Imprimir
Inicio » Opinión  »

Yemen, shit

| 5
Tropas norteamericanas en Afganistán (Foto: AFP/SHAH Marai)

Tropas norteamericanas en Afganistán (Foto: AFP/SHAH Marai)

Sería un error pensar que el mundo cambió porque un joven millonario nigeriano educado en Londres quiso detonar un explosivo plástico en un avión cargado de pasajeros que aterrizaba en Detroit el día de Navidad, pero falló porque se hizo pis encima y mojó el dispositivo.

La Guerra contra el Terrorismo declarada por George W. Bush y continuada por Barack Obama está cerca de cumplir diez años. No es una guerra que se lleva a cabo solamente en Iraq, Afganistán o en los aeropuertos estadounidenses, y que ahora se extiende a un pequeño y empobrecido país árabe llamado Yemen. Es una guerra que se pelea en cada país donde existe un gobierno o una insurgencia islamista. En Somalia, en Palestina, en Indonesia, en Pakistán, en Líbano, en Argelia, en Chechenia. Y también en las potencias occidentales, cuyos habitantes son blancos cada vez más frecuentes de atentados, ya sea en territorio propio como en las embajadas, discotecas y hoteles de lujo de sus antiguos enclaves coloniales.

Más allá del valor estratégico de cada escenario y de los intereses económicos que siempre pesan, se trata de una guerra de raíz cultural, un choque de civilizaciones, diría Huntington, que se expande por todo el mundo. Esto es, con la notable excepción de América latina, al menos desde el ataque a la AMIA a esta parte, atentado cuyo móvil está aún muy lejos de esclarecerse.

Fracasadas las grandes iniciativas globales que se intentaron el año pasado, desde el acuerdo comercial en Doha hasta el tratado medioambiental en Copenhague, pasando por un acuerdo de paz en Medio Oriente que murió antes de nacer, el 2010 comienza con Estados Unidos otra vez en pie de guerra. Toda la semana se habló de reuniones, discursos, traslados, visitas, estrategias e iniciativas vinculadas a la amenaza terrorista proveniente de Yemen, país donde habría conseguido los explosivos el incontinente nigeriano.

Yemen es la única república de la Península Arábiga y el país más pobre de la región. En el 2007 el nivel de desempleo alcanzaba el 40 por ciento. Es un país que cuenta con un gobierno central débil, con fama de corrupto, apoyado por Estados Unidos, cuyo dominio no se extiende mucho más allá de la capital, rodeado por organizaciones tribales que en conjunto ejercen el control territorial sobre gran parte del país. En su interior cuenta con zonas montañosas donde los insurgentes pueden esconderse, y figura bien arriba en el ranking mundial de atentados terroristas sufridos en los últimos años.

Muchos de sus jefes tribales son musulmanes conservadores que tienen influencia sobre el liderazgo de las fuerzas armadas yemenitas, y que ven con desconfianza cualquier acercamiento de su gobierno con Washington. Con esos líderes religiosos musulmanes y a través del ejército yemenita musulmán, los espías de Occidente deben negociar permisos de captura para perseguir a los jefes musulmanes de Al Qaida en las montañas.

Todos los días los yemenitas ven pasar por el estrecho de Aden los buques cargados de petróleo de sus vecinos ricos gobernados por monarquías que nunca ofenden el espíritu democrático y republicano de los sucesivos habitantes de la Casa Blanca.

Hasta que un día un nigeriano se hace pis encima y apaga una mecha pero enciende otra. En medio de todo el circo mediático, militares, espías, abogados, armas y decenas de millones de dólares provenientes de Estados Unidos y su aliado incondicional, Reino Unido, desembarcaron esta semana en Saná, la capital yemenita. El súbito interés no conmovió al gobierno yemenita, sino que lo puso a la defensiva.

El canciller de ese país se apuró en decir que no quiere tropas de combate extranjeras. “Estoy seguro de que las experiencias de Occidente en Iraq, Afganistán y Pakistán serán muy útiles para aprender que la intervención directa complica las cosas”, se permitió aconsejar Abu Bakr al Qirb, dirigiéndose a todo un hemisferio, atento a la dimensión global de lo que se juega en su pequeño país.

El diplomático árabe pareció entender mejor que nadie que las principales víctimas de la Guerra contra el Terrorismo son los países gobernados por musulmanes moderados, que deben elevar sus niveles de represión interna para satisfacer las expectativas de los cruzados. Esa represión les quita legitimidad, por lo que se vuelven aún más dependientes del apoyo de Occidente para mantenerse en el poder. Lo cual a su vez genera más apoyo para la insurgencia.

En Iraq. En Afganistán. En Pakistán. En Jordania, Cisjordania, Egipto, Arabia Saudita, Kuwait y los Emiratos. En el cuerno de Africa. Una guerra que a medida que se expande dificulta cualquier acuerdo con Siria, Irán y la Autoridad Palestina, tensa la cuerda en Cachemira y moviliza el fervor islamista en el Borneo y el Magreb, propagando a lo ancho del planeta la violencia que surge de la dialéctica terrorista-contraterrorista.

Mientras tanto Estados Unidos y Europa se aíslan y se encierran, presas de una xenofobia obsesiva y paranoide que arrasa con los derechos y libertades que dieron vida a los textos fundacionales de saus democracias liberales. Así generan contradicciones difíciles de explicar, que a su vez alimentan más actos de terrorismo contra un orden que desde muchos rincones del mundo aparece cada vez más como hipócrita, sanguinario y explotador.

¿Y dónde está Bin Laden? Resulta casi imposible creer que este multimillonario líder de la red terrorista más sofisticada y global de la historia no tenga acceso a un teléfono celular para sacarse una foto, subirla a Internet y hacer temblar al mundo. Desde hace ya largos años que sólo aparece en audios cuya veracidad certifican supuestos expertos de la CIA, los primeros interesados en mantener viva la amenaza, ya que sus trabajos dependen de ella. Y todos los meses aparece muerto un “número dos” de Al Qaida en tal o cual país, alguien que antes nadie conocía, cuya muerte vendría a representar un gran triunfo para las fuerzas del bien. Hay demasiada inteligencia, contrainteligencia y recontrainteligencia dando vueltas como para poder saber lo que está pasando. Salvo que estamos en guerra, que la guerra se extiende y que algún día puede llegar (o volver) acá.

¿Así que ahora el eje del mal pasa por Yemen? ¿Así que bla bla bla, bla bla bla, y todos a Yemen porque se acaba el mundo? Ufa, esa película ya la vi. Cambia el paisaje, cambian los villanos, pero el guión se repite como un disco rayado:

Saigon, shit. Charlie don’t surf. Apocalypse now. The horror, the horror…

(Tomado de Página 12, Argentina)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • unkas dijo:

    Y los contribuyentes pagando por todo su aparato de guerra. Ni si quiera nos consultan con un referendum. ¿Saben por que? Por que iba a salir no a la guerra

  • Georgina dijo:

    Si esta pelicula ya la vimos millones, pero desgraciadamente lo que seguira que tambien ya lo vimos sera muerte, de niños, mujeres, ancianos, gente inocente que ni siquiera conoce a Obama, Bush o Bin laden, destruccion y desolación en nombre de la democracia y el antiterrorismo..
    Quienes son los Terroristas????
    Georgina

  • Ernesto Miguel Llambía Rodríguez dijo:

    Ahora el eje del mal se corrió hacia Yemen, tal parece que el cambio de polaridad, que supuestamente, sufrirá la Tierra para el 2012 esta ocurriendo ahora, pero no es así, la realidad es otra.
    Yemen con un PIB per cápita de 889 dólares es el país mas pobre de todos los países árabes; sabiendo esto me pregunto ¿qué buscan ahora los señores de la guerra en este empobrecido país?, para mi la respuesta es fácil: en primer lugar los recientes hallazgos de petróleo que han hecho de este país un estado productor y además el subsuelo contiene notables reservas de gas natural, pero no solo esto, veamos a sus vecinos y lugares mas importante con quienes delimita sus fronteras; Yemen está situado en el Oriente Medio, en el sur de la península arábiga, limitado por el Mar de Arabia, el Golfo de Adén, el Mar Rojo, el oeste de Omán y el sur de Arabia Saudita:
    – El Mar de Arabia, importante vía de comunicación con la región del Golfo Pérsico, zona donde se han realizado importantes maniobras militares a escasa distancia de las aguas territoriales iraníes. Estos juegos de guerra que tuvieron lugar en el Golfo Pérsico y el Mar de Arabia son la culminación de un proceso más amplio de planificación militar, que se inició a mediados de 2003 con el lanzamiento de un plan de corto plazo relativo al “teatro” iraní (Iran Theater Near Term, TIRANNT). Con arreglo al mismo, se contemplan varios “escenarios” de intervención militar estadounidense contra Irán.
    – El Golfo de Adén está conectado con el mar Rojo a través del estrecho de Bab-el-Mandeb y es una vía muy importante para el tránsito de la producción de petróleo del Golfo Pérsico, lo cual le da una notable relevancia a nivel mundial; además uno de los países que tiene costa a esta zona es Djibuti, donde está ubicada una base militar estadounidense con un contingente de dos mil soldados listos para intervenciones rápidas.
    – El Mar Rojo es un golfo o cuenca del océano Índico entre África y Asia su conexión con el océano ya la dije anteriormente este mar es parte del valle del Gran Rift y es una importante vía de comunicación entre Europa y el Extremo Oriente, además uno de los países que se encuentra en su costa oeste es Sudan el país mas grande de África situado en el noroeste del continente, país rico en petróleo, oro y probablemente gas natural.
    – Omán tiene una economía basada en la explotación de las grandes reservas de gas natural y petróleo y por ultimo Arabia Saudita, país que en el 2003 alcanzaba 260 mil millones de barriles en sus reservas de petróleo, es decir el 24% de las reservas probadas en el mundo.
    En fin señores, mas claro ni el agua, la renovada apetencia norteamericana en los hidrocarburos pone sus miras en otro país, es el mismo plan de siempre, con el mismo argumento de “combatir el terrorismo, el terrorismo en Afganistán e Iraq o en cualquier otro rincón oscuro del mundo”, plan que rezume petróleo y gas por todos sus poros.
    Expoliación económica y control militar, son las “generosas ventajas” que Washington le ofrece a estos países, esta ves a uno de los mas pobres del mundo, agobiado por múltiples problemas socioeconómicos.

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    CADA DIA SE CULTIVA MAS VIOLENCIA

    CADA DIA ES MAYOR LA COSECHA DE MUERTES INOCENTES

    ¿PARA QUE SE HACEN ELECCIONES EN EL IMPERIO?

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado en Alergología
    Prof. Facultad de Comunicación Universidad “Ignacio Agramonte”
    Prof. I.S.C.M. “Carlos J. Finlay” Camagüey Cuba

    E-Mail: olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • Jose Abreu dijo:

    Nada, que bien lo dijo el que lo dijo, lo que mas se parece a un republicano es un democrata.
    En los EU no hay partidos, nada mas ver como el negrito sigue lo que inició el blanquito, ni la diferencia de filiación, ni la de razas, hizo por el cambio, en definitiva hay un denominador comun, ambos son MILLONARIOS, AMBOS RESPONDEN AL DINERO.Asi de sencillo.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Santiago O'Donnell

Periodista argentino, Santiago O’Donnell ha destacado por su labor de información y análisis sobre política internacional en las páginas del diario Página/12. En twitter https://twitter.com/santiodonnell

Vea también