Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

El hermano que fue padre también

| 122
Fidel, Raúl y Ramón durante un receso del XVII Congreso de la CTC, abril de 1996

Los tres hermanos. Fidel, Raúl y Ramón durante un receso del XVII Congreso de la CTC, abril de 1996. Foto: Liborio Noval / Archivo de Cubadebate

Una escueta nota anuncia que ha muerto Ramón Castro Ruz y un pesar se instala en el alma nacional. Los que pueden y tienen cómo, escriben al pie del obituario de los diarios digitales, el consuelo que quisieran dar. Si se los lee, detenidamente, más que palabras son abrazos, fe de vida, recuerdos, elogios a la virtud de un hombre que vivió literalmente pegado a la tierra.

Quién que lo escuchó alguna vez, puede olvidar su voz ronca y su acento de guajiro oriental, cantando con argumentos los vicios e incapacidades de la burocracia agropecuaria, es decir, de aquellos que pretenden dirigir el campo sin entrar en él. Quién que lo conociera y asistió a los candentes debates sobre producciones y precios agrícolas de la última sesión de la Asamblea Nacional no echó de menos a Ramón.

No sorprende que sus cenizas vayan para Birán, la finca familiar de donde nunca se fue. Aunque solo se pregunte a los guías del lugar sobre Fidel y Raúl, todos comienzan o terminan hablando del mayor de los tres varones, el segundo de los siete hijos que nacieron del amor de Don Ángel Castro y Lina Ruz.

Hay huellas de Ramón por todo el lugar. En el cuarto que compartieron los tres varones, en la oficina de administración, en la casa donde fundó familia propia, pero especialmente están en las anécdotas personales, desde los días del trio de “bandidos” del Colegio La Salle y las noches de lucha a almohadazos en el cuarto común, que él resolvía apagando la luz, hasta el pavo que guardó por dos años en la nevera, para celebrar el regreso de los hermanos al hogar. Durante más de medio siglo sus testimonios únicos nutrieron textos biográficos sobre los dos líderes de la Revolución de cuya historia resulta inseparable.

En “Raúl Castro: un hombre en Revolución”, el libro de Nicolai Leonov que acaba de presentarse en la Feria, Ramón aparece con notable frecuencia, en momentos evidentemente entrañables para el biografiado. Allí se dice que “resultó ser un administrador nato; (que) desde el colegio soñaba con el momento en que se sentaría ante la palanca de un buldózer o un tractor” y que “regresó a Birán para ocuparse de la actividad que más le gustaba. Se las arreglaba bien con la tecnología de siembra y cultivo de la caña de azúcar, podía conducir cualquier maquinaria agrícola y era un calificado especialista en la ganadería.

“No en vano fue el mejor ayudante de su padre en el manejo de la hacienda y, después de la muerte de don Ángel, recayó sobre sus hombros toda la responsabilidad administrativa. Durante la lucha insurreccional en las montañas, Ramón suministró una imprenta, combustible, técnica, medicamentos y otros insumos al frente guerrillero que comandó Raúl. Con posterioridad a 1959, trabajó durante mucho tiempo en el Ministerio de la Agricultura y dirigió una finca experimental de ganado lechero.”

Personalmente, recuerdo haberle escuchado decir públicamente a Raúl que Ramón fue un padre para él. Aquel que “al decir de Fidel siempre se conducía más abajo que la hierba y callado como el agua”, aparecerá a lo largo y ancho de este testimonio en acciones constantes de salvaguarda y rescate. Como ocurre con el envío de dinero, que el 24 de febrero de 1953, le permite a Raúl abordar el barco inglés Reina del Pacífico que lo llevaría a la reunión de jóvenes de izquierda de todo el mundo donde, según ha contado, se le abrieron nuevos horizontes y se transformó su cosmovisión política. Donde se convirtió en revolucionario.

Hablando de esas memorias, hace poco alguien escuchó al Presidente, hablar con dolor de la quebrada salud de Ramón. Debe doler mucho perder al hermano que supo ser padre también.

Se han publicado 122 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Linda dijo:

    La nación pierde a un gran hombre. La familia, al hermano querido.

  • Yolimar dijo:

    Fue un hombre excepcional, con una gracia campesina y perspicacia única. En una ocasión le escuché responderle a un dirigente de la Agricultura en mi provincia, quien haciéndose eco a su manera de una indicación del Comité Central de que el Partido no debía administrar, y esa persona intentaba manipular esa indicación a su manera, lo miró muy serio y le dijo: “El Partido no administra, pero narigonea”. Así era Ramón Castro Ruz, recto y fiel. Hombres como él dignifican y prestigian a nuestro país.

  • javiel dijo:

    Hemos perdido a uno de los hombre que supo darlo todo por nuestra liberacion, gracias a el hoy somos los que somos a nivel internacional… graciaaaaaaassssss Ramon y espero que sepas que como tu hay muchos mas en esta encantadora isla llegue a sus familiares y amigos mis mas sinceras condolencias y para la familia que dejo detras que sepa que tienen en nuestro pais mas padres, abuielos, hermanos porque el supo entregarnos todo su amor y compartirlo de igual forma xomo si fueramos su familia tambien…

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    Triste noticia,

  • yamilé Castillo Pérez dijo:

    Me ha conmovido en lo personal este formidable artículo , en él se rinde merecido honor a quien bien lo merece.Llegue a sus familiares las más profundas condolencias.

  • teresa González Rodríguez dijo:

    Cuando las noticias duelen tanto, uno no sabe ni qué decir!!! Mi más sentido pésame a nuestros líderes. Lo conocí personalmente: UNA EXCELENTE PERSONA!

    • sugerencia dijo:

      Teresa, ¿usted es la profesora de Educación Física que vive o vivió en el puerto de Manatí?, o es pura coincidencia su nombre y sus dos apellidos al de una amiga que conozco. Saludos desde Camagüey

  • Carlos, el de Holguín City dijo:

    Ningún lugar mejor que Birán para acoger sus restos. Su memoria y dotes de administrador y consejero de Fidel y Raúl quedan para la historia. Adiós, Mongo…

  • Mirtha dijo:

    Sentidas condolencias a Fidel, Raúl y toda la familia, lo conocimos en los recorridos por todo el país defendiendo la producción de alimentos, descansa en Merecida PAZ Ramón.

  • Manigüero cubano dijo:

    Para los jóvenes revolucionarios representa un sabio que se aleja pero no se va, definitivamente no se va. De voz en voz ya se murmuraba su delicado estado de salud, con pesar, con dolor, con sincero dolor. Ha quedado, como de todo hombre bueno, su ejemplo.

  • Alisa dijo:

    Debe sentir orgullo toda su familia de haber tenido entre ellos un hombre de excepcionales virtudes, que constituye por su ejecutoria de vida un símbolo para futuras generaciones de cubanos; ha sido un hombre que mantuvo lealtad y apego a los principios de la cubanía

  • Alejandro. Varadero dijo:

    Perder a un hermano debe ser algo sumamente duro, no importa que se haya vivido tanto, no importa que uno se haya hecho a la cuenta de ello y más dolor aún cuando ese que muere lo ha querido y cuidado. Me caía bien el viejo Mongo Castro, se las cantaba derechito y sin colores a cualquiera. Mis respetos y sentimientos para su familia.

  • Ana dijo:

    Muy bonito su escrito periodista, muy merecido, honor a quien honor merece, a la familia mi pesar, por cosas de la vida he perdido un hermano y duele bastante, pero hay que seguir dando, en verdad sólo de ver esa foto tan bella me conmuebe, pero como dijo alguien que me antecedió no se ha ido sigue en las mentes dignas de este país y en los corazones, QUE DIOS LO ACOJA EN SU SENO

  • lazaro dijo:

    Asi es la vida, ojala aparezcan hombres por estos tiempos con esos valores de trabajador consagrado y de amor a la agricultura como RAMON. Pòr supuesto,tambien el amor, dedicacion y enseñanza que regalo a sus hermanos y a su familia.

  • José Alberto Gómez Pérez dijo:

    Hermosísimo tu homenaje Arleen!!!

  • irraco dijo:

    Caramba, tengo la sensación de que no lo conocimos lo suficiente

  • Ale dijo:

    Un hombre de su tiempo y de todos los tiempos. Gloria eterna al Heroe del trabajo

  • Mayret la tunera dijo:

    Realmente conmovedor este relato, síntesis de la vida de un gran hombre, de un gran revolucionario, de un gran hermano. Mis sentidas condolencias para su familia en general.

  • Irene Emilia dijo:

    Gracias Arleen por tu hermosa crónica. El héroe que se nos va merece se conozca mejor. A Fidel y Raúl mucha fuerza y salud para que vivan muchos años más.

  • María Teresa Iglesias FOnt dijo:

    Tuve la oportunidad de conocerlo y de estrechar su mano, era maravilloso; no sólo es una pérdida irreparable para muchos de nosotros sino también para el país porque era un experto en temas agrícolas.

    Cuando le decían que se parecía a Fidel, él rectificaba y decía que no, que Fidel se parecía a él, porque era el hermano mayor.

    Para sus familiares mi más sentido pésame. Y lo recordaré con mucho cariño.

  • Lázarita dijo:

    Gracias Arleen, al fin una nota diferente a todas las publicadas en los diarios. Excepto por este trabajo y de algunos comentarios de pésame publicados en Cubadebate de personas que lo conocieron es que podemos saber quién fue Ramón Castro Ruz. Muy linda la foto escogida. Mis condolencias para sus familiares y muy en especial para nuestro queridos Fidel y Raúl

Se han publicado 122 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arleen Rodríguez Derivet

Arleen Rodríguez Derivet

Periodista cubana y conductora del programa de la televisión cubana “Mesa Redonda”, que transmite una emisión especial para Telesur. Es coautora del libro “El Camaján”.

Vea también