Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La izquierda latinoamericana, ¿atacada por la derecha y sus propios errores?

| 65

De izq. a der. en la primera línea : Rafael Correa, Juan Manuel Santos, Evo Morales, Hugo Chavez, Cristina Fernandezina, Dilma Rousseff, Raul Castro, Otto Perez, Alvaro Colom, Jose Lobo.

El cambio de época

Después de la larga y triste noche neoliberal de los noventa -que quebró naciones enteras como Ecuador-, y a partir de que Hugo Chávez ganó a finales de 1998 la Presidencia de la República de Venezuela, los gobiernos derechistas y entreguistas del continente empezaron a derribarse como castillo de naipes, llegando a lo largo y ancho de nuestra América gobiernos populares y adscritos al Socialismo del Buen Vivir.

En su apogeo, en el 2009, de diez países latinos de América del Sur, ocho tenían gobiernos de izquierda. Además, en Centroamérica y el Caribe estaba el Frente Farabundo Martí en El Salvador, el sandinismo en Nicaragua, Álvaro Colom en Guatemala, Manuel Zelaya en Honduras, y Leonel Fernández en República Dominicana. En países como Guatemala, con Álvaro Colom, o Paraguay, con Fernando Lugo; era la primera vez en la historia que la izquierda llegaba al poder, en el último caso rompiendo incluso una constante de siglos de bipartidismo.

En mayo 2008 nace Unasur y en febrero de 2010 se crea la Celac, con 33 miembros. De los 20 países latinos de Celac, 14 tenían gobiernos de izquierda, es decir, el 70 por ciento.

La primera parte del siglo XXI sin duda han sido años ganados. Los avances económicos, sociales y políticos fueron históricos y asombraron al mundo, todo esto en un ambiente de soberanía, de dignidad, de autonomía, con presencia propia en el continente y en el mundo entero. Por supuesto, ayudó mucho la favorable coyuntura económica mundial. Las materias primas que exporta especialmente Sudamérica, tuvieron altos precios durante esos años, pero la gran diferencia es que por fin esa riqueza fue invertida en el Buen Vivir de nuestros pueblos.

América Latina vivió no una época de cambios, sino un verdadero cambio de época, que también modificó substancialmente el balance geopolítico de la región. Por ello, para los poderes fácticos y países hegemónicos, era indispensable acabar con estos procesos de cambio en favor de las grandes mayorías, y que buscaban la segunda y definitiva independencia regional.

La restauración conservadora

Aunque ya en el 2002 el Gobierno de Hugo Chávez tuvo que soportar un fallido golpe de Estado, es realmente desde el 2008 que se intensifican intentos no democráticos de acabar con los gobiernos progresistas, como fue el caso de Bolivia en el 2008, Honduras 2009, Ecuador 2010, y Paraguay 2012. Cuatro intentos de desestabilización, dos de ellos exitosos -Honduras y Paraguay-, y todos contra gobiernos de izquierda.

A partir del 2014 y aprovechando el cambio de ciclo económico, estos esfuerzos desarticulados de desestabilización se consolidan y conforman una verdadera “restauración conservadora”, con coaliciones de derecha nunca vistas, apoyo internacional, ilimitados recursos, financiamiento externo, etcétera. La reacción se ha profundizado y ha perdido límites y escrúpulos. Ahora tenemos el acoso y boicot económico a Venezuela, el golpe parlamentario en Brasil, y la judicialización de la política –”lawfare”-, como nos lo demuestran los casos de Dilma y Lula en Brasil, Cristina en Argentina, y el vicepresidente Jorge Glas en Ecuador. Los intentos para destruir Unasur y neutralizar la Celac, también son evidentes y, no pocas veces, descarados. Ni hablar de lo que está sucediendo en Mercosur. El fracaso del ALCA a principios de siglo trata de ser superado con la Alianza del Pacífico.

En Sudamérica, en los actuales momentos, tan solo quedan tres gobiernos de corte progresista: Venezuela, Bolivia y Uruguay. Los eternos poderes que siempre dominaron a Latinoamérica, y que la sumieron en el atraso, desigualdad y subdesarrollo, regresan con sed de venganza, después de más de una década de continuas derrotas.

Rafael Correa: “La primera parte del siglo XXI sin duda han sido años ganados”. Foto: Confirmado.net

Los ejes de la estrategia de la restauración conservadora

La estrategia reaccionaria está articulada regionalmente y se fundamenta básicamente en dos ejes: El supuesto fracaso del modelo económico de izquierda, y la pretendida falta de fuerza moral de los gobiernos progresistas.

Con respecto al primer eje, desde la segunda mitad del año 2014, debido a un entorno internacional adverso, toda la región sufrió una desaceleración económica que se convirtió en recesión en los dos últimos años, con tasas de crecimiento del 1.2, -0.2 y -0.8 por ciento para los años 2014, 2015 y 2016, respectivamente. Los resultados son dispares entre países y subregiones, reflejo de la diferente estructura económica y políticas económicas aplicadas, pero las dificultades económicas de países como Venezuela o Brasil son tomadas como ejemplo del fracaso del socialismo, cuando Uruguay, con un gobierno de izquierda, es el país más desarrollado al sur del Río Bravo, o cuando Bolivia tiene los mejores indicadores macroeconómicos del planeta.

En el caso ecuatoriano, enfrentamos lo que llamamos “La Tormenta Perfecta”: El desplome de las exportaciones junto con una importante apreciación del dólar, la moneda de curso legal. Los choques externos negativos recibidos durante los años 2015-2016, no tienen parangón en la historia contemporánea ecuatoriana. Por primera vez en los últimos treinta años, tuvimos dos años seguidos de decrecimiento en exportaciones, perdiéndose cerca del 10 por ciento del PIB. Para el 2016, el valor de las exportaciones era apenas el 64 por ciento de finales del 2014. En el primer trimestre de 2016, el precio del barril del petróleo ecuatoriano estuvo por debajo del mítico piso de 20 dólares, que no alcanzaba a cubrir ni los costos de producción.

Mientras tanto, el dólar norteamericano se comportaba en forma exactamente contraria a las necesidades macroeconómicas, pasando de 0.734 a 0,948 euros/dólar entre enero 2014 y diciembre 2016, es decir, cerca de 30 por ciento de apreciación. Las monedas de países vecinos como Colombia llegaron a depreciarse en más del 70 por ciento.

Las pérdidas netas fiscales entre el 2015 y 2016 se calculan en 12 por ciento del PIB. Por primera vez en la historia, en lugar de recibir ingresos petroleros, el Gobierno Central tuvo que dar cerca de 1600 millones de dólares a las petroleras estatales para que no quebraran, como estaba sucediendo con muchas empresas petroleras alrededor del mundo. A esto hay que sumarles litigios perdidos en espurios tribunales arbitrales, que obligaron a pagar más de 1por ciento del PIB a las petroleras Oxy y Chevron.

Como si esto fuera poco, el 16 de abril de 2016 ocurrió en la zona costera un terremoto de cerca 8 en la escala de Richter, que costó centenas de vidas, hizo decrecer la economía en 0,7 por ciento, y produjo pérdidas por más de 3 por ciento del PIB, sin contar las cerca de 4 mil réplicas que ha tenido.

Por todos estos factores, la economía pasó de un vigoroso crecimiento del 4 por ciento en el 2014, a tan solo 0,2 por ciento en el 2015, y a un decrecimiento de -1,5 por ciento en el 2016. Sin embargo, pese a las dificultades extremas y carecer de moneda nacional, se superó la recesión en tiempo récord, con un mínimo costo, y sin incrementar pobreza ni desigualdad, algo inédito en América Latina. En el 2017 ya se espera un crecimiento de al menos 2 por ciento mayor que el promedio latinoamericano de 1,3 por ciento.

En Ecuador, las políticas heterodoxas han demostrado ser más eficientes tanto en época de expansión como en época de recesión. Entre el 2007 al 2017 Ecuador más que duplicó el tamaño de su economía, su crecimiento económico fue mayor que el promedio de la región, y fue el país que más aumentó en la región el ingreso de los pobres y también más disminuyó la brecha entre ricos y pobres, logrando que dos millones de personas salieran de la pobreza, esto es, una reducción de 12,5 por ciento.

El problema es que, para la gente común, poco importan estos análisis económicos. Ellos sólo sienten que en los últimos años sus negocios venden menos, es más difícil para sus hijos encontrar trabajo, y ya no se incrementan sus ingresos al ritmo de antes. Esto lo explota muy bien una prensa especialista, no en informar, sino en manipular. Una recesión continental, y, en el caso ecuatoriano, sin tipo de cambio, la asocian a las políticas económicas, no a las estructuras de nuestras economías, o en otros casos pretenden hacer creer que en pocos años se podían cambiar esas estructuras, y, el no haberlo logrado, supuestamente es una muestra del “fracaso” de la izquierda. Mientras que a los gobiernos de derecha se les criticaba no haber hecho nada, a los gobiernos de izquierda se les critica no haber hecho todo.

El segundo eje de la nueva estrategia contra los gobiernos progresistas es el moral. El tema de la corrupción se ha convertido en la eficaz herramienta para destruir los procesos políticos nacional-populares en nuestra América. El caso emblemático es el de Brasil, donde una operación política muy bien articulada logró la destitución de Dilma Rousseff de la Presidencia de Brasil, para luego demostrarse que no tenía nada que ver con las cuestiones que se le imputaban. En Ecuador, se está siguiendo exactamente el mismo libreto con el vicepresidente de la República.

En esta estrategia de “lawfare” se empieza primero con alguna acusación de mucho impacto y poco sustento; luego viene un bombardeo mediático que aniquile el apoyo que pueda tener la víctima escogida; y, finalmente, el ser culpable o inocente será un detalle irrelevante para jueces presionados política y mediáticamente, que ya no buscan condenar por razones, sino razones para condenar, porque la sentencia condenatoria ya fue establecida por los medios y la “opinión pública”.

¿Quién puede estar contra una verdadera lucha contra la corrupción? Eso fue lo que hicimos en Ecuador durante los últimos diez años, erradicando la corrupción institucionalizada que existía, pero la supuesta lucha anticorrupción de la derecha y sus medios es absolutamente insincera, y tan solo un instrumento de ataque político, como lo fue en los noventa la lucha contra el narcotráfico, o en su momento la lucha contra el comunismo. Para una verdadera lucha contra la corrupción, bastaría, por ejemplo, prohibir los paraísos fiscales, por donde pasa prácticamente toda la corrupción que hemos tenido que enfrentar.

Nos hablan de falta de controles, de permisividad, de sistemas de corrupción. ¿Qué control permite detectar una coima en una cuenta secreta en un paraíso fiscal? En Ecuador, los controles son tan fuertes que se tienen que declarar el origen de depósitos de más de 10 mil dólares, pero en paraísos fiscales se puede depositar millones, sin que nadie informe nada.

Y, por supuesto, el encuadre comunicacional es que la corrupción se da por culpa del Estado, que lo público, a diferencia de lo privado, es la fuente de los problemas. La realidad es que -como en el caso Odebrecht, empresa constructora brasileña que creó toda una estructura de corrupción en 12 países-, la corrupción en gran medida es promovida por el sector privado. En países como Alemania, hasta hace poco, sus empresas podían deducir de impuestos los gastos para pagos ilícitos en nuestros países.

Hay una gran hipocresía mundial en torno a la lucha contra la corrupción. Cabe indicar que Ecuador es el primer país del mundo en aprobar mediante consulta popular una ley que impide a los funcionarios públicos tener operaciones de cualquier índole en paraísos fiscales. Esto ya convierte en delito el uso de estas guaridas, pero éstas siguen existiendo.

En resumen, se busca destruir no solo el modelo sino también los logros alcanzados por el progresismo, sobre la base de amplificar y generalizar, sobre todo a través de los medios de comunicación, problemas prácticamente ineludibles del ejercicio del poder.

¿La izquierda, víctima de su propio éxito?

Probablemente la izquierda es también víctima de su propio éxito. Según la CEPAL, casi 94 millones de personas salieron de la pobreza y se incorporaron a la clase media regional durante la última década, en su inmensa mayoría fruto de las políticas de los gobiernos de izquierda.

En Brasil, 37.5 millones de personas dejaron de ser pobres entre 2003 y 2013, y ahora son de clase media, pero esos millones no fueron una fuerza movilizada cuando un Parlamento acusado de corrupción destituyó a Dilma Rousseff. Tenemos personas que superaron la pobreza y que ahora –por lo que se llama muchas veces prosperidad objetiva y pobreza subjetiva- pese a que han mejorado muchísimo su nivel de ingreso, piden mucho más, y se sienten pobres no en referencia a lo que tienen, peor aún a lo que tenían, sino a lo que aspiran.

Esa nueva clase media que ha emergido fruto del éxito de las políticas económicas y sociales de la propia izquierda, necesitan un nuevo discurso y mensaje. Sus demandas no son solamente diferentes, sino incluso antagónicas a las de los pobres, y sucumben más fácilmente a los cantos de sirena de la derecha y su prensa, que les ofrece para todos un estilo de vida a lo New York.

La izquierda siempre ha luchado contra corriente, al menos en el mundo occidental. La pregunta es, ¿estará luchando contra la naturaleza humana?

El problema es mucho más complejo si añadimos a esto la cultura hegemónica construida por los medios de comunicación, en el sentido gramsciano, esto es, lograr que los deseos de las grandes mayorías sean funcionales a los intereses de las élites. Un ejemplo dramático fue el rechazo a la Ley de Herencia que se intentó aplicar en Ecuador, consistente en un impuesto mucho más progresivo para las herencias de mayor tamaño. Pese a que tan solo un tres por mil de la población recibe en Ecuador una herencia, y que el nuevo impuesto sólo afectaba a los grandes legados, es decir, al 0,004 por ciento de las herencias, esto es, aproximadamente 172 personas por año sobre una población de 16 millones, muchos pobres y clase media salieron a protestar por un impuesto que jamás tendrán que pagar, manipulados en gran medida por los medios de comunicación.

Nuestras democracias deben llamarse democracias mediatizadas. Los medios de comunicación son un componente más importante en el proceso político que los partidos y sistemas electorales; se han convertido en los principales partidos de oposición de los gobiernos progresistas; y son los verdaderos representantes del poder político empresarial y conservador.

No importa lo que convenga a las grandes mayorías, lo que se haya propuesto en la campaña electoral, y lo que el pueblo, el mandante en toda democracia, haya ordenado en las urnas. Lo importante es lo que aprueben o desaprueben en sus titulares los medios de comunicación. Han sustituido al Estado de Derecho con el Estado de opinión.

¿Existe “desafío estratégico”?

La izquierda regional enfrenta los problemas de ejercer -o haber ejercido- el poder, frecuentemente de forma exitosa pero desgastante.

Es imposible gobernar contentando a todo el mundo, más aún cuando se requiere tanta justicia social. En Ecuador, por darle la voz a los humildes, oportunidades a los pobres, derechos a los trabajadores, dignidad a nuestros campesinos, por arrancarles el poder a los que siempre habían usufructuado de él -la banca, los medios de comunicación, la partidocracia-, nos granjeamos poderosos enemigos, y nos acusaron de “polarizar” el país. Olvidan que, por la mitad de lo logrado, hace pocas décadas hubiéramos tenido una guerra civil. Nosotros lo hicimos cansándonos de ganar elecciones.

Cuando se es la izquierda del 3 por ciento en permanente oposición, sin vocación de poder, acostumbrada a protestar y no a proponer, no se entiende lo que es tener que gobernar en adversas situaciones económicas, o enfrentar traidores que sucumbieron ante la tentación del poder y el dinero. Es claro que la única batalla que no puede perder un revolucionario es la batalla moral, pero un gobierno honesto no es el que nunca sufrió casos de corrupción, sino aquel que nunca los toleró. No comprender esto confunde a mucha militancia, y resta unidad y vigor a los movimientos progresistas, desmoralizándose ante el primer inconveniente, y muchas veces otorgándoles a los opositores una razón que nunca tuvieron.

Siempre hay que ser autocríticos, pero se trata también de tener fe en nosotros mismos. Los gobiernos progresistas están bajo constante ataque, las élites y sus medios de comunicación no nos perdonan ningún error, buscan bajarnos la moral, hacernos dudar de nuestras convicciones, propuestas y objetivos. Por ello, tal vez el mayor “desafío estratégico” de la izquierda latinoamericana, es entender que toda trascendental va a tener errores y contradictores, pero también, como decía San Ignacio de Loyola, comprender que, en una fortaleza asediada, cualquier disidencia es traición.

(Tomado de Confirmado.Net)

Se han publicado 65 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • RFG dijo:

    Simplemente genial, cuanta claridad en estas palabras del hermano Correa.

    • AlexJSK dijo:

      Estaba leyendo el artículo sin enterarme quien era el escritor. A medida que avanzaba me maravillaba la claridad, la humildad y la “misericordia” en esas palabras. Es increíble como este hombre no talla de traidores, de malagradecidos a esos miles de personas que salieron de la pobreza y que mordieron la mano de quien los ayudó. Una vez más da otra clase magistral.

  • Amaya dijo:

    Como dice el propio Correa, muy complejo es que los que han salido de la pobreza entiendan como es que los reaccionarios los manipulan tan facilmente, sin dudas es toda una guerra y batalla ideológica entre el progreso y la reacción ,siempre enemiga por supuesto de todo lo que huela a progreso para mantener a los pueblos sojuzgados y oprimidos, ese es el gran dilema de hoy, tarea dura para los dirigentes revolucionarios de latinoamerica, porque estamos viviendo la mayor conspiración contra todo lo que se parezca al progreso, y esa es liderada por los Estados Unidos cno todo su poderio y arsenal a su disposición lo que hace mas compleja y dificil la lucha, los pueblos tienen la última palabra

    • sachiel dijo:

      ¿Usted ha leido “Un yanki de Connecticut en la corte del Rey Arturo” de Mark Twain? (por cierto, cuya obra Las aventuras de Huckleberry Finn”, clásico infantil junto a Tom Sawyer, está siendo censurada en USA por tener “palabras racistas”…) Ahi se describia cómo, a pesar de toda la industrialización y libertad que quiso el yanki llegado del futuro darles a los siervos feudales de Inglaterra, en su concepto de mejora social, subyacia y pervivia en sus mentes el oscuro temor al poder dominante real: la Iglesia, la que logro retrotraer nuevamente a todos al mismo status de servidumbre y dependencia de antes de que apareciera el “Patrón”. De la noche a la mañana no se logra que siglos de vasallaje, esclavitud y servidumbre sean sustituidos en las mentes humanas; aunque le pongan todo el bienestar posible, sino se lo ganó con su esfuerzo propio, nada le importará realmente.

      • Amaya dijo:

        Interesante de verdad amigo sachiel, muy instructivo, por lo que leo de sus comentarios coincidimos en los puntos de vista, hay una ola de gobiernos lacayos en latinoamerica al servicio del imperio

      • Mágico dijo:

        Señor sachiel, aunque yo no llego a comprender lo que quiere usted decir más o menos a la mitad de su intervención, lo que afirma al final lo creo muy cierto, y cuente con mi aplauso. De acuerdo con mi experiencia, y seguramente la suya también se lo indica: hay que ganarse las cosas con el esfuerzo propio. Cuando nos las otorgan de dedo, sin que tal vez las merezcamos, nos convertimos en canallas y en corruptos, y en esclavos seguramente de los que nos han pervertido, quizás en pago por ser cómplice de alguna indignidad. Al hombre hay que estimularlo al trabajo, para que se gane de verdad y con el sudor de su frente, aquello que recibe. Lo que tenga usted o yo, señor sachiel, no debe depender de la buena o mala voluntad que tengan otros al juzgarnos , sino del ánimo nuestro, de nuestra dedicación y de nuestro sacrificio. Le estoy muy agradecido, señor, por estimularme a opinar sobre este tema, en el que parece estamos muy de acuerdo. Además, quiero decirle que yo también soy un gran admirador del expresidente Rafael Correa.

  • diana dijo:

    Ño…genial este tipo, como siempre…y qué linda foto, estaban todos los fantásticos (claro que no son todos los que estaban, pero estaban todos los que son;)), nada más faltaba ahí nuestro Fidel, pero estaba en alma, estoy segura.

  • Jorge dijo:

    Interesante, debe salir en toda la prensa, este parráfo últimos es muy ilustrativo, valido también para la Cuba de hoy y su gente, hay mucho infantilismo al abordar nuestros problemas.
    “…Por ello, tal vez el mayor “desafío estratégico” de la izquierda latinoamericana, es entender que toda trascendental va a tener errores y contradictores, pero también, como decía San Ignacio de Loyola, comprender que, en una fortaleza asediada, cualquier disidencia es traición.”

    • Sergio dijo:

      mas que un ELOGIO, es parrafo RETRATA el gran PROBLEMA de la IZQUIERDA, que se convierten en un FEUDO ARROGANTE y PREPOTENTE, incapza de acpetar cualquier critica, incluso si se hace desntro de la propia IZQUIERDA.

      Pues que se seguirá en el MISMO CIRCULO VICIOSO,,,, costará dios ayuda para recuperar lo PERDIDO.

      Saludos,

  • sobrio dijo:

    Muy interesantes planteamientos. Deberiamos tomar nota porque en los cambios que se nos avecinan si no se esta claro de hacia donde vamos se puede perder el rumbo. Ademas en nuestra Cuba ya hay personas que tienen ciertas ventajas economicas sobre el resto pero TODOS somos parte de la sociedad asi que sin excluirlos ni frenarlos tenemos que insertarlos dentro de la propia dinamica socialista y revolucionaria.

  • Máximo dijo:

    Leer o escuchar a Correa, siempre es bueno porque deja grandes enseñanzas, este análisis que hace de la actual circusntancia que vive la izquierda en nuestra región es lo más cercano a la realidad que podamos ver, porque el hombre sobre todas las cosas es materialista y piensa como vive y pretende siempre vivir mejor y cuando esto no resulta vienen las venganzas y los pases de cuenta, ?como se ha manifestado en nuestra América? con los votos de castigos, porque si tu noresuelve mis aspiraciones entones yo no teapoyo y busco otra alternativa que aunque no está clara es algo nuevo ignótico pero que me puede cambiar. en su coemntario el dice La pregunta es, ¿estará luchando contra la naturaleza humana? y yo digo que sí que el hombre por naturaleza es inconforme y que quien pretenda triunfar en un grupo ya sea Comunidad, Región País, tiene que buscar la fórmula para complacer a la mayoría, sino pierde en el transcurso del tiempo. es mi opinión que el hombre como ser humano, en su naturaleza no se adapta a las fluctuaciones, sino al movimiento constante que le proporcione bienes y serviios que puedan complacerlo en sus aspiraciones de vivir mejor. En mi modesta opinión quien piense diferente es un utópico o sea un soñador que tarde o temprado será castigado por sus congéneres que logró enaltecer, somos iguales que los alacranes, luego que nacemos nos comemos a nuestra progenitora.

    • Hermes Sánchez V. dijo:

      En verdad eres lo Máximo…de acuerdo contigo totalmente…el ser humano es tan contradictorio como incomprencible…

  • Cavafy dijo:

    …como es de esperar EXCELENTE el artículo de ese gran lider que es Correa, es que además el capitalismo es hipocrita y corrupto per ce, ahora el grupo de lima ataca a venezuela, Lima cuyo presidente es un corrupto de marca mayor que logró salvarse por un acto de aun mayor corrupción

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Una clase magistral ofrecida por Correa. Coincido con él en casi todo. Sólo discrepo en que el sector privado sea la causa directa de la corrupción: El privado tienta, ofrece, instiga, provoca, pero el acto corrupto sólo puede ser cometido por el funcionario estatal desmoralizado que acepta el soborno de manos del privado. Siempre hemos dicho que el tráfico de drogas es fruto de la demanda de los países consumidores (demanda) y no de los países productores (oferta); Esto se aplica también al caso de la corrupción.

    Claro, que “un gobierno honesto no es el que nunca sufrió casos de corrupción, sino aquel que nunca los toleró”, pero eso no lo entiende todo el mundo. O no lo quieren entender.

    En cuanto a que “La izquierda siempre ha luchado contra corriente”, estoy de acuerdo, y creo que no sólo en el “mundo occidental”. Respecto a la pregunta de si estará luchando contra la naturaleza humana, yo creo que en parte sí, pero no debido a la esencia de la izquierda, sino debido a las vías equivocadas, que ponen al Estado como intermediario entre el hombre y las cosas.

    La humanidad no está lista todavía para desechar de buen grado la propiedad individual y asumir de la misma forma la propiedad común. Eso pertenece a una etapa de la sociedad a la que aún no hemos llegado. La cuestión no es “sacar” a algunos millones de pobres de la pobreza, sino darles la oportunidad a todos los pobres de salir de ella por medio de su propio esfuerzo y a través de sus propios medios de producción. No es “darle un pescado a un hombre para que coma un día” ni “enseñarlo a pescar” para que tenga que hacerlo con una vara ajena, sino proporcionarle su propia vara para que no tenga que depender ni del privado ni del Estado.

    Creo que la propiedad individual de todos y cada uno sobre los medios de producción que cada cual opera, es la única forma sostenible de propiedad colectiva en estos momentos. Es más, diría que es la única forma sostenible de propiedad.

    Los Gobiernos progresistas en países con economía de mercado, tal vez pudieran lograr esto cediendo paulatinamente la gestión de las empresas estatales (existentes, compradas y/o creadas especialmente para este fin) a los colectivos de trabajadores que las hacen producir. Así se lograría un apoyo más amplio y seguro, se acabaría con una parte importante de la corrupción y se estaría mucho más a la izquierda sin contrariar el sacrosanto principio derechista de la propiedad. Es sólo una idea que se me ocurre.

    En cuanto a la última frase… a mí me da la impresión de una mosca en un vaso de leche. Para mí la traición es precisamente no disentir cuando se detectan, u honestamente se cree detectar errores o desviaciones en la conducción del proyecto común, especialmente cuando se está en una peligrosa situación de “plaza sitiada”. Cuando todo va bien, eso no es tan grave.

    Saludos

    • Jesus dijo:

      Amigo Gutierrez que se utilicen metodos no propios del socialismo en esta etapa de cambios y ajustes no quiere decir que tengamos que admitir que solo la propiedad privada es la que nos sacara del estado en que estamos actualmente, lo que determinara que podamos seguir adelante con el proceso cubano ES LA ELIMINACION DEL BLOQUEO CRIMINAL, INJUSTO Y SIN JUSTIFICACION ALGUNA, asi como los ataques constantes y sin tregua contra Cuba, Venezuela y cuanto pais se opone a la intervencion yanqui en nuestrros paises y pueblos.

      En periodos de asedio como el que estamos padeciendo, cualquier disencion que no conlleve en si la critica directa y sin miramiento alguno contra el Gobierno de los Estados Unidos de America, es una traicion y como tal hay que tratarla, sino pensamos asi, estamos tirando al piso las palabras del Che-AL IMPERIO NI UN TANTITO ASI…. o las de Antonio Maceo y Grajales – EL QUE INTENTE APODERARSE DE CUBA RECOGERA EL POLVO DE SU SUELO ANEGADO EN SANGRE SINO PERECE EN LA LUCHA, esto nop es propaganda esto es patriotismo, esto es respecto hacia nuestros heroes y martires, es respeto al pueblo cubano de a pie.

      • Carlos Gutiérrez dijo:

        Amigo Jesús:

        Estoy re-enviando la segunda parte de mi comentario (revisada y almohazada) porque la considero mucho más importante que la primera, donde te daba mi humilde opinión acerca de la perspectiva que tú proyectas sobre el tema del bloqueo. Parece que esa primera parte estaba demasiado heavy para los estándares de estos parajes.

        En cuanto a la propiedad de cualquier tipo, voy a tratar decírtelo más corto, más alto y más claro, a ver si entiendes mi posición:

        ¡LO QUE TIENE QUE REPARTIR EL SOCIALISMO NO ES LA RIQUEZA CREADA, SINO LOS MEDIOS PARA CREAR LA RIQUEZA!

        Estamos perdiendo todo el terreno que un día ganamos, por seguir cometiendo en el socialismo, el pecado original del capitalismo que es la concentración del control sobre los medios de producción en unas pocas manos, ya sean privadas o estatales. Los medios de producción tienen que ser realmente gestionados por los trabajadores que los hacen funcionar, individualmente u organizados en colectivos de productores donde prime una absoluta democracia participativa, y donde no exista ningún tipo de intermediación entre el productor y su medio de producción, lo cual implica que no la haya tampoco entre el trabajador y el fruto de su trabajo. Esta es, en mi opinión, la verdadera antítesis del modo de producción capitalista, donde las fuerzas productivas son dirigidas y gestionadas por un gran empresario desde su alto pedestal y donde el productor no es dueño de su producto, ni puede disponer libremente de él.

        Estamos tirando al piso, como tú dices, el genial apotegma que reza que “No se puede construir el socialismo con las armas melladas del capitalismo”, porque el sentido real de esta profunda verdad no se plantea y mucho menos se discute, debido a que muchos (como tú) piensan que es una traición decir cosas como las que yo estoy diciendo ahora, sólo porque sus oídos no están habituados a oírlas, o porque no las entienden ó no las comparten, o porque no coinciden con la doctrina económica oficial, ni con las consignas al uso. No creo que san Loyola ni san nadie tengan la verdad absoluta. La disensión no necesariamente tiene que ser traición, sino que muchas veces resulta ser salvación, cuando hay valor suficiente para aceptarla y debatirla.

        Espero que ahora sí me hayas entendido, aunque sigas sin estar de acuerdo conmigo.

        Saludos.

  • sachiel dijo:

    Confirma lo que vengo pensando hace rato: la izquierda (y cualquier gobierno progresista) es también víctima de su propio éxito, al crearse grandes masas de población que consideran se han ganado todo, sin necesidad de hacer nada para ello, por lo cual hay que seguirles dando más (hasta donde su ambición les lleve), so pena de ser estigmatizados (no sé si el cuento de Loppi y Massicas se parece a esto…) “Es imposible gobernar contentando a todo el mundo, más aún cuando se requiere tanta justicia social” acumulada, agregaría. Aqui, no estamos exentos de ese fenomeno.

    Y otra conclusión: “Los gobiernos progresistas están bajo constante ataque, las élites (multimillonarias y explotadoras de siempre) y sus medios de comunicación no nos perdonan ningún error, buscan bajarnos la moral, hacernos dudar de nuestras convicciones, propuestas y objetivos.”. ¿La finalidad? saquen ustedes sus propias conclusiones. Quien nace para siervo, siervo morirá.

    Nota: Durante la Edad Media, un siervo era una persona que servía en unas condiciones próximas a la esclavitud (La esclavitud, como institución jurídica, es una situación por la cual una persona (el esclavo) es propiedad de otra (el amo); es una forma particular de relaciones de producción, característica de un determinado nivel de desarrollo de las fuerzas productivas en la evolución de la economía, y se considera hoy como un crimen contra la humanidad.). La diferencia principal con respecto a un esclavo consistía en que, en general, no podía ser vendido por separado de la tierra que trabajaba y en que jurídicamente era un «hombre libre». El señor feudal tenía la potestad de decidir en numerosos asuntos de la vida de sus siervos y sobre sus posesiones. El siervo no podía traicionar al señor feudal, ya que él le suministraba vivienda, parte de las cosechas y sus prendas.Característico de la servidumbre de un siervo era el conjunto de obligaciones consignadas, tales como la incapacidad del siervo de adquirir o vender bienes raíces, el sometimiento a la autoridad política, judicial y fiscal del señor feudal, la obligación de prestar servicios militares a su señor y la entrega de parte de su trabajo o producto. La condición de siervo era hereditaria y no podía abandonar su tierra sin el permiso de su señor.

  • Luchador dijo:

    Increíble el pensamiento de este hombre!!! Muy importantes las acotaciones hechas por él, creo que transforma un lenguage político en uno informal, entendible, y que debe ser de ejemplo para muchos funcionarios. Realmente concuerdo con lo relacionado a las masas con el caso de Brasil: millones salieron de la pobreza gracias a Lula y Dilma, y cuando hecharon pestes de ellos en los periódicos, esos mismos pobres creyeron toda la mentira sin dudar al menos. Lo otro, que considero que debe explicarse de las mil y una forma a la población de gobiernos progresistas es lo referente a los logros y adversidades que se sufren. Esas personas solamente ven que “las cosas” no van bien, cuando deben mirar que algo se está “haciendo” al menos, y más cuando te lo “complican”. Es el caso de Venezuela y creo que Maduro debe hacer algo al respecto.

  • Rodolfo Crespo dijo:

    Si no se enfrenta el capital, pase lo que pase siempre vendrán esas disculpas como la de Correa

  • CARLOS BÁEZ PUIG dijo:

    MAGNIFICO ARTÍCULO, ES UNA LÁSTIMA QUE CORREA NO SE PERCATÓ DE LAS VENAS TRAIDORAS DE LENIN MORENO.
    ME GUSTARÍA CONOCER LOS CRITERIOS DE CORREA DE PORQUÉ LA DERECHA NO TRIUNFA EN CUBA A PESAR DE LAS FUERZAS DEL IMPERIALISMO Y TODO LO QUE HA HECHO EN 59 AÑOS PARA TUMBAR LA REVOLUCIÓN, SIEMPRFE ESE ANÁLISIS DE UNA GENTE COMO ÉL ES BUENO CONOCER AHORA QUE HA ANALIZADO LOS VIENTOS A LOS QUE SE ENFRENTA LA IZQUIERDA

    • Sara Santacruz Vinueza dijo:

      Los gobiernos progresistas llegaron al gobierno y buscaron cerrar brechas de injusticia social e ir construyendo la fuerza que derrote al poder real del que forman parte las oligarquías nacionales y transnacionales.
      Cuba tomó el gobierno y ejerció el poder en su territorio contra el imperialismo. Llegó al gobierno en una lucha contra una dictadura criminal, generando una cohesión social y organización política alrededor de principios y programas revolucionarios, con antecedentes en su propia Historia. Los procesos del resto de AL no pudieron sino acceder por las vías de la llamada democracia representativa en cuyo marco los avances son lentos y sin contar con la cultura política que la revolución construyó en la mayoría del pueblo cubano.
      La explicación de Rafael Correa tiene elementos generales y acertados para explicar los acontecimientos y acciones en los países progresistas y de Ecuador en particular, sin embargo hay que estudiar por qué las estrategias que derroten las manifestaciones del arribismo social, que el mismo expresidente llama el síndrome de doña Florinda – aludiendo a un personaje de una serie mexicana, muy popular en AL.
      Los instrumentos de los que se vale el poder real tienen una herramienta super efectiva en los medios. Entonces hay que generar estrategias para anular el efecto concreto que está en el campo cultural. Ahí es donde los medios de comunicación hacen caput.
      ¿Cómo tener un frente de los líderes progresistas que generen con su dirección valores de la anticorrupción, la justicia, la verdadera democracia,- que no es solo la democracia representativa-, la belleza, el respeto a la naturaleza, en fin el respeto a los derechos humanos?
      Es verdad lo que dice Correa, la izquierda no ha tenido vocación de poder, pero casi siempre los dirigentes con su oportunismo político han mostrado su ineptitud para el ejercicio hacia el poder en beneficio del pueblo.

  • leonidas dijo:

    el imperialismo yankee sigue tomando plazas en latinoamerica,ahora enfila las cañones hacia venezuela.

  • Nor1 dijo:

    en lo personal pienso que debe radicalizarse la revolucion. mientras exista poder economico en manos de la burguesia sera una espada de damocles pendiendo sobre los gobiernos. en una revolucion verdadera se triunfa o se muere, no hay alternativa. trabajo politico-ideologico constante con las masas y llevar a fondo las bases del partido.

    • Sergio dijo:

      RADICALIZAR procesos nunca ha conducido a nada, la historia aspi lo demuestra,,,, lo que hace falta es hacer las cosas que hagan falta,,,,

      • alexander dijo:

        Radicalizar un proyecto no es lo mismo que ser extremistas como personas. Radicalizar un proyecto como pudiera ser una revolución no es más que avanzar en el camino de la misma revolución. O sea, si yo quiero igualdad para todos debo radicalizar mi proyecto.
        Lo malo es que yo en pos de radicalizar mi proyecto me vuelva extremista. O sea, por la igualdad voy a matar a todos los que no midan 1.68 m. Claro ese es mi tamaño.
        Entonces las revoluciones deben ser radicales, sino no son verdaderas. Lo que no se debe permitir el extremismo.
        Ahora, con respecto al artículo, pienso que es muy claro en muchos aspectos. Pero no mide lo que se pudo hacer y no se hizo. O sea, valora muy bien el papel de los medios y el papel de la nueva clase media, pero no profundiza en los aspectos que hubieran ayudado a que no pasaran cosas como estas. Por ejemplo, el control de los medios. O simplemente leyes que se debieron hacer, no para complacer a un partido o grupo determinado, sino porque el pueblo lo quería. En el caso del Ecuador la ley sobre el aborto (que no sé de que iba acompañada), pero que no fue aprobada por el ejecutivo pues no se había prometido nada sobre el tema y no estaban de acuerdo.
        En muchos casos los gobiernos de izquierda después de ganar las elecciones y saberse con respaldo popular, se olvidan de educar políticamente al pueblo. Conste que no hablo de adoctrinamiento, sino de pensamiento libre pero responsable con uno y los demás.
        Creen muchas veces que dar gritos de vivas es demostración de lealtad y no aprecian que aunque en el pueblo hay muchos Camilo, tambien hay algunos traidores, vendidos y simuladores.
        Nunca se puede subestimar el papel de los Estados Unidos en nuestros países. Fueron capaces de aprovechar los problemas del campo socialista para derrotarlos sin tirar un tiro. Hoy en día tienen más experiencia.

  • man.r dijo:

    tenemos que recordar siempre que la pobreza no es un signo de virtud

  • Alfredo tt dijo:

    Brillante articulo.
    Sensacional.el politico latinoamericano con mejor preparacion.
    Buena la reflexion de carlos gutierres.
    Solo discrepo en que creo la humanidad nunca estara preparada para vivir del bien comun.
    En una supuesta sociedad comunista precisamente por la pregunta que se hace el compañero correa sobre si se estara luchando contra la naturaleza humana.
    Estoy convencido que es asi.
    Como decia decia carlos gutierres hay que darles a los pobres la capacidad d salir de la pobreza por sus propios medios.
    Estuve en venezuela entiempos de bonanza del chavismo ahora estoy en brasil.
    He sido testigo como estos gobiernos regalan y despilfarran dineros y recursos.que hoy ya no tienen.
    Dicen aca en brasil que le han dado tanto a los indigenas que ya no quieren pescar ni cosechar.
    Saludos

    • Africano dijo:

      No se puede sacar a las personas solo de la pobresa material, hay que sacarlas tambien de la pobresa espiritual, que es en definitiva la que mas cuesta, la mas cara y de mas larga data, los oligarcas prefieren construir una fabrica de carros o de aviones en el estado de parana o en la mismisima amasonia que una escuela para enseñar a miles de millones de indigenas que no saben leer ni escrivir en el hermano Brasil, asi de sencillo es el egoismo de los poderosos.

  • roberto dijo:

    Lo mejor que he leido aqui desde las Reflexiones de Fidel…

  • Ing.Luis Enrique Fuentes Salas dijo:

    Un articulo muy inteligente del gran Presidente Rafael Correa Delgado – que es -y con gran “seny” (sentido común en catalán) . Por algo fue alumno destacado del P. Genis Samper…!!!

  • jorge dijo:

    Eso que declara Correa, muy acertadamente, ha sido históricamente el cáncer en el seno del Socialismo, los pobres cuando dejan de serlo, pierden la conciencia de clase y dejan de luchar, es más se sienten parte de otra case, “la clase media”. Eso es típico de sociedades donde el logro del Socialismo como sistema social, no se da como producto del antagonismo insalvable entre las clases sociales, en su máxima expresión que es la lucha armada, si no que se alcanza como única alternativas ante el desprestigio de las políticas y los políticos tradicionales. Creo al margen de todo esto que se debió modificar la constitución Ecuatoriana y él debió ser electo otra vez para el bien del Ecuador y de la América toda. El caso de Venezuela merece enfoque aparte porque las veces que el pueblo ha sido convocado a pelear por su revolución es el equivalente a una lucha armada al igual que las víctimas, no obstante los venezolanos no pueden flaquear ni por un segundo, el hecho de que EEUU esté amenazando con una agresión es la medida de que no han flaqueado, creo que van por buen camino, Ecuador, Brasil y Argentina deberán sus pueblos, tomar conciencia de clases o serán victimas de su propia miopía política.

  • Adolfo Tamayo Aguilar dijo:

    Muy claro y valiente Rafael Correa como lo ha sido siempre, lamentablemente ocurre en mayor o menor medida en nuestra región la supervivencia de lo colonial y recuerdo la frase de Martí ..”la colonia vive aún en la república”…y digo esto porque se nos han ido procesos populares entre las manos por causas que tienen que ver con el estado político-moral de las masas y de dirigentes en la izquierda, no hay, salvo contadas excepciones, acciones profundas que conlleven a una revolución en la república, también lo predijo Martí refiriéndose a la guerra de independencia en Cuba, entonces precisó…”Revolución no es la que vamos a hacer en la manigua sino la que vamos a hacer en la república”… a mi entender queda en muchas personas un rezago a favor del patrono, lo ven hacer y deshacer y después esos políticos con palabras edulcurantes, sentimentalistas y demagógicas arrastran gran cantidad de votos, es como si husaran una goma de borrrar para el cerebro.
    Sin embargo los gobiernos de izquierda (de la verdadera izquierda) y no aquella disfrazada de oveja,se desgastan haciendo programas sociales, cambios a favor del puebloetc y cuando se equivocan aún de buena fe les pasan la cuenta despiadadamente en los procesos electorales o en el estado de opinión, claro en medio de todo esto la propaganda de los grandes medios haciendo un pepel decisivo. Muchos hoy comentan que OBAMA no fue malo o tan malo porque quizás hizo algunas cosas atinadas, sin embargo ha habido y hay gobiernos de verdadera izquierda que han logrado cosas trascendentales en la región y reciben constantemente críticas despiadadas aveces de sus iguales en el continente, así lo veo y el avance de la derecha me da cada vez más esa convicción, por eso urge la unidad y como dijo nuestro poeta Ruben Martínez Villena “Hace falta una carga para matar bribones, arrancar la costra tenaz del coloniaje, para vengar los muertos que padecen ultraje, para que nuestros hijos no mendiguen de hinojos, la patria que los padres le ganaron de pie”…LIBERTAD PARA JORGE GLAS

Se han publicado 65 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rafael Correa

Rafael Correa

Presidente de Ecuador

Vea también