Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

La leyenda de Viengsay Valdés

En este artículo: Ballet, Cuba, Cultura, Viengsay Valdés
| 23

Viengsay Valdes

No pocos cuentos populares comienzan en Cuba con la historia del humilde origen del apellido Valdés: lo honraban aquellos niños sin padres que cierto orfanato recogía, y cultivaba. Desde entonces, cada vez que algún o alguna Valdés brilla entre cubanos, se le reconoce la herencia digna de su origen, para luego contar sus éxitos.

Durante muchos años la gente de pueblo la ha visto bailar -los afortunados citadinos- en los teatros y -los enraizados campesinos- por la televisión, y la mayoría de los habitantes de esta isla ha escuchado sobre su talento y virtuosismo: Viengsay Valdés es ahora “la bailarina de Cuba”.

Sobre la Valdés mucho se dice de boca en boca. Cuentan que, si de ballet se trata, todo lo que se propone… lo consigue. Es una bailarina impetuosa y disciplinada; bailar, en sus brazos y piernas, parece fácil. Se comenta en charlas plebeyas que ha recibido interesantes ofertas para trabajar fuera de Cuba, a cambio de jugosas sumas de dinero.

Suele pasar entonces que surjan las preguntas entre curiosos. Desde la ingenua: sobre qué sintió cuando la crítica internacional la seleccionó entre las mejores bailarinas del mundo, como sucedió hace un par de años, cuando la prestigiosa revista especializada Dance Europe la ubicó cuarta entre las damas. O la suspicaz: por qué se quedó en Cuba pudiendo hacer carrera internacional con grandes compañías foráneas y engordando su bolsillo.

Las preguntas desbordan a Viengsay. Pero Miguel Barnet, poeta, etnólogo cubano y amigo de la bailarina, ha dicho públicamente que no hay que hacerle preguntas porque Viengsay es -en sí misma- una gran respuesta para todos los que la admiramos dentro y fuera de esta tierra.

Precisamente Cuba, y lo que para ella significa, es la otra gran respuesta. Vi, como la llaman sus cercanos y la gente de pueblo que la ha seguido anónimamente en cada éxito, pronto cumplirá 20 años en el Ballet Nacional de Cuba. Y cuando alguien le toca el tema, le emociona hablar de su querida tierra “matria”, que cariñosamente llama Patria.

Siguen las leyendas populares acerca de la primera bailarina. Sobre su apego a la familia: cómo, desde niña, sus padres nunca dejaron de ir ni a una sola función en que ella actuara; sobre cuánto extraña a su papá Roberto, o del imprescindible apoyo de su mamá Clarita.

Algunos hablan de su glamour de primerísima, como las encumbradas de otras épocas. Mas, lo que disfrutan los amigos, dicen, es su risa pueblerina y contagiosa, sus “mejorables” ruedas de casino en las fiestecitas de muchachos en las noches habaneras, o los buenos ratos en la playa saltándose a escondidas la dieta estricta. También se dice que Vi Valdés es una chica sencilla, con la sensibilidad y elegancia del ballet clásico, pero con lo popular en el alma.

Hace unos años -comentan en La Habana-, Vi fue con sus amigos al Parque Lenin. La montaña rusa estaba repleta de personas. Todos querían montarla, y decidieron esperar. La bailarina, inconscientemente, adoptó su más cómoda y distinguida “primera posición” (los talones se juntan y los pies se giran hacia afuera hasta formar una línea), típica del ballet clásico. Alguien de la cola, al verla, le dijo a carcajadas: “¿Por qué te paras así? ¿Te piensas que eres Viengsay Valdés?”

La Valdés, diva serena, le devolvió la sonrisa; no supo qué contestar.

(Tomado de la revista Cuba Contemporánea)

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Yans dijo:

    Después de Alicia, es la mejor de todas… desde hace mucho tiempo.

  • Nelo dijo:

    Gabriel, estoy de acuerdo contigo en cuanto a su calidad y a la entrega a lo que hace, pero no se si realmente podría decir que se ha convertido en una leyenda, creo que aun le falta mucho camino por recorrer para eso.

  • Joker dijo:

    Grande mujer, excelente bailarina. Felicidades para ella. Mis respetos.

  • Fredy dijo:

    Un conquita de la Escuela Cubana de Ballet, un orgullo para todos los que la quewremos y admiramos su arte depurado. Quer Dios le siga dando slaud y suerte para seguir dando gloria a la Patria.

  • Julio dijo:

    Espectacular bailarina y persona, asistí a su debut como primera bailarina en el García Lorca, entre otras actuaciones, fue tan acogida que impresionaba la forma en que el público la ovacionaba.
    Al final de la función mi hija quiso conocerla y fuimos por la calle del fondo, al salir, la espectacular bailarina saludo a todo un mar de seguidores y a niños firmando autógrafos con la sencillez que la caracteriza siempre, un modelo de hija y de cubana, por eso no nos extraña que haya disidido bailar siempre para su pueblo y no haber ido a otras compañías a llenarse los bolsillos de dinero.
    FELICIDADES para esta gran cubana

  • La Reina del Sur dijo:

    La admiro mucho

  • ivón dijo:

    siempre es un gusto enorme verla bailar, aunque desgraciadamente puedo hacerlo solo en la TV porque para los que vivimos en la periferia de La Habana es el doble de difícil comprar entradas para las funciones. Felicidades para ella y gracias por seguir estando.

  • Guille dijo:

    Periodista: Para su cultura, los niños de aquel orfanato llevaban el apellido Valdez, así con zeta y no con s. Eso era lo que indicaba que eran los huérfanos criados en ese lugar. El apellido Valdés (con s) nada tiene que ver con ellos, salvo que en el castellano-cubano que hablamos, no hay distinción en la pronunciación.

  • Linda dijo:

    Todo eso puede ser verdad o leyenda, pero es hermoso y opto por creerlo, porque cuando veo bailar a esta cubana con nombre asiático, veo, siento, todo lo que aquí dice. Ella es también motivo de orgullo para el pueblo cubano.

  • David dijo:

    Gracias Cuba por tan honrosas hijas, viengsay eres grande entre las grandes, gracias por tu baile, por tu sonrisa.
    pd: aunque deseo aclarale al periodista que aceptar contratos en el exterior no es muestra de falta de patriotismo, grandes estrellas de nuestro ballet lo han hecho y nos ha dignamente representado, para luego volver a su patria y bailarle a su pueblo.
    Una vez mas gracias viengsay¡

  • Gabriel Davalos dijo:

    Muchas gracias; ah, desde que el Ballet Nacional de Cuba está ofreciendo sus funciones en el Teatro Nacional (por la restauración capital de GTH) es relativamente fácil conseguir las entradas. Incluso pueden comprarse en el propio teatro antes de comenzar la función.

  • Carlos Ortega dijo:

    Para Viengsay y Clara mi eterno agradecimiento y devoción, me precio de no tratar con personas creídas y aquí amigos se rompieron todas las reglas es imposible pensar que estas personas tan importantes para la cultura del Cuba y el mundo sean tan sencillas y accesibles.

    Indiscutiblemente esta familia debería ser un ejemplo en el campo de la educación para muchas familias cubanas, se demuestra aquí que el buen tino de los padres, una armonía familiar en el matrimonio y el hacer entender a los hijos que la buena educación es inherente a los humanos dan como fruto una hija como Viengsay.

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Me inclino ante ella.
    Felicidades a ese zunzun nuestro.

  • IVÁN dijo:

    LA SENCILLEZ Y MODESTIA DE LAS GRANDES. Es mi definición.

  • ET dijo:

    Mis respetos para Viengsay. Es talentosa, fantástica!!!!!!!! no solo como bailarina, sino como UN BUEN SER HUMANO.
    FELICIDADES!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • Ernesto Bernal dijo:

    ´´ES UNA NOTA MUSICAL, NUNCA VISTA EN EL PENTAGRAMA DEL BALLET´´

  • Alexis Mario Cánovas Fabelo. dijo:

    Lo de la montaña rusa demuestra su modestia… Y el reconocimiento de su culto pueblo.

  • Marlen Piñeiro. dijo:

    Efectivamente, sin la menor duda, Viengsay Valdés es una estrella y una gran bailarina, de hecho lo ha demostrado con creces, del mismo modo, opinó que, junto a Sadaise Arencibia, Anette Delgado,Yanela Piñera y Amaya Rodríguez, que son las otras excelentes primeras bailarinas, que poseen la misma categoría que Valdés, y que también han brillado con luz propia, juntas forman la nueva diadema de joyas del ballet cubano.

  • Angelina Rojas dijo:

    Trabajé varios años con su papá Roberto, profesores anbos de Historia de Cuba en la Universidad Municipal de 10 de Octubre.
    Siempre había una razón para quw Roberto nos diera alguna información sobre su hija, lo cual hacía con devoción plena.
    Es una familia unida y dedicada, donde reina el amor y la unidad que han facilitado a Viengsay su excepcional camino hacia el triunfo prmanente que nos llena de orgullo a todos los cubanos. Roberto fue una gran pérdida para la familia y para sus compañeros y amigos, pero, Gracias Viengsay por traérnoslo siempre en tu bondad, sencillez, calidad y permnente superación.

  • dai dijo:

    Linda foto de Viengsay!!Gracias Gabriel!También lindo el artículo, realmente Vi es y será una leyenda que pasará de generación en generación; aunque muchos, como el del parque Lenin no sepan reconocerla a la vista jaja. Su fama o popularidad muy bien ganadas la hacen ya de nuestro pueblo,que por si ella no lo sabe:LA AMA!Sirva de ejemplo Viengsay para los niños y jóvenes que hoy se forman en nuestras escuelas de ballet, y los que no también pues ella es paradigma de abnegación y amor por su trabajo.Nustro BNC posee indudables talentos,además de Viengsy.A gabriel gracias por este artículo y felicidades por estar en la lista de amigos de Vi, es un privilegio(para ambos).Concuerdo con gabriel en su comentario, ahora es mucho más fácil obtener entradas.Recomendado!!!

Se han publicado 23 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Gabriel Dávalos

Vea también