Imprimir
Inicio » Opinión  »

Irán, otro tema espinoso para Obama

En este artículo: Barack Obama, Estados Unidos, Irán
| 1

Obama "Cause of Peace"Treinta años llevan sin relaciones diplomáticas Estados Unidos e Irán. La ruptura se produjo cuando los estudiantes iraníes ocuparon la embajada norteamericana en Teherán, luego que la sangrienta monarquía del Sha de Persia, Mohamad Reza Pahlevi, aliada de Estados Unidos, fuese derrocada por la revolución islámica. Desde entonces, la política estadounidense ha tenido un marcado signo en contra de los gobiernos y el pueblo iraní. Lo ha acusado, en las tres últimas décadas, de apoyar a las organizaciones terroristas en la región del Oriente medio, lo ha incluido en listas negras y en los países identificados como "eje del mal".

Cuando llegó a la Casa Blanca el Presidente Obama se pronunció por "una nueva etapa" en las relaciones entre Estados Unidos e Irán. Sus declaraciones iniciales hicieron pensar que podrían abrirse las puertas del diálogo entre ambos países, pero diez meses después no hay ningún hecho que sustente tal esperanza. Por el contrario, Estados Unidos lo que hace es lanzar acusaciones en contra de Irán e incluso de ciudadanos norteamericanos de origen iraní. La más reciente es la orden de confiscación en territorio norteamericano de distintas propiedades, valoradas en más de 500 millones de dólares, bajo la acusación de la Fiscalía del gobierno de Washington de que son centros de operaciones de la Fundación Alavi y la corporación Assa para enviar fondos financieros al gobierno de Teherán con los cuales se arman a "organizaciones terroristas" y se desarrollan los planes de creación de armas nucleares.

Entre las propiedades incluidas en la orden de confiscación está un rascacielos de 36 pisos en el centro de Manhattan, en Nueva York. También se ha pedido que se confisquen otras propiedades en los estados de Maryland, Virginia, Texas y California. Varias mezquitas, a donde acuden a efectuar sus oraciones los islámicos que viven en territorio de Estados Unidos, están incluidas entre las propiedades afectadas. En Houston se confiscó el Centro de Educación Islámico, valorado en más de un millón de dólares, que se utiliza como lugar de oración, celebraciones, programas comunitarios y de estudio sobre el Corán y el Islam. "Estoy enfurecido. Nos han atacado", dijo a la prensa Hussein Abdi, un iraní que vive en Estados Unidos desde hace treinta años, y que acude a orar a ese Centro.

Hay otros hechos de las últimas semanas que ponen de manifiesto el creciente ambiente de histeria antiiran que se fomenta en Estados Unidos. The New York Times escribió que la Casa Blanca estudia nuevas medidas diplomáticas y económicas contra Irán, en especial en materia petrolera y restricciones a bancos de esa nación. La Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley que sanciona a las compañías petroleras que vendan combustible a Irán, país que si bien es importante productor de petróleo debe importar gran parte de la gasolina y aceites que consume pues no tiene suficientes fábricas de refinación del oro negro. Otra acción contra Irán es la decisión del Congreso de autorizar a estados y gobiernos locales de Estados Unidos a no realizar inversiones en Irán.

En fin, está en marcha un aumento del cerco económico contra Irán.

Nos preguntamos: No es todo eso contradictorio con los pronunciamientos de Obama de disposición al diálogo y a la negociación con el gobierno de Teherán.

¿Por qué esta enemistad y odio de los imperialistas norteamericanos hacia Irán?

Lo acusan de terroristas, pero cuando ocurrieron los hechos del 11 de septiembre de 2001, el gobierno de Irán hizo una declaración calificando de atrocidad lo ocurrido en las Torres Gemelas y, además, expresó sus condolencias al pueblo norteamericano.

Lo acusan de terrorista porque Irán rechazó la cruzada contra el terrorismo organizada por la administración Bush y planteó que esa lucha debía estar dirigida por Naciones Unidas, y no por Estados Unidos que, de hecho, es un estado terrorista.

Lo acusan de terrorista porque Irán no ha ocultado que "uno de nuestros más importantes deberes islámicos" es apoyar al pueblo palestino en su justa causa frente a las agresiones de los sionistas de Israel.

Y las acusaciones más recientes contra Irán son por sus planes de desarrollo tecnológico para enriquecer uranio y emplearlo en la producción de energía eléctrica, es decir con fines pacíficos, lo que hacen numerosos países en el mundo, entre ellos Estados Unidos, Francia, Rusia e India.

El mal no está en Irán, aunque se trate de una sociedad que tiene costumbres y hace valoraciones diferentes a las que se tienen dentro de Estados Unidos y otros países occidentales. Quizás el mal está encarnado en los que desde Washington declaran el propósito de eliminarlo. Los cubanos, por cercanía geográfica y porque lo hemos sentido en carne propia, sabemos dónde está el mal, y es allí donde se protege a notorios terroristas como Luis Posada Carriles, de la misma escuela de Osama bin Laden.

Obama, sin duda, necesita también cambiar su lenguaje y accionar en este tema, y salirse del guión que Bush puso en práctica. ¿Lo hará? ¿Dejarán que lo haga? Solo puedo decir: hay que esperar...

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Georgina dijo:

    Muy buen articulo,
    yo personalmente creo que ni Obama hara lo quqe tiene que hacer, ni tiene intenciones, por tanto no necesita que le dejen.
    Georgina

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Marrero

Juan Marrero

Periodista cubano, vicepresidente de la Unión de Periodistas de Cuba

Vea también