Inicio » Opinión, Cultura  »

Jorge Mañach, medio siglo después

En este artículo: Cuba, Cultura, Jorge Mañach, Periodismo
29 julio 2013 | 16
Jorge Mañach.

Jorge Mañach.

Fue uno de los grandes personajes políticos de la Cuba republicana: ministro de Gobernación, vicepresidente de la Asamblea Constituyente de 1940, senador de la República, canciller de Cuba (ministro de Estado) en medio de la Segunda Guerra Mundial. Fue también uno de los políticos más honestos de la época. Y también fue periodista, y de los mejores.

Entre clase y clase, a los estudiantes de Periodismo nos enseñan el gran escritor que era Jorge Mañach. Pero son lecciones intermitentes. Todo se queda en el periodista excepcional, en alguna que otra mención de su “Indagación del choteo” y en su salida de Cuba en 1960. Si acaso, unos pocos afortunados profundizan conocimientos en un curso optativo sobre Grandes periodistas cubanos.

En 2012, la Editorial Oriente publicó un libro llamado Más Allá del Mito. Jorge Mañach y la Revolución Cubana de los profesores holguineros Rigoberto Segreo Ricardo y Margarita Segura. Se hace una valoración, paso a paso, de la ideología y obra de Mañach a lo largo de casi treinta años, hasta explicar con detalles los motivos laborales, razones ideológicas y verdades poco conocidas de su salida de Cuba, y por qué escogió Puerto Rico para residir, cuando le habían ofrecido trabajo en la estadounidense Universidad de Yale.

Es un libro sincero. Comienza así: “Jorge Mañach fue un reformista liberal, de ideología anticomunista, que adoptó posiciones conservadoras en momentos cruciales de la revolución de 1933.” Los autores no pretenden engañar a nadie. Si Mañach hubiese vivido en nuestra época, probablemente hubiera sido un convencido militante de la centro-derecha, un demócrata progresista, como los llaman en Estados Unidos. Además, abandonó Cuba en 1960, un momento en una decisión de ese tipo no tenía peros para sus contemporáneos, ya fueran los que se quedaban o los que se iban.

En casi 400 páginas, el libro hace un recorrido por la vida política e intelectual de Mañach, tomando citas de sus cartas y textos originales, que es como leer la historia de Cuba vista a través de sus ojos: las crónicas de un país convulso, caótico, mal administrado por gobernantes corruptos, y asfixiado durante décadas por la sombra de Fulgencio Batista.

Los autores de “Más Allá del Mito” interpretan los textos de Mañach, contextualizándolos con fragmentos escritos por otros protagonistas de la época, como el líder comunista Carlos Rafael Rodríguez o el intelectual Antonio Portuondo, tratando de despejar, entre conjeturas y opiniones propias, quién era este periodista, y el por qué de las posiciones que defendió en determinados momentos de la historia de Cuba, entre la Revolución de 1933 hasta la Revolución de 1959.

Personalmente, pienso que el libro es un pretexto para sacar del olvido a este cubano excepcional. Para los autores, “aunque asistimos a un revivir de Mañach a partir de los años noventa, el autor de Martí, el Apostól sigue siendo poco menos que un desterrado de la cultura cubana.”

Es un libro para descubrir a un Mañach diferente, al hombre que escribió la introducción de la edición clandestina de La Historia Me Absolverá y que, además, hizo la revisión completa del texto que Haydée Santamaría y Melba Hernández recibían de Fidel Castro, desde el Presidio Modelo de Isla de Pinos. No solo era un columnista de El Diario de la Marina o el militante del ABC; también el periodista crítico de la realidad económica y política de la Cuba pre-revolucionaria.

Después de leer  este libro, uno se percata que Mañach es uno de los indicados para taparle la boca a esos improvisados nostálgicos que están intentados reescribir la historia de Cuba y presentar el período anterior de 1959 como un paraíso capitalista. Artículos como “El Drama de Cuba” o “Saldo y crédito para el 10 de Octubre” los dejaría sin argumentos. Mañach no era comunista y en más de una ocasión expresó explícitamente su oposición a esa ideología, pero tampoco le hacía gracia la corrupción generalizada y los desvaríos políticos de la República.

Los autores, Rigoberto Segreo Ricardo y Margarita Segura, no aburren en ningún momento. Mañach tampoco. Más Allá del Mito no es libro complaciente, y si en algún momento es imparcial, es para hacerle justicia al hombre que debatía sobre arte con José Lezama Lima en las páginas de Bohemia, al intelectual que escribió una biografía “demasiado humana de José Martí, que apoyó y defendió la Reforma Agraria, o al periodista que condenó la explosión del La Coubre. Jorge Mañach, medio siglo después, todavía tiene mucho que decir…

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Sergio dijo:

    Que bien, redescubriendo personalidades de nuestra historia y nuestra cultura. Me viene a la mente Aureliano Sanchez y Arango, por poner otro ejemplo, fundador de la AAA de la cual pertenecieron Raul Roa, Salvador Vilaseca, Fortuny, etc., etc., etc., en su lucha contra BATISTA. Después se opuso al proceso revolucionario, como muchos otros.

    Son parte de la historia, eso no se PUEDE BORRAR, porque NO SE PUEDE.

    Saludos,

  • Luisa dijo:

    De excelencia califico el artículo, acerca del eminente hijo de Sagua la Grande,Jorge Mañach,quien como planteas…” medio siglo después,todavía tiene mucho que decir”.Gracias.

  • Hector dijo:

    No soy un intelectual, pero pocas veces he leido un libro tan cautivante, ameno y conmovedor como la biografia de Marti (Marti, el Apostol), nunca he leido algo que se le pueda comparar. En mi modesta opinion, debiera ser un libro de obligatorio estudio para los jovenes en la enseñanza regular.
    Quizas los estudiosos del tema, le puedan señalar alguna critica, sin embargo, creo que es una obra magistral.

  • Jose dijo:

    Un verdadero DEMOCRATA, por hombres como EL, me siento ORGULLOSO DE SER CUBANO.

    • chester dijo:

      no conozco mucho de mañach pero fue fiel a su forma de pensar asi que coincido con usted Jose, es de los CUBANOS de verdad de akellos tiempos

  • Rompe Grupo dijo:

    Es bueno de vez en cuando leer artículos como este, que nos da a conocer personajes de nuestra historia que, aunque no caminaron hasta el final junto a nosotros, tienen mucho que enseñarnos.
    Ignorarlos, censurarlos o simplemente borrarlos de todos los registros no cambian lo que hicieron, bien o mal hecho y así mejoramos nuestra capacidad de formarnos criterios propios.
    Leer las razones de un anticomunista confeso no desvia del camino al verdadero comunista, todo lo contrario. Si lo es por convicción.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Cuantos Mañach quedan por descubrir aún, para entender al cubano hay que entender que ser cubano es una conciencia que pasa por arriba de ideológias y tendencias políticas, sexuales o religiosas, que falta hacia un libro asi sobre Cosme de La Torriente por ejemplo, que hable de la lucha contra la Enmienda Platt.

  • Silvio Jova Argota dijo:

    Mañach es de esos intelectuales a los que no se le puede negar su valor como buenos profesionales de la palabra, pero su trayectoria deja bastante que desear. Dice el artículo: “No solo era un columnista de El Diario de la Marina o el militante del ABC”. Claro está que no solo era eso, pero con esas definiciones ideológicas es suficiente. El órgano de prensa que se refiere era la extrema derecha del periodismo en Cuba, algo así como el ABC (¡que casualidad!) de España, porque no estuvo nunca con una causa popular, aunque sus páginas, en ciertos aspectos de nuestra cultura, fueron frondosas. La organización política a la que perteneció en los orígenes de esta era el fascismo a la cubana, con “camisas verdes” y todo. Dicen algunos que lo conocieron y que ya no están entre nosotros, que su principal pecado era que no soportaba a los negros, abundantes en Cuba. ¿Escribía bien? Como los ángeles de la literatura. ¿Tuvo posiciones patrióticas? Era cubano,¿no? Su biografía de Martí es muy buena, pero no es la mejor. Ese calificativo le corresponde a la primera que se hizo y su autor, Manuel Isidro Méndez, se negó a re-editar o a permitir que otros lo hicieran. Busquen el tema y ojalá algún día puedan leerla. Con algunas opiniones que se escuchan (y leen) hoy, para ser sincero, Mañach está a la izquierda de ellas y quienes así se pronuncian lo convierten en progresista. Pero en su época fue de los que no propiciaron el cambio. En cuanto a Aureliano Sánchez Arango estoy de acuerdo en que merece un poco mas de atención, pero no olvidar jamás el fatal vínculo de su nombre con Eduardo Chibás y su eterna posición de “capitán araña” que mandaba a pelear, pero el se escondía. Los de verdad en Cuba cuando han llamado a la lucha, la encabezan, como Martí, Mella, Villena, Guiteras, Jesús Menéndez y Fidel

    • Sergio dijo:

      Silvio,

      Para aclarar un poco, porque eso de FATAL, me suena FATAL. AURELIANO ni fue responsable ni culpable, ni nada por el estilo en relación con la muerte de CHIBAS.

      No somos MAQUINAS, somos seres humanos, con imperfecciones, como mismo las tienen TODOS ESOS PERSONAJES que mencionas como MARTI, MELLA (quien por cierto era ANARQUISTA, pero en nada desvalora su trascedental figura), FIDEL, etc., etc., etc.,

      Todos es cuestión de hacer un BALANCE, es como el tema de la REPUBLICA de 1902, sobre la cual el gran EUSEBIO LEAL discursa de manera MAGISTRAL.

      Pero “TAN DE VERDAD” como esos que mencionas que a veces nos aprendemos de “CARRETILLA”, también lo fueron, por poner solo un ejmplo, EVARISTO ESTENOZ o PEDRO IVONET de los cuales casi ni se habla, pero están ahí en la historia y como dije NO PUEDE CAMBIARSE. Así ha sucedido con muchas cosas.

      Saludos,

  • Taquechel Isac dijo:

    La historia la escriben con sangre hombres y mujeres a base de pensamiento y hechos; por eso, borrarla es imposible. La obra de nuestro cubanísimo y Sagüero Mañach, sufrió los embates de concepciones que calificaban la discrepancia como traición. Dar a conocer su obra a nuestros niños , jóvenes y adolescentes es una deuda aun pendiente de saldar.
    Nace en Sagua La Grande el 14 de Febrero de 1898 y muere en Sanjuán Puerto Rico el 25 de Junio de 1961.Además de Cuba realizó estudios universitarios en EE.UU y Francia.
    Participó en la histórica Protesta de los Trece (1923).Era miembro del Grupo Minorista.
    En 1924 obtiene el Doctorado en Derecho Civil y en 1928 en Filosofía y Letras, ambos en la Universidad de La Habana. Su cuento O.P.No.4 compartió con otro de Hernández Catà el primer premio de un concurso organizado por el Diario de la Marina (1926).
    Es uno de los fundadores de la Revista de Avance (1927-1930).Recibió premio también por su obra de teatro Tiempo Muerto. Comenzó a incursionar en el periodismo escribiendo para los Diarios El País y el de La Marina. Funda la Universidad del Aire, programa radial destinado a difundir la cultura (1932,1948-1952).De 1934 a 1935 asume la dirección del periódico Acción. De 1935 a 1939 se exilia en EE.UU., donde es nombrado Director de Estudios Hispanoamericanos en el Instituto de las Españas (Facultad de Lengua y Literatura Hispánicas de la Universidad de Columbia, New York).Formó parte del cuerpo de redacción de la Revista Hispánica Moderna. Delegado a la Asamblea Constituyente de 1940.Profesor Titular de la Cátedra de Historia de la Filosofía de la Universidad de La Habana. Dirigente del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo).Coordinador de programas culturales del circuito C.M.Q., de radio y televisión, así como fundador y moderador del programa televisivo “Ante la Prensa”.Miembro de la sociedad “Phi Beta Kappa”,de la Sociedad de Amigos del País, de la Institución Hispano Cubana de Cultura, de las Academias Nacional de Arte y Letras, de la Historia de Cuba y Cubana de la Lengua.
    Es autor de más de 50 Obras Literarias de carácter histórico y costumbrista, entre las que se destacan:
    1.-Marti El Apóstol
    2.-José Marti. Sus mejores páginas.
    3.-Pasado Vigente
    4.-El Pensamiento Político y Social de Marti.
    5.-Glosas
    6.-Estampas de San Cristóbal
    Como ven incursionó en el periodismo, el ensayo, la novela, la historia, el teatro, el costumbrismo y la critica literaria.
    De su figura han emitido criterio personalidades que han hecho historia en la literatura. Pondremos algunos ejemplos:
    .-Gabriela Mistral: Jorge Mañach pertenece a la mejor orden de caballería literaria y yo suelo llamarlo uno de los tres “Caballeros del Green” nacidos en la región Caribe del finado Imperio Español…….Pero uno de los triunfos de Mañach es precisamente el haber ganado la partida:esta biografía de Marti la han celebrado los mejores y además el pueblo…. Y finaliza su comentario afirmando:”En las nobles personas que llamamos Alfonso Reyes, Sanin Cano,……… y Jorge Mañach, van subiendo para bien nuestro, los jalones de un nuevo clasicismo latinoamericano.
    .-Salvador Bueno:”….Su labor como crítico, como escudriñador de rasgos y caracteres cubanos, como interprete sagaz de las tendencias de la cultura insular le han conquistado lugar preponderante en nuestra historia literaria.
    .-Juan J. Remos y Rubio:”…Otros oradores políticos han descollado en Cuba durante la república, y en gran cantidad, porque Cuba es tierra de oradores y de oradores buenos……….En la oratoria académica (cita varios nombres),Jorge Mañach.
    En la Crónica periodística han brillado (cita varios nombres) y concluye, y entre

  • Carlos Ortega dijo:

    Muy interesante el artículo y más aun el foro felicidades a todos,eso es lo que hace falta,luces,muchas luces…FELICIDADES

  • aSi2 dijo:

    No le quepa dudas a nadie que Jorge Mañach ha sido uno de los cubanos más ilustres de todos los tiempos. Más allá de sus discutibles posiciones políticas, fue un brillante intelectual y vivió en la honestidad. ¿Que tuvo manchas? si, ¡fue humano!.
    Su biografía de Martí no será la mejor desde el punto de vista historiográfico, pero es una de las más sensibles y reveladoras de las aristas humanas de nuestro apostol. Siento que soy más martiano desde que leí ese libro y eso, eso se lo debo a Mañach.

  • jesus dijo:

    Marti , el Apostol, es de esos libros que no deben faltar en la biblioteca de ningun cubano. He comprdo tres ejemplares, en distintas ocasiones , para cada uno de mis hijos.Debia ser libro de consulta obligatoria en nuestras escuelas.

  • Andrés Dovale Borjas dijo:

    Si Jorge Mañach solo hubiera escrito la excelente biografía de Martí titulada “Martí Apóstol”, sería suficiente para ocupar un lugar cimero en nuestra historia. Siendo un intelectual con una sólida formación universitaria, una posición política destacada en la República nacida el 20 de mayo de 1902, un escritor muy destacado, un orador brillante, un demócrata convencido, un militante de la ortodoxia, un firme opositor del régimen de Batista, etc., es lógico que fuera un anticomunista porque el comunismo de aquellos tiempos era el estalinismo con sus errores y sus horrores. Siendo un constituyente de 1940 es lógico que no aceptara un gobierno que suprimió aquella magnífica Constitución. Mañach fue un patriota honesto y su importancia en la consolidación de la nación cubana debe ser conocida y valorada por las nuevas generaciones. Ojalá tuviéramos hoy periodistas, políticos, profesores universitarios, críticos literarios y sobre todo demócratas honestos como él. Felicito a los profesores holguineros Rigoberto Segreo Ricardo y Margarita Segura autores del libro “Más Allá del Mito. Jorge Mañach y la Revolución Cubana”, publicado por la Editorial Oriente, por tan necesaria obra, y a Javier Ortiz por la información y el comentario justo de esa magnífica obra.
    Cubadebate se engrandece con este tipo de artículos. ¡Honrar honra!

  • hermys dijo:

    Porque no se conose en cuba a selia Cruz,reconosida en el mundo entero.

  • LIBORIO dijo:

    En palo entierran los muertos de cabeza y en calzada y k los que tienen cabeza.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Javier Ortiz

Vea también