Imprimir
Inicio » Opinión  »

De escépticos a cínicos

| 8

El escepticismo parece un buen refugio en tiempos en que ya se decretó el fin de las utopías, el fin del socialismo e incluso el fin de la historia. Es más cómodo decir que no se cree en nada, que todo es igual, que nada merece la pena. El socialismo habría devenido en tiranía, la política en corrupción, los ideales en intereses.

La naturaleza humana sería esencialmente mala: egoísta, violenta, propensa a la corrupción.

En ese escenario, sólo restaría no creer en nada, por lo que es indispensable descalificar todo, adherir al cambalache: nada es mejor, todo es igual. Ejercer el escepticismo significa tratar de afirmar que ninguna alternativa es posible, ninguna tiene credibilidad. Unas son pésimas, otras imposibles. Algunos medios, como ya fue dicho, son máquinas de destruir reputaciones. Porque si alguien es respetable, si alguna alternativa demuestra que puede conquistar apoyos y protagonizar procesos de mejoría efectiva de la realidad, el escepticismo no se justificaría.

En realidad, el escepticismo se revela, rápidamente, en la realidad, ser un cinismo, tanto el uno como el otro, una justificación para la inercia, para dejar que todo continúe como está. Aún más que el escepticismo-cinismo está al servicio de los poderes dominantes, que acostumbran emplear a esos otavi-nhos (1) dándoles espacio y empleo.

Su discurso es que el mundo está cada vez peor, al borde de la catástrofe ecológica -todo se desmorona- y otros cataclismos. Promueven esa visión pesimista, incitan al escepticismo y a sumarse a la inercia, que permite que los poderosos sigan dominando, los explotadores sigan explotando, los engañadores -como ellos- sigan engañando.

Por más que digan que todo está peor, que el siglo pasado fue un horror -como si el mundo estuviera mejor en el siglo XIX-, que nada merece la pena, no pueden analizar la realidad en concreto. Para no ir más lejos, basta contemplar América latina, tema sobre el cual la ignorancia de esa gente es especialmente acentuada. Imposible no considerar que el siglo XX fue el más importante de su historia, el primero en que la región comenzó a ser protagonista de su historia. De economías agroexportadoras se avanzó a economías industrializadas en varios países, a la urbanización, a la construcción de sistemas públicos de educación y de salud, al desarrollo del movimiento obrero y de los derechos de los trabajadores.

Pero bastaría concentrarnos en el período reciente, en el mundo actual, para darnos cuenta de que las sociedades latinoamericanas -el continente más desigual del mundo- o por lo menos la mayoría de ellas, avanzaron mucho en la superación de las desigualdades y de la miseria. Aún más en contraste con los países del centro del capitalismo, referencia central para los escéptico-cínicos, que giran en falso en torno de políticas que América latina ya superó.

Las poblaciones de Venezuela, Bolivia, Ecuador, están viviendo mejor que antes de los gobiernos de Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa. La Argentina de los Kirchner está mejor que la de Menem. El Brasil de Lula y de Dilma está mejor que el de Fernando Henrique Cardoso.

Pero el escepticismo-cinismo desconoce la realidad concreta, no conoce la historia. Es pura ideología, estado de ánimo, que da cabida a los poderosos, partido que escogieron, al optar por dejar el mundo como está.

Trata de difundir sentimientos de angustia frente a los problemas del mundo, pero es sólo un cebo para transmitir mejor su compromiso para que el mundo no cambie, continúe igual. Incluso porque la vida está bien buena para ellos que comen de la mano de los ricos y poderosos.

Ser optimista no es desconocer los graves problemas de todo orden que vive el mundo, no porque la naturaleza humana sea mala por esencia, sino porque vivimos en un sistema centrado en el lucro y no en las necesidades humanas: el capitalismo, en su fase neoliberal. Desconocer las raíces históricas de los problemas, no comprender que es un sistema construido históricamente y que, por lo tanto, puede ser desconstruido, que tuvo un comienzo, tiene un punto medio y puede tener un final. Que la historia humana es siempre un proceso abierto a alternativas y que triunfan aquellas que logran superar ese escepticismo-cinismo que lleva agua a su molino para dejar todo como está, apuntando a la acción consciente, organizada, solidaria de los hombres y mujeres concretamente existentes.

(1) Brasil, personajes típicos del neoliberalismo que promueven el desencanto de la izquierda para intentar imponer la idea del tango “Cambalache”: Nada es mejor, nada todo es igual.

* Sociólogo. Secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso).

(Tomado de Pagina 12, Argentina)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Emir estas claro, pero que muy claro.

  • Bolivar dijo:

    Gracias por esta luz, a veces en verdad pensamos que mas credivilidad tiene el cinico, el mentiroso, el aprovechador. Siempre debe haber una ventana para la esperanza de compartir la verdad, el estimulo de encontrarse con seres transparentes y lucidos en ideas para desenmascarar a los embusteros y oportunistas, sea bien venido esta lectura ” de escepticos a cinicos”. Gracias

  • Esgardo Iván dijo:

    Vale, buena valoración de estos dos fenómenos que son el escepticismo y el cinismo…Muy arraigado en nuestras sociedades gracias a los poderosos que ven su provecho en dejar el mundo como está, para contrarestar esto estamos nosotros los que no desconocemos los problemas del mundo pero que luchamos por un mundo mejor y posible y que nuestra meta debe ser vencer ese escepticismo-cinismo.

    Saludos, Esgardo Iván

  • gilberto dijo:

    Que lucido trabajo ! GRACIAS
    copy-paste y a mi facebook, con perdon.

    esto es de re-enviar, compartir e imprimir.

  • Ruso dijo:

    Tiene mucha inportancia que se hagan articulos como este, que ponen sobre la mesa el problema de la etica y de la utopia. Creo firmemente en que es en el campo de las ideas donde el socialismo cubano ganara o perdera esta batalla. Dijo Gramsci que la verdad era una necesidad politica en el socialismo. Hay una gran diferencia con Stalin, que culpo a Trotsky, su compañero de armas de los peores crimenes. Ese escepticismo-cinismo cientificamente se llama hegemonia del capitalismo, lo contrario de la hegemonia socialista que queremos crear. Todo parece indicar que, finalizados el siglo XIX y el XX con sus crisis sociales, el capitalismo se ha estabilizado y nos adentramos en una larga noche. Cuba no es impermeable, y hay que ser un ciego para no ver la ola de conservadurismo que hay entre los cubanos. La supervivencia del socialismo depende de el socialismo no se haga tirania, la politica no se haga corrupta, y cambiemos los ideales por intereses.

  • Maria Eugenia Claros B. dijo:

    COBERTURA MEDIÁTICA: MENTIRA ORGANIZADA.
    “Hay agoreros que anticipan su alegría por desgracias que quieren que ocurra en Bolivia. Esta lacra no pasará, tenemos un pueblo bendecido por Dios, pidamos fortaleza y sabiduría para ellos. La cobertura mediática y la mentira organizada no tendrán jamás el apoyo del pueblo.”.
    Me dijeron de todo, con palabras indecorosas bajo argumentos innobles, intentaron herir mis sentimientos con una frase: “estúpida izquierdista”. La razón muy sencilla. Hace poco pregunté a través de mi facebook, dónde estaban los comunicadores de izquierda frente a los periodistas de derecha que no son pocos. Fueron muchas las intervenciones de todo pelaje.
    Es que cuando se rompe la frágil línea divisoria entre la verdad y la fantasía el resultado es una acción desequilibrada y vandálica.
    Cito algunos hechos puntuales con la mayor precisión posible, porque tengo memoria.
    Es escalofriante constatar la amplia cobertura que los medios de comunicación privados en Bolivia, otorgan a la marcha en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Secure, TIPNIS, estos mismos medios de comunicación, que junto a la iglesia y los políticos opositores al gobierno de Evo Morales apoyaron en su momento a los terratenientes, que sometían a trabajos servidumbrales a los guaraníes en la zona de la provincia cordillera de Santa Cruz de la Sierra.
    Me pregunto indignada, dónde estaban estos medios de comunicación cuando nuestros hermanos indígenas eran víctimas de abusos por parte de sus patrones en la zona de cordillera.
    Donde estaban estos medios de comunicación, cuando la derecha convertida en lacra opositora tendieron un emboscada para que algunos guaraníes sean masacrados y una periodista haya sido secuestrada por estas hordas fascistas en la provincia cordillera?
    Me pregunto, dónde estaban estos medíos de comunicación cuando la unión juvenil cruceñista (ku klux klan cruceño) los atacaron y destrozaron la sede de los indígenas en la villa primero de mayo en Santa Cruz-Bolivia?
    Perdónenme, pero no creo que estos medios de comunicación tengan la suficiente moral ni el grado de compromiso para defender a nuestros hermanos indígenas, cuando la realidad objetiva, es que siempre se los despreció y se los invisibilizó al extremo de que en 1892 en la masacre de Kuruyuki se los masacró para arrebatarles sus tierras.
    Porqué no dejamos que los pueblos indígenas encuentren una solución pacífica y concertada, sin injerencia de ninguna laya ni extranjera ni nacional opositora?.
    Porque no dejamos que nuestros hermanos indígenas, hagan uso de su derecho inalienable a la independencia y la autodeterminación y a la defensa de la integridad de su territorio?
    Estos medios de comunicación que no percibe las fragancias de hermosas flores en un jardín, contrariamente se desplazan con todas sus unidades móviles cuando detectan a la distancia un cuerpo descompuesto para alimentarse de ese detritus social. El accionar de estos medios nefastos son los que están profundizando las confrontaciones en lugar de acercar posiciones. Esto es simplemente trágico y grotesco. La cobertura mediática y la mentira organizada no tendrán jamás el apoyo del pueblo.

    María Eugenia Claros Bravo
    Directora periódico Visión Z
    Santa Cruz-Bolivia

  • Ligia Archila Serrano dijo:

    Cìnicos, escépticos, incrédulos y ateos hay en todos lados del mundo, ya sea socialistas o nò. Los derechos humanos prevalecen en todo el planeta como dice FIDEL CASTRO RUZ “solo un planeta tenemos y hay que cuidarlo”

  • tabano dijo:

    Muy buen artículo o comentario más bien de Emir Sader.
    Pero, y el pero define la oración:

    -Muchos de los elementos que conforman el escepticismo son verídicos.
    (degeneración de muchos experimentos socialistas, estancamiento y deterioro de otros, poder global de Estados Unidos, complicidad y carácter explotador de las demás potencias, -Deterioro ambiental global sin interés real de solución de los que tienen el poder y medios para hacerlo.

    -Viven mejor o peor ahora los chinos con las reformas que con Mao?

    -viven mejor o peor ahora en Europa del Este? Hay países donde la miseria, prostitución, violencia y pobreza es tremenda, Bulgaria, Rumania, albania, Ucrania, hay un libro llamado “Eslovaquia, capitalismo vs. socialismo” que compara virtudes y defectos de ambas etapas y es muy interesante, pero hay otros como Turquestán, Turkmenistán, Uzbekistán, Lituania, Letonia, Estonia, diversos sectores rusos (no solo los ricos) que realmente estaban estancados, frustrados, ignorados y aburridos. Véanse cifras y hechos. incluso bielorrusia, enfrentada a Estados unidos y con sanciones económicas, políticas y campañas subversivas, está mejor ahora que antes del derrumbe.

    Coincido en que un eco-socialismo a largo plazo es la única alternativa viable para que sobreviva la Humanidad, pero comparar algunos países donde la izquierda ha sido exitosa es simplista.

    -En el caso de Cuba, podemos decir que vivimos mejor que hace cinco años, o diez años, o veinte años? Qué valores tienen las actuales generaciones de cubanos? Tenemos motivos para ser escépticos?

    -En el caso de Cuba también, es que constantemente me anuncian catástrofes y armagedones por todos los medios. Constantemente me hablan del aumento del nivel del mar y que a los responsables no les interesa, que baja la natalidad pero suben los precios de los artículos infantiles, que fukushima contaminaría no sé cuantas cosas, que todas las mercancías suben, que los yanquis cada vez están más hostiles…no es para ser escéptico si creo en lo que me dicen? Guerra, hundimiento, muerte, caos, radiación, hambruna, carestía, contaminación, incendios, enfermedades resistentes, violencia… tremendo panorama.

    El optimismo hay que cultivarlo, en primer lugar con hechos concretos y a corto plazo, y en segundo lugar con una apuesta, un enfoque diferente a las noticias, que muestre que el mundo no es solo terrible, sino también hermoso.

    Queriendo transmitir las feas aristas del capitalismo, queriendo hacer propaganda (en vez de hacerla más con hechos) lo que hacemos muchas veces es transmitir que el mundo es horrible. Y la gente no se lo cree del todo, y por tanto son más escépticos aún. Escépticos hacia la parte que creen, y escépticos hacia los medios que transmiten estas informaciones. Hay para debatir con este tema.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Emir Sader

Emir Sader

Sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

Vea también