Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Días históricos, épocas históricas

| 91 |
"El Quijote de la Farola", 1959. Foto: Korda

“El Quijote de la Farola”, 1959. Foto: Korda

El pasado viernes 14 no fue un día histórico, y resulta necesario negar que lo haya sido. Llamarlo así podría ser una hipérbole perdonable, si no estuvieran en juego la soberanía nacional y la sociedad que hemos creado en el último medio siglo.

Cuba tiene un buen número de días históricos que recordar, hitos memorables del camino que este pueblo ha recorrido. El 10 de octubre es el primer día de la patria cubana, el día en que comenzaron  a ser derrotados el imposible que marca el cálculo frío y el destino inexorable que hace un ser inferior al colonizado. Ese día comenzamos a aprender que la libertad y la justicia tienen que andar muy juntas, tienen que casarse. El 24 de febrero es el día en que empezó la epopeya popular nacional, en la que la gente se fue en masa a la guerra revolucionaria, arrostró todos los sacrificios y se ganó la palma del heroísmo. Esa gesta creó a las cubanas y los cubanos, a la nación y la cultura nacional, a la república cubana. El 1º de enero es el día de la victoria del pueblo y el inicio de la liberación de todas las dominaciones y la creación de una sociedad y una vida nuevas. Marca el fin del dominio colonial y neocolonial en la historia de Cuba   El 19 de abril el socialismo, bañado en sangre, venció en Girón al bloque de los enemigos del pueblo cubano: los imperialistas y los burgueses.

¡Esos sí son días históricos!

También el 20 de mayo fue un día histórico, aunque no sobreviviera a la época que inauguró. Día singular y ambiguo como pocos, conciliaba dos realidades opuestas. Por un lado, tremenda alegría popular, goce inmenso por el hecho que parecía realizar las motivaciones e ideales por los cuales un pueblo de castas, unificado por una conciencia política, se fue en masa a la gran guerra popular y al holocausto, y exigió después la retirada del ocupante extranjero con todas sus energías y de todas las formas posibles. Por otro, las angustias y desilusiones que traía consigo el nuevo Estado con una soberanía nacional muy recortada por la potencia extranjera, y la quiebra del proyecto revolucionario, porque desde el final de la guerra las clases rectoras del país priorizaron el retorno al orden y se negaron a satisfacer los anhelos de justicia social.

Aquel fue un día histórico de posrevolución, el inicio de una época que llevó a un compañero cercano de Antonio Maceo a escribir, en 1909:

La mente se abisma al solo pensamiento de lo que hubiera acaecido en este país, viviendo los dos Maceo en el período de la primera intervención americana y en medio de las grandes miserias que han venido después. Pero es forzoso llegar a este dilema: o no hay ensayos de república jamás, y corren ríos de sangre, y la convulsión no es intermitente, sino continua, o la república se establece sobre bases firmes y perdurables con toda la verdad de los principios revolucionarios.[1]

Esa época tuvo que ser derrotada por otra gran revolución para que Cuba llegara a ser dueña de sí, realmente libre y soberana. Y la colosal transformación expulsó al 20 de mayo del lugar secundario que tenía en la galería de días históricos de la patria.

Desde diciembre del año pasado asistimos a una nueva coyuntura política. Dos Estados que tienen una diferencia abismal entre sí en cuanto a poder material, y que han vivido más de cincuenta y seis años en virtual estado de guerra –porque el más poderoso le aplica permanentemente medidas de guerra al otro–, se han sentado a negociar la paz y han logrado dar un primer paso, muy pequeño: restablecer relaciones diplomáticas. El más poderoso las había roto hace cincuenta y cuatro años, cuando estaba seguro de que derrocaría el gobierno del otro mediante una invasión y la fuerza militar. El planeta entero conoce la historia de su agresión sistemática, transcurrida desde entonces hasta hoy.

Cada uno tiene cartas a su favor. Estados Unidos, la necesidad de Cuba de mejorar su posición en las relaciones económicas internacionales en un mundo en el que predomina hasta ahora el capitalismo imperialista. La posibilidad de regatear y obtener concesiones del gobierno cubano a cambio de ir desmontando paulatinamente su sistema de agresión permanente. La esperanza de dividirnos entre los prácticos y sagaces, los que comprenden, y los rabiosos y ciegos, los aferrados y anticuados. El sueño de que Estados Unidos encarne el ideal de “tecnologías” y consumos que pueda perseguir una suerte de clase media que se asoma en el espectro nacional cubano. Parecerle la esperanza de mejorar su situación a los sectores menos conscientes de la amplia franja de pobreza que existe. Ejercer su capacidad de hacernos una guerra que no es de pensamiento, sino de inducción a no pensar, a una idiotización de masas. Y, siempre, algo que ha dejado muy claro: el recurso a utilizar todas las formas de subversión del régimen social cubano que estén a su alcance.

Cuba es muy fuerte y tiene muchas cartas a su favor. La primera es la inmensa cultura socialista de liberación nacional y antimperialista acumulada. Ella ha sido decisiva para ganar las batallas y guiar la resistencia en las últimas décadas, y ella rige la conciencia política y moral de la mayoría, que de ningún modo va a entregar la soberanía nacional ni la justicia social. La legitimidad del mandato de Raúl y el consenso con los actos del gobierno que preside aseguran la confianza y el apoyo a su estrategia, y le permiten conducir las negociaciones con apego absoluto a los principios y flexibilidad táctica. La solidez del sistema estatal, político y de gobierno cubanos, la potencia y calidad de su sistema de defensa, el control de los elementos fundamentales de la economía del país, y los hábitos y reacciones defensivas, proveen un conjunto formidable que está en la base de las posiciones cubanas.

La historia de las actitudes de Estados Unidos contra la independencia de Cuba en el siglo XIX, el crimen que cometió contra la revolución triunfante en 1898 y su explotadora y humillante opresión neocolonial hasta 1958, y todo lo que ha hecho y hace contra nuestro pueblo desde 1959, conforman una condición culpable y deleznable que lo descalifica como parte en la cual confiar en una negociación. Me llega a admirar que funcionarios norteamericanos crean que hacer visitas y parecer simpático sea suficiente para que los cubanos se sientan reconocidos y gratificados, algo solamente explicable por la subvaloración del que se siente imperial y el desprecio que ya les conocía José Martí.

Que a Cuba le asiste la razón en sus reclamaciones contra Estados Unidos ha sido casi universalmente reconocido durante décadas, por gobiernos, parlamentos, instituciones internacionales, organizaciones sociales y políticas y las más variadas personalidades. Las negociaciones no avanzarán realmente mientras Estados Unidos no dé pasos unilaterales que cambien la situación ilegal y criminal creada por sus actos continuados en perjuicio de Cuba. Devolverles a sus ciudadanos parte de los derechos que les ha conculcado y facilitarles a ciertos empresarios suyos tener relaciones con Cuba no tiene que ver con esos pasos imprescindibles, ni puede sustituirlos. Esa asimetría favorece a Cuba. La compensación en derecho por las nacionalizaciones cubanas de los años sesenta tendría un monto muy inferior al de las indemnizaciones que deben por la pérdida de varios miles de vidas y los daños y perjuicios ocasionados a Cuba.

Eventos internacionales como el del viernes 14 son muy ruidosos, y sumamente publicitados. Pero lo decisivo para la política internacional de todo Estado son siempre los datos fundamentales de su situación y su política internas. La cuestión realmente principal es si el contenido de la época cubana que se está desplegando en los últimos años  será o no será posrevolucionario.

En las posrevoluciones se retrocede, sin remedio, mucho más de lo que los juiciosos involucrados habían considerado necesario al inicio. Los abandonos, las concesiones, las divisiones y la ruptura de los pactos con las mayorías preludian una nueva época en la que se organiza y se afinca una nueva dominación, aunque ella se ve obligada a reconocer una parte de las conquistas de la época anterior.  Las revoluciones, por el contrario, combinan iniciativas audaces y saltos hacia adelante con salidas laterales, paciencia y abnegación con heroísmos sin par, astucias tácticas con ofensivas incontenibles que desatan las cualidades y las capacidades de la gente común y crean nuevas realidades y nuevos proyectos. Son el imperio de la voluntad consciente que se vuelve acción y derrota a las estructuras que encarcelan a los seres humanos y a los saberes establecidos. Y cuando logran tener el tamaño de un pueblo son invencibles.

Pronto estaremos en medio de una gran pelea de símbolos. La tranquila y desvergonzada exposición de carros “americanos” durante el acto del viernes pasado pretendió borrar toda la grandeza cubana y reducir al país a la nostalgia de “los buenos tiempos”, antes de que imperaran la chusma y los castristas.[2] La estrategia actual de Estados Unidos contra Cuba nos deparará un buen número de recursos “suaves” e “inteligentes”, modernos “cazabobos” de la guerra del siglo XXI. Ha sido muy positiva la declaración de que estamos dispuestos a tener relaciones diplomáticas aunque ellas formen parte de una nueva fase de la política dirigida a derrotar y dominar a Cuba. Además de prescindir de la hipocresía que suele adornar ciertas salidas diplomáticas, está más dirigida a nuestro pueblo que a la otra parte. Desbaratar confusiones y desinflar esperanzas pueriles es una de las tareas necesarias. En la medida en que la mayoría de la población participe en la política, cada vez más activamente, ella misma producirá iniciativas y generará fórmulas que desbaraten la pretensión norteamericana y sus mercaderías materiales y espirituales. En las revoluciones, el pueblo siempre es decisivo.

 Notas


[1] José Miró Argenter: Cuba: crónicas de la guerra. Las campañas de Invasión y de Occidente, 1895-1896, Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1968, p.544.

[2] Ver “Símbolos”, el magnífico artículo que publicó el domingo 18 Rosa Miriam Elizalde en Cubadebate.

Se han publicado 91 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Hector Martinez dijo:

    Perfecto, de principio a fin. Mi admiración por esta nota. Concluyo: con el pueblo todo, sin el pueblo nada.

    Saludos cordiales.

    • ernestoglez dijo:

      Estuve esperando desde el 17 de diciembre que alguien hablara de esto. Creo que todo lo que se ha alcanzado se va ir a bolina si alguien no le abre los ojos al pueblo. Nos viene un “Golpe Suave” de librito y no veo que ni al gobierno ni a los intelectuales cubanos cambiando o adaptándose a los discursos de Obama, Kerry o Hillary. Vamos, aterricen las mentes más capaces de Cuba y sean competentes en lo que a este asunto respecta. Nos queda mucho por hacer y lo que se ha hecho desde el último San Lázaro hasta hoy, deja mucho que desear. Vamos caballero, hagamos lo necesario y defendamos lo nuestro, sea lo que sea y a cualquier precio(no me parecen tan caras tantas neuronas dormidas…)
      Saludos

  • Ernesto Estévez Rams dijo:

    bien dicho !

  • Heriberto dijo:

    Con el PUEBLO todo, contra el PUEBLO nada.
    La Historia a demostrado con demasiada elecuencia, que quien se pone de rodillas, jamas su tronco endereza.
    Como expreso el Comandante en Jefe: ´´ No confio en los Gobernantes Norteamericanos¨¨ y agrego como dijo el Ché: ¨¨Ni un tantito así¨¨.
    La dignida y la patria no tienen precio….
    Adelante RAUL, los cubanos de patria o muerte, seguimos en la lucha por la INDEPENDENCIA Y LA SOBERANIA.

  • waholama dijo:

    excelente foto

  • romelia pino freyre dijo:

    Mi profe, usted sigue tan lúcido como cuando me formaba como marxista y leninista, sigue en el combate pertrechado de sólidos argumentos que ponen a pensar, como diría nuestro Juan Padrón en su inmortal Elpidio Valdes, “al más pinto de la paloma”. Me sumo a sus argumentos y desde el fondo de mi ser patriótico y comunista la doy las gracias por miles de razones.

    • Pedro dijo:

      !Hola querida Romelia! Coincido contigo en esta felicitación a nuestro común amigo Fernando M. Heredia. !Lúcido como siempre! Y advirtiendo contra los que estarían dispuestos a sacrificar la soberanía del país y los sacrificios de tantos, no por un plato de lentejas, sino por una sola lenteja…!Afortunadamente, como dijo Martí, hay hombres (como Fernando), y mujeres (como tú) que tienen el decoro de MUCHOS hombres y mujeres que no lo poseen. Pedro Sotolongo.

      • romelia pino freyre dijo:

        Soto, que alegría saber que siempre estamos en la misma trinchera !

    • Frida dijo:

      Rome,mi querida “Orquidea” tus alumnos y los de Fernando, -también de Edwin- forjados en el marxismo-leninismo, en el pensamiento de Martí, nuestros revolucionarios de todos los tiempos y de Fidel Castro, los apoyamos y no desconocemos todo lo que se esconde detrás de los cantos de sirena. ¡Viva Cuba! ¡Viva la revolución de los humildes! ¡Viva Fidel y el socialismo!
      Frida

  • cas dijo:

    Excelente articulo, esclarecedor, apoyandose en la memoria historica que nos quieren hacer olvidar, veremos que opinan los voluntarios del siglo XXI, los de adentro y los de afuera, con sus cantos de sirena e idiotizacion de las ideas, saludos cas.

  • Arturo dijo:

    Profesor a estas alturas con estos discursos…..
    Claro que es historia que Cuba reabriera su Embajada en Washington y que EEUU abriera la suya en La Hababa. Despues de 55 años. Claro que fueron días históricos y negarlos es estar ciego.
    Ni el gobierno cubano, ni el americano son tontos, ni ingenuos.
    Hay que dejar atras los prejuicios que si son historicos, añejos y dejar paso a los nuevos tiempos.
    Cuba ha cambiado, ha tenido que cambiar mucho, si no hubiese cambiado talvez se hubiese ahogado. El pueblo estaba cansado de arengas, de discursos, de mitines de repudio y después de irse a la casa y a la cama con el estomago vacio. Raul ha realizado cambios que antes eran impensable.
    Por otra parte EEUU ha tenido que cambiar su politica hacia Cuba, si no lo hubiese quedado aislado en nuestra region que ha demostrado mas que nunca la solidaridad regional.

    • Maria Elena dijo:

      Arturo, todavia ellos creen que somos un tanto tontos y tanto ingenuos, debes remitirte a unos cuantos discursos hechos por los gobernantes de los EEUU, cambian de tactica, pero no de objetivos.
      Pero además recurre al discurso del señor Kerry en el izamiento de su bandera, planteo muchas cosas, que después nuestro canciller se las desbarató y crei que cuando le tocara su turno se pronunciaria al respeto, pero nos dimos cuenta que no fue así, porque demás estaria decirte, que el sabe que sus objetivo no los logrará.
      De acuerdo total con Fernando Martínez Haredia, con su comentario, el 14 no fue históricos como muchos aqui se han pronunciado, histórico es todas las fecha descritas en su comentario y esa foto muchos la recordamos los que ya peinamos cana.

    • sachiels dijo:

      A estas alturas, si, hay que hablar más todavia, para los “olvidadizos” que no son tales, y los que nunca vivieron ni aprendieron esas cosas, Arturito. “El pueblo…”¿tú hablas a nombre de este pueblo, o de tus intereses personales, quien te dio el derecho de hablar por “el pueblo”?

      • Eduardo dijo:

        sachiels: Bien respondido al Arturo, el gran coprofoniatra. Por mi parte aquí va la mía: Sí, relaciones con Estados Unidos, pero con condón.

    • Juan José. dijo:

      La última oración de tu comentario resume toda la ingenuidad y falta de visión sobre la que nos alerta Martinez Heredia.

    • Ramonlnh dijo:

      Primo Arturo, quieran o no el día 14 si es un día histórico que lo decide el pueblo quiera quien quiera , es como la prensa globalizada donde ahora a una pila de viejos se les ocurre decir que NO ES UN DIA HISTORICO y lo repiten y lo repiten y hasta se lo creen, CUBA ENTERA PRECENCIO EL ACTO DEL DIA 14, TOOOODDDDDOOOEL PUEBLO DE CUBA, ¿ Posiblemente más que lo que se dice en la Asamblea Nacional o en no sé cuántos actos que ya no tienen relevancia histórica , LOS PUEBLOS A LA LARGA DESIDEN SUS DESTINOS, que no se confunda nadie que para lo que esta haciendo Raúl hay que tener algo más que tun tun runtu lo que pasa que hay personas que tienen terror y cogen 1000 datos empolbecidos y los esgrimen para hacer un pliego enorme, te digo primo porque yo tengo uno que se llama así, quizás eres tú.
      Viva el día 20 de julio y reviva el día 14 de agosto porque el pueblo lo definió así Fernando Martínez Heredia quieras o no quieras, móntate en una guagua y escucha al pueblo, salud

    • Frida dijo:

      Arturo, LEE BIEN. Nadie está negando el gran paso en el cambio, Fernando sería incapáz de semejante lectura, pero por favor, LEE BIEN, estamos alertando sobre asuntos que pudieran sobrevenir a partir de este acontecimiento. Los gobiernos de EEUU, NUNCA han sido BUENOS con nadie, todo lo que hacen tiene un fin estratégico IMPORTANTE para ellos y muy difícil para Cuba y el resto del mundo, especialmente América Latina y el Caribe. Abre los ojos, lee y pregunta.

  • Eduardo dijo:

    Repítase hasta el cansancio esa máxima latina “Timeo danaos et dona ferentes” o “temo a los griegos aunque traigan regalos”.

  • antonioXXI dijo:

    Excelente artículo, muy inteligente y necesario en estos tiempos que están corriendo para la sociedad cubana. A mi consideración, faltó citar una frase, aunque para ser franco podrían muchas venir al caso, pero esta parecería que fue pronunciada para presidir todos los análisis luego de presenciar estos acontecimientos, y es, parafraseándola un poco, …los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla… .
    Cuánta falta hace no olvidar quiénes hemos y han sido, y qué persiguen sus relaciones con el resto del mundo, por qué iba a ser diferente con Cuba.

  • Papillon dijo:

    Excelente articulo de toda una institución, que es el Profesor Fernando Martínez. Ahora aunque no sea considerado este un día histórico, se han creado expectativas, tal vez cándidas y pueriles en el pueblo, como nunca antes, de mejoría sustancial de tantas necesidades que tenemos.Sin dejar de ver la amenaza yanqui, que siempre esta ahí, la esperanza de mejoría, es algo que no se puede extirpar de las mentes del cubano.

  • Julio dijo:

    Muy oportuna la reflexión del Dr. Fernando Martínez Heredia. Hay dos ideas que por su importancia deseo subrayar.
    “Ha sido muy positiva la declaración de que estamos dispuestos a tener relaciones diplomáticas aunque ellas formen parte de una nueva fase de la política dirigida a derrotar y dominar a Cuba”
    “En la medida en que la mayoría de la población participe en la política, cada vez más activamente, ella misma producirá iniciativas y generará fórmulas que desbaraten la pretensión norteamericana y sus mercaderías materiales y espirituales. En las revoluciones, el pueblo siempre es decisivo” Esta idea refleja con total claridad la tarea del momento, y, del éxito que tengamos en su implementación dependerá la continuidad de la obra de la Revolución. Al cambiar el escenario político de la histórica confrontación debe reforzarse el vínculo Partido-Estado-Pueblo.

  • beatriz.hernandez dijo:

    Excelente reflexión.
    Me gusta mucho que se hable de que hay diferencias y hay guerra de la llamada suave están tratando ahora de conquistarnos con tecnología, música, penetración cultural y material.
    pero aún a nosotros mismos nos falta mucho por aprender, hablar a nuestra juventud que ahora todos quieren ir a buscar nuevos horizones, hay que hablar y exponer mucho con los jóvenes, así como rectificar y cambiar todo lo que deba hacer cambiando.
    Eso es hacer revolución, de los humildes, para los humildes y por los humildes .
    Por que este mundo unipolar está lleno de húmildes.
    Y nosotros somos dignos, húmildes y revolucionarios. No se nos puede olvidar.
    Los desprotegidos de este mundo cuenta con nosotros.
    BHS

    • Cuca dijo:

      Lo de los jovenes no es hablar con ellos, es ofrecerles un futuro donde puedan tener una vivienda para formar una familia, un trabajo que les permita satisfacer sus necesidades basicas, no es problema de hablar

      • Manuel Mercado dijo:

        Cuca es verdad no es hora de hablar, pero las casas, los trabajos y las riquezas no caen del cielo ni los traera el senor Papa en su proxima visita a Cuba, ese viene a poner un clavo mas a la cruz que los gringos tienen preparado para el pueblo cubano.

        Sino se trabaja duro, con eficiencia, con productividad, con conciencia revolucionaria, marxista y martiana, sino se ataca duro a los que roban y se dedican al trapicheo enla bolsa negra, sino se ataca a los burocratas que nos quieren convertir en carneros y de ahi llevarnos al matadero del capitalismo, sino se esta alerta dia a dia, a todas las horas y sobre todo concientes de que el Imperio del Norte Revuelto y Brutal nos quiere apunalear por la espalada, utilizando sus mercenarios anexionistas, los supuestos izquierdistas como Campos,el Vividor del CAuto, los del Observatorio Negativo y otros, senores el Imperio no podra caminar ni milimetro en las calles de la Habana que son nuestras y que no permitiremos que los contra vengan a crear sus mercenarios paseitos con flores y dulces que compran con el dinero gringo.

        Ni un paso atras, al Gobierno de los Estados Unidos ni un tantito asi….. honrremos la memoria del Che y todos nuestros hereosy martires con la consigna NO PASARAN.

      • Juana dijo:

        Mercado, creo que definitivamente perdiste el contacto con la realidad al decir textualmente que el papa viene a poner otro clavo en nuestra cruz, mira el gobierno cubano no nos ha llevado a ninguna cruz y mucho menos permitiria que nos pusiesen otro clavo en caso e que lo estuviéramos. Tienes que tener mucho cuidado con tus expresiones porque pones a la dirección del país como si fuesen ciegos y tolerantes con lo que jamás permitirían.

      • Manuel dijo:

        Mercado, la verdad que tu comentario deja mucho que desear, sobre todo por la ingenuidad que demuestras en cada palabra, dudo de que seas una persona objetiva y ubicada en tiempo y lugar.

  • Irai dijo:

    Holas, muy buen articulo, aclaratorio una vez mas, para no dejarnos confundir, sdos y “Viva la Revolución”

  • el charanguero dijo:

    esclarecedor y oportuno comentario. devela realidades historica que nunca debemos de olvidar para no caer en la trampa del caballo de troya con ingenuidades.
    pero tenemos que salir de la trinchera a la que hemos estado desde hace ya 56 años. con argumentos como estos y mas razones , y mas valores y mas principios inculcados por esta revolucion durante estos 56 años, se supone que ya tenemos las herramientas necesarias para defender la patria y esta revolucion de cualquier iniciativa imperial.
    todo el mundo conoce el paln yankee contra nosottros, ahora nosotros tambien tenemos un plan contra ellos, asi que el desafio ya esta planteado.
    lo que ahora no podemos bajarnos nosotros del carro de la historia y tenemos que hacerle frente al colosal reto que nos deparara el futuro sin la presencia de la generacion historica fisicamente, que nos guio desde el 1 de enero hasta el dia de hoy.
    los tiempos cambian y las generaciones tambien cambian.
    en la ultima guerra liberadora y definitiva de nuestra revolucion, con 7 fusiles se reinicio la guerra, los demas pertrechos militares se les arrebato al enemigo. en la actualidad no podemos estar ajeno y de espalda a los avances tecnologicas de la sociedad moderma y estar de espalda a ello seria negar el desarrollo. el combate hoy es de ideas, y esas ideas estan en la red, estan en la conexion a la internet donde se libran combates de ideas y de principios y tenemos que estar presente esta juventud digital que esta revolucion ha formado con escasos recursos a disposicion de todos.
    aprovechemos todos los espacios y todas las ventajas que la posibilidad de tecnologia de punta nos pueda prooveer el enemigo, y revirtamos sus resultado final como aquel encuentro en cinco palmas, donde el gigante en su vision futurista sentencio … ahora si ganamos la guerra …
    no tengamos temor al desafio, muchos recursos de formacion e instruccion invirtio esta revolucion, paea que llegado este momento podamos enfrentar cualquier derrotero que nos impponga el destino.
    habran confundidos y vencidos como sucede en cualquier lugar y no hay que temer a ello. los comprometidos con tanta historia vamos a defenderla hasta sus ultimas consecuencias.
    pero este pais necesita inversiones, necesita tecnologia de vanguardia, necesita de tantas cosas para desarrollarnos que no resiste mas trabas burocraticas y cantinfleos , que entorpecen el funcionamiento de este pais.
    ya los yankees con todas sus trabas , regulaciones, aprobaciones y todos sus enredos maquiavelicos han conseguido que los ferris puedan viajar a cuba. y ahora nosotros nos demoramos en darle la autorizacion . asi sucede en todo el espectro nuestro por tanto temor inculcado, que se nos ha convertido en el sindrome del enemigo.
    si despues de tantos años no tenemos confianza en este pueblo, ahora si que estamos embarcado.

  • Piter dijo:

    Suscribo cada una de sus palabras, este artículo le callará la boca a unos cuantos. ¡No seamos nunca una postrevolución!

  • Carol dijo:

    Estoy de acuerdo con las ideas de este artículo, excepto cuando dice que la exposición de carros americanos es tranquila y desvergonzada y que eso reduce al país a la nostalgia”de los buenos tiempos”.Puede ser que algunas personas la interpreten así,pero la inmensa mayoría de las opiniones leidas o escuchadas lo ven como símbolo de haber resistido incluso como propaganda de un atractivo más para los que visiten a Cuba.Quizás alguien lo intreprete como dice al autor pero si así fuera se equivocan.En cuanto a decir que no es histórico estoy de acuerdo en que no supera ninguna de las citas verdaderamente históricas que se señalan en el artículo y muchas más pero no creo que no se pueda aceptar que es un hecho relevante y rompe el esquema de los últimos 54

  • Luis Pichardo dijo:

    Todo verdad, quisiera que todos nuestros compatriotas lo leyeran.

  • Hector Pupo Velázquez dijo:

    Totalmente de acuerdo con usted, espero que en estas nuevas “relaciones” nuestra prensa siga siendo de Patria o Muerte.

  • Rebecca dijo:

    Exactamente hay que hablar con los jóvenes, pero de la forma correcta, no como teques vacíos que los apartan y que ellos rechazan.
    Hacen falta buenos profesores de historia en las escuelas, que no sean repetitivos y que les pidan ordenar cronológicamente hechos que no han sido explicados con el alma en el aula, les tienen que doler todos los muertos que los EEUU han dejado regados por el mundo y en Cuba.
    Sin ese dolor, el ordena cronológico no tiene sentido.
    A mis hijas hago que les duela y les comento las noticias diarias para que se sensibilicen y como dejó escrito el Che a sus hijos “sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo”.
    En el fondo todos sabemos a lo que vienen, pero no todos somos “bobos”.

    • SachieL dijo:

      Muy de acuerdo!

    • Alexander Castellanos Morales dijo:

      Estoy 110% con usted. Si se analiza bien la cosa y somos socialistas, marxistas-leninistas y sobre todo martianos y fidelistas, apliquemos pues lo aprendido pero en otras circunstancias tomemos lo positivo y lo beneficioso para nuestro pueblo y desechemos los vicios y las cosas que no nos interesan como país y pueblo revolucionario que somos.

  • Enrique R. Martínez Díaz dijo:

    Saludos. El compañero profesor Martínez Heredia nos ofrece un acertado análisis, y aprovecho para felicitarlo. Es indudable que esta nueva situación obligará a tomar medidas importantes para evitar que el imperialismo, con su poderosa maquinaria ideológica y propagandística (la supuesta “desideologización” no es más que la imposición de la ideología del los dominadores) revierta este proceso revolucionario. Dentro del carácter histórico de fechas o fenómenos, es indudable que existen jerarquías; estoy plenamente de acuerdo que el 14 de Agosto de 2015 nunca tendrá el peso y valor histórico para nuestro país de un 10 de Octubre, un 24 de Febrero, un 1 de Enero o un 19 de Abril; claro, siempre hay Arturos, que de buena fé o con determinadas intenciones no ven o no quieren ver el valor de los símbolos (excepto quizás el $); todos no nacen con la estrella que ilumina y mata; prefieren el pesebre.

    • ME dijo:

      Al fin un artículo y comentarios que tienen quie ver con mis sentimientos y mi forma de pensar, los cubanos somos inteligentes y no nos podíamos dejar enajenar con un hecho que no tiene que ver con nuestra ideología, de hecho los socialista somos amigo de todo el mundo y desechamos todo lo que tenga que ver con la dominación de otro, Nuestro pueblo tiene muchas carencias pero nuestros principios nuestra dignidad está por encima de todo y mi primer principio es el que dijo Fidel esta “Revolución es del pueblo y para el pueblo”; de los humildes y para los humildes”. Y en los EU de ámerica no es eso lo que nos han enseñado en todo estos años, solo el precio del dinero y del poder.
      Felicitaciones a Fernando M. Heredia.

      • Jonh Connor dijo:

        ME Lamentablemente el dinero y el poder tambien se han adueñado de una buena parte de nuestra sociedad, la cual tiene mucho menos ricos y poderosos. Creame yo no soy de esos pocos favorecidos

      • Enrique dijo:

        Es la Gloria del tiempo zanjar
        ri

Se han publicado 91 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Fernando Martínez Heredia

Fernando Martínez Heredia

Filósofo y ensayista cubano. Es Premio Nacional de Ciencias Sociales. Entre otros libros ha publicado “El corrimiento hacia el rojo” y “Repensar el socialismo”.

Vea también