Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Nos han quitado todo salvo la rabia

| 9

A mediados de octubre de 2011 en 951 ciudades de 82 países repletan las calles multitudes cuyo denominador común es la indignación.

Desde fines de los años ochenta en América Latina repletaban ciudades y campos movimientos sociales cuyo lenguaje era la furia.

A latinoamericanos y caribeños se nos llamó facinerosos, turbas, hordas, pero a la larga rompimos la dictadura política liberal y orientamos nuestra región hacia la izquierda.

A europeos y estadounidenses se los llama Indignados, pero son africanos quienes derrocan dictaduras en Egipto y Túnez y enfrentan a la OTAN en Libia y asiáticos quienes combaten los ejércitos del dólar y del euro en Afganistán, Iraq, Pakistán y Bahrein.

La tarea del Tercer Mundo es hacer las revoluciones que el Primer Mundo jamás emprende o concluye.

¿Qué es la indignación? ¿Se disipará como la rabieta de las contraculturas de los sesentas? ¿Estallará en el relámpago revolucionario?

Todo sistema pretende funcionar en beneficio de todos y concluye funcionando para sí mismo. Un sistema es una ficción que se sostiene sobre la credulidad de sus víctimas.

Cuando la contradicción entre farsa y realidad se hace evidente, la resignación deviene imposible. La indignación es la resignación que desborda el vaso.

Científicos suizos revelan en New Scientist (19/10/2011), que 147 corporaciones dominan la economía global; que 88% de ellas son instituciones financieras como Barclays Bank; JP Morgan Chase; Merill Lynch; Deutsche Bank; Credit Suisse; Goldman Sachs; Morgan Stanley; Mitsubishi Group; Société Générale; Bank of America y Lloyds. Que en su mayoría son estadounidenses o inglesas. Que tras la última crisis diez empresas acaparan más de la tercera parte de la propiedad de Estados Unidos.

Estos dueños del mundo usan el poder político, el militar y el mediático para devastar la naturaleza, incrementar sus riquezas, hacerse inmunes a los impuestos, lucrar fabricando armamentos y declarando guerras de pillaje, descargar sobre los trabajadores el costo de crisis y rescates financieros y condenarlos a la sobreexplotación, el desempleo y la perdida de todos sus derechos sociales.

Nos han quitado todo salvo la rabia.

Legítimo es indignarse, siempre que la furia se convierta en conciencia, ésta en planes y los planes en hechos.

Pero de la indignación al hecho hay mucho trecho.

Camino por la Plaza del Sol en Madrid: Entre el vendaval de consignas, sobresalen algunos temas: protesta pacífica, evitar relación con partidos o sindicatos, no votar por partidos del status, desconfiar de programas u organización.

Pero muchas de las peticiones parecen programas partidistas o sindicales: derecho a una vivienda digna, aplazamiento de hipotecas, reforma fiscal favorable para las rentas más bajas, sanidad pública, gratuita y universal.

Decía Einstein que el más evidente síntoma de locura era esperar resultados distintos de la misma conducta. Pretender que manteniendo el capitalismo eliminaremos los males del capitalismo es la más evidente señal de esquizofrenia.

Me indigno contra los Indignados, que durante tanto tiempo se resignaron.

No se trata de suplicar a los parlamentos leyes que moderen la usura y cobren la modestísima Tasa Tobin de 0,1% sobre las ganancias del capital financiero: se trata de convertirse en legislador y prohibir como crimen de lesa humanidad la especulación y la explotación.

No se trata de implorar empleo al 1% que se ha apropiado de las empresas y bienes creados por el trabajo del 99% de la humanidad: se trata de expropiar a los expropiadores, asumir el control de los medios de producción y hacerlos funcionar en beneficio de quienes los crean y trabajan en ellos.

No se trata de suplicar educación gratuita, sino de garantizar que la formación profesional y científica que se imparta para todos sea además ejercida en beneficio de todos.

El problema no es plantear peticiones al poder sino convertirse en poder y cumplirlas.

El capitalismo no dejará de ser explotador, alienante y asesino cuando se lo pidan, sino cuando se lo impidan.

(Tomado del blog del autor, con el título “Me indigno, luego existo”)

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Francisco A. Domínguez dijo:

    “Todo sistema pretende funcionar en beneficio de todos y concluye funcionando para sí mismo. Un sistema es una ficción que se sostiene sobre la credulidad de sus víctimas.”

    Ahí está el problema; que los remedios muchas veces son peores que las enfermedades.

    “que 88% de ellas son instituciones financieras como Barclays Bank; JP Morgan Chase; Merill Lynch; Deutsche Bank; Credit Suisse; Goldman Sachs; Morgan Stanley; Mitsubishi Group; Société Générale; Bank of America y Lloyds”

    Pues claro, en la escalera de explotación ellos ocupan el escalón más alto.

    “Nos han quitado todo salvo la rabia.”

    De momento: pronto se anunciará rabia en la televisión, se pagará por entrar a una plaza a sacarse la rabia, y se cotizará en bolsa la rabia.

    “Pretender que manteniendo el capitalismo eliminaremos los males del capitalismo es la más evidente señal de esquizofrenia.”

    Estoy de acuerdo: el problema sigue siendo la explotación. De momento cada vez que se ha tratado de eliminar la explotación del capitalista ha sido sustituida por la explotación de los burócratas ineficaces, los dirigentes corruptos, y los vagos y ladrones dispuestos a robarle a los trabajadores. Y olvídense, no hay un Che Guevara en cada uno de nosotros. Por mucho que se nos pida ser como el Che, Che solo hubo uno… y un Martí… y un Ghandi… u un Jesús Cristo. No es que los seres humanos seamos malos, sino que aquellos que somos buenos lo somos demasiado, al punto de hacer el papel de… ingenuos.

    “Me indigno contra los Indignados, que durante tanto tiempo se resignaron.”

    Yo me indigno porque mientras estaban gozando la dulce vida todo les parecía maravilloso.

    “se trata de expropiar a los expropiadores, asumir el control de los medios de producción y hacerlos funcionar en beneficio de quienes los crean y trabajan en ellos.”

    Con esto yo estoy de acuerdo… siempre que se evite que los burócratas, los dirigentes corruptos y los vagos y ladrones sean los beneficiados.

    Democracia radical… que es una redundancia.

  • Rufino Marín dijo:

    Totalmente de acuerdo. Pretender un capitalismo bueno y humanizado, más que una utopía es una entelequia.

  • Arturo Ramos dijo:

    De eso se trata.

    La producción de bienes y servicios en el capitalismo tiene como fin esencial la obtención de plusvalía.

    Los principales medios de producción, producen no para el beneficio social, sino para que sus propietarios obtengan plusvalía.

    Entender esto es esencial. Nunca será de otra forma en este modelo. Y si se obtiene plusvalia en un escenario de muerte y desgracia. Al diablo.

    Los multimillonarios están tan comprometidos con el desarrollo social como los grillos y los espantapajaros.

    El sistema político contemporaneo, cuyos principales actores son millonarios, aspirantes a millonarios, o comprometidos con los millonarios hasta la médula no harán nada para ejecutar los cambios medulares que el momento requiere.

    Lo bueno es que la situación no tiene solución dentro del sistema. Lo malo de esto es que se puede llevar consigo a la propia humanidad.

    Luz para los indignados.

  • Goran dijo:

    Nada más que agregar y totalmente de acuerdo con lo que expresa en su artículo periodístico el Sr. Luis Britto García.

  • americo olivares dijo:

    Yo felicito a todos los hermanos coterraneos, por su voluntad, esfuerzo, perseverancia,dedicacion, sacrificios, para salir de abajo, de la pobreza, pero lamentablemente, no todos tenemos esas virtudes, ni tuvimos, iguales oportunidades, habilidades y destrezas, dones, mentales,espirituales, fisicas, motoras, laborales, profesionales, en el tiempo se fue disgregando, apartando al pobre, poniendoles obstaculos, limitaciones, eso ocasiono el desorden social, la exclusion social, el resentimiento social y por supuesto la brecha o diferencia social, con el empobrecimiento y carencias de la gran mayoria, eso fue lo que dejo esa “Democracia” Esos hermanos que hoy ven, viviendo en los cerros, barrios enranchados, esos fueron los sitios o lugares inhospito, a donde los llevaron, sin servicios publicos, a donde la oligarquia, en conchupancia con los politiqueros o gobernantes de turno, los arinconaron y pusieron a vivir indignamente, eso fue lo que dejo como herencia como macula, esa mal llamada democracia que se mantuvo por 40a, dejando tanta podredumbre y miseria humana, en un pais rico, por los cuatros costados, con pocos habitantes, era la epoca de la bonanza. Eso es lo que yo no le perdono a esa “democracia” a sus gobernantes titeres, opresores, que permitieron la postracion, atraso, cultura y herencia aberrante, denigrante, humillante, excluyente, cuando se podia hacer mas por la mayoria, para q nuestra patria, pasara al desarrollo y al bienestar social q todos nos merecemos, como seres humanos. lo que se hace hoy, es lo correcto, gobernar para la mayoria, devolverle lo que le fue expropiado, saqueado a la mayoria, para resarcir y pagar esa afrenta y grave deuda social, que dejaron esos malos, mediocres e ineptos gobernantes, que solo gobernaron para la minoria, para la burguesia, que luego impusieron una oligardemocracia, gobierno de los ricos,dado para oprimir, saquear, especular, estafar, explotar y hambrear al pobre.

  • maria dijo:

    Sostengo lo dicho antes, los indignado europeos no son para algo un elemento que promulgue cambios y no por que pueda dudar de su indignación que probablemente sea mucha, no es por supuesto lo mismo indignarnos en una plaza española, que protestar en otro lado del mundo. Es más probable para mí que los primeros se cansen y los segundos mueran en el intento. Es que hasta el hecho de poder pasear por una plaza llena de indignados y sacarles fotos a los protestantes y por supuesto ni siquiera intentar acercarse a una protesta en los países africanos para oler el sudor de los sí, muy castigados y humillados revoltosos, hace la diferencia de una indignación a la otra. Porque la causa es la misma, el capitalismo voraz y criminal, pero las victimas y su localización geográfica, no y por supuesto el primero, lograran el beneficio esperado, aunque sea a base de guerras y latrocinio, los otros serán más pisados o seguirán en la lucha por reivindicar los derechos hasta la muerte o lograr el éxito esperado. Mis mejores deseos para todos y con la esperanza permanente en los éxitos de la revolución bolivariana, para que algún día nosotros podamos dejar atrás la ira y el desconcierto. Buena reflexión, gracias Brito.

  • carlos e. bischoff dijo:

    Pediría a los cros. de La Pupila Insomne, trasladar a este lugar mi comentario sobre el artículo del cro. Luis Britto García.
    Gracias.
    Chau

  • Juan Bautista Serrano dijo:

    Yo también siento rabia, estoy indignado y boicoteado por estos amos del mundo; en concreto hoy además porque en una web muy fac-mosa, cada vez que escribo a favor de Palestina no me lo publican y me salen diciendo “Esta cuenta no está disponible temporalmente”, y así horas o días. Cada cual saque sus propias conclusiones. ¡Viva Palestina! ¡Viva Cuba!

  • Mario dijo:

    Aquí en Chile ha pasado algo de lo mismo respecto del clima de crispación social derivado del conflicto estudiantil. Resulta que muchos sectores de jóvenes, proclives a movimientos anarquistas principalmente, considera que el vandalismo en las protestas, es el camino para derrocar al estado; abominando de toda forma de organización y lucha política seria, para conseguir objetivos trascendentales. Por otro lado tenemos una serie de movimientos “light” como ecologistas, feministas, consumistas, etcétera, que a lo único que aspiran es que el estado les conceda “migajas” para mejorar su situación, pero que no contemplan el cambio social como una opción válida y moralmente pertinente.
    Afortunadamente sí existe un sector decidido a dar la lucha política para realizar cambios democráticos de fondo, logrando la movilización y alianzas de real envergadura que pongan en “jaque” al sistema, modificando su estructura, y bueno, para ver ¿que pasará?

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis Britto García

Luis Britto García

Narrador, ensayista, dramaturgo, dibujante, explorador submarino, autor de más de 60 títulos. En narrativa destacan “Rajatabla” (Premio Casa de las Américas 1970) y “Abrapalabra” (Premio Casa de las Américas 1969).

Vea también