Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El Estado y los límites de la represión física

| 8

No hay Estado que se reproduzca sólo a través de la represión física. Foto: Reuters

El Estado, cualquiera éste sea, capitalista o socialista, es —como señalara el teórico italiano Antonio Gramsci, entre sus más amplias reflexiones y conceptualizaciones—, hegemonía acorazada de coerción. Es decir, es la capacidad de una clase o fracción hegemónica del bloque en el poder para convencer, persuadir y seducir a las otras clases y fracciones de clase de una formación social determinada, sobre la viabilidad de un proyecto estadual y societal de corto y largo alcance. Pero el Estado, como síntesis de las contradicciones irreconciliables de clase y como aparente representante del “interés general”, también tiene la facultad de controlar y repeler, a través del uso del monopolio de la fuerza pública, las acciones de descontento que surjan y se desarrollan en la sociedad. Hasta ahí, nada fuera de lo normal.

Pero un Estado (y gobierno) que se mueve y pretende reproducir su poder —que no es otra cosa que la materialización de los intereses de las clases o fracciones de clase que están en el bloque en el poder—, sólo mediante el empleo del aparato de Estado (Policía, Fuerzas Armadas y magistratura), instala un régimen de excepción que, al mismo tiempo, lo convierte en inviable en el largo plazo, más aún si el origen de su mandato no ha surgido de las urnas. No hay que olvidar que incluso el fascismo surgió en Alemania e Italia de la participación electoral en la forma de democracia que se tenía en el tipo de Estado capitalista de ambas formaciones sociales en ese momento histórico-concreto: Hitler (elecciones parlamentarias de 1930) y Mussolini (presidente del consejo de ministros en noviembre de 1922), respectivamente.

Cuando se produce un tipo de relación entre el aparato de Estado y los aparatos ideológicos de Estado (independientemente del carácter legal de su propiedad, pública o privada), en el cual existe la primacía del primero sobre los segundos, es decir, con el predominio permanente del uso excesivo de la fuerza, la perspectiva de ese régimen de excepción es de corta vida, aun opte por la sistemática persecución, judicialización, represión y masacre sistemática (que incluye muertos), de la oposición social y política. Es más, la legitimación de la represión física que se hace en un primer momento desde los aparatos ideológicos de Estado (medios de comunicación, jerarquía de la Iglesia Católica y protestante, organizaciones empresariales y otros) se enfrenta a un límite y no logra, a la larga, evitar que la sociedad reaccione en la búsqueda de una convivencia pacífica y democrática en el sentido más amplio de la palabra.

No hay Estado que se reproduzca sólo a través de la represión física. El uso abusivo de la coerción, por más exaltación que se haga de lo maléfico que es el “enemigo interno” (construido en el imaginario social) o instrumentalice la amenaza de una pandemia para apilar presos como en los campos nazis de exterminio, desconocer el derecho a la libertad de expresión, negar el principio liberal de pensar diferente, lanzar amenazas contra el candidato de mayor preferencia en la intención de voto, “criminalizar” cualquier expresión de descontento social motivado por la hambre y postergar elecciones generales, va a generar fisuras en la sociedad, incluso dentro de las clases y fracciones que forman parte del bloque en el poder o en los propios aliados secundarios que participaron al inicio en el derrocamiento y/o sustitución de un gobierno de corte ideológico-político distinto. Hay clases y fracciones dominantes que tienen sinceramente una concepción liberal de la política y la democracia que la despliegan a través de sus aparatos ideológicos y terminan condenando, en diverso grado, las acciones represivas. No es que el liberal se oponga a que el Estado ejerza un “principio de autoridad”, pero sabe que los límites de la coerción están fijados por el propio sistema jurídico. No es nada exagerado que, también, dentro de la Iglesia Católica —como categoría social contradictoria— se produzcan realineamientos nuevos: de bendecir la represión de los “subversivos” a pasar luego a condenar las amenazas y violencia del régimen represivo. Cuando sucede eso y las amenazas y las acciones de fuerza se convierten en el pan de todos los días, esas mismas clases y fracciones burguesas con concepción liberal se distancian y erosionan la estabilidad del gobierno, aunque le siguen temiendo a la insurgencia del pueblo como fuerza social, y es ahí cuando la legitimación del uso de la fuerza se debilita y queda al desnudo la naturaleza dictatorial del régimen.

No se puede indefinidamente sustituir la falta de hegemonía ideológica y legitimidad mediante el uso desproporcionado de la represión física del Estado. Es una ley inexorable de la política.

(Tomado de La Época)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Julio dijo:

    Y cómo se explican entonces, algunos casos reales, atípicos con esta tesis, por ejemplo: Corea del Norte.

    • Gabriel dijo:

      No pueden porque somos aliados y aunque sean de la peor calaña los nuestros siempre son lo mejor y los "enemigos' los más malos. Ojalá algún día se atrevan a comparar a Corea del Norte e Israel. A ver si el primero es tan bueno por ser nuestro aliado y el segundo tan malo por ser aliado de EEUU. Probablemente ni publiquen este comentario...

      • El Gallo de Moron dijo:

        Mira GABRIEL como a pesar de tu miopia y poca objetividad politica tu comentario fue publicado, eso es una muestra mas de lo que te digo con anterioridad, presupones cosas, piensas y asumes al enemigo.
        De nuestro pais hacen creer muchas cosas atroces tambien, represion desmedida, torturas y desapariciones, coaccion a los que piensan diferente y en la realidad no es asi.
        Claro y justo: no vamos a poner en un puesto importante de direccion a cualquier nivel a un personaje de ideas abiertamente contrarevolucionarias, mercenarias y anexionistas, puede que pase solapadamente hasta un dia......

      • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

        Nuestra política exterior es una política de principios, no se basa en una caricatura de aliados y enemigos sobre las bases del derecho internacional y lo hemos demostrado. Cuando la invasión de Iraq a Kuwait Fidel asumió una posición vertical, no de acuerdo con la invasión ni tampoco con los que bajo esta bandera organizaban la guerra en la región. El 11 de Septiembre del 2001 fuimos categoricos en la denuncia. La lucha contra el terrorismo venga de cualquier parte es una posición firme. Cree usted que Israel con su ocupación y exterminio del pueblo Palestino, incluido niños, puede ser considerado como relativamente bueno. La violencia, dominación y la guerra injusta se valoran en sí por lo que son, actos criminales.

    • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

      ¿Es usted un estudioso del país que incrimina?

    • DAZ dijo:

      Es curioso que mientras ciertamente la vida de Corea del Norte está rodeada del hermetismo que caracteriza la cultura asiática en general, muchas opiniones se basan en fuentes totalmente normalizadas, vale decir, pre-juiciadas.

  • rafael emilio cervantes martínez dijo:

    Hay una diferencia sustancial entre los estados por precisamente las clases a cuyos intereses represente, llámese como se llame. Un Estado que represente realmente el poder de las clases y grupos de trabajadores, no puede parecerse ni de lejos a uno que lo sea de las élites explotadoras en cualquier combinación posible, poniendo a un lado los discursos de representatividad del interés general. Y consecuentemente, la forma de ejercer la violencia y sus límites también cambia. En el primer caso, rebasar ciertos límites, atenta contra el papel emancipador del Estado y es el fin ético y político del proyecto que pierde su base social. En el segundo, las clases explotadoras pueden quitarse todo velo democrático y ejecutar una violencia inusitada que puede llegar a límites bien conocidos.

  • benito dijo:

    enemigo interno? uuh,,,,que interesante! la post pandemia definitivamente cambiarà ciertas maneras de ver la realidad, sobre todo si le abrimos paso al pensamiento cientifico tan enclaustrado en las universidades. En lo adelante tenemos muchos retos Y MUY EN ESPECIAL LAS ELITES DOMINANTES.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Hugo Moldiz Mercado

Hugo Moldiz Mercado

Es abogado boliviano, comunicador, docente universitario, investigador, máster en Relaciones Internacionales y corresponsal de agencias internacionales de noticias. Ha asesorado algunas comisiones de la Asamblea Constituyente de Bolivia.

Vea también