Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Con el morir, la vida

| 8
Portada de Cubadebate hoy.

Portada de Cubadebate hoy.

Pasan los días. Ante mis ojos, llegados a esta redacción, decenas de miles de mensajes de condolencia de compatriotas de toda Cuba y de quienes viven en el extranjero también. Desde muchos lares del planeta y en varios idiomas, las páginas de Cubadebate se nutren con masivos envíos que entre todos los que aquí trabajamos tratamos de visibilizar para que cada quien pueda verse reflejado en este homenaje compartido.

Es tarde en la noche; los ojos se me cierran de tanto leer. América Latina y África no son por casualidad, los remitentes fundamentales: es en los “oscuros rincones” del planeta –a decir de George W. Bush– donde con más nitidez se percibe el rostro depredador del capital y donde brilla más la inmortalidad del pensamiento de Fidel. Y no se asombren: desde Estados Unidos llegan también. Tras los flashes y las lentejuelas hay una humanidad que necesita un mundo mejor repartido.

Para los primeros, la ausencia del Comandante en Jefe genera en medio del dolor, compromiso; para los segundos, agradecimiento por el compartir con los pobres de esta tierra lo poco que se tiene en ese rarísimo dar por amor lo mejor de sí mismo, en medio del globalizado absurdo donde todo se compra y se vende y hasta la vida tiene precio. “Nos hace falta Fidel”, dicen algunos; “Cuba, eres la esperanza”, afirman otros.

Veo las imágenes en nuestra televisión y el llanto contenido acorta parlamentos. Los silencios en cámara duelen muchísimo más. Han pasado ocho días de tristeza desbordada. Como nos enseñara Fidel, es hora de convertir el revés en victoria, de incorporarnos alados a su firme cabalgata.
“Cuando se muere en brazos de la patria agradecida, la muerte acaba, la prisión se rompe, comienza al fin con el morir, la vida”- escribió José Martí.

¡Adelante, cubanos! El futuro está en nuestras manos y nuestra será la victoria.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dalila Dobarganes Granado dijo:

    Hemos tenido el privilegio de vivir en la Cuba de Fidel Castro, como le dicen, nuestro Fidel, como lo sentimos, el hombre que puso en práctica la idea martiana que una idea justa, desde el fondo de una cueva puede más que un ejército; que nos enseñó a compartir no lo que nos sobra, sino lo que tenemos; a ser primero que todo, humanos; a no dejarnos arrebatar nada; a vivir con moral y con principios.
    Somos privilegiados de haber oído su voz, estrechado su mano, compartido una charla o simplemente haberlo seguido en cada una de sus inmensas obras. ¿Qué cubano no tiene una anécdota con Fidel? ¿Qué familia no ha sido tocada con su impronta? Fidel para todos es tan cercano como un padre y tan omnipresente como un Dios, en estos días tan tristes todos tenemos un millón de razones buenas para evocar a nuestro Fidel, las miles de escuelas, los joven clubs de computación, los cientos de hospitales, los centros científicos, las glorias deportivas, en todas y cada una de las esquina de Cuba, esta una obra, un pensamiento, una acción, todo eso encarna nuestro Comandante, en todo eso quedara inmortalizado para siempre, pero sobre todo en el pedazo de corazón que nos robó a todos, del que se adueñó por sus acciones, por sus desvelos, ese por el que hoy todos nos sentimos sus hijos.
    Crecí con la convicción de que Fidel no era un político, no era una figura lejana, él es parte indisoluble de mi familia, por eso hoy no solo lloro al líder, pierdo al padre. Sin verlo a diario sabía que me acompañaba, que me amaba y que se preocupaba porque yo pudiera tener incluso más de lo que deseaba, de esa forma yo crecí al lado de Fidel, de esa forma le enseñé a mis hijos su obra, les explique el privilegio que tienen de haber nacido en esta isla, donde su abuelito Fidel anhelaba que alcanzaran sus sueños. Ayer mis hijos se durmieron llenos de lágrimas, ayer sintieron por primera vez en sus cortas vidas, la amargura y el dolor de la pérdida de un ser querido y me reclamaban porque nunca los lleve a conocer de cerca a su abuelito Fidel.
    Siempre tuve miedo de este día, sabía que por ley de la naturaleza debía ocurrir, pero en mi interior pensaba que quizás, cuando le llegara la hora ya se habría inventado la vida eterna. Estaba dispuesta a darle todos los años de mi vida, por tal de que estuviera, de que viviera y continuara guiando a los hombres de esta indomable isla hacia un futuro mejor. Por eso hoy, no solo lloro, hoy vivo la convicción de que se debe honrar a Fidel haciendo perdurar su obra, siendo cada día mas rebeldes, mas inconformes con lo que hacemos y mas enfocados en el bien colectivo, en alcanzar nuestras metas, en revitalizar nuestras conquistas.
    COMANDANTE EN JEFE ORDENE

    • Agustin dijo:

      Hermoso comentario.
      Enocionado lo suscribo aunque no sea cubano
      Fidel es de todos.

  • DE CUBA CON ♥ dijo:

    Con su inmensa cultura y educación supo interpretar a la perfección a su patria y con ella al mundo de los desposeídos.

    Ambos patria y mundo lo saben y lo sienten.

  • A.Salomon dijo:

    Fidel fuiste ejemplo vivo de patriotismo e humanismo ,ahora serás luz eterna!. Faro y guía de los que trabajan y luchan por un mundo mejor !

  • Carmen Sánchez García dijo:

    Estamos viviendo días que pensamos no iban a llegar nunca y es que nuestro Comandante se nos antoja siempre inmortal. La ley de la vida hoy nos arrebata su presencia física y sentimos honda tristeza, pero NADA, NADA nos podrá quitar NUNCA sus ideas, su legado. Fidel es luz, solidaridad, amor a la humanidad, amor a la tierra y la naturaleza, dignidad, voluntad, rebeldía, coraje, sueños realizados y por los cuales luchar, molinos de viento … No se puede encerrar en pocos adjetivos, no se puede atrapar con las manos su grandeza, eso es lo que lo hace eterno, ahí radica nuestro consuelo ante su pérdida física. ¡Hasta siempre Comandante!

  • Romelia Pino Freyre dijo:

    Un mensaje agradecido a Cubadebate, que nos ha permitido en este momento triste y glorioso seguir el viaje de nuestro querido Fidel a la inmortalidad. Gente joven, y no tan joven, que son periodistas formados por la Revolución han hecho posible el milagro de juntar voluntades en torno a un sentimiento compartido: el amor agradecido.
    Para Fidel la opinión pública era algo de enorme importancia, algo reiterado en sus primeros discursos, sus viajes iniciales por Estados Unidos y América Latina tenían ese propósito esencial. Ustedes son parte importante de este enorme ejército que tiene que seguir en combate.

  • Lázaro Zada dijo:

    Cuánta tristeza Martica pero Fidel nos enseñó a levantarnos ante cualquier adversidad y más que tristeza debemos sentir la alegría de haberlo acompañado en su tiempo. Haber sido testigo de su gran obra es un privilegio que tenemos los cubanos de esta época, por tanto seremos por siempre los agradecidos que le acompañarán siempre. Gracias por tu hermosa crónica.

  • Yasiel dijo:

    Sus palabras me arrancaron algunas lágrimas, y aunque no logro ni escribir mucho tengo que decirle que realmente ese ¨silencio en cámara¨ que usted menciona me impresionó mucho, y más aún cuando lo viví: no se trata de apatía o falta de sentimiento, se trata de dolor profundo, de algo que recorre el cuerpo desde los pies para amotinarse en la garganta y arrancarte lágrimas por más que intente pensar que en cualquier otra cosa
    el dolor de Cuba ha sido y es enorme y no convocado ni fingido ante cámaras, ha sido la demostración del sentimiento eterno de todo un pueblo, hasta de algunos que decían de la boca hacia afuera no seguirlo y en la noche en que la caravana pasó por Cienfuegos los vi llorar
    hasta siempre comandante

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marta O. Carreras Rivery

Marta O. Carreras Rivery

Periodista y diplomática cubana, colaboradora de Cubadebate.

Vea también