Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Cuando participar no basta y es necesario involucrarse

| 19

Desde hace algunos años se ha hecho popular entre quienes gestionamos información y conocimientos en la esfera del desarrollo organizacional, distinguir entre participar e involucrarse. Se utiliza la metáfora del “huevo con jamón”. En ese famoso plato la gallina participa, ya que aporta el huevo, pero sin involucrarse; sin embargo el cerdo se involucra, ya que al aportar el jamón sacrifica su vida. Nadie imagine que apelaremos a sacrificar la vida para lograr el objetivo compartido, la metáfora debe ser entendida como la voluntad y el comportamiento manifiesto en una participación consecuente, es decir de involucrarse. Por otra parte es necesario desmenuzar el alcance de la participación, de manera que pasemos de la consigna inerte a la acción consecuente.

Intentaremos compartir conceptos, normas y acciones que derivados de lo generado por las leyes vigentes, del quehacer de GECYT y de algunas consideraciones personales, que incentiven a los lectores de Cubadebate a pensar, opinar, sugerir y a hacer.

Veamos un Marco Conceptual Elemental, ya que se trata de un asunto de complejidad significativa.

Aclarando palabras clave.

Participar

Dicho de una persona: Tomar parte en algo.

Recibir una parte de algo.

Compartir, tener las mismas opiniones, ideas, etc., que otra persona. Participa de sus pareceres.

Tener parte en una sociedad o negocio o ser socio de ellos.

Dar parte, noticiar, comunicar.

Involucrar

Abarcar, incluir, comprender.

Injerir en los discursos o escritos cuestiones o asuntos extraños al principal objeto de ellos.

Complicar a alguien en un asunto, comprometiéndolo en él.

Utilizaremos la palabra participar, en su alcance relativo al derecho y el deber de tomar parte en las concepciones, los diseños, la aplicación y la evaluación de los resultados de todo lo concerniente a la vida de la organización. También en recibir beneficios y sufrir los males, en los que participa.

Como ya dijimos, involucrarse, lo utilizamos como una manera de garantizar una participación verdadera, consecuente, que contribuya a la declaración de que los trabajadores son los copropietarios de las riquezas de su organización. En ocasiones la palabra involucrar es más comúnmente interpretada en su acepción negativa, que en la positiva. Es decir suele interpretarse como hacer al otro cómplice de sus fechorías.

Objeto del análisis

La participación de los trabajadores en las organizaciones en que trabajan, y en particular en el sistema empresarial.

En otro momento abordaremos la participación de los ciudadanos en la sociedad.

El proceso de participación de los trabajadores en el Sistema de Dirección y Gestión de la Economía en Cuba es consustancial al perfeccionamiento empresarial e involucra a todos los factores de la organización. Su implantación es responsabilidad de los directivos, pero su adecuado funcionamiento depende del compromiso de todos los trabajadores. Es en esencia, otorgar autoridad y facultades a los trabajadores para identificar activa y prospectivamente los problemas emergentes en su radio de acción y tomar o proponer las medidas pertinentes para evitarlos o resolverlos. Es involucrarse con efectividad en el cumplimiento de las metas y objetivos de la organización. Es favorecer el establecimiento de una cultura de trabajo en la que los intereses colectivos prevalezcan por encima de los individuales, en un clima de respeto mutuo, vergüenza, honradez y solidaridad. Es comunicación directa, transparente y abierta en todos los sentidos. Es la estimulación al trabajo en equipo, a la creatividad, a la innovación y al desarrollo del talento individual y colectivo, a la disciplina consciente, al autocontrol y a la mejora continua. Es la lucha permanente contra todo tipo de anarquía, formalismo, familiaridad acrítica, simulación, burocracia y cultura de espera; todo ello, con el objetivo supremo de elevar sustancialmente los aportes a la sociedad.

No debe olvidarse que la Dirección Participativa “de verdad” implica un cambio en la cultura organizacional, en los métodos y estilos de dirección, en la base reglamentaria y hasta en la estructura empresarial, donde directivos y trabajadores asumen nuevos y más complejos retos y compromisos con la organización

Algunos directivos consideran que aplican métodos participativos porque dejan claras las orientaciones en sus órganos colectivos de dirección o porque diariamente dedican tiempo a celebrar consejillos o matutinos, porque funciona la Radio Base, o porque las asambleas sindicales se realizan en tiempo y forma, etc. Todo ello es importante, pero no basta. Puede que lo anterior se realice, pero que los trabajadores no tengan facultades otorgadas para participar efectivamente en la conducción de los principales procesos de la empresa.

Participación no es recibir órdenes, acatarlas y cumplirlas, tampoco sobrenormar el desempeño hasta el punto de ahogar la iniciativa, creatividad e innovación en el colectivo laboral, no es la unanimidad constante. Tampoco es anarquía, indisciplina, ni liberalismo.

Diseñar un proceso de Dirección Participativa no debe derivarse de un trabajo de mesa aprobado en una reunión, ni el resultado de improvisaciones, consignas o arengas autoengañosas. Tiene que ser el producto de una extensa revisión de la literatura producida sobre el tema, de profundas críticas y reflexiones, de un enfoque metodológico riguroso que se aproxime al máximo a nuestra realidad social y, sobre todo, de una permanente consulta con los principales protagonistas de este proceso: los propios trabajadores.

La participación hay que concebirla, que implementarla, que normarla y finalmente que darle vida cotidiana con enfoque de mejora continua.

La Dirección Participativa puede ser

  1. Cuando se otorga a los trabajadores total confianza y autoridad para decidir directamente sobre el gobierno y ejecución de los procesos que ejecutan para dar cumplimiento a los objetivos de trabajo en su área.
  2. Cuando la participación está mediatizada por un número determinado de personas. Puede ser:
  • Representativa, cuando los trabajadores eligen a la o las personas que los representarán, o dirigen.
  • Designada, cuando los trabajadores son representados o dirigidos por una o varias personas designadas por el nivel superior, sin contar con el criterio de los primeros.

A su vez, la designada puede ser:

Revocable, cuando los trabajadores tienen autoridad para proponer la sustitución de la, o las personas que los representan o dirige

No revocable, cuando los trabajadores no están facultados para proponer la sustitución de aquellas personas que los representan o dirigen

Ejemplos de participación directa

  • Proponer las modificaciones estructurales y organizativas que se entiendan necesarias para elevar la efectividad del trabajo a nivel de área y empresa.
  • Expresar, en reuniones del área, sus no conformidades e inconformidades, cualesquiera que ellas sean.
  • Proponer el nombramiento a sus jefes y reserva hasta nivel de Director y pronunciarse a favor de su sustitución, cuando existan evidencias suficientes para ello.
  • Conocer periódica y detalladamente el nivel de disponibilidad financiero (flujo de caja) y la ejecución de gastos en el área y empresa, así como proponer ante el colectivo de trabajadores de la entidad, en presencia de su Consejo de Dirección, las partidas para ejecutar el fondo, en correspondencia con las prioridades del trabajo establecidas.

Ejemplos de participación indirecta:

  • Tener conocimiento previo de la agenda de puntos a tratar, discutir en el seno del colectivo laboral aquellos relacionados directamente con su área de trabajo, expresar sus opiniones y elevarlas al CD, a través del jefe correspondiente.
  • Dar a conocer sus criterios y propuestas a los órganos superiores de dirección, y conocer lo debatido y las decisiones, a través de los dirigentes o trabajadores designados o elegidos para participar en las reuniones ordinarias o extraordinarias de dicho órganos.

Cuando un trabajador asiste a una asamblea, convocada por cualquier organización establecida, no necesariamente participa y mucho menos se involucra. En ocasiones está físicamente presente y mentalmente ausente. Sus causas suelen ser diversas: no le interesa lo que se abordará, no tiene confianza en la efectividad de lo que se analizará, no está suficientemente informado, o le falta preparación para poder opinar y defender sus puntos de vista. Si hay que votar por algo o por alguien, lo hacen como un acto mecánico o simplemente para no involucrarse en un posible debate. Estos resultan ser trabajadores muy cómodos para los dirigentes que no se toman en serio la participación de los trabajadores en la vida de la organización. Otros afortunadamente se preparan bien, opinan, defienden convincentemente sus propuestas y no dudan en votar en contra o abstenerse, sin que signifique una oposición enfermiza.

Considero que una de los alcance de la participación en las organizaciones que necesitan una reingeniería es la relativa a compartir los beneficios materiales o financieros alcanzados, distribuyéndose con la equidad nacida de la cantidad y calidad de lo aportado por cada cual. En esta parte queda como asignatura pendiente la diferencia surgida entre el trabajador de una empresa que puede aplicar sistemas de pagos por resultados o similares, y las entidades que solo dependen de la asignación del presupuesto del estado, ya sean Centros de Investigación, Centros Docentes, Direcciones de Organismos de la Administración Central del Estado, entre otros. Es conocido el traslado creciente para el sector empresarial, de competentes funcionarios que realizan un trabajo importante y necesario,. Es beneficioso que el aparato de regulación y control no se infle, pero es muy peligroso que sean los menos competentes quienes queden no haciendo nada o peor todavía haciendo daño a quienes producen las riquezas materiales y espirituales de la sociedad.

Consecuente con mi convicción de la importancia de las buenas preguntas, realizo las siguientes.

  1. ¿Por qué no hemos logrado una verdadera participación de los trabajadores en la vida de sus organizaciones?
  2. ¿Cómo podríamos elevar la participación efectiva de los trabajadores en la vida de sus organizaciones?
  3. ¿Qué hacer para que los profesionales de centros de trabajo de sectores no empresariales no se trasladen o emigren por razones económicas?
  4. ¿Qué hacer para evitar que perdamos y no logremos rescatar a funcionarios competentes y especializados de los Ministerios, que deben jugar un necesario e importante rol de regulación y control en la sociedad.

Termino con una convicción obvia, pero que debe convertir su obviedad en palanca de pensamiento y de acción: “Si los trabajadores no se involucran en la vida de sus organizaciones, no habrá ni éxitos sostenibles ni justicia social”.

 

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • David dijo:

    Y a esto yo agrego, por qué aún la CTC no ha logrado involucrarse mas activamente como contraparte de la dirección de las empresas cubanas? Para mi ese es el protagonista clave que está faltando para ejercer verdaderamente el poder de los trabajadores y con eso elevar su sentido de pertenencia y participación activa en la toma de desiciones. En muchas ocasiones esa organización actua mas bien como aliado de la dirección y no se opone a muchas de las desiciones que se toman aún a sabiendas de que son contraproducentes para el colectivo laboral. Revisemos eso.

  • Cubano con la Revolución dijo:

    Yo conincido con su obvia convicción de que “Si los trabajadores no se involucran en la vida de sus organizaciones, no habrá ni éxitos sostenibles ni justicia social” y tambien me hago la misma preguta que usted: ¿Por qué no hemos logrado una verdadera participación de los trabajadores en la vida de sus organizaciones?. Y sobre todo me la hago, porque confío en que lo que han querido nuestros máximos líderes ha sido eso mismo y Lenin fue claro en la necesidad de que esa fuera la vía del socialismo. Pienso que donde esto no se logre una verdadera participación de los trabajadores en la vida de sus organizaciones y en la sociedad, y nosotros no lo hemos logrado, no habrá garantías de la perdurabilidad del socialismo y serán ucho mayores los errores que se cometan en su construcción y muchos menos los que se sientan identificados con su futuro.

  • qbaneando.cubava.cu dijo:

    yo creo que nuestro actual reglas imponen la exclusión de no pocos, puesto que en las mismas no está permitido al menos con claridad, los espacios para la discrepancia o criterios diversos…. o sea, no se puede debatir si todos debemos estar de acuerdo de ante mano, por lo que incluirse, participar, involucrase es sumamente complejo en una sociedad donde… -bueno mmmm-

  • Godofredo dijo:

    Estimado Néstor. Excelente tema!
    Lo has centrado en la participación en el ámbito de la unidad económica básica, lo cual lo hace extraordinariamente complejo, porque en ellas hay muchos actores con diferentes roles, los cuáles no siempre son desempeñados con responsabilidad y honestidad.
    La dirección es la representante del Estado en la entidad para que se cumplan los objetivos con la mayor eficacia y eficiencia.
    Los trabajadores (representados por el sindicato) son los encargados de implementar los planes de la entidad, recibiendo por ello la remuneración y los beneficios a que tiene derecho por la ley.
    El PCC, destinado a velar por la existencia de un buen clima en las relaciones entre los otros actores, y evitar desviaciones en las políticas establecidas para el tipo particular de institución.
    Cuando todos los actores desempeñan satisfactoriamente su rol la entidad tiene condiciones para avanzar de forma sostenida; pero en no pocas ocasiones hemos visto como esos actores no cumplen su cometido y se llega a aberraciones.
    Yo he sido testigo de situaciones muy deshonestas en que todos los actores de un centro se ponen de acuerdo para “esconder” los fallos contables ante una auditoría externa para no perder el estímulo en divisas. Por supuesto, en ese caso los trabajadores consideran que ese equipo de dirección es “bueno” porque vela por sus intereses materiales directos.
    El núcleo se hace de la vista gorda porque también se beneficia y hay un buen clima en la entidad. El único que se perjudica es el Estado (y por supuesto el Pueblo)
    Este tipo de situaciones perdura a veces durante años, y no tengo idea de quién se puede involucrar para resolver este tipo de situaciones.

  • chloe dijo:

    Excelente artìculo Nestor…..

  • victor dijo:

    Néstor. Como siempre, estelar. ME encantó lo del huevo con jamón. Aquí en Cuba muchas personas piensan que con sólo “poner el huevo” resuelven el problema y nunca quieren jugarse el pellejo, ni el teórico, ni el práctico.

  • Amaury Pérez Vidal dijo:

    ¡Gran trabajo Profesor Néstor! lo he leído con mucho gusto. Yo hago las dos cosas: Participo y me involucro. Nos vemos el viernes temprano en la conferencia en el Habana Libre.
    Le saludo con admiración.

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Amigo Néstor:
    Para todas esas preguntas, a mí se me ocurre una sola respuesta: La gente sólo se involucra y participa “de verdad”, cuando siente que le vá algo en ello y, sobre todo, que puede influir realmente en el curso de los acontecimientos. De lo contrario tenemos, por regla general, esa mayoría presente-ausente y una minoría que participa y/o se involucra por principios, ó porque le toca, por su cargo en la administración o en las organizaciones políticas o de masas

    La forma en que está estructurado nuestro mundo laboral, no se presta mucho al “huevo con jamón”, porque, como bien tu dices en tus “Ejemplos de participación directa”, lo más que podemos hacer en la mayoría de los casos es proponer, expresar, conocer…, pero casi nunca podemos DECIDIR en los asuntos verdaderamente importantes. Las grandes decisiones le tocan a ese intermediario que hay entre nosotros y nuestros medios de producción; El Estado, que por desgracia, no siempre ni en todas partes está representado por los mejores ejemplares de la especie.

    No tengo nada que ver con las ideas anarquistas o anarco-sindicalistas, pero sí estoy convencido que el lugar del Estado en la vida económica de un país no es ése. La única forma de que los trabajadores sientan su trabajo como realmente suyo, es cuando puedan gestionar, efectiva y directamente, sus medios de producción. Y eso no es tan difícil, ni va en contra de uno sólo de los postulados del socialismo. Al contrario.

    Entonces sí, todos seremos huevo, jamón, sartén y manteca.

    Saludos

  • Mildred dijo:

    Magistral, es una intervensión sencillamente fenomenal, un artículo que debe convertirse en herramienta de trabajo, sobre todo para capacitar a los miembros del Sindicato, el Órgano de Justicia Laboral y el Consejo de Dirección de las entidades, sobre todo las estatales, le recomiendo que la divulgue en otros espacios, para que llegue realmente a donde debe, y se cumpla “algún día” el sueño de que los trabajadores sientan que en sus centros predomina la Dirección Participativa y la Dirección por Valores.

  • Corona dijo:

    Estimado Nestor:

    Cuando un poder superior a usted, le impide ser “jamón“, no queda más remédio que continuar siendo “huevo“. Es así de sencillo. No es que el trabajador no quiera involucrarse en la toma de desiciones de una determinada empresa, el problema es que NO SE LO PERMITEN, y sus critérios y opiniones, por muy acertadas que sean, no son tomadas en cuenta.

    David dijo:

    ….Y a esto yo agrego, por qué aún la CTC no ha logrado involucrarse mas activamente como contraparte de la dirección de las empresas cubanas?

    Fácil respuesta, David: porque CTC, Sindicato, PCC y un largo etc, todos juegan en el mismo equipo, eso de contraparte nunca ha existido, todo queda en casa. Por eso ahora se quiere (después del Congreso del PCC) separar funciones políticas de funciones administrativas. Créeme, ya eso lo escuché una vez y nunca fue realizado. Ojalá suceda, no debemos perder la fé.

  • Eduardo Araya de León dijo:

    Muy buen el artículo. En la práctica no se cumple casi nada de lo expresado. Es que ya hemos adquirido una cultura de obedecer y cumplir con las indicaciones superiores, siempre pensando que están bien. Nos llevará años perfeccionar la gestión participativa de los trabajadores. Un ejemplo claro es con el tema de los presupuestos anuales que elaboran las empresas y que ni siquiera son aprobados a ese nivel y mucho menos por los trabajadores a quienes solo se les consulta en el mejor de los casos.

  • CARLOSCRESPO dijo:

    Felicidades NEstor, por este articulo ta bueno, ojala que los miembros de la CTC leyera este trabajo suyo. Porque los trabajadores hoy en dia ven a esta organización como el capataz de la administración, es triste que quien te tenga que defender en lo que el trabajador no este de acuerdo acepte todo sin discución, ni luchas librada.
    Hoy en dia el sindicato tiene que ser mas activo en denfeder, tomar la posisción que ha perdido, pues si se hace una encuesta veran que el sindicato es una repetidora de lo que se decidido, sin cosulta de los que realmente tienen que aceptar lo que se oriente.
    Ejemplo pongo sencillo, cuando una empresa, ministerio, u organismo decide un plan de ingreso y se lleva a discución en la masa esta no lo acepta, sin embargo hay que cumplirlo aunque despues venga los trastazo, y la mala planificación, pero al final no tiene solución, pero no se escuchó al trabajador, y que hizo el sindicato nada, solo plasmarlo en un papel y san se acabó.
    Y repondiendo a su pregunta.
    1- Por que no son tomadas sus planteamientos como debe ser, y porque no se ven representado ante el gobierno y el estado por el sindicato.
    2-Repetando el criterio del trabajador y que el vea que lo que dijo se tomó en cuanta a la hora de tomar desiciones.
    3-no seguir inventando leyes que al final solo benefician a un gurpo y no a todos, no hace responsabole al trabajador del no cumplimiento de un plan cuando en realidad no es el que tine la materia prima en sus manos. y cuando se pague un salario acorde a los precios del mercado interno y cada trabajador pueda sustentarse sin inventos.
    4-Cuanod los funcionarios serios tomen deciones con conocimiento en la base y de como funciona cada centro segun su carateristica, cuando esto no decidan por los trabajadores, cuando sean capaces de hacer su trabajo voluntario junto a la masa, cuando dejen su buró y viajes, reuniones y ese tiempo lo ponga a producir junto al trabajador.

  • Marta Elena herrera Álvarez dijo:

    El sindicato en esta sociedad que estamos construyendo, representa a los trabajadores(lo que en otra sociedad sería defenderlos)y para ello debe ser escuchado a todos los niveles, cuando solicita respuestas desde lo económico, lo cual tiene implicaciones sociales y políticas Hemos estudiado mucha Filosofía(el ser humano necesita cubrir la necesidades de comida, casa y vestirse) pero su aplicación dista en determinadas circunstancias. El sector de la Salud tan amplaimente representado como Educación(Nacional e Internacionalmente). Está en estos momentos con las diferencias que se han creado con el pago(muy bien merecido) a solo una parte del sector, cuando otros profesionales hacen diariamente en la docencia lo mismo que el propio de la salud Esto se repite desde hace casi 2 años y sin respuesta. La Constitución de la República lo expresa: a trabajos iguales salarios iguales. Aumentan las diferencias ahora con los medios de cómputo solo para un sector, calzado y ropa también para un sector.
    En Salud Pública impartimos clases en: Matematicas, Física, Química, Bioquímica, Quimica-Física, Química Orgánica, Historia, Filosofía, Administración en Salud, Idiomas, Información Científico Técnica, Servicios Bibñliotecario a las matrículas cada vez más altas de alumnos cubanos y extranjeros de Pre y Postgrado sin la retribución por ser no propios del sector. Estas irregularidades llevan al descontento, desánimo y que perdamos valiosos profesionales y técnicos que migran hacia otras labores.

    • Sergio dijo:

      Es muy facil, y no “ENMASCAREMOS” las cosas y dgiamosla como es:

      Los sindicatos en CUBA, generlamnete para no ser absoluto, responden a la ADMINISTRACION, a la DIRECCION, y en muy pocas veces a los trabajadores, para tampoco ser del todo absoluto.

      Es lo que hay,,

      Infelizmente.

  • yo bien,gracias dijo:

    Como tema , muy bien , me encanta , pero esa no es la realidad del sector empresarial estatal cubano , allí solo hay espacio para PARTICIPAR , a lmenos en mi experiencia de vida laboral de 25 años constato que se acomoda la realidad a nuestros esquemas de referencias, en lugar de que ella nos penetre cruda, en toda su desnudez.

  • Sergio Tirso Hernandez Sanchez. dijo:

    ESTIMADOS COMPANEROS DE LA DIRECCION .
    GRANMA.

    EL PAIS ESTA TRABAJANDO MUY DURO, EN MUCHOS CAMPOS, CON SERIEDAD COMO SE VIO EN EL CONGRESO DEL PARTIDO, QUE FUE HISTORICO! ES UNA LASTIMA! QUE UNAS COSAS AFECTAN LO QUE SE ESTA HACIENDO EN TRANSPORTE, EN EL CASO DE VIAZUL!.

    AFECTA EL TURISMO, LOS ORGANISMOS QUE TIENEN, QUE TRASLADAR TRABAJADORES, POR ESA VIA Y PARA LAS CUBANOS NORMALES, QUE A VECES, HAN TENIDO QUE USAR LOS SERVICIOS, DE LA EMPRESA VIAZUL.

    1.- PUEDEN LLAMAR CUATRO DIAS O MAS, A CUALQUIEROS DE LOS NUMEROS, QUE LE DICE LA PIZARRA, PERO EN NINGUNO PODRA HABLAR! PUEDEN PROBAR.

    2.- LA GRABACION DE LA COMPANERA, DICE TRES FRASES INCLUSO, LE DICE LOS NUMEROS QUE DEBEN USAR, PERO EN MENOS DE MEDIO MINUTO, LA COMPUTADORA TERMINA SIN DECIR NADA.

    3.- LA MAYORIA DE LOS USUARIOS, SON EXTRANJEROS, LLAMAN POR CELULARES, ASI QUE PIERDEN LAS LLAMADAS, MUCHAS VECES MUY CARAS! LOS CUBANOS TAMBIEN LES PASA LO MISMO.

    4.- ANTES HABIA UNA OFICINA EN LA TERMINAL ASTRO, EN LA PLAZA DE LA REVOLUCION, PERO LA QUITARON, ES MAS FACIL IR AHI QUE IR A 26 Y MAS BARATO PARA LOS TURISTAS Y PARA LOS CUBANOS. COMO SI NO FUERAN EMPRESAS DEL MINISTERIO DEL TRANSPORTE.

    5.- MUCHOS COMPANEROS URUGUAYOS, POLACOS Y ESPANOLES, ME CUENTAN, QUE AL FINAL, NO PUEDEN VER NADA EN INTERNET, SOBRE VIAZUL, YO LE HE ENVIADO CORREOS, A VIAZUL Y DESDE EL ANO 2015, TODAVIA ESTOY ESPERANDO LA RESPUESTAS!!! (viazul@transnet.cu).

    6,- DESDE EL PASADO ANO 2015, LOS HORARIOS NO SON MUY PUNTUALES Y LOS OMNIBUS, NO SON COMO ANTES, ALGUNOS HAY QUE CAMBIARLOS, SABEMOS QUE CUESTAN PERO ES UNA EMPRESA QUE ESTA TRABAJAN CON DIVISA Y CADA DIA TIENE MAS USUARIOS.

    PARECE QUE LA DIRECCION DE LA EMPRESA, NO SIGUEN LAS ORIENTACIONES, DEL PARTIDO, DEL MINISTERIO DEL TRANSPORTE, NI DEL MINTUR.

    SALUDOS,

    PROF. Y LIC. SERGIO T. HERNANDEZ SANCHEZ.
    JOVELLAR (27 DE NOVIEMBRE. BAJOS. E/ N Y M.
    PLAZA DE LA REVOLUCION.
    manzamora@infomed.sld.cu y sergio44@nauta.cu

    • Néstor del Prado Arza dijo:

      No entendí la conexión de este comentario con mi artículo.
      ¿Lo escribió aquí, o vino a parar aquí por algún misterio TIC?
      No cuestiono ni la consistencia ni la pertinencia del contenido del mensaje del profesor.

  • jpuentes dijo:

    Participacion es diversidad, creatividad, sintesis de emociones, unos le llaman inteligencia emocional, pero participación es ante todo, un proceso, profundamente humanista. Hace falta que se acabe de entender eso. Que sirve para muchas cosas…Finalmente un escrito sobre el tema…!!! He hecho varios comentarios sobre los asuntos de la Participación y la cultura participativa en nuestros medios. Un articulo muy bueno y oportuno. Hasta en ningun medio habia visto el asunto, al menos con seriedad y especialidad, como el de este autor. El autor relaciona los terminos “participación” e “involucrarse”. En mi opinion, lo primero lleva a lo segundo. Pero entre uno y otro, existe dos mas: “oportunidad para participar” y “motivación para participar”. A las 4 preguntas: las contestaré, segun mi criterio: La primera: porque los directivos no provocan una verdadera cultura participativa, precisamente, porque no tienen la suficiente cultura como para provocarla, ademas de que estan mas embedidos en las tres cuetiones clasicas de las organizaciones cubanas: cumplimiento del Plan Operativo, No deterioro del Gasto por Peso, No quejas de los clientes y de los empleados, al menos que trasciendan. Por eso los evaluan. Las demas cuestiones le resultan secundarias y si con lo que tienen cumplen esos temas clasicos, pues entonces no necesitan gestionar nada mas. La segunda: Motivandolos, dandole “empowerment”, con mucha comunicación organizacional, pues puede haber muchos correos, muchos matutinos, como usted dice, muchas reuniones sindicales periodicas, muchos numeros excel, muchas diapositivas power point, pero si lo que se comunica aburre, retoriza, no aporta nada nuevo, y ademas no presenta cultura asociada al tema en cuestión…Si se dice lo que se va a hacer, si no se gestiona la colaboración inter-nos, si no se publica, mejor dicho si no se promulga el conocimiento, no podrá existir participación efectiva. La comunicación tiene que ir asociada a la cultura. La tercera: tratar de crear un mercado laboral atractivo, con un caracter constructivista, logicamente. Muchas veces la emigración laboral es consecuencia también de la falta de atencion a esas cuestiones, apartadas de los temas clasicos mencionados. Ademas de una ineficiente politicas de cuadros. De la falta de iniciativas de motivar mas allá del dinero. De la falta de cultura gerencial aplicada. La cuarta: Gestionar la cultura organizacional, saber que los empleados quieren de su empresa, hasta donde pueden llegar, qué les preocupa y por qué. Llamar a las instituciones encargadas de esas gestiones y ponerlas a trabajar. existen muchas instituciones especializadas en estos temas que nadie llama. Que a nadie interesa. Como vé, amigo periodista, en las cuatro respuestas aparece, y de una manera intencional, la palabra: “cultura”. Gestionar conocimiento, no interesa, gestionar comunicación, no interesa, gestionar cultura organizacional, no interesa, hacer markenting hacia adentro de las empresas, no interesa. Todo eso lleva a que gestionar participación tampoco interesa. Yo le preguntaría: cuantos clientes tiene el GECYT para proyectos del que nos ocupa, o el CIPS?. Dónde se escuchan mas las opiniones, sino es desde la posición de poder?. Me gusta la frase de un forista de que la CTC no está para representar a los trabajadores, está para defenderlos, pero realmente tenemos la cultura suficiente para hacer una representación o una defensa exitosa?. Muchas veces esos funcionarios estan en ejercicio porque no habian otros, que aunque con cualidades y habilidades mejores no estaban motivados para el cargo. Así suceden con los directivos. Así se gestiona también los recursos humanos, solo con un curriculum, no hay entrevista tecnica, no hay entrevista para un estudio de personalidad del candidato, en fin… solo un curriculum y despues te llamo por telefono… Así funcionan las organizaciones, bajo la palmada de la operatividad, constante. No hay lugar para el pensamiento estrategico, no existe un sitio para pensar estrategicamente. No exsite lugar una capacitación y para una reunion sin power point, que lea lo que está en panatalla y no comunique…

    • Néstor del Prado Arza dijo:

      Estimado(a) jpuentes, perdone la ambivalencia de género pero estoy siendo consecuente con la incertidumbre. No sé si tiene reparo en escribirme a mi dirección electrónica nestor@gecyt.cu para poder intercambiar bilateralmente. Estoy seguro que podemos sacar provecho con un mejor conocimiento mutuo. Gracias por sus 4 respuestas y consistentes reflexiones.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Néstor del Prado

Néstor del Prado

Es Director de formación y difusión del conocimiento de GECYT (Empresa de Gestión del conocimiento y la Tecnología).

Vea también