Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El ciclo progresista no estaba muerto, andaba de parranda

| 46

Ciertamente encararemos un 2020 donde Trump tiene muchas posibilidades de reelegirse, surfeando de nuevo una ola ascendente del ciclo progresista. Foto: Granma.

Lo quisieron dar por muerto. La derrota del kirchnerismo en la segunda vuelta de las elecciones generales (noviembre, 2015), unido a la derrota del chavismo en Venezuela en las elecciones legislativas (diciembre, 2015) y la pérdida del referendo por la repostulación de Evo Morales (febrero 2016) llevaron a muchos analistas de derecha, pero también de algunos sectores de la izquierda progre y académica, a decretar el fin del ciclo progresista iniciado por Chávez, Lula y Néstor Kirchner en Venezuela, Brasil y Argentina en los últimos años del siglo XX y primeros del XXI.

El argumento principal era que estos gobiernos progresistas, de izquierda y/o nacional-populares, se aprovecharon del alto precio de los commodities, y lograron apoyo popular mediante medidas asistencialistas de redistribución parcial de la riqueza. No tomaban en cuenta que los mismos precios altos que pudieron tener los gobiernos del ciclo progresista también los tuvieron gobiernos como Perú, Colombia, o un México donde la tasa de extrema pobreza en 2018 (16.8 por ciento) es la misma que había en 2008, 10 años en los que la pobreza patrimonial se reducía de 49 a 48.8 por ciento.

Mientras, en Bolivia, y en un lapso muy similar, la extrema pobreza pasaba de 38.4 a 15 por ciento. Es decir, la reducción de la pobreza y la desigualdad en cada país de América Latina no dependía tanto de los precios de las materias primas, como de una determinada voluntad y políticas económicas y sociales.

Echando la vista atrás, Macri fue el primer, y único, candidato de la derecha que pudo ganar por la vía electoral a un gobierno del ciclo progresista. Los demás gobiernos fueron desalojados mediante golpes de Estado (Honduras, 2009) o golpes parlamentarios (Paraguay, 2012, y Brasil, 2016), a los que se le sumó el lawfare, la persecución judicial en Ecuador (agravada por la traición del señor apellidado Moreno) contra Rafael Correa y Jorge Glas, en Brasil contra Lula, y en la propia Argentina contra Cristina. En Colombia no necesitan perseguir judicialmente a la disidencia, porque asesinarla o desaparecerla sale tan barato como la impunidad.

Por ese motivo, la posible reelección de Macri en la presidencia argentina era factor clave y determinante en este momento histórico. Revalidar en las urnas el proyecto político de restauración neoliberal hubiera supuesto un duro golpe al ciclo progresista.

Sin embargo, la aplastante victoria de la unión entre kirchnerismo y peronismo en las PASO, obteniendo más de 15 puntos de ventaja sobre el macrismo (casi 20 en el caso de Axel Kicillof sobre la actual gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal), y asegurando, salvo fraude electoral, la victoria en primera vuelta, vuelve a dar un impulso al ciclo progresista latinoamericano.

El inminente desalojo del macrismo de un gobierno del G20 deja más solo que nunca a Bolsonaro en Brasil, y entorpece la injerencia de Trump en América Latina en la medida en que el tercer país latinoamericano del G20, México, ha recuperado la soberanía y ha dejado de tener una política internacional subordinada al Departamento de Estado.

La del macrismo es la derrota de un modelo neoliberal que no encuentra un líder ni proyecto político que pueda darle continuidad. La victoria del kirchnerismo y el peronismo en las PASO nos enseña, además, la importancia de la unidad del campo nacional-popular y de centrarse en lo que de verdad importa a la gente: educación, sanidad, empleo o pensiones. Los bienes comunes que el despojo neoliberal va recortando.

En cualquier caso, si bien es verdad que nunca hubo tal fin del ciclo progresista, y que la historia es dialéctica, un constante ir y venir de flujos y reflujos, una guerra de posiciones entre distintos proyectos, es necesario reconocer que por momentos el ciclo progresista se fue de parranda. Los gobiernos progresistas se acomodaron, y si bien redistribuyeron la riqueza y democratizaron el Estado, no generaron cambios culturales para sostener dichos procesos. Se durmieron festejando los cambios en la lucha institucional, dejando de lado la lucha ideológica o de masas.

Pero siempre hay tiempo para corregir los errores, aunque sea, como en el caso de la Argentina, volviendo después de una travesía del desierto como la que han pasado el kirchnerismo y el peronismo. Travesía en que se ha demostrado la importancia determinante de los liderazgos históricos, en este caso el de Cristina Fernández de Kirchner.

Si a una Argentina en la que, como dijo Máximo Kirchner la noche del triunfo en las PASO, no se trata de reconstruir lo que fue, sino de construir lo que viene, se le suma el México de López Obrador en pleno proceso de transformación, y se mantienen los gobiernos de Bolivia y Uruguay en este mismo 2019, ciertamente encararemos un 2020 donde Trump tiene muchas posibilidades de reelegirse, surfeando de nuevo una ola ascendente del ciclo progresista.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 46 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Colibrí97 dijo:

    Excelente artículo, el análisis muy atinado y alentador.

    • OBSERVADOR dijo:

      Progresistas viene de progresar no?

  • Adelante dijo:

    Amigo periodista.
    La izquierda perdió capacidad movilizativa, ahora Macri en Argentina está utilizando el mismo lenguaje del pensamiento izquierdista, eso trae mucha confusión en las masas, recuerda que la traición de la izquierda y muchas ocasiones las tienen sus mismos dirigentes, por muchas razones puedo citarle algunas.
    Perdida de nivel de convocatoria.
    Alianza con otros partidos para ganar elecciones, es muy peligroso, recordar caso ecuador, si profundamente eres de izquierda es porque has ganado suficiente prestigio y no necesitas debilitar tu pensamiento izquierdista con partidos tienen tendencias corruptas, que al final empañan el papel de la izquierda.
    La izquierda debe trabajar más con los mecanismos de comunicación utilizan sus rivales.
    Hay un renacer de la izquierda, pero no puede ser que sea una izquierda solo para cuatro años, algo sucede.
    Usted lo podrá explicar.
    Gracias.

    • Dorita dijo:

      Amigo Adelante, en Argentina cuatro años menos de Macri en el poder es muy importante, esta destruyendo a Argentina y a los argentinos. La tarea hoy es derrotar a Macri y sacarlo de la Casa Rosada. Despues perfeccionar lo bueno, hacerlo mejor, extenderlo en el tiempo y en su arraigo popular

  • Elpidio dijo:

    Felicidades por los Argentinos, es hora también que Brasil despierte. Pienso que las fuerzas progresistas de América Latina tienen en estos momentos una tarea priorizada y es impedir que EU materialice el golpe de estado en Venezuela que está tratando de ejecutar hace varios años, pero que cada vez , mediante el bloqueo económico y de todo tipo, el congelamiento y robo de los fondos de Venezuela en todo el mundo, las miles de mentira que divulga diariamente contra el gobierno bolivariano, están trayendo , penuria y escaseces de todo, incluyendo los medicamentos en ese hermano País. Denunciar en todos lugares ese genocida bloqueo y las intenciones yanquis de apoderarse de Venezuela y sus recursos naturales es prioridad para las fuerzas progresistas de América Latina y del Mundo. El Pueblo de Venezuela resiste, está cada vez más unido a su gobierno y a sus fuerzas armadas, pero es nuestro deber ayudarlos a vencer las intenciones de Trump y su pandilla. ¡VIVA VENEZUELA!, ¡PAZ PARA VENEZUELA!

  • Alexey dijo:

    Muy buen articulo, el análisis demuestra que la izquierda latinoamericana tuvo cierto "fallos" y acomodos pero aún es, en mi modesta opinión demasiado pronto para avisorar un regreso de los gobiernos progresistas,lo que paso en Argentina es una esperanza pero aun no estamos en octubre, falta todavía las elecciones en Bolivia, Lopez Obrador quisiera también pero....bueno ,en fin es mejor seguir esperando e irnos preparando.
    Insisto, considero muy pronto esto del regreso de los gobiernos progresistas.
    Saludos

  • MAD dijo:

    Este artículo nos recuerda los errores en los que no podemos seguir cayendo y la necesidad de una izquierda articulada de manera permanente. Excelente análisis.

  • Hugo Batista dijo:

    La izquierda necesita ganar una batalla decisiva si quiere consolidarse en el poder de cualquiera de nuestro países. Esa batalla es la económica. Se deben trazar políticas en este sentido que permitan economías sostenibles que sepan aplicar las leyes del mercado de la mejor manera. La izquierda debe aprender a sacar los mejor del capitalismo para aplicarlo en su beneficio por desgracia así funciona el mundo y no podemos pretender construir nuestros países dentro de una burbuja de cristal.

  • Pablo Portillo de Jesús dijo:

    "Alta es la noche, Morazan y Bolívar vigilan". Creemos que los pueblos volverán a despertar, que el contundente triunfo del pueblo argentino repercutirá en la conciencia de los pueblos latinoamericanos.

  • Adolfo Carbonay dijo:

    Pero cuidado con Uruguay la derecha está avanzando y el nuevo partido , el de Manini, está cogiendo poder.
    Los gobernantes de cualquier tendencia tiene que oír al pueblo conectarse con el como lo hace Diaz Canel y digo yo el Chavismo .
    Tienen que saber qué piensan.
    Y no cantemos aún Victoria en Argentina ese desplome del peso argentino pudiera ser una advertencia, infundada , de lo que pasaría si la "izquierda logra el poder " .
    Si a eso se le suma que Trump amenace con convertir a Argentina en una Venezuela puede provocar temores.
    No pueden dormirse en los laureles como le pasó al PT insistiendo hasta ultima hora con Lula

  • f dijo:

    Mucha razón, la razón de por que pierden gobiernos progresistas después de haber traído beneficios: económicos, sociales, disminución de la pobreza, es porque no viene acompañado de una campaña cultural, ideológica, para hacerles entender al electorado lo que ellos buscan, lo que quieren lograr y lo que están logrando, y demostrar lo que significa la derecha, lo que le han hecho a tal país, lo que le harán y lo que planean hacer si obtiene el poder, principalmente en el ámbito nacional y después en el internacional, ya que así es como lo hace la derecha y evidentemente les fusiona, pero por supuesto a diferencias de ellos la verdad está del lado de la izquierda, Venezuela supo eso desde el principio con Hugo Chávez y por eso la Revolución Bolivariana y Chavista ha podido mantenerse en pie.

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Últimamente, la política de izquierdas y derechas en latinoamérica se me está pareciendo mucho al voleibol; Es un juego que no se gana por tantos positivos del equipo propio, sino por tantos negativos acumulados por los errores del equipo contrario.

  • Antonio Díaz Medina dijo:

    La izquierda en el poder tiene que hacer mejor y cambiar algunas estructuras de poder que siguen en manos de la ultraderecha, como es el caso de los jueces y los aparatos de represion.
    En Estados Unidos, que tiene una quasi perfecta dicotomía política en Demócratas y Republicanos, lo primero que hacen cuando estan en el poder es posicionar jueces y jefes del law enforcement de su afiliación politica, ultradecha o liberal, segun el caso. El Partido Demócrata se mueve mas cada vez hacia la izquierda, no porque quiera, sino por su base que lo fuerza debido a los cambios objetivos en la explotación en ese país, explicado en la formula 1 % rico contra el resto del pueblo, el 99 % donde se incluye la llamada clase media cada vez mas deprimida y cerca de los más explotados.
    El otro problema de la izquierda, salvo los casos exitosos de la Bolivia de Evo Morales y el Ecuador de Correa, es una economia exitosa, creciente y con mayor justicia social. Esto no se logra solo con distribuir mejor la riqueza, sino, y sobre todo, con crear mas riqueza. El caso de Venezuela y Cuba son importantes. Venezuela pudiera haber tenido mejor desempeño económico, el que incluye un beneficio político importante, no solo por las mejoras tremendas que logran los más necesitados, sino porque mantiene a la burguesia nacional con estimulo suficiente para no sumarse militantemente a la ultraderecha terrorista.
    El juego es peligroso, pero imprescindible. Se pueden cometer errores, pero hay experiencia suficiente para no repetir los más dañinos.
    Si el abrazo solidario entre Cuba y Venezuela hubiera incluido el libre comercio bilateral con la participación del sector privado de ambos países creo que se hubiera podido ganar el cambio constitucional en epoca de Chavez y las legislativas del 2015.
    El caso de Ecuador es bien diferente, pero no menos ilustrativo de lo que la izquierda debe aprender y aplicar. No se puede depender solo de un hombre si se mantienen las reglas del juego político establecida por decenios y cientos de años por la ultraderecha en todo el hemisferio. Hay que lograr cambiar estas reglas hacia las más democráticas y justas y garantizar que un hombre no pueda con su traición al partido consumar la traición a todo el pueblo.

    • Jose R. Oro dijo:

      Me gusta mucho su comentario, estimado Antonio Díaz Medina. Lo que usted describe es precisamente lo que sucede hoy en los Estados Unidos, pero es un proceso de polarización. El partido demócrata se mueve cada vez más a la izquierda por las razones que correctamente usted apunta, mientras que el partido republicano se mueve hacia formas muy extremas de la derecha. Cuantitativamente hablando el movimiento a la izquierda de los demócratas es mucho más masivo que el de los republicanos a la derecha, e incluye a las minorías, que cada vez son más conscientes de la importancia de su acción política,
      En mi opinión, algo muy importante de su comentario es: “El otro problema de la izquierda, salvo los casos exitosos de la Bolivia de Evo Morales y el Ecuador de Correa, es una economía exitosa, creciente y con mayor justicia social. Esto no se logra solo con distribuir mejor la riqueza, sino, y sobre todo, con crear más riqueza” Honestamente, creo que ha sido uno de los principales problemas. El socialismo no es solo para que la gente viva con más justicia e igualdad, sino también, y en muy gran medida para que la gente viva mejor. Como se observa en los casos de Bolivia y Ecuador versus Venezuela y Argentina, este proceso es más complejo cuanto se parte de países con un desarrollo económico más alto, donde siempre existe la tentación de echarle mano a la riqueza existente y distribuirla, sin crear riqueza adicional. En los casos de Bolivia y Ecuador, que estaban entre los países más pobres del hemisferio, fue imperativo desarrollar los recursos naturales y con esa riqueza adicional, repartir con más justicia a la gente.
      Como usted explica hay que evitar todo lo que sea posible que la burguesía nacional se pase a las filas de la ultraderecha neo-liberal. En realidad sobre todo a la pequeña burguesía el fascismo no le conviene tampoco, igual por supuesto que al pueblo. Es un tema muy importante e incomprendido. Si destruimos a la burguesía nacional, sobre todo a la “clase media” para no entrar en precisiones filosófica, después tenemos que “reconstruirla” como lo evidencian la NEP y el proceso de crear un sector no –estatal de la economía en la RPCh, Vietnam o muy incipiente aun, en Cuba.
      El problema es claro, el socialismo debe ser construido desde los cimientos hacia arriba, no declarar que “ya existe” por tomar un grupo de medidas a favor del pueblo. La justicia social es parte indivisible e inexorable del socialismo, pero no es “el socialismo”. Creerlo así es parte de los que V.I. Lenin llamara “La enfermedad infantil del izquierdismo”, y esas posiciones utópicas y quiméricas constituyen un obstáculo que puede ser letal en la construcción del socialismo.
      El destacado autor Arkonada, habla aquí de los cambios culturales (muy, pero muy necesarios) pero no le da suficiente protagonismo a los cambios económico, que no son solo cambios del sistema de propiedad, sino también de desarrollo productivo. Se sigue ignorando por la izquierda latinoamericana la necesidad de implementar los cambios económicos en los cuales, como usted muy correctamente afirma, Antonio Díaz Medina.
      El otro elemento necesario es el de la unidad de la izquierda, pero ese es otro tópico que se escapa a lo que hablamos acá. Un fuerte abrazo cubano para usted.

  • alexander dijo:

    El caso de Argentina puede ser atípico en el sentido de que fue el único que vio al pueblo entregándole el poder a la derecha para su propia desgracia. En Ecuador puede pasar cualquier cosa debido a las traiciones y la desarticulación del partido de Correa. Es un caso donde se demuestra la frase del Che: "Confiar en todos, desconfiar de todos". De hecho, en Ecuador, en Brasil, en Honduras lo que se han implantado son gobiernos que dieron golpes de estado o derivaron de estos. En el caso de Ecuador fue un golpe de estado al partido.
    En esos tres países y tomando en cuenta que la legalidad no está siendo su fuerte, creo que la lucha será mucho más dura. Incluso, es probable que se llegue al asesinato de dirigentes de izquierda.
    Lo principal es que la izquierda deje de hablar el idioma de la derecha y empiece a enseñarle al pueblo el nuevo idioma. Que no se deje robar más las frases, denuncie sin medias tintas a todo el que se aparte en sus acciones de su discurso y no deje la labor política-ideológica con el pueblo. Cuba a sobrevivido a dos fines de ciclos progresistas por ello. La solidaridad está siempre.

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Razon tenian los que siempre dijeron que no se retornaria por completo al periodo pre ola revolucionaria. Igual que en los Estados Unidos de America todo no es Trump. Una de las ensenanzas que no podemos olvidar la tenemos por Fidel, sembrar ideas, sembrar conciencia.

  • Jose R. Oro dijo:

    Este es un buen artículo de un destacado pensador de izquierda, pero termino de leerlo con sentimientos encontrados, que trataré de explicar in crescendo lo mejor que pueda:
    1. Muy de acuerdo en general con los análisis de Argentina, Colombia, Bolivia y otros países
    2. No se menciona el triunfo electoral de Piñera en Chile, después de haber perdido la primera vuelta, ganada ampliamente por el candidato de izquierda Alejandro Guillier, debido al laxo apoyo Frente Amplio (de izquierda), en especial su líder Beatriz Sánchez, quien le abrió el camino a Piñera, prefiriendo lo”malo sobre lo menos bueno”. Esto y la posterior actitud traidora (¿me excedí?) de la ex presidenta Bachelet, ameritan examen y detenido estudio, por su influencia regional..
    3. No se pone en contexto “la pérdida del referendo por la repostulación de Evo Morales”, de hecho la única vez que el gran líder altiplánico ha perdido una consulta popular. El analizar este peculiar evento entra en conflicto, con el análisis, a mi juicio incompleto del autor sobre el concepto que el llama: “Travesía en que se ha demostrado la importancia determinante de los liderazgos históricos”
    a. Creo firmemente que la historia contemporánea de Bolivia se divide en dos capítulos, antes y después de Evo. Pero el cometió un grave error político, no por tratar de re-elegirse, sino de cambiar la Constitución del país en ese sentido. Esa pretensión creó un caldo de cultivo favorable para que las calumnias, mentiras e influencias mediáticas funcionaran y obtuvieran una exigua victoria ¡la única victoria! que la oposición boliviana y sus patrocinadores en otras partes de mundo han obtenido contra él. Hay que sacar las debidas conclusiones políticas de este triste hecho.
    b. Los liderazgos históricos viven por supuesto en la Historia, y esta es cambiante día a día. Los liderazgos, para ser reales liderazgos, deben entenderlo. La gran victoria anti – Macrista durante las PASO es demostración de ello. Si no se mueven los liderazgos junto a las circunstancias históricamente cambiantes pierden vigencia y dejan de ser la vanguardia del pueblo. Si CFK se hubiera presentado como candidata presidencial en las PASO, es resultado no habría sido el mismo. La generosidad política de CFK al aceptar ser vicepresidente de una candidatura que no está hecha para que ella gane, sino para derrotar a Macri y al neo – liberalismo, fue un factor decisivo. El pueblo argentino votó por el futuro post – neoliberal, no por un pasado que permitió al neo-liberalismo ganar en el 2015 en el balotaje.
    4. Finalmente quiero tocar la que considero insólita y errónea consideración del autor de que “Si a una Argentina…se le suma el México de López Obrador en pleno proceso de transformación, y se mantienen los gobiernos de Bolivia y Uruguay en este mismo 2019, ciertamente encararemos un 2020 donde Trump tiene muchas posibilidades de reelegirse, surfeando de nuevo una ola ascendente del ciclo progresista” Esto no solo es un mal análisis, a mi juicio, sino un análisis falso y extemporáneo. Trump no ganó en noviembre del 2016 en medio de una “oleada revolucionaria”, sino de una “oleada conservadora” y su efecto en la votación dentro de los EE.UU. fue realmente mínima. El autor está en su derecho a creer que Trump tiene “muchas posibilidades de elegirse” lo que en la boca de un izquierdista suena como que el está casi seguro que así será, lo que personalmente no comparto ni creo que existan elementos fundamentados para ello. Ni tiene que ver ni remotamente con la materia que discutimos que es América Latina.
    (Continuará)

  • Jose R. Oro dijo:

    (Continúa)

    Se regresa indirectamente en este substancial e imprescindible artículo, al tema del “fin de la historia” del “fin del ciclo”, de que no hubo “fin del ciclo” etc. No hay fin de la historia, ni comienzo de la misma. Todos los grandes pensadores clásicos (Hegel, Marx, Engels, Lenin, Teilhard de Chardin) o sus seguidores (Kojeve, Fukuyama, Derrida, Huntington, otros) de una forma u otra consideran una cierta forma de nivel “cumplido e insuperable” de la sociedad, donde hay prácticamente un fin de la historia. Para Karl Marx, la verdadera historia comienza con el fin de la lucha de clases, cuando los humanos sean los verdaderos dueños de su destino (y si hay un fin, ese será el fin de una prehistoria). Pero en realidad no existe ni fin ni comienzo de la historia. Ni mucho menos “fin del ciclo conservador” en América Latina. La situación de gobiernos (¿?) tipo Bolsonaro y Macri como las PASO evidencian, hacen presagiar el regreso inminente de gobiernos progresistas en ambos gigantes sudamericanos, desde supuesto sólidos, no “ojalateros”. Pero estos gobiernos progresistas para tener éxito en su ejecutoria, deben haber aprendido algunas lecciones de la historia, de su propia historia.
    “En política y, en general, en todas las lucha de las clases sociales, las acciones del adversario no son las únicas que explican los resultados finales, a saber, alguna victoria, sino que son nuestras propias acciones o inacciones, las acciones de las clases y los sectores laboriosos, las que convierten las agresivas acciones del adversario en condición eficiente, produciendo un tipo de resultado favorable a unos y contrario a otros” expreso el extraordinario Álvaro García Linera. El atraso y la ineficiencia económica expresados en carencias de productos y servicios, hace a los procesos revolucionarios o progresistas vulnerables. No menos importante es el concepto del propio García Linera de “Las fragilidades de la década. Cinco tareas inmediatas” El autor de forma muy sabia, recalca que “únicamente entendiendo dónde están nuestras debilidades y cuáles son nuestros errores podremos superarlos inmediatamente y reducir el campo de eficacia de las acciones de las fuerzas conservadoras”. No se puede menos que estar en avenencia, con las tareas mencionadas, que por su importancia repito abajo:
    1. Crecimiento y estabilidad económica: base material de la justicia y la fortaleza política.
    2. Una revolución cultural e ideologica permanente
    3. Reforma moral e incorruptibilidad. No mencionar la corrupción real, casi siempre ficticia, pero si percibida, no es sano
    4. Continuidad de los liderazgos históricos como afirma Arkonada, en un marco de cambio. El liderazgo histórico no tiene porque ser corporizado siempre en una sola persona, sino a veces en una dirección colectiva
    5. Estado continental plurinacional (este último muy aplicable en países como Perú, Colombia, Guatemala, Honduras, Ecuador)
    Muy comedidamente me atrevería a sugerir se incluyera:
    6. Falta de unidad de las izquierdas y necesidad de captación de sectores de centro-izquierda y/o populares con menor desarrollo de la conciencia social. La unidad de las izquierdas y el proteger sectores “centristas” de ser capturados por una derecha muy agresiva, organizada y pletórica de recursos, es indispensable, no solo para derrotar a la derecha, sino también para que la derecha no nos derrote.
    Es necesario construir más allá del horizonte post-neoliberal, un concepto claro de que representa una sociedad socialista próspera, sostenible y humana. Me gusta mucho el artículo, pero creo que hay puntos como los que expresé arriba que deben ser materia de debate.

    • Alexis dijo:

      Considero este comentario en dos partes de Jose R Oro como una excelente presentación de la realidad de América Latina de hoy, muy serio. No menos importante discutir nuestros reveses cuando los haya habido. Lo felicito de todo corazón.

    • Chucho dijo:

      Profesor, como ud dice … en todas las lucha de las clases sociales, las acciones del adversario no son las únicas que explican los resultados finales, a saber, alguna victoria, sino que son nuestras propias acciones o inacciones, las acciones de las clases y los sectores laboriosos, las que convierten las agresivas acciones del adversario en condición eficiente, produciendo un tipo de resultado favorable a unos y contrario a otros”…
      Que yo sepa y en mi modesto conocimiento ningún gobierno progresista a tenido en cuenta a esa clase olvidad pero que vale “la Chusma” cuando comiencen a pensar en ella tendrán resultados a largo plazo

    • Amaya dijo:

      Excelente amigo Oro, saludos

    • Lina dijo:

      Tremendo comentario de Jose R oro. Tambien creo que el articulo de Arkonada es bueno, pero leer el comentario de Oro nos hace pensar adicionalmente.

  • Lazaro Hernandez dijo:

    Quien logre estabilizar y hacer crecer la economia de cualquier pais en America Latina gobierna de por vida,,,,,,,ese es el problema,el puesto presidencial cuando tiene el poder absoluto mientras las instituciones son borradas de un plumazo

    En pocas palabras

    Cuando sera el dia que les den al pueblo las herramientas para que la propia poblacion cree su futuro ???

  • El combatiente dijo:

    Los gobiernos de izquierda o progresitas en America Latina han sido recurrentes durante su historia, que cobraron fuerza a finales de la decada del 90 y en la primera mitad del siglo XXI en Brasil, Argentina, Venezuela, Ecuador, Uruguay, Bolivia y El Salvador, pero independientemente de los errores que pudieron haber cometido sus dirigentes considero que el principàl error estuvo en que abandonaron la lucha ideológica con sus bases electorales y el pueblo, como por ejemplo en Nicaragua que perdieron las elecciones en 1989 y recuperaron el poder en el 2006, sin emabrgo ahora estan realizando concesiones, ojala no se hayan equivocado

    Es dificil en un mundo como el de hoy, donde el imperio voraz no cesa su lucha por destruir y querer dominar los pueblos, mediante el chantaje y las presiones económica es complejo para un gobierno progresista mantener sus logros o implementar nuevsa medidas que favorezcan a los más pobres, pero el trabajo ideológico tiene que ser una tarea permanenete y constante para evitar la división y la influencia externa o de la propia derecha.

    También es importante la presencia de un lider que luche junto con ellos, como Evo en Bolivia y Maduro en Venezuela y Daniel en Nicaragua, que han sorteado con su prestigio, autoridad y valentia intentos de goles de estado, pero reitero es importante la batalla hombre a hombre en el plano ideológico como arma fundamental para derrotar al imperio.

    Lo ocurrido en Argentina debe servir a las fuerzas progresistas para seguir luchando por la libertad de Lula, por el regreso de Correa a Ecuador, por la eliminación del bloqueo contra Venezuela y Cuba, es una luz que significa que la izquierda respira y tiene fuerza, pero hay que avivarla para que no se apague y se extienda por otros paises como Honduras, Paraguay, El Salvador, solo una América unida podrá vencer al imperio yanqui.

  • Sergio dijo:

    Pero le puedo aseguar que no será lo mismo que vimos en la primera década de este siglo,,,, primero, porque no serán las mismas personas, y segundo, porque las personas tampoco serán las mismas.

    Todo eset descalabro de los últimos años, aunque no se crea, ha servido a la gente para no CREER CIEGAMENTE, y si la izquierda tomase el poder de nuevo, tendrá que hacer las COSAS BIEN, y no cometer los mismo errores que ha cometido hasta el día de hoy.

    Como dice CALIDAC, más allá de ACIERTOS, ambos lados, la izquierda y la derecha en los últimos tiempos, se han "benficiado" de los errores del otro,,,,,,, y vicerversa.

    Saludos,

  • Manuel Ernesto dijo:

    La respuesta de la izquierda a Macri y lo que él representa fue contundente, pero cuidado con el triunfalismo, ahora mismo ya está apostando por medidas a favor de las masas populares en un verdadero gesto de populismo barato y aunque de aquí a octubre es difícil una recuperación por la contundente diferencia que le saco la formula Fernández - Fernández, no se pueden confiar, recuerde que Macri es casi dueño de ese poder que son los medios de comunicación en Argentina y tras él toda una maquinaria propagandística que es de cuidado. Solo recordar a los argentinos que pudieron parar esta vuelta a la derecha en el 2015, y que gracias a esa victoria de Macri vino el golpe parlamentario a Dilma, la persecución a Lula y el surgimiento de un político mediocre como Bolsonaro.
    La izquierda debe aprender que no solo es ganar las elecciones, porque la vida demostró que como mismo la ganan la pierden, hay que cambiar las estructuras, educar a las grandes masas, que al final son los más beneficiados. No solo basta con la repartición equitativa de las riquezas, hay que sembrar la conciencia necesaria en las gentes para defender estos procesos (Ha pesar del hambre que hay en el mundo hay que sembrar más conciencia que trigo, porque la única forma de tener trigo es sembrando conciencia. Fidel Castro Ruz), porque convencidos pueden estar que no será nunca una empresa fácil; además de la oligarquía con todos su recursos nunca faltaran traidores que atentarán contra estos procesos (Lenin Moreno y Almagro).

    • whitebat dijo:

      La izquierda no solo tiene que repartir empleos, viviendas, bonos de comida,... También tiene que crear condiciones para la inversión productiva, para que los países de la America Latina creen bienes y servicios con mayor valor añadido y creen un desarrollo perdurable. Ud. dice que hay que proporcionar conciencia a los beneficiarios de las políticas de reparto, pero yo creo que si no se crea nada, no se reparte nada, y el resultado es más subdesarrollo y pobreza.
      Las políticas de reparto deben ser mesuradas e ir acompañadas de políticas de desarrollo real, no ficticio. Creo que cuando una opción política no consigue un desarrollo sostenido, lo que se acaba produciendo es el malgasto de los recursos utilizados y la vuelta a una economía basada en las materias primas, que realmente es lo que quieren los norteamericanos.

  • Ing.Luis Enrique Fuentes Salas dijo:

    Como siempre dando en la Diana con su analisis el colega Oro... Yo solamente recomendaria (¿?). Sembrar ideas, sembrar conciencia... no solamente crear Clase media consumista...se necesitan pueblos que piensen y que tengan vista larga sus dirigentes y como dijo Antonio Gramsci " La conquista del poder cultural es previa a la del poder político, y esto se logra mediante la acción concertada de los intelectuales llamados orgánicos infiltrados en todos los medios de comunicación, expresión y universitarios”...Es asi...!!!

    • Jose R. Oro dijo:

      Estimado amigo y colega Ing.Luis Enrique Fuentes Salas. Completamente de acuerdo con su adición, el consumismo pervierte tanto como las carencias, no podemos tener un mundo dividido entre "sociedades de consumo" y "sociedades con deseos de consumir", necesitamos un socialismo culto, próspero, consciente, sostenible. Su cita de Gramsci es superlativa, no encuentro otra palabra. Un fuerte abrazo

  • Tamara Dovale Moisés dijo:

    No puedo creer que Trump sea reelegido, no puede ser que sigamos sufriendo a ese fascista loco y prepotente. El pueblo norteamericano no le puede hacer ese daño al Planeta.
    Sobre los gobiernos de izquierda, tienen que fortalecer sus medios de comunicación, para crear conciencia y fortalecer la ideología de las masas populares, porque los ricos (dueños de estos médios) hacen la guerra constantemente, tratando de opacar los logros de estos gobiernos, tratando de destruir la imagen de los líderes con noticias falsas, estimulando el consumismo y idiotizando a las personas. Los dueños de los medios, controlan, en gran medida, un país. Los líderes de izquierda deben ser ejemplo de entrega, moral, no pueden cometer errores, ni el más mínimo (de corrupción), porque la oposición está al acecho y para colmo los jueces en muchos de estos países también están comprados, ej Brasil, Ecuador, Argentina. La unidad es muy importante, para vencer, en la unidad está la fuerza y el triunfo. Los partidos de Izquierda deben unirse para derrotar a la derecha, que se vale de todo, incluso asesinando líderes sociales. Lo mas importante es mostrar al pueblo el camino a seguir para lograr un sistema mas justo.

  • Orlando dijo:

    Jose R. Oro tiene el extraordinario y doble merito
    de vivir en USA y participar constantemente en este foro con comentarios muy acertados sobre la decadencia del imperio y los desmanes de Donald Trump sin que el consumismo lo pervierta ni dejarse confundir por las patrañas mediáticas. Lo felicito. Es un verdadero cuadro y un luchador por la libertad.

    • Carmen dijo:

      Que tristeza Orlando, Usted usa su talento y su sarcasmo no en debatir lo que Oro escribe, sino a atacarlo a el personalmente. Le quiero decir que eso produce un efecto negativo, contrario a lo que usted se propone. La gente al leerlo piensa "como les duele lo que dice Oro, no pueden refutar sus argumentos y se dedican a atacarlo". Piense en ello

    • Maria Luisa dijo:

      Orlando, por favor recuerde que la envidia le hace siempre mas daño al que la siente que a quien la provoca.

    • Revenge dijo:

      Al sr Oro le asiste el derecho de emitir todos los criterios negativos que entienda pertinente sobre EEUU, donde reside. Esta ejerciendo un derecho ciudadano en ese que en muchos aspectos es un gran pais. Ojala todos los estadounidenses tuvieran la conciencia critica de Oro! Han elegido un presidente como se elige el personaje 'simpatico' de una telenovela; y probablemente volveran a permitirle ocupar la presidencia.

    • Felix dijo:

      Y además Orlando , Oro está más capacitado de hablar sobre el capitalismo , porque es un capitalista o sea tiene una empresa y entiende al dedillo cómo funciona el capital , las inversiones y demas asi que mas autorizado imposible, lástima que su envidia no lo deje ver bien las cosas, revenge tiene toda la razón.

  • Athos dijo:

    De parranda con los reales que se robaron....

  • Cubano_en_Uruguay dijo:

    A ver mis compatriotas. Todo muy bonito y emocionante. Lo que pasó en Argentina el fin de semana pasado provocó que la economía de ese país fuera movida por un terremoto de escala 8. Eso afectó la economía de Uruguay y el presidente de Brasil dijo que saldría del Merco Sur en caso de triunfar la izquierda. No importa quién gana si izquierda o derecha lo que necesita cada país es que exista un buen desenvolvimiento económico, que no exista déficit fiscal, que exista inversión extranjera en el caso de los países pequeños e inversión interna en caso de los grandes. Eso es lo que hace que exista trabajo de forma productiva y eficiente. Los gobiernos de izquierda en la región lo que hacen es crear puestos de trabajos en la esfera pública creando así más problemas a largo plazo. Por favor piensen como nos enseñó nuestro Gran Héroe Nacional José Martí. No se dejen llevar por las noticas que solo les llegan por dos o tres fuentes. Yo soy cubano y todo el tiempo que estuve allá tenía miedo revisar periódicos de otros países, ahora estoy en un país donde hay bastante libertad de prensa donde la misma es fuerte y ha logrado desenmascarar altos dirigentes del gobierno. Entonces mis hermanos les pido que tengan presenten que nada es blanco blanco ni nada es negro negro. Como dice el dicho lo que es bueno para la cabeza es malo para los pies. Un amigo me dijo un día al pobre no se le debe regalar dinero, se le debe enseñar a trabajar. Un saludo a todos y recuerden que hay cubanos que aunque estén lejos sufren cada problema de nuestra patria y más cuando están convencido de que la mayoría de nuestros problemas tienen solución y no es precisamente que quiten el bloqueo. Un abrazo a todos

    • Mágico dijo:

      Dijiste una gran verdad, Cubano; sin mucho alboroto, pero la dijiste y con eficiencia. Tus verdades son como explosiones en el firmamento; a las que todo el mundo puede mirar, y ya. Sin embargo mis verdades son como disparos que llegan hasta a blancos específicos; y en Cuba no se le puede disparar a cualquier blanco, porque es pecado. Ojalá yo pudiera expresar verdades comedidas como tú. Pero me es imposible, porque si lo hago se me queda la boca torcida de insatisfacción. Hace unos días hablé, para probar suerte, sobre la Caperucita Roja, un tema nada peligroso, como comprenderás. Y hasta por eso me rechazó el sensor.

      • Jose R. Oro dijo:

        Qué pena Mágico que usted haya escrito algo tan poco serio. Como usted se atreve a criticar al "sensor (sic)", cuando usted es una persona que publica ampliamente aquí en Cubadebate, sin problemas. No es ese el problema, usted lo que quiere es denunciar la supuesta "sensura". Lo exhorto a mantenerse a niveles más éticos y respetuosos, aunque sea con usted mismo.

    • Alex dijo:

      Cubano _ en - Uruguay. Hay que saber perder. La derrota de Macri en las PASO es igual que la van a sufrir sus amigos uruguayos de derecha en el próximo octubre. Todo lo que usted ha escrito es una perreta de una criatura al que no le han permitido hacer algo. Macri, perdió de la forma mas clara, y al Partido Nacional le espera ese mismo destino. En el propio mes de octubre veremos ganar a Evo en Bolivia. En el 2020 le toca a Trump perder su silla. Comprendo su dolor, Cubano _ en - Uruguay, pero no lo comparto en absoluto

  • camilo Diaz Roman dijo:

    El imperialismo y sus políticas neoliberales se encargarán de que este ciclo de la izquierda regrece.
    Es producto vinculante de causas y efectos.

  • enrique gandolfo dijo:

    Sin poner en duda el rotundo rechazo popular,expresada con el voto,a las políticas del gobierno de Mauricio Macri ,ubicar a un futuro gobierno de Alberto Fernández como progresista desconoce la trayectoria de este ubicuo político cuyo derrotero por diferentes partidos señala que su mayor capital es su capacidad de diálogo con los grandes representantes del capital y las finanzas.

  • Jorglez dijo:

    Considero que para la consolidación de los procesos izquierdistas tanto de Argentina como de Brasil, era necesario que esos pueblos pasaran por Macri y Bolsonaro. En el primer caso, los argentinos, casi siempre inconformes, están entendiendo que, a pesar de los errores, el gobierno de Cristina fue mucho mejor que lo que está siendo el de Macri, solo hay que esperar para ver lo que hacen los Fernández, de ser reelegidos. En el caso de Bolsonaro, ocurrirá lo mismo, dejará la banca en el 2022, quie quita que antes, por que los pueblos se darán cuenta de su error al elegirlos.

  • gaston dijo:

    Excelente artículo y muy bueno el título con el juego con la canción de Sabina. Muy bueno el comentario de Elpidio...Arriba Argentina!!!

  • Angela dijo:

    Los gobiernos de iizquierda o progresistas han cometido errores, lo importante es aprender de dichos yerros que se han cometido. Es muy interesante cuando somos lo suficientemente sinceros y aceptamos los errores, porque la grandeza del ser humano está, no en ser "perfecto", sino en saber reconocerse limitado y poner solución a esos errores, resarcirse es la clave. Solo los que retomamos el camino de los ideales de cambio para mejorar las estructuras esclavistas y asesinas seremos capaces de recrear la historia de nuestros pueblos y apostar por una América libre, justa y solidaria.
    Ahora es tiempo de unificar fuerzas y desenmascarar al sistema capitalista neoliberal, es necesario que nuestra gente se dé cuenta que ese sistema es inhumano y cruel. Lograremos la victoria cuando elijamos vivir en el poder como lo que es SERVICIO. La coherencia de vida nos dará la autoridad moral frente al pueblo y lograremos sacar a nuestros hermanos y hermanas de la esclavitud y la pobreza. SOLO UNIDOS LOGRAREMOS EL SUEÑO ANHELADO DE LA JUSTICIA Y LIBERTAD.

    • Jose R. Oro dijo:

      Excelente, estimada Angela. Me gusta mucho como usted es concisa y clara, muy bueno leer su comentario
      Un abrazo cubano

Se han publicado 46 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Katu Arkonada

Katu Arkonada

Politólogo vasco. Ha coordinado las publicaciones "Transiciones hacia el Vivir bien" y "Un Estado muchos pueblos, la construcción de la plurinacionalidad en Bolivia y Ecuador". Es miembro de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

Vea también