Imprimir
Inicio » Opinión  »

Democracia de un 40 por ciento

Por: Max Lesnik
En este artículo: Elecciones, Estados Unidos, Miami
| +

El resultado   de  las  elecciones  de  medio  término  que se  acaban de celebrar  en Estados  Unidos  no  podía ser  más  desalentador  para quienes  creen en  el sistema  de  la  “Democracia Representativa” que   rige  al  poderoso  país  del  norte  de  nuestro continente  americano.

Por  supuesto  que  los  elementos  más  conservadores  de  la  política  en Estados  Unidos  así como   los  grandes  intereses  económicos  que  dominan  el  sistema  de  esa  nación,  no  podían  estar  mas  satisfechos.  Fue  para  ellos  una  gran victoria. Por  el  contrario, para el  Presidente Barack  Obama  y las  fuerzas  progresistas del  país así como para los  Demócratas como  partido  político,  la  pasada elección  constituyó   una  amarga  lección.

Los  triunfadores están  celebrando   su  victoria.  Pero  fue  una  victoria  pírrica a costa del propio  pueblo  de  Estados  Unidos, que  con su abstención  electoral  masiva, propició un resultado  eleccionario desalentador  para  el  propio sistema  político-económico  que  rige  a la  sociedad  norteamericana.

La  Democracia es  el  gobierno  de la  mayoría, donde  los  mas  son  los  que  gobiernan  a  todos,  gracias  al  voto que  le  otorgan a  aquellos   los  ciudadanos  con derecho al  sufragio. Pero  es  el  caso que  en las  recientes  elecciones  del  pasado  dos  de  noviembre en Estados Unidos, apenas  ejerció  el  voto  un 40  %  del  electorado, en  tanto  que  el  60  por  ciento  restante  de  los  ciudadanos  con  voto   no  acudió a las  urnas,  dejando  a los  ganadores  sin  una real y verdadera   legitimidad  necesaria  para  gobernar  en  nombre  del  pueblo norteamericano.

En grandes  titulares  los  diarios  y  medios  de la   televisión  de  Estados  Unidos  han proclamado  la  gran victoria  republicana  en  estas  pasadas  elecciones  convocadas  para  elegir un buen  número  de  Gobernadores  y  miembros  de  ambas  cámaras  legislativas  del  Capitolio de  Washington .  Pero  de  lo  que  no  se  habla ni se  destaca  en  la  prensa  es  de la minúscula  participación  del  electorado  norteamericano  donde  solo  un  ridículo  40  por ciento de  los  ciudadanos  participaron en  el  pasado  proceso  comicial.  Y  lo  que  es peor.  Que  la  gran mayoría  de  los  que  no  acudieron a las  urnas  fueron  los  jóvenes, es  decir  los  electores que  representan  el  futuro   de la  nación.  La  abstención  electoral  en  estas  elecciones  da  la  medida  de  la  gran crisis  de  desconfianza   en el  sistema  que  invade al   pueblo  norteamericano.

En toda  organización  política  o  económica   donde  los  acuerdos  se  toman por mayoría  de votos,  se  requiere  el “Quórum” efectivo   de  la  mitad  mas  uno de sus  integrantes ,  para  que  los  acuerdos  que  se  tomen  sean  de  obligatorio  cumplimento  para  todos  y  tengan  verdadera   legitimidad. Eso  es  así y de  no  serlo,  no  hay  verdadera  democracia.

En  las  recientes  elecciones  de  Estados  Unidos solo  votó  un  cuarenta  por  ciento  del  electorado  de manera que  los  elegidos  bien  pudieran  ser  calificados  de  ilegítimos,  puesto  que  un 60  por ciento  del  resto  de  los  que  debieran  haber  votado  dejaron  de  hacerlo  movidos  por  la  inconformidad  ante  las opciones   presentadas   en  las  boletas  de  ambos  partidos  políticos  o  por  decepción  ante   un sistema  que  a través  de  elección  tras  elección-con muy  pocas  excepciones- siempre  produce  los  mismos  resultados negativos.

En  otras naciones,  como  ocurrió  en   Brasil  en  la  década  de los  años  50  del  Siglo pasado  en  la  que  el  pueblo brasileño   había  perdido  la  fe  y  el  entusiasmo  por  la  Democracia  Representativa,  se  produjo  en  unas  elecciones  congresionales  una  abstención  electoral  que  apenas  llevó  a  las  urnas a  un 41 por  ciento  del  electorado.  Mas  o menos  lo  mismo  que  acaba  de  ocurrir  en  Estados  Unidos.

Los  que  votaron   en Brasil  en  aquella  ocasión,  tampoco  tenían  mucha  fe  en  el  resultado  que  pudieran salir  de aquellas  urnas.  Uno   de  los  electos  fue  el  rinoceronte  del  zoológico  de  Río  de  Janeiro. Se  llamaba  “Cacareco” y  aunque   no  pudo  tomar  posesión de  su  cargo-  hubiera  sido  inaudito-  su  nombre pasó  al  record  del  libro  “Guinnes ”   como  el  mejor  ejemplo  de  desidia  electoral  cuando  un  pueblo pierde  la  fe  en el sistema  que  gobierna  su nación.

Por  acá por  Estados  Unidos   también tenemos   a  un  “Cacareco·”  en  el  Congreso  Federal .  Ahí  está el  nuevo  Congresista David Rivera  como  Representante  del  sur  de La  Florida, electo  por  la  voluntad  de  una minoría de origen  cubano que  controla  la  política  en  Miami. Y es  así, gracias a un  sistema electoral en el  que  con  un  60  por ciento de  abstención  en  las  urnas,  se  acepta como  válido  un  proceso  eleccionario donde  solo  votó  un 40  por ciento  de  los  electores.   A diferencia  del   animalito  brasileño  nuestro “Cacareco” cubano  si podrá  tomar  posesión de  su  escaño  en  el  Congreso  Federal.  Ventaja  que  tiene  sobre el de Brasil  el  sistema  político norteamericano.

Dicen que  ganaron  los  Republicanos y que perdieron  los  Demócratas.   El  “muerto”  de  la  derrota  lo  carga  el  Presidente Barack  Obama.  Pero  el  luto  quien  lo  lleva  es  la  democracia  y  el  pueblo  norteamericano.  Porque  en  un país donde solo  vota  un  40  y  se  abstiene  un  sesenta   por ciento de los  electores,  los  “Cacarecos”  siempre  tienen  las  de  ganar.  ¡Vergüenza  debiera  dar!

Réplica  de  Radio-Miami,  Max  Lesnik.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Max Lesnik

Max Lesnik

Periodista cubano residente en Miami. Es el director de un programa en Radio Miami.

Vea también