Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

Un héroe villaclareño casi olvidado

En este artículo: Cuba, Historia, Patriotas, Sociedad
| 24

Con 19 años, Ramón Leocadio Bonachea Hernández, se sumó a las tropas de Ignacio Agramonte y fue uno de los 35 jinetes que participara en el rescate del brigadier Julio Sanguily. Foto: Periódico Vanguardia

Ramón Leocadio Bonachea nació el 9 de diciembre de 1845, en Santa Clara, en la calle de Buenviaje, entre San Francisco Javier (Maceo) y Parque. Bonachea en euskera significa buena casa. Pero esa vivienda ya casi no existe, el techo de la sala se cayó y su fondo es hoy parte de la cocina del local de Patrimonio, que da a la calle Santa Rosa. Mas su memoria parece casi totalmente sepultada y resulta, sin embargo, uno de los pocos generales que dio esa ciudad a la Independencia: José Braulio Alemán; el polémico José de Jesús Monteagudo y Bonachea. Este, además, protagonizó uno de los hechos más memorables de la guerra de los Diez Años. Por suerte para los villaclareños, es decir, para los ciudadanos de Santa Clara, a los cuales pienso verles un día restaurado su gentilicio, Gerardo Machado era de Manajanabo.

Es muy posible que la connotada Nicolasa Pedraza Bonachea haya sido maestra de Ramón Leocadio. También lo fue Miguel Jerónimo Gutiérrez. Ya hecho un jovencito, por un incidente con militares españoles, fue enviado a casa de un amigo abogado, en Puerto Príncipe, donde ¡oh contradicciones! el ambiente parecía más remansado. Allí se inició en la masonería en la Logia Tínima, junto a Ignacio Agramonte, de la cual el Venerable Maestro era Salvador Cisneros Betancourt. A los 19 años tomó las armas en Puerto Príncipe, el 4 de noviembre de 1868. Participó el 4 de noviembre en la toma de Guaimaro. Se le dio de inmediato el grado de teniente, por su labor de reclutador. Comenzó la guerra con la captura de militares enemigos y la ocupación de armas y monturas. Bajo el mando de Augusto Arango atacó a los españoles en Ceja de Bonilla, peleó en Sabana Nueva y Pitajones, a las órdenes de Ángel del Castillo y estuvo el 20 de julio de 1869 en el ataque a Puerto Príncipe, dirigido por Agramonte. Formó parte de la escolta del Mayor. Estuvo en el rescate del que sería después traidor, Julio Sanguily. A fines del 69 ya era comandante. Peleó el 1ro. de enero de 1870 en Minas de Juan Rodríguez, donde le hicieron al general Puello 223 bajas. Se le citó en el parte cubano del día. Formó parte de la legión invasora que en San Diego de Buena Ventura organizó Gómez para llevar la guerra a occidente. Peleó en Las Guásimas. Siguió a las órdenes de Maceo cuando Gómez partió a Jimaguayú a contener a Báscones. Después de la invasión fracasada de Gómez, fue enviado a territorio espirituano.

Libró operaciones sobre la trocha y Morón. El 10 de enero del 75 atacó y tomó el campamento de Naranjo. El 14 dispersó el refuerzo que venía hacia el campamento de Ranchuelo. Ocupó fusiles, balas, caballos y monturas. Cruzó la trocha 11 a 13 veces durante la guerra. El 25 de enero del 75, en Cumanayagua se incorporó a Gómez, quien al fin había invadido Las Villas. El 26 salió por el norte de Sancti Spíritus. Gómez ordenó al brigadier González invadir las jurisdicciones de Villaclara y Cienfuegos. En esa tropa marchó Bonachea, quien peleó en Marroquín, Chambas y Jatibonico.

El 26 de diciembre se había casado con su vieja conocida de niña, Victoria Sarduy, ante el prefecto de Santa Cruz del Sur. A su primera hija la llamó: María América Ana. En el 78 nació su hija Leocadia. Poco después partió Bonachea a cruzar la trocha hacia Las Villas orientales para continuar la lucha. El 27 de abril del 76, bajo el mando de Gómez, había entrado en Ciego de Ávila. En julio, a las órdenes del general Manuel Suárez, atacó Morón. A principios de 1877 pasó a Río Entero en Las Villas. En junio retornó a Camagüey, en la zona de Morón.

Se produjo el pronunciamiento de Lagunas de Varona. Salió Gómez de Las Villas. Dejó a Julio Sanguily al mando. Bonachea regresó a Camagüey y trasmitió el sentimiento de disgusto de los villareños a Gómez por la designación y surgió un incidente con el generalísimo por el cepo a que condenó a un oficial. Esto le impidió a Bonachea el ascenso a grados superiores. Por esa causa, en febrero del 78 solo había llegado a teniente coronel. Sin embargo, en su hoja de servicios de los Diez Años, se anota “valor a toda prueba”.

En Camagüey lo sorprendió la paz del Zanjón en febrero del 78. Bonachea no aceptó el vergonzoso pacto, continuó la lucha con menos de un centenar de hombres. Libró una campaña solitaria de catorce meses más, hasta el 15 de marzo de 1879, en que presionado de diferentes maneras dejó las armas. Pese a las solicitudes de que capitulara había continuado combatiendo en las proximidades de la trocha de Júcaro a Morón, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Trinidad y Remedios. Asaltó Morón, derrotó al batallón Simancas, en la hacienda El Rubio se apoderó de los depósitos de pertrechos, salió victorioso en el combate de Cabeza del Negro, también resultó victorioso en la hacienda San Marcos, marchó desde la trocha a Remedios, donde hostigó fuertes. El 2 de noviembre Bonachea libró combates en Ciego Potrero y Vereda del Caballo con una guerrilla montada del teniente Carrión, le causó bajas y le ocupó caballos. Bonachea sostuvo otros combates A todas estas Bonachea, protestaría de que el general cubano Maestre le interceptaba toda la correspondencia.

El 10 de noviembre del 78 el Comité Revolucionario de Nueva York, le había enviado el diploma de general de brigada. Lo vino a recibir en abril, días antes de marchar de Cuba. El 14 Calixto García le escribió y lo encomia: “Hay quien pretende desviar a usted de la gloriosa senda […] Habiéndose usted colocado en ese puesto debe morir, antes que rendirse al enemigo…”, le dijo.
El enemigo le pidió parlamentar y a mediados de noviembre de 1878 se entrevistó Bonachea con el coronel Martínez Fortún en las cercanías del ingenio San Agustín, próximo a Zulueta.

Pero a nada se llegó. A fines de enero de 1879 atacó en el potrero de La Ceiba a una fuerza del regimiento de la Reina, y le quitó caballos, armas y monturas y le ocasionó bajas. El 14 de febrero de 1979 sufrió su única derrota en un punto entre Cabaiguán y Nazareno. El 15 de febrero la laborante Cuba le comunicó que un traidor trataría de incorporarse a sus filas para matarlo. Para entonces, le mostraban a Bonachea cartas de jefes capitulados y autonomistas, como Spotorno, en que le expresaban la necesidad y conveniencia de su capitulación pues ansiaban la paz y la reconstrucción del país o recibía la de patriotas, como Serafín Sánchez, quien conspiraba a favor de la próxima guerra y consideraba que Bonachea, con su actitud irreductible mantenía alerta a los españoles.

Serafín Sánchez, escribió: “…su permanencia en el campo hacía aquí imposible todo trabajo beneficioso y mi conciencia me exigía salvar a este hermano, contra quien los españoles lanzaban a asesinos que a milagro no lo mataron […] Al ver yo que la traición jugaba con él y que hasta la correspondencia del extranjero se la ocultaban sus jefes, decidí tomarme el empeño en que se marchara, salvando el honor de nuestro hombre […] Tal vez me inculpen […] pero yo confío en el porvenir y vivo con la satisfacción de mi conciencia”.

Por fin Bonachea dejó las armas en Hornos de Cal, a 22 kilómetros al sudoeste de Sancti Spíritus, poblado de Jarao. En la protesta afirmó que si bien no había capitulado ante los españoles, ni con sus autoridades, ni aceptaba el Zanjón se encontraba conforme en cesar la lucha. Evidenció, junto a Maceo, con su Protesta de Baraguá, ser la encarnación de la rebeldía cubana.

El 15 de abril del 79 Bonachea reunió en su presencia a los jefes, oficiales y demás patriotas que hasta la fecha habían estado sirviendo a sus órdenes les dirigió la palabra y suscribió la siguiente: “Acta. En el lugar denominado Hornos de Cal, inmediato al poblado de Jarao, a 15 de Abril de 1979, el Brigadier cubano Ramón Leocadio Bonachea reunió en su presencia a los jefes, oficiales y demás patriotas que hasta la fecha han estado sirviendo a sus órdenes, y les dirigió la palabra haciéndoles presente que cuando a principios del año próximo pasado tuvo conocimiento de las estipulaciones hechas en el Zanjón, no las aceptó por considerarlas perjudiciales para el país, y porque mantenía la creencia de que no contentos los habitantes en su generalidad con la dominación española ni con la preponderancia que en virtud de ella habían de ejercer en los pueblos de Cuba los hombres procedentes de la Península, y especialmente los militares y empleados, pronto se reunirían a su alrededor patriotas en número suficiente, y se organizarían fuerzas más o menos poderosas que harían recobrar a la Revolución la pujanza de sus mejores tiempos.

En tal concepto e inspirado solo por su amor a la patria, continuó luchando por la libertad e independencia de ella arrostrando todos los peligros y dificultades consiguientes al aislamiento en que a que había quedado reducido después de verificadas las mencionadas estipulaciones; pero habiendo transcurrido más de un año sin que el pueblo de Cuba respondiese al llamamiento que se le hacía y habiéndose manifestado muchos patriotas residentes en las ciudades y poblaciones y algunos de los mismos jefes capitulados que su actitud hostil en medio de la pacificación ya efectuada, al paso que les granjeaba el aprecio de los patriotas por su abnegación y liberalismo, perjudicaba al mismo tiempo los intereses del país, porque imposibilitaba los trabajos agrícolas, comprendía que era ya llegado el momento de reflexionar sobre la situación actual y resolver lo que más conviniese a la Isla de Cuba.

Con tal objeto había conferenciado con algunos compañeros, oído el parecer de patriotas notables y notoriamente prudentes, y consultado a algunos jefes capitulados; y enterado de la miseria que pesaba sobre las familias residentes en el territorio que había sido teatro de la guerra, así como también de que el pueblo se mostraba conforme con las instituciones liberales prometidas por el gobierno español, según ellos `dignamente representado en esta Isla por el General Martínez Campos, cuyas disposiciones demostraban indudablemente tendencia a mejorar la suerte de los cubanos y ponerlos en posesión de sus naturales derechos, haciendo desaparecer toda desigualdad entre insulares y peninsulares´ ha creído conveniente y beneficioso para el país deponer las armas, abandonar la actitud hostil y retirarse de la Isla con aquellos de sus compañeros que así lo deseen, pudiendo los demás tornar a sus hogares, aprovechado la palabra, las promesas y la buena fe del gobierno que se muestra dispuesto a dar a todos acogida y protección franca; con lo cual aspira a que, restablecida la tranquilidad en el territorio, puedan sus conciudadanos dedicarse a la reconstrucción de sus fincas.

Declara, en consecuencia que su resolución de dejar las armas y retirarse obedece solamente al deseo de no interrumpir la reconstrucción del país sin beneficio alguno para la causa de la independencia, bajo la inteligencia de que de ninguna manera ha capitulado con el gobierno español, ni con sus autoridades ni agentes, ni con este se halla conforme bajo ningún concepto. Así lo expuso dando, dando las gracias más cordiales a los jefes, oficiales, y demás compañeros que con él han cooperado y servido, por su abnegación y patriotismo, demostrado en todas las ocasiones, y manifestándoles que quedaban todos en libertad de retirarse a donde mejor les conviniese, en la firme persuasión de que dondequiera que se hallase podían contar con su buen afecto, gratitud y benevolencia. Enterados de estas manifestaciones D. Juan Bautista Spotorno, D. Serafín Sánchez y D. Juan Pablo Arias, jefes capitulados, así como los demás concurrentes firman este documento juntamente con el brigadier Bonachea y conmigo su secretario, agregando también sus nombres algunas personas que, sin haber estado presentes, han coadyuvado a preparar la determinación que en el propio documento se explica, Antonio Nicolau, Serafín Sánchez, Juan P. Arias, Rafael Félix Pérez, Tomás de Pina y Gómez, Cirilo A. Cancio, Miguel Mariano Gómez, Pedro Ignacio López, Juan B. Spotorno, Landelino Carbonell, El Brigadier Ramón Leocadio Bonachea. Como secretario Emilio O. Tamayo”.

Cuando marchó de Cuba en 1879, solicitó al gobernador general un comprobante de que no había recibido suma alguna de dinero, pues los hacendados trataron de entregarle 20 000 pesos, más 10 000 puestos por los españoles, tolo lo cual pidió se lo entregaran a sus hombres y él no tocó un centavo.

Ramón Leocadio Bonachea en incontables ocasiones intento, desde el exterior, de revitalizar la lucha en Cuba. Trató de venir como jefe de la llamada Expedición de Vanguardia, en 1884, en El Roncador. Pasó la noche del 2 de diciembre en Las Coloradas, en el golfo de Guacanayabo. Al amanecer del día 3 los mambises lograron acercarse a la costa. Bajaron dos exploradores. Uno de ellos, Pedro Ros, le preguntó a unos pescadores, ¿Dónde estaban y cómo ir hasta El Arrozal? Estaban en Las Coloradas, les dijeron. Los expedicionarios reembarcaron y El Roncador se dirigió a los bajos de Buena Esperanza. Bonachea pretendía desembarcar por Palo Alto, en el extremo occidental de Camagüey, entre el río Jatibonico y Júcaro. Zona para él conocida.

Los dos pescadores, a quienes preguntaron dieron cuenta a José Reitor, alcalde de barrio de Belic: “Andan Moros por la costa”. Entonces, Reytor y otros, fueron en un bote hasta el cañonero Caridad, fondeado en Cabo Cruz. Ramón González, práctico de la zona asumió el timón del cañonero. Esta nave divisó a las 2 de la tarde a El Roncador, que enfilaba tierra. Bonachea vio el cañonero. Pensó resistir, pero para no sacrificar a sus hombres hizo lanzar los fusiles y cartuchos al agua para privar de pruebas a las autoridades españolas.

El comandante de La Caridad, el cubano Emiliano Enríquez de Loño vio con los gemelos que los navegantes arrojaban al agua lo que llevaban. Pero un barbero jamaicano, desertor, tenía un documento dado por Bonachea cuando se desenroló. Amarrados los expedicionarios fueron llevados a Manzanillo. Cuando lo llevaban por las calles de Manzanillo, atrapado El Rocador, fueron víctimas de los escupitajos y las burlas de los voluntarios. Uno de los apresados más jóvenes se echó el sombrero sobre el rostro y bajó la cabeza. Bonachea le gritó: “Levanta la cabeza, que no es indigno luchar por la patria y la libertad”. El 4 de diciembre de 1884 se les tomó declaración. El día 6 fueron llevados a Santiago de Cuba en el Thomas Brooke. En Santiago los pasaron al Sánchez Barcaíztegui. Cuando este tuvo que salir los pasaron a Cayo Ratones, en medio de la bahía. El 13 de enero de 1885 los llevaron a las mazmorras del castillo del Morro.

Del Morro fueron al Jorge Juan, para ser juzgados. Condenaron a muerte a cinco por rebelión y filibusterismo al ya general de división, José Ramón Leocadio Bonachea, al coronel Porfirio Estrada, al capitán Pedro Cestero, al teniente Cornelio Oropesa y al práctico Bernardo Torres. A otros se les condenó a cadena perpetua, a Miguel Suárez y Pedro Ros a 17 años y a los marineros griegos a 12 años de reclusión. El capitán general Fajardo ratificó la sentencia. Fueron fusilados el 7 de marzo de 1885. Cerca de ellos colocaron a los otros reos, para que presenciaran la ejecución. Serafín Sánchez no solo denostó a las hienas colonialistas sino a los autonomistas, que no dijeron una sola palabra que pudiera haber salvado a Bonachea y sus hombres. Allí cayó el héroe de Hornos de Cal, el hombre que demostró durante ó más de un año la resistencia de los cubanos a la opresión.

*Doctor en Derecho. Profesor de Historia de Cuba, en la Universidad de La Habana, miembro de número de la Academia de la Historia. Premio Nacional de Ciencias Sociales y de Historia

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • FITO dijo:

    " Estuvo en el rescate del que sería después traidor, Julio Sanguily"..ESTA PARTE NO ME LA DIERON EN NINGUN NIVEL DE ENSEÑANZA....Y EN ECURED TAMPOCO VIENE NADA AL RESPECTO, PODRIA ALGUIEN ESCLARECERME, QUIZAS EL AUTOR, DEL POR QUE DE ESTA AFIRMACION???

    • LACHY dijo:

      NO ME SABÍA ESA DE QUE SANGUILY FUERA TRAIDOR

      • sachiel dijo:

        Quizas se a una alusión a este pasaje: "En la mañana del 24 de febrero de 1895 fue hecho prisionero por los españoles, en la Ciudad de La Habana, y remitido a los tribunales. El proceso judicial se realizó bajo presión del Cuerpo de Voluntarios que clamaba por la pena capital. No obstante, el 27 de noviembre de 1895 fue condenado a cadena perpetua. Por las múltiples gestiones realizadas, que incluyeron la intervención del gobierno de Estados Unidos, porque hacía años que se había hecho ciudadano de ese país, se logró la aprobación del indulto, el 25 de febrero de 1897. De inmediato fue puesto en libertad con el compromiso, firmado por él, de que no podía participar en la guerra (¿por qué firmó, para salvarse?).

        Dos días después partió hacia Estados Unidos en el vapor Mascotte. Al llegar a Nueva York se presentó a la Delegación cubana para ser alistado. El delegado Tomás Estrada Palma, después de consultar con el Consejo de Gobierno de Cuba, le denegó tal petición, porque la violación del compromiso contraído (de nuevo se dice) podía perjudicar la gestión diplomática con Estados Unidos, garante de dicho compromiso. Cuando aún reclamaba su envío a Cuba, Estados Unidos declaró la guerra a España (20 de febrero de 1898), lo que motivó la pérdida de vigencia del compromiso.

        Entonces se enroló en la expedición del vapor Florida, que bajo el mando del General de División José Lacret Morlot, desembarcó por Banes, Oriente, el 26 de mayo de 1898. Le fue reconocido el grado de Mayor General y terminó la guerra con categoría de jefe excedente. Durante la República no intervino en la política ni ocupó cargos públicos."

    • sachiel dijo:

      No sé si se referira al hermano de Julio, Manuel, y cito de la ECURED: "No participó en la Guerra del 1895, pues en ese año viajó a Estados Unidos de América para gestionar con las autoridades norteamericanas la libertad de su hermano Julio Sanguily , quien había sido detenido por los españoles. Regresó a Cuba el 8 de octubre de 1898, concluida ya la guerra, para participar en la Asamblea de Santa Cruz del Sur, como representante del Tercer Cuerpo de Camagüey. Fue miembro de la comisión que, presidida por el Mayor General Calixto García, viajó a Estados Unidos de América, en diciembre de 1898, para gestionar los recursos con vistas al licenciamiento de los miembros del Ejército Libertador.

      En la Asamblea del Cerro propuso la eliminación del cargo de General en Jefe del Ejército Libertador, lo que implicaba la destitución del Mayor General Mayor General Máximo Gómez."

      • Jesus S dijo:

        El autor se refiere a Julio Sanguily , que durante la preparacion de la guerra necesaria en 1895, saboteo intencionalmente los esfuerzos de Marti para reiniciar la lucha por la independencia.

      • Jesus S dijo:

        Recomiendo que lean Cuba: la forja de una nación, obra de Rolando Rodriguez , donde se aportan elementos que demuestran la doblez traicionera y corrupta de Sanguily, durante los preparativos de la guerra del 95. A el se le achaca la mayor responsabilidad el el fracaso de los alzamientos de Occidente.
        El tambien hitoriador Rene Gozalez , presidente de la Academia de la Historia de Cuba, en conferencia efectuada en el centro Dulce Maria Loinaz, aporto elementos sobre este tema . Ver link http://www.cubarte.cult.cu/periodico-cubarte/mayor-general-julio-sanguily-corrupto/

  • TJ dijo:

    Gracias Dr. por acercarnos a las páginas menos conocidas de nuestra historia

  • david dijo:

    Confieso, a mis 32 años de edad, que no había oido hablar de este patriota cubano, al menos no lo recuerdo. Eso indica que aún la historia de nuestra patria tiene que ser más difundida. Por las narraciones del artículo, Bonachera debe considerarse una figura distinguida de la guerra de los 10 años. En Santiago de Cuba existe la avenida de los libertadores, donde a cada lado de la vía se erigen bustos de los Generales Santiagueros, y aunque existe discución si todos realmente eran santiagueros, al menos cualquier persona puede ir y leer sus nombres. Sería interesante en esta misma ciudad, en esa misma avenida, que se extiende hasta alcanzar la Plaza de la Revolución incorporar a los generales de las provincias Orientales, si es que alcanza el espacio para ello. Si hay algo en que la inversión siempre da sus frutos al proceso revolucionario es en la Historia y la consolidación de la cultura a partir del conocimiento del pasado revolucionario.

  • alina dijo:

    mira que interesante esta historia y no conocia de este martir, YO nativa de la ciudad de Santa Clara, y no se ni donde radica esta vivienda, se la direccion pero no tiene nada senalado o es algun centro de patrimonio hoy ?? conozco esa direccion porque por ahi vivia la familia de mi padre, pero no conozco el lugar preciso donde esta su estatua,

    hace falta que los companeros de Patrimonio de la Ciudad de Santa Clara, Villa Clara, rescaten esa vivienda y tengan ubicado ahi todo lo referente a este martir como hacen en Bayamo, con la casa donde vivió Carlos Manuel de Cespedes, la visité, es una Casa donde muestra toda su historia, muy linda y que uno puede ver todo lo relacionado con ellos que dieron sus vida por la independencia de Cuba.

  • Santiaguero dijo:

    Excelente artículos del profe Rolando. Esperemos que pronto publique otro que le aclare al público lector el deshonor de Julio sanguily, pues para nuestro pueblo, hasta ahora todo son rumores ya que los historiadores hablamos de esta cuestión muy poco. El profe Rolando es de los escasos que ha publicado alguna información en nuestro país relacionada con este tema. Fuera de Cuba también hay quien ha publicado sobre la traición de Julio, pero esos materiales no circulan mucho en Cuba. Por favor, Doctor, tiene usted la palabra.

  • alina dijo:

    ahora si recuerdo donde queda esta estatua, en la calle Prolongacion de Independencia, esq. Calles Santa Barbara, algo de eso se llama creo esta calle, es que ya hace tiempo me fui de ahi pero por la imagen de las demas viviendas, y un centro que queda frente que era un mercado indutrial artesanal antes. eso esta perdido en hierbas algunas veces, y tiene un amplio espacio ahi, tenia bancos que las personas se sentaban en las noches a coger fresco. un calle muy transitable.

    • alina dijo:

      ya me aclaro una prima mia que aun vive allia, la calle donde se encuentra la Estatua es PROLONGACION DE INDEPENDENCIA Y VIRTUDES, en Virtudes naci, mi padre locutor de la radio y luchaba en la clandestinidad, casi me matan pequenita los esbirros pues llegaron a mi casa (en Virtudes) a hacer un registro para ver si mi padre tenia armas y mi madre le enseno un aparato de FLI, (para fumigar los mosquitos) jaja ya desde el dia antes se habia trasladado todo lo que mi padre tenia para otro lugar, (bonos del 26 de julio , etc) y a mi me tiraron con colchon de la cuna para la cama de mis padre para revisar si habia algo alli en mi cuna, pero nunca le pudieron coger nada, recuerdo todo eso que me contó mi madre un dia. Despues fue trabajador de la CTC en Villa Clara hasta que se retiro y fallecio posteriormente.

      • marlene dijo:

        ALINA, QUE ORGULLOSA DEBES DE ESTAR DE TUS PADRES, PORQUE FUERON AMBOS, LOS MIOS TAMBIEN FUERON IGUAL, SUBIERON EL PICO TURQUINO CON SOLO 19 AÑOS, FUE ANGOLA ESTUVO ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE, VINO ENFERMO DE LOS NERVIOS Y ES LA PERSONA MAS HONESTA Y REVOLUCIONARIA, QUE JAMAS, JAMAS EXISTIO Y AHORA ME DA PENA HASTA DE LA FORMA QUE ESTA TERMINANDO SUS DIAS, SOBRE TODO SU FORMA DE VIVIR, SOLO CON NOSOTROS Y TODOS SUS RECUERDO, PERO MUY ORGULLOSO DE TODO LO QUE HIZO Y HACE POR ESTA REVOLUCION, YO AMO A MI PAPA.

  • El billo dijo:

    Gloria eterna a este general mambí, se conoce poco de la braveza de este general que se mantuvo luchando más de un año después del pacto de Zanjón y sobre él mandaron tanto los españoles como los cubanos que claudicaron todo su odio.

  • ISKANDER dijo:

    En la ciudad del Moron existe una calle con su nombre , no obstante considero que la protesta de hornos de sal esta a la misma altura que la de BARAGUA y de ella apenas de comenta , poquisimas personas conocen al heroe , y muchas menos conocen la protesta vindicatoria

  • Adrián dijo:

    De donde sacó el autor que Julio Sanguily fue un traidor ? DE DONDE ? Llevó más de 20 años estudiando historia de Cuba, y en ningún lugar he leído eso. de donde ?
    El Dr. Rodríguez será un historiador muy reconocido..pero necesito que me aclare el porque de esa afirmación.

  • eduardo... dijo:

    interesante y aleccionador. hasta hoy no cocnocía esta parte de la Historia.

  • Adrián dijo:

    Dr. Rodríguez...las afirmaciones en historia se afirman sobre pruebas..cuál es la prueba de la traición de Julio Sanguily ?

  • Minz dijo:

    ''Agramonte muy emocionado estrechó en sus brazos al héroe rescatado. Más tarde cuando se refería a lo ocurrido decía a sus mambises: Mis soldados no pelearon como hombres, lucharon como fieras. El rescate del Brigadier Julio Sanguily fue una prueba de lo que se podía lograr utilizando pequeños grupos de mambises, además elevó la moral combativa de las tropas cubanas y puso en ridículo al enemigo.'' Ecured dice que Sanguily era un heroe, y usted que fue un traidor. Debería aclararnos su aseveración. Porque además no creo que Agramonte arriesgara su vida y protagonizara una de las mayores hazañas de la guerra por un traidor según usted.

  • P. H. Pino Moya dijo:

    Copio del texto ¨Por suerte para los villaclareños, es decir, para los ciudadanos de Santa Clara, a los cuales pienso verles un día restaurado su gentilicio¨,
    Realmente los ciudadanos de Santa Clara son santaclareños, nadie les ha quitado el gentilicio, los de Sagua la Grande ahora muy publicitada son sagueros, y los de Caibarien son caibarinenses asi como los de Placetas, placeteños y todos somos VILLACLAREÑOS burdo error para un profesor universitario.
    Asi como son Matanceros los de la Ciudad de Matanzas y los de Jovellanos o Colon!!!!! con la diferencia que en Matanzas coinciden el nombre de la provincia y el de la Ciudad capital, mientras Villa Clara es la provincia y Santa Clara -con sus santaclareños- su Capital!!!

  • P. H. Pino Moya dijo:

    Otro error de geografia politica es un heroe villareño pues en ese momento, segun la division politico administrativa existente, Santa Clara, como Cienfuegos y Santi Spiritus -que ahora son provincias- pertenecian a la Provincia de las Villas cuyo gentilicio era VILLAREÑO y no VILLACLAREÑO.
    Aun la Universidad Central Martha Abreu de las Villas, lleva el ¨de Las Villas ¨que fue su nombre original en el momento de ser fundada, como nunca ha sido Universidad de Ciudad de la Habana -cuando existio esa provincia- sino Unversidad de La Habana.

  • Daysel dijo:

    Una Pequeña cuestión. el grado de general de división no se instaura en Cuba hasta la guerra del 95 y a un año de haber iniciado al lucha, en 1884 no puede haber sido Bonachea General de División.

  • Abel Rodriguez Leiva dijo:

    Maestro es el mejor calificativo que encuentro para dirigirme a usted, porque sin olvidar sus bien ganados títulos académicos, que lo convierten en uno de los intelectuales más brillantes de nuestro querido país, usted entremezcla en un solo puño profundos conocimientos, lealtad, espíritu incansable, tenacidad a prueba de balas, compromiso con la historia y con su tiempo, educador y forjador revolucionario siempre alerta ante lo superfluo, lo banal que nos pudiera desviar del camino correcto, en fin consecuente con el decir y el hacer.
    Como buen villaclareño que soy, su artículo me vuelve a estremecer, como lo hizo aquella Mesa Redonda del 4 de marzo de 2015 dedicada a Ramón Leocadio Bonachea, comparto su opinión con el olvido al que hemos renegado a un patriota insigne de nuestra patria chica, del que tanto se debiera aprender en tiempos tal convulsos, marcados por una guerra subversiva sin precedentes, y donde estamos obligados a formar valores que aseguren la continuidad de la obra revolucionaria. Usted menciona la vivienda donde vivió Bonachea, yo le puedo decir que su único monumento en la ciudad, el cual aparece en su trabajo, lo mismo sirve de banco de tertulias, que de terreno improvisado para el juego de niños y otros no tan niños, como trompos, bolas, e incluso entretenimientos con balones de fútbol que rebotan una y otra vez sobre el propio monumento y destrozan el área verde, y todo ello ante la impunidad de las autoridades. Esta bochornosa situación la he comentado con amigos periodistas y funcionarios, porque más que lamentable es inaceptable abandonos como estos, sobre todo si a vistas de todos en nuestra ciudad se colocan cercas costosas a centros gastronómicos y aéreas recreativas (Áreas del Sandino, Vista Hermosa, Somos Jóvenes, entre otros), que recogen mucho dinero pero que no forman valores, en realidad con apenas 30 metros de cerca que no sobrepase los 50 cm de alto se pudiera solucionar una parte del problema, algo parecido a lo que sucede con el monumento a Simón Bolívar en la rotonda de la doble vía también en esta ciudad, donde la desvergüenza es mayor por lo que ante ese monumento se practica. ¿ y entonces donde está el trabajo de patrimonio, de la Comisión de Historia, de los CDR, de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, entre otros factores con responsabilidad directa?, tal vez la primera fisura y la falta de atención comience por los años que hace que en nuestra ciudad no exista el cargo de Historiador de la Ciudad.
    Como subrayo en negritas es solo una parte del problema, queda la otra y tal vez la más importante, que escuelas, empresas, organizaciones, entre otros, lleguen allí con intencionalidad y rinda tributo, lance un concurso, se organicen charlas, hagan un trabajo voluntario, editen algún panfleto, se convierta el lugar en cede de importantes actos, entre otras tantas actividades. Soy un convencido de que en lugares como estos, con creatividad y sentido del momento histórico se pueden hacer muchas cosas, que sin tantos costos nos ayuden a ser mejores patriotas y ciudadanos.
    Tal vez por coincidencia histórica, el primer homenaje que desemboco en compromiso, lo realizaran aquellos 82 expedicionarios con Fidel al frente, cuando 72 años después desembarcaron en las Coloradas un 2 de diciembre, para conquistar la definitiva independencia, por la que hombres como Ramón Leocadio Bonachea entregaron sus vidas.

  • ELQbanolibre dijo:

    Gracias profesor por acordarse del patriota insigne de Villa Clara, le invito a visitar el parque donde está el busto de este patriota, para que vea lo mal cuidado que está ese parque, además, hay un grupo de jóvenes y niños que juegan allí y hasta ponen de receptor (para jugar al beisbol) la base del busto del patriota, creo que ya el problema es multifactorial, pues deben incidir en su solución muchos factores y el MINED, patrimonio, Comunales y la PNR hacer su trabajo. Hay personas en Santa Clara que no conocen a Ramón Leocadio Bonachea y desfilan por ahí cada 7 de diciembre y no saben por qué. Por eso digo que es un problema multifactorial, además ahícerca hay centros de trabajo que jamás se preocupan ni por chapear el área verde que rodea el busto.

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rolando Rodríguez

Rolando Rodríguez

Profesor titular de Historia de Cuba de la Universidad de La Habana y miembro de número de la Academia de la Historia de Cuba.

Vea también