero que han alcanzado la mayoría de edad sin tener sus documentos en regla al no ser hijos de norteamericanos de pura cepa. Se les conoce como los "dreamers" (soñadores). Ahora están en la veintena y el paquete incluye a más de 600.000 mexicanos, 60.000 centroamericanos, 9.000 peruanos y 7.000 colombianos. Después de toda una vida allí su idioma principal es el inglés y se sienten cómodos en el que consideran "su país". Pero el nuevo gran jefe blanco no piensa lo mismo. Donald Trump ha ordenado que se ponga fin al programa de la era Obama que les salvaba de ser deportados durante cinco años, el DACA, mientras se buscaba para ellos una salida definitiva encaminada a la integración total en el país. Sueño truncado. A partir de marzo todos ellos serían forzados a iniciar el camino de vuelta a unos países que no conocen y a un futuro incierto en lugares mucho más complicados para salir adelante. Por los suelos, de golpe, la posibilidad de prosperar, de llegar algún día al lugar que ocupa Trump que les han enseñado en las escuelas norteamericanas.
    Somos mas de 60 millones de hispanoparlantes los que molestamos a Trump
    En la "América primero" de Trump tampoco hay hueco para el español. Si lo primero que hizo fue arremeter contra él debió ser por temor a que el idioma de Cervantes ocupe más espacio del que el presidente considera adecuado. Motivos tiene: En Estados Unidos hay más de sesenta millones de hispanohablantes, más que en España.

  • Alex dijo:

    Magnifico documento! Es un hecho cierto que lo poco que quedaba del New Deal ha sido pulverizado durante el gobierno de Trump. Pero esto ha producido mas unidad entre las minorias y los pobres, que se han cansado de estar impasibles ante el abuso.

  • Ernesto Limia Díaz dijo:

    Excelente análisis, lo mejor que he leído sobre las contradicciones sociales inherentes a la instrumentación neoliberal en Estados Unidos y las pretensiones reales de los círculos fascistas que pujan por el poder. Leyendo a Oro uno comprende que la reelección de Trump lo dejaría tan comprometido con esta ala fascista de extensión transnacional, en medio de los efectos aún visibles de la burbuja financiera del 2008 agravados con el impacto económico de la pandemia, que, aunque se opusiera, no le quedaría más remedio que arrastrar a Estados Unidos a una nueva guerra de depredación. Por estar Venezuela entre los países de mayores reservas petroleras en el mundo, y dados sus nexos con Cuba, ese podría ser el blanco a batir porque ---a su juicio--- eliminarían a la vez dos adversarios de un capital político y simbólico del mayor significado. De eso nos quiere prevenir Oro con este análisis medular, lo que está en juego en las elecciones presidenciales del martes 3 de noviembre es la conservación de la paz regional y la paz mundial; lo que está en juego es la preponderancia del modelo de la globalización neoliberal, que ya de por sí es lesivo al humanismo con que la ilustración derribó las bases culturales de la sociedad medieval, o la bestia fascista que sus deformaciones estructurales han despertado. No es momento de disquisiciones teóricas, es momento de aportar cada uno de nosotros un granito de arena para contribuir a la derrota de Trump. Gracias a Oro por su valiosa contribución. Un fuerte abrazo.

    • Carmita dijo:

      Varios colombianos hemos participado en este debate, todos tememos que Trump de verse perdido o considerando que una guerra "victoriosa" le pudiera traer la reeleccion puede lanzar una criminal agresion contra Venezuela desde Colombia. La peor pesadilla que sufrimos aca, dado a que del desalmado de Duque se puede esperar cualquier cosa. Que desastre mas grande eso seria!!

    • Masso de Santiago de Cuba dijo:

      Viendo en streamin la intervención de Bernie Sanders, escuchando la opinión de mis hijos y leyendo tanto el articulo de José R Oro como este brillante comentario de Ernesto Limia Díaz, he visto como personas muy diferentes han arribado a idénticas conclusiones, simplemente porque como dice Pepe Oro, la sociedad estadounidense esta fracturada y realmente hay que derrotar al fascismo de Trump e implantar muchas reformas socialistas, una especie de New Deal II, si quieren que este país sobreviva en paz (y el mundo también)
      El senador Bernie Sanders criticó a Trump hoy, entregando una acusación de los recientes comentarios del presidente que dudaba de la integridad de las elecciones de noviembre y retrató a Trump como una amenaza inminente a la democracia. El senador delineó una serie de elementos de acción que argumentó que podrían ayudar a aliviar el caos que rodeaba las elecciones. "Es muy importante que realmente escuchemos y tomemos en serio lo que Donald Trump está diciendo", dijo Sanders en un discurso en la Universidad George Washington en Washington DC. Bernie luego pasó a catalogar todas las recientes declaraciones públicas de Trump sobre la elección, incluyendo hace varias semanas cuando el presidente afirmó que "la única manera de que puedan quitarnos esta elección es si se trata de una elección amañada" y sus repetidas insinuaciones sobre servir más de los dos términos permitidos por la Constitución.
      A pesar de las constantes quejas de Trump sobre el supuesto fraude masivo de votantes en las elecciones, Sanders señaló varios estudios, incluida la conclusión de la propia comisión de Trump en la Casa Blanca sobre el asunto, que han encontrado que el fraude de votantes es extremadamente raro. También asaltó los esfuerzos de Trump para poner en duda la legitimidad del voto por correo antes de una elección que se espera que vea niveles sin precedentes de votos emitidos por correo debido a la pandemia de coronavirus. Sanders señaló una entrevista en la que el presidente parecía admitir que su oposición a incluir fondos para el Servicio Postal de estados Unidos en un proyecto de ley de alivio del coronavirus se derivó de su deseo de frustrar los esfuerzos demócratas para ampliar el voto por correo.
      También señaló que el propio Trump parecía alentar el fraude electoral a principios de este mes cuando instó a los votantes de Carolina del Norte a intentar votar dos veces como una prueba de los sistemas de votación por correo. Pero Sanders apuntó durante una gran parte de su discurso a eventos más recientes.
      "Anoche Donald Trump fue aún más lejos en el camino del autoritarismo", dijo, refiriéndose a la negativa del presidente el miércoles a comprometerse con una transferencia pacífica del poder en caso de que perdiera la reelección. "La estrategia de Trump para deslegitimar esta elección y permanecer en el cargo si pierde no es complicada", sostuvo Sanders. "Al encontrarse detrás en muchas encuestas, está tratando de una supresión masiva de votantes".
      (sigue abajo)

    • Masso de Santiago de Cuba dijo:

      (sigue aquí)
      Sanders comenzó su discurso lamentando los "niveles grotescos de desigualdad de ingresos", la falta de atención médica garantizada para todos y la amenaza del cambio climático. "Todas estas cuestiones y otras son enormemente importantes y deben ser las cuestiones que se debaten en esta campaña. Pero hoy, no voy a hablar de ninguno de ellos", dijo, en cambio diciendo que se centraría en "algo en mis sueños más salvajes que nunca pensé que estaría discutiendo".
      "Esto no es sólo una elección entre Donald Trump y Joe Biden", dijo Sanders, refiriéndose al candidato presidencial demócrata. "Esta es una elección entre Trump y la democracia, y la democracia tiene el deber de ganar".
      El senador esbozó una serie de elementos de acción que argumentó que podrían ayudar a aliviar el caos que rodeaba las elecciones.
      En primer lugar, impulsó que los votantes a que le dieran a Biden una victoria decisiva y aplastante el día de las elecciones, diciendo que eso "haría prácticamente imposible que Trump negara los resultados" y llamándolo "nuestro mejor medio para defender la democracia". Instó a las legislaturas estatales a permitir el escrutinio o procesamiento de las papeletas por correo antes del día de las elecciones, argumentando que "cuanto más rápido se cuenten todas las papeletas, menos oportunidad hay para el caos y las teorías de conspiración".
      Sanders también pidió a los medios de comunicación que comenzaran a preparar al electorado estadounidense para la certeza virtual de que, debido al aumento de la votación por correo, el ganador de la elección no se decidirá el 3 de noviembre, y animó a las empresas de medios sociales a tomar medidas adicionales para detener la propagación de la desinformación en sus plataformas.
      El senador socialista democrático también argumentó para las audiencias en el Congreso y los estadistas por igual para proporcionar transparencia sobre el proceso electoral, incluyendo cómo se manejarán los días siguientes a la elección, sugiriendo que ve la posibilidad de violencia en algunos lugares. Sanders alegó que "todos los funcionarios electos en Estados Unidos, ya sean republicanos, demócratas o independientes ... se oponen enérgicamente a la supresión de los votantes y a la intimidación de los votantes, para asegurarse de que se cuenten todos los votos y de que nadie sea declarado ganador hasta que se cuenten esos votos".
      Y emitió un llamado a la acción en particular para los republicanos en el Congreso. "Por favor, no continúen diciendo al pueblo estadounidense cuánto ama a Estados Unidos si, en este momento crítico, no están preparados para defender la democracia estadounidense y nuestra forma de vida", dijo Sanders. "Suspendan la hipocresía."
      Bernie Sanders, como Moscu “no cree en lágrimas” mucho menos en las lágrimas de cocodrilo de Trump.

  • Leonardo dijo:

    Hay que hacer lo posible y lo imposible para derrotar a Trump el dia 3 de noviembre. Trump quedara en la historia como la persona que mas influyo a largo plazo en el colapso del imperialismo yanqui, tal fractura social, enorme e irrevocable, el ha provocado. Cosas que parecian muy improbables. Afroamericanos, latinos y otras minorias e incluso una parte de la poblacion blanca alcanzando unidad a un nivel que parecia imposible. Lideres politicos como Biden y Bernie Sanders actuando coordinadamente, etc. Eso lo ha logrado Trump!

  • Maria Pabon dijo:

    Que decir de habito de José R Oro ("Don José Oro" para los colombianos), de escribir articulos excepcionales como este? Quiero actualizar los ultimos resultados de encuestas, que cada dia perfeccionan mas las preguntas que le hacen a la muestra opinante.
    El aspirante presidencial del Partido Demócrata Joe Biden obtendría un 52 % de voto en las elecciones del próximo 3 de noviembre, diez puntos por delante de Donald Trump, que lograría un 42 %, según en sondeo elaborado para la emisora pública NPR por NPR/PBS NewsHour/Marist poll.
    Biden es además el candidato mejor valorado para gestionar la pandemia de coronavirus o la delincuencia, pero Trump está mejor situado en lo que a la gestión de la economía se refiere (49-45 %).
    Si se tiene en cuenta a más candidatos, Biden se impondría por 49 al 42 %, principalmente debido al 5 % que lograría la Libertaria Jo Jorgensen y el 2 % del ecologista Howie Hawkins. Sin embargo, Hawkins no podrá concurrir en estados clave como Wisconsin o Pennsylvania por el rechazo de las autoridades a su candidatura.
    Estos datos están luego supeditados al resultado estado por estado para la configuración del denominado Colegio Electoral, que es quien realmente elige al presidente.
    En ese campo, Biden contaría 290 de los 540 electores garantizados y otros 87 de estados inclinados hacia Biden. Trump, en cambio, tendría 77 representantes garantizados y 54 de estados inclinados a él. Otros 117 están aún por decidir.
    Por sectores de población, Biden es el favorito entre los graduados universitarios, las mujeres, los jóvenes, los mayores y los residentes en ciudades. Trump destaca entre los evangélicos, blancos sin titulación universitaria y residentes en zonas rurales y ciudades pequeñas.
    Entre los votantes independientes Biden tiene 21 puntos de ventaja (57-36 %), mientras que Trump ganó en este sector por 4 puntos en 2016.
    Destaca el apoyo de los blancos a Biden, con un 49 % de respaldo (48 para Trump), una cifra récord desconocida para ningún candidato demócrata en los últimos 50 años.
    Como nota negativa para Biden, su apoyo entre la población no blanca está por debajo de lo esperado (60-34 %), por debajo del 74-21 por ciento logrado por Hillary Clinton frente a Trump en 2016.
    Saludos al gran Jose R Oro, que produzca mas valiosos y originales escritos como este.

  • Masso de Santiago de Cuba dijo:

    Estoy muy claro del nivel de "fractura social", siendo negro y latino. Y tambien de las "Considerables diferencias intragrupales", los escasos negros cubano - americanos que son ricos no quieren saber de otros cubanos negros y de mi, ni en pintura. Pepe Oro lo entiende superbien, muy bueno este escrito!

    • Mary Louise dijo:

      Amigo Masso de Santiago de Cuba. El voto en Florida va a ser crucial. Le transcribo un comentario de oro, en otro articulo que me parecio muy pertinente a lo que discutimos aqui: "Se esta produciendo una seria manipulacion de los resultados de las encuestas en Florida, tratando de mostrar que Trump esta empatado con Biden e inclusoi arriba. Desde el punto de vista tecnico si estas empatados en la realidad, pero siempre con Biden arriba, el empate siempre lo produce el margen de error. Esta es la ultima encuesta con fecha de ayer:
      El candidato demócrata Joe Biden le saca una ventaja de tres puntos al presidente Donald Trump en una nueva encuesta sobre intención de voto en Florida, y, entre los hispanos, la diferencia es de 56 % frente a 41 %, mayor que la de hace 15 días.
      La encuesta de St. Pete Polls para el medio Florida Politics, que tiene un margen de error de +/- 1,8 puntos, le da un 50 % de apoyo a Biden, un 47 % a Trump y menos de un 2 % a otros candidatos.
      Solo un 2 % de los 2,906 potenciales votantes en Florida entrevistados el 22 de septiembre no ha decidido a quién votar en las cruciales elecciones del 3 de noviembre.
      Significativamente, entre los independientes (los que no están inscritos como votantes del Partido Republicano o el Demócrata), el exvicepresidente Biden le saca una ventaja de siete puntos al presidente Trump.
      Uno de los cambios apreciados en esta encuesta es que por primera vez Biden es el candidato preferido entre los hombres, algo que antes era solo entre las mujeres.
      Cerca del 49 % de los hombres dice que votaría por el demócrata si las elecciones fuesen hoy, frente a un 47 % que elegiría a Trump.
      Se mantiene la tendencia
      Florida Politics señaló que no ha habido cambios respecto a otra encuesta realizada el 7 y el 8 de septiembre en el reparto de las intenciones de voto entre los dos candidatos principales si se tiene en cuenta la población en general, pero entre los hispanos ha crecido el apoyo a Biden, pues en la anterior era 54% frente a 42 %.
      Biden realizó la semana pasada su primera visita de campaña a Florida, donde participó en sendos actos en Tampa y Kissimee, cerca de Orlando, el primero con excombatientes y el segundo con hispanos y puertorriqueños en particular. Su compañera de fórmula, Kamala Harris, estuvo en Miami previamente en un acto con la comunidad afroamericana.
      Entre los blancos de Florida Trump es el que más apoyo tiene (55 %/41 %) y también lo es entre los asiáticos y los originarios de islas del Pacífico (51%/47%), pero entre los afroamericanos Biden cuenta con un 84 % de respaldo y el presidente solo del 10 %.
      Esta vez se les preguntó también a los encuestados si preferían que el nombramiento de quien cubrirá la plaza vacante dejada en la Corte Suprema de Estados Unidos por la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg se haga después de las elecciones o ahora como quiere Trump.
      El 47 % se inclinó por aplazarlo, un 45 % por proceder ya y un 7 % no tiene opinión al respecto.
      Por grupos de edad, el único en el que son más los que quieren que Trump siga en la Casa Blanca qe los que desean que se vaya es el 70 años o más (52 % frente a 45 % por Biden).
      La diferencia mayor a favor de Biden está entre los que tienen menos de 50 años. El 54 % lo apoya frente a un 42 % que lo hace por Trump.
      A pesar de todo ello, es muy importante la intensificacion del trabajo electoral de Biden en Florida y como dice Bernie Sanders, enfocarse mas en el programa social de gobierno y menos en debatir a Trump, de quien ya sabemos que es un canalla.

  • Carolina dijo:

    El analisis de la "Pandemia como factor de incremento de la desigualdad" es uno de los analisis mas incisivos que he leido ultimamemnte. Lo que quieren estos discipulos de Hitler y Mengele es que desaparezcan la minorias, que se mueran todos. Fascismo del peor!

  • Holmes dijo:

    Todo mi apoyo a esta formidable documento de Don Jose Oro. En Colombia tenemos la misma fractura social. No es solo que el 99% del pueblo es pobre, mas aun es que se le impide prosperar a toda mcosta, no es solo por razones economica o monetarias, sino por un odio espantoso ma tods los que tenemos facciones un poco "aindeadas"

  • Menelao dijo:

    Si que hay una gran fractura, incluso durante la comunidad cubano - amricana hay fractura. Hoy somos muchisimos los cubanos que residimos en los Estados Unidos que estamos contra el Bloqueo, contra el presidente Trump, contra el senador Rubio y sus rufianes. Ellos son muy vocales, tienen mucho poder y dinero, y nos intimidan. Yo dependo de mi trabajo para mantener a mi familia, lo estoy haciendo desde la casa por el COVID -19, pero si me dicen que debo ir a la oficina, me pongo la mascara y los guantes y me voy para alla con Covid y con lo que sea, porque no me queda otra salida, tengo que pagar la casa, la comida y los utilities.
    Quisiera con toda mi alma que pierda Trump, voy a votar por Biden (y toda mi familia tambien), de esa manera estos abusadores van a tener mucha menos fuerza y capacidad de humillarnos.

    • Amador dijo:

      Con los democratas tendras que trabajar igual. Si piensas de otra forma no llegaras muy lejos

  • Cobos Tafur dijo:

    Sin dudas que es una fractura historica de la sociedad de los Estados Unidos. Incluso algunos sectores de la clase alta se han sumado al pueblo.
    El expresidente de EE.UU. Bill Clinton (1993-2001) y su esposa, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton (2009-2013), acusaron este domingo al mandatario Donald Trump y al líder la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, de guiarse por sus ansias de poder a la hora de cubrir la vacante en el Tribunal Supremo. "Creo que para ambos, tanto para el senador McConnell como para el presidente Trump, su primer valor es el poder, y están intentando llenar la corte con todos los jueces ideológicos que puedan", dijo Bill Clinton
    El viernes la jueza progresista del Tribunal Supremo Ruth Bader Ginsburg falleció a los 87 años dejando una vacante en esa corte, y Trump ya adelantó este sábado su intención de nombrar a su sustituto la próxima semana y que sería posiblemente una mujer, después de que McConnell prometiera que sometería a voto en el hemiciclo al nominado del mandatario. Con Ginsburg, el Supremo tenía cinco jueces conservadores y cuatro progresistas, con lo que si Trump logra la confirmación de su nominado apuntalaría aún más el predominio conservador, que podría durar décadas y adoptar decisiones de calado en asuntos como el aborto o la inmigración, fundamentales para su base de votantes tan locos y fascistas como el propio Trump.
    Bill Clinton afirmó que la decisión de McConnell es "hipócrita" porque bloqueó la nominación para el Supremo del expresidente Barack Obama (2009-2017) cuando quedaban diez meses para las elecciones de 2016, en las que Trump se proclamó vencedor a la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton.
    "Por supuesto que es someramente hipócrita ¿No? Mitch McConnell no concedió al nominado por el presidente Obama, Merrick Garland, una audiencia (de confirmación en el Senado) diez meses antes de las elecciones presidenciales, y eso significó que estuvimos durante largo tiempo con ocho jueces en la corte", lamentó Bill Clinton, que fue el presidente que nominó a Ginsburg para que se convirtiera en jueza del Supremo en 1993.
    "No sé qué pasó para que dejara de confiar en el pueblo estadounidense, pero aparentemente cuando le conviene, la gente no tiene derecho a opinar", indicó el exmandatario, en alusión al pretexto presentado por el republicano en 2016 de que debían ser los votantes quienes decidieran al nominado al Supremo.
    En otra entrevista , Bill Clinton aseguró que la postura del Partido Republicano es "hacer lo que sea para maximizar su poder", aunque no sea coherente con lo que ha hecho antes.
    Por su parte, Hillary Clinton señaló que los esfuerzos de los republicanos para cubrir la vacante en el Supremo son otro "golpe" a las instituciones del país. "Lo que está ocurriendo en nuestro país es increíblemente peligroso", advirtió la exsecretaria de Estado.
    "Nuestras instituciones -agregó- están básicamente siendo socavadas por las ansias de poder; poder para el beneficio personal en el caso del presidente o poder para el beneficio institucional en el caso de Mitch McConnell, a expensas de que nuestras instituciones resistan cualesquiera que sean los vientos que soplen". En su opinión, la decisión republicana de bloquear la confirmación de Garland en 2016 debería aplicarse "claramente" a día de hoy. "Dicen 'bueno, sabe, tenía otros estándares antes'. Bueno, crearon un nuevo precedente, y ese nuevo precedente, que todos ellos defendían increíblemente de forma apasionada, fue esperar al siguiente presidente para la nominación", indicó. "Pero, como han oído claramente, eso no es lo que pretenden" hacer ahora, subrayó Hillary Clinton.
    Es increible el grado de unidad que ha ayudado involuntariamente a crear dentro de las filas republicanas Donald Trump. Y esa es parte de la "fractura" que menciona Jose R Oro en este sustancial articulo.

  • Claudio Oscar dijo:

    Es impresionante esto que escribe Oro. No solo en los Estados Unidos. Acabo de regresar de La Paz a Buenos Aires, viaje de espanto en medio de la epidemia de COVID - 19. Alla tambien hay una fractura social y aires de guerra civil. Macri dejo lo mismo en Argentina y Bolsonaro va a hacer lo propio en Brasil, etc. Hay una polarizacion politica extrema, y los pueblos estan hartos.

  • nino dijo:

    Como Siempre Excelente Articulo.
    Busco Siempre los Escritos de lo Cubanos Residentes en EEUU .por ser muy Conocedor de la Realidad de ese País .
    Ahora en Facebook a Lázaro Farinas ,al Cual Podíamos Leer en J.Rebelde .

Se han publicado 130 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José R. Oro

José R. Oro

Ingeniero cubano residente en los Estados Unidos.

Vea también