Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

“Internet ha multiplicado la soledad”: Umberto Eco

| 19

 

Foto: Cristóbal Manuel/El País.

Foto: Cristóbal Manuel/El País.

Umberto Eco (Alessandria, 1932) ha llegado a Burgos como el peregrino que remata su andadura en Santiago: con la sensación de haber cumplido una promesa. “Cuando tenía 20 años y preparaba mi tesis sobre estética medieval, veía que el modelo de los portales románicos que estudiaba eran las escenas del Apocalipsis de [las iglesias de] Castilla y León. Uno de los más bellos Apocalipsis se encontraba en Burgos, aunque ya no existe. Además, al escribir El nombre de la rosa tenía en mente la idea de un bibliotecario ciego también de Burgos, de Silos; es decir, todas mis fantasías han pasado por aquí”, cuenta satisfecho. El semiólogo recibió ayer en la Universidad de Burgos un doctorado Honoris Causa —“el 39º”, recuerda— en Historia Medieval.

El escritor, autor de ensayos sobre cómics y de novelas exitosas como la citada, de 1980, o El péndulo de Foucault (1989) —ejemplos de lo que los críticos han dado en llamar, no sin reparos por la contradicción, best sellers cultos—, aparenta veinte años menos y apenas si utiliza un bastón para apoyarse; de hecho, arrastra más las erres que las piernas. La víspera ha estado trepando por las escaleras de un archivo burgalés “donde se encuentran ejemplares con más de mil años de antigüedad, y sin embargo nadie es capaz de decirnos cuánto nos va a durar un USB…” La conversación va de la ceca a la meca y vuelve a las andadas, del libro al ciberespacio; a juzgar por las continuas referencias informáticas, podría deducirse que si tuviera que reeditar su clásico Apocalípticos e integrados (1964), el célebre ensayo sobre la comunicación de masas, podría renombrarlo Apocalípticos y enRedados. De la Galaxia Gutenberg a la Galaxia Internet, el semiólogo italiano teje una sutil tela de araña plagada de referencias librescas y detalles tecnológicos y de actualidad a los que solo pone un coto: ni una palabra sobre política italiana o la crisis europea.

Cosa extraña esta última, porque su discurso está empapado de un entusiasta fervor europeísta, aunque no deja de reconocer la crisis de ideas (o la lucha de tópicos) actual. “Sí, Europa está dividida en dos estratos: uno superior con una profunda identidad europea; usted lo sabe todo sobre el Fausto de Goethe, nosotros todo sobre Don Quijote, tenemos una cultura común. He encontrado hace poco una página bellísima de Proust, en el último volumen de En busca del tiempo perdido, cuando cuenta desde París la guerra contra los alemanes y cómo bombardeaban estos la ciudad, y sin embargo los personajes, que sabían que podían morir bajo las bombas, escribían artículos sobre Schiller. La clase intelectual (francesa), al margen de la guerra, continuaba sintiéndose europea. Esto no sucede con personas de otro medio intelectual, que no han comprendido todavía que tienen la suerte, por primera vez en cincuenta años, de no estar matándose entre ellos. En Europa han muerto 40 millones de personas. Pero la comodidad de atravesar las fronteras sin papeles ha hecho olvidar todo eso”.

Para forjar más Europa, Eco reivindica fórmulas de intercambio como el Erasmus. “Ha sido una gran idea, no solo porque ha permitido conocerse, e incluso casarse, a europeos de distintos países, y permitirá crear en las próximas décadas una clase dirigente al menos bilingüe… Pero fuera de ese nivel es muy difícil. En un congreso de alcaldes europeos en Florencia, propuse para los trabajadores [municipales] un intercambio parecido al Erasmus, y salió un alcalde de Gales, y dijo: “Me la sopla que uno de los míos vaya a Ámsterdam; en todo caso a Londres… (risas)”.

Hablando de Europa, resulta imposible sustraerse a la palabra crisis, aunque orille adrede lo político. ¿La crisis le sienta mal a la cultura, la perturba mucho o, al contrario, la espolea? “La cultura es una crisis continua. La cultura no está en crisis, es una crisis continua. La crisis es condición necesaria para su desarrollo”. ¿Y la mercantilización del producto cultural, o el riesgo de privatización del patrimonio? Es un fenómeno que en realidad tiene muchos siglos de antigüedad, recuerda Eco, en referencia al patrocinio privado de actividades culturales (la restauración del Coliseo romano por una firma de zapatos, o los palacios venecianos propiedad de grandes fortunas que exhiben su poderío y su logo): “Eso siempre ha existido. Virgilio era pagado por Augusto; Ariosto cobraba de un duque. De alguna manera, si yo hubiese vivido en el siglo XVII habría debido estado al servicio de un señor; hoy no, mi trabajo literario o docente me permite vivir. En este sentido, la cultura es hoy más libre. Todos los textos en el ochocientos se inician con una loa al señor, al rey, es como si hoy tuviese que encabezar todos mis libros con un elogio de Berlusconi (risas)… Es justo que una empresa colabore con fondos para restaurar el Coliseo de Roma…”

En sus múltiples escritos Eco ha dejado dicho que la verdadera felicidad es la inquietud por saber, por conocer. “Es lo que Aristóteles llamaba maravillarse, sorprenderse… La filosofía siempre comienza con un gran ohhh!” ¿Y el conocimiento es acaso como el viaje a Ítaca de Kavafis, un recorrido que no debe terminar jamás? “Sí, pero además el placer de conocer no tiene nada de aristocrático, es un campesino que descubre un nuevo modo de hacer un injerto; evidentemente, hay campesinos a los que esos pequeños descubrimientos procuran placer y a otros no. Son dos especies distintas, pero naturalmente depende del ambiente; a mí me inoculó el gusto por los libros de pequeño… Y por eso al cabo de los años soy feliz, y a veces infeliz, pero vivo activamente mientras que muchos viven como vegetales”.

Un bibliómano como Eco ha integrado la presencia de Internet en su vida diaria como en su día hiciera con el automóvil o el telefonino (que no suena ni una vez durante el encuentro): como un hecho consumado ni manifiestamente bueno ni todo lo contrario. “Internet es como la vida, donde te encuentras personas inteligentísimas y cretinas. En Internet está todo el saber, pero también todo su contrario, y esta es la tragedia. Y además si fuese todo el saber, ya sería un exceso de información… Si yo comienzo a estudiar en la escuela necesito un libro así [hace un apócope con las manos], no uno enorme, que no entenderé, a nadie se le ocurre darle la [Enciclopedia] Británica a un niño…”

Como investigador, Eco utiliza Internet como lo que considera que debe ser, una herramienta, y no un fin en sí mismo. Por tanto, no augura conflictos de intereses -ni de espacios- entre lo virtual y la realidad tangible del papel, bien sea prensa o un volumen de mil páginas. “Se puede leer Guerra y paz en ebook, obviamente, pero si lo has leído hace diez años, y lo retomas, el libro objeto te mostrará los signos del tiempo y de la lectura previa… Releerlo en un ebook es como leerlo por primera vez. Es una relación afectiva, como ver de nuevo la foto de la abuela (risas)… El libro como objeto continuará existiendo, de la misma manera que la bicicleta sigue existiendo pese a la invención del automóvil; es más, hoy hay más bicicletas que hace unos años. Lo mismo podemos decir del fin de la radio por culpa de la televisión…”.

“Internet es una cosa y su contraria. Podría remediar la soledad de muchos, pero resulta que la ha multiplicado; Internet ha permitido a muchos trabajar desde casa, y eso ha aumentado su aislamiento. Y genera sus propios remedios para eliminar ese aislamiento, Twitter, Facebook, que acaban incrementándola porque relaciona con figuras muchas veces fantasmagóricas, porque uno cree estar en contacto con una bellísima muchacha que en realidad resulta ser un mariscal de la Guardia Civil… (risas)”.

El doctor Honoris Causa se despide recomendando una lectura de prensa casi con lápiz y papel. “Los periódicos han perdido muchísimas funciones. Por la mañana lo hojeo rápidamente porque las noticias principales ya me las ha contado la televisión, pero continúa siendo importante por los editoriales, por los análisis, y es fundamental no leer uno, sino al menos dos cada día. Se debería enseñar a leer periódicos a la gente, dos o tres, para ver la diferencia entre las opiniones, no para conocer las noticias, eso ya nos lo dice la tele”.

La televisión, esa tele vulgarizada hasta el extremo por obra y gracia de ese Berlusconi de quien sigue resistiéndose a hablar más que de pasada, pero que vino a ser, en versión embrionaria, la gran revolución sociocultural que Internet fue después. “La televisión en Italia ha hecho mucho bien a los pobres, les ha enseñado un nivel estándar de idioma, y mal a los ricos, que se quedaban en casa en vez de ir a un concierto. Y no hablamos de ricos o pobres en función del dinero que tengan, sino de ideas, de ganas. La televisión en Italia ha enseñado a hablar a masas de campesinos, obreros, en la Italia unificada. Internet es lo contrario: a los ricos que lo saben usar, les va bien; los pobres, que no lo saben usar, no tienen capacidad para distinguir”.

(Con información de El País)

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rolando dijo:

    muy muy interesante esta apreciasion, a pesar de su edad es un tipo de hoy y con mucha vision de futuro

  • shylpheed dijo:

    hola

    es que muchas veces olvidamos que la red es una selva, donde conviven muy buenas cosas y muy malas cosas, hacia ella iremos como les sucedio a nuestros ancentros neandertales que aprendieron a cazar mamuts sobre la prueba y el error.

    saludos cordiales

  • alberto dijo:

    La televisión ….ha enseñado a hablar a masas de campesinos, obreros….Internet es lo contrario: a los ricos que lo saben usar, les va bien; los pobres, que no lo saben usar, no tienen capacidad para distinguir”.

    La soledad es una anecdota, lo realmente interesante que nos dice Eco -al menos a mi- es lo que acabo de citar. Otra brecha. Y cuando las asumamos ¿ya será demasiado tarde?

  • Ramón Ramos dijo:

    Umberto Eco ,un sabio de la vida ,su filosofia está a tono con los nuevos tiempos ,no ha dicho nada mas que la verdad ,internet es una herramienta muy útil para unos ,pero para la mayoría un aislamiento total de la realidad .

  • El Observasdor de Ampere dijo:

    Yo sólo puedo por el momento solidarizarme con Umberto Eco y con la opinión gráfica del caricaturista argentino Quino, autor de Mafalda , y traducir a continuación de forma escrita lo que irónicamente y gráficamente este último hace ver sobre como actualmente, por gran desgracia, se están fomentando EQUIVALENCIAS NEGATIVAS en los niños y adolescentes del mundo por las partes negativas de Internet, de la Televisión y de la familia, etc. O sea, se están fomentando las siguientes EQUIVALENCIAS NEGATIVAS:

    -PIERNAS con AUTOMOVIL
    -CEREBRO con COMPUTADORA
    -CONTACTO HUMANO con EL USO PRIMORDIAL O EXCLUSIVO DEL TELÉFONO Y/O EL CELULAR…….
    -CULTURA con OBSERVACIÓN DE PROGRAMAS TELEVISIVOS MEDIOCRES, DONDE MUCHAS VECES APARECEN INTERVENCIONES DESFACHATADAS DE TRASVESTIS Y “CONEXOS”, ETC.
    -IDEALES, MORAL Y HONESTIDAD con BASURA.
    -EL PRÓJIMO A QUIEN AMAR con UNO MISMO.
    -DIOS con DINERO (ESPECIALMENTE CON EL DÓLAR).

    Nota:_ Quino, el caricaturista argentino autor de Mafalda, desilusionado con el rumbo que está tomando el mundo en cuanto a valores y educación, expresó así su sentimiento al respecto….¡Brillante! ¡Qué tristeza, pero desgraciadamente es una realidad actual…….!
    La genialidad del artista Quino produce una de las mejores críticas sobre la educación de los hijos en los
    tiempos actuales….. Padres de Familia, Maestros, amigos: Reflexionemos, los invito a compartirlo.
    ¡REFLEXIONEMOS, cara………..,qué se nos acaba el mundo!

  • lazaro dijo:

    porque negarnos a internet, seria como negar la evolucion, ahi vamos aunque no querramos, que pena no se entienda internet desde una nueva semiotica

  • Diego M. Vidal dijo:

    Es el mismo que entrevistó el diario La Nación de Argentina? Umberto Eco: La Universidad debe ser “para una elite”
    El escritor y filósofo declaró en España que la educación superior debe acotar su acceso porque ese es uno de los problemas educativos…
    http://www.lanacion.com.ar/1585080-umberto-eco-la-universidad-debe-ser-para-una-elite

  • Rosa Maria Sanchez Martinez dijo:

    La cultura es hoy más libre, el placer de conocer nuevas cosas a través de un libro, la televisión, el internet u otro medio de tecnología actual, se tienen más herramientas de apoyo para el estudio, de investigación para la vida misma, pero no es bueno abusar de la tecnología que nos lleven al aumento del aislamiento o perder el contacto con las personas.

  • Rosa Maria Sanchez Martinez dijo:

    SALUDOS:
    La cultura es hoy más libre, el placer de conocer nuevas cosas a través de un libro, la televisión, el internet u otro medio de tecnología actual, se tienen más herramientas de apoyo para el estudio, de investigación para la vida misma, pero no es bueno abusar de la tecnología que nos lleven al aumento del aislamiento o perder el contacto con las personas.

  • venustiano ocampo terán dijo:

    Saludos

    Es muy cierto lo que el autor autor Humberto Eco sobre la internet que uno mismo se va aísla de la gente cuando empezamos a navegar por internet. El internet pude ser muy útil pero también puede transformar a los usuarios en inutiles por que ya no leen libros o buscan información. Ahora todo lo buscan en internet.

  • Roxana de Cantarely dijo:

    Sin duda un análisis semiótico y además con un estilo sencillo para decirnos que el internet es una herramienta útil que debemos aprender a utilizar sin embargo no puede equipararse al libro. Me encantaron estas líneas “…a nadie se le ocurre darle la [Enciclopedia] Británica a un niño…”…la sabiduría que da el sentido común y la lógica va más allá de toda la globalización del mundo.

  • Rosa dijo:

    Me gusta el comentario, solo que quien oye, no quiere escuchar, quien mira no ve, quien lee no comprende. Y el afán cotidiano ni deja pensar; menos opinar

  • benito dijo:

    Internet es libertad individual y definitivamente una de las puertas por la que entraremos al tercer milenio y desgraciadamente en Cuba aun no se entiende por parte de las autoridades retrogradas. Expresiòn del diversionismo ideologico intrinseco.

  • polovcl dijo:

    estoy muy de acuerdo con el internet en cuba y que cada cual se ocupe de su trabajo con la limitaciones que se impongan a esto sobre los programas subversivos en contra de la revolución. por poner un ejemplo de los grandes paises, tienen sus limitaciones en cuanto a su uso. solo que se habla de las partes que siempre nos conviene los policias existen en internet como por la calle atrapando ladrones. eso si hay que preparar a los hombres y al pueblo, para que puedan utilizarlo como de verdad se tiene que hacer.

    el avance tecnologico es innegable mas ahora que tenemos oportunidades de nuevos paises invercionistas, en nuestro pais hay muchos intelectuales que estan con las manos cruzadas desperdiciando su intelecto en otras actividades, intelectuales que estudiaron en rusia ingenieria electronica, idioma y estan detras de un buro contando pesetas. HABRAMOS LAS PUERTAS.
    LA REVOLUCIÓN NECESITA DE CAMBIOS AUN MAS GRANDES Y SEGUIREMOS TRIUNFANDO Y DEFENDIENDO POR LO QUE LUCHARON DESDE LOS MAMBISES HASTA LOS REBELDES. NUESTRA JUVENTUD ASI LO ESTA DEMOSTRANDO. DEMOS LA OPORTUNIDAD A ESTOS JOVENES PARA QUE SE SIGA LA LUCHA. QUE HOY NO ES CON ARMAS ES CON IDEAS. “SON MAS PODEROSAS LAS IDEAS QUE LAS ARMAS”

    POLOVCL.

  • Patrick dijo:

    Tiene mucha razón con el artículo este. Esta tecnología puede ayudar y puede desfavorecer, todo depende del uso que se le de a esta, pero no es una justificación para poner limitaciones al pueblo y hacer casi imposible el acceso para las personas de las sociedad que no tienen 4.50 cuc para acceder una hora o que no están favorecidos desde entidades estatales.
    Acaso la tecnología armamentista no es dañina? Nos preparamos o no para la guerra? Todo depende del uso que se les de, no se debe abusar de esta pero no debemos excluir la internet para los cubanos que ansiamos hacer uso de los beneficios que esta aporta aunque tengamos que protegernos de los daños que pueda causar.

  • jose dijo:

    Yo pienso que la Internet es muy necesaria para cada habitante de nuetro país, esta proporciona ayuda de todo tipo para personas que deseen adquirir cualquier información, se dice que la internet se ha convertido en un sitio espiatorio, eso no deberia ser porque cada persona deberia tener su privacidad, no obstante hoy en dia estamos tan necesitados de ese servicio lo digo por nuestro pais y aunque este ya este en varios lugares de Cuba las llamadas salas de navegacion, el costo que requiere una hora en internet equivale a 4.50cuc que es mucho pedir para muchos de nuestros bolsillos, desearia que esto se tuviese en cuenta para que todos en Cuba puedan acceder con facilidad a la Interenet.

  • Reinier dijo:

    Es cierto que internet como casi todo tiene beneficios y prejuicios, pero tambien es cierto que cada ser humano es un ente individual y tiene derecho a escoger lo que crea conveniente siempre y cuando no perjudique a otro. A ningun dirigente se le ocurre prohibir en un pais que las personas manejen un auto porque pudiera chocar a alguien, pienso que en ese sentido(internet) nos estamos quedando atras con respecto al mundo y a quien menos nos conviene es a nosotros mismos. En mi trabajo dependo en un 50% de esta herramienta y tengo que sufrir un sin numero de dolores de cabeza por las absurdas restricciones que tengo, por favor acabemos de abrir los ojos y demonos cuenta de que nosotros mismos nos estamos poniendo la soga al cuello

  • Joan dijo:

    En la aldea global, Internet es la calle, y en ella Ud. puede encontrar de todo, desde bellos barrios residenciales hasta favelas, y gente de todo tipo. Igual que en las calles de su barrio, o su ciudad, debe cuidar de donde se mete y con quien habla… solo eso. Es la vida en otra dimensión. Nada de eso nos releva de la responsabilidad de cuidar de nuestros pasos y nuestros actos.
    El artículo es muy interesante, pues con el auge de la modernidad, los formatos más antiguos (el libro, la cinta cinematográfica) son los más diuraderos y estables. En video, la contínua migración de formatos, inducida, entre otras cosas, por intereses mercantiles, ha sido una verdadera desgracia. Yo mismo tampoco se cuanto me va a durar una memoria USB, con el agravante de que cada día son más grandes y se pierde más. Sin embargo, no queda más remedio que asumir el reto del cambio in crescendo y enfrentarlo, son los tiempos en que nos ha tocado vivir. Ojos que no ven corazón que no siente, los jóvenes que no vivieron las cosas de nuestra juventud no las extrañan. Sin embargo, a mi también me gustaría habert conocido unas cuantas con anterioridad. C’est la vie!

  • Alejandro Arévalo dijo:

    Carl Sagan decía que cada vez que los humanos hacemos un descubrimiento corremos el riesgo de autodestruirnos con él. Digo yo que a mayor número de involucrados mayor riesgo y mayor tiempo de asimilación pero también mayor margen de utilidad.

Se han publicado 19 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también