Imprimir
Inicio » Opinión  »

El embajador USA en Honduras: Un pedigrí que cuenta mucho

| +

Hugo Llorens, el embajador de Estados Unidos en Honduras que admitió haber participado en reuniones donde se discutieron los planes de golpe antes del secuestro del Presidente Zelaya, es un cubanoamericano emigrado a Miami con la operación CIA Peter Pan. Especialista del terrorismo, era director de Asuntos Andinos del Consejo Nacional de Seguridad en Washington cuando sucede el golpe de estado contra el presidente Hugo Chávez.

Tal como Melquiades Mel Martínez, máximo representante de la extrema derecha cubanoamericana en el Congreso de Estados Unidos, y Eduardo Aguirre, embajador estadounidense en Madrid del cual fue el asesor, Hugo Llorens llego a Estados Unidos con 7 años de edad, en la operación CIA Peter Pan que sacó de Cuba a más de 14 000 niños.

Sembrando el pánico entre los padres al difundir informaciones falsas según las cuales los niños cubanos iban a estar “internados en la Unión Soviética”, grupos anticomunistas apoyados por la CIA, organizaron la salida intempestiva de la isla hacia Miami de estos menores de edad. Muchos fueron confiados a orfanatos donde recibieron una educación drásticamente conservadora y terminaron en las redes de la extrema derecha.

Después de estudios en la Universidad de Georgetown – al igual que Otto Reich – y en la Universidad de Kent en el Reino Unido, y de conseguir una maestría en Estudios de Seguridad Nacional del National War College, Hugo Llorens hizo una breve estancia en la división de finanzas internacionales de la Chase Manhattan Bank antes de pasar  al Departamento de Estado en 1981.

En sus primeros años de actividad diplomática se radicara una primera vez en Honduras como consejero económico, luego pasara a La Paz, Bolivia con el mismo titulo. Seguirá bajo la etiqueta de agregado comercial en el Paraguay de la dictadura de Stroesner y luego se aparecerá en San Salvador con el titulo de coordinador de narcóticos (narcotics coordinator), otra de sus especialidades.

En un salto inesperado a otra parte del mundo, el multifacético Llorens se va entonces a Filipinas de simple funcionario consular. Sus actividades oficiales le dejaran tiempo para dedicarse a tareas paralelas: sus notas biográficas, sorpresivamente, indican que habla el tagalog, el idioma filipino.

Regresando al continente americano, Llorens será durante tres años cónsul general de Estados Unidos en Vancouver, Canadá, y ahí se consagra a crear una estación llamada “multiagencias” que logra la apertura en el propio consulado de locales del FBI, de la Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, ATF, y del Servicio de Aduanas de Estados Unidos. Sin olvidar  representaciones Servicio Secreto y de Seguridad del Departamento de Estado. Todo esto bajo el tema de la lucha contra el terrorismo y de la delincuencia internacional.

AL LADO DE ELLIOT ABRAMS Y OTTO REICH

La Casa Blanca de George W. Bush captará el astuto Llorens en el 2002 como nada menos que Director de asuntos andinos del Consejo Nacional de Seguridad en Washington, D.C., lo que lo convierte en principal asesor del Presidente sobre Venezuela.

Ocurre que el golpe de estado del 2002 contra el presidente Hugo Chávez se produce mientras Llorens se envcuentra bajo la autoridad del Subsecretario de Estado para Asuntos hemisfericos Otto Reich y del muy controvertido Elliot Abrams.

El también cubanoamericano Reich, anticastrista por excelencia, protector del cabecilla terrorista Orlando Bosch, había sido por tres años embajador de EEUU en Venezuela, desde 1986 a 1989 y pretendía “conocer el terreno”.

Desde el Departamento de Estado, Reich dio su apoyo inmediato al Michiletti venezolano, Pedro El Breve” Carmona,  y a los militares golpistas.

Otto Reich, integrante del círculo de los ex halcones desplumados de la Casa Blanca, sigue uno de los personajes más influyentes de la fauna mafiosa de Miami. Su nombre circula hoy entre los posibles conspiradores que llevaron al desastre la pandilla de Tegucigalpa.

La Administración Bush ubicara entonces a Llorens como ministro consejero en Argentina, durante unos tres años, desde agosto de 2003 hasta julio de 2006.

Del 2006 al 2008, el Llorens se reunirá con el también cubanoamericano Eduardo Aguirre, embajador USA en Madrid, fanático de derecha que protegió al el terrorista internacional Luis Posada Crarriiles a su llegada ilegal en Estados Unidos y que recluta en los círculos falangistas de Madrid.

Llorens y Aguirre se dedicaran a estimular y subsidiar las campañas de difamación contra Cuba de los círculos anticubanos de Miami remunerados por la National Endowment for Democracy y otros “institutos” estadounidenses que mantienen en España, a través de intermediarios, actividades contra la Isla.

En julio del 2008, Llorens es nombrado embajador en Honduras en sustitución de Charles “Charlie” Ford, este personaje que tuvo la tarea poco grata de proponer, a sugerencia de Bush, que Posada Carriles venga a vivir en Honduras.

“Charlies” Fiord lo hizo a penas seca la tinta de la inauguración de Manuel Zelaya como nuevo presidente de la Republica. Zelaya contestó que no, rotundamente, y “Charlie” tuvo que informar a sus jefes que les quedaba vivir con su papa caliente.

YA EL GENERAL VASQUEZ SE SENTÍA “SOLICITADO”

La llegada de Llorens a Tegucigalpa no se hizo sin incidente.

El 12 de septiembre de este 2008, el Presidente Zelaya evocando el hecho de que Bolivia acababa de expulsar al representante de EE.UU, por sus actividades de injerencia, se negó a recibir las credenciales del nuevo embajador como gesto de solidaridad.

Ocho días después, Zelaya recibió a Llorens y le expresó el malestar de su país  “con lo que sucede con el país más pobre de Sudamérica”

Llama la atención un acontecimiento ocurrido en estos días.

El 22 de septiembre, mientras se manifiesta el “malestar” de Zelaya, el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras, general Romeo Vásquez, este mismo jefe golpista que hoy sostiene a Micheletti, declara a la prensa local que “hay personas interesadas en deponer al presidente Manuel Zelaya”. Comenta el militar fascista que el mandatario “enfrenta críticas por los acuerdos realizados con Venezuela, Bolivia y Nicaragua” y que “nos han buscado para botar al Gobierno”.

“Pero somos una institución seria y respetuosa, y respetamos al señor Presidente como nuestro comandante general y nos subordinamos a la ley”, aseveró con la mayor seriedad el que ordena ahora a sus tropas disparar contra el pueblo.

El 22 de junio último, el diario La Prensa reveló como en la noche anterior tuvo lugar una reunión entre los políticos influyentes del país, jefes militares y el embajador Llorens bajo el aparentemente propósito de ‘buscar una salida a la crisis’. La de la consulta popular promovida por Zelaya.

The New York Times confirmaba luego que el Secretario de Estado Adjunto para asuntos del Hemisferio Occidental, Thomas A. Shanon, así como el embajador Llorens, habían “hablado” con altos oficiales de las fuerzas armadas y con líderes de la oposición sobre “cómo derribar al Presidente Zelaya, cómo arrestarlo y qué autoridad podría hacerlo”.

Hugo Llorens abandonó Cuba con la operación CIA Peter Pan el 16 de abril 1962 para hospedarse luego en casa de un tío de apellido Tabio. Radica hoy en Miami.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro “Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras”.

Vea también