Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Venezuela, derrota gringa

| 5

El ex boina verde estadounidense Jordan Goudreau (centro) ayudó a entrenar a las fuerzas mercenarias contra Venezuela. Foto: Instagram

El 29 de abril Mike Pompeo, secretario de Estado estadounidense y ex director de la CIA, pidió, con apremio y no poca alucinación, el alistamiento de su embajada en Caracas “para cuando Maduro deje el poder”. No es necesario ser estratega político para percatarse de que era un guiño al grupo de mercenarios entrenados desde hacía meses por ex boinas verdes de Estados Unidos en tres campamentos situados en la vecina Colombia para realizar una incursión militar en Venezuela.

Una incursión que 72 horas después recibió una soberana paliza de la unión cívico-militar-policial bolivariana y en la que participaban dos ex militares de Estados Unidos pertenecientes a la empresa de seguridad de ese país  Silvercorp USA. La existencia de los campamentos había sido denunciada varias veces por el presidente venezolano Nicolás Maduro, quien ofreció detalles sobre la complicidad, el apoyo y el auspicio del gobierno colombiano a estas actividades.

Poco después de la última visita a la Casa Blanca del presidente de Colombia, Iván Duque, Maduro, que evidentemente tiene excelentes fuentes en Bogotá, sentenció que este había regresado con orden de Trump de poner en práctica una agresión contra Venezuela.

Justamente, a la sazón había estallado un escándalo en el país vecino al declarar el ex general y desertor del ejército de Venezuela, Cliver Alcalá, que un alijo de armas ocupado por la fiscalía colombiana estaba bajo su responsabilidad y destinado al ingreso en Venezuela de tres grupos de ex militares venezolanos que atentarían contra la vida de Maduro y los principales líderes bolivarianos. Alcalá, que residía en Colombia hacía tres años hizo esta declaración a la emisora de radio W desde su casa y fue muy preciso: “Las armas incautadas en Colombia pertenecían al pueblo venezolano, en el marco de un pacto o de un convenio firmado por el presidente (Juan) Guaidó, el señor JJ Rendón, el señor (Sergio) Vergara y asesores norteamericanos”. Añadió que había informado este extremo a las autoridades colombianas.

La firma del contrato y la participación de SivercorpUSA fue confirmada el domingo pasado en un video por el dueño de la firma, el también ex boina verde Jordan Goudreau.  Curiosamente, Alcalá no solo no fue molestado por los cuerpos de seguridad colombianos sino que estos facilitaron su entrega al gobierno de Estados Unidos, que extrañamente acababa de ofrecer una recompensa por su captura, por haber pertenecido al inexistente “cartel de los soles” cuando tenía posición de mando militar, un invento de la ruin campaña de difamación antivenezolana de Estados Unidos.

Después de todo esto, cuando no es secreto que Duque sea un lacayo de Trump ni que existen siete bases militares estadounidenses en Colombia, habría que ser muy ingenuo para creer que el pupilo de Uribe y Trump no están perfectamente informados de los planes subversivos contra Venezuela. Vamos, que estos se cocinan en el Palacio de Nariño con aliño directo de la Casa Blanca.

Por ello tiene una importante carga política el fulminante desmantelamiento por el chavismo de la incursión mercenaria procedente de Colombia y confirma su unidad, cohesión y alta combatividad. Ha sido una acción de unidades navales y militares bolivarianas en la que han tenido un destacado papel la inteligencia popular y las milicias. Es muy aleccionadora la captura de uno de los grupos mercenarios por un puñado de pescadores milicianos y policías municipales que rindieron a los invasores a bordo de la misma lancha en la que pretendían desembarcar. Macuto, en el estado de  La Guaira el punto de la costa del Estado de la Guaira, por  donde pretendía penetrar el grupo terrorista desarticulado el domingo 3 con varias bajas, se encuentra situado a menos de 50 kilómetros de Caracas.

Ese dato y la composición  comando del contingente, que viajó en dos lanchas rápidas, tiende a confirmar los informes de los servicios de inteligencia bolivarianos, de que el plan de los terroristas era atacar el Palacio de Miraflores y asesinar el presidente  Maduro. Sin embargo, llama la atención la declaración de uno de los dos ex militares estadounidenses del grupo capturado en Venezuela, quien afirmó que tenía órdenes de su jefe, de apresar al ejecutivo venezolano y conducirlo a Estados Unidos. ¿Desinformación? ¿Delirio?

Estos hechos se producen en un contexto muy vicioso, cuando Trump acaba de lanzar “la mayor operación antidrogas realizada en el Caribe”. Pero, con inaudito cinismo dirigida contra Venezuela. No contra Colombia, que produce el 90 por ciento de la cocaína del mundo. En medio de la pandemia el grupo delictivo de la Casa Blanca siembra odios, racismo, supremacismo blanco, conflictos.  Acusa a la OMS y a China por la extensión mundial del coronavirus en el intento de desviar la atención de su irresponsable, inepto y criminal gestión de la pandemia en Estados Unidos.  Todo en busca de la reelección del peor presidente de la historia de Estados Unidos.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • O.Frias dijo:

    En mi opinión los objetivos de la operación fueron dos, uno el derrocamiento de Maduro para controlar el país y sus riquezas y el otro no menos importante, organizar un show mediático con un juicio a Maduro por narcotráfico para tratar de asegurar la reelección de Trump.

  • Alberto Castellanos dijo:

    Trump ya no sabe que hacer, necesita reactivar la economia, piensa en un golpe de gracia a Venezuela, requiere catapultarse para reelegirse en noviembre, cree que una guerrita pudiera ser la solución, pero a quién? Venezuela esta preparada, su pueblo esta organizado y posee armamento moderno para defenderse, parece que esta opción seria muy costosa, sin calcular el apoyo abrumador que pueblos y gobiernos de America y del mundo le ofrecerán.
    Pensar en una guerrita con Iran sería peor, Iran es militarmente una potencia. Trump esta en un callejon sin salida, cada vez mas sus continuos errores lo hudenen el descredito, su imagen se depaupera, la pandemia es su entierro politico. Cuidado con esta fiera perdida.

  • AlejandroJCG dijo:

    Victoria de la Revolucion Bolibariana. Humillante derrota del gobierno fascista de Trump, quien actuando como el "sheriff" del mundo atenta contra el orden de naciones soberanas y la integridad de sus dirigentes. En lo que va de 2020, asesino cobardemente al general Suleimani y se ofrecieron 2 millones usd por la captura de Maduro. Ahora, temeroso de un enfrentamiento directo de sus FA (No gana ninguna guerra: Korea,Vietnam, Angola con sabimbi, Afganistan,etc) con las FANB y los milicianos venezolanos apela a vulgares narcotraficantes al amparo de la DEA (su "agencia governmental antidrogas") para junto a corruptos traidores y "rambos" en bsolescencia intentar subvertir la revolucion chavista. En momentos que la humanidad necesita de la paz y solidaridad ante el desafio impuesto por la pandemia Covid19, el gobierno de USA responde con agresiones dando muestras de su egoismo y desprecio al ser humano. La victoria de Venezuela es hoy tambien una victoria del mundo ante USA.

  • Marcos dijo:

    72 horas... parece ser el número cabalistico para derrotar invaciones... jajjaja parece un chiste ... pero no son los únicos intentos desmanteladas en 72 horas Giron y La Guajira... El Buque Rex... Y otros... muchos otros...
    72 horas es la esperanza de vida que la historia da a estas invasiones "definitivas"

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Además, pienso que es triste ver cómo le seguimos permitiendo a los yanquis que se sigan creyendo de verdad todas las tonterías que salen de las brillantes mentes de los genios del celuloide de Hollywood. "Una cosa es con guitarra y otra con violín", reza el gracejo popular de muchos países de nuestra Región.
    Estos infelices y prepotentes mercenarios hablan con un total desenfado y se les puede leer en sus gestos que DE VERDAD estaban convencidos (igual que los de la Brigada 2506 de Girón), que la cosa era así de simple: bajarte de la lanchita, controlar cuarteles, cuerpos armados, aeropuertos, rutas; entrar a Miraflores con las mascaritas cómicas que se les ocuparon, llegar al Despacho del Presidente, tomarlo de rehén, esperar 20 segundos en la azotea la llegada de un super helicóptero que abordarían agarrados de las barras de aterrizaje, regresar al aeropuerto, montarse en un avión tipo Batman, despegar y aterrizar sanos y salvos en Key West, entregando su encomienda a otros que se encargarían de llevarlos a un lugar desconocido para ellos, quienes, con dos o tres rasguños en la cara y una gigantesca bola de chiclets en la boca, sonrisa de oreja a oreja contactarían con el Boss de la company para preguntar por sus billetes verdes. ¡Every thing is OK, Boss!!!!
    Eso solo cabe en mentes calenturientas inspiradas por leyendas fascinerosas y tontas.
    Pero sigo pensando que mucha de esas culpas las tenemos nosotros, el resto de los 7 mil y tantos millones de seres humanos NO AMERICANS que le permitimos a ellos hacer lo que les venga en ganas.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Angel Guerra Cabrera

Angel Guerra Cabrera

Periodista cubano residente en México y columnista del diario La Jornada.

Vea también