Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

El reto cultural ante el nuevo escenario de las relaciones con EEUU

| 33

Intervención en la plenaria del X Congreso de la UJC

En menor o mayor medida, Cuba ha sido impactada por las influencias de la cultura norteamericana en la Isla durante más de dos siglos. No podía ser de otra forma debido a la cercanía geográfica y los vínculos históricos existentes desde el surgimiento de ambas naciones. En el siglo XIX ya se encuentran estas influencias de la cultura norteamericana en la isla, pero es en los años de la república neocolonial burguesa que alcanzan su mayor auge, aunque siempre existieron espacios de resistencia cultural que mantuvieron incólumes lo más autóctono de nuestra identidad nacional, manifestados en algunos momentos dentro del pensamiento antiinjerencista y en otros llegaba a ser antimperialista. Esto tuvo expresiones en el teatro, la poesía, la literatura, la historiografía, el periodismo y en otras manifestaciones artísticas, literarias e intelectuales, incluso en las primeras dos décadas de república neocolonial burguesa, a pesar de la falsa percepción que existe de que este período fue de un adormecimiento total de la conciencia nacional.

El desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, y el creciente contacto de la Isla con un mundo globalizado, donde la hegemonía cultural estadounidense es una de sus características fundamentales, ha incrementado el contacto de los cubanos con los productos culturales norteamericanos (música, videojuegos, cine, moda, etc), los cuales llegan y se reproducen a lo largo y ancho de toda la isla por vías oficiales y no oficiales y en los más disímiles formatos. El llamado fenómeno del “paquete semanal” ha desatado una especie de fiebre por las series estadounidenses, en un sector de la población, mientras que la mayoría de los filmes que se exhiben en la televisión cubana provienen también de Hollywood.

Sin embargo, no todo dentro de ese gran alud cultural que viene del norte resulta nocivo a nuestros valores e identidad. Mas no debe dejarse a la espontaneidad. Si bien es imposible y contraproducente intentar regular tal invasión y su recepción a nivel individual, de lo que se trata es que las instituciones culturales cubanas en los espacios públicos sean referentes a la hora de establecer las jerarquías correctas y necesarias. Siempre me pregunto por qué si existen no pocas películas y series norteamericanas que constituyen en sí una denuncia a los aspectos más oscuros y siniestros del sistema capitalista, no gozan de privilegio en nuestra televisión y más bien son desplazadas por aquellas más alejadas de los valores culturales que defendemos. Pienso por ejemplo en la serie de recién aparición House of Cards o en la Verdadera historia de los Estados Unidos, de Oliver Stone. Ninguna puesta aun en la pantalla cubana. Lo cierto es que existe una izquierda en la producción cultural norteamericana -dentro del espectro político de ese país- que no encuentra aun el espacio necesario en nuestra realidad y que es prácticamente desconocida.

Por otro lado no podemos olvidar que la cultura cubana siempre ha tenido una vocación universalista y una capacidad muy singular para asimilar lo foráneo, metabolizarlo y producir nuevas creaciones, enriqueciendo continuamente nuestra identidad lejos de ponerla en riesgo. Pero al mismo tiempo hay que tener “ojos judiciales”, como en su momento los tuvo Martí, para ver las dos Norteaméricas, la de Lincoln y la de Cutting. De la primera reconoció siempre sus valores culturales, de la segunda -a la cual llamó Roma Americana- no solo criticó los aspectos políticos que más conocemos, sino también el modo de vida norteamericano que exaltaba la violencia, la irracionalidad y el culto desmedido hacia el dinero, algo que ha sido una constante en la cultura estadounidense hasta nuestros días. Con apenas 18 años expresaba el Apostól: “Los norteamericanos posponen a la utilidad el sentimiento.-Nosotros posponemos al sentimiento la utilidad (…) Las leyes americanas han dado al Norte alto grado de prosperidad, y lo han elevado también al más alto grado de corrupción. Lo han metalificado para hacerlo próspero. ¡Maldita sea la prosperidad a tanta costa¡

Que buena esa frase ahora que nosotros hablamos de construir un país próspero y sustentable, pues a veces algunos no entienden que la prosperidad y sustentabilidad por la que luchamos no tiene solo una racionalidad económica, sino también espiritual.

Las influencias culturales más nocivas que nos llegan de los Estados Unidos, entendiendo la cultura en su concepto más amplio, son las que promueve y defiende el sistema capitalista, y que tienen que ver con modos de vida, representaciones, emociones, símbolos, valores, gustos y costumbres, donde el eje fundamental de la felicidad y del éxito es la posesión de riquezas materiales -medio y fin al mismo tiempo- y el mercado es definido como centro rector de toda la sociedad. La cultura del tener frente a la cultura del ser. Es innegable que el “nuevo enfoque de política” hacia Cuba anunciado el 17 de diciembre por el presidente Obama, pretende potenciar este enfrentamiento más allá de la asfixia económica. Es la idea –no tan nueva- de que un mayor contacto de los cubanos con el “magnetismo económico y cultural de la sociedad estadounidense” es el que va en definitiva a lograr la transición hacia el capitalismo en Cuba. “Pero cómo va a cambiar la sociedad –se refiere a la sociedad cubana-, el país específicamente, su cultura específicamente, pudiera suceder rápido o pudiera suceder más lento de lo que me gustaría, pero va a suceder y pienso que este cambio de política va a promover eso”, expresó Obama en una conferencia de prensa dos días después del anuncio del 17 de diciembre, lo que puede considerarse una especie de declaración de guerra cultural contra Cuba.

El 17D, evidentemente constituyó una victoria del pueblo cubano y de su liderazgo histórico, pero que nos trae con las nuevas oportunidades, nuevos desafíos. Los mayores no es difícil advertir que se hallan en el terreno de la espiritualidad, en el campo cultural e ideológico. Para nadie es un secreto que los difíciles años del período especial han provocado daños significativos en el tejido espiritual de la nación cubana. Algo que los que nos adversan tienen muy bien estudiado, de ahí otro de los elementos a considerar a la hora de explicarse el “nuevo enfoque” de su política hacia la Isla.

Pienso que, efectivamente si Cuba no pudo ser absorbida culturalmente por los Estados Unidos en los años de la república neocolonial burguesa y se pudo hacer una revolución socialista en sus propias narices, muy difícilmente podrán lograrlo ahora. Pero mi optimismo no es ciego, ni pasivo. No creo que seamos invulnerables y que no tengamos brechas que los que ahora buscan el cambio de régimen en Cuba por otras vías puedan aprovechar muy bien. Sí, debemos ser optimistas, pero activos. La derrota del socialismo en Cuba, sería nuestra más profunda derrota cultural.

Solo será posible salir airosos de los nuevos desafíos trabajando incansablemente por sanar todo el tejido espiritual de la nación donde quiera que este se encuentre afectado. El mayor reto está en nosotros mismos y en que, sobre todo, logremos crear en nuestra sociedad sujetos críticos con capacidad de discernir entre aquello que en términos culturales nos empobrece y enajena como seres humanos y lo que realmente nos eleva y emancipa. En la medida que nos recuperamos económicamente –cuestión indispensable y urgente-, debemos seguir, más bien ahora redoblar, nuestra intención de crear una cultura diferente y superior al capitalismo. Debemos movilizar y articular táctica y estratégicamente todas nuestras potencialidades ideológicas y culturales. Es en esa integralidad, y con esa organicidad, que debemos pensar, cuando hablamos del país próspero y sustentable que queremos construir.

El antiimperialismo que forma parte de nuestra cultura política constituye una de nuestras mayores fortalezas, ahora que la imagen del enemigo pretende desdibujarse ante los ojos de los cubanos, en especial de los más jóvenes. Es innegable que el imperialismo ha dado por perdida su lucha contra la generación histórica de la Revolución y ahora trabaja en la construcción de las bases que le permitan alcanzar sus pérfidos objetivos de siempre con las nuevas generaciones, a través de métodos e instrumentos mucho más sutiles y sofisticados del llamado poder inteligente. Ahora que Próspero se nos presenta con nuevos ropajes, la mirada descolonizadora de Caliban, debe acompañarnos todo el tiempo.

Ante ese plan, nuestro plan no debe ser otro que seguir cifrando nuestras mayores esperanzas de mejoría material y espiritual en nuestros propios esfuerzos y no en las supuestas bondades del vecino poderoso que ahora pudiera parecer –y es también su intención- una especie de mesías ante los ojos de los confundidos y de los que siempre le han hecho el juego. Pienso que la relación con los Estados Unidos no puede entenderse de otra forma que como un componente más –sin restarle la importancia requerida- de todo lo que venimos haciendo tanto en el plano económico como cultural, pero para nada el eje central. Ello será la garantía de que la victoria del 17D, continúe siendo victoria.

Y en ese sentido creo, como ha sido uno de los lemas de este congreso, que nos sobran a los jóvenes razones para vencer. Tenemos a Fidel. Tenemos a Raúl. Tenemos el relevo. Tenemos a los Cinco. Seguimos teniendo una Revolución, un pueblo heroico y una juventud de vanguardia. Y por si fuera poco, dentro de varias horas se estará izando en el corazón mismo del imperialismo, la bandera más victoriosa y digna del mundo, al menos de los últimos 56 años.

Es innegable que vivimos un momento de innumerables desafíos, pero también de renovadas esperanzas. En nuestras manos está la bandera.

Muchas gracias

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • tartas dijo:

    quieren detener lo indetenible,por que no hablan de como tambien en su momento nos sometimos a la cultura sovietica,china,venezolana……..

    • Carlos Miguel Valdés Sarmiento. dijo:

      tartas: recuerda que al ageaco le da sabor la variedad de ingredientes, lo que no quiere decir que deje de ser una comida criolla.

    • cadillac dijo:

      si, hasta clase de idioma ruso daba por TV

    • Eduardo dijo:

      Tartas: Cuba NUNCA se sometió a cultura alguna. Ni soviética, ni gringa, ni china, ni venezolana, ninguna. Igual que ahora veo clases de inglés y de italiano en la tele. ¿Quién le dijo a Cadillac que eso es someterse a otra cultura? Estudiar cualquier idioma es aumentar nuestra cultura.

  • Carlos Miguel Valdés Sarmiento. dijo:

    Tartas: recuerda que a la caldoza le da mejor sabor la variedasd de ingredientes, por lo que no tiene que dejar de ser criolla.

  • Carlos Miguel Valdés Sarmiento. dijo:

    discupen: AJIACO

  • sachiel dijo:

    tartas de qué estas comiendo? Culturas varias estamos recibiendo desde los origenes: siboneyes-tainos-arawakos; africanos-españoles-chinos. franceses-ingleses y holandeses, y todo ese criollismo comenzó a ser más influenciado por el norteamericanismo despues de 1900 hasta la fecha. Los rusos y demas paises del este europeo llegaron en su plenitud despues de 1960, y más recientemente tenemos simbiosis de unos cuantos paises latinoamericanos.

    El mestizaje cultural, o ajiaco como dice Carlos Miguel, continuará, pero no como quieren ellos: “La cultura del tener frente a la cultura del ser”, o lo que es lo mismo, salvese el que pueda.

  • María dijo:

    Muy buen artículo. Muy objetivo y muy interesante. Promueve la reflexión y el análisis.
    Y considero, discrepando del primer forista, que aquí nunca nos sometimos a nada, ni a la cultura soviética del realismo socialista del cual en Cuba hay muy escasas manifestaciones, y menos a la cultura china y a la venezolana. Eso no es serio…
    De todas las culturas del mundo admiramos sus valores, tomamos lo bueno que hay en ellas pero nada más. Lo nuestro es lo que perdura.
    Pero con los yanquis hay que ser más cuidadosos pues han penetrado al mundo entero, más aún después del fenómeno conocido como globalización y con las nuevas tecnologías de la información. El bloqueo nos ha salvado de esa penetración u siendo negativo ha tenido ese resultado positivo.
    E incluso los franceses tratan a toda costa de hacerles frente a la cultura de EEUU, defendiendo su cultura propia y su identidad como pueblo. De estos debemos aprender en ese sentido, a cómo protegernos culturalmente. Nunca están de más esas experiencias.
    No obstante, confío en mi pueblo, en que con nosotros no podrán porque somos un pueblo con un altísimo sentido de nación y orgullo por nuestra cultura, pero siempre el Estado, nuestras instituciones culturales, deben garantizar que así sea y nunca dormirnos en los laureles.

  • carlosvaradero dijo:

    Recuerdo que en su momento, los cines y sobre todo la TV pasaba mayormente peliculas rusas, casi todas de guerra, igual sucedia en el cine, nos llegaban artistas rusos que sòlo eran conocidos en su pais, hasta el idioma ruso por radio…las personas le ponian a sus hijos nombres rusos, Vania, Oleg, Pavel, Irina….etc etc etc..
    Al parecer a nadie le preocupò aquello….
    No sè porquè le preocupa ahora que haya influencia norteamericana en nuestra cultura y modo de vida!!

    • Piter dijo:

      Carlos, realmente, a pesar de que por la televisión y el cine pasaban muchos materiales de la URSS y el campo socialista, en aquel tiempo la mayoría seguían siendo norteamericanos. Pero nunca me preocuparon las manifestaciones de la cultura soviética en Cuba. ¿Será porque ellos nunca nos agredieron, invadieron, atacaron, intervinieron, trataron de aterrorizarnos, exterminarnos etc? Creo que si.

  • cadillac dijo:

    Bueno….hay que cuidarse de la avalancha digital y ahora de la cultural….El gusto de la gente es incontrolable, mas aun con el bendito paquete semanal.
    que las series norteamericanas son las unicas que ponen???..pongan series francesas o italianas.,.. o españolas, busquen alternativas….ademas, lkas series que pasa la tv son mayormente LAS MISMAS DE SIEMPRE.

  • tartas dijo:

    te doy la razon pero al del articulo no

  • Miguel dijo:

    Parafraseando a Pánfilo, se nos alerta que el ajíaco que es la cultura cubana, puede ahora ser convertido por obra y garcia de algunos intelectuales y gente común con muy pocas luces, pero con muy malas y definidas intenciones en estofado de ternera ( plato USA), en otras palabras pollo por pescao y el cambio no es aconsejable ni digerible.
    La cultura es parte indispensable de la nacionalidad, si se pierde la primera, se pierde la segunda… y cuando no exista, sencillamente dejaremos de ser lo que somos; cubanos.
    Concluyendo el tema, este envio de estofado de ternera que viene de fuera, debemos adobarlo previamente y sumarlo al ajíaco cubano, no sutituirlo a ciegas por el nuestro. De modo que nuestra genuina caldosa siga siendo nuestra, aún con el estofado dentro.

  • EGP dijo:

    Muy buen artículo el tuyo,Eriel, desde muy pequeño, nos han metido por los ojos la cultura estado unidense. Y recuerdo las peliculas de vaqueros,las de guerra su heroismo en la 2da guerra mundial y ahora quieren acallar la participacion victoriosa del ejercito sovietico en esa confrontación donde solo la URSS perdió mas de 30 millones de personas, gracias a ellos, hoy estamos gozando de un poco de paz, No así en el medio oriente y Africa adonde se han metido y han ocasionado miles de muertes inocentes en la intencion de quitar los gobiernos que no son de su interes.

  • jayku dijo:

    Hace falta que muchos hubieran visto el programa Dossier de ayer,interesante la opinion del entrevistado cuando hablo de esta nueva etapa de Cuba,y los desafios que depara el futuro cuando vemos lo que ha ocurrido con otros pueblos,yo diria que los hombres incluso los grandes pasan,lo que para perdurar como pueblo autentico y no ser engullidos por otros hemos de aprender como se ha dicho con mucha lucidez en el congreso de la ujc a desarrollar ese pensamiento critico,que yo llamaria honestidad,y a fomentar esa cultura civica de la que tanta ausencia en la sociedad actual vemos hoy,la familia es imprescindible en darle el justo lugar a los nobles valores y desarrollar el sentimiento de tener patria ,con la capacidad de ante la avalancha de cosas tener la capacidad de discernir que es lo razonable y correcto,y asi de ser por los siglos verdaderos CUBANOS.

  • Carlos dijo:

    Artículos como este, que conceptualiza la situación en la que se encuentra el país y marca posibles derroteros a seguir, son y cada vez lo serán más, necesarios, felicito a Elier por éste, y otros artículos que ha publicado

  • Carlos Miguel Valdés Sarmiento. dijo:

    Recuerdo que el padre Caballero, profesor de Varela y tío de Luz decía: mi filosofía es “LECTIVA”, lo mismo que se lee todo y se juzga sin prejuicios pero desde nuestro cerebro y no el de otros, en eso está el detalle.

  • Eduardo dijo:

    Elier, este texto por su calibre y pertinencia debe ser leido por todo cubano viejo o joven. Cierto es que lo mejor del cine norteamericano no se ve en nuestro pais. Yo que conocí la guerra en tres misiones en Angola puedo afirmar que el serial BANDA DE HERMANOS también merece ser puesto en la TVC para que nuestro pueblo aprecie el buen cine bélico de esa cinematografía que ni allá ni aquí recibe toda la divulgación merecida.

  • Viton dijo:

    No me gusta comentar de estos temas porque me parece ridículo e innecesario pero como se está volviendo moda (absurda) el querer controlar la cultura nacional al antojo de alguien que dicta lo que es correcto (dígase cubano) y lo que no, esta es mi opinión. Cuba vivió como neocolonia de EU casi 60 años, y en ese periodo floreció la cultura nacional de manera increíble, hablo de la música con el Son, el Mambo, el Chachachá, Pérez Prado, Benny Moré etc, época dorada de nuestras artes plásticas Amelia Peláez, Victor Manuel, Menocal etc, la radio, la tv, el cine (no tanto), y de seguro (aquí especulo) nadie se preocupaba por controlar el consumo. En mi círculo de amigos, no importa cuantas películas millonarias produzca Hollywood (que también las veo) no me pierdo una película cubana (a pesar de la nula promoción), bailamos música cubana en las fiestas y escuchamos la lista de la Billboard, vemos series norteamericanas, animados japoneses pero si la telenovela o el teleplay de la televisión se dejan ver, también la vemos (lamentablemente existen algunos de pésima calidad), millones de cubanos están esparcidos por el mundo y me atrevo a decir que mas del 90% mantiene identidad cultural, entonces mi punto es que no hay que temerle a la globalización sino asumirla, el papel del estado es preservar los valores mediante la educación y promover el estado de bienestar, no pretender imponerme lo que me gusta y lo que no, ni prohibir el reggaetón en los medios solo porque a una élite privilegiada le desagrade un género bien arraigado en nuestros barrios, ni siquiera cerrar los cines 3D por no poder controlar la programación etc etc. En fin como dice el artículo la mejor manera de preservar la cultura es promover el talento (y no sean los hijos de papá y mamá los que lleguen a la tv o a dirigir una orquesta).

    • JB dijo:

      Excelente valoración la suya Viton, le aplaudo. En verdad no veo a donde quiere llegar el autor del artículo. Tendremos mayor influencia de la cultura norteamericana que la del millón de cubanos que habitan en las florida e intercambian con sus familias en la isla y llevando años allí no dejan de sentirse cubanos?
      Lo que no entiendo y veo preocupante es esta frase “Tenemos el relevo” ya está decidido quien sucederá al presidente Raúl sin consultarlo con el pueblo? seguirán colocándose en las máximas instancias figuras sin una verdadera elección del pueblo y sin oportunidades para otras voces?

    • Profesor dijo:

      Encuentro muy buena su opinión creo que es hora de quitar los tabu de nuestros medios, los cubanos en NINGÚN país han perdido su identidad y amor a la patria o es que no ven las banderas en Toronto, ese miedo a todo, este artículo casi pide que se prohiba esto o lo otro, hasta cuando, llevamos muchos años prihibiendo y eso se ha convertido en Bumerang,vamos a perder la identidad cuando sigamos poniendo o imponiendo temas cansones y sin calidad,(las novelas cubanas) y series obsoletas,debemos dar oportunidades a nuevos temas de artistas jóvenes, hay un forista que habla de los temas del congreso, cuidado con esos habladores que ya en
      otros congresos de la UJC hablan mas que nadie y ….luego son unos traidores que lo que han hecho es desangrar la patria, robando y enrriqueciendose. Los cubanos tenemos el suficiente amor por la patria, conocemos la veracidad de la revolución, pero todo no lo podemos politizar y querer que nos pongan lo que nos conviene, creemos que lo que nos conviene lo debemos exigir nosostros mismo, no imponernos gustos, vemos que los cubanos en el exterior super inundados, prefieren la musica cubana, el REGUETON cubano, el son, la guaracha y entonces para que tanta preparación, creo que ya no es épocas de convencer con teques y consignas, es hora de hacer frente con justeza a lo que venga, preparación tenemos y nos cuidamos nosotros mismos.

  • Villar dijo:

    Estoy de acuerdo con lo que Elier abordó en su intervención en el X Congreso de la UJC, tiene toda la razón y creo que su llamado es muy pertinente como para que no se le tenga en cuenta. No se trata de temerle al intercambio cultural con nadie, no es eso, es muy cierto que la mezcla de etnias y culturas son la base del ajiaco cubano como muy bien lo definió Don Fernando Ortiz. De lo que se trata es de que lo que Estados Unidos propaga como cultura no lo es tanto y hace daño, en primer lugar es una cultura de dominación desde sus enfoques mismos, pero es al propio tiempo una pseudo cultura de lo banal e intrascendente que busca penetrar en las esencias de sus receptores y en vez de enriquecerlas, desmontarlas y sustituirlas por una cosa superflua y macdonalizada que enajena y conduce a la alienación de individuos y pueblos, a esa cosa es a la que hay que temerle, en Cuba se haca jazz y blue de mucha calidad, pero eso enriquece a nuestra música, pero la basofia no, de eso se trata.

  • Leandro dijo:

    Los EE.UU. siguen empeñados en mantener su hegemonía (ellos la denominan “liderazgo”) mundial a través de lo que el equipo del Presidente Barack Obama llama “Poder Inteligente” (Smart power), que consiste en una combinación del “Poder Duro” (Hard power) cuyos componentes fundamentales son la coerción económica y la militar con el “Poder Suave” o “Poder Blando” (Soft power) privilegiando este último.
    La teoría del “poder suave” elaborada por el conocido profesor estadounidense de Relaciones Internacionales, Joseph Samuel Nye, puede sintetizarse, empleando sus propias palabras, en Lograr que otros ambicionen lo que uno ambiciona”. “Un país puede obtener los resultados que desea porque otros países quieran seguir su estela, admirando sus valores, emulando su ejemplo, aspirando a su nivel de prosperidad y apertura”. “Hoy, la principal fuente de poder en los asuntos internacionales puede encontrarse en persuadir a otras naciones a que consideren como propios nuestros intereses”. “Si yo consigo que tú quieras hacer lo que yo quiero, entonces no tengo que obligarte a hacer lo que tú no quieres hacer”. “Un aspecto importante del poder es la capacidad para estructurar una situación de manera que otras naciones desarrollen preferencias o definan sus intereses con los de la nación estructurante. Este poder tiende a surgir de la atracción cultural e ideológica y también de los reglamentos e instituciones de regímenes tradicionales.” «Cuando puedes conseguir que otros admiren tus ideales y que quieran lo que tú quieres, no tienes que gastar mucho en palos y zanahorias para moverlos en tu dirección. La seducción es siempre más efectiva que la coerción, y muchos valores como la democracia, los derechos humanos y las oportunidades individuales son profundamente seductores.»

  • El Sandieguero dijo:

    Excelente intervención y reflexión, ahora lo que hace falta es que pasemos de las palabras a los hechos porque ahora el desafío y los peligros son mayores y no se puede seguir esperando

  • Erislandis dijo:

    Debe predominar la tolerância y la buena fé, aprender a escucharnos y debatir todo sobre como proyecto de nacion que ramos hacer; en la família y la comunidade. excelente articulo

  • luis enrique gener castellano dijo:

    Considero que elier con este comentario nos hace reflexionar una vez mas, que al imperialismo no se le puede dar, ni un tantico asi como mencionara el CHE en un discurso, esto le debe servir de acicate a las jovenes generaciones, para que esten mejor preparados, para el futuro mejor que se nos avecina.
    No confiarnos nunca en el Imperialismo es uno de los mejores consejo que yo les puedo dar.

Se han publicado 33 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elier Ramírez Cañedo

Elier Ramírez Cañedo

Académico cubano. Doctor en Ciencias Históricas. Coautor del libro “De la confrontación a los intentos de normalización. La política de los Estados Unidos hacia Cuba”. En Twitter: @islainsumisa

Vea también