Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Mirar al sur

| 3

En esta pandemia, como pocas veces en la historia, se ha podido apreciar de forma tan clara el menosprecio del capital por la vida humana. La obsesión de la gran mayoría de los magnates por no cerrar el negocio no importa el daño que ello pueda infligir a la salud de los trabajadores.

Lo mismo es válido para el personal sanitario, con frecuencia en grave riesgo al carecer de apropiados equipos de protección.  El capitalismo, en la etapa neoliberal, ha llegado a extremos tales de explotación, saqueo, marginación y agresión despiadada contra las fuentes de la reproducción de la vida, que necesariamente tiene que acrecentar la histórica insensibilidad de sus señorías del dinero por los valores humanos.

Esta actitud de las elites, incluyendo a algunos intelectuales, las ha impulsado a un irracional rechazo, un odio visceral, a las medidas de aislamiento y sana distancia tomadas por los pocos gobiernos nacionales que han decidido proteger a tiempo a sus poblaciones.

Incluso, la furia se extiende contra gobiernos regionales de Estados Unidos, que aunque no actuaran a tiempo, luego adoptaron enérgicos planes contingentes para frenar la propagación del virus y curar a sus gobernados. Es el caso de Nueva York, convertida en epicentro mundial de la pandemia, donde la presión popular y acaso su sensibilidad han empujado al gobernador Andrew Como a enfrentar las exigencias de relajamiento que le hace Donald Trump, movido por su despepite electorero y presionado por los grandes conglomerados empresariales a abrir cuanto antes la economía del país en contra de las advertencias y, a pesar de la angustia, de una mayoría de epidemiólogos.

Un ejemplo terrible es el de la industria de la carne, a cuyas plantas empacadoras Trump ordenó reanudar labores el martes 28. Estas habían ido cerrando sus puertas paulatinamente debido a presiones del sindicato y de autoridades locales en la medida que entre sus trabajadores, muchos de ellos latinos, surgían brotes de COVID-19.

Según el sindicato, resueltamente opuesto a la orden de Trump, más de 6 mil trabajadores de la industria están contagiados o son sospechosos de contagio y 20 han fallecido.

La orden del inquilino de la Casa Blanca evoca aquel cínico lema a la puerta de Auschwitz: “el trabajo libera”, que parece inspirar sus acciones para arrollar en todo el país con las medidas que podrían salvar decenas de miles de vidas, cuando el virus continúa propagándose y su gobierno no ha sido capaz de asegurar una razonable aplicación de pruebas PCR y de anticuerpos a su población, que, sin embargo, sí facilitan a los suyos la Cuba y Venezuela bloqueadas.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • RGT dijo:

    Ciertamente... El título tiene relación con el artículo?

    • Jose R. Oro dijo:

      De acuerdo, el título no tiene que ver con el contenido. Será acaso porque Angel (el autor menos leído aquí) necesita jubilarse? Con el mayor respeto, no se trata de escribir por escribir, hay que escoger los temas y los títulos apropiadamrnte.

  • Nico dijo:

    El plan está claro : disminuir la "población menos capaz de adaptarse al medio" ( los más pobres , los viejos ...), aumento del capital proporcionalmente a aquello ; con ello lograr una menor competencia por el aire , el sol , la lluvia ... , todo aquello que todavía no han podido comprar lo conquistar por la fuerza.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Angel Guerra Cabrera

Angel Guerra Cabrera

Periodista cubano residente en México y columnista del diario La Jornada.

Vea también