Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

La otra esquina: Lástima que llegó el final

En este artículo: Cuba, Cultura, telenovelas
| 31
la otra esquina1Algunas veces, cuando una serie está llegando a su último capítulo, lo que más se escucha decir es ¡al fin! Por suerte, esta vez no sucede así con La otra esquina.
Su director, Ernesto Torres Fiallo, me dijo: “Te juro que me ha sorprendido la reacción del público con la novela, soy muy crítico con las cosas que hago, le encuentro errores imperdonables. Lo curioso es que solo unos pocos colegas se han acercado a mí para hablarme de la telenovela, y lo bueno es que esos pocos directores son creadores que yo admiro”.

Y para llevarle un poco la contraria, aquí escribo la opinión de otros dos directores:

Tomás Piard confesó: “Me parece diferente, sobre todo por la fotografía de Ana María, que es lo mejor de la novela. El casting es desigual, a pesar de que también tiene rostros no acostumbrados en la televisión como Ulyk Anello, Miriam Socarrás, Julio César en su Marcel, y Hugo, el hijo de Alina Rodríguez, que se habían olvidado de él. Pero también abundan las caras de siempre, haciendo los mismos personajes que han encarnado mil veces. Sin detrimento de sus talentos, me molesta volver a ver otros rostros que son los de siempre. Y la música no es toda de Raúl Paz, ¿no te has dado cuenta?”

Mientras, Mariela López Galano comentó: “La otra esquina es otra mirada a la familia cubana que va más allá de los estereotipos y nos hace reflexionar sobre lo que a diario sucede en nuestro entorno, donde se presentan seres humanos con virtudes y defectos, con prioridades auténticas que ante la mirada del otro pueden ser descalificadas. Siento que no juzga, muestra y lleva a la reflexión. Lo cierto es que se ha producido un proceso de identificación con nuestra sociedad, donde amarse es importante, pero el dinero como medio para subsistir y escalar también es un recurrente en la cotidianidad de “los personajes”. Yo aplaudo a Yamila Suárez y se lo he dicho personalmente, me ha hecho feliz su audacia, merece visibilidad y empuje”.

A su vez, la reconocida periodista Elsa Claro comenta: “No es una novela que clasifique como ¡qué buena!, ¿verdad?, ni, quizás, apta para grandes premios, pero capta la atención en cualquiera de las subtramas que maneja. Con postulados y sucesos o conductas humanas más creíbles que Paraíso tropical —la brasileña con la cual alterna—, y si bien no acaba de afincarse en una situación, el todo aporta una visión bastante sólida de la sociedad cubana y su diverso diapasón existencial. Le sigue faltando, como a la mayor parte de las realizaciones de su tipo nacionales, algo que explotan muy bien las sudcoreanas que se exhibieron hace poco por Canal Habana, y lamentablemente desaparecidas: el buen uso de una fotografía que capte ambientes naturales para usarlos intercalados donde fuere menester, o como fondo de distintas escenas. El elenco y el buen manejo de los problemas que aborda llevan a desear que, cuando menos, las próximas telenovelas del patio tengan este decoroso nivel”.

Como mi amiga Miriam Socarrás me contó una simpática anécdota de un recorrido que hizo por “los osos” de La Habana, le pregunté qué ha representado para ella La otra esquina. “Ha sido un regalo a estas alturas de mi vida. Ha sido el personaje más elogiado a nivel de público, de gentes de las que andan caminando por las calles y tomando almendrones, de hombres y mujeres… he firmado autógrafos y me han hecho fotos, he tomado tragos gratuitos, gracias a este hermoso regalo de dos personas que hasta hace dos eneros eran desconocidas por mí. Ellos  pensaron en Miriam Socarrás para ese personaje, ese es el primer regalo: dos personas jóvenes, creadores, que piensen en mí, que no he sido una actriz de la televisión (llevo solo doce años trabajando en la TV, con  poca frecuencia). Creo que el éxito de mi personaje radica en que los conceptos han cambiado a nivel de nietos y nietas, y por ello aceptan y valoran a esta parejita que se enamoró en busca de algo muy importante, combatir la soledad, de la que ambos sufren en medidas y entornos muy diferentes”.

A mediados de noviembre del pasado año escribí: “En un chat de Facebook hace poco leí un intercambio interesante sobre La otra esquina. Y aunque FB es de libre acceso, no voy a decir de quiénes se trata, pero anoté las palabras pasable, bodrio y la frase “no está mal”. L@s foristas decían que si se comparaba con las telenovelas recientes, esta no era un bodrio, estaba pasable y “no está mal”.

Coincido con esos criterios: La otra esquina se aleja de propuestas hechas a la carrera “sin carrera” que no se salvaban ni por actores y actrices que conocen su oficio y, a pesar de eso, estuvieron mal.

En primer término, en La otra esquina la profusión de conflictos creíbles permite que una se traslade de una a otra historia que navegan por variadas circunstancias: la infidelidad, el alcoholismo, el amor en la tercera edad, el robo, diferentes poderes adquisitivos, y hasta las consecuencias de un ciclón”.

Y en enero volví sobre el tema: “Me he pasado unas cuantas semanas en La otra esquina y temo ver lo que me espera cuando cruce la calle dentro de un tiempito. Porque sí, he disfrutado de la telenovela escrita por Yamila Suárez y dirigida por Ernesto Fiallo. No sé qué sustituirá ese espacio que ha gustado a una buena parte de los públicos. (…) Destacables todas las actuaciones, y un agradecimiento sincero a Yaima y Fiallo por preparar un personaje para Raúl Pomares, ya enfermo, que seguro llenó de placer al actorazo recientemente fallecido. (…) Me quiero detener en el diseño escenográfico de Carlos Cordero y Rodolfo González, y el de ambientación de Ibis González, porque si La otra esquina es creíble, se debe a que la casa de Julio César Ramírez (muy bien en su papel) es lujosa como hay muchísimas en Cuba, pero la de Blanca Rosa tiene justo lo mínimo para que sea habitable, mientras la pizzería de Paula Alí es tan real como la de la esquina de mi casa. Es un abanico de formas de vivir, muy cercano a la realidad. (…) Así, en cada “enredo” familiar o de amores contrariados, el televidente se siente atraído por lo que sucederá el próximo capítulo. A propósito, La otra esquina fue pensada para el tiempo de realización que se le dio, y aunque ya nos hemos acostumbrado a telenovelas o series con 40 minutos y más, en esta hemos sido testigos de un buen acople entre historias que terminan en el momento climático y atrapan. (…) Además del guion, hay que destacar la dirección de actores de Fiallo, la fotografía de Ana María González Díaz, la música de Raúl Paz, el diseño de banda sonora de Esteban Vázquez y Rubén Gómez, de vestuario de Nieves Valdés, y el maquillaje y peluquería de Idaleydis Santana”.

Como en el comentario anterior —aunque conozco las causas—, ratifico que presentación y despedida no están al nivel logrado en el resto de cada capítulo, pero con ese desaguisado y todo, tengo temor de lo que me encontraré frente a “la otra esquina”.

Para terminar, aplaudo el debate online que hizo el periódico Granma sobre la novela. Las opiniones, algunas desde el exterior de personas que han visto la historia por Youtube, son favorables a esta propuesta.

Me despido con la reproducción de confesiones de actores y actrices que participaron en el encuentro online:

Diana Rosa Suárez: Estuve ausente de la televisión porque no me había llegado ningún proyecto que me fuera interesante hasta este momento. Durante todo este tiempo he estado trabajando en mis peñas, donde tengo una sección de poesía y ayudo a jóvenes valores que tienen mucho talento.

Paula Alí: Todas las madres, aun cuando el resultado sea malo, todo lo hacen con todo el amor, a veces equivocadamente. Mi personaje solo ve por los ojos de sus hijos, estoy absolutamente en contra de la violencia, me parece que se debe tratar mucho más.

Ernesto Fiallo: Se nombra La otra esquina haciendo referencia a un lugar ideal que no vemos en la novela, pero que representa la utopía.

Julio César Ramírez: La dirección de actores, a mi modo de ver, fue una de las zonas que más se trabajó en todo el proceso de la novela, lo interesante es que muchas veces los actores no nos dábamos cuenta que estábamos siendo dirigidos, y creo que esa es una virtud de la dirección de actores, no pautar demasiado al actor, darle la libertad de juego. Así se logran muchas cosas. Claro, las características, propósitos y objetivos de los personajes sí estuvieron siempre muy claros.

Roque Moreno: Es la primera vez que interpreto un alcohólico y créeme que estaba aterrado. No soy tomador, acostumbro a servirme hielo con agua para no desentonar donde esté y con dos cervezas me viro al revés. Además, he sido precedido por grandes de la escena cubana en estos conflictos, recuerda a Alina Rodríguez. No acostumbro a mirar en el monitor lo que acabo de grabar, y en particular en todas las escenas de borracheras corría a verlo. Por supuesto que detesto a las personas como Bobby. Estoy en contra de cualquier tipo de violencia, y creo que el alcoholismo es una enfermedad que destruye todo lo bueno que nos caracteriza como seres humanos. Estoy grabando en estos momentos otra novela que se llama La sal del paraíso. La dirige Joel Infante y en el elenco están Edenis Sánchez, Jorge Ferdecaz, Yerlín Pérez, Tamara Castellanos, Alain Daniel y muchos más. Es un tema de actualidad y creo que puede gustar muchísimo.

Ernesto Fiallo: Estoy en el proceso para la realización de una nueva telenovela, cuyo título provisional es Hermanos de sangre. Esta vez me acompañan en la dirección Roberto Díaz y Julio César Ramírez. La niña de La otra esquinase llama Patricia y es hija de Judith y Papito, dos padres que ayudaron mucho en la realización de la novela, tiene siete años.

Diana Rosa Suárez: Para mí fue un regalo de la vida, porque Raúl Pomares era una persona maravillosa, muy buen compañero. En mi caso, un día que estábamos grabando me llamó aparte y me dijo: “estás muy bien en el personaje, me gusta mucho lo que estás haciendo”, y le dije que me hacía muy feliz diciéndome eso, para mí era una estrella y valoro mucho sus palabras…

Paula Alí: He trabajado muchísimo de pareja con Pomares, en series, películas, novelas. Trabajar con él era un placer, siempre tenía una energía positiva ante el trabajo, la vida. Era muy simpático, muy buen compañero. Le agradezco a la vida que me haya dado la posibilidad de trabajar con él. Todos hacíamos algo para que su personaje creciera, pero no había necesidad porque él hablaba con la cara.

Enrique Molina: Mi carrera está relacionada directamente con Raúl Pomares, pues comenzamos prácticamente juntos la carrera actoral en el Conjunto Dramático de Oriente; cuando yo entré, él llevaba quizás un año o dos. Fuimos desarrollando juntos el trabajo, yo vine a La Habana en el año 70 y Pomares vino dos o tres años después, o sea, que nos une toda nuestra trayectoria actoral. De Pomares guardo siempre gratos recuerdos, en primer lugar por su calidad como actor, y lo más importante: el sentido del humor que tenía fue capaz siempre de llenar de alegría cuanto colectivo donde él estaba. Esta participación, su último trabajo, nos da la medida de su rigor en el cumplimiento de sus compromisos, pues cuando comenzaron los ensayos de la novela se enfermó, y como no podía hablar por la gravedad de la enfermedad, le escribió una nota al director diciendo que si le quitaba los textos al personaje y lo dejaba interpretarlo por señas, él se quedaba con el personaje, pues sería su última actuación. Así que nos queda a todos el grato recuerdo de haber trabajado con un actor que fue consecuente con la ética profesional hasta sus últimos momentos.

Se han publicado 31 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • LA PROFE dijo:

    Y si , lo tengo que decir esta novela me atrapó por todo lo que se expone ,jamás me sentí que estaba viendo algo que no fuera tomado de nuestra realidad ,no vi nada edulcorado ni nada que se pudiera decir que era algo inventado a lo que las personas aplican la frase… “eso nada más se ve en las telenovelas”…
    Creo efectivamente que la escenografía jugó un gran papel en esta ocasión, no era un simple telón de fondo, se ajustaba a los estados de ánimos y las posibilidades de las familias que habitaban las casas.
    Las actuaciones bastante convincentes, algunos usando los mismos guiños de otras ocasiones pero que le quedan bien de tanto hacerlos y en general todos me gustaron.
    Esta vez la TV Cubana se lleva unas palmas decorosas por esta historia cubana desde todo punto creíble, sirva pues de inspiración a los que vienen detrás para que al menos como dijo la autora del artículo, lamentemos esta vez que se acabar ya.

    UNA ACOTACIÓN APARTE. BOCAS VOLUPTUOSAS.

    De hace un tiempo a esta parte los pequeños negocios privados han proliferado, pero ojo con esto, también han aparecido las personas que hacen tatuajes y los aplicadores (léase inyecciones) de ciertas sustancias para eliminar arrugas. En estos improvisados negocios muchas veces quienes lo practican carecen de la necesaria visión estética que puede aportar un especialista en la materia y en función de eliminar las tan conocidas e insoportables para mujeres y hombres arrugas de la boca se pasan en la cantidad de aplicaciones ,lo que trae como resultado que efectivamente las arrugas desaparezcan pero quedan unas “bocas” si se les puede llamar así desmesuradamente grandes ,casi colgantes y lo peor esto es desgraciadamente irreversible y antiestético totalmente.
    Aconsejo pues que se visite a un especialista, un amigo que lo es en estos momentos atiende un caso de una señora que hizo rechazo a lo aplicado y ya lleva hasta la fecha tres operaciones bien dolorosas ya que esta sustancia que se pone se infiltra en los tejido y es muy difícil de retirar en caso de rechazo.
    Ojo con esas bocas desmesuradas.

  • mayda dijo:

    Me gusta mucho la novela la otra esquina pero lo que no me gusta es que pusieron unos nietos tan viejos casi como el abuelo.

  • ralfp dijo:

    Realmente y lo digo sin temor alguno que esta novela Cubana que finaliza cubrio¨no solo la otra y si todas las esquinas de nuestro pais. Gusto muchisimo superando a la Brasilera.

    • Doris Hernández dijo:

      Encuentre muy buena la novela cubana muy realista con respecto a nuestr situación actual y por supuesto tal como otors han comentado mejor que la barasilera,lo único malo es que no la repiten en ningún horario para cuando uno no la puede ver como hacen con el resto de las novelas o episodios

  • yrr dijo:

    al fin una novela cubana que atrapa y gusta, que hace gala de elenco de actores y tiene una trama y un argumento, de verdad felicidades y adelante que si se puede

  • Juglar dijo:

    DEFINITIVAMENTE ME GUSTA LA OTRA ESQUINA, SU TRAMA, SUS ACTUACIONES Y LO DEMÁS. SOBRA EL PERSONAJE DE CAMILO Y SU HISTORIA, ES LO MENOS CREÍBLE DE TODA LA NOVELA, AUNQUE APRECIO EL DESEMPEÑO DEL ACTOR

  • PatriaesHumanidad dijo:

    Hacia rato que una novela cubana, sin ser tan contundente como Sol de Batey, Pasión y Prejuicio o Tierra Brava, por mencionar los íconos de los últimos 30 años, superaba a la brasileña (la del gigante sudamericano no se hizo mucho favor tampoco)
    Sólo por eso…. FELICIDADES

  • ME dijo:

    La novela no está mala, se puede ver, Admiro mucho la actuación del actor que hace de Alexander, realmente me ha hecho sufrir la pérdida de su abuelo, es un actor que no se ve mucho en TV pero realmente muy creible su papel ,al igual que Támara en Cristina ella si nos tiene acostumbrado a muy buenas actuaciones, esta no es la mejor pero está bien, en mi opinión Ferñando (/Micky) hay que batir palmas desde su aparición la novela cambió, me empezó a gustar, empezé a esperar cosas buenas y aunque el guion se queda corto, el todo lo hizo muy bien (/Micky, Alexander, Boby, Paula Ali y Patricia MUY BIEN.
    Me encantó la pareja de adolescente FELICIDADES rompiendo con estereotipos.
    Saludos

  • María dijo:

    Me encantó la novela!! Tuvo actuaciones muy buenas, espradas por la calidad de actores de primera y otras también muy buenas de otros actores con menos experiencias. Creo que esos temas de actualidad atrapan mucho al público y realmente en mi opinión, y en la de muchos con los que he compartido el tema, se ha abusado de la temática histórica y política, que aunque es importante por supuesto, ya está muy “gastada” La vida del pueblo que trabaja necesita ser refrescada cuando llega a su casa y se sienta frente al TV. Estos dramas que vivían los personajes de La otra Esquina tenían matíces, eran buenos y malos porque eran humanos!!! Hace falta que se repitan estos temas que son poco explotados y que tienen mucha tela por donde cortar. Mención aparte las canciones de Raúl Paz interpretadas por buenísimas voces. Todos los temas muy bonitos y acordes a sus personajes. En fin FELICIDADES a todos…..y que se repitan.

  • Iris dijo:

    Sí, realmente Mayda tiene razón, los nietos de ese abuelo tan vital que encarna Enrique Molina, están muy mayores. Ojo, no estoy tratando de desmeritar nada en los actores que los interpretaron, sencillamente que existe una incongruencia visible.
    Es cierto, la novela se agradece en su factura. Raúl Pomares regaló un tierno y conmovedor adiós, al menos a mí nunca me hicieron falta sus textos porque tuvo el poder de la sugestión en cada gesto.

  • carlos dijo:

    ES una novela que marca una pauta, un camino a seguir, auque hay que seguir prefecionando la dramaturgia y las actuciones que a veces estan lineal, pero Felcito al colectivo de esta novela, desde la Otra cara de la Luna, se veia el entusiasmo de la población, si siguen así y que la que viene supere a esta entonces diremos que etamos haciendo bien las cosas.

  • Israel Acosta Gómez dijo:

    Prof. Israel Acosta Gómez

    “LO QUE NOS QUEDA POR VIVIR”

    La novela cubana cubana, superó mis espectativas como espectador. Coincido en que todas las series, o una gran parte de ellas, no “horadan” o más bien no calan, llegan al gusto estético que debiesen producir en estos primeros, los televidentes. Sin temor a
    equivocación puedo decir que en la TVC han existido tres series que a i me han llamado la atención: La cara oculta de la luna, Tras la huella, y sin ecepcionalismos, La otra esquina, es que tienen en sí una “cosa”… que se llama estética. Lo bien hecho produce mucho, ese afecto de admiración que cada tele espectador ofrece

    “UNA BUENA SENSACIÓN: LA SUERTE

    Como todo en la vida es un factor que “decide” no av veces por lo bien hecho, porque existe algo además que se llama “reiting” o sea quiero decir, !no está bien hecho, pero la cantidad de espectadores que la ven, pues hace que gane en adeptos!.
    Una telenovela, o una teleserie, Fiallo la supo concebir como algo “un como Haley”. Ojalá se vuelva a transmitir algo parecido .

    Que la suerte sea lo que acompañe a los bien hecho.

    El Profe de Español y Literatura

  • MUD dijo:

    Gracias Paca por tu artículo, la novela es una foto de lo que vivimos en Cuba, por eso creemos en ella, por eso la vemos y la aceptamos.
    Loa actores y la música de Raúl Paz son su sello de calidad y digo como usted que habrá en la OTRA ESQUINA.
    Felicidades al elenco completo de la novela, gracias

  • julio dijo:

    Creo q esta telenovela merece todos los elogios, me recuerda los codigos que utiliza Rudy Mora, claro salvando las distancias

  • Reaza dijo:

    Cual de las dos más malas, tanto la nacional como la brasileña, que ha sido lo más malo que se ha proyectado aquí de esa tierra.

    • Viernes dijo:

      A ti no deben ni gustarte los muñequitos

    • otoño dijo:

      ay disculpen!! que pena no coincidir con las opiniones anteriores… nada es problema de gusto y respeto a todos aquellos que vieron reflejada nuestra realidad en esa novela, pero ufff, tampoco como para extrañarla tanto

  • Daniela Queen!!! dijo:

    El fin de esta novela causará mucho dolor al la mayoria del pueblo por que repercutió en gran parte a cada corazón dolido o pasando por una de estas situaciones reales de la vida.Esperon que la procima telenovela que televisen sea de tan agrado como esta;que visualicen hechos reales,cotidianos de no solo de la sociedad cubana sino también de la internacional, que te enseñen que te guien en el camino de la vida que te brinden consejos, anecdotas e historias emosionantes.

  • Makutoff dijo:

    Querido Ernesto Fiallo, debes saber que significa utopía antes de emitir un comentario así

  • cubana de a pie 100% dijo:

    Muy conmovedoras las palabras de Enrique Molina sobre Raúl Pomares, un grande de la actuación hablando de un fuera de serie…la mejor actuación de la novela, sin siquiera una palabra lo dijo todo.

  • moadi dijo:

    Ciertamente es muy cubana, con diálogos intimistas y reales y personajes tan creíbles que los cubanos los sienten tan cercanos de ellos mismos, la fotografía y la ambientación diferente y fabulosa también. recuerdos, melancolía, risas, lagrimas, esos sentimientos llegan y afloran viendo la novela. si la familia, la familia es lo mas importante parra un cubano.. felicidades y gracias.muchas gracias

  • Iglahís Díaz Jiménez dijo:

    Hacía mucho tiempo que no me detenía a ver una telenovela cubana. Muchas cosas me llevaron a pegarme a la TV, en primer lugar me atrapó el elenco que es genial, están muchos de mis preferidos y eso es importante para mí, también la banda sonora, temas bellos e interpretados magistralmente, incluyendo una nueva cantante que me gustó mucho y que escuchaba por primera vez, y por último las historias que cuentan. Me alegro mucho de haber podido disfrutar de esta propuesta televisiva que, aunque no perfecta, es disfrutable porque entretiene y enseña. Gracias.

  • NJulio dijo:

    A la verdad que hacia falta La Otra Esquina…sus actores y sus conflictos son de la vida real y esa es su pegada. Muy buena la actuacion pero no me gustaba la oscuridad de las escenas, contrastaba mucho con los exteriores y daba un matiz de lugubridad que para mi gusto, desentono. Me encanto Enma. Sencillamente adorable.

    Creo que tuvimos la suerte por unas semanas de ver dos programas consecutivos en horario, de factura cubana y muy buenos: La Otra Equina y UNO.

Se han publicado 31 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con el diario digital La Jiribilla.

Vea también