Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La bella y la bestia: Marco Rubio

| 12

Marco Rubio
Marco Rubio es el republicano más peligroso en Estados Unidos.

Él no es el más desagradable, ni por mucho. Donald Trump está aferrado a ese dudoso honor, y hay otros que yo pondría por delante de Rubio en esta categoría. De hecho, Marco viene a ser más bien amable. Si todo lo que supiéramos acerca de Rubio es la forma en que él se presenta, lo cual hace muy bien, se pudiera hasta votar por él.

Es joven, guapo, elocuente, conocedor de las cuestiones, y lo suficientemente inteligente para un político (aunque ni siquiera en la misma liga que Bill Clinton o Barack Obama). Su tono es medido, en lugar de ser estridente. Él se centra en atacar a los demócratas y no en participar en el pelotón de fusilamiento circular que es la contienda por la nominación republicana. Rubio es el perfecto lobo en piel de oveja, y el republicano más peligroso en la contienda

Rubio presenta una buena persona, pero su ideología y sus posiciones políticas desde la época en que estaba en la legislatura de la Florida hasta el día de hoy son repugnantes.

Las personas más vulnerables de la Florida –niños pobres que necesitan atención médica especializada, trabajadores de bajos ingresos que no pueden pagar un seguro médico privado, los jóvenes desempleado y encarcelados, y adultos que corren el riesgo de ser heridos o muertos por guardias fuera de control– están pagando un alto precio por las políticas de Robin Hood al revés de una legislatura y un gobernador republicanos. Mientras tanto, la legislatura ha prodigado un beneficio fiscal tras otro en los individuos ricos y las corporaciones más ricas aún.

Puedo imaginarme a alguien que, a diferencia de mí, es un firme creyente en los Evangelios, el papa Francisco, por ejemplo, observando estas torcidas prioridades y denunciándolas con una sola palabra: anticristianas.

Nadie es más responsable de establecer estas políticas mezquinas que el entonces presidente de la Cámara de Representantes de la Florida, Marco Rubio, y su amigo ahora distanciado, el exgobernador Jeb Bush. El hecho de que el actual gobernador, Rick Scott, haya multiplicado estas prioridades no excusa a Rubio-Bush. Sus acciones establecieron el modelo para una visión del mundo y una política que Francis podría llamar anti-cristiana y yo llamo simplemente inhumana.

Permítanme darles un ejemplo de la mezquindad esencial impulsada por la ideología que subyace bajo la resbaladiza autopresentación de Rubio. Un amigo que dirigía una gran organización dedicada a mejorar la vida de los niños en el condado de Miami-Dade pidió a Rubio que hiciera algo para que los niños inmigrantes pudieran obtener atención médica decente. La respuesta final de Rubio fue la siguiente: “No queremos crear otro programa de ayuda social”.

¡Dios nos libre de que los niños enfermos tengan derecho a la atención médica! El comentario de Rubio no fue más que un comentario republicano de plantilla, el tipo de cosa que él pudiera haber aprendido en los seminarios dirigidos por grupos de derecha para asegurar que las legislaturas, ahora y en el futuro, sean controladas por miembros de pensamiento derechista. Pero eso no quita el puro salvajismo, la indecencia elemental. ¿Qué sociedad en el mundo que este país considere su igual (sistema político similar, alto PIB per cápita) cuestionaría el derecho de un niño a la atención médica?

Traducir en palabras lo que estaría mejor expresado por medio de un diagrama de Venn, la intersección entre sociedades decentes y las que negarían la atención médica a los niños es un conjunto vacío. Eso significa que en este momento no vivimos en una sociedad decente. Podemos gritar a los cuatro vientos que somos la nación más generosa de la historia. Hasta que la atención médica sea un derecho de todas las personas en este país, pocos nos creerán más allá de nuestras fronteras.

Cuando el shock inicial desencadenado por los ataques asesinos del 11/9 comenzó a convertirse en luto, muchos empezaron a hacer la pregunta: “¿Por qué nos odian?”. Los políticos y los expertos se apresuraron a suministrar lo que se convirtió en la respuesta generalmente aceptada: Debido a nuestra libertad.

Sin duda, eso es cierto para unos pocos fanáticos. Pero fuera de este número por suerte limitado de simples odiadores, hay otra razón más poderosa. La mayoría de las personas en el mundo sabe que realmente tenemos la riqueza económica para cuidar de la salud y del bienestar de nuestra propia gente, aumentar drásticamente nuestra ayuda a los países pobres, y aún así proporcionar mucho más que la “defensa adecuada” prevista por los Fundadores.

También saben que en su lugar hemos elegido gastar nuestro dinero en sistemas militares, invasiones descabelladas y aventuras intervencionistas de todo tipo. Y cuando se trata de ayudar, le damos la parte del león a un país rico, Israel, principalmente en forma de armas. Los gobiernos de derecha que han gobernado Israel desde el asesinato indecible de Rabin hace veinte años, esta semana han utilizado esas armas para arrasar enormes partes de Líbano, la Franja de Gaza, e incluso atacar ¡a una pacífica flotilla turca! En cada caso, ha habido muchas víctimas civiles, entre ellos algunos norteamericanos.

El asunto de esta excursión es que Marco Rubio como presidente podría duplicar todas estas equivocadas políticas nacionales y extranjeras. Ese es el peligro de fondo, pero el peligro político es que él tiene una remota posibilidad de llegar a la Casa Blanca, mientras que los otros republicanos no la tienen.

Vamos a dejar una cosa en claro. No creo que Rubio se convierta en presidente. Los republicanos se han distanciado del voto latino clave. Como latino, podría esperarse que Rubio recuperara un poco de ese voto. Pero no obtendrá lo suficiente como para hacer una diferencia. Rubio, por razones buenas y malas, es justo el tipo de latino que desprecia la gran mayoría de los latinos en este país. Sin cifras decentes entre el electorado latino, el Partido Republicano no puede ganar. Rubio no los conseguirá.

¿Entonces por qué es peligroso Rubio? Hay una situación en la que podría llegar raspando a la Casa Blanca con uñas y dientes. Supongamos que hay rechazo masivo del candidato demócrata por parte de los electores. “Diablos, no, no voy a votar por una maldita socialista”, “Hillary ha mentido acerca de todo, los correos electrónicos, Bengasi… No queremos a otro Clinton mentiroso en la Casa Blanca”.

He oído a electores mencionar precisamente esos sentimientos, y me preocupan. En tal situación, y ayudado por la feroz campaña de difamación que los republicanos tienen en reserva para cualquier candidato demócrata, la superficial razonabilidad de Rubio y sus juveniles rasgos bien parecidos podrían darle una oportunidad.

Sin embargo, espero que los electores sean capaces de ver a través de esa fachada el corazón de Rubio, donde encontrarían tan solo un agujero negro ideológico.

Traducción de Germán Piniella.

(Tomado de Progreso Semanal)

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Yanelis... dijo:

    Esperemos que los electores no solo estén enfocados en apariencias, tono de voz elocuente y mirada que transmita sinceridad, sino que vean más allá y analicen no solo a este republicano sino a cualquier político con aspiraciones a la candidatura, porque no son precisamente los poderosos lo que sufren las consecuencias de una mala elección los que verdaderamente sufren son el pueblo las personas necesitadas, niños pobres, personas que no tienen para pagar la medicina mucho menos para una consulta médica, que tengan en cuenta todo esto para que no se cumpla la política absurda de que el rico se vuelva más rico y el pobre más pobre…
    rep.infnorte@infomed.sld.cu

  • Cubano con la Revolución dijo:

    Me gustó el artículo, pero me hago la siguiente reflexión:
    Según tengo entendido, los cubanos en la Florida no son mayoría entre los latinos, sin embargo por determinadas razones tienen un peso (influencia) en asuntos relacionados con la política, superior a los de otros grupos nacionales de procedencia latina.
    Según he escuchado y leído además, la correlación de fuerzas dentro de la comunidad cubana allá, es favorable a un mejoramiento de las relaciones entre los EEUU y Cuba. Marcos Rubio además de lo que usted plantea en su artículo, según he leído en otros, ha manifestado que revertirá todos los pasos hacia adelante, en el restablecimiento de las relaciones entre ambos países, en caso de salir presidente.
    Doy fe de que cubanos que conozco, con algunos de los cuales tengo lazos familiares y/o fraternales y que hoy viven en los EEUU, aquí no eran indiferentes a la política. Preguntó ¿allá lo son (no me refiero a mis familiares, hablo de la mayoría? De verdad no sé, sin embargo alguien elige a ciudadanos de origen cubano para congresistas y senadores, siendo, hasta donde conozco, bien reaccionarios.
    Marcos Rubio puede perjudicar, en caso de salir presidente, lo poco que se ha avanzado hasta ahora de las relaciones entre EUU y Cuba y alejar la posibilidad de una normalización de las relaciones entre los dos países (fin del bloqueo, devolución de la base yanqui, cese de su injerencia en nuestros asuntos internos, etc). ¿Algo pudieran hacer los cubanos allá para impedirlo?

  • El Aviador dijo:

    Bueno vivir para ver

  • ¿? dijo:

    si tuviera q escoger, porque no me queda mas remedio entre Trump y Rubio , creo q del mal escogería el menor: me quedo con Trump, al menos es mas sincero, hace su campaña con su propio dinero, no le roba a nadie , no reniega las relaciones con Cuba es mas , quiere negociar (en eso es un bárbaro) y es un lobo dentro de su piel.
    el otro ladino (Rubio), para nosotros es peor, no quiere nada de las relaciones con Cuba, sencillamemte nos odia.

    • mimita dijo:

      Estoy de acuerdo con ?? con lo que plantea, trump ha sido mas claro y sincero en su campaña, lo hace con su dinero, rubio ese no quiere a nadie solo a el mismo, de la Clinton ni hablar, la veo con doble cara e intenciones por todo lo que ha dicho, al final todos quieren lo mismo, desestabilizarnos y eso no lo lograran

  • rene dijo:

    marcos rubio seria la espada de damocles sobre la cabeza de todos los latinos , muy buen comenterio instructivo y esclarecedor

  • josepedro dijo:

    El peligro Marcos Rubio es la imposición del esclavismo a escala mundial, pues la derecha unida ahora al poder político de ese presidente con los grandes consorcios económicos, financieros y militares de USA nos llevarían a la catástrofe de la III Guerra Mundial, la destrucción del medio ambiente y la consiguiente desaparición de nuestra especie.
    Nada, que Marcos Rubio es el nuevo Hitler con aspecto de play boy y lenguaje de actor de Hollywood.
    Ojalá! haya mesura, corazón ardiente y mente fría en el votante 2016 USA. Amén…

  • Juan Carlos dijo:

    Por mi mente no ha pasado, ni por una millonesima de seguno, de que Marcos sea el Rubio del electorado, del noble pueblo norteamericano, (lo de Rubio no es una palabra o frase racista), lo digo, por el desastre que su ideologia representa, para la gran mayoria del pueblo estadounidense, y desde luego, signifiaria tambien, un retroceso para las incipientes relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Los cubanos que residimos en los Estados Unidos, y con derecho al voto, no vamos a votar por este neo-fascista. Rubio encarna a los exiguos batistianos, y a otros tipos de odiadores que siempre han querido lo peor para mi pueblo cubano, y que vuelva para la Patria los desmanes del pasado.

  • Yaidy dijo:

    Bueno tengo muchas preguntas pero no se por cual empesar ….
    Por qué existe el bloqueo en Cuba.

  • Arsenio dijo:

    Vivo Aca en la Florida y Es muy acertado este articulo, Marcos Rubio Es sencillamente una amenaza no solamente para el pais, sino para la humanidad, creo que no estoy exagerando, este siniestro personaje con carita de angel ya tiene un aval horrendo en cuanto a Cortes a programas de beneficio social , este personaje Esta ligado a multimillionarios , duenos de grandes casinos en Las Vegas , industria belica, automovilista, Es claramente un Mafioso disfrazado de politico, amen de las ideas que tiene contra mi pais de origen(Cuba), en comentarios y mitines ha dejado entrever que quisiera a Cuba fuera de la geografia continental , yo lo considero altamente peligroso , toxico y respugnante, Donald trump se queda corto en cuanto a grado de maldad, Por lo pronto hacemos lo posible Aca en la Florida Por apoyar a la candidatura democrata, debemos ser optimista, saludos a Los floristas y mi mayor respeto al Senor Max Castro Por su excellente y oportuno trabajo periodistico.

  • A AAAAA dijo:

    quien le responde a Yaidy,

  • Singh Castillo dijo:

    La bestia arremete ahora contra Roberta Jacobson, negando su confirmación como embajadora en México. Es la sucia venganza del nosesabededondees, un esquizofrénico ultraderechista, defensor de la Guerra Caliente contra Cuba. La tomó contra la Jacobson por contribuir al restablecimiento y normalización de las relaciones de EE.UU. con Cuba. Así, de ellos con nosotros, pues la Isla digna e independiente fue, es y será un adversario político e ideológico, pero nunca intentó invadirlos, ni les impuso un bloqueo, ni aprobó una Ley de Ajuste y mucho menos emprendió contra los estadounidenses una guerra bacteriológica. Cuba aceptó los misiles soviéticos en 1962 como medida de legítima defensa, advertida de los planes de invasión de la administración Kennedy, a pesar de que el 17 de agosto de 1961, en Punta del Este, el comandante Ernesto Che Guevara se había reunido con Richard Goodwin, cercano asistente de JFK, para transmitirle al presidente norteamericano el deseo de Fidel Castro de lograr un entendimiento entre ambos gobiernos, un modus vivendi entre ambas naciones. Kennedy respondió con la Operación Mangosta: el advenedizo debía ser eliminado. Después JFK intentó rectificar, pero lo asesinaron. Obama tuvo el valor de dar el paso del entendimiento con Cuba, aunque sin renunciar a los intentos de subvertir el régimen socialista apoyado por la mayoría de los cubanos. El nosesabededondees ya dijo que si llega a ser presidente de EE.UU. el asunto con Cuba tendrá marcha atrás, a pesar de que el 56 por ciento de los cubanoamericanos, los que dice Rubio representar, apoyan el restablecimiento de las relaciones y el 53 % está a favor de derogar el bloqueo. Cuando se habla de los estadounidenses en general, el 64 % aprueba la decisión de Obama. Por eso Rubio arremete contra Roberta Jacobson, una suerte de álter ego del presidente en cuanto a la Isla digna e independiente se refiere. Esperemos que el sentido común de la gente de bien se imponga para que Marco Rubio y sus intenciones contra Cuba sean bloqueados y echados al basurero de la Historia.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Max Castro

Max Castro

Periodista cubano radicado en los Estados Unidos. Columnista del semanario Progreso Semanal.

Vea también