Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

Punto Final: Una Hazaña de Medio Siglo

| 7
Captura de pantalla.

Captura de pantalla.

En septiembre de 1965 frente al Café Haití, en la calle Ahumada, en pleno centro de Santiago, Manuel Cabieses Donoso y Mario Díaz Barrientos salieron a vender el primer número de Punto Final. Los jóvenes, jefe de redacción y director entonces de lo que hasta ese día era algo desconocido, trabajaban como reporteros del vespertino Última Hora y con sus salarios financiaban la nueva publicación. Nacía así una revista que nunca ha contado con el respaldo de anuncios comerciales y que ha dependido siempre de sus suscriptores y amigos.  Lo decía en su editorial inaugural: “Cree que las grandes masas son las protagonistas de la historia y se coloca a su servicio. Pero no se encajonará en fronteras artificiales, no rehuirá la polémica ni sentirá temor de decir la verdad.”

Surgía un fenómeno novedoso que muchos suponían habría de perdurar poco.  Una más de esas aventuras juveniles destinadas a quedar, para sus autores, cuando llegase la inevitable madurez, como un recuerdo grato, portador de añoranzas y nostalgias igualmente inevitables.

Pero el sueño cumple ahora medio siglo. A lo largo del tiempo transcurrido Punto Final se ha mantenido fiel, siempre al servicio de las masas populares y sus luchas y con su pensamiento abierto, incluyente, crítico, ajeno a todo sectarismo.  Por eso es hoy mucho más que aquella modesta publicación fruto del altruismo, la generosa entrega de un puñado de idealistas, Punto Final es ya un medio de información y opinión irremplazable en Chile y en América Latina, punto de referencia que nadie puede ignorar, lectura obligada para todos, incluso para quienes quisieran que no existiese y le niegan cualquier contribución.

Desde sus inicios fue vehículo de expresión y movilización de los sectores oprimidos y marginados y de sus aspiraciones a un Chile verdaderamente democrático. La inspiraba el ideal socialista aunque no la dirigía ningún partido y sus redactores eran independientes o militaban en las diversas tendencias del amplio espectro de la izquierda chilena. Más de una vez fueron encarcelados y la revista fue requisada y su circulación prohibida.

Punto Final ha sido ejemplo invariable de internacionalismo y solidaridad latinoamericana. Lo fue desde el principio defendiendo a la Revolución cubana que en los años sesenta del pasado siglo encarnaba, solitaria, la dignidad latinoamericana y concentraba el odio y la agresividad del Imperio. Lo sigue siendo hoy con su respaldo consecuente a la Revolución bolivariana de Venezuela y a los demás gobiernos progresistas del Continente incluyendo al de Bolivia cuyo derecho a una salida soberana al mar ha sabido sostener frente al chovinismo.

La Resurrección del Che

Punto Final fue especialmente solidaria con la proeza que Ernesto Guevara y sus compañeros libraron en suelo boliviano, gesta necesaria a la emancipación definitiva de un Continente al que mucho antes José Martí había llamado a luchar por su segunda, verdadera, independencia.

Encarando obstáculos descomunales, entre otros, el aislamiento y la ausencia de apoyo de algunos pretendidos revolucionarios, acorralado por una fuerza militar incomparablemente superior equipada, entrenada y dirigida por Estados Unidos, el pequeño grupo sufrió una derrota el 8 de octubre de 1967.  Herido, desarmado y aquejado por el asma el Che fue capturado y asesinado por esbirros de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que operaban como oficiales del ejército boliviano.

Sus captores le ocuparon el Diario que entre el 7 de noviembre de 1966 y el 7 de octubre de 1967, había registrado los sucesos y sus reflexiones de once meses.  Los asesinos planearon explotar al máximo aquel botín de guerra. Tergiversando y falsificando sus palabras seguramente hubieran podido divulgar un material espúreo que, al mismo tiempo, les habría dado pingües ganancias. Intentaban matar verdaderamente al Che aniquilando su memoria, hundirlo para siempre en el olvido. La diabólica operación fracasó estrepitosamente. Y en ello Punto Final desempeñó un papel decisivo.

Alguien se arriesgó haciendo llegar clandestinamente a P.F. una copia fiel del Diario.  Los responsables de la Revista, arrostrando también riesgos y dificultades, la enviaron a Cuba que lo reprodujo en una edición masiva la cual tendría también una importante difusión en Europa.

El número 59 de P.F., correspondiente a la primera quincena de julio de 1968, entregaba por primera vez a los lectores latinoamericanos el excepcional documento, testimonio irrecusable de su autor, el último texto del Che, escrito y rubricado con su propia sangre.

La autenticidad del Diario tuvo que ser admitida por los militares bolivianos después de fracasar también en vanos intentos para ignorarlo.

Traducido a numerosos idiomas, reproducido una y otra vez, el mensaje del Che ha sido y es fuente de inspiración para millones que nacieron después del crimen de la Higuera.

De la Esperanza a la Barbarie y a la Nueva Esperanza.

Punto Final fue indispensable al auge del movimiento popular que culminaría en la elección del Presidente Salvador Allende cuyo equipo de gobierno integraron algunos de sus redactores.  La revista mantuvo su actitud independiente dando pleno apoyo al nuevo gobierno al tiempo que criticaba errores e inconsecuencias, alertaba sobre los peligros y movilizaba a las masas frente a las conspiraciones del imperialismo y una derecha recalcitrante.

El 11 de septiembre de 1973 apareció, en algunos quioscos, la edición No. 192 de Punto Final en la que denunciaba, en diversos artículos, las acciones represivas de las fuerzas armadas, preámbulo al golpe de estado fascista que se produciría esa mañana. Sucesivos Bandos de la Junta militar darían cuenta de la despiadada represión desatada por los usurpadores que, de un manotazo, destruyeron la institucionalidad, implantaron el terror generalizado, sitiaron y bombardearon La Moneda, donde resistió heroicamente el Presidente Allende.

La prensa fue un objetivo prioritario para los sublevados. Augusto Pinochet, el traidor devenido dictador, emitió, en su propia voz, órdenes terminantes: “además de las medidas que existen sobre radio y televisión, no se aceptan, repito, publicación de prensa de ninguna especie. Y aquella que llegara a salir, además de ser requisada, motivará la destrucción de las instalaciones en las que fue editada.  Cambio… Ehhh, justamente, el personal que trabaja allá en Punto Final, todo el mundo ahí debe ser detenido. Cambio”.

Comenzaba el período más triste y doloroso de la historia chilena. Incontables fueron los asesinados, los torturados, los desaparecidos, los perseguidos.  Entre ellos los que hicieron posible Punto Final a quienes rendimos nuestro homenaje de gratitud y admiración.

Ellos viven porque Punto Final, pese a todos los pesares, no murió.  Reapareció más tarde en el exilio mexicano.  Y regresó a Chile a dar nuevas batallas, siempre con el pueblo humilde, en una etapa compleja y contradictoria, en la que nada sustituye a “la Revista que ayuda a pensar”.

En este aniversario escuchemos la voz de quienes cayeron en el largo y duro camino pero aún nos convocan: “Hasta la Victoria Siempre”.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dinardo Suárez rojas dijo:

    En este aniversario escuchemos la voz de quienes cayeron en el largo y duro camino ,pero aún nos convocan: “Hasta la Victoria Siempre”. Aquí está el grito por la justicia y la paz de los pueblos y de los grandes hombres como el che y Allende.
    Repito millares de veces.
    Hasta la victoria siempre.
    Dinardo

  • Darío Machado Rodríguez dijo:

    Apreciado Alarcón:
    ¡Qué oportuno y merecido homenaje a Cabieses y a los compañeros que han mantenido vivo a Punto Final! Un ejemplo de periodismo militante, comprometido, valiente, que ha sabido acompañar las luchas sociales por el mejoramiento humano. Su presencia es la presencia de quienes cayeron a lo largo de estos años de lucha por la liberación plena de nuestros pueblos.

  • luisog dijo:

    Y durante la dictadura de Pinochet fue silenciada en Chile, surgiendo en otro pais. Una muestra de que el dictador no permitió la expresión del pueblo por ningún medio, salvo los autorizados. Buen aniversario para Punto Final!!!!!!!!

  • Voltaire dijo:

    No se puede medir la contribución de Punto Final al momento que vive América en esta hora. Porque si hay una publicación que ha mantenido una actitud militante con la Revolución Latinoamericana esa es Punto Final. Nuetro homenaje a su mentalizadores y realizadores. Nuestra permanente admiración.

  • RAFAEL dijo:

    Felicidades a la Revista Punto Final por sus 50 años de existencia. Las razones por las que nació aún están vigentes. Es la “revista que ayuda a pensar”. ¿Por qué no se vende en Cuba?

  • Patricio dijo:

    Un honor como chileno y Latinoamericano , contar con periodismo valiente y consecuente. estuve en el glorioso aniversario número 50 en Santiago de Chile (soy de Ovalle, IV región), pero mi deber era estar acompañando en este momento tan importante…. por que, “realmente ayuda a pensar”.

  • aries dijo:

    Cdo podemos leer esta revista?

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ricardo Alarcón de Quesada

Ricardo Alarcón de Quesada

Doctor en Filosofía y Letras, escritor y político cubano. Fue Embajador ante la ONU y Canciller de Cuba. Presidió durante 20 años la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (Parlamento).

Vea también