Imprimir
Inicio » Opinión, Salud  »

La pedagogía de los médicos cubanos

Por: Emir Sader
En este artículo: Brasil, Cuba, Salud
| 32
El programa "Mas médicos", de Brasil, inspirado por el gobierno de Dilma Rousseff.

El programa “Mas médicos”, de Brasil, inspirado por el gobierno de Dilma Rousseff.

“Las médicas cubanas se parecen a empleadas domésticas.” La afirmación, la más expresiva de una ola de manifestaciones de intolerancia y discriminación racista, hecha por una periodista brasileña de derechas, representa, sin darse cuenta, el más significativo elogio a Cuba.

Frente a las necesidades de atención médica de su población, el gobierno brasileño, después de convocar a médicos de ese país a ocupar los puestos en las regiones del país con más necesidades y menor atención, acordó un convenio con el gobierno de Cuba para traer a Brasil a miles de médicos –ya han llegado más de seis mil– del país que incuestionablemente tiene una de las mejores medicinas sociales del mundo. Los extraordinarios –más todavía por el nivel de desarrollo económico del país– índices de salud de la población cubana –de la mortalidad infantil a la expectativa de vida al nacer, pasando por todo y cualquier criterio que se analice– lo confirman.

Ese convenio, que podría pasar simplemente por uno más entre Brasil y Cuba, generó una ola de reacciones que ha promovido un diagnóstico social, de una y de otra sociedad, inédito y de una profundidad inesperada. Empezando por los mismos médicos brasileños, en su gran mayoría formados en universidades públicas brasileñas –las mejores del país—, pero que no tienen que entregar ninguna contraparte a la sociedad que los ha formado, de forma gratuita. A menudo concluyen sus cursos y abren consultorios en los barrios mejor situados de las grandes ciudades brasileñas, para atender a una clientela de gran poder adquisitivo.

Como resultado, el mapa de las enfermedades del país y el de la ubicación de los médicos suelen ser brutalmente contradictorios, prácticamente opuestos entre sí: donde están las enfermedades no están los médicos; donde están los médicos, no están las enfermedades.

Aun así, después de negarse a atender a la población más pobre –la gran mayoría, en el país todavía el más desigual, a pesar de los inmensos avances de la última década, en el continente más desigual del mundo—, han intentado impedir que el gobierno brasileño trajera médicos de fuera del país –de otros países también, además de Cuba—, para atender a su población. Han hecho manifestaciones callejeras, han intentado crear situaciones de malestar con los médicos cubanos, han intentado desarrollar campañas en contra de la reelección de Dilma Rousseff, creyendo disponer de autoridad política sobre sus pacientes.

La declaración inicial de este artículo se inscribe pues en ese escenario de elitismo y falta de sensibilidad social de médicos brasileños. La frase, que pretende descalificar a médicas cubanas, porque en lugar de la imagen del médico hombre, blanco, con fisonomía de los doctores de las películas de Hollywood, son personas nacidas del pueblo cubano, se revela como un inmenso elogio de la sociedad cubana y en una dura crítica de la brasileña. Mujeres de origen popular, que en Brasil serían empleadas domésticas, en Cuba es normal que puedan formarse como médicas y salir a expresar su solidaridad con otros pueblos, necesitados de profesionales que Cuba logra formar en exceso para las necesidades de su país.

Esa reversión del sentido de la frase se dio también en el plan más general de la sociedad brasileña que, confundida al inicio, muy rápidamente reaccionó de forma muy positiva. Más del 80 por ciento apoya activamente la llegada de los médicos cubanos a Brasil. Por las necesidades que pasaron a ser atendidas por los médicos cubanos, así como por la atención que inmediatamente empezaron a recibir sectores populares muy amplios de Brasil, hasta allí sin ninguna atención o con atención absolutamente precaria. Poblaciones que nunca habían contado con presencia de médicos, cuyos ciudadanos tenían que desplazarse a kilómetros de distancia para poder ser atendidos en consulta esporádica, empiezan a ejercer el derecho elemental a la atención médica directa y permanente, gracias a los médicos cubanos.

Es un programa de salud pública, pero que encierra consigo una lección, una pedagogía política de gran evidencia –que es lo que incomoda más a la derecha brasileña—. Personal formado en universidades públicas –en Cuba todas lo son– tiene que atender las necesidades fundamentales de su pueblo, que además son los que pagan los impuestos que financian las universidades públicas, a las que, sin embargo, sus hijos no acceden.

Brasil ha avanzado como nunca en su historia con los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff en el combate contra la desigualdad, contra la pobreza y la miseria, pero no encuentra todavía correspondencia en las estructuras educacionales que forman al personal médico. De ahí el apoyo de Cuba –que la presidenta de Brasil agradeció a Fidel Castro, en ocasión de la reciente reunión de la CELAC en La Habana, cuando se inauguró la primera parte del puerto de Mariel, que Brasil construye en la isla, colaborando con la ruptura del bloqueo impuesto por Estados Unidos.

Los médicos cubanos son mejores que gran parte de los médicos que Brasil tiene hoy, porque, además de su excelente formación profesional, son mejores ciudadanos, formados por una sociedad orientada no por la medicina mercantil, sino por las necesidades reales de la población. La llegada de los médicos cubanos permite, como ningún manual de educación política, aclarar los principios de las sociedades capitalistas –volcadas hacia los valores de cambio– y las sociedades socialistas –volcadas hacia los valores de uso—. Una, atendiendo demandas del mercado, la otra, a las demandas de las personas.

(Tomado de Público, España)

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • antonio dijo:

    UN ARTICULO MUY ELOCUENTE Y DIDACTICO EN LA PLUMA DE UN PERIODISTA Y SOCIOLOGO DE GRAN PRESTIGIO MORAL.

  • Ernesto dijo:

    A los medicos cubanos mi mayor admiracion ningun pais del mundo puede hacer lo que hacemos nosotros .
    Los que nos critican jamas entenderan el valor humanista de nuestro proceso .

  • Leandro dijo:

    La modestia caracteriza a los médicos cubanos, al igual que caracteriza a ese millón de universitarios que están en todas partes de nuestro país sin creerse superiores a nadie, sin menosprecir ningún trabajo, porque todos son importantes, como lo puede ser el de una empleada doméstica. Al intentar humillar a nuestros médicos al compararlos con una empleada doméstica quien lo hizo está discriminando a las muchas personas que en este mundo que ejercen ese trabajo.

  • Jesús dijo:

    Excelente artículo. Que vivan los MEDICOS CUBANOS donde quiera que se encuentren. Somos ejemplo de humanismo y profesionalidad. Cubano 100%. Saludos

  • Dr. Carlos Candonga dijo:

    Estoy de acuerdo con todo

  • Francisco Rivero dijo:

    El Sr. Emir Sader como profesor de la Universida de São Paulo, nos ofrece una lectura medular en primer lugar que tiene para millones y millones de personas humildes el programa del gobierno de salud ” Mas Medico “.

    En Brasil asistimos a la triste y patetica demostracion del desespero que ofrecen con sus acciones y actos las corporaciones profesionales de la salud, asi de sectores politicos reaccionarios que apuestan en su denominador comun en una absoluta practica de una ” Medicina Mercantilista “.

    Incluso a dias de hoy llegan a pronunciarse de forma desafortunada al prometer de que ofreceran “empleo administrativo” (no como medicos) a los profesionales cubanos que desistan de participar en el programa Mas Medicos. De verdad ellos estan muy “nerviosos” al proponer semejante absurdo en la voz del Consejo Federal de la Medicina.

    Por cierto a partir de actos como estos se le esta denominando como Consejo Federal del “Mercado” de la Medicia.

    Los medicos brasileños como los extranjeros que participan en este noble y justo programa nos ofrecen una leccion de generosa humilda y un destaque a la postura de los medicos llegados de Cuba que en el cumplimiento de su labor estan logrando un creciente reconocimiento por parte de las comunidades que ellos atiende.

    Gracias al Sr.Emir Sader por este oportuno articulo.

    Un saludo cordial

  • manolo dijo:

    Es clasico el altruismo y desinteres demostrado por Cuba, a lo largo de decadas, quizas desde antes de que el Lider Indicutible de la Revolucion expresara que ser internacionalistas era saldar nuestra propia deuda con la Humanidad,y los cubanos, hemos sido consecuentes con ello. Bellas historias se han escrito con sudor y hasta con sangre,sin que Cuba haya obtenido nada a cambio. El propio General de Ejercito Raul Castro expreso que de Angola, solo nos llevariamos nuestros muertos. Y asi fue. Jamas hemos pedido nada a cambio cuando se ha tratado de aportar amor a la Humanidad.
    Que clase de persona puede ser esta periodista rentada que es capaz de cuestionar el envio de excelentes especialistas a las zonas mas reconditas de su propio pais. En estos parajes, no encontraras medicos del llamado 1er Mundo,señora periodista rentada, ni siquiera brasileños. Esa es la realidad.
    Nuestras galenas no usaran glamourosos vestidos, ni oleran a costosas fragancias, como Jean Paul Gaultier o Nina Ricci.No prenderan sobre las solapas de sus batas blancas, costosos prendedores de oro o de platino, ni conduciran lujosos 4 x 4. Nuestros medicos tampoco irradiaran la atmosfera con Paco Rabanne, ni usaran bajo sus uniformes de trabajo,camisas de seda y vistosas corbatas importadas. Tampoco conduciran Audis deportivos.
    Nuestros profesionales de la salud, con oficio y humildad, seran vistos remontando cuestas con mochilas de medicamentos al hombro, cruzando rios inmensos en fragiles canoas llevando alegria al hermano pueblo de Brasil.
    Yo los he visto en el medio de desiertos libios, viviendo en caravanes,obligadamente climatizados,con cientos de kilometros de hirviente arena.Los he visto en Irak en plena conflagracion belica, con otro pais vecino, exigiendo ser lod ultimos ante la posibilidad de evacuar sus campamentos. los he visto con el torso desnudo, maniatados con esposas plasticas por los marines yankees en Granada. Los he visto dar sus vidas en Angola a solo horas de llegar, como el Dr. Jorge Agostini.Han sido muchas las paginas de glorias de nuestros medicos, señora periodista a sueldo. Su terrorisno mediatico no cambiara a estos valiosos hombres y mujeres. Los he visto compartiendo la musica de los Van Van , en una humilde actividad comunitaria con sus propios pacientes. O cortandoles el cabello a niños en sus escasos ratos libres o ensañandolos a leer y compartiendo sus tareas escolarescomo si fueran suss hijos, que se encontraban a miles de kilometros, pero sobretodo los he visto salvando vidas a miles de kilometros, a veces con lagrimas en los ojos, porque hay muchas cosas que a pesar de las carencias no ven en sui pais. Esa es la verdad, señora(no la llamare mas periodista, quizas el nombre apropiado sera mercenaria de la informacion). Nada empanara el bello gesto para su Pueblo de Dilma de dar mas a Salud a su pueblo y mucho menos la disposiicion de Cuba de seguirlos enviando, a pesa de gente como Ud, por suerte minoria. La tribuna y CUBADEBATE estan abiertas.La escuchamos.Parafraseo al Universasl Che cuando dijo que cuando no se tenia el valor de sacrificarse, por lo menos haboia que repetara los que se sacrificam. los nuestros lo dejan todo, su Patria, sus familias, sus hijos, la continuidad de sus estudios. .Respeten , señores detractores.

  • Eneris dijo:

    Excelente Emir, uno disfruta ver las coherencias de estos artículos, sin parcialismo y mucho realismo, sin resentimientos por el noble actuar y un noble espacio para valorar más a la mujer profesional cubana, que deja atrás la familia y se entrega a trabajar en otras condiciones diferentes, haciendolo con pasión, ética y grandesa de mujer, representan además el temple de Mariana Grajales, bravo por la ayuda que le dan a personas que viven en los más reconditos lugares de la geografía Brasileña y que tienen derecho a la atención médica, bravo por el gobierno Brasileño que busca entre tantas dificultades una solución a los más humildes.
    Esos otros seres humanos llenos de odio y carentes de amor propio que sigan tragandose sus males, de todas formas siempre van a estar inconformes.
    Y coincido con ud sobre que lejos de ofender hizo un gran elogio.
    Mis saludos respetuosos.
    Gracias Emir por este

  • Enrique Cortés dijo:

    Este articulo tiene un gran valor Historico_Social_Cientifico ya que presenta las 2 sociedades contrapuestas, es hasta mas, son parte de los que Marx señalo sobre la lucha de clases y las sociedades diferentes como la Capitalista y la Socialista. Hace poco salio un articulo referido a 5 casos que Marx habia predicho y ya se han cumplido, en base a su teoria Marxista-Leninista, pues esto de los medicos Cabanos es otro ejemplo que podria perfectamente ser el SEXTO.

  • enrique dijo:

    Siempre habra un comentario intencionado que intente denigrar las politicas sociales de cualquir gobierno en cualquier pais del mundo.En España,estams axistiendo continaamente al intento de desprestigio de la funcion de lo publico en aras de lo privado,para que los grupos de poder economico se introduzcan en los campos de los que van a sacar rentabilidad economica en perjuicio de lasclases mas necesitadas.Hemos conseguido la paralizacio de laprivatizacion de la sanidad publica en M adrid,la cual se laquerian entregar a un grupo de sus amiguetes.En españa,hay medicos quepractican lo que yo llamo,medicina”medicina stajanovista”.Vergonzoso.

  • CORA dijo:

    Que mezquina y miserable es la persona que comparó a mis colegas con empleadas domesticas, que por demás todos sabemos es un empleo digno, de hecho mucho más digno que andar intentando denigrar a hombres y mujeres que están llevando vida y felicidad a su país, ella evidentemente está al servicio de los que utilizan la medicina para enriquecerse. Muy pobre de espíritu es quien se atreve a juzgar por apariencias o estereotipos clasistas.
    Le voy a contestar en portugués a la susodicha que le dieron un titulo de periodista você se comportou como uma burra. En portugués la palabra burro es el equivalente al bruto del español, y que me disculpen los asnos por la comparación.
    Felicidades a todos mis colegas, dondequiera que esten.

  • @lin@ dijo:

    Efectivamente; pero con la diferencia de llevar el conocimiento científico a los sitios donde el resto de los profesionales médicos no van, de los que en su mayoría ejercen lejos y por lucro el noble ejercicio de la medicina (que no son domesticas) no son capaces de llegar para llevar salud, paz y amor a esos cientos y miles de marginados.
    Vivan los médicos cubanos!, y aquellos que ejercen la medicina sin afán de lucro y siempre para sanar a los necesitados y sin recursos para tener un medico que les atienda como Dios manda.

  • Elda Blanco Gonzalez dijo:

    ú

    Eso solo podemos hacerlos los cubanos, que tenemos como premisa, “saldar la cuenta que tenemos con la humanidad”, sin importarnos los comentarios mal intencionados de las personas sin escrúpulos.

  • galeno dijo:

    Excelente artículo que defiende una medicina realmente universal, accesible y gratuita como la nuestra, sin embargo me gustaría leer el artículo original, pera entender mejor el contexto en que se expresa que “Las médicas cubanas se parecen a empleadas domésticas.”

    No necesariamente es ofensivo, pues en Cuba un médico es también un doméstico de su hogar, un bicicletero o un campesino que cultiva una parcela de tierra para poder comer.

    Además los sericios médicos cubanos y la formación del médico general integral cubano a pesar de ser social, humanitaria y muy altruista en los últimos tiempos ha perdido calidad, se han realizado programas de formación de estos especialistas en solo dos años y les faltan competencias clínicas (no saben informar un electrocardiograma, no saben hacer una cesárea, ni una apendicectomía, ni una traqueoosomía, por solo citar algunas)

    La masiviad de ua matrícula que sobredimensiona las apacidades docentes de las universidades cubanas, junto a profesores desmotivados que al mismo tiempo somos médicos de asistencia mal pagados, son parte de la explicación de estos problemas…aunque hay varias causas mas…

    Se comenta de un posible aumento de salario, esperemos que sea significativo y ajustado a la realidad social que vivimos…para comenzar…

    De seguro no me publican, como siempre….

    Un abrazo…

    • medico dijo:

      Senor galeno quizas usted tenga raones en algunas cosas pero de seguro que usted esta desinformado en cuanto ala duracion del carrera de medicina como es posible que usted planteee que se forman en dos años eso es un eror garrafal, si es el caso de la especialidad en MGI pero si usted lee el programa de formnacion exsiten un sinnumero de cosas que reciben en su programa formativo desde el primer año que de seguro usted no lo recibioen su formacion, quizas no sepan hacer una apendicectomia que usted en su formacion tampoco la tuvo pero son capaces de resolver otros multiples problemas pero es una realidad lo del salario y otras cosas pero de formacion NO

  • eluko dijo:

    la unica defensa que tiene lo indefendible es denigrar. claro para ellos ser humilde es denigrante,a tal extremo han llegado en su pedestal de riqueza algunos.
    he visto la medicina comercial y como se mandan pruebas a pacientes que nmo las necesitan para cobrarles, tambien como se corrompe el ejercico de la medicina por las transnacionales mediante la compensacion a medicos que prescriben sus medicinas.
    lemente tambien algunas personas creen todas las estupideces que dicen diarios

  • Franz Reginaldo Ustariz Arze dijo:

    A las afirmaciones y consideraciones que hace Emir Sader en su artículo, “La Pedagogía de los medicos cubanos”, creo que es importante añadir algunos hechos que son los siguientes:
    Todas las organizaciones médicas regionales y nacionales desde el primer momento en que el gobierno de Dilma Roussef resolvió crear el programa “Mais medicos” dada la falta de estos profesionales en las regiones más alejadas de los centros urbanos del país a donde no quieren ir a trabajar los medicos brasileños; todas las instituciones médicas regionales y nacionales se han colocado frontalmente contra el citado programa aduciendo principalmente el hecho de que no tienen el título de medico revalidado.
    El Congreso Nacional ha aprobado en caracter de urgencia la autorización para que los medicos cubanos trabajen sin la revalidación del citado título dada la urgente necesidad de dar atención médica a cerca de 20 millones de personas. Esto fue imprescindible porque la revalidación demora uno a dos años tanto para brasileños que estudian fuera del país cuanto para cubanos u otros médicos de cualquier parte del mundo.
    El articulista mencionado escribe: “Más del 80 por ciento apoya activamente la llegada de los médicos cubanos a Brasil”, es necesario agregar a esta afirmación lo siguiente: Esos millones de brasileños que estan siendo atendidos por 7.400 médicos cubanos estan satisfechos, felices y agradecidos a estos profesionales en el 100 %, ¿por que? Porqué desde la primera consulta o desde el primer contacto con cualquier enfermo lo primero que hacen es cumplir con su deber profesional de establecer una empatia medico-paciente fundamental para el éxito de cualquier tratamiento, cosa que el medico brasileño, solo crea esta empatía cuando recibe honorarios profesionales y no cuando recibe un salario del SUS (Servicio Único de Salud estatal gratuito), situación en la cual el paciente no es atendido ni cinco minutos; esto no ocurre con los medicos cubanos, quienes no tienen límite de tiempo de atención, ha sido publicado casos en que han permanecido al lado del enfermo hasta 40 minutos. La Folha de São Paulo del domingo 9 de febrero publica elogios de los pacientes y uno de ellos gravemente enfermo en cama durante años escuchó estas palabras del medico cubano que lo visita todas las semanas: “Esta con corazón de 20 años”, dejandolo feliz y animado en medio de la enfermedad que lo aqueja. Una señora que tiene un pequeño “lanchonete” frecuentado por brasileños que reciben atención médica cubana declaró: “Los pacientes siempre pasan por aquí para comer un sandwich, y solo se oye elogios de todos ellos para esos médicos extranjeros”.
    Seguramente dado el éxito del programa y de la simpatía y gratitud generalizada de los pobladores de esas zonas alejadas, La Associação Médica Brasileira, que antes no quería un solo medico cuabno ahora tiene otra actitud, como publica la Folha de São Paulo en su edición del día viernes 14 de febrero, cuando dedica un un largo artículo para que los cubanos abandonen el programa, deserten del mismo, y no vuelvan a Cuba. Leamos:

    La AMB (Associação Médica Brasileira) ha creado una iniciativa para retener y fijar en el país el medico extrangero (está refiriendose exclusivamente al medico cubano) que deje el programa. La AMB prevee incluso un “disk-deserción”: por un celular 24 horas, el extrangero puede solicitar asistencia para desvincularse del programa.
    (…)La AMB prevee que el estrangero reciba apoyo jurídico en el juzgamiento de pedidos de asilo o refugio y cuente con aulas on-line para conseguir la revalidación.
    (…) La Asociación afirma inclusive que va ayudar financieramente al desertor por medio de la colaboración con empresas privadas y médicas.

    Como se ve, la Associação Médica Brasileira ha girado en 180 grados y ha resuelto atraer a los medicos cubanos, para que abandonen el programa ofreciéndoles condiciones especiales para revalidar el título de Médico algo parecido a lo que hace el departamento de Estado y el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU, para que entren en contacto con Cuban American Profesional Parole, organización que abre las puertas de par en par a los médicos cubanos para que migren al país del norte y puedan trabajar con libertad después de satisfazer mínimas exigências.

    Mi nombre es, Franz Reginaldo Ustariz Arze, soy médico cardiólogo, boliviano radicado en Brasil hace más de 40 años, el número de mi cartera de médico,C.R.M. es 17.778

  • Andrés Dovale Borjas dijo:

    galeno, tienes mucha razón en lo que dices. La formación actual de los médicos está seriamente afectada por modificaciones en el currículo, la ausencia de profesores idóneos y de laboratorios, el traslado de la docencia hacia los policlínicos, muy debilitados precisamente por la salida de varias decenas de miles de los más experimentados para Venezuela, Brasil y muchos otros países, la afectación del ciclo básico por la fusión en una sola disciplina las cinco disciplinas de las ciencias básicas biomédicas, entre otras causas.
    La masividad no es el principal problema, en nuestras facultades y hospitales docentes se pueden formar muy bien aun más alumnos de los que hoy formamos si se diseña un currículo respetando nuestras fortalezas y superando nuestras debilidades actuales.
    Los médicos cubanos, mujeres y hombres, que están actualmente en Brasil, están muy bien formados, todos tienen más de cinco años de graduados, algunos más de 15, y más de dos años en servicios en otros países, son humildes, ninguno es rico, ni siquiera son de la clase media, como la inmensa mayoría de los médicos brasileños. Estos médicos no tienen en sus casas empleadas domésticas, tienen que realizar por sí mismos todas las tareas hogareñas, la inmensa mayoría no posee autos, sus salarios son inferiores a los 40 dólares mensuales, desde hace varios años se espera un aumento significativo de sus salarios, pero tan ansiado aumento no llega a pesar de ser los trabajadores que más aportan a la economía del país, varios miles de millones de dólares anuales.

  • Cary dijo:

    LO QUE SOMOS MUJERES INTEGRALES Y DE UNA DIGNIDAD INCOMPARABLE, SABEMOS SER MADRES, ESPOSAS, PROFESIONALES Y ESO DUELE

  • Castiel dijo:

    La Verdad no es Absoluta, es Relativa.

  • Itzi dijo:

    En Panama la situacion es la misma.Las regiones apartadas como las indigenas y campesinas carecen de servicios medicos ya que ningun medico quiere apartarse de sus comodidades .Los medicos panameños en su gran mayoria no tienen la vocacion social y humana que nuestro pueblo necesita.Y el gremio medico se opone a la contratacion de medicos extranjeros para las zonas de dificil acceso.

Se han publicado 32 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Emir Sader

Emir Sader

Sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

Vea también