Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¿Qué nos dice el Centrismo a estas alturas en Cuba? (+ Video)

| 41 |

(de izq a der) Fernando Henrique Cardoso (Brasil) Bill Clinton (EE.UU.), Juan Manuel Santos (Colombia), Tony Blair (Reino Unido) Ricardo Lagos (Chile) y Felipe González (España) durante una reunión sobre "La Tercera Vía" en Cartagena (1/07/2014). Foto: AFP /Manuel Pedraza.

    (de izq a der) Fernando Henrique Cardoso (Brasil), Bill Clinton (EE.UU.), Juan Manuel Santos (Colombia), Tony Blair (Reino Unido), Ricardo Lagos (Chile) y Felipe González (España) durante una reunión sobre “La Tercera Vía” en Cartagena (1/07/2014). Foto: AFP /Manuel Pedraza.

Más en corredores mediáticos internacionales de cierto grado académico que dentro de Cuba, se ha intentado difundir la idea de que se está desarrollando una corriente centrista democrática en el ámbito político nacional. La pretensión es, en principio, artificial; una construcción desde la teoría que cuenta con el concurso de medios de divulgación que no abundan demasiado en sus bases, sino en el paquete de síntomas que hacen lugar común cuando de Cuba se habla. Desde la perspectiva estratégica con que se maneja actualmente la política convencional, no acudir a las bases –propias o del adversario a derrotar– es esencial. Solo así se entra en lo que se ha llamado la estetización de la política y se la convierte en ejercicio de banalización del trabajo por el mejoramiento de la sociedad.

Las bases actuales de ese centrismo artificial se fundamentan en la llamada tercera vía política, globalmente impulsada por Tony Blair, aunque centrada en cinco puntos básicos desarrollados por el sociólogo Anthony Giddens, ideólogo por antonomasia de esta tendencia. Los cinco puntos de Giddens son:

  1. Dominio e implicaciones de la Globalización
  2. Banalización del significado de la izquierda y la derecha como posiciones políticas
  3. Individualismo como marco de los objetivos ciudadanos
  4. Descrédito de todas las mediaciones políticas
  5. Integración de los problemas ecológicos a la política social[1]

Su historia se remonta mucho más atrás en el tiempo, cuando la socialdemocracia europea buscaba la salida más ética, aterrada en verdad por el avance de los cambios revolucionarios que partían de las concepciones de Marx y Engels acerca del estado burgués y se hacían realidad con la Revolución socialista de octubre, de la cual Lenin era líder e ideólogo fundamental. Así, del mismo modo en que Max Weber propuso el protestantismo como opción a la revolución a la que Marx llamaba, la tercera vía de hoy intenta rescatar, con nuevo pedigrí, las normas contractuales del capitalismo, sobre todo a través del sistema de Partidos Políticos que legitima, en el propio sentido weberiano, el dominio de clase mediante un sistema que se auto titula democrático por antonomasia.

Acudir hoy a ello significa que se reconoce el callejón sin salida de las reformas hechas por el capitalismo global (por ejemplo, el llamado Estado de Bienestar o las proyecciones económicas de Keynes o Stiglitz), pero se acude a la utopía de una sociedad mejor a través de ese mismo capitalismo depredador de los recursos del Planeta, las posibilidades de la economía (grandes Consorcios concentran cada vez más la propiedad y la industria)[2] y el ejercicio del poder político (mediado por esos mismos monopolios empresariales). Desde la tercera vía se intenta, sobre todas las cosas, desacreditar la posibilidad de cambiar el orden de dominación política global que se sustenta en la reproducción del capital. Estado burgués y reproducción concentrada de capital están en estrecha vinculación y dependencia. Así, se busca neutralizar toda posibilidad revolucionaria y se garantiza la permanencia del contrato social con la ciudadanía. Se asume, por tanto, que la diferencia de clases es inevitable y que la sociedad congratula a los más aptos para la adaptación. El socialismo plantea, por su parte, la desaparición del estado como meta de partida hacia la nueva sociedad, lo cual dejaría sin esencia el concepto contemporáneo de la propiedad.

Caricatura sobre "La Tercera Vía".

Caricatura sobre “La Tercera Vía”. Primera Vía es el Socialismo, Segunda el Capitalismo y la Tercera…

Los puntos focales en el individualismo de éxito son en realidad casos de excepción, como se hace con las leyendas de determinados individuos que gracias a los resultados de su gestión profesional han emprendido el camino de la concentración de capital hasta llegar a ser millonarios con mucho seguimiento mediático, farándula incluida. Sean programadores de software, artistas o comerciantes de bienes culturales, necesitan de que se ponga en marcha lo que Mészáros llamó el metabolismo social del capital.[3] Napoleón arengaba a su tropa asegurándole a los soldados que cada uno de ellos llevaba el bastón de Mariscal en la cintura, solo tenía que ganarlo en la batalla. Muchas batallas ganaron sus soldados sin que ninguno calzara el bastón de Mariscal, por cierto. Se trata, en suma, de un proceso de manipulación simbólica de los deseos del individuo. Propaganda y consumo arraigan como objetivo de realización personal alcanzar ese paquete de aspiraciones que el propio marco cultural ha sembrado a través de las bases pragmáticas de la educación.

Por último, los planes ecológicos, cuando los hay, responden a regulaciones en papel que dan barniz a la depredación empresarial y a la extracción indiscriminada de los recursos del Planeta. El capitalismo lo plantea de esa forma por necesidad sistémica, así que es imposible detenerlo con un paquete de regulaciones que a la postre se incumplen. La maquiavélica boutade de Trump de salirse del Acuerdo de París de 2015 revela, a contracorriente, la hipocresía de esta postura.

En Cuba, por si fuera poco, la tradición de ideas socialdemócratas es casi nula;[4] en la actualidad estas han sido asumidas por algunos activistas (la mayoría no muy claros de su legado teórico, o sencillamente desconocedores de sus bases) y por algún que otro intelectual que busca una vía de apariencia menos radical para enfrentarse a la transformación revolucionaria. La contra revolución tiene en Cuba un número escandalosamente ridículo de simpatizantes y una cifra aún mucho más reducida de personas tentadas a seguirla. Las conductas centristas, en su inmensa mayoría, responden al tercer punto de Giddens, es decir, a buscar de modo individualista la solución a los problemas de la sociedad. En concreto y a la cubana común: resuelvo lo mío, y los demás que luchen.

Por último, las tendencias de tercera vía que intentan deslizarse en Cuba se hallan asociadas a las tendencias de socialismo alternativo que planteó la contra revolución de Guerra Fría del siglo XX, es decir, a la subversión que se camufla de verdadera doctrina socialista para captar simpatía entre los propios revolucionarios. Su difusión pasa por el financiamiento que sale del departamento del Tesoro estadounidense para lo que llaman el programa de reinstauración de la democracia en la Isla. Una y otra vez se han desclasificado, o se han puesto al descubierto por ejercicio periodístico, las vías de inyección de ese financiamiento y sus objetivos de destino. En este sentido, el reinicio de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos persigue el claro propósito de avanzar en objetivos no cumplidos mediante el bloqueo económico y el asedio mediático. Así lo dijo Obama claramente, intentando un regreso un tanto post a la política del buen vecino, de conjunto con la de la zanahoria de la moda y el deslumbramiento tecnológico y, sobre todo, buscando alguna reducción de los millones que con ese objetivo sacan al contribuyente norteamericano.

De ahí que al pensamiento que se alía al centrismo democrático no le quede otro remedio que pactar con el plattismo. Y el plattismo es, sin más vueltas de tuerca, la aceptación contractual del dominio y la injerencia estadounidense. De ahí, por demás, que ese pensamiento centrista sea tan agresivo con el proceso revolucionario cubano –al punto de diagnosticar como fracaso lo que es mérito y ganancia social y cultural indiscutible– y que opte por el silencio cómplice cuando se manipulan según los patrones de propaganda negra puntos de confrontación abierta que subyacen en los fundamentos históricos del pensamiento cubano. La permanencia del bloqueo económico, comercial y financiero, abrumadoramente condenado en la Asamblea de la ONU durante años sucesivos, es el ejemplo cardinal de esta conducta, pues se suele decir que el bloqueo es pretexto y no causa de la mayoría de las carencias del cubano común, como el acceso a una conexión normal a Internet, para poner solo un ejemplo del que el Bloqueo es un completo responsable. La ilegal existencia de la Base Naval de Guantánamo, fruto de la Enmienda Platt[5] es aun otro punto que esta tendencia suele banalizar a priori, convirtiendo en indiferencia cínica su acunado plattismo.

La sola idea del centrismo democrático revela su carácter de construcción artificial, de propaganda, con la cual la subversión de posguerra fría busca ganar un poco más de tiempo para devolver al cubano la percepción de que la hegemonía capitalista es inevitable y, por tanto, es necesario acudir a un “mal menor”. Curiosamente irónico, porque desde esa posición se ataca a las medidas de economía mixta que la actualización del modelo pone en práctica, llamándolas centristas, mientras al mismo tiempo la emprenden con las normas de regularización y control, tildándolas de atraso y de ejercicio excesivo del poder político.

Este centrismo, tropical e instantáneo, trabajosamente deslizado entre el sector más joven, y coherente con su intención de regreso al sistema de Partidos Políticos, se muestra más como un intento de programa electoral que como una plataforma social de alguna perspectiva futura, al menos si depende de sus propios preceptos y no de alguna fuerza exterior que lo coloque “por encima de la sociedad”, como al estado burgués. Una de las pruebas de ello es ver hasta qué punto sus argumentos se quedan en la manipulación de síntomas, o sea, en el modo de diagnosticar acerca de las carencias y necesidades de la sociedad cubana.

El consenso de juicio conceptual al que el centrismo acude es anterior al hecho mismo, lo cual no armoniza en modo alguno con el equilibrio al que aluden sus teorías.  Dicho una vez más a la cubana común: lo mismo con lo mismo; aunque, eso sí, con fuentes no muy claras y más o menos generosas de financiamiento, y una nueva apariencia tecnológica.

Notas

[1] V. Anthony Giddens: The Third Way: The Renewal of Social Democracy, Cambridge, 1998 / La tercera vía. La renovación de la socialdemocracia. Traducción: Pedro Cifuentes Huertas, Santillana S. A., 1999, ISBN: 968-10-0797-7.

[2] Véase, por ejemplo, como apenas dos Consorcios comerciales son dueños de la mayor producción editorial del Planeta en español: Jorge Ángel Hernández: Consorcios comerciales en la industria del Libro, Cubaliteraria, Semiosis (en plural),

[3] Iztván Mészáros: El desafío y la carga del tiempo histórico. El socialismo en el siglo XXI, Traducción de Eduardo Gasea, Anayansi Jiménez y Gladys Sanz, Vadell Hnos. Editores C.A., Caracas, 2008, 427 pp. ISBN: 978-980-212-465-7.

[4] Véase Elier Ramírez Cañedo: La tercera vía o el centrismo político en Cuba, en Cubadebate.

[5] La Enmienda Platt es un apéndice al proyecto de Ley de los Presupuestos del Ejército aprobado por el Congreso de Estados Unidos, e impuesto como parte del texto de la primera Constitución de la República de Cuba, elaborada por la Asamblea Constituyente de 1901, bajo la amenaza de que si no la aceptaba, Cuba seguiría ocupada militarmente. Véase más en EcuRed.

¿Por qué el centrismo político en Cuba tiene el imán de la derecha?


(Tomado de La Jiribilla)

Se han publicado 41 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • el socialismo real dijo:

    Cuando te dan a comer gato por liebre, y te comes el gato.
    (una mirada objetiva y humildemente crítica en favor del socialismo)
    Es indiscutible que para todo aquel ó aquella que quiera dotarse a sí mismo(a) de conocimientos y de estudios sobre cualquier tema, la información está a nuestro alcance, dígase en bibliotecas ó el ciberespacio de una manera vasta, filosóficamente hablando , disponemos de un arsenal ideológico inmenso,, me gustaría saber si hoy por hoy las escuelas del Partido y el programa de formación de cuadros revolucionarios, ahora que lo leo, esa palabra en verdad hasta me choca, me gusta más sustituir “cuadros” por vanguardia, bueno, en todo caso, proveen estos materiales de guía, de análisis, de conciencia histórica que en palabras de Marx, Lenin, Fidel, del Ché Guevara y tantos y tantas figuras que integraron la verdadera vanguardia de los(as) trabajadores(as) , los(as) pobres y los(as) humildes de esta tierra fueron ejemplos, junto al pueblo, de los sacrificios que son capaces hombres y mujeres en defensa de la Patria y las ideas justas, me gustaría saber al día de hoy cuál es la sistematicidad, el plan accionario del Partido Comunista de Cuba y su presenciia de formación de la conciencia en los barrios y las comunidades y especialmente enfocado en los barrios marginales teniendo como empeño el despojo de la ignorancia casi absoluta que se adueña de las mentes de las masas lumpeproletarias y que son la fuerza interna que utilza y han utilizado siempre las maquinarias contrarrevolucionarias para asestar sus golpes en contra de la humanidad.
    Qué pasó en la Unión Soviética?, pués que la cúpula del Partido y los entramados lazos burocráticos establecidos fue desarrollando el talante burgués dentro de sus propias filas, el Partido se fué corcomiendo por dentro, nó tuvieron la capacidad de advertir a tiempo y de atajar a tiempo los movimientos reformistas y revisionistas de la ideología, el primer signo revisionista fue colocarle el cartelito de “dogma”, a los problemas del socialismo respondieron con recetas del capitalismo, cuando debía ser todo lo contrario, el socialismo como etapa primaria del comunismo debe ir encaminado a desarrollar más socialismo, más colectivismo, más estatización, más propiedad pública en beneficio de todos(as), cualquier otra denominación, cualquier otra concesión, ó reforma que abra las puertas a las reglas del mercado, al incentivo de las conductas individuales por encima de la formación de individuos(as) comprometidos(as) con un proyecto común y colectivo es simplemente abrir la llave para que el proyecto socialista, exhaustivamente diseñado en la doctrina marxista – leninista se vaya a bolina, la empresa estatal si puede ser eficiente, existen mecanismos para incentivar la producción, existen mecanismos para que el trabajador y la trabajadora se sientan comprometidos con el desempeño de sus empresas, donde queda la emulación socialista?, lo que nó se enseña nó se sabe, lo que nó se sabe nó se aplica y lo que nó se aplica tendrá graves consecuencias, cuando el ó la dirigente(a) se acostumbra a recibir aire acondicionado permanentemente alejados del sacrificio popular, nó querrá levantarse del asiento ní salir del buró y tirarse pá la calle a comunicarse cara a cara con el pueblo, a vivir experiencias, entonces el ó la dirigente(a) se va enajenando, se va apartando de las vivencias sociales y su vida poco a poco se aburguesa y se diferencia de las mayorías, personalmente, detesto que un dirigente ó una dirigente, pida sacrificios y compromisos al pueblo que ellos y ellas nó son capaces de cumplir, oportunistas siempre los ha habido y los habrá, el tema es que el mismo pueblo pueda tener las herramientas necesarias, precisas y efectivas para salirle al paso a los(as) corruptos(as), donde quiera que se manifiesten y hacerlos(as) moralmente añicos en una sociedad que debe ser en beneficio de la humanidad igualitariamente justa para todos(as).
    Ante la grandeza de los héroes y las heroinas, los pueblos tienen el deber de rendir tributo, los(as) dirigentes de ese legado, los(as) que vienen después tienen el deber de construir ante el pueblo su propia grandeza, nó vivir de la grandeza de otros(as), que cómo bien sabemos, toda grandeza cabe en un grano de maíz.
    En el nombre de los dioses, el género humano ha cometido incontables atrocidades en contra de sí mismo, el socialismo, cómo sistema, en muchos casos adolece de la misma condición, las soluciones nó pueden diseñarse a partir de doctrinas economicistas de oferta y demanda otorgándole poder al mercado por encima del beneficio colectivo, hay que sumar y nó dividir, hay que borrar las clases sociales, nó crearlas, hay que lograr la eficiencia de la empresa estatal y pública en beneficio de todos(as), y cómo propiedad de todos(as) y nó ponderando a selectas familias, nó privilegiando a ciertas familias, cuando a las fuerzas privadas se les abre una puerta querrán entonces abrir las ventanas y en todo caso hacerse dueñas de puertas y ventanas a su antojo, la burguesía cómo fuerza clasista abogará en defensa de sus propios intereses.
    La Historia ha demostrado que a las tendencias burguesas, individualistas, nó se les puede otorgar pero ni un tantico así, cuando se abre un pequeño espacio a las reglas y números del mercado, su vanguardia, los que comienzan a acumular irán reclamando cada vez más y más espacios, quién tiene una piscina querrá tener diez (10), y de esta forma se irá posibilitando la mella de la unidad y la coeción del pueblo en torno a las ideas justas del socialismo y la redistribución justa de las riquezas, nuevos(as) ricos(as) se irán fomentando y en esa contradicción de clases harán hasta lo imposible por obstentar, además de sus riquezas , las riendas del poder.
    La burguesía, esa que se crea, que se va formando a cualquier nivel cada vez que hay aperturas económicas ó reformas del mercado que condicionan la acumulación de riquezas y de propiedades, y reafirmo, a cualquier nivel, nunca se limitarán a ser complemento de la propiedad social y pública, eso es un total eufemismo, intencionado ó nó, los nuevos ricos y los yá asentados buscarán el modo de reclamar cada vez más espacios y en ese oscuro entramado que es la corrupción establecerán las cadenas necesarias a través de la fuerza del señor dinero para obstentar el poder real en la sociedad, se crearían lobbies encubiertos para manejando sus hilos ir sustituyendo, reformando y ajustando las leyes y la Constitución del país a su antojo, acaso nó fué suficiente la experiencia de la caída de la URSS?, a manos de quiénes fueron a parar las empresas e instituciones del Estado?, se olvida que el capitalismo trajo consigo la oligarquia y la mafia a lo largo y ancho de esas naciones?, la propiedad social sobre los medios de producción, interpretada cómo la empresa estatal socialista si puede y debe ser inconmesurablemente eficiente, los mecanismos para hacer óptima la producción y calidad en los servicios existen, lo que nó se aplican, los mecanismos para que los trabajadores se sientan comprometidos con el desempeño de sus empresas existen, lo que nó se aplican, cómo es posible que un trabajador en una fábrica de zapatos nó tenga garantizados al menos los zapatos para asistir al trabajo?
    El incremento del salario de los trabajadores tiene que tener un caracter obligatorio y debe expresarse de forma integral y a nivel general en todos los sectores estatales, y debe garantizar que estos se ajusten a la realidad concreta y sean capaces de cubrir sus necesidades básicas y de bienestar. Si una persona que presta un servicio nó lo ejerce con la calidad que merece el público, el cliente, pués esa persona debe sentir el rigor bajo los estatutos de dicha empresa y ser considerada nó idonea y separada de ese puesto que seguramente habrá otra persona con mayor preparación, con mayor humildad y sensibilidad ante el pueblo para ejercer ese puesto ó cargo público, y a nivel interno, los trabajadores y el pueblo en general deben poseer herramientas dentro de la democracia socialista y realmente eficases para fiscalizar y controlar cualquier tendencia ó acto de corrupción, de abuso de poder ó del cargo, desempeñados a nivel laboral sean directivos ó de personal e incluso de los(as) representantes del pueblo allí en la vanguardia, remarco, a cualquier nivel, pero todo ello se logra al unísono que se mantiene una alfabetización ideológica permanente, tanto de las masas, cómo de quiénes la representan.
    Repito, los ajustes, las reformas, las actualizaciones deben ser encaminadas a perfeccionar el sistema hacia más socialismo, hacia más colectividad, hacia más humanismo y solidaridad entre los individuos y las masas, entre las masas y la vanguardia, y nó hacia la apertura de espacios que incentiven el individualismo y las ansias de fomentar riquezas que a su vez fomentan las divisiones de clases y cuyas divisiones de clases de una minoría que se cree absurdamente superior a las mayorías conducen a cualquier país en socialismo hacia la naturaleza capitalista de la explotación del hombre por el hombre y su retorno a una condición neocolonial.
    El pragmatismo siempre será la corrupción del caracter y por ende de la ideología.

  • arkadiuz dijo:

    yo creo que a los cubanos se les deberia consultar que piensan respecto al centrismo,no tenerle miedo al debate,ver a que se refiere esta corriente politica y si tiene seguidores en el pais.

    • Jorge Ángel dijo:

      Nadie habla de temor al debate ni, mucho menos, miedo a la denominada corriente centrista, sino precisamente de entablar el debate ideológico y buscar el sentido de la transformación revolucionaria de la nación cubana. Si a alguien le parece que Cuba no ha cambiado radicalmente para bien desde 1959 no tiene idea de qué pasaba en este país. Si a otro le parece que cazar ratones es dar rienda suelta a la diferebnciación y explotación de clase, ahí tenemos un fuerte motivo de debate ideológico. Es lo que hacemos, opinamos, participamos y votamos incluso

      • bladimir laborit infante dijo:

        El centrismo es la tendencia a dirigirse hacia el centro, y en este sentido, este término puede estar vinculado o referido a los artículos de Wikipedia que se indican a continuación:

        Centrismo político, conjunto de partidos, políticas, y/o ideologías, que se caracteriza por considerarse a sí misma intermedias en el espectro político, respecto a posiciones generalmente llamadas de derecha y de izquierda.

        Retórica centrista, modalidad de la retórica, especialmente en política, que se caracteriza por presentar posiciones moderadas, o que buscan o pretenden ser consensuales.

        Este centrismo es diferente según la tradición politica de cada pais o region. Es imposible hablar de centrismo en Cuba.

        Nota: No debe confundirse centrismo con centralismo (modelo de gobierno propio del estado unitario.

  • Lucía dijo:

    Como cantaba el querido Victor Jara, les diría hoy a todos los “centristas”: “usted, no es na’ no es chicha ni limona’, se lo pasa manoseando, caramba zamba su dignidad”

    • Ismael dijo:

      Bravo, Lucía

  • James Comey dijo:

    El iniciador de la Reforma China en 1979, el fallecido ex primer secretario del Partido Comunista de China, Deng Xiao Ping, cuando en una ocasión le preguntaron si no temía que las reformas que estaba tomando derivaran hacia el capitalismo respondió mas o menos:
    No importa el color del gato lo importante es que case ratones.

    Yo considero que el gato chino ha cazado ratones. ¿y ustedes colegas foristas?

    ¿y el ratón cubano?

    • James Comey dijo:

      Rectifico, donde dice ¿Y el raton cubano? debe decir ¿Y el gato cubano?

    • Dayron dijo:

      Espero que tenga la inteligencia suficiente para darse cuenta que China es China y Cuba es Cuba. O nuestro gato sigue creciendo y haciéndose fuerte o se lo comen los ratones. Y no sé el chino pero el nuestro es como el Capitán Plin, verde y con boina y capa rojas.

  • Leandro dijo:

    Con solo ver los personajes de la foto se comprende perfectamente que nos pretenden presentar como Tercera Vía.

  • Leandro dijo:

    Los cubanos jamás debemos olvidar que fue Bill Clinton el que firmó la Ley Helms-Burton. Ley que no solo dió luz verde a la agudización más atroz del Bloqueo Económico, Comercial y Financiero contra Cuba, sino que también confería potestad a las autoridades estadounidenses para certificar el tipo de gobierno en nuestro país, algo que no hizo ni la Enmienda Platt.

  • Maritza dijo:

    La historia lo ha dejado claro: solo hay dos posiciones, la reaccionaria, conservadora y en el caso de Cuba proyanqui y la progresista, en el caso de Cuba con la tríada Patria – Revolución – Socialismo.

  • GAM dijo:

    Fidel, magistralmente, habló de poderosas fuerzas internas en su concepto de Revolución, y al principio hubo dudas sobre su significado, pero como nos dijo Bouteflika: ‘’fue al futuro y nos dijo qué iba a ocurrir’’. Por obra de los revolucionarios más preclaros hoy disponemos de la Conceptualización del Modelo Económico y Social que soñamos, los Lineamientos inmediatos (2016-2021), y casi están concluidas las Bases del Desarrollo hasta 2030. Todo con una amplia y prolongada discusión popular que partió del discurso del General de Ejército en Camagüey en el 2007. Por lo tanto no hay margen a equivocaciones, si trabajamos con el pueblo y eliminamos toda una ‘’costra de irresponsables que medran con pequeños privilegios’’, como alguna vez mencionó Eusebio Leal Spengler ante la Sociedad Cultural José Martí. ¡Y se trabaja sin descanso!

  • luis rodriguez dijo:

    Esos son los representrantes del Centro de Infierno

  • Luis dijo:

    La caricatura que aparece junto al articulo no esta muy clara, la primera via es el capitalismo, que obviamente ha seguido avanzando y desarrollandose, la segunda via aparece truncada y la tercera regresando, pero en realidad es el socialismo El que ha regresado Al capitalismo en la inmensa mayoria de Las veces y de todas maneras, si la tercera via es regresar a la primera y la segunda terminal haciendo lo mismo, no es acaso una sola via Al final?

  • Jhosman Barbosa dijo:

    Apreciado Jorge Hernández.

    Sigo tan de cerca como me es posible el fenómeno cubano, desde la investigación histórica y la economía política. En mi último estudio, (trabajo doctoral) donde analizo la política social cubana, no desde sus ya comprobados resultados, sino desde las relaciones teoría – realidad, plan – ejecución, socialismo – desarrollo y concretamente, socialismo cubano – política social, abordo en el análisis, este elemento que usted y al menos tres artículos en Cubadebate recientes, asumen como centrismo o tercera vía política o centrista democrática. Aprecio lo siguiente: a) el bloqueo económico, financiero y mercantil, se acompaña de una hostilidad ideológica y revanchista de una parte de la diáspora cubana permanente; hecho que hace más sensible la defensa de la Revolución y pone ojo atento a iniciativas particulares así como a las propias ONG´s en la Isla; b) el tema migratorio en Cuba si bien no es ajeno como fenómeno global, latinoamericano y caribeño, es preocupante de cara al bono demográfico calculado por la ONEI en sus proyecciones a 2030, con un 30.1% en población con 60 años o más; c) algún sector de la juventud cubana, tiende, por un lado, a aprovechar el estudio de calidad de la Isla, para salir de ésta; por otro, adolece de un desestimulo en la misma formación, vinculándose a labores lucrativas; d) las remesas blancas y negras como elemento fuerte en la composición socio-clasista, que deviene en tipos de tendencias, también políticas; e) diversidad de tendencias en la propia izquierda (lo aprecié en reflexiones de Valdés Paz y Harnecker particularmente). Dejo estos pocos puntos como argumento, no exhaustivos pero que creo me permiten compartirle la siguiente reflexión, en aras de pensar Cuba en diálogo con usted:

    Si se tienen en cuentas estos elementos en principio, se puede pensar que el centrismo o la tercera vía, si bien estoy de acuerdo tiene instigadores propios, también la propia realidad cubana entrega sujetos que, por otra forma, aquella en que se van tejiendo sus circunstancias, llegan a similares y tal vez no tan elaboradas teorías y propuestas de participación. Pero sea como sea, se aproximan unas elecciones para 2018 y en ese sentido, quiero animar, no sólo su argumentación, que comparto sino también la necesidad de que la Revolución ya no solo asuma al enemigo externo expresado fuertemente en el bloqueo y el sabotaje, sino que, de cara a la formación de valores, tradiciones y logros socialistas, particularmente toda su política social, confronte a este enemigo interno, que repito, bien puede ser instigado desde afuera, pero que también responde a lógicas endógenas. Es claro que tanto ellos como quienes defienden la Revolución, lo están haciendo y su artículo da cuentas de ello, como parte de la formación de conciencia colectiva, mediante el formato de prensa.

    El asunto desde donde yo lo veo, es la delicada similitud de los discursos derivados del centrismo, respecto a los logros de la Revolución; por ejemplo, la política social, seguramente será una bandera de éstos, aunque encaminada al desmonte gradual. No creo que se atrevieran, si pudieran, enajenar a una sociedad cubana sapiente de sus derechos ipso facto. Pero sería el principio. En mi concepto, el enemigo externo existente, ya no es suficiente para el consenso en la Isla y en la juventud. Por ello, de cara a la realidad demográfica cubana ya enunciada –también su concentración más urbana que rural-, creo ver como elemento positivo para que el cubano se quede más en Cuba, que el centro de disputa del socialismo cubano, se dé –y se dará- en la propia Isla con estas corrientes. Pese al peligro del centrismo, si la Revolución están fuerte y madura, si el cubano es un ser político maduro como pocos en el mundo, la ‘Batalla de las Ideas’ políticas en amplio espectro, también la ganará la Revolución. Creo que allí está la gran pelea, anclada a la política social cubana, como rasgo distintivo del socialismo cubano. Ho Chi Ming en el Viet Nam de 1946, otorgó 70 de 403 escaños a la disidencia no comunista y allí ellos mismos se derrotaron. Creo importante apreciar las ventajas de este centrismo, el cual, en la medida en que es un peligro, es una oportunidad desde factores de hostilidad interna, para comprobar el peso de la Revolución. Gracias a usted y a Cubadebate por sus notas periodísticas.

    Jhosman Barbosa
    Historiador colombiano

    • Jorge Ángel dijo:

      Estimado Sr. Barbosa, le agradezco entrañablemente su preocupación por el destino de Cuba y su transformación social. Con ello sumo el agradecimiento personal por su análisis de mi breve artículo, que intenta centrarse solo en la cuestión viable a estas alturas de un grupo reducido de intelectuales que han decidido autodenominarse centristas democráticos y han acudido para su legitimación a pensadores y políticos de la socialdemocracia. Debemos tener en cuenta que el socialismo trasciende el sistema de Partidos Políticos que hoy rige como Democracia legítima en el ámbito global. Téngase en cuenta además que las invasiones imperialistas por lo general responden a la diferenciación cultural entre el occidente global y la nación ocupada militarmente y, sobre todo, a las diferencias esenciales respecto a las normas de conducta política. Se legitima la injerencia a través de la opinión pública que establece el patrón occidental que defiende el patrón capitalista.
      Respecto a los puntos que Ud. enumera comento:
      a) en efecto, el Bloqueo comercial, económico y financiero estadounidense es profundamente hostil, extraterritorial y, desde el punto de vista del Derecho Internacional, completamente ilegal. En el siglo XXI y con relaciones diplomáticas reestablecidas es poco menos que obsoleto y absurdo. Este debe ser un punto de partida de toda política respecto a Cuba, pues implica la soberanía ciudadana y el desarrollo individual; y debe ser radical e intransigente al menos en tres líneas que José Martí concretó tempranamente: antimperialismo, nacionalismo cultural y conducción de la nación políticamente independiente a través de un partido revolucionario cubano. Fidel Castro y la revolución triunfante de 1959 no inventan artificialmente estos elementos: los introducen en la corriente socialista cubana.
      b) La migración cubana tiene una característica bastante singular en el propio individuo: por lo general está altamente calificada, aun cuando no sean profesionales de costosas carreras en el capitalismo pues han recibido un alto nivel de educación, universal y gratuita. Así, no solo se produce un indiscriminado saqueo de cerebros, sino una apropiación de mano de obra preparada y barata. Y la comparación entre naciones es poco menos que absurda: Estados Unidos es la potencia más desarrollada del Planeta, que a cada día se nutre de la riqueza material y laboral de las naciones más pobres y explotadas del mundo y Cuba es una pequeña Isla (aunque en política nos traten como si fuésemos un continente invasor), con limitados recursos de explotación a la que se le prohíbe el comercio con cualquier empresa que emplee recursos estadounidenses. Yo diría que, bajo esas atenuantes, el avance en educación, asistencia social, cultura, deportes y otros rubros que se han ido privatizando por completo con el neoliberalismo, es casi de Ciencia Ficción. Y todo ello sin poder avanzar al ritmo necesario en el equilibro entre las normas mixtas de producción y los modos socialistas. Es tema mucho más largo, que he desarrollado en otro momento.
      c) Como decía antes, la juventud -en medio de un fenómeno de envejecimiento poblacional que es global- es el foco del robo de talentos. Tenga en cuenta que Cuba se quedó sin sistema global de relaciones comerciales con el derrumbe del campo socialista europeo, del cual era parte y dependía en puntos muy importantes. Aun así la revolución cubana ha mantenido los programas de estudios (casi siempre lo primero que recortan a partir de las crisis en el capitalismo), la formación y capacitación de profesionales y ha incentivado a la par la pequeña y mediana empresa, y las relaciones de servicios entre estas y las numerosas instituciones estatales que se nutren del presupuesto del estado, a riesgo incluso de la generación de plusvalía producto de estos fenómenos y lo que es peor, la introducción de prácticas internas de desviación y corrupción que son inherentes a este tipo de relaciones productivas. Sí ha declarado lo que la propia población reclamó con fuerza en la implementación del primer paquete de Lineamientos: que se controle y se evite la concentración del capital en personas jurídicas privadas, pues la propiedad socialista es social. Ha subido el salario nominal considerablemente (lo cual seguramente ha visto en los datos de la ONEI) tratando de paliar su insuficiencia, pero no ha conseguido aun equilibrar la producción mixta y subdesarrollada con el poder adquisitivo en el ámbito del salario nominal. Y esto lo hemos sufrido sobre todo en el sector profesional y em amplio sector que recibe la asistencia social, no por recortes, sino por insuficiencia del salario nominal. El salario real en cambio mantiene la mayoría de los elementos que lo hacen mucho más alto que esos 680 pesos del salario promedio cubano de hoy día. Otro tema que da para más largo, como bien Ud. apunta.
      d) Ninguna remesa afecta la esencia de la producción nacional, menos si provienen de la potencia que bloquea y hostiga a la pequeña Isla, o nación. Estas no intervienen con determinación en la composición socioclasista aunque sí cambian un poco la apariencia del nivel adquisitivo, pero el control (en lo cual se centran bastante las últimas medidas que se ponen en ejecución) de la empresa puede atenuar los efectos del fenómeno, aunque es algo a atender estrechamente. En el ámbito político se intenta presentar, en efecto, la manipulación del poder adquisitivo, o de los embates de la crisis en el sector profesional, como un fracaso sistémico. Ahí se inserta la corriente centrista que, por cierto, tiene larga data de defensa y participación revolucionaria entre no pocos de sus defensores. Algunos fueron por largo tiempo artífices de la ideología revolucionaria radical.
      e) Lo recién escrito responde en bastante media este punto. Agrego solo esto: un pago mucho más generoso (que, por cierto, proviene del Departamento del Tesoro estadounidense, ya sea a través de ONGs o de Fundaciones, etc., hace que algunos se contraten como mano de obra que ejerce la política. Se corporativiza la política y, en efecto, hay un grupo reducido de intelectuales que abandona las filas revolucionarias y se contrata en el nuevo empleo, que goza, por cierto, de lo que el neoliberalismo ha llamado flexibilidad laboral y que no es más que un contrato a destajo por el que debes competir sin descanso.
      Como bien Ud. Dice esta corriente pretende convertirse en “enemigo endógeno” de la revolución cubana en el poder. Agrego que el uso de la “izquierda descontenta” es una práctica de Guerra Fría que se ha reeditado, con variables de actualización, en la posguerra fría.
      La experiencia de Europa del este muestra no solo que están dispuestos a enajenar a la sociedad de sus conquistas socialistas, sino que van a poner todos los recursos en lograrlo del modo más inmediato posible. Es algo tan obvio, que asombra que las tendencias centristas no lo tomen en cuenta. Concretamente digo: ¿cómo piensan evitar la regresión de la nación al capitalismo dependiente si proponen una economía de mercado y una política garante de esa economía de mercado?
      Por último, y en términos de cifras: tanto la llamada disidencia como defensores y defensoras de corrientes centristas son tan minoritarios que no llevaría, en proporción, escaños ni siquiera en los Comités de Defensa de la Revolución, que existen por cuadras en Cuba, como Ud. debe saber. Hablamos de una minoría que apenas tendría presencia en el panorama nacional si no contara con la logística mediática que para la subversión del sistema se destina. Una minoría artificial, construida, como digo claramente en mi artículo. Hay documentación y testimonios de ello, así que no me atengo a ninguna paranoia y evito, por el momento, relacionarlos.

      Estimado Sr. Barbosa, creo haber cumplido una parte ínfima de la “tarea” que me sugiere. Una vez más le agradezco su preocupación consciente pues sé que ello redunda en un objetivo mayor que el de nuestra propia nación: la reconstitución y desarrollo del socialismo revolucionario en otras partes del mundo.

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado Jorge Ángel, mis mayores respetos. Leí con mucha atención su artículo, que dice cosas importantes y sus comentarios, con no menor detenimiento. Me quiero detener en un punto. Usted comenta que “…la juventud -en medio de un fenómeno de envejecimiento poblacional que es global- es el foco del robo de talentos”.
        Primero el fenómeno de envejecimiento poblacional, siendo una tendencia demográfica clara, no es “global” ni irrestricto, sino bastante especifico de países desarrollados. Los países en vías de desarrollo tienen una tasa de crecimiento poblacional mucho más elevado y una estructura de la población por edades, muy diferente.
        Segundo, en Cuba no es solo el “robo de talentos” sino también que muchos jóvenes calificados se van a trabajar de camareros o a manejar vehículos turísticos, etc., simplemente porque tienen que cubrir sus necesidades materiales, y en sus trabajos no les pagan suficiente y lo que es a mi juicio peor, no ven una expectativa de que eso cambie.
        El envejecimiento poblacional de Cuba se debe en mi opinión a tres factores fundamentales:
        1. A los tremendos éxitos de la Revolución Cubana en el campo de la Salud, que ha incrementado la expectativa de vida de la población de manera sustancial
        2. A la falta de viviendas y otras carencias, que disminuyen la intención de tener hijos. Una cosa que me llama la atención cada vez que voy a Cuba, es la poca cantidad de mujeres embarazadas que se ve en la calle.
        3. La emigración
        Nada de ello tiene que ver con el “centrismo”, sino con otros factores.

      • Jhosman Barbosa dijo:

        Apreciado Sr. Jorge Hernández

        Usted ha desarrollado ideas que, efectivamente, he constatado en mis investigaciones sobre Cuba y viviendo ocasionalmente allí. También, es comprensible que le anima la militancia y la acción académica de manera indisoluble; hecho que igualmente da un peso singular a su reflexión. En este último sentido, creo que no puede hablarse sólo de un ‘robo de talentos’, sino de la circunstancia elocuente de la migración como hecho legítimo en cualquiera que la desee. El propio Fidel, en entrevista con Ignacio Ramonette, desenmascaraba la migración cubana como un acto de censura al socialismo, al expresar al entrevistador que también migran mexicanos, centroamericanos, dominicanos etc. Esto es algo que desarrollo en mi trabajo: a las vías alternativas, particularmente a la antítesis más radical al capitalismo, el comunismo, se le exigen purismos que nunca han venido al caso o que al menos, aún no está en capacidad de consolidar. Es decir, invito a no sólo ver el robo –entiendo la provocación de la Ley de ajuste al respecto como incentivo- de talento cubano, sino como un acto igualmente voluntario del cubano mismo. Es entendible que no todos quieran quedarse y asumir desde adentro la defensa de la Revolución, por fuerte que esto suene, sé que hay cubanos y cubanas así. No son la mayoría, pero deben tenerse en cuenta. Las excepciones, atemperan las reglas. René Zabaleta llamaba a esa armónica conjunción, creo que a partir de Gramsci, como el ‘óptimo estatal’: punto en el que Estado y sociedad se expresan indisolubles frente a sus fines y sus medios. Lo relevante es que migran y si lo hacen, la adscripción a tendencias de tipo centrista, -como ud. Dice, incipientes como para disputarse la participación política- tampoco puede tener éxito pues los cubanos y cubanas que se quedan, dentro de un rango de edad mayor de 40 años, no optarían por tal visión política. Es decir, la instigación a la juventud a salir de la Isla, por parte de las políticas estadounidenses, -creo que la Ley de ajuste ha sido suspendida por ahora- le juega una mala pasada a la formación de base popular contra-revolucionaria para ese cambio desde adentro. ¿Estima usted ello como un buen punto de análisis?

        Hay otro punto interesante que usted toca y es el tema de las remesas respecto a la composición socio-clasista –a la que aludí- y que también la he encontrado como ‘reestratificación social’; concepto desarrollado por Mayra Espina y también usado por Valdés Paz. A éste, quise dedicarle más tiempo en mi investigación y al menos desarrollé un esbozo. No lo comparto en este espacio, pues creo que nos alejaría del objeto de su artículo. Mi correo es jhosmanbarbosa@gmail.com. No encontré el suyo. Gracias por su dedicada respuesta. Efectivamente, nos anima la construcción de lo cubano y también de las otras latitudes. Déjeme igual dejar un emotivo reconocimiento al nivel de las intervenciones dadas en la página que tienen un tono amable aunque diverjan entre sí y de su artículo. Un fraternal abrazo.

  • Jose R Oro dijo:

    No hay centrismo en Cuba. Se le está dedicando un montón de tiempo a “boxear a la sombra” sin contrario. No se mencionan nombres, ¿quienes son los “centristas”?. Dice la persona en el video, un tropel de cosas sin decir quién les dijo “radicales”. No sé ni que decir, es una oda a la nada. ¿Qué tienen que ver con Cuba los exmandatarios de la foto? ¿Hay en Cuba seguidores de Tony Blair o cualquiera de los otros?
    Lo que no debe pasar en Cuba es que se establezca un estamento de émulos de Catón el Censor que se den a sí mismos el derecho a definir a todos lo demás, quienes ellos declaran kosher o no, que declaren “centristas”, “enemigos” “derechistas enmascarados” a todos los que no profesen la más pura “ortodoxia”, por supuesto establecida por ellos mismos, que pretenden erigirse en metro patrón de la sociedad.
    Los mayores enemigos del socialismo en Cuba son las carencias. Ningún joven profesional cubano se marcha de Cuba por “centrismo” o “derechismo”, sino por considerar que no se vé una expectativa cercana de solución de tales carencias. Precepto erróneo, el socialismo cubano es viable y puede ser próspero, sostenible y humano. Como dijera el gran, verdadero intelectual y político cubano Abel Prieto “el principal enemigo es el desánimo” y yo añadiría, los desanimadores.
    El Presidente Raúl Castro Ruz, líder del pueblo cubano, dijo en el pasado Congreso de la UNEAC “Está muy bien que hayan planteado lo que opinen, aunque yo no he estado de acuerdo con algunos criterios, pero respeto a los que discrepen. Soy un enemigo absoluto de la unanimidad”. ¿Es esto cierto, fue eso lo que dijo el Presidente Raúl Castro o no? ¿Por qué lo ignoran?

    • Furious dijo:

      Exacto amigo el problemas es la paranoia que han creado alrededor de todo lo que pueda ser o sonar diferente en nuestra amada isla , el mar es azul por el reflejo del cielo pero en realidad el agua es incolora , algunos se aferran a que esta sea azul.
      Saludos

    • Jorge Ángel dijo:

      Desde luego José R. Oro, no hay centrismo en Cuba; se trata de una construcción artificial generada por la estrategia de subversión injerencista. Lo dice con claridad mi artículo. La posición común de la Unión Europea contra la revolución cubana tras la caída del campo socialista mantuvo firmes a varios mandatarios que luego de salir de sus puestos han seguido sus campañas políticas. A Cuba se le negó prácticamente toda relación comercial. En América Latina la OEA mantuvo por décadas la exclusión de Cuba con el discurso común injerencista y descalificador por antonomasia política de muchos mandatarios. Solo cuando el bloque del ALBA y MERCOSUR presionó con éxito, pues tenían la correlación de fuerxzas a favor, aflojaron las tuercas, pero han vuelto a arreciarlas, por cierto. No es una pelea de sombras la confrontación ideológica, sino una ubicación concreta de las fuentes de las cuales se nutre el enemigo y de los elementos de infantería que usa para desarrollarla

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado Jorge Ángel, muchas gracias por su gentil y bien razonada respuesta que comparto en casi todo, con mucha sinceridad. No iba a contestar, pero decidí postergar mi cena por 45 minutos (con la consiguiente indignación de mi esposa), porque creo que usted es un hombre franco y honrado.
        Ni por un instante creo que haya que abandonar la confrontación ideológica, que indudablemente es de la mayor importancia estratégica y últimamente imprescindible para la supervivencia misma de la Revolución Cubana. Sin embargo, muy comedidamente me atrevo a sugerir que el “centrismo” no es ni el primer, ni el segundo, ni el tercero, de los problemas de este tipo a enfrentar.
        La subversión ideológica directa o indirecta ha fracasado dramáticamente en Cuba, aunque por supuesto es ineludible enfrentarla en cualquiera de sus manifestaciones.
        En general considero que el pueblo cubano está convencido de que:
        1. Es necesario, irrevocable y acertado mantener en el futuro de Cuba el papel rector del PCC en la sociedad
        2. Solo el socialismo, bien pensado, de pensamiento anti – dogmatico (que no considere cada opinión diversa como una manifestación de apostasía) y sensato (sobre todo económicamente) puede enfrentar los retos que están hoy ante Cuba (y también ente la humanidad como un todo)
        3. Que el pensamiento marxista es “una fortaleza” de la sociedad cubana, personalmente me guio por tal escuela de ideas, y propongo a todos que así lo hagan. Es una Ciencia Universal.
        No considero al marxismo y sus postulados como una verdad absoluta o revelada o invariable en el tiempo, sino como el fundamento teórico básico, siempre perfeccionable y en vías de desarrollo. Si no lo miráramos así, y lo consideráramos algo definitivo e estático, tomo prestadas las palabras del gran Luis A. Montero Cabrera en estos días en Cubadebate, y pienso yo que estas ideas pasarían de Ciencia a Creencia Muchos otros conceptos de mediados del siglo XIX, aunque muy validos conceptualmente, no están vigentes hoy en su forma original sino de forma mucho más elaborada, lo contrario sería una negación del desarrollo.
        La fuente principal de vulnerabilidad ideológica en Cuba son la carencias, que se prolongan por décadas y no hay una clara visión de su fin, en un marco temporal razonable. Cuando nuestro pueblo ve a un saltimbanqui con una bandera estadounidense molestando al masivo desfile del 1ro de mayo, todo el mundo sabe que le dieron 100 CUC por la bufonería. Pero se habla más del “centrismo” y de un grupo de ex mandatarios bastante avejentaditos, que de los problemas que realmente afectan a la gente en Cuba y que espolean a los jóvenes a marcharse del país o a irse a trabajar a una paladar. Pienso con la mayor humildad que le a veces le estamos disparando al gato y no al tigre.

  • Jose Tomás Quintero Rodriguez dijo:

    Esta es una nueva forma SIGILOSA de penentracion de los estilos, métodos y arrimaña de los programas de dominacion de politica NORTE AMERICANA dejada a seguir por cada gobierno venideros para continuar la politica del nuevo GARROTE y especialmente dirigida y controlada para CUBA ya que nunca pudieron intervenir en ninguno de los campos sociales económico sociales y ahora que El Cdte, Fidel no se encuentra pues ahora hagamos fiesta por que el papa gato no esta, pues entiendan señores GRINGOS EUA es ahora cuando mas vivo se encuentra Fidel por que cada Ciudadano CUBANO Es FIDEL CASTRO RUZ y ahi brilla en cada ojo cubano los deseos humanitario del corazon de nuestro hermano Fidel Héroe mundial de la No Alineacion de la politica ingerencista Norteamericana. Nuevo estilo de invasion EL CENTRISMO que es lo mismo decir CAPITALISMO SALVAJE RECRUDECIDO. Pateia o Muerte Venceremos.

  • acordovir dijo:

    Estimado Jhosman Barbosa, puedo simpatizar con sus comentarios. Lo que no estoy de acuerdo es a cederle algún espacio a tendencias opuestas a la que tanta sangre costó obtener. Los que le hacen el juego a los imperialistas, tambien son imperialistas y como dijo el Ché: a ellos ni un tantito de nada.

    Saludos.

    • Jhosman Barbosa dijo:

      Apreciado acordovir.

      Estoy de acuerdo con su alerta. Y ya que cita al Comandante Che Guevara, le digo a manera de amable juego de citas que, así como efectivamente él dijo que ni al imperialismo ‘ni tantito así’, también dijo ante NN.UU., en 1964, que efectivamente tenía un acento argentino pues él era nacido allí, pero que le preocupaba si le hubiera notado el delegado de Nicaragua, un poco de acento norteamericano porque eso sí sería peligroso. Yo espero que no haya usted visto ni siquiera un atisbo de insinuaciones intervencionistas ni ‘centristas’ en mi reflexión, apegada a mis estudios y vivencia en la Isla. Creo que no. Y que básicamente dejo como aporte, la significancia que alcanzaría tal tendencia como contra parte en la Isla, de cara a la consolidación de socialismo cubano, como medio de afirmación al tenerlo, si se diera, dentro de la propia Cuba. En mi trabajo de grado, dejo claro que, no soy cubano, no he vivido ni el periodo de esplendor de la Revolución 1959-1989-91, ni el Periodo Especial en tiempos de paz. Ello como un acto honesto y necesario, para no hacer apologías, pero tampoco, hacerle el juego al imperialismo. Me animan las enseñanzas de su vivencia histórica para América Latina y el mundo; más ahora, cuando el progresismo y las modas posmodernas y decoloniales, se apropian de la academia y de alguna manera guardan silencio frente al ejemplo cubano, que navegó al mismo tiempo que lo hizo el sur-continente el periodo neoliberal más agresivo. Fraterno abrazo!

  • Paul Sarmiento Blanco dijo:

    Desde la teoría, el centrismo político es un concepto elaborado por los politólogos occidentales que asumen el centro como aquella postura política de un conjunto de partidos políticos y/o organizaciones políticas que se caracterizan a sí mismas por considerarse intermedias en el espectro de fuerzas políticas con respecto a las izquierdas o derechas. Pero desde la perspectiva histórica todavía no está claro donde fue que comenzó a usarse el concepto del centro. Albert Mathiez, Albert Soboul y Francois Furet, historiadores de la Gran Revolución Francesa del siglo XVIII plantean que el centrismo surgió en la época de la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente en 1789. Incluso esto, coincide según Soboul con el surgimiento de los partidos políticos en aquel contexto revolucionario francés de finales del siglo XVIII.
    Pero en la propia Francia durante la Asamblea Constituyente de 1848 cuando se iniciaba otro ciclo revolucionario liberal-burgués, se pudo apreciar la formación de un grupo de diputados que radicaron en el Palacio Nacional y el Instituto, integrado por republicanos moderados. Otro grupo que reunía a los diputados con orientaciones monárquicas radicaban en la calle Poitiers y en las calles Castiglione y Pirámides se reunían los diputados religiosos. Atendiendo a la posición geográfica que tenían en el mapa de París estas direcciones, fueron identificadas los grupos como el centro, la derecha y la izquierda respectivamente. Estos son algunos criterios del origen histórico. Podemos deducir que en Cuba en los últimos años del siglo XIX cuando en el panorama político pujaban los independentistas, los anexionistas y los autonomistas (reformistas), a nuestro modo de ver no había alcanzado una maduración teórica la concepción del centro como postura en la política. O sea si el concepto empieza a transitar por la Francia de mediados del siglo XIX es posible que en la Cuba colonial de entre 1868 y 1898 no se haya socializado y arraigado por las diferentes corrientes ideológicas.
    En la actualidad, los propios defensores ideológicos del centrismo –desde posturas teóricas –plantean que no se debe confundir el reformismo con el centrismo. Para ellos los centristas valoran posiciones consensuales, criterio que no comparto ya que desde una posición política de izquierda o de derecha se pueden lograr consensos en determinados temas. Los centristas abogan por el criterio de la llamada “política del justo medio” que ahora mismo en España, Francia, Noruega y algunos países de América Latina tiene miles de seguidores tanto en el campo académico como en el político.
    Es común en la politología actual alegar que muchos partidos políticos o políticos individuales están asumiendo posiciones centristas de tal manera que las diferencias entre los principales partidos políticos de muchos países –ya sean de izquierda o de derecha –son pequeñas. En muchos países ambos partidos o grupos de partidos promueven la defensa del mercado y el pluripartidismo con distintos matices o enfoques de regulación. Esto se debe en mayor medida y según el país a: la falta de compromiso o al oportunismo político. Por tanto considero que el llamado centrismo político o la tercera opción, como se le llame, no es ideológica. No parte de una concepción científica del ser humano, del estado, de las relaciones sociales, como el liberalismo, el republicanismo, el socialismo. El centrismo es situacionista, puesto que se orienta en función de la posición política de otros. Ese el caso. Vayamos o intentemos ir a la realidad actual de Cuba y a su futuro

  • Elizabeth dijo:

    Pienso que esta revolución se ha mantenido a capa y espada durante 59 años precisamente por no hacer concepciones ni mínimas con el imperio y todo lo que represente y huela a anexionismo, nuestras fórmulas son propias y se le da la oportunidad al pueblo todo a que opine, de ideas, intercambios, me atrevería a decir que es el país donde más oportunidad de discusión se hacen, entonces… qué es lo que no les cuadra a los llamados centristas para mí anexionistas oportunistas tragadineros, porque si no es así se le olvidan sus posiciones como han hecho con las que antes ostentaban, vamos, seamos realistas lo que menos les importa es el bienestar de la mayoría que es para lo que está hecha esta revolución.
    Es lógico, eso es lo que se ha propuesto el imperio desde que tomó la victoria de los cubanos contra España como suya, quiso convertirnos en Neocolonia, vino la tan cacareada y aclamada por esta camarilla la constitución del 40 (realizadas por unos pocos, que nunca se implementó y además le daba el derecho a EEUU a intervenir en Cuba cuando se le diera la gana, Enmienda Platt), fuimos república, qué vivimos? muertos, prostitución, analfabetismo, hambre, corrupción, etc, etc, los ricos cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. No se llamen a engaño señores y señoras esto es lo pretenden los EEUU con Cuba, que volvamos a ser su patio trasero, destruirnos haciéndonos pasar necesidades, calamidades, enfermedades que han costado vidas humanas y han enlutado a nuestro pueblo (por Dengue fallecieron 105 niños), han arrasado con siembras, con animales en fin una guerra económica sucia, súmenle el férreo bloqueo que incluyen penalización, multas astronómicas a los países que comercien con Cuba.
    Es que no puedo ni pensar en darles ni la menor oportunidad a personas como estas desmemoriadas por dinero, mercenarias, apátridas, si tuvieran buenas intensiones participarían activamente para mejorar a nuestro pueblo, codo con codo con nuestro estado, el que elegimos basados en nuestra constitución y ley electoral y a las que el 98% de la población apoyó en el tan cercano 2002, ¡!!!Es nuestra constitución y nuestra ley electoral, la que protege a todo el pueblo y no está para hacerles las torticas a los mercenarios de EEUU.

    • Preocupao dijo:

      La constitución del 40 no decía nada de intervención por los norteamercianos, ni mucho menos de Enmienda Platt. Dicha enmienda había sido derogada en la década del ’30.

      • Jorge Ángel dijo:

        Constitución del 40; resultado de una larga lucha antiimperialista de la cual quedó apenas la letra de la Constitución.

  • Raul dijo:

    Según lo que leo, escucho, en los diferentes canales de expresión, en Cuba saldrán al escenario político dentro de un año, no solo el centrismo, sino muchas otras formas de ver el futuro político, económico y social, incluidas las formas más oportunistas que se disfrazan de cualquier ideología. Ese, a mi entender será un gran reto para Cuba, un reto sobre todo a la cultura democrática de los cubanos y de ello dependerá buena parte de los años por venir.

  • justico dijo:

    Al igual que muchos cubanos de a pie, comparto parte de este articulo y estoy en total desacuerdo con otras, nada cosas de la diversidad , siempre tan enriquecedora.
    Yo al igual que la gran la mayoria de los cubanos nacidos despues del 59 , le debemos a este sistema politico lo que somos hoy, pero la gran pregunta es:¿Cuan justo es el sistema cubano?

    ¿Es justo que el borracho de la esquina gaste recursos millonarios semana tras semana en el sistema de salud ¨GRaTUITO¨, como resultado de sus broncas y malafechorias, sin trabajo alguno, ni aporte al sistema ?

    ¿Por qué los desempleados, delincuentes, bandoleros nadie les cobra impuestos alguno y gozan de los mismos derechos y beneficios de los que han entregado toda su vida a este pais y pagan hasta el impuesto de la risa?

    ¿Es justo que para conseguir empleo , seas objetos de investigaciones más alla de las que como profesional y acorde al empleo deben hacerte?

    ¿Como es posible que la politica se haya convertido en un empleo facil y que muchos prefieran un diccionario de sinonimos a un buen libro de su profesion?

    En resumen intentando no crear clases sociales y diferencias , haciendo eco de que gozamos de una igualdad plena que nunca ha existido, no solo se han establecido las diferencias sino que son las diferencias mas injustas del mundo.
    Un medico depende del criterio de un delincuente que para desgracia del primero es prisidente del CDR , porque este cargo nadie lo quiso asumir cuando hubo que elegir a alquien para el mismo.

    Vivimos hoy una cuba que se disfraza de izquierda pero piensa , en derecha y actua en centro ,ironico verdad???????

  • Enrique dijo:

    Los centristas dónde están? Quiénes son? Dónde se manifiestan?
    Pero lo que sí conozco es un monton de izquierdistas que están deseosos de encontrar un camino para que nuestro socialismo sea cada vez más socialismo, más humanista, más inclusivo. Los centristas a la mierda, con ellos no es que hay que perder el tiempo. hace más daño la “izquierda” anquilozada, dormida o disfrutando mieles del poder.

  • Elizabeth dijo:

    Tienes razón Preocupado, la enmienda Platt fue impuesta como parte del texto de la primera Constitución de la República de Cuba, elaborada por la Asamblea Constituyente de 1901, bajo la amenaza de que si no la aceptaban, Cuba seguiría ocupada militarmente. Y la constitución de 1940 aunque adelantada con respecto a la anterior abogaba además de por una educación y salud privada que se abolió al triunfo de la revolución, hacía ilícita la formación o existencia de organizaciones políticas contrarias al régimen … pero lo más importante fue que nunca se pudo aplicar porque no llegó a legislarse.

Se han publicado 41 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jorge Ángel Hernández

Jorge Ángel Hernández

Poeta, narrador y ensayista cubano. Dirigió la revista de cultura “Umbral”, de Villa Clara. Ha publicado decenas de libros de poesía, novela, cuento y ensayo.

Vea también