Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

La bolsa de la reina

| 17 |

francisco-velasquez-Teresa-May-recibe-el-visto-bueno-de-la-reina-Isabel-IIMe intriga la bolsa de Isabel II. Al recibir a la nueva primera ministra, Teresa May, la reina llevaba colgada del brazo izquierdo una bolsa negra, al extender el derecho para saludar a la mujer que acabará de cumplir la fase del doble aislamiento de la Gran Bretaña: por ser una isla del océano Atlántico y por haber decidido retirarse de la Unión Europea.

Quizás usted, lectora, me responda: ¿alguna vez, al recibir una visita en su casa, acostumbra llevar una bolsa? Sería comprensible si fuera lo contrario, o sea la reina recibida en la casa de la primera ministra. Pero resulta que Isabel estaba en su propia casa, el palacio de Buckingham.

Los jefes de Estado, los reyes y las reinas no cargan bolsas ni carteras. No hay fotos de Obama, ni de Ángela Merkel o de Lula con una bolsa o cartera con correa. La excepción es el papa Francisco, que tiene a gala llevar en sus manos una bolsa con los libros que está leyendo.

¿Cuál es la razón para la bolsa de la reina? Además, casi siempre es negra. Y no descarto que sea siempre la misma. ¿Por qué la lleva consigo? ¿Por si acaso necesita con urgencia un pañuelo? Pero ella dispone de asesoras y cualquiera de ellas se podía poner cerca de la reina con un valijín conteniendo todo lo que su patrona necesitase: pañuelo, perfume, pintalabios, espejo, cepillo, papel, lapicero, lista de teléfonos y otros mil objetos que suelen encontrarse en las bolsas femeninas.

¿Será que en la bolsa va guardada una botellita de ginebra? Su madre, la reina Isabel, que murió a los 101 años, no se privaba cada día de una dosis de bebida. O quién sabe si la bolsa contiene un teléfono rojo conectado directamente con las autoridades de la seguridad nacional para el caso de que el país fuera invadido…

Imagino que el ser reina es bueno por cierto tiempo. Después debe de tornarse enojoso vivir al ritmo  de tantos imponderables y someterse a tantos protocolos. Quién sabe si Isabel, al recibir visitas, se queda a la expectativa de oír en el banquete: “¿Señora, no prefiere que conversemos en un pub de Camden Town?” A lo que contestaría entusiasmada: “¡Buena idea! Vamos. Estoy lista”.

El problema es que nadie se atreve a proponérselo a la soberana. Incluso así ella anda con su bolsa por la sala de visitas del palacio.

El enredo monárquico, del cual ella es el principal protagonista,  es real, en el doble sentido. Por eso no dudo de que ella tenga un cierto grado de envidia de nosotros, pobres mortales, que podemos ir y venir con libertad. Si nosotros envidiamos a la reina es porque no sabemos apreciar cuánta felicidad hay en ser una persona común y corriente.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Omar Fernandez dijo:

    A lo mejor la bolsa es un recordatorio, nada subliminal, de que la Reina tiene una agenda muy cargada, esta de paso por la habitacion y el encuentro debe ser lo mas corto posible. Total, el protocolo es una de las cosas mas aburridas que hay y, por otro lado, no creo haya mucho que decir en este caso. Las dos damas tienen una sola cosa en comun, nadie las ha elegido, con perdon de las monarquias y de los sistemas parlamentarios que son y han sido.

    • Henry. dijo:

      ¿Qué lleva en el bolso? El bolso de Isabel II guarda lo fundamental: un pañuelo, una barra de labios, un pequeño espejo y una copia del programa del día, pero una de sus damas de honor lleva lo que se conoce como la Bolsa Marrón con todo lo necesario en caso de emergencia: pares de medias de repuesto, guantes, edulcorantes y un pañuelo húmedo con aroma a lavanda en caso de calor extremo. Reina previsora vale por toda una super Reina.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo con el último párrafo donde el amigo Frei Betto hace mención a la inmensa felicidad que sentimos los que “no estamos en nada” y nos dedicamos simplemente a realizar nuestra labor cotidiana con muchísimo amor. Pienso que hay demasiadas personas en el Mundo privadas de sentarse en el malecón, en la ribera de un río, debajo de una mata de mangos y demás, tanto por la persecución a la que son víctimas, a su aislamiento como directivo, o por su tontería de sentirse superior a los demás.

    • Henry. dijo:

      ¿Has notado alguna vez que la reina Isabel nunca estornuda en público? ¿Te has dado cuenta de que cuando sale de un avión las feroces ráfagas de viento nunca la despeinan un pelo? ¿Has observado que nunca enseña la rodilla al salir de un coche o un carruaje? Isabel II parece una super Reina, pero no tiene superpoderes, sino supertrucos secretos para haberse convertido en la Reina de todas las Reinas.

      Durante sus 60 años de reinado, la soberana ha visitado más de 100 países y, de paso, ha perfeccionado el arte de la representación regia manteniendo la calma bajo presión. No importa lo cálido o húmedo que sea el clima, nadie ha visto jamás la más mínima gota de sudor en la frente de la soberana inglesa. Y la razón no es otra que la reina Isabel, según su diseñador Stewart Parvin, es generalmente “una persona fría”, además de que siempre lleva ropa ancha y fibras cien por cien naturales (algodón y lana).

      Que hace un viento huracanado, la reina Isabel ni se despeina debido a una exclusiva loción. Ni tampoco se le levanta la falda por encima de la rodilla a la salida de un coche: no se le vuela, no porque introduzca un peso de plomo en sus dobladillos, sino porque todos sus vestidos y trajes tienen enaguas que no lo permiten.

      Pero, en caso de contratiempo, como una mancha o un roto, Angela Kelly, su asistente personal, se asegura de tener a mano un duplicado de cada traje. Así la Reina puede cambiarse discretamente de conjunto, sin que nadie lo sepa. Ya en palacio se lavarán a mano como siempre. Ninguna prenda del guardarropa de la reina Isabel se limpia en seco en una tintorería, sino que se cuecen al vapor para evitar malos olores químicos.

      ¿Rata gigante, Su Majestad?
      La impecable imagen de la Reina se debe a un leal equipo. Antes de emprender cualquier viaje al extranjero, su secretario privado, su dama de honor, el secretario de prensa y la policía ultiman los detalles con muchos meses de antelación para resolver cualquier potencial dificultad.

      Su trabajo es no dejar nada al azar. Ningún imprevisto: ni el posible clima ni las exquisiteces que se ofrecerán. Cada menú propuesto se anticipa a la Reina para su aprobación personal. Su equipo debe asegurarse de que nada que tome eleve su temperatura corporal o pueda ocasionarle alguna molestia estomacal. Los mariscos también están descartados.

      Pero incluso con una planificación meticulosa, de vez en cuando las cosas no marchan como deben. Durante su primera gira a Belice en 1985, se le ofreció una especialidad local llamada gibnut. A pesar de su preocupación, probó uno o dos mordiscos sin darse cuenta de que el plato en cuestión era rata gigante. Un año más tarde, durante su histórica visita a China, la reina Isabel supo en el último momento que tenía que comer con palillos, un talento que no había llegado a dominar. Pero no se opuso a sentarse en el suelo y a comer con las manos con el rey Hassan de Marruecos en una visita de Estado.

      Amiga de los remedios naturales Sesenta frascos de remedios naturales ocupan un lugar preferente en el equipaje de la Reina, que puede llegar a pesar más de cuatro toneladas en los extensos viajes al extranjero. Sin ellos no viajaría a cualquier sitio. La soberana confía tanto en la naturopatía como alternativa a la medicina convencional que llegó a tratar homeopáticamente incluso a uno de sus corgis. El perro, que tenía una pata herida, se curó en pocos días con el ungüento proporcionado por la reina Isabel: “Si es lo suficientemente bueno para mí, debe ser lo suficientemente bueno para mis perros”, respondió cuando se le preguntó por que había utilizado aquel remedio como tratamiento.

      Así que no faltan botes de vitaminas, tratamientos para cada tipo de dolencia y hasta un aparato eléctrico para masajear los hombros o las doloridas muñecas de la reina Isabel que, como alguien dijo una vez, “se gana la vida dando la mano”. En cuanto a su truco para no estornudar es sencillo: si la Reina tiene un compromiso al aire libre y es probable que pueda tener problemas con el polen, toma un antídoto contra la fiebre del heno.

  • Wilfredo dijo:

    Este bolso siempre a compaña a la Reina en muchas actividades y el negro es especialmente indicado para actividades luctuosas o en este caso concreto, para celebraciones. Solo de haberse dado Ud. un paseíto por internet, hubiera logrado más detalles. Gracias a Frei Betto por este artículo tan interesante, porque es cierto lo que plantea que el contenido de dicho bolso es un misterio, aunque no deja de ser algo protocolar.

  • Daniel dijo:

    Omar, el argumento de que nadie las ha elegido es débil, porque el sistema parlamentario forma parte también de nuestra nación.

    • Aroldo dijo:

      Nadie las ha elegido Daniel, entienda eso, y no es débil su argumento, si no le gustó pues quéjese en la embajada británica en la Habana

    • Leandro dijo:

      La reina es la Jefa de Estado: ¿Quién la elige? ¿Quién elige en Inglaterra la Cámara Alta del Parlamento o Cámara de los Lores?

  • EL LUPA dijo:

    La bolsa tiene los aretes que le faltan a la Luna

  • Peter dijo:

    ¨Me acabas de coger saliendo, quedas en casa…¨ (dijo la Reina) mientras salia de party con sus amigas las condesas y les comentaba lo odiosa que era la recien llegada, nada, cosas de la monarquia.

  • alexander dijo:

    El sofá ese nada más, serviría para alimentar a algún poblado en áfrica o en Haití. Las monarquías deberían borrarse del mapa. Lo único que hacen es eso. Tirarse fotos y hablar boberías porque la candela de verdad, por ejemplo, la tiene la otra.

  • JCMG dijo:

    Noooo… tiene dentro un celular con Pokemon Go.

  • SergioR dijo:

    DIOS TE BENDIGA LULA, CUAN CIERTO Y SIMPATICO TU ANALISIS!!!

  • ecrombet dijo:

    a mi no me intriga la bolsa de la reina me intriga sus años, si estâ clara de las concecuenciasque trae que ese pai se halla retirado de la Union Europea…

  • Corona dijo:

    Daniel:

    Y el hecho de que el sistema parlamentário de elección forme parte de nuestra nación, lo convierte en más democrático que los que usan el sistema por voto directo, universal y secreto del Pueblo ???.
    Recuerde que ya se ha anunciado, por nuestro gobierno, sobre una futura Reforma a la Costitución y sobre una Nueva Ley Electoral. Ojalá sea para eliminar el Sistema Parlamentario de Elección, eso sería más beneficioso y más democrático.

  • adolfo tapia dijo:

    … contiene sus pañales …

  • yam dijo:

    Eso mismo le preguntó Putin a Kerry durante una visita oficial de este último a Moscú. ¿ qué traes en la maleta (diplomático), acaso un cheque en blanco?. Se supone que sus asistentes porten esas cosas. Ahora voy a entrar en el terreno de las especulaciones (o de la sátira): el bolso contiene un detector de mentiras, cuando el interlocutor termina una frase la reina presiona un botón oculto del bolso, si este vibra es un embuste lo que acaban de decirle. Qué falta me hace ese sistema en mi celular!

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Teólogo brasileño y uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación. Es el autor del libro “Fidel y la Religión”.

Vea también