Imprimir
Inicio » Opinión, Salud  »

Recontextualizando una experiencia: El dengue, 1981

| 18
El órgano de Salud del territorio, a través de los medios locales de prensa, mantenía sistemáticamente informada a la población sobre la epidemia y la campaña para abortarla.

El órgano de Salud del territorio, a través de los medios locales de prensa, mantenía sistemáticamente informada a la población sobre la epidemia y la campaña para abortarla.

Por estos días en que Cienfuegos enfrenta una epidemia de dengue de gran magnitud, vale la pena recordar cómo durante una contingencia todavía más grave, en el verano de 1981, se apeló a la comunicación como una de los recursos más efectivos para contrarrestar el avance de la enfermedad.

En aquella ocasión, la prensa y las instituciones lograron integrar un frente único, en función de un mismo propósito: frenar la expansión de una epidemia que en poco más de tres meses se cobró la vida de 158 compatriotas, de ellos 101 niños.

La prensa local, con la colaboración de los organismos rectores de la campaña, mantuvo informada a la población de los pormenores de la epidemia en Cienfuegos y contribuyó al incremento de la percepción de riesgo por parte de la ciudadanía.

Tanto el periódico Cinco de Septiembre como los espacios informativos de Radio Ciudad del Mar, ya daban cuenta de sanciones aplicadas a los infractores de las medidas de prevención, mucho antes de que una nota oficial del Ministerio de Salud Pública pusiera al tanto a todo el pueblo de Cuba de la gravedad de la situación.

Esa información de carácter institucional, publicada el 9 de julio de 1981, un mes después de haberse iniciado la epidemia, se refería a los casos registrados en todo el país. También identificaba a las provincias más afectadas, entre las que se incluía la nuestra.

La prensa no se limitaba a informar. También daba cabida a la crítica oportuna.

La prensa no se limitaba a informar. También daba cabida a la crítica oportuna.

De manera que toda Cuba, y particularmente las zonas más perjudicadas, supieron desde un principio a qué atenerse, a partir de una información precisa sobre una situación que había provocado tan extrema movilización de recursos materiales y humanos.

Por otra parte, como necesario e imprescindible complemento de los datos nacionales, los órganos locales de prensa comenzaron a suministrar, a partir de los informes proporcionados por las autoridades de la Salud en la provincia, informaciones sistemáticas que incluían la cantidad de casos acumulados; las comparaciones pertinentes que permitían valorar cómo se iba comportando la epidemia, así como la cantidad de ingresos diarios de enfermos.

Desde luego, esto era sólo posible a partir de la inclusión de los periodistas en las reuniones diarias de la comisión operativa creada para organizar y dirigir la campaña, lo que les permitía a los profesionales de la prensa una permanente actualización sobre el comportamiento de la epidemia y por ende, una sistemática, oportuna e intencionada información a sus lectores y oyentes al respecto.

No se trataba de coberturas ocasionales ni apremiadas por las circunstancias. Era un sistema de trabajo que involucraba a todos los responsabilizados en revertir una seria afectación a la salud pública.

De manera que el pueblo estuvo permanentemente al tanto de un constante accionar que abarcaba tanto al área residencial como a la empresarial; de las advertencias hechas, no para amedrentar a nadie, sino para imponer una disciplina propia de momentos de contingencias, en las que el Estado tiene el deber de emitir y hacer cumplir disposiciones especiales de general acatamiento, cuyo incumplimiento pude incluso ser penado por la Ley.

La otra contribución importante hecha por la prensa durante la epidemia de 1981 fue denunciar y criticar –como es su deber – lo que no se hacía bien, o se hacía con un apremio negligente, a expensa de los cuantiosos recursos invertidos en la campaña. Y como la actuación concertada de todo el país tenía un reflejo público, se socializaban experiencias de otros lugares igualmente afectados, que podían ser también útiles en Cienfuegos.

Las denuncias no hacían distingos entre el compromiso de la ciudadanía y el de las instituciones en cuanto a lo que les tocaba hacer para poner fin a una situación de extremo peligro para la salud pública. La responsabilidad era de todos. Y a todos se les exigía el mismo empeño en asumirla.

Muchos de esos llamados a la conciencia de la sociedad hechos desde las páginas del periódico provincial, venían reforzados por la irrefutable evidencia de la imagen. Los fotorreporteros captaban escenas de movilizaciones, pero también de áreas necesitadas de drenaje y zanjeo; aguas estancadas en solares yermos, parqueos, aceras, áreas verdes y canteros; equipos mal almacenados o negligentemente abandonados en centros de trabajo, cuyas características los convertían en potenciales criaderos…

Todo lo narrado hasta aquí ocurrió hace 33 años, en un contexto muy diferente al actual: Cuba tenía el respaldo de la comunidad socialista. La extinta Unión Soviética contribuyó con recursos para combatir al vector trasmisor del dengue y se tuvo la evidencia de que la epidemia se introdujo de manera deliberada en el territorio nacional por agentes al servicio del gobierno de Estados Unidos. Internet no existía y proliferaban las publicaciones diarias y periódicas.

Tras casi ocho meses de un gradual incremento de casos de la enfermedad en Cienfuegos, al fin hoy se va rescatando parte de aquel espíritu de trabajo en común: la televisión local comenzó a trasmitir diariamente una revista especial dedicada al tema, coordinada con instituciones de la Salud, en la que comparecen autoridades y especialistas para informar y orientar a la población. De acuerdo con sus características, también la radio y el periódico – este último limitado ahora a una condición de semanario – hacen también lo suyo.
Porque lo esencial, lo que en 1981 aportó una importante contribución a frenar la pandemia, trasciende todo contexto y debemos reivindicarlo: la prensa, apoyada por las instituciones y dotada de ese mandato social de proporcionar una información oportuna, veraz y lo más amplia posible, estuvo entonces a la altura de las circunstancias. Informando, opinando y movilizando a la opinión pública, en función de enfrentar con éxito una grave amenaza.

(Tomado del blog de Omar George, Perlerías)

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Gilberto dijo:

    Esto es una gran verdad, asi fue y todos fueron parte de la batallas.
    Por que ya no es asi? Por que es dificil romper la inercia y mover a todos de igual manera?

  • @lin@ dijo:

    Muy oportuno y bueno el tema; llevamos años luchando contra el Aedes y para evitar la enfermedad, pero aun a pesar de tantos recursos invertidos en esta lucha seguimos sin eliminarlo y de paso siguen apareciendo casos (nada que ver con los clásicos de los libros de las ciencias medicas), de modo que pienso es también un problema que cada cubano tiene que hacer su problema y los medios de comunicación tienen que intervenir con insistencia hasta (como medios de comunicación que son, hacer llegar de manera contundente la importancia de trabajar como sociedad junta y concienzudamente en este problema que continuamos arrastrando decenas de anos).
    Las organizaciones de masas deben y tienen que asumir este asunto con conciencia y ver en la individualidad del conjunto que a todos nos importa este problema y lo sencillo de “resolver”, la buena intervención en la Higienización del país, es importante trabajar en remover todo los desechos minuto a minuto (micro vertederos que pululan por doquier, las aguas que se vierten a diario por nuestras calles y donde a la mosquita que deposita sus huevos les encanta!).
    El trabajo del medico de familia esta sobrecargado con tantos programas (22) y que en esencia lo convierten en un escribano mas que a pesar del titulo de MEDICO GENERAL INTEGRAL, lo convierte en eso un escribano y de paso lo alejan de la verdadera esencia que es la de tener tiempo para examinar y hacer una buena si no excelente consulta como aprendimos durante nuestros años de estudio; para mi y en lo personal (orgullosa de la escuela cubana de medicina). Queremos mejorar el servicio y el estado de opinión de la población con relación a nuestros médicos de familia? revisemos no mas el concepto del compañero Fidel de REVOLUCIÓN y estaremos dando un vuelco positivo en el trabajo de nuestros galenos y enfermera de la salud; este y sin demagogia es probablemente el país del planeta donde mas se cuida al ser humano y en infinidad de ocasiones el personal medico y paramédico es maltratado (como dice el titulo de la película cubana “Los pájaros tirándole a la escopeta”) los pacientes llegan no para consultar si no para exigir tal y mas cual tratamiento incluso la vía de administración, nuestros cuerpos de guardias son visitados a diario por adictos al Espasmoforte entre otros y si el medico hace otra indicación e ahí el conflicto desencadenado por no complacer al paciente, los médicos para evitar las Chantajistas quejas y/o maltratos se pliegan y ya anda el mal enraizándose/enraizado.
    De modo que en todo esto de la salud hay, vuelvo y repito revisar y leer una y mil veces el concepto de REVOLUCIÓN del líder histórico de nuestro proceso revolucionario y hacer lo útil para que nuestro pueblo se sienta satisfecho (sin hacer concesiones por que si hay algo que nos ha llevado a este estado de opinión es el chantaje y del Imperio para utilizarlo todo el tiempo de que en Cuba se violan los derechos humanos), sabemos que el ejercicio de nuestra profesión es como un sacerdocio, pero se viola el derecho de nuestros galenos a su vida privada, el medico de la familia el Compañero Fidel lo modernizo, pero existe desde siglos atrás, hoy se a perdido el espacio que debe de existir para que el medico pueda con el debido respeto y gracias a esa distancia necesaria poder curar a su paciente.
    Trabajemos en la base y nuestro Sistema de Salud permita Dios la población toda desde y en todo el territorio nacional mejorara su estado de opinión.
    El trabajo de los compañeros de la campaña contra el Aedes ese también necesita del concepto de Revolución!.
    Es todo ¡por ahora! (como dijese el líder lamentablemente desaparecido Comandante Hugo Rafael Chávez Frías)
    Disculpen cualquier equivocación y como dije en uno de mis tantos comentarios anteriores sobre nuestros médicos que aman su profesión; VIVAN LOS MÉDICOS CUBANOS QUE REPARTEN SALUD Y AMOR POR TODO EL PLANETA Y EN LUGARES INCREÍBLES; PERO DONDE SI MUCHOS ESPERANDO VERLES!.

  • eddyscu dijo:

    Es una lástima que se haya perdido ese espíritu de informar con claridad a la población ante situaciones de epidemias, para la prensa actual el cólera prácticamente no existió; desde los años 80 prácticamente no ha habido dengue, solo mencionan la campaña contra el mosquito transmisor; del VIH Sida ya no se informa como antes que hasta los casos por municipios se daban, desgraciadamente caímos en el secretismo y por supuesto que nos hace daño, la población no interioriza la gravedad de esas epidemias sin información veraz.
    Bien por Omar George por tocar este tema…

  • Jose Cosle dijo:

    Que bueno es saber de Omar George que antiguamente era uno de los infaltables en noticiero de television y ahora poco o nada se le ve. El tema que toca es bien importante y es el papel de todos los actores sociales en la erradicacion de enfermedad como el dengue y que tambien puede ser valido para otras enfermedades.

  • Pedro Luis dijo:

    Saludos George, esa es una batalla que debemos librar en todos los frentes y sin ningun tipo de barrera o limitante. Es mucho lo que la Revolucion y nuestro pueblo gana en prestigio, credibilidad y realidad de las cosas, cuando la prensa, sin cortapisas, sin otro compromiso que la verdad, no importa cuan cruda pueda ser, informa al pueblo alrededor de las cosas que nos interesan, que nos importan, que nos conciernen. Particularmente le tengo especial aversion a las noticias de las cosas que ¨vamos a hacer…¨o que ¨estamos haciendo…¨; prefiero el ¨hicimos, o no hicimos¨, nuestro combativo, bravo, solidario, incansable, culto y revolucionario pueblo, se merece una prensa a la altura de sus expectativas, sueños y realidades. Podemos hacerla mejor de lo que hoy es, sobra calidad y experiencia.

  • Polaris dijo:

    De acuerdo, eso es lo primero y es lo que hace años no se hace: informar al pueblo sobre la epidemia, el número de casos, los fallecidos, si los hubiera, etc. Cómo se le va a pedir a la población que tenga percepción de riesgo si le ocultamos la verdad.

  • Jorge1991 dijo:

    Total mente de acuerdo, Yo vivo en Cienfuegos y estoy muy orgulloso de ello, pero de verdad que esta situación nos preocupa a todos.
    Yo pienso que la prensa debe responder completamente a los intereses de la población, pues en muchos casos vemos como el periodista y el entrevistado parecieran amigos, o un programa de entrevistas, pienso que si nos dan una respuesta nada convincente lo lógico es también cuestionar el trabajo, la preparación para resolver un tema o tarea, y hace muy poco pasó que en una entrevista a la directora provincial de salud se le preguntó la cantidad de personas infectadas en la provincia y las ingresadas, no dio el dato, respondió de una forma general y al final nada. Hay que ser críticos, porque ocultar la verdad y ya nuestro presidente Raúl lo ha dicho, no lleva a nada bueno, no faltarle el respeto a la población, porque si los trabajadores de salud no saben la cantidad de enfermos que hay con dengue en una localidad (que no creo que sea) están trabajando muy mal.
    Todos tenemos que unirnos para preservar lo que con tanto sacrificio hemos logrado, no podemos darnos el lujo de eso, pero siempre con la verdad por delante.
    Como dijera Fidel:

    “Frente a cualquier dificultad objetiva, los hombres deben crecerse. La vida presenta innumerables alternativas y acciones posibles frente a cada problema concreto. Lo que no debe nunca aceptarse ninguna excusa para dejar de cumplir la tarea, ni permitir que las dificultades se conviertan en pretextos y justificativos conformistas. No es el tono plañidero, los pretextos evasivos y excusas lo que puede caracterizar la conducta de ningún cuadro responsable, sino la actitud agresiva, resuelta y dedicada frente a cada dificultad y quien no esté a la altura de la misión debe ser sustituido cuanto antes. Esta es una batalla dura y decisiva. Las posiciones no pueden perderse por dejar de sustituir a tiempo a un jefe incapaz”.
    Fidel Castro.

  • Jesús dijo:

    Muy oportuno y útil este trabajo de Omar George. La población cubana no tiene conciencia al paracer de la seriedad del problema. Los cubanos piensan: Eso no me tocará a mi. Esta labor es de todos. Si contribuimos a la higiene ambiental, de cada casa, cada cuadra, cada barrio, estamos aportando un granito de arena a la campaña por detener la enfermedad y erradicar el mosquito Aedes. Por favor cubanos, cienfuegueros, tomemos conciencia de la magnitud del problema. En nuestras manos está el control de esta epidemia. Saludos: Dr. Vila

  • Cadillac dijo:

    Omar George, crei que ya nie staria en Cuba tuve oiportunidad de concoerlo personalmente en Cfgos en 1993 durante un eventoi de turimos universitario, un saludo desde Yaguajay

  • Carre dijo:

    Omar, buen comentario, las historia no debemos olvidarla, aún cuando los tiempos son diferentes. Esperemos que Cienfuegos se logre rescatar, la población y sus costumbres de una ciudad limpia tenemos que transformarla de esta crítica situación.

  • Güinero dijo:

    …y hablando de dengue. Vivo en Güines, donde desde hace una semana hay más de diez hospitalizados por sospecha de esta enfermedad y hasta donde corre el rumor en mi localidad, al menos uno de los casos resultó positivo. El año pasado hubo un peligrosísimo brote de cólera en Güines también. En aquel momento se formó el zafarrancho y como por arte de magia aparecieron los “recursos” para higienizar el pueblo. Hoy la basura abunda nuevamente desperdigada en las aceras, sin depósitos adecuados para echarla, la cultura higiénica ciudadana no existe (como tampoco las multas), y el fantasma de otra epidemía nos amenazan nuevamente. Güines no es obviamente 1981, ni un caso aislado de la actualidad tampoco, desgraciadamente.

  • victor dijo:

    El problema es que si no te leiste el articulo sobre el dengue y cienfuegos, publicado en el sitio de la upec, te quedas botao sobre la razón de este trabajo

  • DAVID dijo:

    REPLICAR EXPERIENCIA

  • Julián dijo:

    Estimado Omar George:
    El problema que Ud. aborda tiene un basamento profundamente ético.
    Le sugiero lea el artículo científico publicado el pasado año por la Revista Cubana de Salud Pública disponible en http://bvs.sld.cu/revistas/spu/vol39_3_13/spu09313.htm
    Saludos.

  • Manolo dijo:

    SIN LA INFORMACION CLARA Y DIAFANA Y SIN LA PARTICIPACION DE LA POBLACION EN EL CONTROL DEL AEDES NOS PASAREMOS LA VIDA (COMO YA ESTAMOS DESDE EL 2002) QUERIENDO “CONTROLAR” EL ASUNTO SIN RESULTADOS.
    AMENAZA OTRO VIRUS TRANSMITIDO POR EL MISMO MOSQUITO, EL CONOCIDO COMO VIRUS CHICUNGUNYA, YA ESTA EN CASI TODO EL ARCO DEL CARIBE, HASTE HAITI (DESDE DONDE NOS VIN EL COLERA) Y DOMINICANA, EN CUALQUYIER MOMENTO EMPIEZAN LOS ENFERMOS EN CUBA. !!! ALERTAS !!
    FELICITACIONES A OMAR GEORGE POR SACAR LA CARA, POR EL HONOR Y COMPORMISO DE LA PRENSA CUBANA DE APOYAR A RAUL EN LA LUCHA CONTRA EL “SECRETISMO”

  • luvacu dijo:

    Es bueno que se hable de este tema y mas en cienfuegos, pues yo estoy muy preocupada, por que si estoy al tanto de la cantidad de personas infestada que hay, y la gente se piensa que es juego, y no se imaginan la magnitud de una epidemia , ya hoy los medios de comunicaciones desde horas tempranas estan informando a la poblacion , asi como dando a conocer los sintomas de la enfermedad y, sobre la basura , creo que hay mucha indisciplina , las personas hacen de cualquier esquina un bertedero y no se puede permitir , por lo que los vecinos tenemos que velar por toda estas situaciones, por que l final no perjudican a todos,

    recorrido las calles con autopaslante , informando al pueblo, asi como dandole a conocer a la pobla

  • victor ramos dijo:

    lo siento, no puedo leer una noticia que arranque con…. Recontextualizando

  • Ariel dijo:

    La lucha contra el dengue y otras enfermedades de transmision por vectores como el mosquito, se ha extendido por el mundo desde mediados de los anos 70.

    A pesar de las limitaciones economicas de nuestro pais, en parte acrecentadas por el anejo y absurdo embargo comercial de los EEUU, ningun pais en vias de desarrollo en el mundo tiene la esctructura organizativa y los conocimientos de que dispone Cuba para enfrentar con exito estas epidemias endemicas. Sin embargo, la accion preventiva debe ir mucho mas alla de las fumigaciones, usualmente sin los productos quimicos que se necesitan e inefectiva en su alcande domestico.

    Hasta que estas medidas no vayan dirigidas principalmente a los focos de insalubridad asociados a escombreros, placeres yermos, basureros, derrames de aguas potables y albanales, asi como los rios y lagos contaminados, no se lograra detener el avance del dengue y otras enfermedades de este tipo.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar George Capri

Omar George Capri

Periodista cubano y director de Televisión.

Vea también