Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Democracia y valores evangélicos

| 14 |

 

Una madre y su hija pequeña piden limosna en Atenas. Foto: Reuters.

En tiempos de Jesús ya estaba sobre la mesa la cuestión de la democracia, aunque en una región distante de Palestina: Grecia. Dominada por el Imperio Romano, Palestina era gobernada por hombres nombrados o aprobados por Roma: el rey Herodes, los gobernadores Poncio Pilatos, Herodes Antipas, Arquelao y Felipe, y el sumo sacerdote Caifás.

Lo que es nuevo en Jesús es que le da a la vieja cuestión un enfoque radicalmente diferente al de sus contemporáneos: el poder, ya objeto de la reflexión de los filósofos griegos desde Sócrates. Platón le dedicó al tema su libro La República, y Aristóteles la obra titulada Política.

En el Primer Testamento, el poder es más que una  dádiva divina. Es la manera de participar del poder de Javé. Es a través de sus profetas que Javé elige y legitima a los poderosos. A diferencia de lo que sucedía en Egipto y en Roma, ninguno de ellos era divinizado por ocupar el poder. Aunque era un elegido de Dios, el poderoso seguía siendo falible y vulnerable al pecado, como ocurrió en los casos de David y Salomón. No se autodivinizaban como los faraones egipcios y los césares romanos.

Hasta en Grecia, Alejandro Magno, desesperado por mantener centrada en su persona la unidad de sus conquistas, trató de autodivinizarse y exigió que sus soldados lo adoraran.

Jesús le imprimió otra óptica a la cuestión del poder. Para él, no se trataba de una función de mando, sino de servicio. Es lo que afirma en Lucas 22,24-27: “Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores; mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige como el que sirve (…) Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve”. Jesús dio el ejemplo al afirmar que “el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir” (Mc 10,41-45) y se arrodilló para lavar los pies de los discípulos.

Lo que condujo a Jesús a invertir la óptica del poder fue la siguiente pregunta: ¿a quién debe servir el poder en una sociedad desigual e injusta? A la liberación de los pobres, respondió, a la curación de los enfermos, al abrigo a los excluidos. Ese es el servicio por excelencia de los poderosos: liberar al oprimido y hacer que este también tenga poder.

El poder es una prerrogativa divina para el servicio al prójimo y a la colectividad. Tomado en sí mismo, pervierte. El individuo tiende a cambiar su identidad personal por la identidad de la función que desempeña. El cargo que ocupa pasa a tener más importancia que su individualidad. Por eso, muchos se aferran al poder, porque hace posible lo deseable. Imanta al poderoso, de modo que atrae veneración y envidia, sumisión y aplausos.

Para que el poderoso no se deje embriagar por el cargo que ocupa, Jesús propone que se someta a la crítica de sus subalternos. ¿Quién de nosotros es capaz de hacerlo? ¿Cuál es el párroco que indaga lo que los miembros de su parroquia piensan de él? ¿Cuál el dirigente de un movimiento popular que les solicita a sus dirigidos una evaluación de su desempeño en el cargo? ¿Qué político les pide a sus electores que lo critiquen? Jesús, por su parte, nunca temió preguntarles a sus discípulos lo que pensaban sobre él, y como si eso no fuera suficiente, también se lo preguntó al pueblo (Mt 16,13-20).

La cuestión del poder es el corazón de la democracia. Etimológicamente, democracia significa “gobierno del pueblo para el pueblo”. No obstante, en la mayoría de los países aún se mantiene en un estadio meramente representativo.

Para hacerse participativa, la democracia deberá ser expresión del fortalecimiento de los movimientos populares. Un poder -el del Estado o el de la clase dominante- solo admite límites y evita abusos en la medida en que enfrenta otro poder: el del pueblo organizado. Esa es la condición para que la democracia base la libertad individual y los derechos humanos sobre la justicia social y la equidad económica.

Es falsa la democracia que concede libertad virtual a todos y excluye a la mayoría de bienes económicos esenciales como el acceso a la alimentación, la salud, la educación, la vivienda, el trabajo, la cultura y el descanso.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Andrey dijo:

    En hora buena este artículo de Frei Betto, cuando los poderes hegemónicos utilizan la religión y la biblia junto a la ignorancia de los pueblos para santificar golpes fascistas y demonizar a los que de una u otra forma luchan por la libertad y democracia de los pueblos.

  • Emeregildo dijo:

    Muy buen articulo al sacar esa parte tan hermosa del nuevo testamento,la cual no sigue casi ninguno de los religiosos,jesus el primer comunista??es la realidad pero cada vez que se publica algo asi es duramente criticado.Una moraleja,jesus murío en la cruz y su propio pueblo lo acuso prefiriendo la vida de un asesino.Pero despues de unos dias volvío a levantarse.Analogias con Evo morales??Con muchos otros dirigentes que han tratado de ayudar a su pueblo...es mas que obvio

  • Catalina dijo:

    Excelente anális de Frei Betto,cuánta sabiduría, gracias por esas lecciones de democracia, lastimosamente muchos religiosos de cualquier creencia ni siquiera conocen los preceptos de cristo.
    Algunos se ponen al sevicio de gobiernos impopulares, oligáquicos fascistas y se olvidan de las mayorías populares.Entre sus fines no está el derecho al trabajo, vivienda,salud , educación,cultura.Si no ver cómo son cómplices de lo que ahora sucede en Bolivia, Ecuador,Chile, cómo conspiraron también en Brasil en contra del PT y en Nicaragua , del gob. Sandinista.
    Menos mal que el papa Francisco ha venido ha rescatar el prestigio y "credibilidad" de la religión católica tan podrida por muchos de sus seguidores.

    • el chogun dijo:

      amen,gracias a dios que tenemos un papa como francisco y que los que despues vengan sean como el,catolico 100 por ciento.

  • Pedro dijo:

    Felicidades a Cubadebate por publicar un excelente ensayo que todos deberían leer. Refleja la naturaleza hipócrita de la democracia burguesa así como la necesidad de que los líderes socialistas escuchen la opinión y obedezcan la voluntad de sus pueblos.

  • Adri dijo:

    Excelente escrito! Gracias por compartirlo
    Cuantos de nuestros dirigentes necesitan leerlo!

  • alexander dijo:

    Muy a tiempo este artículo de nuestro Frei Betto. En estos tiempos se estila mucho utilizar a los grupos evangélicos para hacer exactamente lo contrario a lo que dice la Biblia. Los feligreses no cuestionan lo que dicen sus pastores. Se está volviendo a matar en nombre de Dios. ¡ Y a ningún evangélico le preocupa lo que están diciendo sus líderes! La iglesia calla o en el mejor de los casos no señala. Es como si leyeran las enseñanzas de Jesús al revés. Todo para los ricos, nada para el pobre. El que no sea de mi clase social es un fariseo. El imperio sabe eso y es parte de la penetración de esos grupos. Se han pasado años realizando su labor conociendo cuán influenciables son muchos de ellos.

  • armando dijo:

    No està bien mezclar la religiòn con la polìtica. El mismo Jesùs dijo: "Al Cèsar lo que es de Cèsar y a Dios lo que es de Dios"

  • Irma Guerra M. dijo:

    Magnifico articulo el de Frei Betto, como dijo Fidel nada debe diferenciar a un comunista de un cristiano, en su ética en su lucha por la igualdad de derechos etc. Cristo fue el primer comunista.

    Nada mas politizado que algunas religiones, los golpistas en Bolivia toman el poder con la biblia en las manos y así se están dedicando a matar, despreciar y hacer horrores a los indígenas que son en definitiva los primeros pobladores del país, los originarios a quienes debían respetar y venerar.

    Y cuidado, ya en mi pueblo hay templos que no bautizan a nadie que sea militante del partido, empiezan a sembrar la división, es pura coincidencia o.. ¿Quién los orienta? o mejor ¿quien los financia?

  • Odalis dijo:

    Los bárbaros y fascistas que hoy financian, insitan, organizan, pagan y ejecutan las barbaries en el mundo, en nombre de dios, de la libertad y la democracia, deberian aprender de este excelente artículo de Betto. Tdos los opositores y personeros de derecha, los dioses empoderados de Chile junto al peor de tdos Piñera, el mesias de Brasil, el Macri y su pandilla de Argentina, el dios y sus subditos de Colombia, el Lenin de Ecuador _que denigra su nombre_, y muchos otros sumisos que se acomodan eternamente a los pies del "dios supremo", que se autoproclama amo y señor del universo, el Hitler de nuestros tiempos, el amarillo Trump. Vean todos una vez más qué es y significa Democracia, y al menos escuchen, paren las masacres contra los pueblos que son las mayorias.

  • María dijo:

    Soy revolucionaria porque soy cristiana. Jesús siempre estuvo del lado de los oprimidos, de los pobres, de las viudas. Siempre recuerdo a mis primeros pastores, gente muy humilde, sin ostentación, enseñando a querer al prójimo como a uno mismo, muy humildes. Mi madre una cristiana convencida que amaba primero a Jesús y después a Fidel Castro. Siempre hay que tener primero el don de servicio, trabajar para los demás, ayudar a los demás. Esa debe ser la primera característica de un dirigente. Aunque el pueblo sea ingrato y prefiera salvar al ladrón y acabar con mercados.

  • VV dijo:

    Excelente artículo tiene mucha vigencia. Gracias Frei Beto por tan clara reflexión es cierto que los de izquierda que hacemos más por la mayoría y el progreso social de los más pobres no somos aceptados, ni bautizados en las iglesias. Los golpistas en Bolivia y donde quiera que se gesta un golpe de estado toman el poder por la fuerza y con la biblia en las manos; siente gran desprecio por los pueblos originario a los debían cuidar, proteger respetar y enseñar sin imposiciones. Cuba es un país que ha recibido niñas, niños, mujeres y hombres de muchas partes del mundo sin importar su credo, ni religión y somos comunistas llamados así incluso peyorativamente, apoyamos todas las causas justas entonces quien está más cerca de Cristo los de la izquierda que seguimos pensando que un mundo mejor es posible o los de la derecha que solo se ocupan del progreso y bienestar de la minoría.

  • Catalina dijo:

    Armando es verdad no mezclar religión con política hasta qué punto? Porque esos evangelistas radicales y recalcitrantes sí se mezclan en la política ahora mismo en Bolivia, lo hicieron en Brasil
    Nicaragua,Ecuador y donde encuentran caldo de cultivo.
    En fin casi ninguna religión se basa en los preceptos de Cristo, al contrario la toman en muchos casos como bandera para mantener ciegos a sus fieles y sí solapadamente se mezclan en la
    política.Cuidado con nuestro país.

  • Mimisma dijo:

    ¿Y entonces?

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Carlos Alberto Libânio Christo. Conocido como Frei Betto. Fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 60 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso. En dos acasiones- en 1985 y en el 2005- fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores. Asesor de movimientos sociales, de las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 50 años. Es el autor del libro "Fidel y la Religión".

Vea también