Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Paraguay, apetitos insaciables

| 6

Fernando LugoEl Congreso de Paraguay cree que echó al presidente Lugo en un juicio que duró menos de dos días. Mucho más no se puede decir. Una payasada. Ningún juicio a un presidente puede durar un día y medio desde el momento en que se anuncia. El Congreso de Paraguay cree que puede echar como un perro al presidente de la nación.

En este caso, a un cura de pueblo que llegó a la más alta magistratura del país. ¿Y por qué? Los señores dicen que lo echan por incompetente. Porque no pudo frenar la matanza en la finca que supuestamente pertenece a un caudillo colorado, en la franja sojera que limita con Brasil. Dicen que se quedó sin respaldo político.

Y dicen que el motivo para hacerlo tan rápido es que Lugo habría convocado a grupos violentos que habrían rodeado el Congreso. Bueno. Lugo no pudo frenar una situación explosiva que se viene gestando desde mucho antes de que él llegara a la presidencia. Tiene su origen en los repartos de tierras tramposos que se hicieron durante la dictadura de Stroessner y los gobiernos colorados que la continuaron.

El gran pecado de Lugo es tener diálogo con los sectores sociales desplazados. Ni siquiera se lo puede acusar de ser un representante de ellos, ya que es muy poco lo que su gobierno ha obtenido en materia de mejoras para el sector, y la reforma agraria sigue en promesa. Pero dialoga, contiene, le busca la vuelta. Los cables de la agencia de seguridad de Stratfor que Wikileaks filtró hace unos meses muestran lo delicado de la situación, y cómo el gobierno de Lugo viene trabajando con sus contrapartes brasileños, en silencio, en busca de una solución.

Los cables que este diario publicó en exclusiva afirman que para los espías de Stratfor, una especie de CIA en la sombra, y sus contactos militares brasileños, Lugo era el único político paraguayo capaz de controlar la situación y hasta especulaban con una intervención militar brasileña si la situación se salía de cauce.

Entonces acusar a Lugo así a la ligera por la muerte de los once campesinos y seis policías esta semana es una ridiculez. En cuanto a la falta de apoyo político, Lugo tiene a un vicepresidente, el Yoyo Franco, que ambiciona su cargo desde el primer día, y que encabeza un partido político que viene esperando desde hace 60 años gobernar al país.

Nunca lo habían apoyado demasiado, ahora directamente lo traicionaron. Lugo no será un gran político. No supo transformar sus votos en una formación política con fuerza legislativa. Activó políticamente a sectores hasta entonces marginados, más acostumbrados a la acción directa que a los mítines políticos, pero esas fuerzas no supieron o no pudieron ganar representatividad electoral. La jugada para desplazarlo es casi infantil.

No bien ocurrió la matanza, los Colorados se le vinieron encima con todo tipo de reclamos y amenazas. Frustrado, dolido, cansado, Lugo cometió un error fatal. Les tiró por la cabeza el Ministerio del Interior que tanto reclamaban a sus adversarios Colorados y les dijo listo, arréglense, a ver si con sus políticas corruptas de mano dura consiguen arreglar las cosas. Pero se olvidó de avisar o convencer a sus entonces socios, los liberales.

Entonces llegó el chantaje Liberal: o echás al ministro Colorado, con lo cual quedás como una marioneta nuestra, o nos vamos del gobierno. ¿Ah, que no renuncia tu ministro Colorado en 24 horas? Entonces nos vamos del gobierno y encima te hacemos juicio político. Y los Colorados, que terminaban de colocar a su ministro, se dan vuelta y lo dejan a Lugo solo para enfrentar el pelotón de fusilamiento. Había sido cura. Había sido obispo.

Se metió en política e hizo un montón de cosas buenas. Llegó a la presidencia con lo justo. Un tipo como él, tan bendecido, seguramente podría construir una fuerza propia prácticamente de la nada. Pero no. El milagro no sucedió.Con respecto a los tiempos del Congreso, Lugo no convocó a grupos violentos. En todo caso, su partido convocó a sus seguidores, como no podía ser de otra manera. El problema no es la convocatoria, sino la falta de legitimidad del Congreso, la institución más desprestigiada del país. Cómo estará de mal que hace un par de semanas ese mismo congreso intentó destituir a la Corte Suprema pero no pudo.

Que una institución para nada confiable quiera cargarse a un presidente y encima no respete el derecho a la defensa y al debido proceso, eso es lo que provoca violencia. En todo caso el Congreso paraguayo debería depurarse y ganarse la confianza del pueblo antes de avanzar sobre los otros poderes del Estado.

Pero acá lo que está en juego es algo mucho más mezquino y patético. Los liberales se mueren por gobernar, el vice se muere por gobernar. Ocho meses para ver si pueden ordeñar el Estado a su favor lo suficiente como para frenar la vuelta cantada de los Colorados en las próximas elecciones presidenciales.

Después, lo que pasa con los carperos, con los títulos de tierra, con la demorada e imprescindible reforma agraria, lo que pasa con la violencia, con Lugo, con Paraguay, no parece molestar demasiado a estos señores de traje y corbata, gestos payasescos y apetitos insaciables.

¿Y qué hizo Lugo? Se sometió mansamente al juicio político. Se llamó ex presidente aún antes de que asumiera Franco y pacificó a sus seguidores. Sus colegas de la Unasur se quedaron con las ganas de ayudar al ex obispo y ahora ex presidente, aunque ni locos piensan reconocer así nomás a su reemplazante. El Yoyo Franco no será invitado a las cumbres, pero el daño ya está hecho.

sodonnell@pagina12.com.ar

(Tomado de Página 12, Argentina)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eloisa dijo:

    Es evidente que este “golpe de estado paraguayo” (no existe otro modo de designarlo)constituye solamente un hecho más a añadir entre otras noticias como la formación hace unos días de la Alianza del Pacifico* (Chile, Perú, Colombia, México y Panamá y Costa Rica como observadores), las bases militares de EEUU en Chile y un poco antes en Colombia, mas la aceptación de los marines por Costa Rica). Podemos agregar la aceptación del TLC por Colombia; la inasistencia de los dirigentes de las principales naciones que actúan en contra de la naturaleza a una conferencia global convocada por NNUU para protegerla, Rio + 20, demostrando con ello en cuánto valoran esta organización y cuanto desprecian las necesidades de la humanidad (ellos consideran estar “por encima”); y la Conferencia del G-20, grupo que días antes mostro su verdadera cara cuando solamente se preocupó por la “liquidez” del FMI para poder seguir expoliando más y mejor a los pueblos; la situación en Europa, donde el capitalismo financiero sigue “ganando” en todo sentido, y ni hablar de las zonas desestabilizadas como el Medio Oriente y África. Todo ello sin contar los intentos por desestabilizar a todos los regímenes latinoamericanos no gratos. Uniendo, tenemos un cuadro que nos obliga a los pueblos a estar más alertas, preparados y conscientes que nunca.

    El exceso de voracidad, de avaricia, siempre ha sido el final de los imperios: el romano, el persa, el colonialismo de mediados de milenio. En cuanto se proponen dominar al mundo, ahí mismo comienza su declive. Pero en esa caída causan muchísimo daño de todo tipo, pues no se dejarán arrebatar sus posesiones y privilegios fácilmente (la más reciente demostración es Paraguay; lucharán hasta el final por todos los medios). Ante la escalada del 1% y el “gobierno global”, solo los pueblos unidos (ahora si “globalmente”) podrán vencer. ¡Todos los movimientos sociales de los pueblos en red y apoyándose, intercambiando experiencias! Solo así venceremos. Ellos tendrán el poder económico, militar, mediático, que son incuestionablemente grandes (por ahora), pero son muchísimos menos, somos indudablemente la inmensa Mayoría.

    *Por cierto, anunciada en Antofagasta, Chile, donde recientemente se sobrepasó el colmo homenajeando al dictador Pinochet. No podían escoger mejor sede.

  • Josefina Camacho dijo:

    Esto estaba ya pensado era de esperar,el pueblo paraguayo sufrido por años ,vuelve a su pasado incierto en estas manos.

  • Jenniffer Estrada dijo:

    Menos mal que el autor deja a un lado a los USA y deja claro que esto es un asunto netamente Paraguayo. Basta ya de echarle la culpa al vecino del Norte por todas las barbaridades que occurren en nuestro continente, hay que ser responsables por las acciones que uno comete y no estarle hechando la culpa a otros como acostumbran muchos en este forum.

  • Eloisa dijo:

    Parece Jenniffer que usted no lee wikileaks que ha mostrado cables de conversaciones de Federico Franco desde 2009 con el embajador norteamericano hablando sobre el posible derrocamiento de Lugo. Ya saldrán datos más recientes. Ninguno de estos traidorzuelos da paso sin consultarlo…

    No en balde dicen que el único país de América donde no hay golpes de estado es EEUU, porque no hay embajada norteamericana allí.

  • Eloisa dijo:

    Jenniffer, parece que usted no lee los cables de Wikileaks que demuestran que desde el 2009 estaba el Sr. Federico FRANCO* en conversaciones con el embajador norteamericano en Paraguay sobre la posible destitución de Fernando Lugo ¡A menos de un año de asumir Lugo el poder! Ya saldrán datos más recientes. Estos traidorzuelos no dan paso sin consultarlo con sus amos.

    No en balde dicen “que el único país de América que no ha sufrido golpes de estado es EEUU, puesto que no tiene embajada de EEUU”.

    *¡No me digan que no le queda bien el apellido! Aunque de franco, nadita; lo digo por su similar español, con el cual por lo visto Rajoy trata de competir apoyando inmediatamente al papagayo(perdón paraguayo) éste.

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Jeniffer Estrada, metes baza por donde quiera mujer.
    Tus argumentos rayan en lo infantil, con el perdón de ud.
    Gracias

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Santiago O'Donnell

Periodista argentino, Santiago O’Donnell ha destacado por su labor de información y análisis sobre política internacional en las páginas del diario Página/12. En twitter https://twitter.com/santiodonnell

Vea también