Imprimir
Inicio » Opinión, Historia  »

¿Guerra civil? ¿nacionalistas?

| 17
La 46ª División del teniente coronel Valentín González «El Campesino», en una ofensiva de la batalla del Ebro (1938). Foto: Archivo ABC

La 46ª División del teniente coronel Valentín González «El Campesino», en una ofensiva de la batalla del Ebro (1938). Foto: Archivo ABC

Hace poco se exhibió una película relacionada con la guerra que asoló España, desde mediados de julio de 1936  hasta abril de 1939. La comentarista de la película, una profesora, se refirió al conflicto del país ibérico como “guerra civil” y al bando de los acaudillados por el general Francisco Franco, como “nacionalistas”. Siento tener que expresar mi inconformidad con tan ligera catalogación de aquella guerra.

Puedo entender que en una conversación corriente y por un arraigado hábito, se titule de “civil” a aquella guerra, pero nunca que no se aclare de que si en parte hubo un conflicto entre españoles –no hablo de pueblo, sino de ciudadanos-, no se haya valorado que de la parte de Franco, hubo no cientos, sino decenas de miles de marroquíes, italianos y alemanes, los primeros llevados por los militares españoles que se alzaron el 17 de julio (no el 18, en el entonces Marruecos español); los segundos, enviados por Mussolini, los llamados Corpo Truppe Volontarie –de 50 000 a 100 000 hombres-; y los terceros, la Legión Condor, -unos 20 000- formada sobre todo por aviadores, artilleros y tanquistas, por Hitler. No cuento la cantidad enorme de material de guerra enviado por Italia y Alemania.

De parte de la República, gobierno legítimo del Estado español, estuvieron miles de antifascistas, de decenas de nacionalidades, entre ellos más de mil cubanos, que pelearon en su ejército, en no poca medida, mediante las Brigadas Internacionales. Pero no será por estos defensores de la República, que trataré de titular la contienda de otra forma y no de civil.

Durante la guerra la prensa cubana –y supongo, no solo esta, la llamaron española-. Solo casi al entrar Franco en Madrid, vería por primera vez calificarla de civil. Así las cosas, la guerra, de manera más exacta y verdadera, cabría llamarla guerra española -porque se desarrolló en territorio de ese Estado-, nacional antifascista o nacional revolucionaria –al gusto de la historiografía soviética. Por tanto, nunca para un discurso en público o público, la llamaría civil, y menos si lo hiciera desde una cátedra. No me vale que me digan que fue civil porque hubo españoles en ambos bandos.

En la guerra de liberación vietnamita hubo ciudadanos de ese país en ambas partes, pero nadie ha osado nunca llamarle civil. Pero lo que me resulta totalmente inaceptable, es el calificativo de “nacionalistas” a las tropas que luchaban junto a Franco.

Se sabe que la prensa internacional le llamó, durante los primeros tiempos, de la lucha “insurrectos” o “rebeldes”, pues el inicio de la conflagración tuvo que ver con el alzamiento de los militares contra la república española, conjurados bajo la batuta del general José Sanjurjo, y cuando este en los preliminares se mató en un accidente de aviación, fue sustituido por el general Francisco Franco, que prácticamente le ganó la mano al general Emilio Mola en las reuniones de los mandos rebeldes, que lo eligieron, pues sabían que sin mando único no ganarían la contienda. Pero al paso de los meses, la propaganda de los rebeldes le exigió a los periodistas que informaban, desde sus trincheras, que no les llamaran más rebeldes o insurgentes, sino “nacionalistas” –como ellos comenzaban autotitularse- y a los defensores de la República, rojos, pues si no, tendrían que abandonar sus posiciones.

Por cierto, cuando Mola- también pereció en otro accidente aéreo, ya Franco tuvo el camino expedito para convertirse en el Generalísimo, y “Caudillo” de España, según se titularía poco después, “por la Gracia de Dios”.  Franco fue aliado de Hitler y Mussolini a lo largo de la Segunda Guerra Mundial.

Desde los primeros tiempos de la guerra nacional antifascista del pueblo español, los insurgentes copiaron el saludo fascista, brazo en alto, y se llegó al extremo de enviar la llamada División Azul a luchar, junto a los nazis, contra la Unión Soviética. Franco y su régimen cambiaron apresuradamente de bando cuando el Nazi-Fascismo perdió la guerra, y, no mucho después, de forma sorprendente, asombrosa, Estados Unidos lo hizo su aliado para emplear a España en la lucha contra la Unión Soviética y el Socialismo.

También, la profesora dijo que los guerrilleros, que después de la contienda habían continuado en lucha contra el régimen de Franco, en los bosques españoles, una vez que el dictador venció, se les llamó maqui, que era en singular el término francés -resistente- (o maquis en plural, si era un grupo) para los galos que habían luchado patrióticamente en la Segunda Guerra Mundial, contra los nazis. Maqui no era un nombre propio de los guerrilleros españoles. Aclaración que tampoco se hizo. Por cierto, el empleo de las guerrillas de la forma más moderna había surgido, precisamente, en España para luchar contra la invasión de Napoleón.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ernesto J. Cabrera dijo:

    Muy agradecido con este artículo, mi madre me comentaba lo mismo que leo aquí, se sabia hasta los cantos de los soldados españoles que marchaban a la guerra, canciones que le dedicaban a sus novias, etc. Mi madre murió hace 5 años, ya con 99 pero con una mente clara.
    Lo felicito por este articulo.

  • Juan Serrano dijo:

    En primer lugar enhorabuena por su artículo al referirse con un nuevo enfoque, también iniciado en España, a la Guerra Civil Española. Evidencia que la intención de reescribir nuestra historia reciente no sólo es empeño de algunos políticos españoles sino que están embarcados en esta idea historiadores en España ( David Jorge o Carlos Sanz ) y en otros países.
    Echo de menos en su artículo aclarar el siguiente dato, el levantamiento militar del general Franco y otros se produce el 18 de Julio de 1936 pero el ambiente político y civil de los meses previos era de verdadero y auténtico enfrentamiento, prerevolucionario ( no se asesina al jefe de la oposición sacándolo de su domicilio en medio de la madrugada como respuesta a otro asesinato de un teniente de la guardia de asalto republicana). Y eso ocurría en España, dentro de España y entre españoles, sólo y exclusivamente españoles. El enfrentamiento de las dos Españas de entonces era encarnizado y violento. Y en él se vieron afectados todas las capas de la sociedad española de la época, civiles, políticos y de las fuerzas armadas y de seguridad. Hasta el proceso electoral de 1936 se vió alterado ( Alvarez Tardío-Villa García) con al menos un 10% de los votos asignado de forma irregular al Frente Popular, según las actas revisadas recientemente por los autores. Y ese también fue un proceso en clave interna, no internacional. El cainismo hispánico es de clave muy española.
    Y el hecho, a mi entender, que hace a la Guerra Civil Española más Civil que ninguna es el siguiente: las heridas de la guerra mundial de 1939 acaban restañándose con la creación del Mercado Común del Carbón y el Acero y definitivamente más tarde con el CEE. Apenas una generación posterior. UNa guerra civil necesita de cuatro generaciones para poder ser superada. La evidencia ? La actitud de cierta clase política española y nacionalista de seguir hablando de Franco, franquismo, dictadura y su pretensión de reescribir la historia desde 1939 en España, ya sea en el parlamento, alguos medios de comunicación y hasta el el cine así lo avalan.
    La intervención de fuerzas extranjeras en dicha guerra fue un anticipo de lo que se preparaba en Europa, pero eso no le quitaba ni un ápice de condimiento absolutamente español al aliño final de los combatientes.
    Así, la guerra ocurrida en España entre 1936 y 1939 fue esencial y vergonzosamente un enfrentamiento de españoles y entre españoles y con todos los requerimientos previos y de desarrollo para ser la Guerra Civil Española.
    Hoy en día hay algunos que para apoyar su decimonónica y excluyente causa continúan con su intento de reescribir su particular historia y llaman a la Guerra de Sucesión en España ( 1701-13) guerra de Secesión. No es lo mismo suceder que es continuidad que secesionar que es separar y romper.
    Saludos cordiales.

  • Machete dijo:

    La herencia española en cuba es inevitable verla en cada parte o pedazo de historia , pocos alumnaos tan aventajados com,o los cubanos tuvieron aquellos que para sofocar aNapoleon inventaro la guerra de g uerrillas , muy interesante el articulo y alos espeñoles sean catalanes asturianos vascos o canarios les digo que no olviden la historia que eso es peligros pues pueden caer en los mismo errores del pasado que la historia no se acaba si no que es la fuente donde se bebe para seguir desarrollando la sociedad .

  • Jose R Oro dijo:

    Muy interesante trabajo del Prof. Rolando Rodríguez, al que felicito por abordar un tema que no debe ser olvidado ni dejar languidecer. Quisiera expresar un comentario dedicado a una omisión y breves glosas de lo brillantemente expuesto por el autor.
    No se menciona la participación internacionalista de la Unión Soviética, sin la cual la República no hubiera podido sobrevivir. Sin muchos datos oficiales de cuantos participaron 3,015 militares en activo del Ejército Rojo fueron condecorados por su heroísmo en el conflicto de España. Fundamental la función la de los pilotos soviéticos que tripularon 772 aviones de combate, fundamentalmente los “Chatos” y los “Moscas”, sin los cuales la supremacía aérea fascista hubiera sido total. No hay nada de vergonzoso, todo lo contrario fue pundonoroso y digno, que la Unión Soviética, cumpliendo su deber internacionalista haya ayudado a la Republica legalmente constituida contra los militares fascistas sublevados. No hay porque soslayarlo.
    El conceptuar y luego usar ampliamente el termino Guerra Civil Española, surge a mi juicio como la justificación de la cobarde política de No Intervención, el triste papel de las democracias europeas y la decisión de no derrocar a Franco una vez derrotados Hitler y Mussolini. Las democracias occidentales enjuician que en 1945 Franco no representa un peligro para el capitalismo y sí un valladar anticomunista. No son consideraciones nada casuales. Durante los años de la Guerra, se hablaba muy poco o nada de Guerra Civil, como correctamente escribe el autor.
    El objetivo de Londres y Paris era más que frenar a los nazis, el conseguir la unión entre Francia, Alemania, Italia, y Gran Bretaña (como de los EE.UU. y Japón fuera de Europa) frente a la URSS. Es decir, a pesar de ya demostrada agresividad de Mussolini y Hitler, el enemigo principal seguían siendo los comunistas.
    Las élites, el verdadero poder de las democracias europeas eran primero claramente anticomunistas y solo tras ello supuestamente demócratas. En Estados Unidos no era exactamente igual, o menos evidente. A partir de 1931, que llega al Gobierno el Partido Conservador al Gobierno británico, se pone en marcha la llamada política de apaciguamiento, que durará hasta que Inglaterra entre en la II Guerra Mundial. Lo que hubo en España fue solo una variante de esta política, que en paralelo permitió la invasión italiana en Etiopia, la anexión de Austria y el desmembramiento y ocupación de Checoeslovaquia por los nazis (y en mucha menor medida por Hungría y Polonia, pero vale la pena recordarlo), finalmente fue la causa principalísima del acuerdo Ribbentrop – Molotov, después del cual la guerra total era inevitable.
    No creo que por más argumentos que tengamos se pueda lograr que el terrible conflicto español de 1936 – 39, se conozca mas que con el erróneo término de Guerra Civil Española. Como la lucha de los “garibaldinos” contra Mussolini no fue una “guerra civil italiana”. Con mucha frecuencia en la historia las cosas no se nombran de otra manera que como “las llaman”. Por eso el desconocido para los cubanos Diego de León y Navarrete conde de Belascoaín, sigue teniendo su calle en Centro Habana, a pesar de los muchísimos más méritos del insigne Padre Varela.
    La Revolución Cubana recibió una fuerte influencia del conflicto en España. Además de los más de mil cubanos que pelearon por la Republica (incluyendo al no suficientemente mencionado Osvaldo Sánchez), Alberto Bayo, Enrique Líster, Francisco Ciutat de Miguel, en cuyo homenaje escribo este modesto comentario, ayudaron a Cuba a triunfar.

    • Preocupao dijo:

      En efecto, muy acertado su comentario. Muchos de los oficiales republicanos después fueron muy importantes en la formación de las FAR. Aportaron sus conocimientos, sus experiencias, y si fuese preciso, hubiesen puesto su sangre en defensa de Cuba. El libro Sencillamente anónimos narra esta historia.
      Respecto a porqué no derrocaron a Franco, pues es sencillo: se imponía la lógica de la guerra fría, y Franco ponía a España a salvo del comunismo, además de que jugaba un papel estratégico en la naciente OTAN, cosa que probó con creces cuando bases aéreas españolas fueron imprescindibles para tender el puente aéreo que le salvó el pellejo a los israelíes en la guerra del Yom Kippur. Gracias a esas bases, los aviones norteamericanos proporcionaron un aluvión de recursos y armamentos a Israel, lo que les permitió subreponerse a los golpes de las fuerzas árabes, y posteriormente lanzar una arrolladora contraofensiva, que precisó la intervención de la URSS para ser detenida.

      • Jose R Oro dijo:

        Muy cierto estimado Preocupao, el enemigo de las grandes potencias capitalistas siempre fue la Unión Soviética, no los nazis y Franco era para ellos muy importante desde el punto de vista estratégico. Lo mismo que el emperador Hirohito. Por lo tanto había que sacar a Franco del contexto del Eje, y a la Guerra en España del enfrentamiento de la Segunda Guerra Mundial y convertirla en una “Guerra Civil”. Lamentablemente el nombre está fuertemente anclado, y va ser muy difícil cambiarlo. Un fuerte abrazo cubano para usted

      • Sergio dijo:

        Está claro, Profesor, pero hay que decir las cosas como son. Churcchill fue el UNICO que vió claramente el PELIGRO de Hitler, y de hecho es INGLATERRA la única de las grandes POTENCIAS que se enfrentó al NAZISMO desde el primer día, la UNICA.

        Que después hayna jugado sus CARTAS?, pues como todos, STALIN también lo hizo, al igual que los americanos, los FRANCESES ni se diga.

        Sobre la GUERRA CIVIL, la participación SOVIETICA fue de MANDO total, de hecho, fue una de las causas de la derrota contra las tropas de FRANCO. Se formó mucho “CHSIME y BRETE”, hubo grandes PURGAS dentro del movimiento Republicano, incluso hasta deportados a la SIBERIA. Muchas de estas cosas dieron al traste con la guerra, muchos de los “INTERNACIONALISTAS” se sintieron TRAICIONADOS por estas acciones que contribuyeron decisivamente al fracaso.

        Con la Guerra Civil, hay mucha tela por donde cortar.

        Saludos

      • Jose R Oro dijo:

        (Continúa) Continuando con su comentario, creo que es correcto afirmar como usted hace que la participación política, de seguridad y de planeamiento de la guerra por parte de los altos asesores de la Unión Soviética fue cuestionable como muchas otras cosas del Stalinismo. Entre esos altos asesores estaban:
        Marcel Rosemberg, Embajador de la URSS ante el gobierno republicano de España (I)
        Nikolai Kusnetsov, agregado naval soviético y asesor naval
        Kiril Meretskov, reorganizó al ejército republicano e incorporó 10 brigadas internacionales al mismo.
        Mijail Yefimovich Koltsov, “corresponsal de Pravda” pero tambien agente de inteligencia y “ojos y oídos” de Stalin.
        Otros oficiales de seguridad, del NKVD, GRU y otras instituciones “no combatientes”
        Esto no disminuye la gloria, a mi juicio, de los muchos heroicos militares soviéticos, especialmente pilotos y tanquistas si participaron y bastantes murieron en combate. Los que recibieron el título y la estrella de Héroe de la Unión Soviética fueron los siguientes:
        1. Victor Semionovich Goranov, participó en combates.
        2. Petr Paulovich Desnitski, participó en combates.
        3. Dimitri Dimitrievich Pogodin, participó en combates.
        4. Serguei Fiodorovich Tasrjov, participó en combates.
        5. Primo Anzhelovich Dzhibelli, participó en combates.
        6. Boris Aleksandrovich Turzhansky.
        7. Nikolai Aleksandrovich Semitski, oficial de tanques muerto en combate.
        8. Serguei Mijailovich Bistrov.
        9. Karp Ivanovich Kovtun, aviador combatiente.
        10. Yákov Vladímirovich Smushkiévich, general jefe de la Aviación Soviética en España. (I)
        11. Mijail Petrovich Petrov, participó en combates.
        12. Dimitri Paulov coronel de tanques, combatiente.
        13. Victor Stepanovich Jolzunov, comandante de bombardeos, participó y murió en combate.
        14. Gueorgui Mijailovich Sklezenev, teniente de tropas acorazadas, participó y murió en combate.
        15. Ivan Iosifovich Proskurov, comandante de bombarderos muerto en combate.
        16. Alekseevich Tsaplin Pavel, capitán muerto en combate.
        17. Gavriil Mijailovich Prokofiev, combatió.
        18. Nikifor Fiodorovich Balanov, combatió. (I)
        19. Ivan Ivanovich Kopets, participó en combates.
        20. Fiódor Kuzmich Kovrov, suboficial tanquista. Murió en combate.
        21. Iván Trofímovich Eriómenko, capitán de aviación.
        22. Pável Afanásievich Semiónov, participó en combates.
        23. Serguéi Prokófievich Denísov, comandante de cazas, dos veces Héroe y Teniente General, tres veces derribado, obtuvo 7 victorias (5 contra bombarderos italianos y 2 Messerschmitt Bf -109).
        Los que recibieron la Orden de la Bandera Roja y la medalla de la Estrella Roka, fueron (entre muchos otros:
        24. Adam Zapshev Jadzhi, muerto en combate.
        25. Aleksandr Vasilievich Strelkov, oficial tanquista, muerto en combate.
        26. Fiodor Kuzmich Kovrov, suboficial tanquista.
        27. Pavel Rychagov, piloto de caza (I)
        28. Ivan Proskurov, piloto y jefe de un escuadron de bombarderos (I)
        (I) Todos los marcados con (I) en el texto, fueron ejecutados mas tarde durante la represión Stalinista

  • Sergio dijo:

    Todo muy bonito, Gloria ETERNA para los luchadores en la guerra civil, pero una parte importante de esta historia fueron la PUGNAS internas dentro de la RESISTENCIA ESPAÑOLA, “monitoreadas por el PCUS, que provocaron “la pérdida” de muchos hombres, de varias partes del mundo, involucrados en esta Heroica lucha. Unos porque se decepcionaron mucho, y otros porque fueron enviados a los GULAG soviéticos. Esto fragmentó el movimiento de RESISTENCIA, y permitió, entre otros aspectos, el triunfo de FRANCO y sus Compinches.

    No se puede olvidar la HISTORIA, pero no se puede OLVIDAR la HISTORIA como tal y como fue, pues se corre el riesgo (y ya hemos visto que ha pasado muchas veces) de cometer los MISMOS ERRORES. Infelizmente ha sucedido.

    Saludos.

    • Javier balboa dijo:

      Hombre Sergio, solo se puede olvidar lo que se conoce (consciente o inconscientemente) y tu lo que tienes en la cabeza es un “totum revolution”, contestar a todas las verdades a medias o mentiras, llevaría mucho tiempo y espacio, hay muchos textos principalmente por el Historiador Angel Viñas (no es comunista, pero es un buen historiador) coordino un libro que se llama En el Combate por la Historia realizado por un montón de historiadores (él ha escrito muchos) de verdad te lo recomiendo para situarte un poco, veras que por encima de las opiniones que esta muy bien esta la investigación contrastada que es mejor y no repetir los tabúes, Iglaterra es mas importante en su participación antes y después e incluso tu admirado Rosvelt,Churchil+- se arepintieron por escrito (O no) de haber abandonado al gobierno legal y democrático en manos de fascismo internacional.
      Saludos
      Javier Balboa
      Madrid

      • Sergio dijo:

        No es mi admirado CHUCHILL, no se de donde suted se ha IMGAINADO eso, pero bueno, está en todo su derecho. Dije Churchil porque era el primer ministro,,, pero bueno, Inglaterra fue el único país que se OPUSO a HITLES desde un INICIO. El UNICO.

        Y esto está valorado por la mayoría de los Historiadores, no es que lo diga yo, que lo diga yo NO TIENE ningún valor agreagdo.

        Es así de simple.

        Saludos,

  • Efrén Rodríguez Ricardo dijo:

    Estas consideraciones se agradecen mucho, porque la legítima República española tuvo una solidaridad significativa en Cuba y el mundo. Tuve una maestra revolucionaria y muy digna que me cantó muchas canciones espeñolas de esa época, entre ellas la del Quinto Regimiento. Un a vez escuché a Líster describir la Batalla del Ebro, pero lo más aleccionador para mi fue leer a Pablo de la Torriente. Estas cosas están en mis semntimientos, junto a los hechos históricos qjue describe nuestro gran intelectual Rolando Rodríguez

  • Jose R Oro dijo:

    Muy estimado Sergio, solo dos comentarios a sus importantes criterios. W. Churchill fue Primer Ministro de Gran Bretaña solo el 10 de mayo de 1940, es decir más de 8 meses después del la invasión a Polonia que provoco la declaración de guerra a la Alemania nazi por parte de Francia y Gran Bretaña, 11 meses después del fin de la Guerra en España. Durante la época de la No Intervención en España y el apaciguamiento de Hitler y Mussolini, dirigían a Gran Bretaña primero Stanley Baldwin y después Neville Chamberlain, muy fuertes oponentes políticos de W. Churchill. Cuando este ultimo firmó el Pacto de Munich destruyendo la capacidad defensiva de Checoeslovaquia, y fortaleciendo inmensamente a la Alemania nazi, su popularidad en el Parlamento y el pueblo británico fue inmensa, porque pensaban que había logrado evitar la guerra en Europa. El resto de la historia la conocemos muy bien.
    Aun peor para España fue la No Intervención francesa. Los primeros ministros de Francia Leon Blum (judío) y Edouard Deladier, centro- izquierdistas del Frente Popular, no hicieron nada por defender a España bajo el manto de la No Intervención o a Checoeslovaquia (el abandono a este último país, con el cual Francia y la Unión Soviética tenían un tratado de defensa mutua, fue la causa ultima del Pacto de Munich). Particularmente doloroso fue el caso de 100 aviones de combate franceses que la republica había comprado y pagado y que fueron no entregados por orden directa de Leon Blum.
    La URSS envió 680 aviones de caza (Chatos y Moscas) 42 bombarderos y 60 aviones de reconocimiento y transporte (la mayoría de estos aviones fueron conducidos por pilotos soviéticos, quienes también entrenaron a muchos pilotos republicanos), 331 carros de combate, 1.699 piezas de artillería, 60 coches blindados, 450.000 fusiles , 20.486 ametralladoras y ametralladoras ligeras y 30.000 toneladas de munición. La úpago por ello en oro, 510 toneladas de las reservas de España (en aquella época 530 millones de USD, al valor de hoy unos 21 mil millones). En cambio Franco recibió créditos de Italia (485 millones de USD de la época) y Alemania (240 millones de USD de la época) para comprar armas, sin incluir el armamento del Cuerpo Expedicionario Italiano, que llego a alcanzar 100,000 efectivos y de la tropas alemanas (Legión Cóndor entre ellas), o la participación de las marinas de guerra italiana y alemana en el bloqueo lejano (y en escasa excepciones bombardeos navales) de los puertos españoles y hundimiento de varios buques mercantes soviéticos que transportaban suministros militares y de otro tipo a la República. (Continuará)

    • Sergio dijo:

      Profesor, gracias por su comentario, siempre enriquecedor.

      Yo no tengo ese lujo de detalles, pero lo que sí he aprendido en estos años que he podido informarme de algo, es que la historia no fue TAN SIMPLE como nos la contaron en la ESCUELA, que la historia fue como la vida misma, con MUCHOS MATICES, y que todos, absolutamente todos, INTNTARON “jugar sus cartas” a su conveniencia, y que lo hicieron como si fuera un autentica partia de AJEDREZ, calculando y analizando cada paso a ser dado.

      Un vez más,,, Gracias por su comentatio.

      Saludos,

  • sachiel dijo:

    Reescribir la Historia, e incluso contarla mediante videojuegos especificos, con “licencias” de ficción, no es nada nuevo, forma parte de la estrategia de cambiar el pensamiento a las masas al gusto de los dominantes.

    Sólo que la memoria popular y colectiva, no es tan fácil de enterrar bajo toneladas de inventos como este. Y lamentar que hay quien comenta sin previa preparación, de oidas, o por lo que pudo apuradamente consultar en Internet, lo primero que le cayó en la mano, sin contrastar fuentes y veracidades.

    Todavia hay fascismo en España, todavia hay franquismo y sus derivados.

    • Arturo dijo:

      Y cual es tu PREPARACION para estar difamando así de las personas que comentan?, nos puede usted ilustrar con su punto de vista y no con comentarios panfletarios.

      La historia, como siempre tiene muchos PUNTOS de VISTAS, ni es el suyo es mejor, ni el del otro tampoco. Y menos si no lo has vivido, al final, cada cual expone su punto de vista, y es lo que nos llega, de cualquiera de las partes que usted lo vea. El clásico ejemplo, la Masacre del Túnel de USERA, narrado en POR QUIEN DOBLA LAS CAMPANAS.

      Es así, nadie tiene la verdad absoluta, ni usted, ni yo, ni nadie. Todo es bien relativo.

      .

  • José García Álvarez dijo:

    De manera tal que el actuar de mala fé de EEUU,data entonces ya desde 1939,al terminar la llamada Guerra Civil Española.Y cada día fueron perfeccionando su actuar canallezco hasta el presennte.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rolando Rodríguez

Rolando Rodríguez

Profesor titular de Historia de Cuba de la Universidad de La Habana y miembro de número de la Academia de la Historia de Cuba.

Vea también