Imprimir
Inicio » Opinión, Historia  »

Ramón Castro Ruz: un héroe del trabajo y también héroe del pueblo

| 11
Fidel, Raúl y Ramón durante un receso del XVII Congreso de la CTC, abril de 1996

Fidel, Raúl y Ramón durante un receso del XVII Congreso de la CTC, en abril de 1996.

Me he sentido muy conmovido por lo que ha escrito Arleen en homenaje al querido Ramón Castro Ruz, recientemente fallecido. Me decidí a escribir estas sencillas memorias, que al decir del poeta, no son grandes cosas, pero son las pequeñas cosas que también ayudan a vivir.

Tal como le decía su hermano menor, hoy nuestro presidente Raúl, miles de cubanos también le llamábamos papá Ramón; por su carácter paternal y disposición permanente de apoyar a todos los que se acercaban a él. Siempre buscaba una solución no como un simple acto de caridad, sino intentando que el solicitante se convirtiera en una persona útil a la sociedad.

Desde muy joven tuve la dicha de conocer a Ramón y compartir importantes momentos de mi vida. Mi padre ya fallecido Ingeniero Néstor del Prado Ramallo, compartió con Mongo Castro una etapa muy importante de la agricultura cañera cubana, en las llamadas Comisiones técnico-práctica azucareras.

Estando en una movilización estudiantil preuniversitaria en la provincia de Holguín, en 1965, me insubordiné a quien orientaba cómo sembrar las semillas de caña. Mongo y mi padre me habían enseñado que cuando se sembraba a chorro, había que cruzarlas (punta con cola) para aumentar la probabilidad de que las yemas más fértiles de la semilla prendieran en la tierra. Llamaron al Jefe de Campo y nos dio la razón. A los pocos días Mongo nos visitó y nos felicitó por exigir que se hicieran bien las cosas.

Cuando me casé en 1973, fui a vestirme a su casa, entonces yo estaba Becado en 12 y Malecón, desde allí Mongo me llevó a la casa que la Universidad de la Habana me prestó para realizar la boda. Sucedió que la abogada no llegaba, la llamamos para saber qué le sucedía, nos dijo que esperaba por su recogida en el Bufete de Tejadillo, pero que no aparecía el chofer. Mongo me dijo: “Monta en el Toyota que vamos a buscarla”. Recuerdo que cada vez que paraba en un semáforo, la mayoría de la gente decían: “Miren a Fidel vestido de civil con traje y corbata”. Mongo se reía y les decía: es que estoy en una operación especial, estoy salvando un casamiento.

Estoy salvando un casamiento. Foto: Archivo familiar.

“Estoy salvando un casamiento.” Foto: Archivo familiar.

Otro recuerdo que guardo de Ramón es el de sus domingos consecutivos sin dejar de ir al Valle de Picadura. Me dijo que iba a implantar el récord de tantos días como tiene un año, es decir 365 domingos consecutivos en Picadura; enseguida le hice el cálculo de los años que necesitaría para cumplir esa meta. Con esa sagacidad que lo caracterizaba me dijo, pero si el año es bisiesto tengo que añadirle un domingo más. Una vez que nos encontramos le pregunté que por cuantos domingos iba y me dijo que ya tenía 360, pero estaba en una disyuntiva. Fidel estaba en un importante viaje al extranjero y regresaba el domingo siguiente. Ramón estaba citado para estar en el recibimiento. Definitivamente la llegada se retrasó y Ramón no tuvo que interrumpir su ya casi lograda proeza. Y no vayan a pensar que un domingo en Picadura era algo protocolar, era parte de su batalla contra la mala yerba y sembrar “sobre las rocas y el diente de perro”, era su batalla por la mejora de los pastos y de la masa ganadera; por lograr el compromiso de sus colaboradores basándose en la fuerza de su ejemplo personal.

En algunas ocasiones Fidel y Raúl lo fueron a visitar en su trinchera del Valle de Picadura. Como podrá observarse en la foto, Mongo acudió a la “Casa de Visita”, con su pantalón y botas con restos de tierra y lodo.

Mongo acudió a la “Casa de Visita”, con su pantalón y botas con restos de tierra y lodo. Foto: Archivo familiar

Mongo acudió a la “Casa de Visita”, con su pantalón y botas con restos de tierra y lodo. Foto: Archivo familiar

En algunas ocasiones Mongo me consultó algunas operaciones e ideas que tenían un componente matemático significativo. En ningún caso hubo despiste matemático; era un emprendedor nato y en lo esencial su intuición matemática no fallaba. En abril de 1970 me enseñó con mucha discreción, un planteamiento matemático muy documentado sobre la memorable Zafra de los “10 millones de toneladas de azúcar”. Aquellos cálculos técnicos daban como poco probable arribar a la ansiada meta. Mi aporte fue precisamente incorporarle el aspecto probabilístico. Como se sabe, en mayo de 1970 Fidel hizo público, con el valor y la dignidad que lo han caracterizado, que no llegaríamos a los 10 millones.

En otro momento me pidió que revisara un análisis en que demostraba que se gastaba más combustible en trasladar el bagazo de un central azucarero a otro algo distante, que utilizar petróleo en el central con insuficiente bagazo para quemar y producir la energía necesaria. Mongo me dijo esto es una especie de victoria Pírrica en lo económico.

Siempre me mantuve al tanto de la salud de Mongo, y sus hijos me advirtieron de su crítico estado.

Como todo nuestro pueblo me sumo a las condolencias para Fidel y Raúl; también para sus hijos Ángel Ramón y Dulce María; Ramoncito y Lina.

Estoy seguro que cientos de cubanos tendrían muchas anécdotas que contar sobre la vida y la obra de Ramón Castro Ruz, héroe nacional del trabajo, y también del pueblo y su Revolución.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Francisco Ferrada dijo:

    Tiene usted toda la razon, era un hombre trabajador, inteligente y perpicas. Lo conoci en mi provincia de Las Tunas cuando trabajaba en la empresa ECMAI del Minaz , pues el habia imventado unn equipo para la eliminacion del marabu de forma rapida, yo tenia estando al frente de un contingente de esa empresa constructora del minaz un peloton de equipos pesados (bulldozers D85, D65 y otros) para esa funcion, la cual realizamos con todo exito al sur del municipio de Amancio Rodriguez, el dia inicial Ramon estuvo con nosotros. Fue una lastima como todo pues cuando el le saco el pie no se quito mas marabu, valga aparecieron los italianos comprando carbon y tacos y el Marabu se ha convertido en arbol sagrado.

  • Ireneo dijo:

    Excelente homenaje a cubano tan digno.
    Mi anecdota con Mongo sucedio en un Forum, caminábamos juntos hablando de la industria mecanica del país y la producción de implementos agrícolas cuando un grupo de compañeras nos abordó pidiendole fotografiarse junto a él. Después una de ellas le comentó en voz alta: “Ay cómo Ud. se parece a Fidel” y Mongo con su característica chispa criolla le respondió: “Si, pero el que se parece a mi es él; yo soy el mayor, por tanto soy el original y él es la copia”.
    Que viva en nuestra memoria y obra.
    Ibrahim.
    Nestor me alegra que te mantengas activo.

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Tuvo usted suerte, amigo Néstor.
    Creo que a mí también me habría gustado conocerlo y trabajar con él.

  • Javier Larrea dijo:

    ME HE CONMOVIDO CON ESTE GRAN COMENTARIO!!!!. VIVA RAMON CASTRO, GRAN PERSONA, PROVENIENTE DE LOS GRANDES CASTROS, DESDE SANTA CLARA javierlarrea@nauta.cu

  • mercedes dijo:

    Es una gran pérdida la del compañero Ramón Castro, un ser humano ejemplar, que vivió casi en el anonimato porque respetaba mucho las responsabilidades de sus hermanos, aun cuando él mismo tiene su historia en la lucha por el derrocamiento de la tiranía batistiana y el título de Héroe Nacional del Trabajo. Conozco anécdotas sobre Ramón Castro que cuenta la gente del pueblo donde se destaca por su sencillez y profundo humanismo. Eterno respeto y homenaje a Ramón Castro, quien representa los más altos valores del pueblo cubano.

  • agt dijo:

    Ramón defendió con honor la retaguardia de sus hermanos

  • guada dijo:

    La vida necesita de otros grandes hombres que desde el anonimato hacen que los principales puedan llevar a cabo sus ideas,Ramón fue eso, el precursor de lo que Fidel pensaba y en ocasiones de sus propias convicciones y conocimientos que tenía. Ameno, inteligente, respetuoso, humilde y sencillo como todo cubano de pueblo, pero grande ante lo mal hecho y honesto por sobre todas las cosas que llamaba al orden y exigía disciplina, porque era el primero en todo, nada que de los CASTRO RUZ hombres todos son lumbreras en el firmamento de la Patria

  • Nereyda Piñeiro Suárez dijo:

    Muchas gracias al compañero Néstor por relatar sus vivencias y recuerdos del compañero Ramón Castro Ruz. Sólo una vez lo tuve cerca, en una velada en honor al pueblo de Venezuela en el Hotel Nacional, en el 2002, me llamó la atención su sencillez, su modestia y sobre todo el respeto por su familia. Considero que tenemos mucho que aprender de personas como él. Su impronta queda en las enseñanzas para producir más y aprovechar más nuestros recursos.

  • La exploradora dijo:

    Gracias Profe, excelente artículo. Soy seguidora por aquí de sus escritos, excelente ese que trató sobre el bloqueo. Usted y Mercedes fueron mis profesores de Programación y de Química respectivamente, creo que en onceno grado, hace unos cuantos años atrás en la escuela Lenin. Me gustaria mucho que escribiera sobre esa época en la que usted fue profesor e hiciera una reflexión sobre los problemas que hoy tiene la educación en Cuba. Hoy es una ¨moda¨,sino una necesidad que los estudiantes tengan profesores particulares o repasadores, en mi época de estudiante, a veces bastaba con una buena clase como las que ustedes impartían. Un gran saludo para usted y para Mercedes, excelentes profesores, esos que nos marcaron para la vida y nos enseñaron a razonar y pensar.

    • Néstor del Prado Arza dijo:

      ! Ay Exploradora! Cuánta emoción para Mercedes y para mí este mensaje tuyo, y cuánta tristeza no saber quién eres. Pero así son estos Foros. Te diré que ya he dicho públicamente que pienso escribir lo que podría convertirse en un libro sobre mis 9 años en la Lenin. Algunos me animan y otros me desaniman. Ya veremos qué decido. Sobre el asunto de la salud del sistema educacional en nuestra Cuba querida, no creo que por ahora disponga del tiempo necesario para escribir algo útil, respetuoso y consistente. Como se dice tomo nota de tu solicitud. Aprovecho esta respuesta para decirle a Pablo Andrés que me llegó muy hondo su testimonio de adolescente de 12 años, que los que tuvimos la dicha de conocer bien a Ramón Castro, sabemos que es totalmente verídico.

  • pablo andres dijo:

    Recuerdo que con apenas 12 años me encontraba jugando en el parque del ultramarino pueblo de Regla y cuál fue mi sorpresa al detenerse un yip y de su interior bajo un hombre de tez blanca, que al verlo corrí hacia él y lo abrace pensando que era Fidel por su parecido extraordinario, el solo atino a abrasarme y con voz dulce me expreso
    ! Este abraso se lo hare llegar a mi hermano Fidel!
    Note que de sus ojos una nítida lagrima afloro a su rostro.
    Era un hombre sencillo y afable al que nunca olvidare

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Néstor del Prado

Néstor del Prado

Es Director de formación y difusión del conocimiento de GECYT (Empresa de Gestión del conocimiento y la Tecnología).

Vea también