Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Empresas, Lucas y otros demonios…

| 218

Lucas 2012 Hace días que estoy por escribir este artículo, y cual trabajo del más exigente orfebre lo he redactado más de un millar de veces en mi cabeza, tratando de buscar las palabras exactas, sin temor a equívocos, tratando igualmente de no herir innecesariamente, y lo más trascendental: lograr ser objetivo desde mi punto de mira. Y es aquí donde la ola se rompe, pues con sana y necesaria franqueza, la objetividad en el ejercicio de la crítica es una cuestión bien cuestionable, al menos para mí.

Mucho se ha hablado, y se seguirá haciendo, sobre la música cubana y su ¿matrimonio? con los medios de comunicación en nuestro país. Y pregunto: ¿Reflejan nuestros medios, al menos los más populares (radio y TV) la grandeza de la música que nos une? Mi respuesta es no, sin vacilar, pero tampoco he sido el descubridor del fenómeno en cuestión; más allá de uno, dos o hasta tres culpables, valdría la pena repensar si lo que estamos validando hoy, no se convertirá en el fatal boomerang del futuro, culturalmente hablando.

Hace unos pocos días, conocí a través de un amigo y artista argentino, la disposición judicial y aduanera en la Argentina, que regula sobre la salida del país del instrumento musical más típico en su historia musical: el bandoneón. Es decir, no puede sacarse así como así un bandoneón de aquel país, sin debidas y justificadas razones, ya que eso atentaría en contra de su cultura popular y, por ende, podría significar a largo plazo un cáncer cultural que, dada mi comparación, tendría efectos irreversibles para los creadores de la milonga y el tango. Dicho de otro modo: tango y milonga se quedan ahí, a donde pertenecen por derecho propio, junto a Piazzolla y Gardel, quien quiera verlos tendrá que ir, irremediablemente.

En los grandes y pequeños shows turísticos de la mayoría de los países sudamericanos, con honda tradición folklórica, se consume merengue, plena, bomba, vallenato, cumbia, calipso, rancheras, reggae, salsa, joropo, bolero, danzón… Si comparamos, la respuesta que muchos de Uds. darán al respecto no atentará contra la mía.

¿Entonces qué pasa en Cuba? ¿Por qué esta total indiferencia cultural y mediática?

Creo que habría que analizar, en primer lugar, el hecho de la pirámide social cubana, la cual está invertida -desafortunadamente- desde hace unos pocos años, y que más allá de dañar el bolsillo del cubano profesional y trabajador, repercute de forma introspectiva y retrógrada en la formación de verdaderos valores artísticos. ¿Quiénes frecuentan los centros nocturnos cubanos? ¿Acaso médicos, periodistas, poetas, ingenieros, profesores, ejecutivos? Sabemos que no.

¿Hacia quiénes van dirigidos los chistes de sub-mal gusto de muchos de estos lugares? No hay que dedicar cinco o seis largos años de carrera para darse cuenta del fenómeno en cuestión, como tampoco de una lamentable regla entre la oferta y la demanda: el que paga, manda. Y aquí radica uno de los puntos neurálgicos del problema, pues desde esos malos chistes, la decoración y hasta la mala música ofertada en disímiles lugares, estos están diseñados para satisfacer a aquel cliente de bajo nivel, que quiere verse reflejado en cada una de esas propuestas y, donde, por desgracia, es mayoría la que asiste. Paradójicamente hay una minoría que asiste pero como grupo minoritario, no dicta sus patrones culturales y de gusto; es la misma que levanta día a día el sueño de país que queremos mantener. Es por ello que la marginalidad, la “guapería”, las malas palabras y demás, repletan la inmensa mayoría de los centros nocturnos de La Habana.

Otro factor a tener en cuenta, es la no presentación en hoteles (al menos en La Habana, donde vivo) de orquestas bailables de primer nivel. ¿Qué propuesta cultural como país le hacemos a quienes nos visitan buscando desesperadamente la Isla de la Música, si no la hay en sus hoteles? ¿Será verdaderamente corrupto? ¿No hubiera sido inteligente derogar también esa absurda y anacrónica prohibición? Músicos cubanos recientemente nominados al Grammy Latino, como Eliades Ochoa y Van Van, inalcanzables ejemplos de cubanía y autenticidad, ¿no pueden tener un show en alguno de estos conocidos e importantes hoteles? Ahora bien, si me dijeran que por el contrario, estos artistas no actúan en hoteles pero que el visitante los puede encontrar en otros espacios, me estarían haciendo el mejor cuento para niños jamás escuchado. ¿Quiénes inundan los mejores espacios nocturnos de la ciudad? No son los Van Van, ni Aragón, la Camerata Romeu, ni Yoruba Andabo, ni Ernán López-Nussa, ni Anacaona… por desgracia. Es penoso y vergonzoso recrearse leyendo en alguna publicidad callejera en cualquier esquina de La Habana los impronunciables nombres de quienes actúan en nuestra ciudad, salidos quizás del imaginario creativo de Jim Henson; creo que nada tienen que envidiarle a la saga de los Muppets aquellos que se inmortalizan en lo nocturno de nuestra ciudad.

Por mi trabajo, recibo a diario muchísimos demos de diversos proyectos de cualquier parte del país. Casi todos tienen una fatalidad mortal: no tienen empresa. Trova, danzón, jazz, clásica y más, se derrumban ante la pujante selección natural de las especies, llevada a cabo por nuestras entidades, por desgracia… Como normativa para evitar el intrusismo profesional, se llegó al acuerdo de que en los medios de difusión cubanos no podrían ser entrevistados aquellos músicos que no pertenecieran a ninguna empresa artística, o centro de la música. Válido, para preservar nuestro patrimonio, ¿pero otro cuento de hadas? ¿Cómo es posible que graduados de escuelas de arte lleven años tratando de pertenecer a una empresa, para poder trabajar y ser entrevistados para difundir su arte, y no puedan? Pero el fenómeno se torna más preocupante cuando todos los cubanos vemos a diario con bombos y platillos en TV u oímos en la radio, a Rin Tin Tin el Látigo del Diezmero hablando de su nuevo video clip, la grabación de su nuevo CD y un concierto en el Salón Rojo del Capri, y ¡con empresa además! Es entonces cuando lo que se creó para buscar justicia y equidad, se torna un lastre, un freno, un antro de vicios y contradicciones para con la música genuinamente cubana. ¿Saben Uds. con qué vergüenza debo decirle a un excelente trovador de Ciego de Ávila que no puedo llevarlo a mi espacio de TV, porque no tiene empresa? ¿Saben aquellos que torturan a la música cubana cuánto esfuerzo le llevó a la Revolución formar un músico, para que no pueda formar su propio proyecto con calidad? Valdría la pena debatir si estamos abogando por el facilismo, por el no paso por escuelas de arte, o si estamos proponiéndole a los jóvenes que el camino más fácil será recompensado…

Otro punto es la visualidad, el hecho que pasa inadvertido para muchos, o al menos eso parece. Hace unos meses se desató una polémica en torno al compositor Osmani García, a raíz de un tema suyo llevado a cuanto termómetro televisivo apareció en su camino, pero ¿fue Osmani quien organizó esta campaña? ¿Es Osmani García dueño de los medios de comunicación de nuestro país? Hasta ahora creo que no, si no han cambiado las cosas. Pero el garrote cayó sobre Osmani cual feroz espada de Damocles, en él se expiaron todas las culpas habidas o por haber, como reza el dicho. Ojo: zapatero a su zapato, por lo que no debe culparse al autor en cuestión de que su tema fuera divulgado hasta la saciedad en los medios. ¿Por qué entonces botamos el sofá en este caso? ¿Quién permitió y autorizó la salida en TV de ese tema, el propio Osmani? ¿Quién sacó de contexto un clip cuya pretensión era ser exhibido en lugares específicos para un público reducido y adulto, y no en la TV nacional? Cuidado, no confundamos responsabilidad y ética con ignorancia, ni nos limpiemos de polvo y paja como si el clip hubiera llegado solito y caminando al master para ser transmitido, y se hubiera insertado él mismo y sin ayuda de nadie en la máquina reproductora. Pero a estas alturas, otro cuento de hadas no vendría nada mal…

Pero así sigue sucediendo, y no cambia nada. Muchas casas discográficas se quejan de la desleal competencia audiovisual; de hecho muchas están produciendo DVDs de conciertos, documentales, más no video clips, en respuesta -quizás- a la sequía de premios que han obtenido en los Lucas por años. ¿Es justo que veamos y consumamos lo que no nos representa, ni es grabado por las disqueras cubanas? ¿Es fidedigno el panorama audiovisual que nos ofrece nuestra TV con lo que suena realmente en Cuba? Por supuesto que no. ¿Por qué prohibir un clip como Ser de sol, de Buena Fe, acaso las telenovelas cubanas no abordan ya la homosexualidad como si viviéramos en Holanda?

Alguien dijo recientemente que la mayoría de los clips cubanos reflejan cubanía… y discrepo. La mayoría de estos aluden a escenarios nada cubanos, ni realidades: el uso exacerbado de la violencia visual como código bien arraigado en culturas ajenas son parte del cliché que martiriza al clip en Cuba, como escenas de mafiosos con guardaespaldas, ¿o debía mejor decir que son copias idénticas del trabajo de músicos como Don Omar o Wisin y Yandel? No creo que el uso de sobretodos, gabardinas, chaquetas de cuero, armas, el crudo invierno, la calefacción, escaleras de incendios y demás, definan nuestra insularidad y nuestro ardiente verano y potencien al clip cubano como una verdadera reafirmación cultural. Por supuesto, hay propuestas bien robustas en cuanto al desarrollo de otro lenguaje visual, justificado, con una fortísima dirección de arte, y de actores, pero son las menos exhibidas, las menos vistas.

Es menester saber que músicos de amplísima trayectoria como Rubén Blades, afirman que miran la música cubana con respeto; así lo dice igualmente Gilberto Santa Rosa, lo dijeron en su momento Ralph Mercado y Tito Puente, lo confirman Julieta Venegas, Zucchero y Fito Páez ahora en La Habana. Lo plasmaron hace más de una década Win Wenders y Ry Cooder. Diego el Cigala lamenta no ser cubano, y Herbie Hancock reverencia a Chano Pozo y a Chucho Valdés. Fernando Trueba no niega su amor por nuestra música, y Claudio Abbado no puede dirigir sin que haya cubanos en sus orquestas… ¿Por qué entonces, sabiendo de estas y otras anécdotas, miramos hacia fuera y no hacia dentro? ¿Tendrá razón Buena Fe cuando afirma que tiene un catalejo que mira hacia la Luna y Plutón, pero no puede ver su meñique del pie?

Hay quienes juegan con fuego cuando de música se trata, pero recordemos quiénes salen corriendo primero del barco cuando este se hunde…

(Tomado de Cubarte)

Se han publicado 218 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Potencier dijo:

    me gusta

  • jose dijo:

    Genial, lo mejor que he leído en Cubadebate y en la prensa cubana en general, en mucho tiempo. Mil Felicitaciones para el autor de este excelente artículo.

  • Juno dijo:

    muy buen articulo!!!!!! concuerdo contigo al 100.

  • Isito dijo:

    Y quien fue este valiente??? estoy totalmente de acuerdo con todo lo que expuso..
    Felicidades por tal valentia y ojala se tomen cartas alguna vez en este asunto.
    Yo particularmente me quedé esperando premios en los Lucas, que nunca vi. se lo llevaron otros que no se ni quienes eran.

  • tomas dijo:

    Buen articulo,menos mal que alguien tiene pantalones para escribir eso

  • russia dijo:

    aqui si hay tela por dende cortar.

    saludos

  • Guajiro dijo:

    Muy fuerte el artículo,es un tiro certero al centro de la diana, se identifica la causa en los primeros párrafos, la pirámide invertida no solo la social , la laboral , y todas las consecuancias que acarrea, los valores de antaño ya no son bienvenidos, como la honestidad , la humildad , el respeto hacia los demás, sólo interesa el poder adquisitivo, la imágen sostenida en valores materiales, no importan de donde vengan, y así se fomenta el mal gusto,la violencia como consigna y como dice el autor la base de la sociedad que son sus trabajadores , técnicos y profesionales no participan en los principales escenarios culturales.

  • Sangre Azul dijo:

    Muy buen articulo,nada mas que agregar

    • Massiel dijo:

      YO SOLO TENGO UNA PREGUNTA PORQUE YO NUNCA HE PODIDO ASISTIR A UNOS PREMIOS LUCAS SOLO PORQUE NO TENGO NINGUN FAMILIAR NI AMIGO QUE TRABAJE EN UN CENTRO DONDE SEAN REPARTIDAS LAS ENTRADAS???????? SI PORQUE DE NO SER ASI COMO LAS PUEDO ADQUIRIR A QUIEN SE LE HABRA OCURRIDO SEMEJANTE IDEA JAJAJAJAJ…….AH TENGO 16 AÑITOS

  • duncan dijo:

    BRAVO ONI!!!!!!! DESDE CUANDO ESPERABA UN ARTICULO COMO ESTE, ME ALIVIA SABER QUE LA LUCHA YA ES DE MUCHOS…DUNCAN

  • Noelvis dijo:

    Saludos a los foristas.

    Oni… con acervo cultural no cuento para hacer una apreciación de tu escrito….creo que tildarlo de SIMPLEMENTE GENIAL…haría quedarme corto con todo lo que quisera expresarte o aplaudirte. Soy informático y mi respuesta sería que a personas como Ud. habría que darle COPIA y PEGA indefinidamente, a ver si llenamos de inteligencia y conciencia a aquellos que se encargan de difundir nuestra música. Sinceramente ha sido corroida por dentro (nuestra música) y ya hace un tiempo afloran las manchas de óxido que parecen indetenibles. El lenguaje vulgar, chabacano, violencia física o de género exacerbada, incitación a la indisciplina, textos de canciones carentes de coherencia, sentido, fluídez y un largo etcétera…camine por el boulevard de obispo, 4 musicos con guitarra en cada centro gastronómico, EN DIVISA CLARO!!! y todos cantando las mismas canciones, sin aportes, sello distintivos o algo que los haga salir de lo burdo y repetido, marcando una muy mala imagen de nuestras tradiciones. Hubo un momento en que proliferaron grupos de música bailables que eran todo un zoológico, el zunzún de la salsa, el elefante de la salsa, etc…hoy el reggaeton ha puesto la tapa al pomo, me sobrarían dedos de una mano para enumerar dentro de ese género que sirve o al menos puede ser medianamente escuchable. Guerra sin cuartel, cierre de puertas, un NO rotundo, Críticas crudas y sin tapujos ni piedad,a todo eso que intenta pulular haciendo del facilismo musical su manera de llenar el bolsillo y ganarse una FAMA. GENIAL artículo, debiera publicarse en toda nuestra prensa escrita.

    Gracias y buen dia.

  • yelaine dijo:

    Felicidades a quien escribio el articulo, lo mejor que he leido sobre el tema….

  • Odilen dijo:

    Exelente artículo..solo falta que lo lean los que pueden cambiar esta realidad….
    Saludos

  • Jorge dijo:

    Muy bueno el artículo, creo que ha sido, a mi modesto entender muy certero, muchas veces buscamos la culpabilidad de las promociones culturales en los artistas y son los propios medios, que son propiedad del estado, quienes se hacen responsable de su promoción, no siendo reflejos estos de nuestra real música cubana, lo más autentico de nuestros creadores; creo que valió la pena que demoraras en escribir porque realmente distes en el blanco.

  • Ariadna dijo:

    Excelente artículo. dando en el mismisimo centro del problema. ahora yo me pregunto: ¿Alguien que pueda hacer algo por resolverlo, lo leerá? ¿Alguna vez saldremos de esta plaga que está acabando con nuestra riquisima cultura?
    No creo.Las cosas van de mal en peor
    Punto y basta

  • CS dijo:

    EXCELENTE ARTÍCULO!!!!

  • Voz popular dijo:

    ¿Ustedes saben lo que es la payola?. Creo que ahí tienen la respuesta. Pregunten a algún artista mexicano que es la payola. Es nada mas ni nada menos que “el artistas” o sus representantes le pagan al un dinero (soborno) al empresario de la radio o la televisión para que le hagan propaganda a sus temas. Además pienso que sería recomendable hacerles un examen público de cultura cubana a todos los funcionarios del ICRT. Ya verían que sorpresas se llevarían. No pueden tener de funcionarios en el ICRT a personas que no sienten ni aprecian a la cultura cubana.

  • duncan dijo:

    BRAVO ONI!!!!!MENOS MAL QUE NO ESTAMOS SOLOS EN ESTA LUCHA…SALUDOS DUNCAN

  • CS dijo:

    Excelente artículo!!!!

    Debe publicarse en todos los medios de Prensa y exigir a quienes corresponda tomar nota y accionar para revertir la lamentable situación que acá se denuncia.

    Con horror vemos crecer una plaga de adinerados y vulgares elementos que se proclaman artistas y lo más triste se le abren las puertas cerradas al genuino talento.

    Deja ver si tengo suerte y me publican pues está bien dificil lograrlo….

  • Marcel dijo:

    Oni, 100% de acuerdo contigo, el problema es que es que cómo decía Máximo Gómez: “el cubano si no llega se pasa”
    Análisis como estos son los que necesitamos en la mesa redonda, el ntv o en la prensa cubana y no los mismos informes de “arriba”, con supuestos cambios o “noticias” de que próximamente se cumplirá el plan de producción de X producto.
    A eso se llamó en esta asamblea a que la prensa juegue el papel que le toca, que hasta ahora no pasa de lo trivial y lo superficial.
    Saludos

  • Avner dijo:

    hmmmmmmmm….

Se han publicado 218 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Oni Acosta Llerena

Oni Acosta Llerena

Musicólogo. Realiza programas de crítica y promoción musical en la TV y la radio cubana. Colabora con Cubadebate

Vea también