Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Democracia de un 40 por ciento

| 8

Por Max  Lesnik.

El resultado de las elecciones de medio término que se acaban de celebrar en Estados Unidos no podía ser más desalentador para quienes creen en el sistema de la “Democracia Representativa” que rige al poderoso país del norte de nuestro continente americano.

Por supuesto que los elementos más conservadores de la política en Estados Unidos así como los grandes intereses económicos que dominan el sistema de esa nación, no podían estar más satisfechos. Fue para ellos una gran victoria. Por el contrario, para el Presidente Barack Obama y las fuerzas progresistas del país así como para los Demócratas como partido político, la pasada elección constituyó una amarga lección.

Los triunfadores están celebrando su victoria. Pero fue una victoria pírrica a costa del propio pueblo de Estados Unidos, que con su abstención electoral masiva, propició un resultado eleccionario desalentador para el propio sistema político-económico que rige a la sociedad norteamericana.

La Democracia es el gobierno de la mayoría, donde los más son los que gobiernan a todos, gracias al voto que le otorgan a aquellos los ciudadanos con derecho al sufragio. Pero es el caso que en las recientes elecciones del pasado dos de noviembre en Estados Unidos, apenas ejerció el voto un 40 % del electorado, en tanto que el 60 por ciento restante de los ciudadanos con voto no acudió a las urnas, dejando a los ganadores sin una real y verdadera legitimidad necesaria para gobernar en nombre del pueblo norteamericano.

En grandes titulares los diarios y medios de la televisión de Estados Unidos han proclamado la gran victoria republicana en estas pasadas elecciones convocadas para elegir un buen número de Gobernadores y miembros de ambas cámaras legislativas del Capitolio de Washington. Pero de lo que no se habla ni se destaca en la prensa es de la minúscula participación del electorado norteamericano donde solo un ridículo 40 por ciento de los ciudadanos participaron en el pasado proceso comicial. Y lo que es peor. Que la gran mayoría de los que no acudieron a las urnas fueron los jóvenes, es decir los electores que representan el futuro de la nación. La abstención electoral en estas elecciones da la medida de la gran crisis de desconfianza en el sistema que invade al pueblo norteamericano.

En toda organización política o económica donde los acuerdos se toman por mayoría de votos, se requiere el “Quórum” efectivo de la mitad mas uno de sus integrantes, para que los acuerdos que se tomen sean de obligatorio cumplimento para todos y tengan verdadera legitimidad. Eso es así y de no serlo, no hay verdadera democracia.

En las recientes elecciones de Estados Unidos solo votó un cuarenta por ciento del electorado de manera que los elegidos bien pudieran ser calificados de ilegítimos, puesto que un 60 por ciento del resto de los que debieran haber votado dejaron de hacerlo movidos por la inconformidad ante las opciones presentadas en las boletas de ambos partidos políticos o por decepción ante un sistema que a través de elección tras elección-con muy pocas excepciones- siempre produce los mismos resultados negativos.

En otras naciones, como ocurrió en Brasil en la década de los años 50 del Siglo pasado en la que el pueblo brasileño había perdido la fe y el entusiasmo por la Democracia Representativa, se produjo en unas elecciones congresionales una abstención electoral que apenas llevó a las urnas a un 41 por ciento del electorado. Mas o menos lo mismo que acaba de ocurrir en Estados Unidos.

Los que votaron en Brasil en aquella ocasión, tampoco tenían mucha fe en el resultado que pudieran salir de aquellas urnas. Uno  de los electos fue el rinoceronte del zoológico de Río de Janeiro. Se llamaba “Cacareco” y aunque  no pudo tomar posesión de su cargo- hubiera sido inaudito- su nombre pasó al record del libro “Guinnes ”  como el mejor ejemplo de desidia electoral cuando un pueblo pierde la fe en el sistema que gobierna su nación.

Por acá por Estados Unidos  también tenemos  a un “Cacareco·” en el Congreso Federal . Ahí está el nuevo Congresista David Rivera como Representante del sur de La Florida, electo por la voluntad de una minoría de origen cubano que controla la política en Miami. Y es así, gracias a un sistema electoral en el que con un 60 por ciento de abstención en las urnas, se acepta como válido un proceso eleccionario donde solo votó un 40 por ciento de los electores.  A diferencia del  animalito brasileño nuestro “Cacareco” cubano si podrá tomar posesión de su escaño en el Congreso Federal. Ventaja que tiene sobre el de Brasil el sistema político norteamericano.

Dicen que ganaron los Republicanos y que perdieron los Demócratas.  El “muerto” de la derrota lo carga el Presidente Barack Obama. Pero el luto quien lo lleva es la democracia y el pueblo norteamericano. Porque en un país donde solo vota un 40 y se abstiene un sesenta  por ciento de los electores, los “Cacarecos” siempre tienen las de ganar. ¡Vergüenza debiera dar!

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Rivero Collado dijo:

    Aunque el % de electores que acudió a las urnas fue del 41.5, eso no cambia ni en un ápice el sentido y la razón de este artículo que comparto plenamente.
    Max tiene razón cuando afirma que el sistema político de Estados Unidos no representa al pueblo estadounidense y una prueba más estuvo en las elecciones de este pasado martes en las que se probó que casi el 60% del pueblo de este país no está de acuerdo con su sistema o no le interesa en lo mas mínimo.
    ¿Cómo puede interesarle a un pueblo un sistema político cuyo gobierno lo envía a la guerra sin ni siquiera contar con la aprobación del Congreso, aunque éste sea electo solo por cuatro de cada diez ciudadanos?
    Teniendo eso en cuenta, o sea

  • Carlos Rivero Collado dijo:

    LA PLUTOCRACIA DE LOS CUATRO GATOS

    Aunque el % de electores que acudió a las urnas fue del 41.5, eso no cambia ni en un ápice el sentido y la razón de este artículo que comparto plenamente.
    Max tiene razón cuando afirma que el sistema político de Estados Unidos no representa al pueblo estadounidense y una prueba más estuvo en las elecciones de este pasado martes en las que se probó que casi el 60% del pueblo de este país no está de acuerdo con su sistema o no le interesa para nada.
    ¿Cómo puede interesarle a un pueblo un sistema político cuyo gobierno lo envía a la guerra sin ni siquiera contar con la aprobación del Congreso, aunque éste sea electo sólo por cuatro de cada diez ciudadanos?
    Teniendo eso en cuenta, y que son los muchos millones de dólares los que determinan el resultado de las elecciones, bien pudiera llamársele a este sistema La Plutocracia de los Cuatro Gatos.

  • JUAN PABLO PEREZ CASTILLO dijo:

    Valdria la pena ver como se distribuye la abstencion, el 40% que menciona el autor, por estados (caso senadores) y por distritos (caso diputados) para ver con claridad y precision quienes realmente son “legitimos” y quienes. Es decir, quienes recibieron la mitad mas uno y quienes no.

  • Debate Cuba dijo:

    Pasa por alto max Lesnick contabilizar el porcentage de personas que no están siquiera registradas para votar, lo cual reduce, no ahora, sino en casi todas las elecciones de al menos los últimos veinte años, el porcentage de población involucrada en el proceso electoral, que en realidad es aproximadamente 25%, o sea, que el país se rige por el voto de más o menos 12 a 15 porciento de la población que lleve a un transeúnte determinado a la cúspide del poder, o mantenga a unos cuantos adinerados (55% de los congresistas son millonarios) haciendo y deshaciendo.

    Coincidimos que el verdadero tema aquí para discutir es la democracia como tal, y más concretamente, la democracia representativa, por ser el sistema imperante en Estados Unidos, pero en este sitio en concreto, por ser el sistema que pretenden para Cuba y el sistema, por cuya inexistencia en Cuba, mantienen el embargo contra nuestro pueblo.

    Dígamos que el debate sobre el modelo de democracia que impera en Estados Unidos es serio entre la clase académica de este país, y sectores contrarios al control que ejerce el dinero sobre el proceso, sectores progresistas, etc, y que existen modelos democráticos alternativos que han sido puestos en práctica -a menor escala, pero exitosamente- en países como Brasil, India, Grecia, e incluso en los Estados Unidos, todos basados en la deliberación y una representatividad real. No hay necesidad de casarse con la democracia representativa.

    Cuba, habiendo superado la democracia representativa, y habiendo experimentado con la democracia participativa, se encuentra en una situación envidiable para profundizar en el experimento democrático, contrario a lo que puedan pensar algunos energúmenos de Miami. El pueblo cubano está acostumbrado a las asambleas, a las reuniones, a ciertas instituciones, y probablemente se ha desencantado con el proceso al ver que poco ha cambiado en los últimos años (lo mismo que pasa en Estados Unidos y todos lados cuando el ciudadano se siente impotente para contribuir a que las cosas cambien, independientemente de que en algunas circunstancias, como las que marca el deferendo Estados Unidos-Cuba, se hace bastante dificil que las cosas cambien: no es facil cambiar en medio de una guerra). Pero ahí está, en Cuba, la base de la democracia deliberativa -las asambleas, la nominación por el pueblo de los candidatos, el contacto con estos, la rendición de cuentas-. En Cuba existe la base para una democracia mejor, ajena a la politiquería pre-1959 y del Miami actual. Y se debe energitizarla, dándole mayor oportunidad al debate dentro un pueblo educado (Cuba ocupa el segundo lugar mundial en gasto per capita para la educación) para que nuestro pueblo continúe marcando caminos. Hablamos de darle mayor peso a instituciones ya existentes como la Asamblea Nacional, que como la voz del pueblo debería aparecer mas como el agente decisivo en la toma de decisiones en el país, para lo cual es imprescindible que se extienda el tiempo durante el cual este organismo seciona. No basta con las notas que dicen que se consultó con los miembros del Partido, la dirigencia de la UJC, la CTC, las organizaciones de masa, etc, que se le añade a cada decreto del Consejo de Estado. Eso siempre nos deja muy mal sabor de boca, ahí está la Asamblea Nacional para reunirse y debatir todo el año. La situación del país, del mundo, lo merece, y lo reclama.

  • blancomeridiano1 dijo:

    Lo que es aún mas dificil de aceptar, es que se presente al norteamericano como modelo de democracia ante pueblos que aparentemente han perdido su sentido de gobernabilidad y lo que me resulta absolutamente incompresible es que hacia si mismo el pueblo norteamericano no se pueda encontar en error, en incomparecencia frente a las evidencias que se ven mas que se dejen notar.

  • carlos gomez vazuez dijo:

    carlosgomezvazquez

    ES INTERESANTE LEER CUBADEBATE PORQUE USTEDES INFORMAN QUE SOLAMENTE VOTO EL 40% del electorado INFORMACION QUE NO DAN LAS VUVUZELAS DEL SISTEMA.EL IFE DE USA TAMPOCO CONVENCE A LOS VOTANTES. ES UNA VERGUENZA QUE TOMEN POSESION DE SUS CARGOS LOS QUE SALIERON ELEGIDOS POR ESE 40% de votantes. DEBERIAN DE RENUNCIAR SI SON HONRADOS Y NO PANDILLEROS DEL SISTEMA PORQUE NO TIENEN OFICIO NI BENEFICIO, Y SOLAMENTE PROSTITUYEN A SUS PARTIDOS Y HUMILLAN AL PAIS.

  • ramon dijo:

    En efecto,no creo que el sistema americano sea el mas democratico,creo que indirectamente muestra una preocupante indiferencia o una alarmante complacencia ,pero podriamos criticar con tanta libertad todos aquellos que concideremos ineficientes incluyendo al cubano? que % de apatia existe en el americano y de interes en el cubano? que % de presion existe en cada sistema para que el ciudadano vote?,que resultados obtiene cada ciudadano al final del periodo y como puede expresar su conformidad o su desacuerdo con lo logrado ;que libertad goza cada ciudadano al ejercer su voto ? esos puntos tambien deben ser conciderados al momento de la critica o la alabansa

  • Lucien dijo:

    Lesnik, de acuerdo con usted en lo relativo del triunfo republicano pero muchos que no están de acuerdo con el Tea Party o el GOP no se sintieron animados a votar, se lo digo yo que vivo en Miami. Esa apatía política es resultado de lo que ha sido esta campaña electoral. Por otro lado, sería bueno aplicar su análisis a Cuba donde no hay elecciones multipartidistas desde 1948. Si me dieran a escoger en una boleta entre Ra;úl Castro y Ud yo votaría por Ud pero por estar aquí en Miami ( sin ser ciudadano am,ericano ) ni a votar en mi país tengo derecho. Cómo puede explicar Ud eso?

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Max Lesnik

Max Lesnik

Periodista cubano residente en Miami. Es el director de un programa en Radio Miami.

Vea también