Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¿Pasarán?

| 9

Partidarios del presidente estadunidense, Donald Trump, asistieron ayer al desfile de barcos Make America Great Again, en el lujoso e histórico barrio de la batería, en el centro de Charleston, Carolina del Sur. Por increíble que parezca, algunos consideran que pese al mal manejo de la pandemia del coronavirus, el magnate tiene grandes posibilidades de relegirse en noviembre. Foto AFP.

Algunos argumentan que la especulación sobre una ruptura fundamental con las reglas del juego democrático están teñidas con demasiada paranoia, pero la historia está repleta de lecciones parecidas.

En una plática entre amigos alguien pregunta: ¿ganará Trump a pesar de casi 100 mil muertos y cerca de 40 millones de desempleados por su manejo de la pandemia?, y por ahora nadie duda que increíblemente es posible, pero aún más increíble es que no se puede descartar que interrumpa y hasta anule el supuestamente sagrado proceso electoral estadunidense.

A los que piensan que es exagerado pensar que Trump podría tratar de cuestionar y hasta intentar sabotear el proceso electoral, sólo tiene que recordar que lo ha hecho desde que ganó; ha insistido, sin ninguna prueba, en que un fraude masivo fue lo que lo privó de una mayoría en el voto popular en 2016. Más recientemente ha amenazado a dos gobiernos estatales encabezados por demócratas por el gran delito de enviar solicitudes para votar por boleta vía correo en las elecciones generales de noviembre, como parte de preparativos de un voto durante una pandemia, pero que él acusó de ser ilegal y parte de un escenario de fraude electoral. Esto es parte de una gama de esfuerzos no tan secreto para suprimir el voto, algo que favorece a los republicanos.

A finales de la semana pasada, al visitar una fábrica automotriz de Ford, Trump hizo un comentario raro, y por lo tanto, difícil de hacer sin un propósito consciente: “la empresa fundada por un hombre llamado Henry Ford… buenas líneas sanguíneas, buenas líneas sanguíneas. Si uno cree en esas cosas, uno consigue buena sangre”. Una organización judía progresista denunció las declaraciones: “Ford fue un simpatizante nazi, escribió El judío internacional, el problema principal del mundo… Y Hitler dijo que Ford era una ‘inspiración’ y le otorgó la condecoración nazi más alta para extranjeros”, y acusó que las palabras de Trump fueron un mensaje bien recibido por antisemitas y nacionalistas blancos en este país. No es la primera vez.

Vale recordar que hace un par de semanas Trump elogió y hasta incitó a grupos ultraderechistas, algunos armados, a manifestarse en los capitolios de un par de estados con gobernadores demócratas contra las medidas de mitigación de la pandemia, las cuales denunciaban como atropellos del gobierno de sus libertades. Trump los califico de gente buena, a pesar de que algunos llevaban símbolos racistas y hasta fascistas, incluyendo esvásticas.

A la vez, algunos legisladores están preocupados y han solicitado mayor información sobre poderes de emergencia secretos (existen unos 60) que pueden ser empleados por el Ejecutivo después de declarar una emergencia nacional; lo cual hizo el presidente a mediados de marzo. Trump, en algunos comentarios, ha nutrido esa preocupación: Tengo el derecho de hacer muchas cosas que la gente ni sabe, comentó en marzo, y más recientemente proclamó, erróneamente, que como presidente tenía autoridad total sobre gobernadores respecto de las órdenes para reabrir la economía. Tampoco son las primeras veces que ha hecho ese tipo de comentarios en sus más de tres años en la Casa Blanca.

Por otro lado, el yerno de Trump, Jared Kushner, comentó en días recientes a la revista Time que no podría descartar la posibilidad de que se postergue la elección federal.

A la vez, se continúa intensificando la retórica oficial antichina, ampliando el abanico de discriminación y odio racial más allá de los latinos ahora a los asiáticos, y a la vez las medidas antimigrantes impulsadas bajo la falsa justificación de salud pública –incluyendo anular el derecho al asilo y protecciones para menores de edad– se están extendiendo, todo alentando la xenofobia que ha caracterizado este régimen.

Aunque algunos argumentan que la especulación sobre una ruptura fundamental con las reglas del juego democrático están teñidas con demasiada paranoia, la historia está repleta de lecciones parecidas. Pensar que no podría pasar aquí es tal vez lo más peligroso.

Y si eso o algo parecido ocurre, la siguiente pregunta es: ¿pasarán? Esa consigna de la guerra civil española otra vez está en el aire, pero ahora en inglés estadunidense.

(Tomado de La Jornada)

 

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Enrique Soldevilla dijo:

    Si procede así pudiera provocar una guerra civil, aunque esa idea parezca tremendista. De un trapecista con diarrea, como Trump, podemos esperar cualquier cosa.

  • kike dijo:

    ¿alguién duda que el diablo anda suelto??? y no solo por la pandemia. ¿creen en la re encarnación? yo ahora si...!ES HITLER OTRA VEZ!!!

  • Tabano dijo:

    Un alerta temprana este comentario, muy objetivo y claro, si el pueblo norteamericano, los políticos con ética y los medios nn mercenarios desconocen esto, ellos y la humanidad lo pagaremos caro.
    Ahora más q nunca nos hacía falta Fidel.

  • Justa la justa dijo:

    A mí, desde la primera vez que lo vi se me pareció a Hitler, que lo llamaron loco, antisemita, ególatra etc lo mismo que a este y le costó a la humanidad más de 80 millones de vidas.
    Hitler como Trump tenía un pueblo fanático que lo apoyaba y terminó mal pero a qué costo.
    Ojalá, el resto del mundo no deje que se repita esa horrible historia, porque no son iguales los tiempos, los avances en armamentos harían prácticamente desaparecer la humanidad.
    Y ya sabemos, por esta pandemia el poco valor que le dan algunos presidentes a la vida humana, como Trump, Bolsonaro y otros.

  • R.Montané dijo:

    Trump será reelegido a las buenas o a las malas. Su mandato ha propiciado que el Partido Republicano se manifieste no solo como una organizacion conservadora, sino con alto porcentaje de politicos inspirados en convicciones supremacistas y han experimentado todos los sabores de la impunidad la que han convertido en una adiccion cruel. Es por lo tanto muy predecible que lleguen incluso a la manipulación de los resultados, método que ya Bush hijo aplicó contra Aló Gore en la Florida. Trump es un experto en ilegalidades y durante muchos años estudió todas las debilidades del sistema político de su país y por lo tanto tiene en su manga la carta de oro para asegurar su reelección.

  • alexander dijo:

    Creo que sería la primera vez que EUA se da un golpe de estado el mismo.

  • Juan Andrés dijo:

    Este articulo, muy bien fundamentado, nos muestra como están las cosas, en esa sociedad que nos quieren vender (imponer por la fuerza), Fidel siempre alertó, que ese pueblo estaba enajenado, en su modo de vivir; hoy el fariseo que ocupa la Casa Blanca, solo saca ventaja de algo que es normal allí. Ya está dicho, pueden pretender cambiar la fecha de las elecciones, denunciado además por el otro candidato. Así está el imperio en su decadencia. iNo os asombreis de nada!. Nuestro Comandante en jefe nos enseñó que, estar preparado para lo peor, es la única forma de prepararse para lo mejor. #SomosCuba. #SomosContinuidad.

  • rafael dijo:

    Recuerden que el pueblo alemán apoyaba a Hitler. El americano es el pueblo más ignorante y peor informado del mundo, que está intoxicado con esa propaganda. Aquí en Cuba, la mayoría de las personas pensaban que los rusos hacían carne de lata con los niños, y que lavaban los cerebros, todo por la propaganda anticomunista.

  • Pablo Mirabal dijo:

    Es Trump o Trump,el establishment así lo dispuso.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

David Brooks

David Brooks

Periodista mexicano, corresponsal del diario La Jornada en los Estados Unidos.

Vea también