Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

¿Quiénes serán los imbéciles?

| 88
El reggaetonero, Baby Lorens.

El reggaetonero, Baby Lorens.

He permanecido ajeno hasta hace muy poco a los dichos del reguetonero Baby Lores en la revista On Cuba y es un texto de Enrique Ubieta el que me ha remitido al asunto que también había sido abordado antes por Ojeda. Hay que agradecer a ambos su valentía para, una vez más, mirando más allá de un “caso”, incidir en aspectos sobre los que no reflexionamos suficientemente.

Porque la mayoría de las veces que nos asomamos a este tipo de situaciones lo hacemos desde una perspectiva que no aborda los procesos que gestan y se articulan tras esos comportamientos, como si la Economía Política hubiera dejado de existir y los gerentes que organizaron el referido concierto a 100 CUC la entrada en el Salón Rojo del Capri, o acciones similares, no estuvieran estimulando esa subcultura buscando ganar dinero a cualquier costo en nombre de Robin Hood pero en realidad trabajando para el Sheriff de Notingham y no pocas veces para el propio bolsillo.

El Sheriff ha hablado con bastante claridad sobre los objetivos de su nueva política hacia Cuba y hasta ha llegado a decir con qué instrumento: “Las medidas que estamos tomando reforzarán a la clase media de Cuba. Este es el mejor instrumento para obtener lo que todos queremos: una  Cuba libre, próspera y democrática”, afirmó el Antony Blinken, al diario español El País el 29 de julio de 2015.

Ya sabemos cuál es el concepto de libertad, democracia y prosperidad que reparte Washington por el mundo y nuestro propio pasado en que EEUU intentó convertirnos en lo que Fidel llama “híbrido de casino con prostíbulo” lo atestigua. Hay un grupo social que a fuerza de dinero hace sinergia con la búsqueda de algo bastante parecido, aprovechando las ventajas que les ofrece una economía en proceso de apertura, aun deformada por la dualidad monetaria y cambiaria y con vacíos legales, y, como si no le fuera suficiente intentar corromper los nuestros, que tienen mucho que cambiar para estar a la altura de los nuevos desafíos, ya viene gestando sus propios medios de comunicación.

Recuerdo que el caso Gilbertman tampoco nos llevó a preguntarnos por qué el reguetonero-delincuente que nos escogió como destino, como escribió entonces Ubieta, “creía que el dinero, su superpoder, lo haría invencible en Cuba, como podría serlo en Miami o en Bogotá” y sólo su aparición en la prensa estadounidense desató su detención en La Habana, donde  sin clandestinidad alguna “financiaba videos de los Desiguales, de Eddy K (de regreso en la isla), del Yonki, del Príncipe, de Damián, a condición de que lo dejasen aparecer en pantalla”, personajes que en su mayoría, al César lo que es del César, no hemos conocido en “El Paquete” sino en espacios estelares de nuestra televisión.

En la inauguración de la embajada estadounidense en La Habana, el jefe de Blinken, John Kerry, nos puso de ejemplo a Vietnam,  “un país dinámico, con una economía creciente”, pero no nos dijo que en esa tierra hermana, con la fortaleza cultural que suponen miles de años como nación antes de que existiera EEUU y una lengua propia,  con ocho veces la población de Cuba y a miles de kilómetros del territorio estadounidense, todos los medios de comunicación son de propiedad pública y las regulaciones sobre la difusión de información por privados a través Internet son mucho más restrictivas que aquí.  Para nada estoy diciendo que debemos copiar ninguna regulación de Vietnam pero sí es bueno saber qué nos ocultan los mismos que destinan cincuenta millones de dólares anuales -varias veces el presupuesto de todos los medios de comunicación cubanos juntos- a comunicarnos cómo debemos organizarnos en esta Isla. Interesante que quienes, según Kerry, ya no son “ni enemigos, ni rivales” sino nuestros “vecinos” callen ante nosotros que en el “país dinámico” la gestión eficiente de la economía y la amplia participación del sector privado en el socialismo no suponen propiedad privada sobre los medios de comunicación.

Ubieta sobre el caso Gilbertman hablaba de cómo la “revista digital de frivolidades Vistar magazine“…”que presenta en su costado más banal a los buenos, regulares y malos artistas, con anuncios de negocios que pagan, sean o no legales—le dedicó una página en uno de sus números y en otro, anunció el video” donde Gilbertman

“Reunía en su casa a sus financiados, entre maletas llenas de mujeres, de dinero, de expresiones duras, de pistolas, de cadenas de oro, de muebles caros y de mal gusto, como capos a la espera del resultado de una supuesta guerra callejera, importada de otras calles, de otro mundo que no es el nuestro, un video donde la violencia alcanza grados repugnantes, y en el que se compra la imagen, el símbolo esta vez invertido del joven actor que encarnaba al Chala” (protagonista de la película Conducta).

Dice István que Lores “no es un imbécil” y agrega:

“Es la más estridente de un grupo mayor o menor dentro de la sociedad cubana actual, obviamente mucho más allá de sus colegas, que alardea bendecido por alguna prensa. Ellos sueñan ¡y están obrando! su propio proyecto de país desde una idea torcida de la prosperidad sustentada en el apetito inmoderado por el poder y el culto al triunfo a costa de la bondad y la justicia.”

Ojalá los imbéciles no terminemos siendo los que defendemos lo que Ubieta caracteriza como “una sociedad alternativa que no repudia el dinero que se gana con honestidad y talento, pero que se sustenta en la cultura del ser”, si continuamos actuando como si ignoráramos lo que afirma István. Porque los valores que conforman una cultura -ya sea del ser o del tener- se reproducen a través de las relaciones sociales determinadas en primera instancia por la economía y es lo peor de la sociedad cubana la que tiene acceso a espacios en los que se ha vuelto hegemónico “el culto al triunfo a costa de la bondad y la justicia”. Allí están ausentes los que con su trabajo sostienen el país pero sí disfrutan… y pagan “un grupo de pillos que cada día se están enriqueciendo más”, en palabras del Presidente Raúl Castro sobre quienes especulan con las necesidades alimentarias del pueblo pero que pueden aplicarse a no pocos que lucran desde la ilegalidad o la ilegalidad en otras esferas de la sociedad.

Desde allí viajan la vulgaridad, el culto a la violencia, el machismo y el dinero fácil hacia programadores, realizadores, y algunos espacios de medios de comunicación, y también al transporte público y las instalaciones gastronómicas, los agromercados y mil lugares más donde la banda sonora de los  nuevos hombres de éxito nos acompaña las 24 horas. Un recorrido, muchas veces billete en mano, para cerrar el ciclo “dinero-mercancía-dinero incrementado” que convierte en gusto lo que es un proceso de corrupciones sucesivas  al que vienen a sumarse los nacientes medios de comunicación privados.

Si en Latinoamérica vemos actuar -y vencer- a la prensa privada como un Partido Político al servicio de las oligarquías y la contrarreforma promovida por Washington, no hay que ser visionario para prever su rol futuro -ya casi presente- en Cuba. A pesar de su ofensiva para degradar lo colectivo y promover lo privado, los valores sembrados por la Revolución tienen fuerza propia. Un grupo de jóvenes periodistas procedente de todas las provincias de Cuba recientemente reunidos en La Habana insistía “en la necesidad de contar con una norma jurídica que ampare la producción comunicativa del país, porque hay comportamientos que escapan a los límites regulatorios gremiales”, y resaltaba “la necesidad de que la vanguardia esté dentro de nuestros propios medios y no en proyectos privados que no están en consonancia con el proyecto de país que hemos emprendido.”

Y puede haber hasta refinamiento. “Un reguetonero refinado” llama a Lores la revista “cuyo perfil editorial se construye desde el cinismo”, definición de Enrique Ubieta sobre On Cuba que acaba de brillar en un artículo de esa publicación denunciando que la entrada al Gran Teatro de La Habana después de su restauración -para ver una de las mejores compañías de ballet del mundo- cueste ¡entre 10 y 30 pesos cubanos! La intención de subrayar que todo lo que hace el gobierno está mal -primera etapa de la Guerra de cuarta generación- puede, sin dudas, desembocar en el absurdo. Semanas atrás casi linchan en Facebook a un periodista por quejarse de que la entrada a un espacio recreativo costaba cincuenta pesos, pero sospecho que su pecado no fue lo que dijo sino desde dónde lo hacía: una agencia de prensa estatal.

A veces pareciera que la lucha de clases no existe, y la ideológica, tampoco, pero, como el dinosaurio de Monterroso, cuando despertemos, estarán ahí. Sin profundizar en las causas económicas y sociales detrás de actitudes que no son  individuales sino grupales, y cada vez más clasistas, cualquier esfuerzo podría ser vano; un triste e inútil trabajo de Sísifo que ignora las leyes que rigen la sociedad descubiertas por Marx, como el mítico personaje castigado por Zeus ignoraba la Ley de la gravedad.

Se han publicado 88 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • carlos dijo:

    gracias por haberle salido al paso ,hace un ano estuve en cuba para visistar a mis padres y me encontre con un nivel violencia y bulgaridad en la calle que me espanto, todas las noches habian peleas y las malas palabras volaban en frente de la casa de mi madre y la policia ausente , cuatro mujeres fueron muertas por maridos selosos ……los imbeciles son lo que han permitido que esta estrella brille empezando por los ismaelillos en cienfuegos,donde dice que se formo , como es posible que formen este tipo de estrellas va y hasta estan orgullosos de haberlo formado… la escuela los maestros la educacion?????????
    aqui alguos de sus comentarios

    “Yo creo que Nicolás Guillén en su tiempo era un rapero, porque él declamaba, y eso le llegaba a la gente.” que diria Nicolas Guillen?

    “La mujer del marinero quiere ancla, La mujer del karateka quiere golpe, la mujer del chofer quiere palanca, la mujer del herrero quiere hierro”. y esta es la Mujer cubana?

    “No es que tenga malas palabras. Pero el género urbano es muy fuerte e impactante a la hora de hablar. Y es lo normal. Nosotros hablamos como se habla en la calle. No nos escondemos. La gente dice que la música urbana es marginal. Y no lo es. Es urbana porque es underground, porque viene del barrio, de la sociedad. Y la sociedad marca un país y una cultura”. asi tratamos de educar a los jovenes

    • Pirulí dijo:

      No entiendo a santo de qué ud. vincula el grupo donde se formó el fulano con el rumbo que después decidió tomar este saltimbanqui que hoy dice una cosa y mañana se apea con otra. El grupo Ismaelillo creado por el profesor Gonzalo Bermúdez ha sido la placenta nutricia de otros que brillan con luz propia en proyectos personales y agrupaciones cuya impronta dignifica la cultura cubana. Si no averigue por Idania Hernández, o por Alexander Abreu, para ponerle la vara alta, aunque no faltan los que con modestia y el orgullo sano de haber sido ismaelillos bongosean o rasgan el tres con un modesto Conjunto Campesino. Como interpreto del decir de Iroel y Ubieta, no todos piensan como este cambiacasaca rotulado a conveniencia. Hay gente, hermano, que aun cree y confía en que la cultura del ser importa mucho más que la filosofía del tener.
      Entiendo perfectamente el resto de tu comentario. Incluso comparto tu parecer, pero esta analogía de gratis con desbarre incluido para ese proyecto que es Ismaelillo no se lo puedo admitir, por respeto a quienes llevan ese blasón con sano orgullo.

      • carlos dijo:

        te esplico ,a mi nentender el furo es el pasado y la formacion primaria influye en el futuro de cada persona……. por otro lado se ne olvido poner el link de donde saque sus palabras….”http://oncubamagazine.com/cultura/baby-lores-un-reguetonero-refinado/
        salud

      • Inmortales dijo:

        Comparto la esencia de lo planteado por Iroel y por Ubieta en su artículo en la calle del medio.
        Pero, cuidado,
        Ambos que fuero dirigentes juveniles de mi generación y cuadros de la cultura en el país, saben que lo importante es atacar el problema, buscar solución con nuestros menguados recursos y exigir a las instituciones culturales en este caso, extensivo a las organizaciones e instituciones que juegan un papel en la regulación de este tema (y son muchas) que cumplan lo que les toca.
        Evitar caer en personalizar el tema, satanizar al victimario o victima en este caso (depende de donde se mire) Baby Lores, un joven que ha demostrado ser buen músico y buen letrista cuando se lo propone, confundido o consciente de lo que dice y/o hace, en todo caso es consecuencia de esa guerra cultural a la que ha estado expuesta nuestro país, a la que muy bien hace referencia Iroel en su artículo y cuidarnos de hacerles el juego, nuestro papel el salvar y alar hacia nuestro lado a todos los jóvenes y más a los que con su talento se convierten en guías de muchos otro.
        Si ONCUBA (no pongo ya en el mismo lugar a VISTAR) con su cinismo editorial, utilizando a buenos periodistas (lastima de Carlos Manuel) hace caer o provoca errores de estos jóvenes o no tan jóvenes, nuestra prensa revolucionaria no puede caer en la tentación y la trampa de cogerlo con estos, si el verdadero enemigo es ONCUBA y quienes la “financia” o aliente

    • Jose R Oro dijo:

      Cuba no necesita para nada esa vulgaridad, ni la promocion de valores negativos. Vietnam hace muy bien en controlar los medios de comunicación, e insinuar que un desarrollo acelerado, diversificado y sostenible de la sociedad socialista trae inevitablemente esa vulgaridad y falta de valores, es incorrecto, simplemente es mentira. En el pasado (pero dentro de la época de la Revolución), teníamos “El perico está llorando” (no me acuerdo que orquesta), a Pello el Afrokan, y a muchos otros con letras vulgares (y los que menciono están lejos de ser los peores), males como el machismo y muchas otras conductas antisociales no deben ser divulgados ni promovidos. Simplemente hay que cuidar nuestra cultura. Eso comienza por la familia y la escuela. No se entiende que un país con índices educacionales que están entre los más altos del mundo, tenga esas manifestaciones bastante extendidas en su población. Pero contraponer el desarrollo económico acelerado de la sociedad socialista como un enemigo de la cultura nacional no es justo, es incorrecto. La realidad es todo lo contrario.

      • nelo lores dijo:

        El tema es muy complicado y diverso, pero hay una realidad la diversidad de criterios y estándares culturales que evidencia un fenómeno muy turbio y difíciles de erradicar. a los reguetoneros sabemos el móvil que los mueven, costumbres, hábitos, conceptos artísticos referente a su tipo de arte, los Gilbertman las carencias y traumas que un joven favorecido por el dinero puede hacer o provocar, la necesidad de siempre mostrar poder ilimitado o una bárbara guapería que está de moda en una gran mayoría de jóvenes en muchos casos que hasta ellos mismos desconocen, se imaginan ustedes cuanto lograríamos de los Gilbertman si alguien con buenas intenciones le ayudaría entender cuantos proyectos artísticos y comunitario se podrían realizar con una noble perspectiva social ayudando a nuestros jóvenes deseoso por conocer y aprender para tener un futuro con más posibilidades económica y una buena proyección cultural, seguro que el jóven reguetoneros no me gusta decir delincuente como antes alguien citó, hubiese entendido y seria otra victoria más para nuestra sociedad ,lo mas lastimoso es que todos esos jóvenes cubanos son los nuestros, debemos ayudar y entender desde sus puntos de vistas, aun a veces vulgares e imponentes, importante es mantener desde el hogar la educación familiar , trabajar con ellos ,no temer en difundir o entender sus perspectiva artísticas inclusive su lenguaje que para la gran mayoría de nuestra sociedad tienen más efectos que el castellano. creo y confío que nuestra sociedad cubana ,ahora más que antes la tolerancia, el respeto el trabajo en conjunto sería muy eficaz y tratar de aglutinar a todos sean o no talentosos para lograr una unidad con gran orgullo nacional basado en la justicia y respeto a todos.

  • José M. Calero Gross dijo:

    Bien escrito y contundente, Iroel !!.

  • Marino dijo:

    Bueno, desgraciadamente, parece que los imbéciles somos los cubanos que tratamos de vivir en Cuba honradamente de nuestro salario, o los que separados de la familia, trabajamos en un país que no es el nuestro para reunir algún dinero, algunos artículos y algunos “trapos” que con muchas limitaciones y sustos podemos entrar a Cuba después de años de sacrificio. Esa imagen de la imbecilidad es la que se propaga entre la juventud inclusive por nuestros propios medios y no la podremos revertir hasta que no se ponga freno a todos los “Gilbertman” que andan por ahí, unos ocultos y otros no tanto y sobre todo, hasta que el cubano digno pueda vivir dignamente de su trabajo sin necesidad da salir de su país para ello. Hay que acelerar el proceso de poder vivir del trabajo honrado sin salir de Cuba y sin renunciar a las cosas buenas de nuestro sistema o vamos a marchar irremediablemente a lo que nuestro Fidel ya anunció en una memorable ocasión, la autodestrucción de nuestra Revolución.

    • CUBAMIA dijo:

      TODO DICHO.

    • HABANERITA dijo:

      Santa palabra la suya señor Marino, ha dado ud. con el pollo del arroz con pollo, eso es lo que tienen que ver, analizar y RESOLVER nuestros dirigentes, EXACTAMENTE ESTO QUE uD. DICE: ” desgraciadamente, parece que los imbéciles somos los cubanos que tratamos de vivir en Cuba honradamente de nuestro salario, o los que separados de la familia, trabajamos en un país que no es el nuestro para reunir algún dinero, algunos artículos y algunos “trapos” que con muchas limitaciones y sustos podemos entrar a Cuba después de años de sacrificio. Hay que acelerar el proceso de poder vivir del trabajo honrado sin salir de Cuba y sin renunciar a las cosas buenas de nuestro sistema o vamos a marchar irremediablemente a lo que nuestro Fidel ya anunció en una memorable ocasión, la autodestrucción de nuestra Revolución. ” ESO ES LO QUE TIENEN QUE ANALIZAR LOS DIRIGENTES DE NUESTRO PAÍS Y DARLE UNA SOLUCIÓN RAPIDA.( me veo tristemente reflejada en este comentario del señor MARINO)

    • Leandro dijo:

      En 1963, Allen Wels Dulles, quien fuera jefe de la CIA entre 1953 y 1961, escribió un libro titulado “El arte de la Inteligencia” en el cual describe cómo se proponían acabar con la URSS. Creo que su palabras son esclarecedoras; cito:
      «Sembrando el caos en la Unión Soviética sustituiremos sus valores, sin que sea percibido, por otros falsos, y les obligaremos a creer en ellos. Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus proporciones una grandiosa tragedia, la de la muerte del más irreductible pueblo en la tierra, la tragedia de la definitiva e irreversible extinción de su autoconciencia. De la literatura y el arte, por ejemplo, haremos desaparecer su carga social. Deshabituaremos a los artistas, les quitaremos las ganas de dedicarse al arte, a la investigación de los procesos que se desarrollan en el interior de la sociedad. Literatura, cine, teatro, deberán reflejar y enaltecer los más bajos sentimientos humanos. Apoyaremos y encumbraremos por todos los medios a los denominados artistas que comenzarán a sembrar e inculcar en la conciencia humana el culto del sexo, de la violencia, el sadismo, la traición. En una palabra: cualquier tipo de inmoralidad. En la dirección del Estado crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas [como] innecesarias y convertidas en un vestigio del pasado. El descaro, la insolencia, el engaño y la mentira, el alcoholismo [y] la drogadicción, el miedo irracional entre semejantes, la traición, el nacionalismo, la enemistad entre los pueblos y, ante todo, el odio al pueblo ruso; todo esto es lo que vamos a cultivar hábilmente hasta que reviente como el capullo de una flor.
      Sólo unos pocos acertarán a sospechar e incluso comprender lo que realmente sucede. Pero a esa gente la situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándolos, encontrando la manera de calumniarlos, desacreditarlos y señalarlos como desechos de la sociedad. Haremos parecer chabacanos los fundamentos de la moralidad, destruyéndolos. Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos, pervertiremos (…)».

      • sachiel dijo:

        ¿Y ustedes creen que aqui no lo estan haciendo tambien?Más allá de la teoria de la conspiración contra Cuba, esa receta es válida para todos los tiempos y para todos los paises que se opongan a la dominocracia imperial, sobre todo la yanki. Muy buen articulo y muy buenos comentarios de Hugo, Calero Gross, Marino, Oro y demas foristas que estan bien situados en la realidad actual.

      • Tito23 dijo:

        Hermano, tiene ud en formato digital ese libro, una vez alguien me habló de él y no me lo creí. Confirme si lo tiene para enviarle un correo y me lo hace llegar. Se lo agradeceré.

      • Diógenes dijo:

        Amigo Iroel, Leandro y demás comentaristas a sus artículos: habida cuenta de la importancia de los temas tratados y del limitadísimo acceso a ellos, dada la poca cobertura de internet –e intranet-, creo que lo mejor es usar los medios convencionales, sobre todo la TV y la radio, para establecer debates amplios y polémicos sobre los diferentes asuntos que son medulares para la cultura, la economía y la vida social en general del pueblo cubano. ¿O qué es lo que pasa? ¿No hay “voluntad política” en el ICRT o a quien los dirige? ¿A estas alturas? No me refiero a algo como la Mesa Redonda, que más que mesa ¿redonda? es un panel donde se da una especie de “clase” sobre un tema en el cual todos los participantes están de acuerdo y sólo difieren en el hecho de tocar sus distintos aspectos, o bien algo meramente informativo. Recordemos el origen medieval del término, que se refiere al derecho igual a voz y voto de todos los caballeros, con criterios usualmente distintos. Me refiero a programas “a calzón quitáo”, polémicos, donde se aborden los temas desde diferentes puntos de vista, con sus matices, y donde no haya nada “sagrado” o intocable. Lo mismo de estos blogs, pero para todos más o menos. Programas con una frecuencia decente, más que semanal, que lleven al espectador-participante a encarar los problemas sociales más acuciantes. Se romperían records de audiencia, sin duda, y los esquemas de “lo adecuado”. Dejaríamos de llamar “valientes” –porque evidentemente suponen riesgo- a los comentarios contracorriente, a la expresión de las verdades de cada uno. ¿O es que los “revolucionarios” no tienen argumentos?
        Seguro que alguna cándida -o pecadora- alma “ortodoxa” se escandalizará y hasta aducirá que eso ayudaría al enemigo en su empeño de destruirnos y bla bla bla, cuando lo que realmente ayuda al enemigo es nuestro secretismo y falta de participación real en la vida de la nación, que elicita y casi promueve la corrupción y el oportunismo y deja impunes a los beneficiarios dolosos del statu quo y de la tendencia neocolonizante que anda por ahí. Por otra parte en lugar, o además, de tanto libro ileído que se imprime y hasta reimprime, se debían publicar cosas como eso de Allen Dulles que menciona Leandro (porque a confesión de parte relevo de pruebas), además de aquellos artículos que se combaten sin darlos a conocer de su fuente original. No hay cosa que levante más suspicacia que hacer esto último, además de ser un insulto a la inteligencia.

  • VICTOR KOZASKI dijo:

    BUENO ES MI TURNO Y QUE PENSAMOS A HACER ,GRACIAS POR LA AUTO CRITICA , ES NECESARIO , PERO LA PREGUNTA VIENE DESPUES QUE HAY QUE HACER PARA MEJORAR LA SITUCION

    • Elio Antonio dijo:

      Hola Victor:-)

      Me imagino que lo más rápido podría ser, que las personas con autoridad para hablar sobre el tema incrementen, propicien el debate en todos los medios y de estos, a todos los espacios, fundamentalmente donde están las generaciones más jóvenes. Para analizar el tema se necesita saber lo que se dice y cómo decirlo; porque los imbéciles son muchos más de los que se pueden ver. Tal vez un estado de opinión general y mayoritario en defensa de nuestra mejor cultura, propicie el entendimiento y logro, de que hay que hacer más y a tiempo.

      Saludos;-)
      desdeguantanamo.cubava.cu
      elioantonio.cubava.cu

  • Alberto Jorge Fernandez dijo:

    Habitualmente leo sus comentários y en sentido general no son de mi agrado dado que en ellos ustede refleja y definde lo que no se puede hacer tapar el sol con un dedo la verdad siempre triunfara por encima de todo , pero en este articulo usted a sido tan excelentemente justo, con la verdad a flor de papel que tengo que felicitarlo dado que en su contenido a resumido sérios problemas que solo se podran resolver asi con la valentia que usted a demostrado felicidades ojala siga asi gracias Alberto

  • pepe dijo:

    de quien estan hablando que no entiendo

  • Palax dijo:

    Excelente artículo, de veras que si.

  • Adonay dijo:

    Totalmente de acuerdo con el comentario de Iroel…pero ¿quién le pone freno a tantos desmanes contra la cultura, la ética, la moral y los valores? una LEy de la decencia que se aplique con rigor y sin que le tiemble la mano a quien deba aplicarla. Eso es lo que necesitamos.

  • Ruperto dijo:

    solo pido que me dejen comentar algunas de las afirmaciones de este payaso y lo haré entre paréntesis a continuación de lo que dice:
    “Yo creo que Nicolás Guillén en su tiempo era un rapero, porque él declamaba, y eso le llegaba a la gente.” (Guillén llegaba a la gente porque hacía poesía… y de la buena).
    “La mujer del marinero quiere ancla, la mujer del karateka quiere golpe, la mujer del chofer quiere palanca, la mujer del herrero quiere hierro”. (¿La mamá de él… qué querría?)
    “No es que tenga malas palabras (no hace falta porque es un lenguaje soez e indecente). Pero el género urbano es muy fuerte e impactante a la hora de hablar (es fuerte e impactante por su vulgaridad). Y es lo normal (No Lores, eso no es normal. Normal es una letra de canción como la de Longina). Nosotros hablamos como se habla en la calle (No, Lores, ustedes hablan como habla la gente indecente en la calle). No nos escondemos (lamentablemente no tienen que esconderse, porque como dice Iroel, hasta los medios –radio, televisión– se confabulan con ustedes. La gente dice que la música urbana es marginal (si eso que uds. llaman música “urbana” es como tú la defiendes, de urbana no tiene nada, porque el urbanismo lleva implícitamente la educación). Y no lo es (sí es marginal). Es urbana porque es underground, porque viene del barrio, de la sociedad (se han apropiado del término “underground” que fue utilizado para identificar un modo de hacer rock de los años 60’s y 70’s. Ah! y la sociedad no son ustedes; ustedes no son representativos de la sociedad). Y la sociedad marca un país y una cultura” (ya lo dijiste: sociedad y cultura: el género que defiendes no tiene nada de culto ni representa a toda la sociedad. Por suerte son minoría… hasta ahora).

  • Joan dijo:

    Este fenómeno es parte del fenómeno de agresión mediática a nuestro país: hacer ver que estas cosas que se pregonan una y otra vez en uno y otro reguetón calen en Cuba, oportunistamente, como la tortura de la gota china, para corroer el respeto mutuo, la cultura, nuestra nacionalidad. Con esto he chocado, auditiva y físicamente en el transporte público. Yo no he visto en otras partes lo que se ve aquí en este sentido, y he llegado a sentir como extraña, desmesurada y abrumadora la sensación de ser respetado en tierra ajena, cuestión que yo no acostumbro a enarbolar aquí como bandera quizás por una desmesura de la modestia, basada en las justas aspiraciones de igualdad que están en la raíz de la revolución cubana, desde el siglo 19 hasta el presente. Iguales, si, ¿pero cómo? ¿a qué nivel y condición? Estas personas defienden su derecho a expresarse como les da la gana, con principios e ideas torcidas, como ilustran sus “celebres frases” que exponen su olímpico desconocimiento de principios raigales de la urbanidad y la nacionalidad, que no son ni quieren ser ciudadanos, y lejos de amoldarse al conglomerado urbano, lo atacan de una manera subterránea y subrepticia, haciendo de la ciudad una jungla de asfalto. ¿Y dónde queda nuestro derecho a ser respetados, como persona, como familia, como país? No, yo no quiero eso ni para mí, ni para mi familia ni para mi país. Iroel no es el primero de los intelectuales que trata el tema, ya antes lo han hecho otros y no pasa nada. También, siendo un tema que no me simpatiza, no lo he seguido lo suficiente. Sobre los métodos de agresión mediática ha tratado Salim Lamrani con bastante detalle. Los emperadores romanos lo planteaban de un modo muy sintético: “Divide y vencerás”. Creo firmemente que el respeto al derecho ajeno es la paz, pero además, en las palabras de Martin Luther King cuando dijo: “No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética… Lo que más me preocupa es el silencio de los buenos”.

    • un sencillo cubano dijo:

      Excelente Joan! Completamente de acuerdo!

      Y la pregunta sigue en el aire: Cómo es posible que toda esa banalidad, que esos textos llenos de obsenidad, violencia, etc. sigan ganando adeptos?

    • DEL BARCELONA SIEMPRE dijo:

      Concuerdo contigo Joan, lo más triste de todos es que en el transporte público te puedes encontrar hasta choferes con edades para escuchar la música de los sesenta y hasta la anterior y los escuchas poner el regueton con volumenes molestantes y te preguntas ¿en verdad les gustará? o es que queriendo estar a la moda ellos mismos se obligan a escucharla. Yo en honor a la verdad he escuchado canciones de ese genero que no son agresivas, son lamenos, que no son abusivas, ni denigrantes, pero la mayoria dan asco y le llaman cultura.
      Ahí están los del Capri que se embolsillan junto a ellos gran cantidad de pesos a costa de escuchar y bailar toda esa grosería. ESO HAY QUE COMBATIRLO, PORQUE ES LO QUE SE ESTÁ VENDIENDO COMO CULTURA CUBANA.

  • JRFT dijo:

    La TV estatal tiene que cumplir un rol educativo, ya cualquiera coge un micrófono y canta, da verguenza a veces lo que se promueve por nuestra TV. Hay que ponerle freno a la vulgaridad y al mal (o mejor dicho pésimo) gusto.

  • Alberto Jorge Fernandez dijo:

    Para poner un ejemplo el requeton ritmo que surge en las antillas menores y al igual que el kisomba se comienza a promover en los años 80 en el mundo siendo Angola uno de los promotores de este ritmo en el mundo en el cual ellos denominan kuduro pero de una forma refinada se comienza a escuchar y promover en nuestro pais a raiz del año 1988 antes del comienzo del período especial donde se decide a nível del ministério del turismo convertir los cabaret en nuestro país en discoteca porque estas serian mas rentable lo cual considero grave error para la cultura cubana dado que estos espectaculos en todo el pais supervizado por el coreografo y director de espectaculo en Tropicana Tomas Morales de una forma u outra hacian un recorrido por toda la musica cubana (guaguanco, rumba,bolero,salsa,etc) todos realizado por figuras de las mismas províncias y cantantes de reconocido prestigio en nuestro país algunos con doble show en la noche y tanto los jovenes de la época como los adultos no se desvinculaban de nuestra musica y se disfrutaba a plenitud al llegar las discotecas comenzo la introduccíon de diferentes géneros de diferentes países que incluso programas que promovieron estos ritmo(a romper el coco) y ahi tiene el resultado conocen y promueven la musica caribeña y su musica la mayoria de los jovenes la desconocen y prestandose este ritmo para la vulgaridad muy lejos de lo que es el doble sentido y ahi vamos .Como revertirlo? Hoy es un fenómeno universal que no escapamos y que nosotros promovimos y ahora estamos pagando las consecuencias y pienso que hay que esperar que caiga por sus propios pies como la lambada pero lo que no se debe de permitir es la vulgaridad no es el ritmo que forma parte de la cultura caribeña reitero donde nacio

  • el socialismo real dijo:

    Pero mientras tanto , y mientras tantos años nó se ha hecho nada, ni se hace nada para decir basta, al parecer la mano tiembla en estos tiempos, estas son las consecuencias, vendrán más, pero las causas radican desde el mismo momento en que se dejó a un lado el cultivo de valores humanos, la formación ideológica de las nuevas generecaiones y se delegó su papel al reguetón, es penoso, que tantos jóvenes hombres de verdad hayan muerto en nuestra historia, es penoso que muchos y muchas hayan empeñado sus vidas para que otros que nó son los humildes, y de tan mala facha, tengas los reconocimientos, los lugares públicos y los escenarios de la nación, por otra parte, hoy recordamos a Mella y tantos otros cómo él.

  • Jose Carlos dijo:

    iroel una pregunta: de quien es la responsabilida, no la culpa de que existan todo este tipo de personas?

    le aseguro que no es ni mia, ni suya, menos de mas del 50 % de la poblacion cubana de a pie, solo mire los conciertos de todos los “nuevos asrtistas” llenos de jovenes niños, con moviles filmando y despues nos quejamos que el salario no alcanza

    ahora una rectificacion

    usted ha leido alguna vez la prosa de guillen?

    no creo que sea la obra ma conocida por los cubanos y que decir del uso del himno en la coda final de una cancion

    nada, buena fe, la culpa no la tiene nadie, o quizas colon que dijo que esta es la tierra mas hermosa que ojos humanos han visto

    muchas gracias si lo publican, si no, ya estoy acostumbrado.

  • Alexander dijo:

    No quiero generalizar pero la vulgaridad en la música cubana viene desde hace décadas, recuerdo aquello que decía ” hay que desmayar al que se pase de rosca” otro decía ” vamos a echar un palito en el agua a ver si flota” yo me espantaba con esos estribillos , creo que se fué negligente por mucho tiempo ,esto no es nuevo.

  • Ricardo Salazar Crespo dijo:

    La independencia relativa del arte de la base material no significa que haya que seguir permitiendo tanto desparpajo que contamina a decenas de miles de adolescentes y jóvenes con marcada influencia en las actitudes del hacer (vestir, cumplir tareas en la escuela) y del decir (groserías, vulgaridades, machismo), que se ven como algo normal y hasta -por algunos, expresion de cultura y desarrollo). ¿Dónde está el Estado con su fuerza y sus leyes? ¿Por qué se deja que pasen años para después lamentarnos? Hay que recordar que cuando la conciencia se tuerce, es sumamente difícil volverla a encainar por la senda de la verdadera cultura, el bien y la felicidad del ser humano. Es queestamos hipnotizados?cualidades

    • Eduardo González S. dijo:

      Ricardo: ¿Más leyes para que no sean aplicadas? De eso estoy harto ya. Ahí está polvorienta nuestra ley contra la vagancia. Más bien la exigencia es lo que debe rescatarse. Pero vea bien: los malos nos están ganando. Esa es palabra obcena para ellos y le han buscado una sustituta: chacalismo. Los jefes que exigen son chacalistas. En Cuba hay quien escribe páginas imponentes contra un racismo que apenas se nota y le queda poca vida, pero discriminación hay y la que se ejerce contra los que fueron militares sigue aumentando. Muchos jefecitos no quieren a su lado gente con espíritu de sacrificio y crítico, hábitos de disciplina, puntualidad y exigencia porque se sienten amenazados y peligra su estatus. Si llega la reducción de plantilla a un centro, el exmilitar y el exrecluso se disputan “el bate”. Nuestra actual sociedad los ha igualado. Esto lo escuché cuando fue dicho a un aspirante: “escribe y entrégale ya tu autobiografía pero no vayas a poner misiones ni medallas que te planchan”. Es triste ver como las “proposiciones” permiten comprar vacantes laborales. No fue para esto que cinco de mis pilotos perdieran la vida en Angola.

  • mgi dijo:

    Estoy muy de acuerdo con los comentários,basta de vulgaridad . Hoy tenemos una mision importante de educar las nuevas generaciones en valores.Hace algunos anos en la província de Granma durante la direccion de Lazaro Exposito se crearon en cada município bandas de musica y grupos de mariachis solo creo que faltarian grupos de musica tradicional campesina lo cual constituyen nuestras raízes.Vamos a extenderlos a todos el pais y veran q al final Gana la cultura y la patria.

  • Guajiro Cubano dijo:

    Ah que buen comentario…Hace un tiempo me pregunto…Como es posible que los presupustos millonarios que destina el estado Cubano…Sean utilizados para su propia destucción?..Hace rato debimos superarnos a nosotros mismos…y definir, poner pautas, romper esa cadena de corrupción, incipiente pero corrupción al fin…
    Cuba anda llena de Artista, repito ARTISTAS,…usemos esos recursos a que hagan las maravillas que pueden lograr…

  • Pinar 85 dijo:

    Buen trabajo Iroel admiro lo que escribiste, VIVA CUBA libre y soberana Cara…, el que no quiere y defiende a su Patria no quiere a nadie mucho menos a si mismo, es solo cuestión de ser un verdadero cubano revolucionario.

  • yomequedo dijo:

    Niño, qué quieres ser cuando seas grande?
    Maestra, yo quiero ser imbécil.
    Por qué?
    Mi papá siempre dice: mira el imbécil ese como gana dinero, la casa que tiene, el carro, la mujer…
    Este cuentecito es viejísimo. De un modo u otro, se repite. Qué les parece?
    MINCULT: hagan algo, que este país se está poniendo demasiado vulgar!

Se han publicado 88 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Iroel Sánchez

Iroel Sánchez

Ingeniero y periodista cubano. Trabaja en la Oficina para la Informatización de la Sociedad cubana. Fue Presidente del Instituto Cubano del Libro. En twitter @iroelsanchez

Vea también