Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

4×400: Entonces fue la plata…

En este artículo: Atletismo, Cuba, Deportes, Juegos Olímpicos
| 20

batón

Por Roberto Ariel Lamelo

Lázaro Martínez se ha lanzado como un rayo en busca de un imposible: llegar a la meta junto a Andrew Valmon, un hombre de 44.28 y apenas 27 años de edad. Lázaro, voluntarioso, ha olvidado que ya él está en la treintena de años y que su mejor tiempo es 2 segundos superior al del americano, pero no le importa el handicap y su presión infernal en esos primeros 200 mts le ha arrancado una exclamación al narrador norteamericano. Lázaro pretende morderle los talones al americano o al kenyano, pero al salir de la recta norte ya no puede seguir el ritmo y tiene que reconocer con angustia que le será imposible darle alcance. Se le nota triste.

Corajudo, intenta no perder el paso, pero en los 120 metros finales sus piernas no le acompañan y la pista parece extraviársele en el horizonte. Aprieta los años en las costillas y decide llegar, ya no en tercer puesto, sino en quinto y entregar el batón. Siempre ha sido un guerrero de los relevos. Un medallista, y esta carrera, no va a ser la excepción de la regla. Se lo ha prometido. Cuba, estará en el podio del 4×400.

Ahí, en la meta, lo espera Héctor Herrera. Martínez extiende su mano y cae sin fuerzas en el tartán. Agotado por el esfuerzo, jadeante y tembloroso por el susto a su corazón, apenas ve cuando Héctor en tan solo 100 metros ha descontado 2 puestos. ¡Qué coraje el del “viejo” Herrera! Parece un guerrillero sin boina y sin fusil. Y sin uniforme. Corre como una liebre de 33 años y al entrar en la contrameta ya está pegado al kenyano Matilu y al inglés Grindley.

Algo ha pasado con Matilu. O digamos mejor: algo ha pasado con Kenya. Samson Kitur (medalla de bronce, 44.24) no le ha entregado la estafeta al unísono con el americano como él esperaba, pero ahora, por una extraña casualidad que muy pronto se dilucidará, Matilu ha cedido mucho espacio. No ha podido descontar ni un metro de los que lo separan del norteamericano. Esperen, es que se trata de Quincy Watts, el ganador de la medalla de oro en la carrera de 400 metros. Entonces digamos que está justificado. Será imposible darle alcance a Watts, aunque Grindley parece que quiere. ¿Lo logrará entonces el británico?

Desde la sombra, y derrochando un corazón indomable, a Herrera le ha importado tres pepinos quienes están por delante. Cuando apenas comienzan a unirse los carriles, ya su cuerpo jadea detrás del inglés y de Matilu. Imposible explicarse cómo es que en sus piernas hay una velocidad no acostumbrada. En apenas unos metros aprieta tanto a sus rivales que parece poder sobrepasar al inglés en una carrera no de 400 sino de 100. Herrera ha decidido no tener misericordia y el inglés ha optado no por alcanzar a Watts, sino que se ha visto obligado a no dejarse sobrepasar por el treintañero cubano. Parece Herrera un diablo colorado (o mulato) pegado en sus costillas, cuando Mutilu abandona la carrera. Ya Cuba, a no ser que ocurra un imprevisto, tiene una medalla en el bolsillo, pero Herrera no quiere que sea de bronce, aunque delante está el inglés, 6to lugar en la final de los 400mts con tiempo de 44.75. Grindley, asustado, lucha contra un cubano, que está sacando unas fuerzas increíbles – de donde él no sabe y nadie sabe -para seguir a su lado. Esa tarde, Herrera fue un héroe. Nunca lo vi correr unos 400mts tan rápido. De hecho, si no me equivoco, creo que su especialidad eran los 800, pero aquel 8 de agosto del 92, hasta Juantorena lo hubiese envidiado.

Al salir de la última curva Herrera parece querer salir por fuera, pero el inglés es un corredor de élite y no se deja alcanzar. Tapa como puede y el cubano cede en el esfuerzo de intentar sobrepasarle.

Pero comete un error al entregar el batón Grindley. Mueve nervioso la mano de la entrega y algo sucede en ese instante del relevo, que su compatriota sale sin ritmo, y Herrera, caprichoso y con picardía le entrega la estafeta sin mucha diferencia a Norberto Téllez, el cienfueguero, quien con sólo 20 años de edad ya despunta como una de las grandes promesas del atletismo internacional. Triste la tarde para Inglaterra. Norberto tiene hambre y sed de triunfo, y esta es su primera oportunidad para demostrar que las 3 medallas alcanzadas en los Centroamericanos Junior hace apenas dos años, no fue obra de la casualidad; y que aquella plata en el relevo y la otra en 400, y el oro en los 800 son, en el caso de una nación como Cuba, señal de respeto. Y de alarma para el resto del mundo.

No han corrido 25 metros y ya Norberto está al lado de Akabussi, un nigeriano nacionalizado inglés cuyo palmarés impresionaría al mismísimo Michael Johnson, “El Pato” Johnson, quien curiosamente va delante con su paso característico y sin peligro alguno en su dorsal camino a una de sus tantísimas medallas de oro en las Olimpiadas.

Si Norberto, al momento de recibir el batón hubiese sabido quién diablos era el nigeriano-inglés, tal vez hubiese creído que le habían dado el hueso más duro de la competencia. Nacido en Rodas es muy probable que no le interesara mucho quién era aquel calvito que iba delante y porque es grande, él, Norberto, ha decidido dejar un poco al lado los pronósticos, las cábalas y la cartomancia y echarse encima a sus guerreros afrocubanos. Y así corren, 300 metros, uno “casi” al lado del otro; vacilando socarronamente el cubano, el arrojo de aquel hombre que no se ha cansado de obtener medallas en cuanto campeonato importante ha participado desde 1984 hasta la fecha. Akabussi corre y sueña con que el mozalbete de la mayor de las Antillas se eche un tanto atrás y no le martirice su experiencia, pero Norberto apenas lo ha asustado, y al tomar la recta final, el cienfueguero nos regala una sprintada diabólica para entregar “el paquete” a Roberto Hernández, el cuatrocentista de lujo de la escuadra cubana. En este instante ya Albión presagia una caída. Todo a pesar de la novatada de Norberto quien “llega primero” pero entrega después.

No importa: ha recibido Robertico.

El moreno cubano, a pesar de su pierna corta, apenas en la misma curva a la salida de la meta, le pasa por el lado a John Regis, ¡nada más y nada menos que a John Regis! un hombre que con casi 10 años menos que Akabussi, tiene las mismas preseas que el nigeriano-inglés. John Regis, debía estar pensando en que eran las mil y quinientas y no había tomado el té que le tocaba ese día para no percatarse que Robertico era quien cerraba por Cuba. El paso del cubano por su lado pareció en un principio importarle poco. Regis era un sabueso en los relevos. Un legionario de pura cepa. Uno de los tantos caballeros del Rey Arturo dándole vueltas a aquellos óvalos, pero sus tiempos en 400mts eran centésimas superiores a los del cubanito y en ese instante, por mucho que quiso y lo intentó no pudo dar con aquel Shangó matancero, que en su jerga caribeña debió decirle: ¡c´mon Regis… pack it up!* O lo que es lo mismo: ¡móntate que te quedas!

Zorro viejo, y con el orgullo inglés a flor de piel, al salir de la última curva, Regis apretó tanto el paso que los ojos parecían salirse de sus órbitas. El graderío comenzó a vitorear su esfuerzo; pero como bien había dicho el narrador, tenía enfrente, perdón, delante, a uno de los mejores cuatrocentistas del mundo en aquellos años: Roberto Hernández, de Limonar, Matanzas. O lo que es peor: de Cuba. Alguien de quien alguna vez se dijo rompería los records de Juantorena en 400mts y de quien se hubiera esperado mucho más, de no ser por aquel defecto natural en su pierna derecha, o para ser más precisos, en la diferencia de altura entre sus caderas. Así y todo, Robertico no dejó que el inglés le zampara la alegría y manteniendo el ritmo en los metros finales logró una medalla de plata para Cuba histórica, entrando 4 segundos por detrás del relevo norteamericano, ganador del oro, que cerró con Steve Lewis, el ganador de la plata en los 400mts. ¡Vaya para el mismísimo diablo…. qué clase de relevo el americano!

Esa tarde, fueron 3 los equipos grandes en los relevos masculinos. USA, G.B y Cuba.

¿Cómo una pequeña isla, de apenas 11 millones de habitantes, perteneciente al Tercer Mundo, pudo lograr tal hazaña? Es algo que desde la lógica ilógica pudiera explicarse. Pero estamos hablando de 1992, de los Juegos Olímpicos de Barcelona, cuando quedamos en quinto lugar por países. Ese mérito que nadie jamás cuestiona; del cual todos nos sentimos orgullosos y del cual aquel relevo, aunque tampoco nos haya guardado una foto decente en internet para poder exhibir, forma parte indiscutible y gloriosa.

 

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Leo dijo:

    Siempre que jueguen con alguien pequeño los resultados son los mas inesperados

  • NJulio dijo:

    OIGAAAAAAAAA…Que clase de descripcion ha hecho usted compadre!!!! Esa misma intensidad, de esa misma forma que se lee fue que se corrio hombre por hombre posta por posta. Yo (imagino millones de yo) jamas pense que aquella carrera nos daria una plata despues de ver correr a los demas en 400. Pero lo hicieron los muchachos y Norberto corrio increible, los dos primeros echaron los años a un lado y de verdad que fueron con todo el corazon y Robertico bueno, habia sido cuarto en la inal de 400. Que gran segundo lugar! Que buen articulo este! Lo felicito. Dediquele un segundo al bronce olimpico del 4 x 100 !

    • Randy dijo:

      Julio, ya Cubadebate publicó un artículo del mismo autor sobre el 4×100. Lo invito a localizarlo en nuestro buscador. Saludos

    • Yolimar dijo:

      me recuerdo como si fuera hoy de esa carrera y del boncre del relevo 4 X 100,
      gracias al periodista por hacerme vivir de nuevo ese momento trascendental del atletismo en la isla, ojalá se volvieran a repetir, Cuba en los relevos pudiera hacer hoy mejores papeles.

  • El Loco dijo:

    Felicitaciones amigo Lamelo, excelente crónica sobre el 4 x 400 de Barcelona, 1992

  • El Loco dijo:

    Excelente crónica amigo Lamelo

  • pepe_elcojo dijo:

    Todo eso esta muy bonito, fue lindo y se vivio con mucha alegria, pero lo malo aqui es que quieren siempre seguir viviendo del recuerdo … eso fue en el 92, cuando aun la economica daba para gastar en muchos deportes, ahora la cosa es distinta, ahora las medallas se cuentan con 1 mano …
    Es mas pruducente tratar de arreglar los problemas que tenemos ahora, que seguir viviendo del recuerdo.

  • Alberto dijo:

    Luego de una buena descripcion de esta carrera no hay como volver a verla, los que tengan acceso full al internet claro esta y en lo que ves la carrera te vas imaginando la descripcion de este periodista…

    Aca les pongo el link para los que puedan ver nuevamente la carrera…

    https://www.youtube.com/watch?v=YnYRKIBXJLg

  • MALCOM X dijo:

    Roberto Ariel Lamelo, gracias por ese articulo, revise el de NJulio, acerquese al relevo 4 x 100, que con su medalla de bronce, me hizo saltar del asiento y decir ese es mi amigo Jorge Luis Aguilera con quien compartí años de estudio en la Universidad de matanzas y que le dio junto a otros tres corredores esa inmensa algría a Cuba.

  • etodick dijo:

    creo que el relevo de ahora no esta tan mal, solo le falta algo de fogue foraneo. aqui en cuba con las condiciones de la pista y corriendo entre ellos nada podran hacer…. pero no lo duden talento hay

  • Carlos M dijo:

    ¿Cómo una pequeña isla, de apenas 11 millones de habitantes, perteneciente al Tercer Mundo, pudo lograr tal hazaña?

    Como mismo Jamaica con muchos menos habitantes que Cuba ha ganado varias veces el 4×100 en ambos sexos.

  • mario dijo:

    lea y comente en http://elblogdelossocitos.blogspot.com

  • E.M.Palacios dijo:

    Muy buen trabajo. Es un vídeo escrito. Gracias. Un hermoso y merecido homenaje a nuestros atletas.

  • María Cristina dijo:

    QUÉ EXCITANTE VOLVER A VIVIR ESOS MOMENTOS. ES RECONFORTANTE VER QUE LA HISTORIA SE RETOMA CON FUERZA, QUE VOLVER A VIVIR LO HERMOSO DE LA VIDA, ES MARAVILLOSO. GRACIAS POR PERMITIRNOS VOLVER EN EL TIEMPO DE UNA FORMA TAN PRECIOSA Y EXACTA. ES COMO DICE RADIO REBELDE, COMO SI LO ESTUVIERA VIENDO!

  • Industrial dijo:

    Sin dudarlo Cuba en esto de los relevos tiene casta,siempre han sido de los mas tecnicos a escala mundial,los cambios casi son perfectos y he ahi donde radica la causa de que Cuba tenga buenos resultados en los relevos de modo general,no importa que seamos tan pocos,11 millones apenas,Cuba es tierra de deportistas,felicidades al articulista un narracion solo comparada con la de ese maestro de la narracion deportiva,Rene Navarro,que lastima ya no lo tengamos por los estadios,ahi hay conocimiento,cultura,diccion,saber decir,gracias maestro por tanto de si para su pueblo,por cierto me gustaria saber que estan haciendo estos atletas y si se puede entrevistar a alguno para enriquecer el articulo.

  • AlainSt dijo:

    Hoy el deporte cubano tiene 8000 masters 10000 doctores y no podemos contar con un Pedroso, un Javier, una osleidis o una yipsy… que sera que le estará pasando al deporte cubano nos estaran haciendo daño las nuevas formas de entrenamiento y las nuevas teorias de entrenamiento, la suspenciondel doble empuje que será que será como la cancion.

  • MALCOM X dijo:

    Roberto Ariel Lamelo, gracias por ese articulo, revise el de NJulio, acerquese al relevo 4 x 100, también de barcelona que con su medalla de bronce, me hizo saltar del asiento y decir ese es nuestro amigo Jorge Luis Aguilera con quien compartí años de estudio en la Universidad de Matanzas y que le dio junto a otros tres corredores esa inmensa algría a Cuba.

  • Luis Nuñez dijo:

    exelente, de lo mejor que he leido en muchos años en Cuba ,Felicidades amigo

  • Pitingo dijo:

    Conmovedora su descripcion,me emocionó como si lo estuviese viendo en la pantalla de un Krim 218

  • Aroldo dijo:

    Lástima que no tenga internet para poder ver la carrera, en aquella época yo era bién chico y no la recuerdo, de todas formas me quedo con la crónica del relevo 4×100, estuvo mejor.

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también