Imprimir
Inicio » Opinión  »

Mundos diferentes

| 2

dos-mundosEl G-20 se reunió en Pittsburgh urgido por la crisis y asediado por las protestas. Los discursos de los presentes estuvieron signados por los propósitos de “moralizar al capitalismo” y ponerle un coto benévolo a la codicia de los banqueros y a los paraísos fiscales. Pero, como se pudo ver, eso es misión imposible, pues sería cercenar las esencias mismas del sistema.

El lenguaje fue grandilocuente, pero la sustancia verdaderamente poca, más allá de tímidas e insignificantes propuestas de reformas en el FMI y el Banco Mundial. El Presidente norteamericano Barack Obama valoraba que la reunión “ha creado un marco de prosperidad sostenida y equilibrada a largo plazo” (¿Para quién?)

Otro fue el espíritu que primó en la isla venezolana de Margarita. Mandatarios de África y América del Sur confraternizaron en un clima poco común de confianza y de dolores compartidos. Fue una cita de lenguaje claro y directo. Un clamor por la verdadera multilateralidad. Así lo patentizó el líder libio Muammar el Khadaffi: “El colonialismo ha robado nuestras riquezas, nos humilló, nos insultó, pero nosotros tenemos esperanzas de seguir viendo la luz del Sol. El mundo no son los países del Consejo de Seguridad; nosotros  somos todos los  países. Tenemos una fuerza esencial y podemos transformar al mundo, garantizar la preservación de la paz, reformar la economía mundial y aprovechar las mayores riquezas que están en nuestros países”

En nombre de los excluidos

La cita de Margarita fue escenario propicio para el dramático llamado que hiciera el Director General de la FAO, el senegalés Jacques  Diouf. Su voz se levantó en nombre de los preteridos en la cita de los poderosos. Recordó los acontecimientos en los dos últimos años, cuando hubo manifestaciones y sublevaciones provocadas por el hambre en 22 países del mundo. Señaló que en el 2007-2008 el alza de los precios de los alimentos condenó al hambre a millones de personas. En el 2009, principalmente por la crisis económica, se prevé que unos 105 millones de seres humanos engrosen la siniestra lista de los que pasan hambre, la cual sobrepasa por vez primera oficialmente los mil millones de personas (1 020 millones), el 15% de la población mundial.

En América Latina y el Caribe, única región del mundo que había mostrado señales de mejoría en los últimos años, el número de hambrientos aumentó en un 12,8% en el 2009, para llegar a los 53 millones. En África, la cifra de los hambrientos creció un 11,9% . De los 30 países catalogados hoy como en emergencia por hambre, 20 están en África.

Recientemente, la directora del Programa Mundial de Alimentos, Josette Sheeran declaró afligida que pese a que “hay más hambrientos que nunca”, el PMA enfrenta una crisis presupuestaria para enfrentar la emergencia. Aseguró que con menos del 1% de los fabulosos planes de rescate del sistema financiero se podría resolver la crisis que viven millones de personas víctimas del hambre en el mundo. “Se puede derrotar al hambre, cuando el mundo se lo tome en serio”, declaró Sheeran.

De aquí al 2050 se necesitará producir un 70% más de alimentos para poder nutrir a los 2300 millones de nuevos habitantes que tendrá el planeta, cuando la población mundial será de unos 9 100 millones de personas. El crecimiento mayor será en África Subsahariana, con un incremento demográfico del  108%.

Serán necesarias casi mil millones de toneladas más de cereales y 200 millones de toneladas de carne más para cubrir los requerimientos alimentarios  en ese momento. Habrá que incrementar en 120 millones de hectáreas la superficie cultivada en el mundo subdesarrollado. Se requerirá un 11% más de agua para el regadío.

Todo ello precisa de las cuantiosas inversiones  que el Norte le debe y le niega la Sur. Como enfatizó en la Cumbre de África-América del Sur el Presidente boliviano Evo Morales. “No es posible que este milenio haya más plata para armas y no para el hambre”.

Es uno de los enormes desafíos que tiene por delante la humanidad. Que los poderosos saqueadores paguen sus deudas. Que los olvidados de siempre adquieran rostro y puedan tener sueños. Que nuestros pueblos se integren para acabar con el hambre, eliminar la pobreza, enfrentar la crisis climática. La especie humana no merece desaparecer como los dinosaurios.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dardo Ribas dijo:

    LOS DINOSAURIOS DESAPARECIERON
    POR RAZONES NATURALES…
    tal vez el famoso cataclismo que vino del espacio
    en forma de gigantesco meteorito…
    En cambio nosotros…

    En cambio nosotros, los seres humanos, podemos desaparecer por causa y obra del capitalismo. Y esto no es una apostilla panfletaria de “izquierda”. Es una realidad palpable día a día, año a año, década tras década.

    El ingenio humano ha enviado naves al espacio, ha “computarizado” el planeta; prodigios de la tecnología nos asombran cotidianamente y, sin embargo, por ejemplo, en los EEUU -país creador de muchos de esos adelantos-, se le discute a un Presidente ¡qué digo!… un senador ha llegado a insultarlo, porque éste osa tímidamente incluir a 50 millones de excluidos de los sistema de salud.

    La reciente “cumbre” de Pittsburgh se recreó como otra remanida tribuna de declaraciones rimbombantes y casi ridículas. Casi no se puede creer que Obama -después del fiasco que recibió en su país por el tema que menciono anteriormente-, fuera allí a prodigarse en conceptos que no los debe creer ni su bellísima esposa.

    Hay que agregar algo -quiero agregar algo-; no le echemos todo el “perro muerto” a Obama. Los demás que allí han concurrido -incluso varios que representan en sus investiduras a países pobres (no “emergentes” como se empeña eufemísticamente el mundo en describir)- también se han desgañitado en discursos que están vacíos de contenidos, de medidas concretas esperadas por la Humanidad, en especial los millones y millones de seres humanos que están excluidos de todo, no sólo de un sistema sanitario.

    Tal vez suene extremista lo que voy a decir. Será el espíritu del “Che”, de “Camilo”, de Fidel, de tantos miles y miles de valientes que se nos ha impregnado en la conciencia. No será con quejas o comentarios que podremos cambiar este panorama. Tanta hipocresía revelada hasta en gobernantes de países “periféricos” -como ahora se les llama y al estilo de la Argentina-, ya resulta insoportable.

    Señores, amigos, compañeros… salvo en Cuba, Ecuador, Bolivia, Venezuela, Nicaragua refiriéndome a la América hispana-, se pueden observar claros enfrentamientos con las políticas del imperio. Está bien que acojamos a los gobiernos “progres” y ungidos por el voto popular en el resto de América, pero hay que entender que no todos están a la altura de las necesidades de este momento histórico.

    Esto de cacarear en un lado y poner el huevo en el nido del imperio, es algo que hay que contemplar con el rabillo del ojo.

    Uno se pregunta, por ejemplo, en la Argentina, en Brasil, en Chile… donde gobiernan Presidentes hasta ahora respetables ¿se están implementando concretamente políticas masivas de inserción social de los más pobres? ¿Se está respetando lo que luego se declama en una “cumbre”? Hablan de “ecología” y hacen discursos teatrales, pero se permite sin prisa y sin pausa que las oligarquías vernáculas sigan deforestando el Amazonas. En Argentina, yanquis, ingleses, canadienses y burgueses de otras nacionalidades, han comprado con la anuencia de los recientes gobiernos tierras en el Sur, en lugares paradisíacos e incontaminados, equivalentes a la provincia de Buenos Aires (grande como casi toda España) y por dineros viles. Allí han implantado sus haciendas hasta en parques nacionales que eran propiedad del pueblo argentino y lo siguen haciendo con la complicidad de funcionarios, intendentes y magistrados.

    ¿Quieren escuchar más?… En esta semana que se fue -y mientras la Presidenta estaba en dos “cumbres”- la Policía apaleó a mansalva a trabajadores desocupados en una empresa de concentración que ahora está en manos de consorcios yanquis. Esto en plena democracia.

    Los jubilados ganan sueldos de hambre en su mayoría y la plata de sus aportes -un verdadero tesoro-, es utilizada para financiar deuda externa sin la menor consulta a sus verdaderos beneficiarios. La miseria ronda por los arrabales de Buenos Aires y en todas las grandes urbes del país. La desocupación, el empleo “basura”, el retroceso en las conquistas históricas de los trabajadores, es una constante y las dirigencias sindicales siguen tanto o más podridas por burocracias corrompidas que en toda la historia del siglo que se fue.

    De esa manera, tenemos dos discursos. El que la Presidenta va a pronunciar a las “cumbres” y los hechos que hablan por sí solos.

    Pero esto no es todo. La mal llamada “clase política” está podrida a límites increíbles. En el mismo gobierno, se pueden contemplar altas magistraturas multiplicando fortunas mientras el país real se desvanece en las penumbras de pobrezas inauditas. Una nueva generación de súper ricos se proclama desde los barrios ostentosos y privados y en no pocos de ellos viven conocidas figuras que dicen representar al pueblo. Lo digo con dolor, ni siquiera en la más alta investidura se observan ejemplos de humildad. No hay mandatario de la última década y media que no muestre y acreciente patrimonios siderales. Todos son millonarios o lo van a ser.

    Luego, esta gente, concurre a esas tribunas de la apariencia y alude con gestos de preocupación a la necesidad de llevar a cabo “políticas sociales”…

    Si Obama dijo que en la reunión de Pittsburgh se “ha creado un marco de prosperidad sostenida y equilibrada a largo plazo”, aseguro que no ha mentido. Ha sido sincero y veraz. Las multinacionales, las grandes patronales y la gran burguesía -en EEUU, Buenos Aires o San Pablo-, han consolidado ese marco del que habló y en su exclusivo beneficio. Eso es lo único que no especificó, tal vez por un complejo de bochorno.

    Los Presidentes que allí han estado -con alguna excepción-, también dieron un marco… un marco perfecto para la engañifa que se le quiere vender al mundo que escucha en silencio. Al mundo que sufre personificado en las masas hambrientas y desprotegidas.

    Si el Che viviera, seguramente, estaría vomitando todas estas argucias. Las estaría vomitando con el asco que sólo los grandes hombres pueden sentir ante tanta desfachatez, promovida por el imperio o por quienes tienen un pie de cada lado del charco, preparados para pasarse de bando según se den las circunstancias.

    Se me ocurre que hay que consolidar el esfuerzo de integración entre quienes en América Latina tienen actos decididos de independencia y sacrificio a favor de los pueblos.

    A los farsantes hay que empezar a señalarlos o exigirles se pronuncien concretamente. Que digan la verdad, sean sinceros y dejen de sembrar ilusiones y recrear misas en escena.

    El hambre en América, en África o en cualquier región del mundo tiene responsables directos. Por un lado, los grupos económicos que se fagocitan las riquezas del mundo y, por el otro, quienes desde esos países se enriquecen entregándolas.

    Será cuestión de empezar a pensar en otra táctica para poder algún día alcanzar la paz y la felicidad de la especie humana. Con ésta, apreciados amigos, estamos en el horno.

    Buenas noches, Randy
    Buenas noches, Cuba. Gracias por dejarme opinar.

  • Tom dijo:

    Sr. Ribas, no puedo aportar mucho más después de su útil y consistente comentario. Me recuerda la 2ª Declaración de La Habana cuando el Cmdte. Fidel, el comandante de los humildes, denunció lo que hoy sigue ocurriendo en el mundo capitalista: la explotación de los pueblos de AL, Asia, Africa y los obreros y trabajadores del resto del mundo. Algunos dicen que el capitalismo es más eficiente que el socialismo. A pesar de los siglos de existencia del primero, sólo vale hacer un razonamiento y tomo como ejemplo a EEUU que es el símbolo del Kmo mundial. Mientras incrementa su PIB por años, excluyo los últimos años de crisis, más aún ha crecido la pobreza. Ese es el abismo. Mientras más desarrollo científico y tecnológico, que supuestamente es para bienestar de la humanidad, más pobreza se produce. Sólo se benefician los monopolios imperiales. Eso es eficiencia??? Si, para los poderosos ladrones.
    Saludos

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Randy Alonso Falcón

Randy Alonso Falcón

Periodista cubano, Director del portal web Cubadebate y del programa de la Televisión Cubana “Mesa Redonda”. Cursa el Doctorado en Ciencias Políticas de la Universidad de La Habana. Correo: editor@cubadebate.cu En Twitter: @RandyAlonsoFalc

Vea también