Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Establecer un orden internacional más justo para la realización de todos los derechos humanos

| +
 El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, interviene durante el segmento de alto nivel de la vigésimo octava sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en la sede europea de las Naciones Unidas, en Ginebra (Suiza), hoy, lunes 2 de marzo de 2015. EFE


El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, interviene durante el segmento de alto nivel de la vigésimo octava sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en la sede europea de las Naciones Unidas, en Ginebra (Suiza), hoy, lunes 2 de marzo de 2015. EFE

Intervención del Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba en el Segmento de Alto Nivel del 28vo período ordinario de sesiones del Consejo de Derechos Humanos. Ginebra, Suiza, 2 de marzo de 2015.

Señor Presidente:

Habría que dar voz en esta sala a los 842 millones de personas que padecen hambre en el mundo, los 774 millones de analfabetos adultos y los 6 millones de niños que mueren cada año por enfermedades prevenibles, quienes, como resultado de un orden internacional excluyente, injusto y desigual, no forman parte de la particular visión de los países del Norte sobre los derechos humanos y las libertades fundamentales.

También a los ciudadanos que viven en los bolsones de pobreza en el mundo industrializado, a los trabajadores y estudiantes víctimas de los programas de austeridad, a quienes han perdido sus viviendas, a los inmigrantes que sufren discriminación y xenofobia, a los que padecen represión y brutalidad policial, a los niños y jóvenes sin alimentación, servicios médicos ni educación de calidad.

Los hechos indican la conveniencia de sostener un debate serio, sobre la creciente pérdida de legitimidad de los sistemas y partidos políticos, la quiebra de los sistemas electorales abstencionistas, fundados en las contribuciones financieras y la manipulación de los medios de comunicación; y la corrupción de la política, en particular en algunos países desarrollados.

En nuestra nación aportan activamente a la vida económica, social y cultural más de 2 mil organizaciones y asociaciones de infinita diversidad. Como no hay tiempo para entrar en una discusión sobre la naturaleza de la Sociedad Civil y su relación con el Estado, tan manipuladas hoy con propósitos de cooptación por las élites políticas; habría que concentrarse en lo esencial que, a nuestro juicio, es la participación del pueblo en el proceso de toma de decisiones por los Gobiernos, es decir, en el Gobierno mismo, a la manera que describió Lincoln y que es la experiencia de la Revolución cubana.

Con una tradición de consulta popular que tuvo un momento esencial en el referendo para aprobar con mayoría abrumadora la Constitución vigente; en el 2011, nuestro pueblo aprobó el programa económico y social en curso después de una discusión masiva, la presentación de 400 mil enmiendas al texto y la modificación de dos tercios de este. Más recientemente, se discutió igual el nuevo Código de Trabajo.

Vemos con profunda preocupación que en algunas de las principales economías occidentales están las tasas de sindicalización más bajas, con apenas entre el 8 y el 12% de los trabajadores. No todas han ratificado los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo No.87 relativo a la libertad sindical ni el Convenio No. 98 sobre la protección del derecho de sindicación y negociación colectiva.

Es conocido que, por ejemplo, en esos casos, la legislación laboral y la jurisprudencia permiten el despido de trabajadores en huelgas legales, las leyes estaduales restringen severamente el derecho a huelga para amplias categorías de trabajadores, se restringen los derechos de sindicación y negociación colectiva en Universidades privadas, existen legislaciones estaduales que prohíben la negociación de convenios colectivos en el sector público con asociaciones de trabajadores en el segmento de los peor remunerados y decisiones judiciales, violatorias de los derechos de libertad sindical y se impide el acceso de trabajadores indocumentados a la reparación por despido ilegal.

En nuestro caso, están sindicalizados y protegidos por convenios colectivos prácticamente todos los trabajadores, incluidos los de pequeños negocios privados. Hay representación sindical en el Consejo de Ministros y en los órganos ministeriales y corporativos. Desde 1938, el movimiento obrero cubano alcanzó la conquista de una Central obrera unitaria en la que hoy participan 17 sindicatos y miles de organizaciones de bases.

Quisiera proponer al Consejo de Derechos Humanos sostener debates y ampliar la cooperación internacional sobre estos temas.

Esperamos que en las futuras Cumbres del G-7, de la OTAN, de la Unión Europea, de la OSCE, eventos del FMI, el Banco Mundial, el Banco Central Europeo y, en particular, en la Cumbre de Cambio Climático de París se brinde amplio acceso y se soliciten contribuciones a la Sociedad Civil, se asegure su derecho a manifestarse y no se interpongan barreras físicas ni represión policial como ha sido frecuente en el pasado.

Sería provechoso que los movimientos ciudadanos llamados Occupy Wall Street o Indignados también tuvieran merecida presencia en esos foros.

La República de Cuba también tiene profundas preocupaciones y disposición al debate y la cooperación sobre la democratización de la información y el ciberespacio. Es alarmante que 7 gigantescas corporaciones privadas controlen el 65% de la información que circula en el planeta. Los países del Sur no tienen prácticamente presencia en la generación de contenidos. Las discusiones sobre la gobernanza de Internet no han tenido resultados concretos en la democratización de esta. Debería proscribirse la adopción de medidas coercitivas unilaterales en la esfera de la información, las telecomunicaciones y la informática.

Es indispensable adoptar medidas efectivas y urgentes para impedir la militarización del ciberespacio y la realización de ataques informáticos, utilizando de manera ilegal y encubierta, los sistemas de un tercer país. No es aceptable el planteamiento de responder ataques informáticos con armamento convencional lo que quebrantaría la paz y la seguridad internacionales.

Los cambios en la doctrina de seguridad y defensa nacional de algunos Estados y de la OTAN, con énfasis en la guerras no convencionales o llamadas de cuarta generación, que han sido llevadas a la práctica en los últimos conflictos desde el Medio Oriente a Europa, han provocado la destrucción de Estados y naciones, graves amenazas a la paz y seguridad regionales e internacionales y lesionado los esfuerzos en el enfrentamiento al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones.

Es muy grave y peligrosa la tendencia a utilizar, con fines políticos y militares, al Consejo de Derechos Humanos para inscribir conflictos en la agenda del Consejo de Seguridad y abrir procesos en la Corte Penal Internacional.

Señor Presidente:

Respaldamos el derecho inalienable del pueblo palestino a tener su propio Estado, en las fronteras anteriores a 1967 y con capital en Jerusalén Oriental. La Asamblea General de Naciones Unidas debiera actuar con decisión y garantizar sin más demora la plena membresía de Palestina. Debe cesar el suministro de armas y el veto en el Consejo de Seguridad que garantiza impunidad a los crímenes de Israel, en particular en Gaza.

Reiteramos nuestra enérgica condena a las inaceptables e injustificadas sanciones unilaterales impuestas a la República Bolivariana de Venezuela, y a la continuada intervención externa con el fin de crear un clima de inestabilidad en esa hermana nación. Ratificamos nuestro más firme respaldo a la Revolución Bolivariana y al Gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro Moros.

Señor Presidente:

Cuba sigue comprometida con una genuina cooperación internacional sustentada en la indivisibilidad de los derechos humanos, la no selectividad y la no politización. Continuamos comprometidos también con la lucha por establecer un orden internacional más justo, democrático y equitativo que elimine los obstáculos a los esfuerzos nacionales para la realización de todos los derechos humanos.

Mantenemos un alto nivel de cooperación e interacción con los procedimientos y mecanismos de Naciones Unidas en derechos humanos de aplicación universal y un diálogo positivo con los órganos creados en virtud de tratados internacionales.

Es con ese ánimo, que estamos cursando invitación al Presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja y a la Relatora sobre Trata de Personas a visitar nuestro país.

También hemos acordado con la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, retomar el Diálogo Político Bilateral de Alto Nivel y continuaremos involucrados, dentro de las bases recíprocas acordadas, de igualdad soberana, respeto mutuo, no injerencia en los asuntos internos y respeto al ordenamiento jurídico de las partes, en la negociación de un Acuerdo de Cooperación entre la UE y Cuba.

Conscientes de que tenemos profundas diferencias con el gobierno de Estados Unidos en el ámbito de los sistemas políticos, la democracia, los derechos humanos y el Derecho Internacional; y con la invariable voluntad de que ambos países puedan relacionarse civilizadamente dentro de ellas, propusimos, el pasado mes de julio, sostener un diálogo bilateral mutuamente respetuoso y en condiciones recíprocas. El Departamento de Estado en días recientes comunicó su aceptación y se iniciará en las próximas semanas.

La parte cubana concurrirá con espíritu constructivo, apegada a sus convicciones, dispuesta a la cooperación internacional, y será respetuosa y transparente en la expresión de sus serias preocupaciones sobre lo que ocurre en materia de derechos humanos en los Estados Unidos.

Cuba considera que el bloqueo económico, comercial y financiero que se le impone es una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos de todos los cubanos.

Así continuará abordándolo, mientras exista, en este Consejo y en la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante la resolución correspondiente. Al expresar a las naciones aquí representadas nuestra profunda gratitud por su constante apoyo, les solicito renovarlo, mediante su voto y su intervención en las sesiones del próximo otoño.

El gobierno cubano aprecia el planteamiento del Presidente Barack Obama de que el bloqueo provoca daños al pueblo cubano y su disposición de involucrarse en un debate con el Congreso de su país con vistas a su eliminación.

Agradezco las importantes y oportunas Declaraciones Especiales de las Cumbres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y de la Unión Africana, respectivamente, de fines del pasado enero que instan al levantamiento del bloqueo y al ejercicio por parte del Presidente de los Estados Unidos de sus amplias facultades ejecutivas para modificar sustancialmente su aplicación con vistas a su eliminación.

Señor Presidente:

El Examen Periódico Universal ha confirmado su utilidad como sustento de la cooperación internacional. No deberíamos permitir el retorno de las prácticas de persecución política contra países del Sur para conculcar sus derechos soberanos, mientras se amparaban los crímenes y torturas que se cometían en Abu Graib y la Base Naval de Guantánamo, cuyo territorio se usurpa a mi país, que desacreditaron y provocaron la implosión de la vieja Comisión de Derechos Humanos.

Señor Presidente:

A pesar de sus carencias y dificultades, Cuba ha compartido y continuará compartiendo sus logros y experiencias con otras naciones, con lo cual hemos contribuido desinteresadamente a la realización de los derechos humanos de otros pueblos del mundo.

En ese sentido, el proyecto de cooperación conocido como “Operación Milagro”, ha realizado cirugías oftalmológicas gratuitas a 3,4 millones de personas de 34 países. Asimismo, se han graduado 9 millones de personas del programa de alfabetización “Yo sí puedo” y un millón 113 mil del programa de continuidad “Yo sí puedo seguir”.

Hoy, más de 51 mil cooperantes de la salud cubanos prestan servicios en 67 países del mundo.

Continuaremos nuestra cooperación en la lucha contra el virus del Ébola en África. Más de 250 colaboradores de la salud voluntarios y especializados de la Brigada Médica “Henry Reeve” participan en las regiones más afectadas. Otros 4 mil cooperantes de la salud de Cuba trabajan en el programa de prevención en 32 países africanos.

Señor Presidente:

La Revolución cubana continuará defendiendo, sin descanso y con igual determinación, las causas justas, sabiendo que Patria es Humanidad.

En el 70 aniversario de las Naciones Unidas tienen más vigencia que nunca los Principios y Propósitos, expresados en la Carta, que sustentaron su creación.

Como destacó el Presidente Raúl Castro Ruz recientemente, “no renunciaremos a nuestros ideales de independencia y justicia social, ni claudicaremos en uno solo de nuestros principios, ni cederemos un milímetro en la defensa de la soberanía nacional. No nos dejaremos presionar en nuestros asuntos internos. Nos hemos ganado este derecho soberano con grandes sacrificios y al precio de los mayores riesgos”.

Muchas gracias

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Bruno Rodríguez Parrilla

Bruno Rodríguez Parrilla

Es diplomático cubano, actual Canciller. Representó a Cuba en la sede de la Naciones Unidas, en Nueva York. Ex director del diario Juventud Rebelde.

Vea también