Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Buen aniversario 70, Juan Padrón

| 12 |

padronEn 1994 publiqué “Juan Padrón y los dibujos animados”, larga entrevista con el creador de Elpidio Valdés, en la revista Chasqui. Vivíamos entonces relativamente cerca y fui a su casa al atardecer, bajo un apagón (estaba programado). Grabé por lo menos dos horas de conversación mientras La Gallega, la gentil esposa de  Padroncito (como mucha gente le sigue diciendo), nos servía café en más de una oportunidad.

Por ese tiempo, el italiano Dario Mogno, amigo común, hacía que nos encontráramos al menos una vez al año, con bebida y, a veces, comida incluidas. En uno de esos encuentros Padrón se me develó como un actor formidable. Transitaba con gran facilidad del papel de samurái al de un ruso, y nos hacía prepararnos para la carcajada cuando llegara la hora al cubano que daba órdenes.

Gracias a Padrón, un tiempo atrás de esos topes, había conocido a Joaquín Lavado, “Quino”. Guiado por su amigo y colaborador a partir de 1985, el creador de Mafalda visitó la revista El Caimán Barbudo. Allí Quino olvidó un lapicero que todavía está por algún lugar de mi casa.

A Padrón, por supuesto, dediqué una de mis primeras secciones, “La vida en cuadritos” (13-1-1990) que publiqué por varios años en Radio Reloj y hablaba de historietas caricaturas y animados. Después devino el libro homónimo; y por eso hoy, 27 años más tarde, puedo mencionar la fecha exacta.

Mis vampiros están embarcados porque no pueden ir a la playa ni afeitarse ante el espejo, viven en una caja… Vaya, llevan una vida bastante jodida. Creo que fue en ese texto donde por primera vez escribí sobre Elpidio, personaje secundario de una historieta de Kashibashi; y cuento ahí que el autor “comenzó a dibujar en el suplemento Mella. La historieta se llamaba El hueco, era de humor, con un pie forzado en una sección fija titulada ¿A Usted nunca le ha pasado esto?”.

En la oquedad (por no decir hueco) trabajaron distintos guionistas y dibujantes. Padroncito, Virgilio Martínez (el maestro) y Silvio Rodríguez (el trovador) se encargaban de dibujar.

Casi al final del citado libro aparece una entrevista con Kosei Ono, japonés que fue jurado de la Bienal del Humor de 1993, en la que al yo preguntarle, traductor mediante, qué conocía de Cuba, me dijo: “Juan Padrón. Es uno de los mejores directores de dibujos animados del mundo”; y confesó que su animado preferido era Vampiros en La Habana. El nipón estaba considerado en aquel momento como uno de los estudiosos del cómic más importantes del planeta.

Kashibashi, personaje de la historieta de samurais creado por Juan Padrón a finales de la década del sesenta. Acerca de su película, Padrón ha dicho: “Nunca me imaginé que fuera tan exitosa. Cuando la terminé y la vieron los ‘expertos’ dijeron que no era lo que esperaban de mí, que era muy vernácula, confusa y ruidosa; no se hizo rueda de prensa para anunciarla, ni estreno. En una revista salió una crítica que trataba muy mal a la película… Estuve unos días muy deprimido, hasta que rompió el récord de taquilla (de aquella época) en una semana y la gente me la comentaba entusiasmada. Luego, con los años, me sorprendió que fuera una especie de película de culto en España y América Latina. Me he sentido como Spielberg cuando en Valparaíso me recibieron cientos de estudiantes amantes de la película, o en Puerto Rico, donde se la sabían de memoria, en fin… Es algo muy agradable y estimulante”.

“La vida en cuadritos” mutó a digital y fue una sección fija de la revista La Jiribilla. En ese tiempo, le pregunté a Padrón sobre premios y condecoraciones y me dijo: “la Orden Félix Varela de primer grado, Medallas Alejo Carpentier y Por la Cultura Nacional, Premio El Diablo Cojuelo, ocho Premios Coral, etc”. No mencionó el Premio Nacional de Cine, que aún no había recibido (lo obtuvo en 2008) y otros muchos. “Nananina” fue su respuesta cuando inquirí sobre exposiciones personales o colectivas, aunque debe tener un montón.

Le pregunté: ¿qué es para ti una caricatura?, y me dijo: “Una escena de situación, ambiente, diálogo, caracterización, actuación, encuadre… sintetizada en un solo dibujo”. Y una historieta es: “Una historia contada seleccionando para los encuadres los momentos y diálogos más importantes”.

Juan Padrón. “prácticamente no se ha hecho nada de merchandising de Elpidio Valdés, a pesar de que a todo el mundo le gusta. Le pedí dibujos sobre lo que significaban para él la paz, el amor, la amistad y Cuba, pero nunca los realizó; o si los hizo, no me los mandó (me los sigues debiendo, Padrón). Lo que sí tengo es esta declaración “En cualquier lugar a mí me ofrecen una bola de pesos para que me quede, pero ¿dónde voy a encontrar miles de niños que han hecho suyo a Elpidio?”.

Al inicio de su carrera paralelamente al mambí Elpidio Valdés, Padrón trabajaba otros personajes: los Vampiros, los Verdugos, los Piojos y Cachibache. Pero Elpidio se le fue haciendo grande, no en el sentido de “viejo” que le dan los argentinos, sino grande como cómic; y en 1974 nace su primer animado, de casi siete minutos, Una aventura de Elpidio Valdés. A ese le siguieron varios cortos, hasta que en 1979 se hace el largometraje Elpidio Valdés, con 70 minutos. En 1983 se proyecta otro largo: Elpidio Valdés contra dólar y cañón; y dos años después concibe Vampiros en La Habana.

Y dejo el caminao pa´atrás y pa´alante con un hombre que ha sido profeta en su tierra, y que hace poco le confesó a un colega: “Si supieras que cuando de niño veía una película de vampiros, salía corriendo a toda velocidad para la casa, para que no me sorprendiera ninguno detrás de un muro, y antes de acostarme me asomaba debajo de la cama. Mis vampiros están embarcados porque no pueden ir a la playa ni afeitarse ante el espejo, viven en una caja… Vaya, llevan una vida bastante jodida. Por eso se les ocurrió inventar el vampisol. De ese modo surgió Vampiros en La Habana. Creo que fue el primer proyecto de animados para adultos realizado en Cuba”.

Años después, los jóvenes lo embullaron a volver a los vampiros. “Es Xip Zerep porque es Pérez. Es una idea que yo tuve en el año 67 y la presenté en el ICAIC como guión para un personaje que tenía Tulio Raggi, que se llamaba el capitán Tareco, era El capitán Tareco contra los vampiros lácteos, pero no lo aprobó Santiago Álvarez, quien era el asesor de dibujos animados en aquella época. El día que me dieron el Premio Nacional de Cine les conté a los jóvenes que empecé mandando guiones y haciendo dibujos para el ICAIC, pero que estos nunca lograban entrar. Ahí les hablé de los vampiros lácteos y me dijeron: ‘vamos a hacerla’. Así surgió la idea de la película. En aquel momento nunca se llegó a hacer nada e, incluso, el guión se perdió. Lo que yo hice ahora fue recordar de memoria de qué iba y agregarle cosas nuevas. Es una idea de cuando yo tenía 20 años, es decir, han pasado 50 años. Hicimos la película con Ernesto Piña como director asistente. Todos los animadores, los que hicieron los efectos especiales, se esmeraron para que quedara lo mejor posible, y a mí me gusta mucho el resultado. Incluso usamos las voces de Frank González, Irela Bravo, y de otras actrices y actores que yo siempre uso en mis películas. Yo hice algunas voces también para divertirme (entre ellas de policías) y me parece que ha quedado simpática”. La cinta se estrenó finalmente en el Festival de Cine Latinoamericano del pasado diciembre.

Juan Padrón es autor, además, de varios libros de aventuras; y por crear, ha hecho hasta un video clip, Píntate los labios, María, que obtuvo cuatro Premios Lucas en el Festival Nacional del Videoclip del año 2000.

Para los próximo 7o años: Terminar la nueva versión de El libro del mambí. Los guiones para dos cortos animados de humor, y preparar materiales y diseños de una nueva serie de ElpidioUno de los creadores que acumula mayor cantidad de premios, considera que “prácticamente no se ha hecho nada de merchandising de Elpidio Valdés, a pesar de que a todo el mundo le gusta. Incluso hablé con gente que fabrica aquí y me han dicho que no les interesa, porque les da igual, compran los productos en el extranjero ya hechos, y no se complican con cambiar a Mickey Mouse por Elpidio. No hay esa preocupación”.

Pero con sus juveniles 70 años (los cumple 29 de enero) sigue creando. Lo felicité por anticipado y le pregunté qué pensaba hacer en las próximas siete décadas. Me dijo: “Terminar la nueva versión de El libro del mambí. Los guiones para dos cortos animados de humor, y preparar materiales y diseños de una nueva serie de Elpidio, ojo: para los próximos años. Saludos, Juan”. Supongo que el ojo es para que nadie lo apure, Y bueno, ahora sí: Felicidades Elpidio, digo Xip, perdón Juan y gracias por brindarnos años tan fructíferos.

(Tomado de El Caimán Barbudo)

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Alfredo dijo:

    Un extraordinario artista. Qué cubano no se siente un niño cuando ve un muñe de Elpidio Valdés?
    El libro del mambí es una obra que debe ser material de estudio en nuestras clases de Historia de Cuba. Tal vez resultarían menos tediosas en algunas ocasiones para nuestros estudiantes.
    Es irrespetuoso para nuestra cultura preferir un animado de “afuera” en vez de uno de Elpidio Valdés o de los vampiros habaneros. El que se comporta así no es un verdadero cubano.
    felicidades para Juan Padrón y gracias por el artículo.

  • Jorge Suárez dijo:

    ¡¡¡¡FELICIDADES JUAN!!!!
    ¡¡¡¡QUERIDO Y BUEN CUBANO!!!!
    ¡¡¡¡TUS SETENTA AÑOS SON LOS DE UNA JUVENTUD INFINITA!!!!

    Queridos amigos, pues comparto este enlace para que sonrían un poco con ” XIP ZEREP contra los Vampiros lácteos ” , y saludos a todos.

    https://www.youtube.com/watch?v=VA9ZNzdtK_Q

    Gracias Cubadebate.

  • Armando dijo:

    Alfredo, no hay que exagerar, para gusto se hicieron los colores. Con eso no quiero quitar el mèrito a Elpidio Valdès (nadie lograrìa desacreditarlo), pero decir que una persona es irrespetuosa por preferir un animado extranjero es algo excesivo.
    Hay cosas mas irrespetuosas, como tocar a trompeta limpia un fragmento de nuestro Himno Nacional, mientras los oyentes mueven las caderas a reventar mientras escuchan un tema musical. Sin embargo nadie se escandaliza por eso. A mi sin embargo, en la escuela me enseñaron a no dar ni un paso si se escucha las notas de nuestro Himno. Pero claro, siempre habrà alguien que diga que como no se interpretò en su totalidad, entonces no hay que parase en firme. Pero yo no sè que es peor, si no pararnos en firme al escucharlo o escuchar solo una parte para que encaje dentro de un son.

    • Ruperto dijo:

      Tienes mucha razón, Armando. “… tocar a trompeta limpia un fragmento de nuestro Himno Nacional, mientras los oyentes mueven las caderas a reventar mientras escuchan…” como tú dices, es sencillamente oprobioso.

  • cmam dijo:

    Felicidades!!! gracias por todo,cada vez que recuerdo mi infancia ahí esta elpidio,
    gracias de verdad

  • edwin pedrero gonzález dijo:

    MUCHAS FELICIDADES JUAN,
    GRANDE ENTRE LOS MÁS GRANDES, ENTRE LOS MEJORES.
    GIGANTE, IMPRESCINDIBLE, ADMIRADO, SIEMPRE QUERIDO.

  • romelia pino dijo:

    Queridos Juan y Berta, me sumo a los miles de cubanos que quieren desearles toda la felicidad del mundo, sobre todo para estos primeros 70 de Juan y para los 70 que le faltan porque yo ya no estaré ni por todo eso. Pero qué digo 70, ya Juan es inmortal!
    Gracias por alegrar nuestras vidas tanto tiempo.
    Rome y Edwin

  • cubanita dijo:

    muchas felicidades en el cumple.
    soy de las que creci con Elpidio y si, desde el primer dia, fanatica a los Vampiros en la Habana, no me canso de verla y de reir

  • Abel dijo:

    Muchas Felicidades a Juan padrón por toda su obra!!!

  • Leonardo Alvarez dijo:

    ¿Que ocurrió con el largometraje en 3D de Elpidio Valdés que se anunció para mediados de 2015?

  • Orlando dijo:

    ¿Por qué la obra de Juan Padrón transpira cubanía y patriotismo? Porque es lo que siente el artista y patriota. Les haré esta anécdota:
    Era un 28 de enero de uno de los primeros años del siglo XXI en Nueva York. Un frío horrible, con fuerte viento y nieve que impedía el paso seguro. Habíamos ido a rendir tributo a José Martí y colocarle flores ante la estatua ecuestre del Héroe Nacional en el extremo sur del Parque Central de la Gran Manzana. Ya nos íbamos ateridos cuando de repente vimos a dos hombres cruzando la calle 59 con dificultad, esquivando los vehículos y evitando que el resbaladizo suelo les jugara una mala pasada. Nos llamó la atención y decidimos esperar a ver quiénes eran aquellos valientes que desafiaban los elementos. Para sorpresa mía, uno de ellos era Juan Padrón, quien se encontraba de visita en la ciudad y, a pesar del riguroso y mal tiempo predominante, había decidido, con su acompañante, cumplir con su deber patriótico y acercarse a la figura del Apóstol para rendirle su callado y personal tributo. Ese gesto me reveló quizás la clave de la obra de Padrón: su compromiso y devoción personal con la Patria. Y ese día, el Papá de Elpidio Valdés se ganó un merecido espacio en mi lista de aprecios personales, aunque nunca se lo he podido decir personalmente.

  • victor dijo:

    muchas felicidades te deseo en estos primeros 70 añitos
    ya te inmortalizaste con tu obra y nos deleitaste infinitamente con los elpidios y los vampiros
    cuidate mucho tu salud que te necesitamos muchos años mas
    saludos a berta
    FELIZ CUMPLEAÑOS

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con el diario digital La Jiribilla.

Vea también